Listas de valores
Congreso de los Diputados

Cerrar Cerrar

 
DS. Congreso de los Diputados, Comisiones, núm. 65, de 30/04/2020
cve: DSCD-14-CO-65-C1
 


CORTES GENERALES
DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
COMISIONES

Año 2020 XIV LEGISLATURA Núm. 65
INDUSTRIA, COMERCIO Y TURISMO
PRESIDENCIA DEL EXCMO. SR. D. JOAN CAPDEVILA I ESTEVE
Sesión núm. 3
celebrada el jueves,
30 de abril de 2020


ORDEN DEL DÍA:

Ratificación del acuerdo de la Mesa, oídos los portavoces, sobre las siguientes solicitudes de comparecencia de la señora ministra de Industria, Comercio y Turismo (Maroto Illera), a efectos del artículo 44 del Reglamento:

- Para explicar las acciones que desde el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo se están llevando a cabo frente a la crisis sanitaria del COVID-19 y las consecuencias de las mismas. A petición del Grupo Parlamentario Republicano. (Número de expediente 213/000223) ... (Página2)

- Para informar sobre la crisis del COVID-19 en el ámbito de sus competencias. A petición del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso. (Número de expediente 213/000251) ... (Página2)

- Para informar sobre la crisis del COVID-19 en el ámbito de sus competencias. A petición del Grupo Parlamentario VOX. (Número de expediente 213/000283) ... (Página2)

- Para informar sobre la política y las prioridades a desarrollar desde su ministerio para evitar la destrucción de empresas y puestos de trabajo como consecuencia de la emergencia sanitaria derivada de la pandemia del COVID-19, así como las medidas para dar cobertura y apoyo económico y financiero a los diferentes sectores industriales, comerciales, turísticos, etcétera, relacionados con las competencias del ministerio, teniendo en cuenta que sobre ellos gira una parte muy importante del producto interior bruto de España. A petición del Grupo Parlamentario Mixto. (Número de expediente 213/000300) ... (Página2)

- Para que explique las medidas que ha tomado y tomará para limitar el impacto negativo de la crisis sanitaria sobre el sector industrial y turístico. A petición del Grupo Parlamentario Ciudadanos. (Número de expediente 213/000308) ... (Página2)


Página 2




Minuto de silencio ... (Página2)

Comparecencia de la señora ministra de Industria, Comercio y Turismo (Maroto Illera):

- A petición propia, para informar sobre las actuaciones desarrolladas en relación con el coronavirus (COVID-19). (Número de expediente 214/000036) ... (Página3)

Celebración de las comparecencias votadas favorablemente por la Comisión ... (Página3)

Se abre la sesión a las doce del mediodía.

RATIFICACIÓN DEL ACUERDO DE LA MESA, OÍDOS LOS PORTAVOCES, SOBRE LAS SIGUIENTES SOLICITUDES DE COMPARECENCIA DE LA SEÑORA MINISTRA DE INDUSTRIA, COMERCIO Y TURISMO (MAROTO ILLERA), A EFECTOS DEL ARTÍCULO 44 DEL REGLAMENTO:

- PARA EXPLICAR LAS ACCIONES QUE DESDE EL MINISTERIO DE INDUSTRIA, COMERCIO Y TURISMO SE ESTÁN LLEVANDO A CABO FRENTE A LA CRISIS SANITARIA DEL COVID-19 Y LAS CONSECUENCIAS DE LAS MISMAS. A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO REPUBLICANO. (Número de expediente 213/000223).

- PARA INFORMAR SOBRE LA CRISIS DEL COVID-19 EN EL ÁMBITO DE SUS COMPETENCIAS. A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO. (Número de expediente 213/000251).

- PARA INFORMAR SOBRE LA CRISIS DEL COVID-19 EN EL ÁMBITO DE SUS COMPETENCIAS. A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO VOX. (Número de expediente 213/000283).

- PARA INFORMAR SOBRE LA POLÍTICA Y LAS PRIORIDADES A DESARROLLAR DESDE SU MINISTERIO PARA EVITAR LA DESTRUCCIÓN DE EMPRESAS Y PUESTOS DE TRABAJO COMO CONSECUENCIA DE LA EMERGENCIA SANITARIA DERIVADA DE LA PANDEMIA DEL COVID-19, ASÍ COMO LAS MEDIDAS PARA DAR COBERTURA Y APOYO ECONÓMICO Y FINANCIERO A LOS DIFERENTES SECTORES INDUSTRIALES, COMERCIALES, TURÍSTICOS, ETCÉTERA, RELACIONADOS CON LAS COMPETENCIAS DEL MINISTERIO, TENIENDO EN CUENTA QUE SOBRE ELLOS GIRA UNA PARTE MUY IMPORTANTE DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO DE ESPAÑA. A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO MIXTO. (Número de expediente 213/000300).

- PARA QUE EXPLIQUE LAS MEDIDAS QUE HA TOMADO Y TOMARÁ PARA LIMITAR EL IMPACTO NEGATIVO DE LA CRISIS SANITARIA SOBRE EL SECTOR INDUSTRIAL Y TURÍSTICO. A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO CIUDADANOS. (Número de expediente 213/000308).

El señor PRESIDENTE: Un pequeño asunto de trámite antes de empezar, ministra. Los portavoces de Ciudadanos y del PNV han solicitado que se alterase el orden del día porque son portavoces multitarea, condición que algunos de ustedes comparten y con la que siempre se ha tenido la solidaridad y la deferencia de permitir la alteración del orden del día. Así, todo el mundo puede intervenir donde debe. La ratificación del acuerdo de la Mesa, oídos los portavoces, sobre las solicitudes de comparecencia, como ustedes saben, queda pendiente para hacer la delegación cuando tengamos quorum. Entiendo el beneplácito y el asentimiento de todos los grupos. (Asentimiento).

MINUTO DE SILENCIO.

El señor PRESIDENTE: Cumplido el trámite y también entendiendo el sentimiento de todas y todos ustedes, pediría un minuto de silencio por las 23 000 personas que han muerto, acompañando en el sentimiento a sus familiares. Son 23 000 personas, más las que desgraciadamente todavía no se han contabilizado pero que murieron esta noche pasada. (Pausa).

Muchas gracias.


Página 3




CELEBRACIÓN DE LA COMPARECENCIA DE LA SEÑORA MINISTRA DE INDUSTRIA, COMERCIO Y TURISMO (MAROTO ILLERA):

- A PETICIÓN PROPIA, PARA INFORMAR SOBRE LAS ACTUACIONES DESARROLLADAS EN RELACIÓN CON EL CORONAVIRUS (COVID-19). (Número de expediente 214/000036).

CELEBRACIÓN DE LAS COMPARECENCIAS VOTADAS FAVORABLEMENTE POR LA COMISIÓN.

El señor PRESIDENTE: Con puntualidad británica, como han podido comprobar, tiene la palabra la señora ministra para informarles a ustedes sobre las distintas comparecencias solicitadas.

La señora MINISTRA DE INDUSTRIA, COMERCIO Y TURISMO (Maroto Illera): Muy buenos días, señorías. Muchas gracias, presidente.

Comparezco ante esta Comisión para informar sobre las actuaciones que el ministerio que dirijo ha llevado a cabo en el marco del estado de alarma decretado el 14 de marzo y sobre las medidas adoptadas para paliar el impacto económico y social del COVID-19 en los sectores de la industria, el comercio y el turismo. Quiero comenzar mi intervención trasladando mis condolencias y mi afecto a los ciudadanos que han perdido a sus seres queridos en estos días, así como mi apoyo y mi solidaridad con las personas que en estos momentos están luchando contra la enfermedad o ya han logrado superarla. Detrás de las cifras que escuchamos cada día en los medios de comunicación hay españoles con nombres y apellidos, compatriotas que han sido víctimas de una pandemia global que ha alterado la vida de nuestro país y del mundo entero. Creo que los aquí presentes coincidimos también en reconocer el esfuerzo de todas las personas que están luchando contra el virus y que están logrando que el país siga funcionando. En mi ámbito de competencia, quiero mencionar de manera especial a los trabajadores de los sectores esenciales, tanto de la industria como de la distribución de alimentos, que están siendo esenciales para garantizar el abastecimiento de la población.

Señorías, a pesar de la dureza de esta crisis sanitaria, cada día que pasa la cifra de curados es más alta, y ello se lo debemos, sin duda, a los trabajadores y trabajadoras del Sistema Nacional de Salud, que están realizando una labor extraordinaria en condiciones muy difíciles. Cada día que pasa la cifra de contagios se reduce, y ello se lo debemos también a la ciudadanía; una ciudadanía que ha sabido cumplir con ejemplaridad las medidas de confinamiento. Desde que estalló la crisis sanitaria el Gobierno ha trabajado sin descanso con una prioridad, con un objetivo colectivo: vencer al virus. Proteger la salud y atenuar el impacto de la crisis sanitaria en la economía y el empleo han sido, como saben, los dos ejes de actuación de estas semanas en las que hemos logrado doblegar la curva de contagios y garantizar el buen funcionamiento de los sectores esenciales. Como señalaré a continuación, hemos mantenido un diálogo permanente con las comunidades autónomas, las entidades locales, los agentes sociales y las fuerzas políticas aquí representadas. A fecha de hoy, estamos ya en condiciones de emprender la desescalada de forma prudente, gradual, midiendo bien los pasos. Estamos en condiciones de iniciar el tránsito a una forma de convivencia quizá distinta a la que hemos conocido y a la que tenemos que adaptarnos. La desescalada tiene que ser responsable y eficaz; no podemos desandar lo andado; no podemos echar a perder lo que ya hemos avanzado. Por eso es el momento de que todas las instituciones rememos en la misma dirección y actuemos todos unidos. No se trata de establecer una carrera entre sectores o administraciones para ver quién abre primero la actividad. Creo que, quien piensa así, se equivoca.

Inicio, pues, mi exposición con vocación de escucha y diálogo, espíritu constructivo y trabajo conjunto por el interés general que desde hace casi dos años alienta mi gestión al frente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. En la primera parte de mi intervención explicaré las actuaciones de mi departamento para reforzar el Sistema Nacional de Salud y garantizar el buen funcionamiento de los sectores esenciales. En la segunda parte les informaré de las medidas aprobadas por el Gobierno para atenuar el impacto del COVID-19 en el tejido productivo y el empleo. Finalmente argumentaré las razones que justifican la necesidad de un gran acuerdo nacional de reconstrucción económica y social, al que desde este momento les invito a que se sumen.

Como decía al principio de mi intervención, la prioridad del Gobierno desde el inicio de la crisis sanitaria ha sido vencer al COVID-19 y salvar vidas. Por ello, ha sido necesario reforzar las capacidades de nuestro Sistema Nacional de Salud con equipos y bienes sanitarios esenciales tanto para prevenir la transmisión del virus -por ejemplo, mascarillas guantes o geles-, como también para combatir la enfermedad en pacientes graves, y me estoy refiriendo a materiales como respiradores o medicamentos.


Página 4




Para garantizar el abastecimiento de estos productos iniciamos una línea de trabajo directa con el Ministerio de Sanidad para conocer las necesidades del Sistema Nacional de Salud y contribuir a aliviar la presión en los momentos más críticos. La interlocución fluida y constante que el Ministerio de Industria mantiene con los sectores productivos más importantes fue muy útil en los primeros momentos. Las principales asociaciones industriales y numerosas empresas españolas se pusieron a disposición del ministerio para todo lo que hiciera falta. Como señaló el presidente Sánchez y yo misma en diferentes comparecencias públicas, era imprescindible reorientar la industria para impulsar la producción nacional de productos sanitarios a gran escala, con el objetivo del autoabastecimiento, no depender de terceros mercados y lograr de manera simultánea una reserva estratégica de cara al futuro. Nuestro trabajo, vehiculado a través de la Secretaría General de Industria y Pyme, dio como resultado la identificación de varias líneas de trabajo para el impulso de proyectos industriales nacionales. Hemos desarrollado en concreto tres líneas de actuación: el incremento de las capacidades productivas en empresas que ya fabricaban este tipo de material sanitario; la creación de nuevas líneas de producción en empresas con maquinaria adaptable y la creación de nuevas líneas de producción a gran escala en sectores con know how previo y capacidad adaptativa. Honestamente, creo que ha sido un éxito por el alto grado de colaboración público privada. Hemos respondido con eficacia, hemos logrado el objetivo en tiempo récord y, sobre todo, hemos sentado las bases para un esperanzador futuro.

Como les decía, la primera línea de trabajo fue incrementar las capacidades productivas en empresas que ya fabricaban material sanitario. Tras analizar el mapa de capacidades productivas, identificamos varias empresas que han sido claves para hacer frente a la crisis sanitaria. Quiero mencionar el trabajo que realizamos con una pequeña y casi desconocida empresa de Móstoles. Señorías, recordarán perfectamente el desafío de proveer con urgencia a las UCI de equipos de ventilación mecánica. Bien, en ese momento de máxima presión localizamos a la empresa Hersill, cuya capacidad de fabricación era de diez respiradores al día, quizá quince doblando los turnos, y nos planteamos el desafío de multiplicar por diez su producción. Parecía imposible. El ministerio puso en contacto a Hersill con empresas como Escribano o el grupo Premo, que decidieron unir sus fuerzas y aceptar el desafío. En apenas tres semanas logramos el objetivo: cien respiradores diarios de producción nacional que se están distribuyendo en hospitales de todo el territorio nacional. Aprovecho para agradecer a todos los que han participado en este proyecto su esfuerzo y disposición. Detrás de la fabricación de cada respirador hay muchas personas anónimas que merecen todo nuestro reconocimiento. También quiero hacer referencia a la empresa Temel. En plena situación de emergencia se trabajó con ellos para escalar la producción de respiradores con la colaboración de la Generalitat Valenciana y el apoyo de otras empresas como Promo y Powell Electronics. Además, hemos monitorizado el desarrollo del prototipo de respirador desarrollado por Seat en Martorell, así como el proyecto de la empresa catalana GPA Innova, con Siemens y otras empresas para la fabricación de respiradores conectados en red, hasta un total de veinte, que son controlados por un único técnico desde un solo punto. Finalmente, hemos establecido un grupo de trabajo con la empresa HP para la posible aportación de sus equipos, soluciones y tecnologías de impresión 3D para proyectos de producción de diversas partes de equipos experimentales de ventilación mecánica y otros conectores, válvulas o incluso mascarillas. (La señora vicepresidenta, Guaita Esteruelas, ocupa la Presidencia).

