Listas de valores
Congreso de los Diputados

Cerrar Cerrar

 
DS. Cortes Generales, Comisiones Mixtas, núm. 135, de 26/02/2019
cve: DSCG-12-CM-135
 


CORTES GENERALES
DIARIO DE SESIONES DE LAS CORTES GENERALES
COMISIONES MIXTAS

Año 2019 XII LEGISLATURA Núm. 135
PARA LA COORDINACIÓN Y SEGUIMIENTO DE LA ESTRATEGIA ESPAÑOLA PARA ALCANZAR LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE (ODS)
PRESIDENCIA DEL EXCMO. SR. D. JOSÉ ANTONIO RUBIO MIELGO
Sesión núm. 3
celebrada el martes,
26 de febrero de 2019
en el Palacio del Congreso de los Diputados


ORDEN DEL DÍA:

Comparecencia de la señora secretaria general adjunta de Naciones Unidas (J. Mohamed), para informar en relación con la materia objeto de estudio de la Comisión. Por acuerdo de la Comisión Mixta para la Coordinación y Seguimiento de la Estrategia Española para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). (Número de expediente del Congreso de los Diputados 223/000029 y número de expediente del Senado 715/000631) ... (Página2)


Página 2




Se abre la sesión a las diez y treinta minutos de la mañana.

El señor PRESIDENTE: Buenos días a todos. Bienvenidos. Damos comienzo a la sesión. En primer lugar, quiero decir que es un honor -y creo hablar en nombre de todos los miembros de la Comisión- contar con la presencia de doña Amina J. Mohamed, que es vicesecretaria general de Naciones Unidas y comparece hoy en las Cortes Generales. Doña Amina Mohamed siempre ha estado ligada a las políticas de desarrollo, tanto desde su actividad pública como privada y ha jugado un papel fundamental en la definición de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030. Quiero darle la bienvenida y agradecerle su presencia en esta Cámara.

Antes de que se inicie la comparecencia, quiero comentarle a la vicesecretaria que esta Comisión se constituyó hace aproximadamente un mes y es fruto de los trabajos intensos que se han venido realizando tanto en el Congreso como en el Senado. Tiene como objetivo poner en valor la importancia del Poder Legislativo en la implementación de las políticas y de las estrategias necesarias para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible incluidos en la Agenda 2030, con la que nuestro país está muy comprometido.

Si les parece, damos comienzo a la comparecencia. La estructura va a ser la siguiente: una primera intervención de la vicesecretaria por un tiempo de unos quince minutos más o menos y después habrá una intervención de los portavoz por cuatro o cinco minutos. Por favor les ruego que sean estrictos en el tiempo porque está tasado hasta las once y media. Después procederá la vicesecretaria a contestar a las cuestiones que ustedes hayan planteado.

Muchas gracias. Tiene la palabra doña Amina Mohamed.

La señora SECRETARIA GENERAL ADJUNTA DE NACIONES UNIDAS 1*(Mohamed): (Realiza su intervención en inglés). Muchas gracias, señorías, presidente.

Es un gran honor estar hoy aquí con ustedes y quisiera aprovechar esta oportunidad para elogiar al Congreso y al Senado porque se han unido para crear esta Comisión conjunta para la Agenda 2030. Sus compromisos de alto nivel con la Agenda 2030 son prueba de la importancia que se les da en España a los objetivos de desarrollo sostenible. Desde luego están llamados a desempeñar un papel crucial a la hora de garantizar que se realizan avances en esta agenda, sobre todo aportando ideas, convirtiéndolas en leyes y acciones y garantizando que esta agenda tenga financiación y llegue al nivel más local dentro de la geografía española también. Su labor va a reforzar aún más el papel de España como socio comprometido de la ONU y es un apoyo claro de los esfuerzos para poner fin a la pobreza, garantizar la estabilidad, fomentar la calidad, la igualdad de género también y abordar el cambio climático y los riesgos medioambientales.

Distinguidas damas y caballeros, la Agenda 2030 es ambiciosa y amplia en su ámbito de aplicación. No quiere dejar a nadie ni a ningún país fuera. Reconoce el papel esencial que desempeñan los Parlamentos nacionales a la hora de adoptar legislación y presupuestos y su papel a la hora de garantizar la asunción de responsabilidades de cara a la aplicación efectiva de nuestros compromisos. Los parlamentos son representativos, accesibles y protegen los derechos humanos, abordan la desigualdad, fomentan la justicia social para todos -como el objetivo 16- y son, de hecho, actores cruciales a la hora de lograr estos objetivos de desarrollo sostenibles. La colaboración efectiva entre parlamentarios y la rama ejecutiva, así como con los niveles locales y regionales, resultan vitales para tener debates inclusivos sobre cómo lograr estos objetivos sostenibles y también para abordar y adoptar nuevas leyes que hagan posible su aplicación, la de estos objetivos, en tanto que los parlamentarios hablan por sus electores y sus inquietudes y también garantizan que se puedan oír sus voces. Como legisladores fomentamos la legislación nacional con una visión informada sobre cómo las comunidades pueden beneficiarse de forma efectiva de esta Agenda 2030 y, lo que resulta más necesario, pueden poner en marcha mecanismos que involucren a todos los actores implicados, empleando a tal fin las tecnologías de comunicación e información. También es muy importante la influencia de los Parlamentos, ya que va mucho más allá de sus fronteras nacionales. Compartir las experiencias de España y sus mejores prácticas con otros parlamentarios en foros tales como la Unión Interparlamentaria u otros resulta vital para garantizar una aplicación afectiva de la Agenda 2030 en el plano mundial. Gracias a su liderazgo, papel representativo, facilitación y compromiso, podemos garantizar que estos objetivos de desarrollo sostenible favorecen de verdad a la gente y que nadie queda atrás.

1 Este Diario de Sesiones refleja una interpretación al castellano no autenticada de intervenciones realizadas en inglés.


Página 3




Quisiera agradecer a España su liderazgo presentando ideas para poner en marcha la Agenda 2030 y por el informe de revisión que se realizó en 2018 ante Naciones Unidas. España ha fomentado el objetivo 16 desarrollando instituciones que asumen responsabilidades efectivas en todos los niveles y ha garantizado una toma de decisiones inclusiva y efectiva. España ha puesto estos objetivos de la Agenda 2030 en el centro de su política, ha alineado políticas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Se han reorientado las políticas de empleo para ese fin de tal forma que el crecimiento económico no exacerbe sino que contribuya a acabar con la desigualdad, ya sea interregional o entre generaciones. Elogio a España por sus esfuerzos a la hora de garantizar que a los jóvenes se les dan las capacidades y oportunidades que necesitan para poder entrar en la economía y tener su lugar en la adopción de decisiones. El compromiso de España para garantizar la transición ecológica que tanto necesitamos va en línea con una transición justa para aquellos cuyos trabajos se puedan ver afectados.

La voz de España en el plano internacional se ha oído claramente a la hora de defender los derechos de los migrantes. Ha ampliado la atención sanitaria universal a los migrantes. Su compromiso con el multinacionalismo y el orden mundial, apoyado por una economía próspera, ofrece un modelo en estos tiempos tan complejos. La cooperación de España para encontrar soluciones globales a muchos de los desafíos mundiales hoy en día, también como miembro de la Unión Europea, resulta vital igualmente para Naciones Unidas. En este punto, quisiéramos agradecerles que haya sido el primer donante que se haya comprometido con el Fondo Conjunto. Este nuevo fondo es un elemento clave para la reforma de Naciones Unidas y su sistema de desarrollo con el fin de apoyar una mejor respuesta de la ONU ante la Agenda 2030. España ha realizado grandes esfuerzos. Está el acuerdo de Addis Abeba. Todo ello va a requerir un cambio profundo en la legislación y en la financiación del desarrollo sostenible. Va a resultar un reto para el mundo en desarrollo, pero es algo que podemos lograr. Es necesario que los Gobiernos y otros interlocutores identifiquen y creen las políticas que pueden contribuir a lograr nuestra agenda de ODS en el plano nacional. Al mismo tiempo, para poder recabar la inversión necesaria para estos ODS, la comunidad global necesita pasar de un debate de miles de millones al de trillones para todo tipo de inversiones públicas y privadas, nacionales e internacionales. El fondo conjunto apoyará los esfuerzos de los Estados miembros de cara a acelerar este proceso. Ofrecerá acceso a las capacidades combinadas y conocimiento de la ONU y los pondrá a su disposición de forma más coherente y coordinada para que podamos lograr un enfoque integrado de cara a poner en marcha estos objetivos.

Damas y caballeros, permítanme concluir alentando a esta primera Comisión conjunta a que adopte nuevas medidas ambiciosas para acelerar la aplicación de la Agenda 2030, que se presentará en la cumbre de los ODS en septiembre en Nueva York. Esta será la primera oportunidad para hacer balance de lo que han realizado el mundo y los países de manera individual de cara a lograr la aplicación de estos objetivos y la Agenda 2030. Resultará importante de cara a los próximos meses y años que socialicemos la Agenda 2030 en nuevas esferas de influencia y que garanticemos que sean oídas las voces de las personas respecto a las ODS para que estén imbricados en nuestra legislación. Elogio a España y les aliento a continuar ampliando sus buenas prácticas para ejercer un liderazgo en el mundo. Necesitamos buenas soluciones para los complejos desafíos a los que nos enfrentamos. El papel de los parlamentarios y el de los Parlamentos resulta crítico para reforzar nuestras democracias y para garantizar que el mundo camine junto hacia el futuro.

Muchas gracias por su compromiso, por su trabajo. Espero con gran interés sus comentarios. Gracias. (Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Mohamed.

A continuación, damos la palabra a los diferentes portavoces, por un tiempo no superior a cinco minutos, como he dicho anteriormente. Comenzamos con la intervención del señor Campuzano, por el Grupo Mixto.

El señor CAMPUZANO I CANADÉS: Gracias, señor presidente.

Quisiera agradecer la comparecencia de la secretaria general adjunta. Esta es una Comisión recién estrenada y es la primera comparecencia que se celebra. Las Cámaras se van a disolver la próxima semana y probablemente será nuestra única sesión de trabajo. En cualquier caso, estoy convencido de que en la próxima legislatura las mayorías parlamentarias que se formen seguro que optarán por crear de nuevo una Comisión de estas características. El compromiso del conjunto de las fuerzas políticas con los objetivos de desarrollo es indiscutible y, por tanto, desde mi punto de vista está garantizada la creación de esta Comisión. El Gobierno ha creado una comisionada, pero no hemos tenido ocasión de


Página 4




que compareciese ante esta Comisión. No sé si el presidente tiene previsto que se convoque alguna comparecencia (denegación), pero me temo que no será posible. Sería bueno que se hubiese celebrado porque hubiésemos conocido también la posición del Gobierno y la agenda que tiene previsto desarrollar.

Le querría trasladar un comentario y formularle una pregunta. El comentario es respecto a una preocupación. Durante los años de la crisis económica, el Estado español redujo sustancialmente los recursos de ayuda oficial al desarrollo. La Ayuda Oficial al Desarrollo padeció duramente los recortes presupuestarios del anterior Gobierno. El esfuerzo español en Ayuda Oficial al Desarrollo está siendo muy escaso, muy insuficiente frente a la magnitud de los retos a escala global que tenemos planteados. Le traslado que nuestra posición en relación con la política gubernamental es reclamarle un mayor esfuerzo en las partidas de la Ayuda Oficial al Desarrollo directamente vinculadas a los objetivos de desarrollo sostenible. España fue líder durante unos cuantos años en esta materia, aportó esfuerzos sustanciales al sistema de Naciones Unidas, especialmente en relación con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, pero, a partir de los años 2009, 2010, 2011, 2012 y 2013, España redujo sustancialmente sus políticas. Esa es una debilidad del compromiso español en relación con los ODS y se lo quería trasladar.