Junto con los ventiladores, una segunda línea de actuación del ministerio ha sido impulsar la fabricación nacional de mascarillas para garantizar el abastecimiento debido a la presión existente en los mercados internacionales con un gran aumento de la demanda mundial. Planteamos distintas fases: en primer lugar, suministrar mascarillas a los hospitales para los profesionales sanitarios y enfermos; en segundo lugar, a los trabajadores de servicios esenciales, y una última fase, que llegaran las mascarillas al conjunto de la población. Para llevar a cabo esta línea de trabajo contactamos con empresas, asociaciones y centros que pudieran multiplicar su protección. Entre ellos está la empresa SIBOL, que ha multiplicado su producción de mascarillas FFP3 para atender la gran demanda de servicios sanitarios. Quiero citar también el gran trabajo llevado a cabo por el Centro Tecnológico de Confección de Toledo y Aitex. Hemos trabajado también muy estrechamente con Fedecon, con el Consejo Intertextil y con asociaciones de creadores de moda España para transformar talleres de confección en talleres de fabricación de mascarillas. Uno de los ejemplos es el histórico taller de El Corte Inglés en Madrid, que visitamos hace unos días con el presidente del Gobierno. Además, pusimos en marcha un proyecto con Corporación Mondragón para la producción a gran escala de mascarillas quirúrgicas. Quiero agradecer su respuesta inmediata y muy eficaz. En apenas cinco semanas se han instalado cuatro líneas de producción de mascarillas quirúrgicas, tres en la empresa vasca Bexen Medical y una cuarta en la Farmacia Militar de


Página 5




Defensa en Burgos, que están ya listas para producir diez millones de mascarillas al mes y a un coste inferior a los existentes en los mercados internacionales. Finalmente, seguimos explorando nuevos proyectos para seguir incrementando las capacidades productivas de mascarillas y para poder contar con una reserva estratégica en el medio plazo para proveer a la población española.

Quiero señalar el gran esfuerzo en la homologación de productos sanitarios que se ha realizado por parte de la Secretaría General de Industria y la Asociación Española de Normalización. En este sentido, el 20 de marzo aprobamos una resolución sobre especificaciones alternativas a las mascarillas EPI, con marcado CE europeo. Asimismo, era necesario aprobar un paquete de nuevas especificaciones pensando en el incremento de la producción. Quiero destacar, como decía, el trabajo desarrollado por la Asociación Española de Normalización, UNE, con los ministerios de Sanidad, Consumo y Trabajo, entidades del sector privado y con asociaciones sectoriales, fabricales, textiles, laboratorios y centros tecnológicos y otros organismos públicos, que dio como resultado la aprobación en tiempo récord de dos especificaciones UNE 0064 de mascarillas higiénicas no reutilizables para adultos y niños y la especificación UNE 0065 de mascarillas reutilizables para adultos y niños.

Podría seguir enumerando empresas y sectores con los que el ministerio ha trabajado en las líneas que mencioné al principio de mi intervención, por ejemplo, el sector de cosmética y perfumería a través de la Asociación STANPA respondió de manera inmediata para reorientar sus fábricas a la producción de hidrogeles y soluciones hidroalcohólicas. Aquí tenemos el caso de la empresa Puig o de bebidas espirituosas como, por ejemplo, el ron Arehucas y otros muchos. A todos los que de alguna manera, colectiva o individual, han contribuido a reforzar las capacidades productivas de productos sanitarios quiero agradecerles su compromiso y también su generosidad por ponerse al servicio de España para salvar vidas.

Otro de los ámbitos en los que el ministerio ha estado trabajando desde el inicio de la crisis ha sido en las compras internacionales de productos sanitarios. Ante la situación de emergencia sanitaria y la necesidad de proveerse de equipos médicos y medicamentos, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, a través de la Secretaría de Estado de Comercio, ha prestado su colaboración coordinando los esfuerzos de búsqueda de proveedores y de intermediación realizados por la red de oficinas económicas y comerciales repartidas por los cinco continentes, con el fin de materializar la compra de material sanitario y medicamentos en distintos lugares del mundo. Las oficinas económicas y comerciales han apoyado a Ingesa, dependiente del Ministerio de Sanidad, a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, a las comunidades autónomas, a la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria y a otros importadores españoles con licencia. También han contribuido a importar bienes intermedios y componentes industriales, con el fin de promover de forma urgente la fabricación de material sanitario por parte de la industria nacional a la que antes me he referido.

El apoyo de la red de oficinas comerciales se ha materializado en diferentes actuaciones: la identificación de suministradores, siempre con respaldo oficial del país exportador correspondiente; la solicitud de ofertas; la logística y el transporte. También se han volcado en solucionar los múltiples problemas experimentados por nuestras instituciones y empresas en el proceso de adquisición de material sanitario. Es importante destacar nuestro agradecimiento a las autoridades de los países implicados y a sus embajadas en España, por su colaboración y por la comunicación constante mantenida tanto con nuestras oficinas como con nuestros servicios centrales. Quiero destacar la excelente colaboración con la República Popular de China, una relación cimentada en las buenas relaciones bilaterales que nos ha permitido cerrar con éxito operaciones comerciales con proveedores fiables. Quiero agradecer al Ministerio de Comercio y a las autoridades chinas su intervención para facilitar las transacciones y también para agilizar la logística y los trámites aduaneros, en un momento de gran presión internacional.

El trabajo del Gobierno de España, tanto a través del servicio exterior como a través de las oficinas comerciales, ha sido también muy importante, a mi juicio, para facilitar el extraordinario refuerzo realizado por las comunidades autónomas, asociaciones y empresas de todo tipo para traer material sanitario. Quiero informarles de otra línea de trabajo que considero muy importante: la obtención de principios activos como la hidroxicloroquina. India ha congelado su exportación, salvo excepciones marcadas en su legislación, y las gestiones realizadas por el presidente del Gobierno y por yo misma con mi homólogo chino han dado como resultado que India en estos momentos permita la exportación de un principio activo que es necesario para la elaboración de medicamentos que están tratando a nuestros pacientes. Una gestión de la que se han beneficiado empresas como los Laboratorios Rubio.

En el ámbito del comercio, el Ministerio también ha tenido una participación muy activa a lo largo de la crisis sanitaria para garantizar el adecuado funcionamiento de los servicios esenciales. En coordinación


Página 6




con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación hemos afrontado un desafío sin precedentes, como ha sido el abastecimiento de alimentos y productos esenciales y, de un modo paralelo, garantizar la salud de sus trabajadores y clientes. Quiero destacar el trabajo de las empresas, los comités de empresa y las plantillas en estos días tan difíciles. Hemos reunido en varias ocasiones la Conferencia Sectorial de Comercio con las comunidades autónomas para coordinar las actuaciones en el ámbito del comercio de proximidad y hemos mantenido un diálogo continuo con las asociaciones y confederaciones de comercio. Un diálogo que nos ha permitido coordinar diferentes actuaciones, como las guías de buenas prácticas en los establecimientos comerciales, así como el desarrollo de la actividad comercial a distancia y en las zonas rurales. Asimismo, para reducir la movilidad y evitar aglomeraciones en Semana Santa, desarrollamos la campaña "Planifica tus compras", que tuvo un gran impacto en redes sociales y a nivel territorial. Por último, hemos lanzado junto a la Cámara de Comercio de España, un portal informativo: Todos protegidos, para facilitar el abastecimiento de mascarillas, guantes, protectores visuales, batas o soluciones hidroalcohólicas a pequeñas y medianas empresas.

Quiero cerrar esta primera intervención con las actuaciones llevadas a cabo en el ámbito del turismo. La primera actuación que realizamos al inicio de la crisis sanitaria fue la elaboración de una guía de buenas prácticas para los establecimientos y los trabajadores del sector turístico. Cuando se decretó el estado de alarma, coordinamos el regreso de los turistas internacionales que se encontraban en España. Trabajamos con la Presidencia croata de la Unión Europea, con las embajadas, consulados, turoperadores y aerolíneas de diferentes países, principalmente Reino Unido, Alemania y países escandinavos en el retorno de la práctica totalidad de los turistas. A la orden de cierre de los establecimientos alojativos siguió la apertura de los hoteles medicalizados y la habilitación de 370 establecimientos para hospedar a los trabajadores esenciales, un gran esfuerzo que ha sido posible gracias a la colaboración del sector hotelero, desde las distintas cadenas españolas con implantación internacional a los pequeños hoteles de autovías o aquellos pequeños cercanos a una estación de ferrocarril o a un aeropuerto.

Hace ya once días iniciamos la campaña de promoción "España te espera", destinada a mantener el vínculo emocional de los turistas internacionales con nuestro país. Sabemos que su regreso no será inmediato, sabemos que tendremos que empezar la recuperación con el turismo nacional, pero sabemos de la importancia de reforzar esa conexión con nuestros mercados emisores como país líder en competitividad turística al que sin ninguna duda regresarán. Y espero que esto sea lo antes posible.

Desde el primer día tuvimos claro que, además de atender las urgencias que lleva a cabo el diseño de todo el plan y frente al COVID, era imprescindible pensar en el día después, en el primer día después del COVID-19. Quiero darles un dato: desde la declaración del estado de alarma, la Secretaría de Estado de Turismo y esta ministra hemos mantenido alrededor de setenta reuniones directamente relacionadas con la gestión de la crisis, incluyendo veinte con representantes de la Unión Europea y otros interlocutores internacionales, diez con autoridades autonómicas y organismos territoriales de coordinación y una treintena con agentes sociales, empresarios y sindicatos. El equipo de la Secretaría General de Industria y Pyme ha mantenido cien reuniones con las principales asociaciones, empresas y centrales sindicales para conocer el impacto de la crisis, explorar posibilidades de impulso y reorientación de la actividad productiva en los términos que ya he mencionado, fijar las condiciones de funcionamiento de la industria esencial, estudiar protocolos de seguridad sanitaria para el regreso a la actividad y analizar también propuestas de relanzamiento. Se han convocado en este ámbito tres conferencias sectoriales de industria con las comunidades autónomas. También han sido tres las conferencias sectoriales de comercio, además de las innumerables reuniones telemáticas con asociaciones y con nuestros habituales interlocutores en materia de comercio internacional. Por último, en representación de España, he asistido a reuniones multilaterales del G-20, de ministros de Turismo de la Unión Europea, de la Organización Mundial de Turismo. He mantenido reuniones bilaterales con comisarios europeos como Thierry Breton; con ministros de la Unión Europea y de países como China, India o Marruecos; con responsables autonómicos, con alcaldes, con presidentes de grandes compañías españolas, presidentes de asociaciones empresariales y también con líderes sindicales. En resumen, con todas aquellas personas que pudiesen colaborar con el Gobierno para enfrentarnos a la crisis con la mayor fortaleza posible, porque, siempre, unidos somos más fuertes.

Paso a desarrollar, señorías, el segundo objetivo del trabajo de este ministerio: amortiguar el impacto negativo de la pandemia en nuestro tejido productivo y en el empleo, una actuación del Gobierno centrada en no dejar a nadie atrás. Desafortunadamente, todas las previsiones económicas de organismos nacionales e internacionales apuntan a una profunda crisis económica y social a nivel global. El desafío es enorme y no está exento de riesgo por la propia imprevisibilidad de la pandemia. La gestión de la crisis


Página 7




es un reto sin precedentes para la economía española, europea y mundial; sin embargo, a diferencia de la crisis financiera de 2008, las instituciones de la Unión Europea y los Gobiernos de los Estados miembros han actuado más rápido y con mayor extensión y contundencia para proteger las empresas, los trabajadores y a los ciudadanos. Sabemos que es crucial evitar que un problema temporal de liquidez se convierta en un problema de solvencia, y por ello es muy importante generar confianza, estabilidad, certidumbre, que es lo que necesitan España y Europa para iniciar con celeridad, pero también con las máximas garantías sanitarias la recuperación económica y social. El Gobierno, como saben, ha aprobado varios paquetes de medidas urgentes para proteger a las familias, a los trabajadores, a los autónomos y a las empresas. El objetivo es lograr una red de seguridad que atenúe el golpe del virus manteniendo el tejido productivo y protegiendo el empleo.

Por falta de tiempo, me voy a referir solo a algunas medidas que considero con mayor impacto en el empleo y las empresas. El primer paquete de medidas que aprobamos supuso el reforzamiento y la extensión de la línea de financiación prevista inicialmente para los afectados por la insolvencia del grupo empresarial Thomas Cook a los afectados por la crisis desencadenada por el COVID-19. En esta línea, se han inyectado 400 millones de liquidez a las empresas del sector turístico. Para garantizar la liquidez del conjunto del tejido productivo, como saben, aprobamos una línea de avales del ICO de 100 000 millones de euros, de los cuales se han aprobado 40 000, que están beneficiando fundamentalmente a pymes y autónomos. Hacia este colectivo se han canalizado hasta ahora 17 267 millones de euros. Se ha puesto en marcha desde el 1 de abril una línea específica de Cersa para autónomos y pymes afectadas por el COVID-19 para fomentar la concesión de crédito de las entidades bancarias al contar con garantías de la Sociedad de Garantía de Riesgo, con una gran capilaridad territorial y capacidad de llegar al microempresariado y a los autónomos. Esta línea cuenta con 1000 millones de euros de riesgo asumido por Cersa -para que se hagan una idea, el año pasado se asumieron riesgos por valor de 660 millones de euros- y permitirá movilizar 2000 millones de financiación a empresas beneficiando sobre todo a las pymes y a los autónomos. Hemos puesto en marcha una línea extraordinaria de cobertura aseguradora, hasta 2000 millones de euros, con cargo al Fondo de reserva de riesgos de internacionalización gestionada por CESCE. Los beneficiarios son pequeñas y medianas empresas, pero también empresas de gran tamaño no cotizadas que cumplan o bien que estén internacionalizadas o en proceso de internacionalización o que sean empresas que se encuentren con problemas de liquidez o falta de financiación resultado del impacto del COVID en su actividad económica. Hasta el momento se han registrado 112 operaciones por un importe de más de 145 millones de euros. Junto a la liquidez, se ha reforzado la protección de trabajadores y empresas a través de los ERTE que están permitiendo proteger a más de un millón de trabajadores en la hostelería y a más de un millón en el comercio. La nueva prestación extraordinaria para autónomos por cese o reducción de actividad beneficiará a más de un millón de autónomos, siendo comercio, hostelería y turismo las actividades más beneficiadas por esta medida. Se ha agilizado el aplazamiento de pago de impuestos y deudas con la Seguridad Social para pymes y autónomos. El aplazamiento de impuestos alcanza ya alrededor de 400 000 pymes y autónomos con un total de 2334 millones de euros y se han establecido también moratorias para hacer frente al pago del alquiler de los locales comerciales que beneficiarán a pymes y autónomos, especialmente al comercio y la hostelería.

Como ven, son medidas ambiciosas que están permitiendo mantener el tejido empresarial y proteger el empleo, especialmente en los sectores más vulnerables, como el comercio, la hostelería y el turismo. En estos momentos estamos ya en condiciones de avanzar, como lo están haciendo otros países, en una desescalada gradual de las medidas extraordinarias de restricción de movilidad y del contacto social adoptadas hasta la fecha, y facilitar también la recuperación lo más rápida posible de la actividad económica y social. Una transición que debe ser gradual, asimétrica y de forma coordinada con las comunidades autónomas, a la vez que adaptativa. Por ello, las medidas del levantamiento de las restricciones deben tomarse de manera paulatina y calibrada. Es un proceso nuevo, lleno de grandes incertidumbres y no exento de riesgos. Por ello, el camino hacia la normalidad solo debe recorrerse de forma prudente y progresiva.