En segundo lugar, me gustaría conocer cómo encajan los ODS con las políticas de comercio internacional y, en concreto, con las contradicciones que suponen a menudo los tratados de libre comercio. ¿Cómo cree usted que puede hacerse compatible un comercio internacional más profundo, más eficaz, con la gestión de los impactos que ese comercio tiene tanto para los países en vías de desarrollo como para los países más desarrollados, así como con su afectación por los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Nada más. Me gustaría escuchar sus respuestas. Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Campuzano.

A continuación, tiene la palabra el Grupo Parlamentario Vasco. (Pausa). No está presente. ¿Esquerra Republicana? (Pausa). Tampoco. Damos la palabra al señor Martínez González, portavoz del Grupo Ciudadanos.

El señor MARTÍNEZ GONZÁLEZ: Muchas gracias, señor presidente. Bienvenida, señora secretaria.

El Grupo Ciudadanos quiere darle la bienvenida a esta Comisión, que tiene usted el honor de inaugurar. Es la primera vez que se reúne esta Comisión y, seguramente, será también la última. Esta Comisión representa lo que debería ser la política de desarrollo sostenible a nivel nacional y global, porque nace de un consenso entre fuerzas políticas para acordar el camino a seguir para avanzar en la Agenda 2030. Es un honor contar con su experiencia profesional ayudarnos en este cometido de alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible. Su labor en asuntos de desarrollo sostenible es admirable, sin embargo, es una pena, como ya le he dicho, que comparezca usted ante la Cámara a pocos días de que esta se disuelva y que por tanto la actividad de esta Comisión vaya a decaer y nuestros trabajos apenas sirvan para nada.

Nuestro partido ha estado siempre apoyando e impulsando que se tomen medidas para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible. De hecho, nuestra acción en la Comisión de Cooperación para el Desarrollo, de la que nace esta nueva Comisión, ha tenido como uno de sus pilares el avance en la Agenda 2030. En este sentido, hemos apoyado iniciativas para consensuar entre todas las fuerzas parlamentarias una estrategia para la implementación de la Agenda 2030 y un plan de acción para la misma. Esta propuesta fue aprobada en la Comisión de Cooperación para el Desarrollo. También hemos apoyado desde el grupo parlamentario la creación de la Oficina del Alto Comisionado para la Agenda 2030, figura que creemos necesaria para coordinar políticas en todos los ámbitos: sin embargo, el Gobierno ha creado una oficina sin presupuesto y sin recursos. Usted, señora secretaria, ha estado a cargo de la planificación del desarrollo en las Naciones Unidas y también ha coordinado y dado asesoramiento a proyectos de desarrollo sostenible, por lo que es consciente del gran esfuerzo económico necesario para llevar a cabo cualquier tipo de política.

Pensamos que la Agenda 2030 es una oportunidad para modernizar nuestra economía, hacerla más competitiva y más sostenible y para garantizar la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos. Agradecemos su presencia aquí y esperamos que esta sirva de impulso para hacer actuaciones más decididas por la Agenda 2030 en España. No podemos limitarnos a poner nombre a organismos, no dotarlos de presupuesto ni competencias y pretender cumplir con ello los objetivos del desarrollo. De hecho, para diecisiete indicadores España aparece en color rojo y tenemos un desarrollo muy bajo en


Página 5




cambio climático, innovación y vida submarina y hay un retroceso claro en la lucha contra las desigualdades.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Martínez González.

A continuación, tiene la palabra por el Grupo de Podemos la diputada Rita Gertrudis Bosaho.

La señora BOSAHO GORI: Buenos días.

Bienvenida, doña Amina, a esta Comisión. Paso a comentarle las cosas que planteamos desde mi partido. La Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 supone un cambio de paradigma y una gran ocasión en el conjunto de los Gobiernos y el diseño de las políticas públicas. Representa una oportunidad política para cada país del mundo y para la ciudadanía, especialmente para la más vulnerable, como son la infancia, las mujeres y las niñas y las personas migrantes y refugiadas entre otras, y por eso, debemos darle toda la importancia que se requiere.

Hemos de recordar que nuestro país tiene retos impostergables que podrían encontrar su solución en la Agenda 2030. El nuestro es el tercer país de la Unión Europea con mayores niveles de desigualdad. La pobreza severa se sitúa en el 6,9 % de la población; un 33 % de niños y niñas se encuentran en riesgo de exclusión social; padecemos un elevado desempleo; tenemos el record europeo en número de trabajadores que se encuentran por debajo del umbral de la pobreza, llegando al 15 %, y las trabajadoras están también por debajo de este umbral de la pobreza; la huella ecológica de nuestro modelo de consumo requeriría de 2,4 planetas, y llevamos seis años con una Ayuda Oficial al Desarrollo inferior al 0,2 % del PIB, muy lejos del compromiso del 0,7 % que marcó Naciones Unidas.

Además de los retos mencionados, no querría dejar pasar la oportunidad para trasladar nuestra preocupación por lo que se refiere al reconocimiento de la diversidad étnico-racial de este país. Los diferentes grupos parlamentarios presentes en el Congreso hemos estado trabajando duramente durante meses en la ponencia de una ley para la igualdad de trato y no discriminación. Nuestro grupo parlamentario ha impulsado medidas dirigidas a garantizar que los más discriminados en nuestra sociedad puedan acceder a sus derechos desde la igualdad de trato y la no discriminación. Organizaciones como Naciones Unidas, OCDE, ECRI o la Unión Europea ya han comprendido que es fundamental reconocer a dichos grupos vulnerabilizados en situación de especial protección. Estos grupos son el gitano, el musulmán, el migrante, el afrodescendiente, el LGTBI y el judío. Cabe decir que, aunque entre los objetivos del desarrollo sostenible de la Agenda 2030 no se ha mencionado específicamente la situación de los afrodescendientes en España, es prioritario vincular la visita a España del grupo de trabajo de expertos sobre los afrodescendientes y la posterior presentación de su informe final sobre la situación de este grupo al seguimiento del cumplimiento de la estrategia española para alcanzar los objetivos del desarrollo, reconociendo a la comunidad afrodescendiente y a los demás grupos vulnerabilizados en situación de especial protección. De esta manera, seguiremos avanzando para garantizar los derechos y las libertades de todos y todas sin dejar a nadie atrás.

Ahora pasaré a hacerle unas cuantas preguntas. Primera: teniendo en cuenta que la inversión pública en España sostiene un recorte de más del 40 %, que los salarios han disminuido en un 3 %, que en protección social se han recortado 2000 millones de euros en sanidad y un 15 % en educación y que la cooperación para el desarrollo ha experimentando uno de los mayores recortes, donde la Ayuda Oficial al Desarrollo se ha reducido en un 70 %, ¿ve usted un desempeño adecuado para la consecución de los ODS a nivel interno en España o considera que hay que darle una vuelta de 180 grados a esta situación? La segunda pregunta es: ¿cuál cree usted que deberían ser las siguientes medidas a implementar para que el cumplimiento de la Agenda 2030 sea una cuestión de Estado y no de un partido político en concreto? Y finalmente, ¿se puede separar el cumplimiento de la Agenda 2030 de la defensa de los derechos de las personas migrantes y del reconocimiento de la diversidad étnico-racial de un país?

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Bosaho.

A continuación, tiene la palabra por parte del Grupo Parlamentario Socialista su portavoz la diputada Carlota Merchán.


Página 6




La señora MERCHÁN MESÓN: Gracias, presidente.

Gracias, señora Mohamed, por sus palabras inspiradoras. Es un placer tenerla en la que probablemente vaya a ser la única sesión que tengamos como Comisión, lo cual precisamente agrega valor, y creo que todos los grupos parlamentarios estaremos comprometidos a mantener en la siguiente legislatura esta Comisión mixta como parte de la estructura orgánica de las Cortes Generales. Le traslado, porque así me lo ha pedido, los saludos de la portavoz del Grupo Socialista, Adriana Lastra, que está en una reunión y no ha podido asistir a la sesión, y agradezco el trabajo que hicieron usted y su equipo para que la Agenda 2030 sea hoy una realidad. Además, España tiene el honor de que personas que estuvieron trabajando con usted y con el secretario general Ban Ki Moon en ese proyecto hoy tengan puestos de responsabilidad en el Gobierno de España, lo cual nos congratula y es algo de lo que nos podemos sentir muy orgullosos, así como del trabajo de la alta comisionada y su equipo.

La globalización ha traído logros importantes a la humanidad, sin embargo, con ella ha llegado una creciente desigualdad entre territorios e intraterritorios. La Agenda 2030 nos aporta una hoja de ruta para pensar y trabajar por aquellos que han sido excluidos de dicha globalización, aquellas personas y aquellos países que la globalización ha dejado atrás. Como dijo el presidente del Gobierno, la Agenda 2030 es un nuevo contrato social global e intergeneracional en un momento en el que el sentimiento de exclusión que sienten muchas personas y muchas comunidades hace que se cuestionen principios tan básicos como la democracia, la igualdad entre hombres y mujeres y los derechos de las personas migrantes. Estamos en un momento sumamente crítico y creemos que los principios sobre los que se constituye la Agenda 2030 suponen una palanca para combatir ese espíritu crítico sobre las sociedades democráticas y libres que tanto nos ha costado construir.

Centraré mis comentarios en dos cuestiones, por una parte, el carácter universal de la agenda. Todos los países tenemos una tarea para alcanzar los ODS en un cambio de paradigma que supera la visión tradicional norte sur, el carácter universal que nos obliga a mejorar nuestras cifras de empleo, nuestras cifras de igualdad, nuestra situación de nutrición, de acceso a la sanidad, de políticas de industria, de crecimiento, etcétera. Hay países en desarrollo a los que los países desarrollados pedíamos una rendición de cuentas respecto a los objetivos de desarrollo del Milenio y otros compromisos internacionales, mientras que nosotros no estamos tan acostumbrados a rendir cuentas, a hacernos esa foto en la que en muchos casos salimos menos favorecidos. Me gustaría saber cómo está siendo ese proceso de rendición de cuentas por parte de países no tan habituados a hacerlo, cómo se están apropiando de esa tarea.

Por otro lado, estamos ante una agenda transformadora. Como decía, la globalización nos ha traído cosas positivas, pero ha generado desigualdad, y la Agenda 2030 nos da la hoja de ruta para repensar el modo en el que hacemos políticas públicas; el modo en el que hacemos nuestro modelo de crecimiento para que sea un modelo de desarrollo sostenible y que haya una distribución justa de esos beneficios del crecimiento. Hay algunos elementos como la dimensión interna de coherencia de políticas y la dimensión externa, que también se ha mencionado; las externalidades de nuestras políticas públicas; la deslocalización de empresas. Nuestro país es objeto de esa situación también, como lo son otros; compartimos muchos retos y muchas desigualdades. Asimismo, el impacto de políticas de comercio en terceros países en las condiciones de empleo y de cohesión social. Cómo se está trabajando eso; qué percepción tiene; si ese carácter transformador se está viendo incorporado en las estrategias de desarrollo sostenible de los países que usted está visitando; si se está viendo una apropiación en el caso de España y por parte del Gobierno, como eje troncal, de la Agenda 2030; si eso está siendo así en otros países.

Por último, en relación con el papel de los Parlamentos -usted lo ha mencionado también-, la responsabilidad que tenemos los parlamentarios como agentes promotores y difundidores de la Agenda 2030; qué se está haciendo en otros países; si hay órganos similares a esta Comisión Mixta; qué papel deberíamos jugar en ese Objetivo 17 de desarrollo en la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señora Merchán.