Las próximas ocho semanas van a ser claves de cara al futuro y el ministerio viene trabajando en tres vectores distintos: el relanzamiento y el reforzamiento de la industria, la reactivación de la actividad comercial y la recuperación del sector turístico. En el ámbito de la industria, promovemos aunar esfuerzos para regresar a los niveles de producción y capacidad exportadora previos al COVID-19, por ejemplo, en el sector de automoción. Si antes era necesario, ahora considero imprescindible algo de lo que hablé en mi última comparecencia: alcanzar un pacto por la industria que tenga vocación de estabilidad,


Página 8




permanencia, certidumbre y compromiso presupuestario con el objetivo de modernizar el modelo productivo y caminar hacia la transición ecológica y la transformación digital. España tiene un tejido industrial fuerte y competitivo, y no solo tenemos que recuperarnos, sino también hacer frente y mejorar a medio plazo la aportación de la industria en nuestro producto interior bruto.

Antes de la crisis defendí en el Consejo de Competitividad de la Unión Europea la necesidad de impulsar la industria europea y su competitividad frente a terceros, como China o Estados Unidos, y estamos trabajando intensamente con nuestros socios europeos para asegurar la producción de las cadenas de suministro y que se garantice la liquidez a empresas y reactivar la demanda. La actual pandemia ha roto las cadenas globales de valor, con el consiguiente impacto en términos de desabastecimiento y paralización de actividades productivas. Esto representa también una oportunidad para impulsar las relocalizaciones y abrir por tanto oportunidades de nuevas inversiones que hemos de aprovechar en este reposicionamiento de la industria. En términos de sectores estratégicos, se seguirá trabajando con ámbitos como la electromovilidad o la transición ecológica, pero también la industria conectada 4.0, tecnologías habilitadoras, ciencias de la vida, biotecnología, incluida la bioindustria, bioalimentación, farmacéutico, centros de excelencia de I+D o sistemas de comunicación audiovisual y contenidos digitales, entre otros. En materia comercial, todos nuestros esfuerzos se centran en acompañar al comercio en las fases de desescalada y estamos adaptando nuestros programas para apoyar su recuperación con distintas medidas, como las que ya he comentado, con la Cámara de Comercio, como la promoción de una campaña para reactivar el consumo.

En cuanto al turismo, estamos trabajando con toda la cadena de valor para lograr la mejor desescalada posible, una transición que sea útil a todos, que ayude a todos. Hemos hablado y hemos recogido ideas y aportaciones de empresarios hoteleros, de apartamentos turísticos, de alojamientos rurales, turoperadores, líneas aéreas, agencias de viaje, campos de golf, guías turísticos, empresas de turismo de naturaleza u ocio nocturno. En fin, una lista enorme de operadores de un sector esencial para la economía española. Además, el Gobierno está preparando un plan de relanzamiento del turismo integrado en cuatro pilares. El primero, la seguridad sanitaria a través del desarrollo de protocolos de operativa adaptados a cada subsector que aseguren que el turismo en España sea seguro para los visitantes y para los trabajadores, pero también para los territorios que los acogen. El segundo ámbito de actuación es el apoyo económico, con medidas destinadas a empresas y a la protección de sus trabajadores en la gestión de sus costes laborales, a través de la flexibilización de los ERTE y de su financiación o con medidas también destinadas a los territorios. El tercero de los ámbitos de este plan es el conocimiento turístico a través del desarrollo de un observatorio que nos proporcione los datos necesarios para tomar las decisiones adecuadas en cada momento. Y el último tiene que ver con el posicionamiento del turismo de España como destino seguro y sostenible, tano de cara al ámbito nacional como internacional, a través de diferentes campañas de promoción.

Como saben las señorías que ya formaban parte de esta Comisión en la anterior legislatura, desde hace dos años estamos trabajando para colocar el turismo como prioridad en la agenda de la Unión Europea. En estos momentos es más necesario que nunca y por eso seguimos dando la batalla en Europa. Así, a iniciativa de España, nueve países hemos presentado esta semana una declaración común para pedir al Consejo un plan de recuperación del sector que destine fondos suficientes, atienda las necesidades específicas de los territorios afectados por la crisis, incluyendo regiones ultraperiféricas e islas, como los archipiélagos de Baleares y Canarias, y finalmente incluya criterios homogéneos de movilidad y estándares de seguridad comunes para el conjunto de la Unión Europea. Este es un aspecto crucial, que, por cierto, ayer mismo defendió también el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Económicos, el comisario Borrell, en la reunión del Colegio de Comisarios que tuvo lugar en Bruselas, consiguiendo el apoyo de un grupo relevante de países. Y también ayer, en la reunión que hubo de ministros de Transportes, el ministro Ábalos pidió que se creara un grupo de alto nivel para coordinar las medidas sanitarias en todos los ámbitos del transporte.

En los peores momentos de la crisis de 2008 el turismo fue determinante para sacar al país de la crisis. Este es el momento en el que la sociedad española debe acudir en apoyo del sector y este Gobierno está decidido a hacer todo lo que haga falta. Este es el compromiso del presidente Sánchez y mío. Trabajamos para activar el turismo nacional de cara al verano y, si la situación sanitaria y de movilidad lo permite, para que los visitantes extranjeros regresen pronto y con las máximas garantías de seguridad sanitaria. Así se lo indiqué, por ejemplo, al ministro alemán de Economía en la reunión que mantuve con él el pasado martes. Le dije con claridad que España está dispuesta a recibir a los visitantes alemanes cuando sea posible. Creo que entendió bien el mensaje, aunque una vez más la evolución de la pandemia


Página 9




a nivel internacional y las decisiones sobre movilidad condicionarán la recuperación del turismo internacional y este es sin duda un factor exógeno del que todos hemos de ser plenamente conscientes.

Acabo ya con la última parte de mi intervención. Es el momento de hablar de la desescalada y de afrontar como país un gran acuerdo nacional de reconstrucción económica y social. Queremos contar con el concurso de todos. Todos tenemos que arrimar el hombro: los partidos políticos, los empresarios, los sindicatos y, por supuesto, las comunidades autónomas. Un acuerdo que nos permita acometer los grandes retos y urgencias a los que se enfrenta nuestra sociedad. Como ha señalado el presidente, la prioridad de este Gobierno es que nadie se quede atrás en esta crisis y podamos proteger a los colectivos más vulnerables y revitalizar el Estado del bienestar en sus pilares fundamentales: la sanidad, la educación, la dependencia, la atención a los mayores o la infancia. De esta manera, podremos abordar un gran acuerdo de país que permita poner los cimientos para que las políticas públicas que se desarrollen en el futuro puedan encontrar un marco adecuado para poder emerger y, a partir de ahí, reconstruir la situación del país.

Termino reconociendo y agradeciendo la responsabilidad de los grupos parlamentarios que han permitido la convalidación de todas las medidas que hemos aprobado en esta Cámara y que están trabajando a fondo, alineados con el Gobierno desde la crítica constructiva, para doblegar a nuestro enemigo común, el COVID-19, y recuperar el bienestar económico y social lo antes posible.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Gracias, señora ministra.

Como se ha informado anteriormente por el presidente, ahora van a empezar las intervenciones de los diferentes grupos parlamentarios. En el orden de intervención irán primero aquellos grupos que han pedido la comparecencia de la ministra, por un tiempo de diez minutos. Como ha dicho el presidente antes también, serán diez minutos relajados, pero intenten ajustarse al tiempo en la medida de lo posible. Después intervendrán el resto de grupos parlamentarios. Por este motivo, tiene la palabra, por el Grupo Parlamentario Republicano, el señor Capdevila.

El señor CAPDEVILA I ESTEVE: Muchas gracias, señora presidenta.

Buenos días, señora ministra. Gracias por sus explicaciones y por su esfuerzo personal y el de su equipo. En general, no me voy a detener mucho en su exposición. Prometo estudiarme el Diario de Sesiones y tiempo habrá para valorar intenciones y resultados. Todos sabemos que no solo seremos juzgados por nuestros hechos, sino también por nuestras intenciones, y creo que las suyas son buenas.

La primera pregunta que me surge. Si ha hecho usted tanto, ¿cómo es que estamos tan mal, ministra? La segunda pregunta. De todas las acciones que ha relacionado usted, ¿cuántas cree que deberían haberse hecho hace años? Quizás por eso estamos como estamos. Esta es una grave crisis sanitaria, humanitaria, de enormes consecuencias sociales y económicas. Si algo hay que destacar desde el punto de vista institucional y democrático, al amparo de un decreto de alarma que ya se valorará en su necesidad y en su efectividad, es cómo el Gobierno ha prescindido -salvo en lo más formal- del Parlamento y de los grupos políticos y cómo ha sobrevolado la separación de poderes y ha desoído a los que al final somos los legítimos representantes de la soberanía popular. Ministra, esto es tan peligroso políticamente como aceptar una dictadura en época de la República romana, pues responsabiliza plenamente a quien la acepta. Como digo, tiempo habrá para evaluarlo, pero, si me permite el comentario, su respeto por el parlamentarismo, encuadrado en lo que parecen instrucciones de la Moncloa, se resume en los tres términos que califican la diligencia en general de su Gobierno: poco, mal y tarde. Además, comunicando a bandazos y confundiendo.

Pero ahora debemos resolver cómo afrontarán ustedes la solución y creo que el resumen es que tienen ustedes dos opciones: la homogeneización o la realidad adaptada a las necesidades. Para su conocimiento y efectos, y para dar voz a lo que nunca aparecerá en una rueda de prensa uniformada de esas que han montado ustedes buscando aires del tipo 'en el día de hoy, cautivo y desarmado el virus maléfico', ignorando básicamente que los virus no mueren a cañonazos, le leo a usted un mensaje de una pequeña, pequeña empresaria catalana del sector turístico interior. Me dice lo siguiente. Este es mi parte de guerra. El 70 % de los expedientes de regulación de empleo no están resueltos y, por tanto, el día 10 de mayo no cobrarán los últimos días de marzo y seguramente el día 10 de junio tampoco el de abril. Los autónomos a seguir pagando cuotas y a esperar resoluciones de las mutuas. Créditos ICO. En equis -no voy a permitir que geolocalicen a mi informante-, en mi sucursal, dieciséis créditos pedidos, cuatro concedidos, entre ellos el nuestro, por suerte. La directora me dice que, de los doce pendientes, al menos seis no podrán hacer frente a los gastos de final de mes. Y termina, inquieta y seguramente exagerando,


Página 10




pero me dice: calculo que el primer ataque a supermercados empezará en el área metropolitana a mediados de mayo. Y me dice: tant de bo m'equivoqui. Ojalá se equivoque. True story, ministra.

En breve, la patronal Pimec publicará datos de una encuesta a sus asociados que me permito sugerirle que le preste atención. Le adelanto algunos números: el nuevo financiamiento obtenido, para un 15,9 % de las pymes y autónomos ha servido para compensar otros productos financieros que ya tenían concedidos, como pólizas de crédito, por un importe medio que representa el 36,6 del total del financiamiento contratado. Casi tres de cada cuatro operaciones de financiación se han formalizado con un interés fijo a una media de tipos del 2,12, llegando en algunos casos a un máximo del 6 %. Un 26,7 % de las operaciones se han contratado con tipo de interés variable: aplicación de un diferencial sobre el euríbor de 1,95 de media, llegando a un máximo del 4,6 en algunos casos. Coincidirá conmigo en que esos no son buenos números. Y, más grave, a un 11,5 % de las pymes y autónomos encuestados las entidades financieras les han obligado a contratar productos accesorios al formalizar las operaciones, destacando los seguros de vida. En el caso de los que no tienen ocupados, mayoritariamente autónomos, ese porcentaje sube al 25 %. Lo otro me parecía usura, eso me parece directamente gansterismo. Dígame, por favor, los calificativos que usted aplicaría a estas actitudes. Todos estos datos son completables con una encuesta de Cecot sobre quinientas empresas, que nos dice que un 60 % de ellas han necesitado financiación y de ellas un 15 % dice que no se lo han concedido y que, si no se lo conceden, deberán cerrar. True story también. Así está la pyme, el autónomo, la microempresa, señora ministra; son los parias de la economía.

En lo que atañe al comercio, una de las imágenes más impactantes que ha dejado y está dejando esta pandemia es la totalidad de comercios, de establecimientos, ciudades, pueblos cerrados, desiertos, las arterias comerciales sin gente. Nos alegramos, celebramos la medida aprobada que permitirá abrir a los pequeños comercios quince días antes que a las grandes superficies, todas aquellas medidas que tengan como objetivo lo que nosotros llamamos el modelo catalán de comercio de proximidad, que está en el ADN de Esquerra Republicana; en todas esas medidas nos encontrará a su lado. Sin embargo, esta diferencia de quince días no compensa, ni de lejos, el agravio comparativo que ha sufrido el pequeño comercio durante todo el confinamiento, al no poder vender sus productos, frente a los hipermercados, que venden de todo, que se han mantenido abiertos y facturando. Esperemos que la CNMC se pronuncie, pero pienso que aquí ha habido una competencia desleal. Tampoco se le escapará que las condiciones y márgenes a los que se enfrentan estos pequeños comercios y las grandes superficies son muy dispares. Abundando en ello, las grandes superficies ya han anunciado, y están aplicando de hecho, grandes descuentos. ¿Piensan hacer algo al respecto?

Desde aquí le pedimos, ministra, que aprueben y concreten con celeridad las medidas de protección y seguridad que deberán aplicar los comercios para poder reabrir. Se necesitan seguridad y, por supuesto, medidas que acompañen al sector, medidas que hemos reclamado por activa y por pasiva. Por favor, pongan fin a la lacra de la morosidad. Ministra, el grupo parlamentario que da apoyo a su Gobierno ha cambiado de actitud respecto a la Ley de la morosidad dependiendo de si estaba en el Gobierno o en la oposición. Espero que sus actuales compañeros de viaje les mantengan en los criterios de cuando estaban en la oposición.

¿Cuándo está previsto que se publique una normativa oficial sobre la apertura de los comercios, con una lista de FAQ, de preguntas frecuentes? En esas múltiples reuniones igual no se atreven a decírselo, pero...

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Disculpe, señor Capdevila, lleva diez minutos.

El señor CAPDEVILA I ESTEVE: Termino en dos frases.

¿Será mediante un solo texto normativo? ¿Será mediante orden o resolución de cada ministerio competente? ¿Tendrá tiempo suficiente el sector para prepararse ante las medidas establecidas? Actualmente, en el anexo II del Plan de transición hacia la nueva normalidad se habla de que solo podrán abrir, en la fase 0, los establecimientos comerciales con cita previa para la atención individual de los clientes. Por tanto, ¿podrán abrir todo tipo de comercios usando esta modalidad? Y en lo relativo a la atención individual, ¿significa que por cada dependiente podrá entrar solo un cliente o que podrá atenderse solo a un cliente por establecimiento? Me quedan todavía muchas preguntas. Usaré el segundo turno.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Gracias, señor Capdevila.

Ahora tiene la palabra, por el Grupo Popular, la señora Moraleja. Tengo apuntado, señora Moraleja, que la avise cuando lleve cinco minutos.


Página 11




La señora MORALEJA GÓMEZ: O cuatro, si puede.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Lo que usted me diga.

La señora MORALEJA GÓMEZ: Para que no nos pase lo del otro día. Gracias

En primer lugar, quiero tener un recuerdo muy especial para las víctimas y sus familias en estos duros momentos y dar las gracias, en mayúsculas, a todo el personal sanitario que nos está cuidando.