Para finalizar el turno de portavoces tiene la palabra, por parte del Grupo Popular, su portavoz, Miguel Ángel Paniagua.

El señor PANIAGUA NÚÑEZ: Muchas gracias, presidente. Bienvenida, señora Amina. Es un placer tenerla aquí con nosotros.

Para mí es un honor tener aquí a alguien que ha aportado tanto a esta Agenda 2030 y a luchar de forma conjunta por la construcción de estos objetivos. La importancia de la Agenda 2030 para el desarrollo


Página 7




sostenible y los diecisiete objetivos de desarrollo sostenible radica en que es una iniciativa global, inclusiva e innovadora para erradicar la pobreza y lograr un futuro mejor para todos. La agenda y los objetivos, además, reflejan las voces de millones de personas de todo el mundo y sus aspiraciones para el futuro que quieren. Eso yo creo que es lo importante. Siguiendo un poco con la pregunta que le ha hecho la portavoz socialista sobre el comportamiento de otros países, me gustaría saber cuántos países presentaron sus exámenes nacionales voluntarios en el Foro político de alto nivel sobre desarrollo sostenible de Naciones Unidas y hay dos problemas que creo que acontecen en la situación internacional. Uno es la fragilidad de algunos países, que es posible que acaben terminando en Estados fallidos. ¿Cómo se está gestionando esta cuestión? Y otro, las posiciones extremistas y los nacionalismos que recorren parte del mundo. Me gustaría saber qué consecuencias tienen y si usted cree que son negativas para los ODS.

Usted ha dicho en algunas ocasiones que van a usar el poder de convocatoria de Naciones Unidas para conseguir estos objetivos y también quería preguntarle si cree que es el proyecto que necesitaba Naciones Unidas para volver a recuperar esa importancia, ese prestigio y esa figura de referencia de la política mundial que había perdido en las últimas décadas por los vetos de algunos países o por la utilización política de la organización, lo que había provocado en algunos casos una pérdida de su influencia. También me gustaría saber qué acciones se están implantando a nivel general sobre la participación de los jóvenes en la consecución de los ODS, que yo creo que es algo realmente vital para conseguir estos objetivos.

Nos hablaba en su presentación de cuatro medidas que debían implantarse: movilizar el liderazgo, traducir la voluntad política en compromisos de financiación, ampliar la base de conocimientos y compartir las mejores prácticas y experiencias. Me gustaría saber cómo valora en estos momentos la implantación de estas cuatro medidas. En cuanto al caso español, nos alegramos mucho de su valoración del liderazgo de nuestro país, de las propuestas que hacemos, de las aportaciones. Nos felicitamos también por la puesta en marcha y la designación de un alto comisionado dependiente de la Presidencia del Gobierno y también por la implantación, a través del Instituto Nacional de Estadística, de datos actualizados sobre los diecisiete objetivos de desarrollo sostenible. Podemos ir viendo día a día la evolución de estos datos del Instituto Nacional de Estadística y, aunque la crisis económica nos castigó mucho, lo que vemos a través de ellos es que desde el año 2011 -en algunos casos desde el año 2015, porque solo hay datos desde entonces- constatamos la mejora de prácticamente todas las variables que analiza el Instituto Nacional de Estadística y la verdad es que nos alegramos.

En el informe del examen nacional se hablaba del esfuerzo realizado en los últimos años, de que se había debatido intensamente durante muchos meses, de que se habían ido tomando decisiones graduales y prudentes que permitían una adecuada asimilación de la agenda, lo cual yo creo que ha hecho situar a España en una de las posiciones importantes dentro de la agenda y de los objetivos ODS. Yo creo que esta satisfacción no debe hacer que nos relajemos disfrutando de nuestra posición, sino que nos debe impulsar para seguir manteniendo este liderazgo. Un proyecto tan transversal y que necesita de la participación y el compromiso de todos, necesita, en primer lugar, que sea conocido por toda la sociedad, que sea interiorizado por todos ya que todos deben aportar. Asimismo, creo que debe haber una planificación detallada y exhaustiva de todas las acciones y un seguimiento y control a disposición de todos para conocer en cada momento en qué nivel estamos, cuánto nos queda y cómo están funcionando las medidas implantadas. Y, por último, lógicamente, financiación suficiente para los programas. Si conseguimos en España esto, estaremos aportando valor al proyecto, valor a todos los españoles y seremos, como ya lo somos, un ejemplo para otros países.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Paniagua. Gracias a todos los portavoces por ceñirse estrictamente al tiempo.

Para contestar a todas las aportaciones y a las cuestiones que se han planteado, tiene la palabra la señora Amina Mohamed.

La señora SECRETARIA GENERAL ADJUNTA DE NACIONES UNIDAS (Mohamed): Muchas gracias, distinguidos parlamentarios, ha sido un feedback muy fructífero, muy interesante para nosotros. Voy a intentar también responder a estas preguntas, que son importantes de cara a los próximos años, desde luego. El crear esta comisión parlamentaria conjunta es una especie de legado para este Parlamento. No se trata únicamente de lo que han hecho ustedes, sino que entre partidos han encontrado


Página 8




un terreno común y su participación a la hora de configurar la Agenda 2030 ha encontrado soluciones que no son solo buenas para España, sino para la comunidad en la que vivimos. En general, vivimos en un mundo globalizado, no es como nos gustaría -hay muchos desafíos a los que nos tenemos que enfrentar-, pero en esta aldea global es en la que vamos a vivir durante mucho tiempo, así que tenemos que intentar reforzar lo bueno y, desde luego, este es uno de los mecanismos críticos de cara a lograr este objetivo.

Los Parlamentos son la sede de la democracia y, si vemos que estamos engendrando el espíritu de la Agenda 2030, que es universal, estaremos respondiendo a muchos de los problemas a los que nos enfrentamos hoy en día. Obviamente, esto va a requerir de nosotros que examinemos el desarrollo de forma diferente. Uno de los desafíos a la hora de socializar los ODS es ir más allá de los propios objetivos y examinar el cambio de paradigma del desarrollo. Estamos pasando de una agenda social en la que examinábamos únicamente el sur y lo que teníamos que hacer para sanidad, para educación, para política de género a abordar la sostenibilidad de las inversiones que den resultados para todos. Esto incluye derechos básicos que hemos estado intentando abordar durante todos estos años y, por tanto, si ahora ven una imagen ante ustedes de los diecisiete objetivos, la idea verdaderamente es ir de los objetivos siete a quince.

La economía. Cada Gobierno del mundo está invirtiendo en ODS, pero a lo mejor no lo están haciendo bien o no han logrado que esté verdaderamente relacionado con los ODS. Pero, si se invierte bien económicamente, obtendremos beneficios que redundan en beneficio de los primeros seis ODS. Esta es la agenda social, poner fin a la pobreza, garantizar que no haya hambre, abordar los temas de género, bienestar y sanidad, más allá de la vacunación, y tener en cuenta el verdadero bienestar de las comunidades y de los países en los que nos tenemos que hacer cargo del sistema sanitario y no solo de los elementos o reacciones.

En cuanto a la educación como tal va a sufrir muchas transformaciones, por ejemplo, la tecnología. La educación tiene que cambiar para adaptarse a estas nuevas exigencias; incluso, cuando invertimos y tenemos beneficios, no estamos a lo mejor incluyendo a todo el mundo, salvo que las propias instituciones sean sólidas y estén reformadas para poder realizar esta ingente tarea. Esto quiere decir que nuestras burocracias tienen que pensar y responder de forma diferente, que nuestros Parlamentos también tienen que reforzarse y el Estado de derecho tiene que ser crucial en nuestra labor, tenemos que reforzar este aspecto.

Lo último, pero no por ello menos importante, son nuestras asociaciones. Estas asociaciones van a ser de público a privado, por ejemplo, pero también dentro de los países y de forma transfronteriza. Por tanto, cuando hablamos de comercio e inversión, es un nuevo tipo de asociación que tenemos que encontrar en un mundo que está fragmentado en la actualidad y todo esto va a requerir de capacidades y también que contemos con las infraestructuras necesarias en todos los planos para que podamos comprometernos a actuar. No hablamos de caridad, sino de invertir y de obtener también beneficios; si otros socios están creciendo y su crecimiento puede influir, por ejemplo, en el empleo o en la industria en este país, es una inversión que merece la pena porque estamos garantizando que hay una mejor infraestructura en otros países con los que queremos a lo mejor realizar negocios. Tal y como decía anteriormente, defender y conocer bien este tema es importante y es importante que llegue a todas las personas, a todos los ciudadanos; los Parlamentos en este sentido tienen un papel importante a desempeñar porque aquí nos conectamos con los ciudadanos más que en ningún otro plano porque en el Ejecutivo, obviamente, el partido en el poder va a realizar unas promesas determinadas, pero todos los partidos presentes en el Parlamento son los que van a garantizar que los ciudadanos se beneficien de esto.

Mi experiencia en Nigeria ha sido que, cuando estábamos con los objetivos de desarrollo sostenible, creamos una Comisión conjunta Congreso-Senado para ver cómo podríamos invertir en estos objetivos, en los ODM y fue un gran desafío. La Comisión ODM tenía que tener un presupuesto, pero los ODM eran de sanidad, agricultura y trabajo, pero, claro, las otras comisiones también tenían que ver con estos ODM, así que teníamos que definir un papel específico de la Comisión ODM para ver cómo lograban el presupuesto necesario y cómo se incluía a las otras comisiones también en los presupuestos. Así pues, utilizar los ODM para medir, por ejemplo, qué hacía la Comisión de Sanidad o, por ejemplo, para ver la apropiación en sanidad fue la labor que realizó nuestra Comisión conjunta de ODM. También esta Comisión de ODM en un país en desarrollo resultaba necesaria para que sus iniciativas e inversiones garantizasen que cada ciudadano se beneficiaba realmente de ello, y eso fue muy complejo porque el


Página 9




Ejecutivo dijo que al hacer el presupuesto hay que beneficiar a todos y a veces no es así. Yo, de hecho, en tanto que parlamentaria, tuve la ingente labor de garantizar que los 408 parlamentarios de Nigeria en aquel momento viesen verdaderamente los dividendos, los beneficios de los ODM en sus circunscripciones, y lo hicimos mediante una serie de mecanismos, proyectos e iniciativas de todo tipo. Es decir, es una oportunidad para que ustedes también puedan hacer que el Ejecutivo sea más creativo a la hora de destinar esos recursos a las circunscripciones como, por ejemplo, recabar la participación de las mujeres, de los jóvenes en todo tipo de capacidades, en tareas de emprendimiento a nivel local.

El cambio de paradigma para la agenda universal reconoce que las desigualdades, la pobreza y la exclusión existen en el norte al igual que en el sur, tal vez en menor grado, pero están ahí, sin lugar a dudas. Creo que en este punto, sus comentarios sobre los grupos vulnerables y sobre cómo podemos garantizar, cómo debemos garantizar que todos estén incluidos y nadie se quede fuera es el quid de la cuestión, en no dejar a nadie fuera; para ello hay que tener un sistema de datos muy exhaustivo y saber dónde está cada uno o dónde no están llegando las inversiones de forma adecuada y hacer un seguimiento adecuado de esto porque cada país es diferente a la hora de determinar sus vulnerabilidades. De hecho, creo que este es un punto en el que vamos a poner a prueba la agenda y los objetivos porque el compromiso que tiene un Gobierno ante sus ciudadanos es poner a los vulnerables primero; no hay que dejar a nadie fuera y, desde luego, esta es una parte sumamente importante de nuestra agenda.