Señora ministra, buenos días. Hoy ha venido aquí para dar cuenta de las medidas que se han tomado, que nos ha contado, y de las que no se han tomado desde su ministerio en estas circunstancias tan dramáticas que estamos viviendo todos los españoles durante esta pandemia. Supongo que usted es consciente de que bajo su ministerio están algunos de los sectores a los que más les ha afectado está crisis, los sectores industriales, el turismo y el comercio. Y también supongo que usted es consciente de que muchos trabajadores y sus familias dependen de que estos sectores salgan reforzados de esta crisis. Pues bien, a pesar de la importancia que todo esto supone, usted no está en la solución, no está en el comité de la desescalada y, por lo que ha dicho su compañera la ministra Ribera, siguen sin tener un plan; bueno, perdón, anteayer presentaron un plan, pero sin definir, sin pormenorizar y sin bajar a la arena. Esos sectores necesitan certidumbre y seguridad y, por desgracia, su Gobierno no ofrece ni una cosa ni la otra. El Grupo Parlamentario Popular desde el minuto uno del estado de alarma ha estado reunido y manteniendo contacto con todos los sectores, que nos han hecho llegar sus propuestas y sus demandas. Usted supongo que también las tiene. ¿Ha escuchado sus demandas, sus necesidades? ¿Qué va a hacer con todas y cada una de las propuestas? ¿Las va a aceptar, no las va a aceptar? ¿Les va a ayudar o no, señora ministra?

Usted también es consciente de las consecuencias económicas sobre el PIB y sobre el empleo que tendrá la crisis del coronavirus; supondrá un shock de enormes dimensiones. En este contexto, la industria española ha sido y es una parte activa del esfuerzo colectivo que la sociedad está realizando para ayudar a superar esta enfermedad y está siendo a su vez, de forma directa y por su efecto inducido en el sector servicios, el activo más sólido para mantener la actividad económica.

No le voy a recordar, porque usted ya lo sabe, que la industria productiva española genera el 13 % del PIB y el 30 % del empleo, pero eso ya lo sabe, como también sabe lo que supone, dentro del sector industrial, el sector de automoción. Pero es que, además, es el primer sector exportador y, por tanto, sin ningún género de dudas, es una pieza clave de la economía española, creador de riqueza y de empleo en todo el territorio nacional con sus diecisiete factorías y sus fábricas en diez comunidades autónomas. Sin embargo, ha sido el más penalizado por la actual crisis de los sectores industriales, tanto desde el punto de vista industrial como desde el punto de vista comercial. Toda la cadena industrial ha parado su actividad, incluso antes de la declaración del estado de alarma, y los concesionaros se vieron obligados a hacerlo después del real decreto del estado de alarma y aún continúan cerrados. Más de 350 000 trabajadores han tenido que acogerse a expedientes de regulación de empleo, la mayor parte por fuerza mayor. En resumen, el sector de automoción ofrece una triple ventaja en esta crisis: su capacidad tractora sobre otros actores -usted sabe que un empleo de automoción genera 7,5 empleos en otras actividades-, su capacidad de generar retornos a las ayudas que se conceden y, por último, su necesidad para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones y eficiencia energética. Además, añadirle y remarcarle que se trata de un sector -como usted sabe- que es de una recuperación bastante compleja.

Por todo ello, y ante esa dificilísima situación en la que se encuentran los sectores, nosotros queríamos plantearles las siguientes preguntas. ¿Se plantea el Gobierno aprobar un plan de apoyo específico para la automoción y no incluirlo en programas horizontales, sí o no? ¿Se plantea el Gobierno aprobar un plan de impulso a la demanda consensuada con el sector y no como anunció el otro día el ministro Ábalos? ¿Tiene previsto el Gobierno acometer medidas para impulso de la inversión? ¿Tiene previsto el Gobierno ampliar la duración de los ERTE por fuerza mayor? ¿En qué fecha concreta podrán abrir los concesionarios? ¿Seguirán requisando el material sanitario que las empresas necesitan para reanudar su actividad, sí o no?

Señora ministra, ¿cómo van a rebajar la factura eléctrica que lastra la competitividad de nuestra industria? ¿Apuesta al Gobierno por un impuesto de matriculación ligado al uso y no a la adquisición? ¿Contempla el proceso de desescalada anunciado por el Gobierno alguna medida que garantice la viabilidad y aporte seguridad a las empresas del sector industrial?

Señora ministra, usted ha hablado aquí de comercio, pero siempre le han prestado muy poca atención. ¿Usted cree que con el proceso de desescalada que ustedes han diseñado unilateralmente el comercio minorista puede afrontar el futuro con seguridad? ¿Tiene un plan para los comercios, las peluquerías y


Página 12




para tantos y tantos autónomos de este país que quieren volver a abrir sus persianas después de esta crisis, sí o no, señora ministra?

Y, señora ministra, ¿cuál fue su papel en el Real Decreto-ley 10/2020, que no se publicó hasta el domingo 29 de marzo a las 11:36 de la noche? Pues ese domingo, señora ministra, usted tiene que saber que todas las empresas estaban trabajando y pendientes de lo que ustedes decían. No sabían si podían ir a trabajar o no. Los turnos de las fábricas que empezaban a las diez de la noche no sabían qué tenían que hacer y todos los departamentos de recursos humanos de este país estaban trabajando a las doce de la noche de ese domingo. ¿A usted le parece normal? Siento decirle que, la verdad, es una vergüenza todo lo que se ha hecho hasta ahora y cómo se ha hecho, con esa improvisación, con esa falta de rigor y trabajo previo. Desde su ministerio después tuvieron que sacar notas informativas, que encima no aclararon nada, y fueron las comunidades autónomas, aquellas que no tienen el mando único, las que tuvieron que decir qué empresas abrían y qué empresas no.

Señora ministra, la industria y el comercio esperan respuestas a todas estas preguntas; respuestas, soluciones y acción urgente. Y, por cierto, señora ministra, las normas UNE usted dijo que eran dos; yo tengo aquí apuntadas tres, y quiero preguntarle ¿cuál es el índice de eficacia filtrante bacteriana de esas mascarillas? Porque esas normas no lo aclaran.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Le iba a decir que le quedaban cuatro minutos.

A continuación, también por el Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra el señor Almodóbar.

El señor ALMODÓBAR BARCELÓ: ¿Cuánto tiempo me queda?

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Cuatro minutos justos.

La señora MORALEJA GÓMEZ: No, cuatro hice yo.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Disculpe, señora Moraleja. Ha hecho seis usted; le daré un minuto relajado a su compañero.

El señor ALMODÓBAR BARCELÓ: Muchas gracias, señora presidenta.

Permítanme, en primer lugar, sumarme también a las palabras de condolencia hacia los familiares de las personas fallecidas en las últimas semanas y expresar mi deseo de una pronta recuperación a los enfermos y mi reconocimiento y agradecimiento a todas las personas que durante estas semanas se están dejando la piel para cuidarnos y protegernos a todos.

Señora ministra, nosotros hoy venimos aquí a por respuestas, respuestas necesarias y urgentes, respuestas para un sector tan importante para el conjunto de nuestro país como es el turismo -para nuestros destinos, para nuestras empresas de alojamiento, agencias de viajes, transporte, cultura, deporte, comercio, hostelería, parques de atracciones, campos de golf y la gran y variadísima oferta complementaria que tenemos-, y respuestas también para los miles de trabajadores a los que tienen en vilo. El día 31 de marzo anunciaba usted que el Gobierno trabajaba en un plan de estímulo para el turismo. Le pregunto: ¿Ya lo tienen o tenemos que seguir esperando?

Señora ministra, discúlpeme, pero después de todas las alertas que han ido lanzando organismos internacionales le tengo que preguntar también -porque da la sensación de que no escuchan, bien porque no tienen plan o bien porque no saben-: ¿de qué les sirven entonces tantas reuniones como mencionaba? Señora ministra, la improvisación, la falta de ideas y las mentiras del Gobierno durante la crisis no contribuyen en nada a la imagen de España. La ministra de Trabajo destapó la caja de los truenos afirmando que el turismo no abriría hasta final de año. ¿Considera que esto traslada certidumbre al sector? Dijo usted hace unas semanas en una rueda de prensa que las necesidades del turismo estaban ya satisfechas con las medidas impulsadas por el Gobierno. ¿De verdad, señora ministra, cuando usted lo afirma realmente se lo cree?

Ayer en el Pleno afirmaba usted que le sorprendía nuestro desconocimiento porque habían puesto en marcha una campaña de promoción. Sí, un vídeo que lanzaron en redes sociales el día 13 de abril. Eso no es una campaña de promoción. ¿De verdad considera usted que eso es una campaña de promoción, señor ministra? ¿Es eso todo lo que es capaz de hacer en estos momentos el país más competitivo del mundo, el segundo en recepción de turistas e ingresos? ¿Eso es todo lo que es capaz de hacer Turespaña? Mire, señora ministra, si ya de por sí existía preocupación por el rumbo o más bien la deriva que llevan ustedes,


Página 13




el plan que presentó el presidente del Gobierno el martes es el exponente de su fracaso. Por cierto, volviendo al Pleno de ayer, afirmaba usted también que el plan de desescalada había sido coordinado con los sectores económicos. Falso. ¿Con quién lo han coordinado? O les han engañado, o les están mintiendo, o las dos cosas. ¿Es que no oyen el clamor general que hay contra el plan desde la misma presentación del presidente del Gobierno? ¿Ve usted normal, señora Maroto, que hagan abrir con restricciones de aforo y obligando a las empresas a incorporar al cien por cien de los trabajadores? ¿Cómo van a pagar las nóminas esas empresas? Le pedimos desde el Partido Popular que paguen los ERTE, que permitan prorrogar esos mismos ERTE más allá del estado de alarma y que tengan cierta flexibilidad.

El turismo es el movimiento de personas, se basa en eso. Si no hay personas en movimiento, no hay turismo. ¿No considera usted que es inadecuada la apertura temprana de establecimientos turísticos de alojamiento fijada en la fase 1 mientras mantienen la prohibición de los desplazamientos interprovinciales hasta la fase 4, seis semanas más tarde? ¿Acaso cree usted que las empresas con esas condiciones van a querer abrir? Ayer nos acusaba a nosotros de no estar bien informados. ¿Lo están ustedes, señora Maroto? Porque es todo un disparate. ¿Sabe usted que el plan que han presentado permite hacer surf un mes antes de que puedan abrir las playas? ¿Qué van a vender las agencias mientras no haya libertad de movimientos y las fronteras estén cerradas? ¿Sabe usted cómo funciona un hotel, un comercio, una cafetería o un restaurante? ¿Sabe usted el enorme esfuerzo que supone poner en marcha un hotel después del parón? Tendrán las empresas que acometer reformas y adaptar sus establecimientos. Dudas, señora ministra, muchísimas dudas. ¿Es usted consciente de la lamentable imagen exterior que dará España cuando el Gobierno permite abrir sus hoteles y a sus empresas turísticas pero estas no quieren hacerlo?

Mire, ministra, hacer un vídeo está bien para generar vínculos emocionales con visitantes, con profesionales, pero les pedimos que pongan en marcha un plan especial de protección al turismo español, que incluyan a las entidades locales para que puedan ayudar en la reactivación del turismo. Usted afirmó en una entrevista publicada el día 12 de abril que el sector turístico debía tener ayudas suficientes para aguantar más tiempo que otros sectores. Hable usted de ayudas, ¿cuáles son? El sector va a poner mucho de su parte -se lo aseguro-, pero necesita que ustedes pongan de la suya: exenciones fiscales, liquidez, microcréditos para las pequeñas empresas que no pueden acceder al ICO y, por supuesto, garantizar la seguridad de un destino tan importante como es España.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Muchas gracias, señor Almodóbar, se ha ajustado perfectamente al tiempo. Se lo agradezco. (La señora Moraleja Gómez pronuncia palabras que no se perciben). Por eso lo digo. Le han sobrado veinte segundos; perfectamente adaptado.

Ahora, por el Grupo Parlamentario VOX, tiene la palabra el señor Figaredo. Entiendo que se reparten también la intervención.

El señor FIGAREDO ÁLVAREZ-SALA: Muchísimas gracias.

Muchísimas gracias, señora ministra, por su comparecencia.

Antes de empezar, por supuesto, me sumo a todas las condolencias para los afectados, víctimas y familiares, de esta pandemia, y le adelanto, señora ministra, que la considero a usted una persona con un gran sentido común. Creo que usted es, dentro del Gobierno, de los perfiles más conciliadores, más cercanos y también más comprensivos. Por eso, voy a solicitarle hoy aquí, y creo que en conjunto con todos los miembros de esta Comisión, su ayuda. Al margen de unas consideraciones previas que voy a hacer respecto a su intervención, le voy a plantear unas peticiones para que usted las lleve al Consejo de Ministros.

Señora ministra, respecto a su intervención, habla usted de la colaboración público-privada con determinadas empresas y, en concreto, cita al Grupo Mondragón, cita a Seat y cita a Hersill. Primero, algunos de los respiradores que estas empresas están produciendo son directamente no invasivos, lo cual los hace poco útiles para pacientes graves del coronavirus; otros de ellos no tienen tomas de conexión a fuentes externas de oxígeno y de aire, por lo que son meros ventiladores, lo que de nuevo los hace poco útiles para pacientes graves del COVID. Por tanto, todo el bombo y platillo que ustedes les dan tiene pinta de ser una mera campaña publicitaria. La realidad es que los respiradores necesarios son casi todos importados y los que se están produciendo en España no se han incrementado a un nivel sustancial. Por tanto, es importante que usted subraye esto y que ustedes, en sus campañas publicitarias, lo subrayen también.

La segunda cuestión, también respecto de su intervención, es: ¿Este trato o esta colaboración con el Grupo Mondragón -y esto se lo hemos planteado en las comisiones con preguntas parlamentarias- cuánto nos ha costado a todos los españoles? ¿Por qué al Grupo Mondragón, que no tiene experiencia


Página 14




en la producción de este material sanitario, le montan una línea de producción ad hoc? ¿Por qué? ¿Tiene esto algo que ver con el PNV? A muchos españoles se nos despierta esta duda.

Por otro lado, es dantesco que usted mencione directamente la relación con la República Popular China, que ha sido lo más opaco en todos los términos posibles, tanto en la pandemia como en el comercio internacional. Hasta aquí, respecto a su intervención. Ahora me referiré a la ayuda que le pido.

Señora ministra, la crisis económica en la que nos vemos sumidos la ha provocado el Gobierno con sus medidas, no la ha provocado el COVID en sí. El COVID ataca la salud, pero lo que ataca la economía es el parón estricto y draconiano que ustedes han impuesto. Este parón está hundiendo a muchísimas empresas en España y es fundamental que ustedes garanticen la supervivencia de esas empresas. Piénsenlo, señora ministra: en el peor momento de la crisis del año 2008-2009 cayó el PIB un 3,8 %. Eso produjo una ola de paro, alcanzando hasta un 25 % o 26 % del paro total sobre toda la población de España, un 55 % de paro juvenil. Ahora estamos con una caída del PIB, según el Banco de España, de un 13 %. ¿Cómo va a ser la ola de paro que va a generar esta caída del PIB? Prevéanlo y tomen medidas.