Las asociaciones en este sentido van a resultar importantes, una vez más, con el sector privado. No se trata de responsabilidad social corporativa, sino de cambiar el modelo de negocio; un modelo de negocio que incluya a las personas, pero que también sea consciente de la huella medioambiental que deja y esto, de hecho, creo que resulta más atractivo para los jóvenes. Ayer, en la conferencia de Mobile World, en Barcelona, vi claramente que hay muchísimas oportunidades, que la tecnología va a toda velocidad que en ocasiones a veces los Gobiernos se quedan atrás. Estamos tan centrados en la tecnología y en el lado oscuro que no nos hemos dado cuenta de todas las oportunidades que tenemos ante nosotros. Tenemos que contar con una alfabetización digital para entender qué es lo que está ocurriendo; a veces nos damos cuenta de que estamos quedándonos atrás, por ejemplo, en inteligencia artificial, en tecnología digital. Hemos creado un panel para ofrecer recomendaciones sobre valores y normas, pero también sobre cómo recabar mejores inversiones para la tecnología.

En cuanto al pacto global sobre migración, quiero agradecer a España que haya sido líder. Fue una negociación extremadamente difícil, pero, al final, va en beneficio de la gente y hace que garanticemos que se incluya a la gente porque, aunque sea difícil, se trata de un tema de la humanidad, y aquí esperamos poder continuar trabajando con ustedes dentro de este pacto global para la migración. Hemos tenido la suerte de contar con Cristina Gallach, que veo que está aquí presente en la sala, para continuar fomentando los ODS ante su Gobierno.

Es un contrato social, un contrato económico y social, y esto es lo que tenemos que recordar porque la globalización no ha sido justa y tampoco inclusiva, y estamos conectados. Así pues, aquellos que ven las injusticias, lo ven porque la tecnología se lo permite. Todo el mundo tiene un teléfono, todo el mundo tiene acceso a la televisión, aunque sea una televisión comunitaria en un país más desfavorecido, así que las aspiraciones, la energía que tienen los jóvenes para lograr estos objetivos a veces se ven frustrados en sus expectativas porque, cuando uno se siente excluido, da lugar a la inestabilidad. Yo procedo de Nigeria, como saben, del noreste de Nigeria, allí fui al colegio, allí crecí, es una zona donde está Boko Haram, y sé que uno no nace terrorista, pero, si uno está excluido, no tiene esperanza, no hay Gobierno, a veces la gente se enfurece terriblemente y acaba utilizando armas y sucediendo esto. Tenemos que abordar este tema, incluso, si conseguimos erradicar el conflicto del noreste de Nigeria, seguimos teniendo que ver cómo vamos a tratar el tema de los jóvenes, cómo vamos a invertir en su futuro, cómo les vamos a dar educación, cómo les vamos a dar las capacidades que necesitan. Y si recuerdan, no se trata solo de las niñas y de los colegios, se secuestró también a niños y a niñas que no estaban en el colegio, son los niños en general. Es cierto que a menudo se excluye más a las niñas, pero, si no abordamos a todas las personas, alguien va a sufrir las consecuencias. Hay que incluir a todos, es muy importante.

La reforma de Naciones Unidas nos va a ayudar a articular un diferente tipo de respuesta de cara a las necesidades de muchos países. Incluye el tema de cómo vamos a abordar el aspecto del comercio. Voy a darles un ejemplo de África, donde tenemos el acuerdo de comercio común, y Naciones Unidas tiene que dar su apoyo para que los países puedan tener mejores capacidades para negociar los acuerdos comerciales, mejores capacidades para garantizar la gobernanza y para que los negocios puedan invertir. También tiene que ser capaz de ofrecer las oportunidades para que vengan las inversiones en


Página 10




infraestructuras. Sin este ambiente propicio, no vamos a tener comercio. Más recientemente los chinos han puesto sobre la mesa una iniciativa determinada; habrán oído durante estos últimos días que el gigante de telecomunicaciones de China también se está moviendo muy rápidamente con su tecnología. Así que creemos que los más de noventa países que van a tomar parte en esta iniciativa le van a dar una gran oportunidad de unir el mundo mediante infraestructuras. Pero cada uno de estos países tiene que ser capaz de tomar parte en estas iniciativas en un plano de igualdad, necesita tener las capacidades para negociar buenos contratos que beneficien a sus ciudadanos y a su medio ambiente y que este comercio sea algo en lo que todos participan.

Aquí tenemos nuevos desafíos y vamos a seguir trabajando en ello. También estamos reforzando y profundizando nuestro conocimiento sobre cómo estamos trabajando en diferentes entornos, ya sean Estados fallidos o países que se ven con problemas en relación con la democracia. Tenemos setenta contribuciones nacionales voluntarias que se han realizado a Naciones Unidas durante los últimos tres años. Algunos países nos están mostrando el camino de cómo progresar hacia los ODS. En septiembre vamos a realizar una revisión para ver dónde estamos en relación con los ODS, en qué situación estamos, y lo que vamos a ver -creo yo- es que todos vamos por este cauce, pero no con la suficiente urgencia ni con la suficiente rapidez. Hay que hacer mucho más para movilizar las inversiones necesarias para los ODS. He dicho que teníamos que pasar de miles de millones a trillones. Con los ODA todavía no tenemos los recursos suficientes, así que tenemos que ver cómo encontramos las políticas en los mercados financieros y los sectores financieros para poder abrir algunos de estos recursos a la inversión en desarrollo, y ello incluye a España, a Bangladés o a Ghana, porque se trata de invertir en la economía para poder trabajar más estrechamente y que no esté todo en manos de unos pocos, sino que todos trabajemos en ello.