Aquí está la cuestión que es más esencial: necesitamos, señora ministra, que pelee con el Ministerio de Hacienda, que pelee con el Ministerio de Transición Ecológica, que pelee, en definitiva, con todo el Consejo de Ministros para que se adopten las medidas necesarias para salvaguardar la vida de las empresas españolas.

En cuanto a la liquidez, se ha hablado aquí mucho de los ICO. Señora ministra, ustedes prometieron 100 000 millones. Solo -dice usted- se han autorizado 40 000 millones. Esto es un 40 %. Solo están tramitándose -dice usted- 17 000; yo tenía 15 000 millones y, de estos, muchos de ellos no llegan. Estamos a fin de mes y muchísimas pequeñas y medianas empresas no van a ser capaces de pagar ni a sus trabajadores ni sus alquileres. VOX había propuesto una serie de medidas que ya han adoptado países como Canadá o como Dinamarca y que incluso Fedea ha recomendado, y ustedes hicieron caso omiso de nuestras medidas.

Voy abreviando, señora ministra. Las prórrogas a los pagos de los impuestos son fundamentales. En nuestro entorno están hablando de junio y ustedes hablan de mayo.

Señora ministra, es fundamental que se acepten los ERTE y que empiecen a pagarse. Muchos trabajadores que están admitidos en su ERTE no están cobrándolo. Esto es liquidez que sale del bolsillo de los españoles y hunde cada vez más la economía nacional. Por supuesto, estímulos al comercio en cuanto esto termine, al comercio, al gasto y al uso. Estamos aquí con el sector de la automoción, que se va a hundir en picado y que es un sector tractor de la economía española.

Por último, señora ministra, necesitamos que modere la voracidad fiscal que va a surgir necesariamente después de esta crisis.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Señor Figaredo, lleva cinco minutos.

El señor FIGAREDO ÁLVAREZ-SALA: Gracias.

Señora ministra, por favor, imponga la moderación y la sensatez.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Gracias.

A continuación, tiene la palabra su compañera, la señora Rueda.

La señora RUEDA PERELLÓ: Gracias.

Señora ministra, inició su intervención hablando de éxito y de eficacia en tiempo récord. El sector turístico está en grave peligro, con pérdidas de miles de millones de euros y de miles de puestos de trabajo, a los que se suma la desconfianza por la incertidumbre económica, agravada por la imagen de un Gobierno y de una España que parece nefasta en manos de este Gobierno.

Habla de éxito, pero permítame que, en nombre de muchos profesionales del turismo, le diga que faltan medidas y que, una vez más, el Gobierno llega tarde y mal. Ningún sector económico puede resistir sin facturar. A la inestabilidad, incertidumbre y falta de liquidez se les suman las desacertadas declaraciones del vicepresidente Iglesias, que siendo socio del actual Gobierno, aseguró en una entrevista que España debería reducir su peso en el sector turístico, ¡en el sector turístico!, actividad clave en la economía española y que emplea a millones de españoles. ¿Qué quiere?, ¿llevarnos a la cartilla de racionamiento? Estas declaraciones, más las del ministro de Consumo, las de las ministras de Trabajo y Hacienda y las del presidente Sánchez no favorecen a los negocios que necesitan desarrollarse con libertad. (El señor presidente ocupa la Presidencia).


Página 15




La prohibición de realizar despidos, la obligación de pagar salarios independientemente de la actividad, la inflexibilidad de los ERTE y la hostilidad hacia las empresas empobrecen a una población que dependerá de ayudas estatales, lo que aumentará su poder. Este Gobierno parece no tener nada claro, excepto que se deben pagar impuestos aunque no haya ingresos y que se va a subir los impuestos. Cargan en las empresas, en los autónomos y en los particulares obligaciones, dificultan la actividad de un sector que ha demostrado durante esta crisis su profesionalidad y solidaridad y al que se le pide un nuevo esfuerzo porque va a tener que garantizar la seguridad de clientes y trabajadores. Lo dijimos: cierren fronteras, y nos llamaron xenófobos. Les preguntamos en febrero sobre medidas para cerrar aeropuertos, como el aeropuerto de Málaga, y ni siquiera contestaron a esas preguntas. Hoy conocemos la noticia: La patronal del turismo arremete contra el plan de desescalada de Sánchez, con pérdidas de 92 000 millones de euros, y pide test masivos para potenciar una imagen de seguridad.

Sánchez, en la presentación de dicho plan, afirmó que España no seguiría el itinerario de otros países y que sí, que han fijado un calendario de reactivación; una lástima, porque el sector lo demanda y porque a muchos países les va mucho mejor que al nuestro. Una vez más, diseñan un plan sin hitos claros, una desescalada que dejan en manos de cada provincia y que, según Sánchez, dependerá de la responsabilidad de cada uno. ¿Y la responsabilidad del Gobierno? Cerca de 24 000 muertos oficiales, casi 30 000 sanitarios contagiados, falta de material de protección, compra de material defectuoso, encargos a empresas amigas, el sector en quiebra y el señor Sánchez dice que la responsabilidad es de cada uno.

El sector turístico, clave para nuestra economía, empresas, pymes y autónomos que emplean y que se autoemplean, establecimientos hoteleros, agencias de viajes, museos, comercios, guías, taxistas, limpiadoras, camareros, cocineros, recepcionistas, ¿qué se hace por ellos? ¿Planes de impulso?, ¿estabilidad?, ¿seguridad?, ¿aplazamiento de pagos?, ¿suspensión de impuestos?, ¿liquidez?, ¿acuerdos con los principales países emisores de turistas? Escuchen a los profesionales y actúen. No los abandonen. Austria estudia ya abrir fronteras con Alemania para recibir turistas, y aquí no sabemos cuándo se abrirá y cómo. Mientras España duerme, Portugal lanza un plan limpio y seguro como sello de calidad gratuito desde el 24 de abril. Todo el sector demanda que el Gobierno central tome medidas y aún no saben nada, cuándo llegarán y cómo. ¿Contemplan la bajada de impuestos de suministros como el agua, la luz y el gas? Necesitamos, por favor, medidas útiles para el turismo, porque tenemos que continuar siendo líderes a nivel mundial.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Por diez minutos, tiene la palabra don Isidro Martínez Oblanca, del Grupo Mixto.

El señor MARTÍNEZ OBLANCA: Muchas gracias, señor presidente.

Buenos días, señora ministra de Industria, Comercio y Turismo. La emergencia sanitaria que nos asola y que, estado de alarma mediante, mantiene confinados en las últimas siete semanas a los españoles, ha tenido y tendrá graves consecuencias para las materias de las que es usted responsable dentro del Gobierno de Pedro Sánchez. En el increíblemente lejanísimo miércoles 19 de febrero compareció usted ante esta misma Comisión y nos dio a conocer, durante una sesión que duró cuatro horas, la política que pretendía desarrollar durante esta XIV Legislatura. Ni qué decir tiene que el terrible efecto de la pandemia del coronavirus ha reconvertido en filfa el contenido de aquel Diario de Sesiones.

Señora Maroto, no me quedó claro. ¿Cuál es hoy la gran prioridad de su departamento? Más allá de la obligación principalísima de preservar la salud de los españoles, yo quiero suponer que el Gobierno y usted especialmente se volcarán en evitar la destrucción de puestos de trabajo. Sin embargo, cabe esperar lo peor, porque en el Gobierno de Sánchez, a las consecuencias del gravísimo problema del coronavirus, se suman las del fundamentalismo verde que ya campaba en la Moncloa con resultado fácil de vaticinar: en vez de desescalada, Sánchez nos conduce al descalabro industrial y del empleo en Asturias y en España. De la desescalada al descalabro. Con los campeones mundiales del ecologismo radical cerrando sin alternativas económicas las cuencas mineras y las centrales térmicas y colocando la tarifa eléctrica para nuestras electrointensivas a precios incompatibles con la competitividad de la producción, ¿en qué lugar queda para la ministra de Industria, Comercio y Turismo el objetivo de mantener los puestos de trabajo? A nosotros en Asturias nos parece que, con las competencias del ministerio en la mano, además de la salud, hoy lo prioritario es preservar el empleo industrial, clave en la economía de la región.

La supongo al corriente de lo que está pasando en ArcelorMittal, donde se anuncian despidos, un ERTE que afectará a toda la plantilla y la paralización de importantísimas inversiones. De llevarse a efecto, sería


Página 16




letal para la economía de Asturias, porque en torno a Arcelor trabajan muchísimas empresas auxiliares y gira una parte importantísima del PIB regional y de la economía de grandes comarcas de población. Pero no olvidemos que las advertencias sobre la situación de ArcelorMittal vienen de atrás, de antes del coronavirus, porque ya en diciembre, en plena carrera de Sánchez y Teresa Ribera para ser campeones de Europa de la política verde, la empresa paralizó inversiones, cerró líneas de acabado y apagó un horno alto. La industria de Asturias en 2019, señora ministra, perdió cinco mil puestos de trabajo. Si a Arcelor, en esta crisis de caída de pedidos de acero, en vez de recibir ayuda del Gobierno le mete otra estocada verde se irá, y entonces, señora ministra de Industria, apaga y vámonos.

Señorías, como aspiro a no enturbiar la cordial atmósfera de esta reunión, voy a dejar para otra ocasión las maniobras que en plena tragedia para los españoles, con decenas de miles de personas muriéndose por el COVID-19, tienen como escenario las colocaciones y recolocaciones con distinguidos miembros del Partido Socialista de por medio. Solo citaré que el señor Jordi Sevilla ha encontrado rápidamente acomodo en el mundo industrial después de pegar el portazo en Red Eléctrica Española tras enterarse de que Teresa Ribera quería colocar a la hija de un amigo, en una enésima injerencia de la vicepresidenta cuarta. Vaya episodio tan constructivo: en mitad del drama sanitario, hay quien encuentra espacio para lo que se ha dado en llamar puertas giratorias. ¡Qué edificante!

Señora Maroto, ¿y de lo que ha pasado con la antigua Alcoa qué nos puede decir el Gobierno? La crisis del coronavirus no justifica que ustedes hayan silenciado la reventa en la clandestinidad de las antiguas fábricas de Alcoa a otra empresa en un trueque engañoso que comenzó a gestarse a poco de venderse a Parter el pasado verano. Usted auspició aquella venta, señora ministra. ¿Qué puede decirnos ahora sobre tan oscuro asunto? ¿Qué esperanzas les puede dar a los trabajadores de sus plantas? ¿Qué papel juegan Cibeles Group y el invento del Grupo Industrial Riesgo, surgido de una antigua empresa familiar asaltada por fondos de inversión de pura y dura especulación? Anteayer, martes, la reunión para aclarar los pormenores de la venta de las plantas de Alcoa de La Coruña y Avilés a Parter se quedó en nada, profundizando en la opacidad que ha rodeado a un asunto, en el que su ministerio permanece en silencio como si no fuera la cosa con él. Y mientras tanto, se multiplica la angustia entre los trabajadores y en las poblaciones donde están asentadas las plantas.

De los aspectos industriales paso al turismo. Desde el 14 de marzo está cerrada la hostelería y desde el 26, los hoteles. Parece que las previsiones apuntan, desgraciadamente, a un importantísimo recorte de la actividad del sector turístico hasta final de año, es decir, nueve meses de parálisis que obligarán al cierre de más de 43 000 negocios de hostelería y un porcentaje no inferior al 15 % de los hoteles. En definitiva, previsiones catastróficas para el empleo, porque, lamentablemente, las decisiones del Gobierno para avanzar en el plan de desescalada son muy lesivas para todo el sector turístico, ya que promueven restricciones de funcionamiento inasumibles, que supondrán la puntilla para hoteles, restaurantes y bares, todos abocados al cierre. Son decisiones que, tras hacerse públicas, indignaron automáticamente a los afectados. Es el caso de la Confederación Nacional de Hostelería, que ha reaccionado contundentemente sobre la reducción del espacio de terrazas del orden del 60 % y se ha quejado también de la inconcreción de los ERTE y, como remate, ha denunciado las grandes dificultades de acceso a microcréditos para dar liquidez a los autónomos y pymes que abran sus negocios. Una vez más a lo largo de esta crisis el Gobierno no ha consultado con las comunidades autónomas ni con los interesados las medidas para la recuperación del turismo nacional. No sabemos de acuerdo alguno con los agentes económicos y sociales; tampoco con la oposición, pese a lo que ha dicho usted. Tal vez pueda aportar algo nuevo y en lo que la oposición merezca que se le consulte, aunque solamente sea a título de curiosidad.

Finalmente, no puedo dejar de referirme a algunos aspectos que también afectan a su ministerio en materia comercial y que están ligados a la absoluta falta de agilidad para abordar las carencias de materiales básicos en esta pandemia. Me entusiasmó que la industria del automóvil, caso de la Seat de Martorell, se pusiera manos a la obra para innovar y resolver la gran escasez de aparatos de ventilación mecánica para las UCI. Expreso mi admiración y mi gratitud por esta reconversión industrial en tiempo récord y por el increíble y gran trabajo, a pesar del Gobierno, para transformar el motor de un limpiaparabrisas en pieza clave de nuevos aparatos respiradores para tratar de salvar vidas. Con las mismas, señora ministra de Industria, Turismo y también Comercio, me parece lamentable que los empresarios innovadores y altruistas hayan sido sometidos a unas inexplicables pruebas burocráticas, casi siempre imposibles de superar, para acometer homologaciones y centralizar compras de equipos para salvar vidas. El desastre logístico de su Gobierno es lo que nos ha llevado a sucesivas prórrogas del estado de alarma por la carencia de materiales básicos para proteger la salud de los españoles. Además,


Página 17




no han ayudado ustedes a quienes querían avanzar en el autoabastecimiento. De ahí que cincuenta días después de la alarma, en España hoy carezcamos de test para realizar pruebas diagnósticas masivas que permitan precisar la dimensión de la pandemia entre la población, lo que nos abocará a una especie de ruleta para evitar un rebrote del contagio.

Señora ministra, concluyo. Discrepo del autocomplaciente análisis realizado por usted. Creo que el papel del ministerio en las medidas de autoabastecimiento de material sanitario del que España no disponía no fue precisamente un modelo de agilidad. Citaba usted el caso de la empresa de Móstoles. ¿Piensa usted que se puede considerar una respuesta ágil poner en marcha la producción de respiradores tres semanas después de declarado el estado de alarma? ¿De verdad? ¿En plena pandemia y con la gente muriéndose, tres semanas para poner en marcha la producción de respiradores en una empresa ya constituida? Puesto que también cita el caso de SEAT, ¿por qué no nos detalla el tortuoso camino que la empresa tuvo que afrontar para superar la burocracia, incluida la homologación del equipo y la centralización de compras, que añadió quince días de retraso, justo en el periodo de mayor necesidad hospitalaria de equipos de ventilación mecánica?

Habló de mascarillas. Supongo que no ignora usted la lluvia de demandas del personal sanitario y de sus colegios profesionales y sindicatos tanto por la desprotección que ha llevado a España a ser el país del mundo con más sanitarios contagiados como por el fiasco de algunos productos que resultaron ser gato por liebre, inaceptable cuando hablamos en términos de salud. De los test ya lo dije antes, seguimos sin pruebas de diagnóstico. Señora Maroto, su ministerio ha rayado a la misma altura que el conjunto del Gobierno de Pedro Sánchez; antes de declararse oficialmente la pandemia, durante su desarrollo letal y me temo que en el día después no se pueden hacer las cosas peor.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: No ha llegado todavía la compañera de Ciudadanos. Saltamos turno y tiene la palabra, por Unidas Podemos, don Alberto Rodríguez Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Muchas gracias, señor presidente.

Muchas gracias, ministra, por el trabajo desarrollado que ha puesto sobre la mesa, sobre todo por lo que tiene que ver con la adaptación de la industria -una industria muy maltratada por décadas anteriores de política industrial, en muchos casos incluso hasta inexistente- para cubrir las necesidades de nuestro pueblo, de nuestra sociedad, y por haber contado, desde el diálogo, con diferentes actores de la sociedad civil, con la gente trabajadora, con empresarios que tienen el tejido productivo aquí, etcétera. También le doy las gracias por la disposición al diálogo en todo lo que ha tenido que ver con el turismo, un sector golpeado, y en todo lo que tiene que ver con las personas vulnerables, a las que el sector turístico ha brindado espacio para dar cobertura en políticas de servicios sociales y demás. Desde aquí, desde mi caso particular y desde nuestro grupo parlamentario, quiero agradecer este trabajo y esta disposición siempre al diálogo. Por supuesto, también quiero sumarme a las condolencias que el resto de grupos parlamentarios han expresado. Creo que esto es algo transversal a cualquier persona en nuestro país y, por supuesto, a cualquier representante público de esta Cámara.

Entrando un poco en materia, en lo que tiene que ver con la industria, no hace falta que recalque que la industria representa, como ya sabemos, el 14 % de nuestro producto interior bruto y el 11 % del empleo. Desgraciadamente, estamos muy lejos de ese 20 % del producto interior bruto que marcaba la Unión Europea como objetivo para este año 2020. Esto no es una cuestión de corto plazo ni mucho menos, el que diga esto está cargado de cinismo; esto es algo que tiene que ver con políticas industriales de muchísimo tiempo atrás, con políticas de ninguneo total y absoluto a la industria -tanto es así que ha habido Gobiernos que ni siquiera han tenido Ministerio de Industria- y con una permisividad sangrante a la deslocalización en los últimos años.

La llegada del virus y la consecuente crisis han evidenciado dos cosas clarísimas sobre las que llevábamos tiempo predicando en el desierto. Por desgracia, esta crisis ha venido a darnos un golpetazo en la cara y a demostrarnos que era real. La primera es que el empleo industrial aguanta muchísimo mejor los embates y las crisis que cualquier otro. Hemos visto que ha caído, por supuesto -como no puede ser otra manera, esto es una debacle económica-, pero no tiene comparación con la caída del sector servicios o del sector turístico. Tenemos que tener claro, como país, que a menos industria más fragilidad y, en consecuencia, a más fragilidad económica más precariedad, más paro y más desempleo. Si no nos grabamos esto a fuego, estaremos cometiendo un error a futuro que nuestro país y la gente trabajadora de nuestro país no se pueden permitir.


Página 18




La segunda de las evidencias que deja la llegada de esta crisis, con la foto que tenemos del sector industrial, es que no tener industria implica renunciar a nuestra soberanía como país, implica renunciar a la capacidad de tomar decisiones sobre los asuntos que nos afectan, porque cuando queremos implementar equis políticas para lo que sea, vemos que no tenemos la capacidad de construirlas, la capacidad de fabricarlas, porque tenemos la industria deslocalizada y tenemos una enorme dependencia del exterior. Eso hace que tengamos después problemas para garantizar los derechos de nuestra población -como hemos visto últimamente a raíz de esta crisis- y para garantizar también su salud. Repito, esto es algo que, por supuesto, no tiene que ver con el corto plazo, tiene que ver con políticas industriales de las últimas décadas. El camino para garantizar la producción estatal de productos de primera necesidad para nuestra economía es el adecuado para que avancemos en soberanía y para que nuestro tejido económico sea más seguro, se genere mucho más empleo en nuestro país y de muchísima mayor calidad.

Cómo afrontar, desde nuestro punto de vista, esta reconstrucción de la que hablamos y que tan necesaria es a los ojos de cualquiera. Creo que se basa en diversificar la economía. El enorme peso del sector servicios y del sector turístico en nuestra economía -y de la construcción también- ha hecho que cuando vienen estos vaivenes, cuando viene una crisis, cuando viene un golpe de estas características, a nosotros nos golpee con más virulencia que a otros países de nuestro entorno, en los que, por ejemplo, la industria tiene un peso muchísimo más grande en el producto interior bruto. ¿Qué significa diversificar la economía? Pues hacer inversiones estratégicas para, entre otras cosas, subirnos al carro de la digitalización y la robotización, que ya están aquí y que plantean muchísimos debates, retos y desafíos. Ya lo hemos dicho muchas veces aquí y entiendo que estas competencias son transversales a muchas áreas del Gobierno; es normal y lógico, pero esto pasa siempre con su ministerio y no por ello voy a dejar de ponerlo sobre la mesa en esta comparecencia. Eso se tiene que hacer desde la inversión pública y desde esa sinergia entre la economía pública y la economía privada, sin lugar a dudas. Esto pasa por investigación, innovación y desarrollo. Tenemos talento a raudales, sin ningún tipo de duda, tenemos infraestructuras potentes, tenemos seguridad jurídica. Vamos a intentar evitar que este talento salga al exterior buscando esa receptividad que no encuentra en nuestro país. Son fundamentales las llamadas tecnologías facilitadoras esenciales, todo lo que tiene que ver con nanotecnología, biotecnología, fotónica, materiales avanzados, etcétera. Creemos que nuestro país se puede poner a la vanguardia de todo esto y no solo le iría mejor al conjunto de la sociedad, sino también generaría muchísimo empleo y empleo de calidad. Es fundamental también todo lo que tiene que ver con la industria del software, videojuegos y demás y, por supuesto -ya lo hablamos aquí en esta misma sala en la comparecencia del comisario europeo del sector-, todo lo que tiene que ver con la gestión de datos, que lo llaman el petróleo del siglo XXI. Es una barbaridad que esto esté ahora mismo mayoritariamente en manos privadas en el caso de nuestro país. Asimismo, son fundamentales la transición energética, basada en renovables y en una mayor eficiencia, aunque no tiene que ser solo en la industria, sino también en el turismo. Ya hablaré después un poco del turismo, pero qué mejor momento -y ya acabo, señor presidente- para acometer una adaptación de la planta alojativa a las energías renovables y a una mayor eficiencia energética que ahora, cuando tenemos el sector paralizado, y transición energética no significa implantar solo estas energías, implica desarrollarlas aquí, fabricarlas aquí e investigar aquí.

Dos cosas para acabar. Hay que establecer criterios claros y taxativos en dos vías. La primera, excluir de cualquier tipo de ayuda pública a las empresas que no paguen los impuestos aquí, como ya se ha propuesto en otros países europeos; si tan amigos son de irse fuera, a paraísos fiscales a no pagar impuestos, a no pagar nuestra sanidad y nuestra educación, que vayan a los paraísos fiscales a pedir ayuda, si quieren. Y la segunda, claramente, impedir la deslocalización de las industrias que reciban aunque sea un solo euro de dinero público.

Y para finalizar, quiero trasmitirle el malestar y la inquietud que hay en la plantilla de Alcoa en lo que tiene que ver con el seguimiento del proceso de compraventa, así como en Duro Felguera, que plantea un ERTE del 64 % de la plantilla, y en ArcelorMittal, que ha paralizado inversiones y la plantilla teme, porque así ha amenazado, que vaya a suponer un despido masivo.

Muchas gracias. Usaré el turno de réplica para hablar de las medidas con respecto al turismo.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Por el Grupo Plural, tiene la palabra la Señora Cañadell Salvia.


Página 19




La señora CAÑADELL SALVIA: Gràcies, president. Buenos días, señora ministra.

Estamos preocupados por la situación que estamos viviendo y las consecuencias que se derivan de ella. En nuestra opinión, la centralización de las competencias no ha sido la mejor de las soluciones, ya que esto nos ha impedido poder gestionar de forma directa en el territorio. Son unos momentos de gran incertidumbre: empresas con falta de liquidez o sin ella, subida histórica del número de parados, ERTE por fuerza mayor debido al estado de alarma. ¿Está trabajando el Gobierno con la posibilidad de ampliar los plazos una vez finalizado el estado de alarma? Nos imaginamos que después vendrán los ERTE por reducción en la producción, y nos preocupa que muchos terminen en ERE. Señora ministra, pedimos soluciones respecto a los obstáculos que se están produciendo sobre las ayudas a las empresas. Los ICO no resuelven de forma efectiva los problemas, y no se está poniendo fácil a las empresas que están solicitando un préstamo. Se ha vendido la financiación ICO como ayudas para todos, pero las empresas que no superan el análisis de riesgos de la entidad bancaria no pueden acceder a él. ¿Cómo se puede gestionar la necesidad de financiación de empresas pequeñas o que estaban en fase de consolidación y que aún no habían tenido beneficios, si no tienen ningún instrumento real? En cuanto a los instrumentos de liquidez para las pymes y posibles ayudas a fondo perdido, si la finalidad es proporcionar liquidez al sistema empresarial se deberían haber tomado medidas directas a tal fin, sin incrementar el endeudamiento de las empresas o aminorar su capitalización, como subvenciones a fondo perdido, condonación de impuestos o cuotas de la Seguridad Social. Muchas empresas no podrán o no querrán endeudarse, y esto favorecerá los concursos de acreedores, los cierres y el incremento del paro.

Con referencia las empresas tecnológicas, ¿qué medidas se tomarán para promocionar la competitividad industrial y, más concretamente, en el sector de la innovación? En relación con el cambio del modelo productivo y el apoyo de las empresas tecnológicas, ¿qué políticas, calendarios y presupuestos se contemplan? La reapertura de las industrias es necesaria. El Gobierno debe asegurar la reapertura de las industrias sea cual sea su dimensión, forman parte de la cadena de valor de los sectores, son necesarias para seguir siendo competitivos. Se necesitan medidas de apoyo a sectores concretos, como el de la automoción. Nos gustaría saber si está trabajando en medidas para estimular la demanda y sí se seguirá con los planes de hacer la transición hacia vehículos más eficientes. ¿Está previsto trabajar con medidas de apoyo al sector textil, al sector del mueble, al turismo y a la industria alimentaria unida al Canal Horeca? En cuanto a las empresas de instaladores, el 80 % de estas empresas en Cataluña se declaran en estado de fallida. Su facturación es baja y a más del 75 %, según la Orden 340/2020, no se les permite trabajar. ¿Cuándo tiene previsto el Gobierno permitir que estas empresas puedan volver a su actividad?

Sobre material de protección para evitar el contagio, ¿tiene el ministerio previsto elaborar un protocolo para las empresas que quieran realizar test a sus trabajadores? Muchas empresas se preguntan qué tipo de test pueden utilizar o cómo hacerlos. ¿Se puede trabajar con laboratorios del ámbito privado? ¿El ministerio contempla la posibilidad de dar ayudas a la fabricación, también para la renovación de empresas con tal fin, de materiales necesarios en la lucha contra el COVID-19, como han hecho otros países, por ejemplo, Alemania?

La situación del sector del comercio es preocupante. Es muy importante poder realizar el proceso de desescalada desde Cataluña, y, si no es posible porque el Gobierno no lo autoriza, necesitamos tener información con antelación para organizarnos. Solicitamos más medidas para la liquidez de las empresas y de los autónomos, que sean ayudas directas y más ágiles para la pequeña empresa. ¿Y qué decir sobre el sector del turismo? Se necesitan protocolos de seguridad, desconfinamiento. Será un error grave, a nuestro entender, que tengamos que acatar las decisiones impuestas desde Madrid. Creemos que tienen que ser decisiones consensuadas por todos, se tienen que escuchar nuestras aportaciones. Estos protocolos de desconfinamiento han de permitir iniciar la temporada turística y todos los servicios vinculados, siempre con las medidas de seguridad correspondientes; pensamos que no podemos pasar una temporada turística en blanco. En cuanto a ayudas directas al sector, en la actualidad no nos consta ninguna ayuda directa por parte del Gobierno español dirigida al mismo; hay medidas de liquidez, medidas en función de si se es autónomo o no, dependiendo de la facturación anual, pero ninguna directa. Solicitamos ayudas directas que complementen las ya ofrecidas por el Gobierno de Cataluña o por otros Gobiernos autonómicos. Solicitamos reducción de las tasas aeroportuarias de pasajeros. La Unión Europea tiene que establecer el sector turismo como prioritario en las acciones de recuperación económica. Y, sobre todo, la reducción del IVA en el turismo.

Para terminar, en el artículo 10 del Real Decreto 463/2020 se limitan algunas actividades económicas que se podían ejercer, entre ellas las ITV, es decir, desde el día 18 de marzo permanecen cerradas todas


Página 20




las estaciones de ITV del Estado, habiéndose dejado de hacer hasta este momento varios millones de inspecciones -solo en Cataluña unas 600 000-, sin conocerse cuándo se restablecerá esta actividad. ¿Cuándo planean que se restablezca?

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Por el Grupo Euskal Herria Bildu tiene la palabra la señora Pozueta.

La señora POZUETA FERNÁNDEZ: Gracias, señor presidente.

Señora ministra, el mapa industrial del Estado necesita una revisión y una reflexión profunda. En la globalización neoliberal en la que nos encontramos inmersos, nuestras empresas están constantemente amenazadas por dumpings y presiones que en la práctica suponen un empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores y las trabajadoras: menos plantilla, más carga de trabajo, condiciones más duras. Ahora, que por fin empiezan a hablar de republificación o nacionalización, ¿no cree el Estado que la industria es y debe ser piedra angular de cualquier modelo de sociedad mínimamente avanzada? No se ha planteado un proceso de republificación de sectores estratégicos y la industria lo es. Aquí se está hablando bastante sobre el sector de la automoción. En la Comunidad autónoma vasca y en Navarra existe un tejido industrial que ha ido perdiendo diversidad a favor de la instauración de grandes multinacionales del sector automovilístico, como Mercedes-Benz o Volkswagen, y el afianzamiento de un sector de la automoción que genera una red de medianas y pequeñas empresas y una gran dependencia. El movimiento de una ficha, como puede ser en este momento el COVID-19, puede generar un efecto dominó y traer grandes problemas, y eso nos tememos. La diversidad industrial, la capacidad de decisión en nuestros proyectos de futuro, como aporta, por ejemplo, el movimiento de cooperativas, es para tenerse en cuenta. Y aprovecho para informar al señor Figaredo, que al parecer no conoce la Corporación Mondragón, de que nadie la ha montado una línea para hacer mascarillas y que la máquina para hacerlas la ha fabricado el propio grupo. ¿Por qué lo está haciendo? Porque es el que está mejor preparado, y de eso también estamos orgullosos como representantes de Euskal Herria. Entendemos que para ustedes el modelo de las cooperativas no sea el mejor, sino el de las grandes empresas y el de las multinacionales, pero en Euskal Herria estamos muy orgullosos de nuestras cooperativas. Podríamos decir que para nosotros son un gran tesoro que tenemos que cuidar, y no dude de que seguiremos impulsándolas y cuidándolas.