Relevancia e importancia de Naciones Unidas. Hemos visto un retroceso en derechos humanos también en el multilateralismo, esto ha dado lugar a gran desconfianza entre las instituciones, y esto incluye a las instituciones de la democracia. En todas partes hay un sentimiento de que las instituciones de alguna forma fallan a la hora de responder a las expectativas de los ciudadanos. Aquí creo que a veces nuestras conversaciones no son cómodas en las Naciones Unidas. Tenemos que ver si somos relevantes o no, si nuestras reformas están logrando la paz y la seguridad necesarias, y tenemos que entender la naturaleza política de muchos conflictos. Es un trabajo que tenemos que hacer también en nuestras operaciones de mantenimiento de la paz, donde estamos trabajando en muchos sitios. En muchos sitios nuestras operaciones de mantenimiento de la paz son un enorme desafío. Por primera vez hemos visto que se está atacando a cascos azules, y tenemos que preguntarnos algunas cuestiones. ¿Cuál es nuestra misión en tanto que organismo internacional? No somos un negocio, somos la representación de 190 países. Tenemos que plantearnos si la voz de nuestros países es suficiente para defender el multilateralismo. El año pasado hemos celebrado la reunión más grande de jefes de Estado, y otra vez nos dimos cuenta de la importancia del multilateralismo, pero también de que tenemos que actuar de otra forma, hacer las cosas de forma diferente para poder responder ante nuestros ciudadanos. En otras palabras, somos el ayuntamiento de una aldea global, por así decirlo. Es decir, todas las voces cuentan. Cuando uno llega a este ayuntamiento, a lo mejor no se va uno con sus desafíos resueltos, pero por lo menos se ha escuchado a esa persona y esa persona sabe que puede volver cuando lo necesite, que va a recibir un feedback constructivo y que vamos a intentar cerrar la brecha entre las realidades complejas y diferentes de este mundo y las aspiraciones de nuestros ciudadanos, nuestra Agenda 2030 y de muchos de los temas por los que trabajamos.

Por lo que respecta a los jóvenes, desde luego es una parte sumamente importante de nuestro trabajo. Si hablamos de exclusión y de la polarización, de los discursos de odio, del entorno en que nos encontramos hoy en día, vemos que ahí hay muchos jóvenes implicados, así que tenemos que entender mejor de qué se trata, porque su futuro no es mañana, es ahora, y cuentan con la tecnología, que se mueve muy rápido. Tienen que tener la capacidad para ser líderes y tener el control. Así que tenemos que trabajar con ellos en la misma sala en tanto socio de pleno derecho a la hora de configurar su futuro. Tenemos un enviado para la juventud. Con la gran participación de España hemos desarrollado una nueva estrategia juvenil, que esperamos poder aplicar, y hay muchísimas iniciativas como parte de este marco, por ejemplo hablar con el nivel local de cada uno de nuestros países. Este liderazgo procede de diferentes circunscripciones. Ayer los directores de muchas empresas de telecomunicaciones pidieron a la ONU que mostrase liderazgo y que determinara las normas en el campo de la tecnología, de la inteligencia artificial o de Internet y, tal y como les dije ayer, los Gobiernos probablemente no le van a decir a la secretaría que


Página 11




lo haga, porque hay algunos Gobiernos que no quieren estas normas o que no quieren que sean tan efectivas como tal vez deberían ser. Así que estamos pidiendo también a las empresas que sean líderes, son socios estrechos de muchos Gobiernos. En muchos sitios del sur el Gobierno es el principal cliente, no el mercado. En muchos casos las empresas son el Gobierno y el Gobierno son las empresas. Así que aquí hay una voz que las empresas pueden emplear y pueden apoyar también a la ONU a desarrollar este liderazgo por lo que respecta a la tecnología digital y la inteligencia artificial.

Hay muchos otros niveles de liderazgo que también pedimos, por ejemplo, el Parlamento. La Unión Interparlamentaria estuvo reunida con nosotros la semana pasada. Su presidenta es una mujer de México y lo que ella ha puesto sobre la mesa es toda una serie de iniciativas que se están desarrollando dentro del marco de la UIP, en la que los Parlamentos pueden compartir sus experiencias y, de hecho, pueden ayudar con una especie de aprendizaje inter pares. Ustedes, los parlamentarios, tienen una relación especial con otros parlamentarios. De alguna forma un parlamentario español y un parlamentario de Kenia hablan el mismo lenguaje, comparten los mismos intereses, tienen el mismo marco de democracia, y esto es muy importante. Cuando ellos ven la práctica de lo que está ocurriendo aquí, tiene mucho más peso que cuando a lo mejor la ONU se dirige a un parlamentario de Kenia y le cuenta algo. Así que queremos fomentar esta relación inter pares que yo he visto que funciona muy bien cuando hemos trabajado con los objetivos de desarrollo.

Finalmente, quisiera decirles que en su presupuesto están sus prioridades, son las prioridades del Gobierno, pero también hay muchos vacíos y, a la hora de encuadrar los ODS, nos permite determinar dónde están estos vacíos, adónde han ido las prioridades y darles el apoyo necesario, pero también ver estas lagunas y qué asociaciones podríamos necesitar para fomentar estas inversiones. Algunos Parlamentos tienen que elegir entre invertir en salud o invertir en educación y entre sistema sanitario o infraestructuras, y esto no debería ocurrir. Deberíamos poder hacerlo todo, y de eso se trata en la agenda de los ODS, de reforzar las economías para que puedan ofrecer todos los servicios necesarios y ofrecer crecimiento a sus ciudadanos sin dejar a nadie atrás. (Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Amina Mohamed, le agradecemos su comparecencia, que ha sido un magnífico broche, un broche de oro para esta Comisión, Comisión que nació de un amplio consenso entre todos los grupos políticos de ambas Cámaras y que, aunque su funcionamiento en esta legislatura ha sido breve, debe continuar trabajando en la próxima legislatura porque tiene unos objetivos que cumplir y controlar la estrategia española de la Agenda 2030. Estoy convencido de que continuará su funcionamiento en la próxima legislatura y lo hará magníficamente y con un amplio y gran consenso.

Muchas gracias a todos.

Se levanta la sesión.

Eran las once y treinta y cinco minutos de la mañana.

Congreso de los Diputados · C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID · Aviso Legal