Siguiendo con la cuestión, también queremos saber en qué condiciones están trabajando los trabajadores y trabajadoras en estas circunstancias. Nos lo preguntamos, pero la respuesta es fácil: muchas veces en condiciones precarias. Usted ha comentado que se han proporcionado EPI y los materiales necesarios para garantizar su seguridad, pero a día de hoy estamos viendo que no es así. No tienen EPI adecuados y no se puede garantizar la distancia social en el puesto de trabajo. Además, no hay una higiene continuada en los puestos de trabajo porque en los turnos ininterrumpidos de producción no hay tiempo para desinfectar, como el Ministerio de Sanidad recomienda, y es una realidad que estamos viviendo. La denuncia de los sindicatos ante los juzgados -lo hemos visto en el caso de Esukal Herria- e incluso la salida de los propios trabajadores, negándose a asumir la actividad productiva sin garantías de salud por falta de protección, ha conseguido que en estas últimas semanas, sobre todo en esta última, hayan mejorado estas condiciones, pero todavía queda mucho por mejorar. Faltan inspectores, algo que también llevamos diciendo desde el inicio. Lo venimos diciendo, pero ante esta falta de vigilancia poco pueden hacer unos trabajadores a los que se les obliga a vivir bajo la monstruosa espada de Damocles: tener que elegir entre salud o trabajo. Quiero recordar que el pasado martes, 28 de abril, se celebró el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, proclamado por la Organización Internacional del Trabajo. Este día busca promocionar el trabajo seguro, saludable y digno, un empleo digno y libre de riesgos que atenten contra la integridad y la calidad de la vida. En esta ocasión se tiene en cuenta la pandemia del COVID-19 y su repercusión en los trabajadores, y claramente afirma que las empresas son las responsables de dotar a sus trabajadores y trabajadoras de equipos de seguridad y de velar por el cumplimiento de la normativa para proteger y no contraer la enfermedad. Esto es lo que dice, pero tenemos que ver la realidad. ¿Realmente se está cumpliendo esto? Seguimos con celebraciones, aunque resulte paradójico ante la cruda realidad que tenemos. Mañana celebramos el Primero de Mayo. Los trabajadores y trabajadoras de la industria fueron parte fundamental en el desarrollo de esta sociedad. Ellos y ellas hicieron su esfuerzo en un mundo que prometía ser más próspero. Hoy nosotras y nosotros recogemos su testigo. Les acompañaremos en la pelea por una sociedad más justa y más igualitaria.

En cuanto al comercio, el pequeño comercio lleva años sumido en una crisis estructural y ahora el COVID-19 le ha llevado a la peor situación de la historia, una crisis sin precedentes que exige una


Página 21




respuesta sin precedentes también por parte de todas las instituciones. Resulta indispensable escuchar las necesidades de los comerciantes, de los hoteleros, de los profesionales del sector. Le he escuchado a usted decir que se ha puesto en contacto con todos estos sectores y que ha mantenido un diálogo. Sin embargo, leo y escucho en los medios de comunicación y su queja es que no se les escucha, que se están dando respuestas sin tener en cuenta sus demandas. Escúcheles, por favor. Son ellas y ellos los que hacen que nuestros pueblos y ciudades sean espacios más agradables para la vida, para las relaciones, quienes ayudan a dinamizar la estructuración social y dinamizan la economía. Resulta indispensable escuchar las necesidades de los comerciantes, los hoteleros y los profesionales del sector. Estos días lo estamos viendo: las carnicerías, las pescaderías, las fruterías, las panaderías, las librerías y las floristerías del barrio son las que nos han posibilitado estar abastecidas y cerca de casa, las que nos han posibilitado ver y hablar con nuestros vecinos, donde se recuerdan nuestros gustos y nuestras manías, que se agradece, y a las que agradecemos el buen trato que nos están dando trabajando día a día al pie del cañón. Tampoco nos olvidamos de las tiendas de ropa, de las zapaterías y de las peluquerías, que luchan por no cerrar. Vemos a partidos e instituciones preocupados por la economía, pero me parece que esa economía de la que se está hablando es la economía de unos pocos. Todos ellos también son economía -me refiero a los que he señalado antes-, son una parte muy importante, no lo olvidemos. Por eso, vemos necesario reconocer su labor social y plantear medidas que mitiguen su desastre. ¿Piensan hacer algo al respecto? Por ejemplo, retrasar las rebajas y ventas promocionales de los grandes comercios y marcas. ¿Piensan hacer esto? ¿Piensan evitar o limitar que las grandes marcas realicen ventas con altos descuentos, como ya han comenzado a hacer? ¿Piensan limitar plataformas como, por ejemplo, Amazon? En Francia ya lo han hecho, y es importante. Sería una auténtica irresponsabilidad que tanto el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo como las consejerías de las comunidades autónomas permitieran ventas, rebajas o descuentos especiales después de este confinamiento. Las necesidades del pequeño comercio son un clamor y necesita máxima protección en estos tiempos tan difíciles. Hay que recuperar la actividad comercial tradicional, comprar alimentos que se venden en los mercados, en los pequeños comercios en nuestros pueblos y en nuestras ciudades. Hay que priorizar la venta de productos autóctonos y adquirir alimentos saludables, para un consumo respetuoso también con el medio ambiente. Hay que priorizar el cuidado de las personas y el medio ambiente en nuestros ámbitos de consumo a favor del consumo local y, desde luego, la clave para el cambio está en las relaciones con la ciudadanía.

Por último, me voy a referir al turismo. Ayer decíamos que, tras cuarenta y cinco días de confinamiento y viendo que se inician los primeros pasos para la llamada desescalada, queremos recordar que lo que necesitamos no es una reconstrucción de orden social y económico como la que nos ha traído hasta aquí, sino una transformación profunda del modelo caduco actual, también en el ámbito del turismo. En el Estado español se ha propiciado un modelo de turismo en masa que no es bueno para nadie, aunque se diga lo contrario. Bueno, sí, es bueno para las grandes empresas. Se puede decir que es pan para hoy y hambre para mañana. Ocurrió en la llamada crisis del 2008 y el COVID nos ha traído la misma situación o peor. Pero tenemos posibilidad de corregir lo que hasta ahora se ha hecho mal. ¿Qué es lo que se ha hecho mal? Hemos perdido el espacio para la ciudadanía, el espacio para pasear y el espacio para jugar. Muchos pueblos y ciudades turísticas han perdido ese espacio, y podemos recuperarlo. Hasta ahora se ha llevado a cabo una política de récords: cada vez más y la próxima vez más y la próxima temporada más, guiada por criterios productivistas, en lugar de escuchar las necesidades de las personas que habitan los pueblos y las ciudades. Ha habido una subida de los alquileres que ha conllevado la pérdida del derecho a la vivienda. Los fondos y las multinacionales se han apropiado de los cascos antiguos de multitud de ciudades del Estado. Existe una gran precariedad en el sector y en los puestos de trabajo que genera, sobre todo en los relacionados con la hostelería. Podemos hablar de estos últimos por su llamativa temporalidad, abuso de horas de trabajo y sueldos bajos. Seguro que al escuchar esto nos vendrán a la cabeza las kellys, esclavitud legalizada.

El señor PRESIDENTE: Señora Pozueta, tenga la bondad de concluir.

La señora POZUETA FERNÁNDEZ: Estoy finalizando ya.

En 2017 Mariano Rajoy llegó a decir que el turismo iba a ser el motor que nos sacaría de la crisis. Pasar del ladrillo al modelo del turismo anterior es volver a decir pan para hoy y hambre para mañana o, mejor dicho, pan para hoy y hambre para hoy. No queríamos que las kellys trabajaran de este modo y no queremos que esta realidad se extienda a todo el sector. A nosotros y a nosotras nos preocupan mucho las condiciones de trabajo de camareros, kellys, limpiadoras, ayudantes de cocina, etcétera, más que las de los magnates del turismo y los propietarios de numerosos pisos turísticos. En Euskal Herria el sector...


Página 22




El señor PRESIDENTE: Debe terminar.

La señora POZUETA FERNÁNDEZ: Un minuto, ahora mismo.

El señor PRESIDENTE: Por favor, la última frase.

La señora POZUETA FERNÁNDEZ: La última frase es que planteamos reconstruir y transformar.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Pozueta.

Corresponde ahora el turno a la portavoz de Ciudadanos, doña María Carmen Martínez Granados. Pero me permitirá antes advertir a sus señorías, no con ánimo de boicotear su discurso, que seguro que será muy interesante, que ya nos han puesto el catering. Es relativamente escaso y, por tanto, recomiendo, en primer lugar, que se vaya escalonadamente y, en segundo lugar, que no haya fenómeno de acaparamiento.

La señora MARTÍNEZ GRANADOS: Muchísimas gracias.

Buenas tardes, señora ministra, gracias por su comparecencia. Aunque no he podido asistir a su intervención, tengo detrás un gran equipo de compañeros y técnicos que me han pasado unas notas por lo menos para no venir a ciegas.

En primer lugar, en su intervención ha comentado que están trabajando en la realización de informes, que están manteniendo reuniones con el sector y entiendo que también habrán tenido reuniones con los ministros de otros países para establecer medidas conjuntas o intercambiar información. Lo que sí es cierto es que desde Ciudadanos durante este tiempo de crisis siempre hemos mantenido la mano tendida, creemos que tenemos que sumar entre todos y eso no va a cambiar. Para eso estoy aquí: además de para pedirle información o preguntarle por ciertas cosas, para trasladarle también una serie de medidas que en el grupo hemos trabajado tanto en industria como en turismo, y dentro del turismo hemos incluido el comercio, porque está todo unido, sobre todo en este tiempo de crisis, cuando tantas empresas han tenido que cerrar y está la economía paralizada. Está todo unido: cuando empiecen a funcionar unos, volverán a funcionar los otros, y viceversa.

En primer lugar, quería decirle que nos parece que el Gobierno está actuando con cierta improvisación a la hora de tomar algunas medidas. ¿Por qué digo esto? Porque se han ido aprobando algunos reales decretos, unos tras otros, a veces contradiciendo las medidas que había en el anterior, a veces con poca claridad, y creemos que es necesario que centren, que planifiquen y que estructuren la salida de esta crisis, que no tiene precedentes. Es verdad que nos hemos encontrado con una crisis sobre la que no podemos ir a ningún libro de economía ni de sanidad, porque todo es nuevo tanto para el Gobierno como para los ciudadanos, pero también que vemos cierta improvisación a la hora de tomar medidas, y por eso le solicitamos aquí que en las materias que a usted le competen se establezca un plan, y que se establezca ya. Sabemos que en las conversaciones hay que tener en cuenta a los colectivos, que tienen que hablar con el sector, y nosotros también lo hemos hecho, pero necesitamos un plan ya, y de su intervención hoy no vemos de forma tangible que existan planes concretos que puedan ponerse en marcha ya. ¿Por qué digo esto? Porque si hay algo que influye en cualquier tipo de empresa, en las turísticas, en la industria y en los pequeños comercios, en cualquiera, es la incertidumbre, y en cuanto a las medidas adoptadas su anuncio y puesta en marcha a veces la crean. Por eso, le pedimos que planifiquen con tiempo, porque, aunque ya vamos tarde, todavía hay tiempo de reacción y necesitamos esos planes pronto.

Hemos visto un documento del Gobierno donde aparece explicado mediante un diagrama cómo se va a volver a esta nueva normalidad, como la ha llamado el Gobierno, en esa fase de desescalada. En referencia a las fronteras exteriores -creo que este documento también lo tendrán sus señorías-, permanecerán cerradas y después habrá una apertura progresiva y controlada. Una de las preguntas que tengo que hacerle es si este documento viene a decir que van a estar cerradas hasta octubre. ¿Esos son los límites máximos que el ministerio considera en sus planes? ¿Es algo que han determinado sabiendo que la evolución de la crisis marcará esa progresiva apertura? ¿Se plantean que sea para octubre esa apertura de fronteras? ¿Han tomado esta decisión en consenso con los otros ministros de la Unión Europea? ¿Hay acuerdo sobre ello? Por por mucho que ponga progresivo, ciertamente crea incertidumbre. El 70 % de la industria turística está si no al borde de la desaparición o la quiebra, al menos en peligro. ¿Por qué? Porque la industria del turismo comienza en el comercio, y el comercio está olvidado.

De las propuestas que han puesto sobre la mesa, en el cese de la actividad temporal, en los ERTE se han dado plazos demasiados cerrados e improvisados. ¿Con dos meses va a ser suficiente? Nosotros


Página 23




entendemos que no, lo mismo que el sector. La economía no va a ponerse en marcha el primer día de la desescalada. Como ustedes bien comentan desde el Gobierno, no saben de plazos, pero los ciudadanos tampoco saben de plazos y necesitan más margen. Es por eso que para el turismo, la industria y el comercio solicitamos que los ERTE sean flexibles y vayan ligados a la capacidad de reactivación del comercio. También se ha hablado de que se están poniendo en marcha planes de prevención y de seguridad sanitaria. ¿Los tienen ya los establecimientos que pueden abrir a partir de mayo? Ellos nos comunican que no saben qué hacer, que están estableciendo sus propios planes de seguridad. Nos parece que las medidas económicas tomadas para los comercios, que ya estaban debilitados por otra serie de motivos, son insuficientes. Va a ser muy complicado pasar de estar cerrados a ponerse en marcha. Necesitamos que se tomen medidas, pero de manera urgente. ¿Para qué? Para que desaparezca al máximo la incertidumbre y sepan que ellos también van a poder volver paulatinamente. ¿Por qué digo esto? Porque una ayuda por cese de actividad de 600, 700, 800 euros no hace que no tengan que seguir pagando las facturas de los proveedores, porque los plazos van venciendo, no hace que no tengan que pagar el alquiler o los préstamos que tengan pendientes. Es decir, esas ayudas que les están llegando son insuficientes, pero ellos quieren abrir y quieren hacerlo lo antes posible. La hostelería también está sufriendo, y para que tengamos un buen sector turístico restablecido tenemos que empezar por la pequeña hostelería, por la de barrio, la de los centros de las ciudades, la de los puertos, la de las zonas turísticas. ¿Por qué? Porque si esos pequeños no pueden abrir, ¿quién va a atender al turista cuando pueda llegar? Por eso creemos que la desescalada ha de tener en cuenta que necesitamos planes y que los necesitamos ya. Esta mañana he podido leer una declaraciones de la ministra Ribera. Yo estaba en el Congreso y no he podido hablar con nadie del sector, pero creo que les va a preocupar que la ministra, una de las vicepresidentas del Gobierno refiriéndose a la hostelería diga que el que no se sienta cómodo que no abra. No es cuestión de comodidad, sino de protección, de estabilidad, de planificación y de respaldo por parte del Gobierno. Este tipo de anuncios es lo que crea mayor incertidumbre, además de todos los problemas sanitarios que ya estamos teniendo.

En definitiva, creemos que falta ese plan. Nosotros sí hemos elaborado una serie de iniciativas para plantear en esta Comisión orientadas a la protección tanto de los trabajadores como de los clientes del sector turístico y el comercio mediante planes de prevención que tienen que llegar ya. Eso de que no se sepa si va a haber test para ir conociendo si el plan de desescalada funciona lleva a la gente a no tener confianza para volver a los establecimientos. Seamos sinceros, si no hay confianza en que el virus no está en las personas con las que compartimos el día a día, por mucha mascarilla que lleven, no van a poder volver. Así que solicitamos programas de protección para los trabajadores y para los clientes, y también esa flexibilización de los ERTE que le he comentado. El primer día no van a poder volver todos los trabajadores, y en hostelería muchísimo menos. Muchos de ellos no van a poder asumir esa apertura progresiva. Así que, por favor, que sea rápida la implementación de sus planes de protección, y así podrán ver cómo extrapolarlos o llevarlos a su sector.

Después, está la reactivación del sector turístico. Hablamos mucho del comercio, pero el sector turístico está salpicado de multitud de actividades, como pueden ser las tiendas de alquiler de bicicletas, los guías turísticos, o esos pequeños autónomos que son el tejido productivo de nuestro país y que cuando vuelven, regresan con cero ingresos. Por eso, solicitamos que exista una tarifa plana de autónomo que vaya enfocada a un pago reducido de 60 euros al mes, para que puedan reactivar sus comercios y sus proyectos empresariales y emprendedores poco a poco, así como que se bonifique también el 50 % de las cuotas empresariales de la Seguridad Social. Asimismo, planteamos que exista una exención de cuotas empresariales para las nuevas contrataciones, que estos pequeños autónomos cuando se reactive el turismo puedan desarrollar la actividad y que cuando necesiten contratar a gente tengan ciertas exenciones en temas de Seguridad Social.

En asuntos de más envergadura, como pueden ser los aeropuertos, creemos que tenemos que bonificar o reducir las tarifas aeroportuarias. El sector de la aviación está teniendo muchísimos problemas, ya sabemos que Iberia ha solicitado ayuda al Gobierno, pero creemos que hay que tomar otras medidas para que otras compañías que estaban establecidas aquí en nuestro territorio también puedan soportar estos meses de parálisis del mercado, como el aplazamiento de las tarifas aeroportuarias y suspender la creación del impuesto que grave el transporte aéreo, y sobre todo, estamos hablando de Baleares y Canarias. ¿Qué queremos? Que fluya, para que los turistas puedan fluir también de manera tranquila.

Son muchas más las medidas que hemos presentado y esperamos poderlas debatir. Lo que sí le digo es que desde Ciudadanos propusimos desde hace ya bastantes semanas estos pactos de la


Página 24




reconstrucción, que queremos que se tramiten con celeridad, porque el país y los ciudadanos lo necesitan. Además, queremos que dentro de esos planes de reconstrucción tenga mucha más importancia la industria -aunque no he podido entrar de lleno, hablaré de ella si puedo asistir a la réplica- y también el turismo porque es un gran pata de nuestra economía en España. Esperamos que tenga medidas específicas para que la reconstrucción sea planificada, estratégica y con tiempo.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Tiene la palabra, por el Grupo Vasco, la señora Idoia Sagastizabal Unzetabarrenetxea.

La señora SAGASTIZABAL UNZETABARRENETXEA: Gracias, presidente, y gracias también a todos los diputados por habernos cedido la palabra en el último momento, porque estábamos en otra Comisión.

Buenos días, ministra, bienvenida. No he podido escucharla, pero me han pasado un resumen y también unas pequeñas líneas por wasap que me han ido transmitiendo. El futuro de las pymes, de las empresas, de los profesionales, está en riesgo. A pesar de todas las ayudas que se han establecido, a mí me surge la misma pregunta: ¿cómo se van a abordar las necesidades, la reconversión, la reconstrucción, la formulación de todos estos sectores afectados por el COVID, si de entrada en ese plan de desescalada, y según los comentarios que están haciendo, no se cuenta con los principales actores económicos encargados de llevarla a cabo? Me estoy refiriendo a empresas, a autónomos e incluso a comunidades autónomas, porque ya están hablando de muchas deficiencias en el mismo. No cuentan -siento decirlo- con las autonomías ni con sus presidentes, ni tampoco con los partidos políticos, porque nos enteramos de las medidas cuando ya están implementadas, básicamente después del Consejo de Ministros. Apenas se nos consulta, o si se nos consulta es con unas horas de antelación y eso no es suficiente. Los galimatías normativos son una constante, y de ahí que luego asistamos a muchas aclaraciones y correcciones que, por otro lado, bienvenidas sean. Las improvisaciones, ministra, creo que han sido bastantes, no hay más que recordar algún boletín cerca de las doce de la noche o el cierre de la industria que competía a su ministerio. Esta decisión fue precipitada, a nuestro juicio, porque se podría haber realizado de otra manera, ya que ustedes conocen que la empresa o la industria en general no puede paralizar en veinticuatro horas; necesita una paralización programada, ordenada, para minimizar, sobre todo, los daños en la cadena de producción. Además, se podría haber adaptado esta decisión o el decreto a la singularidad de cada comunidad autónoma. Por tanto, volvemos a decir que es una decisión unilateral que no compartimos. Las medidas que se tomen creemos que se deben tomar sobre la base de la codecisión y por eso las soluciones han de ser diversas. El impacto económico es verdad que va a ser diferente y también su recuperación, sobre todo dependiendo del factor tejido productivo, y es que ese tejido productivo es muy diferente en las comunidades autónomas. Por eso, le vuelvo a repetir que las soluciones deberían ser diversas y adaptadas a las mismas. Estamos en una crisis cuyo origen también es la paralización de la cadena productiva. La caída en ventas desde luego parece que difícilmente se va a recuperar y es posible que se necesite una refinanciación de las empresas.

Siempre que ha venido a estas comparecencias -al menos en las que yo he estado, aunque hoy no haya podido-, ha hablado de certezas, y eso me gusta. Desde luego, creo que sí podemos decir con certeza que el impacto económico en España va a ser mayor que en otros países, por la alta dependencia que tiene del sector servicios -turismo, hostelería, comercio- respecto a otros países, y que este impacto también va a ser desigual en las diferentes autonomías. Por eso, aquellas que están más industrializadas resistirán mejor la crisis que aquellas que dependan de este tipo de sectores, que dependen mucho más de la movilidad de las personas y del consumo. Por eso, entendemos también que a lo mejor la clave de esta crisis está en la estructura del tejido productivo y de la productividad. Usted siempre nos ha hablado de la fortaleza que tiene la industria, sin embargo, y a pesar de ello, esta pandemia nos ha demostrado una de sus mayores debilidades, como es su dependencia del exterior, o lo que es lo mismo, la deslocalización industrial. Sin embargo, hay que recalcar que también ha demostrado la gran capacidad que ha tenido de resetearse. Las empresas han desarrollado capacidades que hasta ahora desconocían o que ni conocían y su reto va a estar en saber explotar esas capacidades. Por eso digo que, una vez más, las empresas nos han demostrado que igual que en 2008 salieron adelante, sin una política industrial en aquel entonces, con una apuesta por la internacionalización -respecto de la que ahora también se ha visto su pequeña debilidad-, hoy nos muestran esa capacidad de diversificación.


Página 25




En ese sentido, sí creemos, ministra, que igual es el momento también necesario de abordar una verdadera política industrial, replantearse a lo mejor la producción de componentes o productos para aquellas industrias que se puedan considerar estratégicas, atendiendo sobre todo a las carencias que hemos detectado en esta crisis, pero también atendiendo a las oportunidades que todas estas tecnologías nos ofrecen para modernizar el tejido productivo. Para ello, tiene que haber una apuesta decidida por los Gobiernos que aporte certidumbre, seguridad y confianza. Creo que también esta crisis nos tiene que llevar a cambiar la colaboración entre industria y administraciones, reforzar la colaboración públicoprivada y cambiar los modelos de investigación, porque la ciencia y la tecnología han de fluir hacia las empresas. Por eso, nosotros entendemos que es necesario un impulso conjunto de industria, educación e investigación, sobre todo para crear un ecosistema científico productivo con apoyo público y orientado a las demandas de producción. Y es aquí donde creo que los Gobiernos tienen un papel importante que jugar, porque tienen la capacidad normativa y el poder para impulsar esa colaboración público-privada. Desde luego, en este camino nos encontrará.

Hay numerosos sectores que nos han hecho llegar sus preocupaciones, sectores como la sanidad privada, que nos han comentado que han esbozado un plan y aquellas medidas que estiman necesarias y que han remitido una carta a su ministerio pero que no han tenido respuesta, por lo que han debido ir de un ministerio a otro. Me gustaría saber si nos puede decir algo acerca de este asunto.

Con respecto a la automoción, me gustaría saber si tienen algún plan también específico porque, aunque es verdad que es un mercado maduro en ventas, su cadena de producción se ha roto. También asistimos con incertidumbre con respecto a los nuevos vehículos de bajas emisiones, y los centros de decisión están fuera. Por eso, le pregunto si hay algo en concreto.

En cuanto al comercio, nuevamente la incertidumbre y el desconocimiento, ministra. Nos han anunciado un plan de desescalada y quiero entender que ha colaborado en el mismo. Se habla de fases, pero el comercio sigue sin conocer esa letra pequeña. Se desconocen -ya se lo dije ayer en la pregunta que le hice- las condiciones de seguridad tanto para clientela como para comerciantes, porque no se va a poder abrir igual que antes. Entendemos que se van a necesitar unos medios mínimos de infraestructuras, mobiliario y equipamiento, y también, como le dije ayer, se va a necesitar un margen de tiempo para que los establecimientos se preparen, conozcan los costes que eso pueda conllevar y asuman si pueden abrir o no, o si van a poder contar con ayudas de cara a las inversiones. Todos nos hacemos preguntas: ¿cómo van a abrir las tiendas pequeñas?, ¿tienen prevista la forma en que van a desinfectar la ropa? Ayer le preguntaba -y hoy creo que ha recogido el guante EH Bildu- si van a prohibir o limitar las rebajas. Ayer se lo preguntaba porque los grandes comercios en cuanto abran van a poder hacer rebajas o descuentos, pero el pequeño comercio no va a poder competir con ellos. Además, han hablado de que primero van a abrir el pequeño comercio y no los centros comerciales, pero también hay grandes tiendas que, aunque no son centros comerciales, tienen muchos metros cuadrados. Me gustaría saber si van a concretar esto más y si podrían estudiar esas buenas prácticas que ha tenido Alemania estableciendo, creo, límites por metros cuadrados. También pienso que a lo mejor debería estudiarse la variable plantilla para hablar un poco del pequeño comercio, porque además el pequeño comercio no es igual en una ciudad como Bilbao, por ejemplo, que en mi pueblo, Lekeitio, es que no tiene nada que ver. Por eso, decimos aquí que ese plan debe estar adaptado a las comunidades autónomas y a los territorios porque cada uno es distinto y creo que estos son los que mejor conocen esa situación. No se trata de ir más rápido, ministra, de quién vaya a abrir más rápido, sino de que seamos más eficientes y eficaces y, por eso, nosotros planteamos siempre que haya esa colaboración con las autonomías.

Con la hostelería pasa lo mismo. Hoy están diciendo que con un 30 % de aforo no les es rentable abrir. Me gustaría saber si nos puede concretar algo más, si prevén algunas medidas adicionales para mejorar el consumo y la actividad de estos establecimientos que han estado cerrados, y si finalmente se van a tener en cuenta esas medidas adicionales, en consonancia con las comunidades autónomas porque son las que mejor conocen esa realidad comercial y las capacidades que tienen. No sé si es cierto, pero en cuanto al tema del comercio nos dijo usted en la anterior comparecencia que se iban a desarrollar actuaciones en colaboración con las comunidades autónomas, red de cámaras de comercio y entidades locales para intensificar la competitividad y la viabilidad del comercio minorista. El comercio es clave en nuestro particular reto demográfico porque ayuda a fijar población en el territorio -esto fue lo que dijo usted-. Sin embargo, el sector nos dice que está ausente, que solo cuentan con las cámaras. Me gustaría que nos aclarase si esto es así y si se puede intentar que, por lo menos, el sector también esté presente.


Página 26




En cuanto al turismo, representa el 12 % del PIB. Es verdad, como se dice, que Semana Santa ya ha quedado fuera y que el verano, como diríamos nosotros, kili-kolo. Es un turismo que se ha basado mucho en sol y playa, un turismo que ha caído y cuya recuperación va a ser difícil porque la movilidad no va a ser igual. Es verdad que han establecido medidas concretas para el turismo y desde luego las vemos bien, pero muchas veces se sigue hablando de recuperación en este sector.

El señor PRESIDENTE: Señoría, vaya concluyendo, por favor.

La señora SAGASTIZABAL UNZETABARRENETXEA: Acabo.

Y mi pregunta es: ¿qué hay que recuperar? ¿Un turismo low cost, basado en el volumen de turistas, en cuanto más mejor, o a lo mejor es el momento de estudiar una política de reformulación? Porque lo cierto es que las restricciones de movilidad van a estar ahí y van a quedarse un tiempo. El poder adquisitivo va a disminuir y también el consumo.

Como le dicho, nosotros abogamos por esa colaboración entre comunidades autónomas y partidos, y desde luego, si ese es el camino que van a seguir, estaremos ahí para mitigar el impacto de esta crisis.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, a usted, señoría.

Por el Grupo Parlamentario Socialista, y para cerrar este primer turno de intervenciones -ya ha visto su señoría que esta Presidencia ha sido generosa en la administración del tiempo y también lo va a ser con su grupo-, tiene la palabra don Alejandro Soler Mur.

El señor SOLER MUR: Señor presidente, gracias por el anuncio de flexibilidad con el tiempo.

Señora ministra, señorías, en primer lugar, desde el Grupo Socialista queremos manifestar, en un momento como este, nuestro cariño y nuestra solidaridad con todas las personas que se han visto afectadas por el virus, con los familiares de las personas que han fallecido y con aquellos que hoy todavía padecen la enfermedad, a los que deseamos una pronta recuperación, ya que consideramos que es lo fundamental en este momento.

A partir de ahí, queremos hacer un análisis de lo que aquí hemos estado tratando y fundamentalmente de las palabras de la ministra y del trabajo que se ha estado realizando. He percibido un ingente plan por parte del Gobierno con carácter general y específicamente en el área de industria, comercio y turismo, que ha venido caracterizado por la interlocución constante, por el esfuerzo y por la dotación de recursos. En la valoración que se hace por parte la mayoría de los grupos políticos, yo quiero agradecer la moderación general, pero veo cierto autismo en algunos planteamientos cuando se habla de la situación económica y de lo que hay que hacer, como si el virus no hubiera afectado a nuestras vidas y pudiéramos haber permanecido sin hacer nada, sin paralizar actividades económicas o como si pudiéramos impulsar todas al mismo tiempo sin ninguna dificultad.

Yo creo que no somos conscientes de que el virus ha irrumpido en este país cuando durante unos años no ha habido ningún tipo de apoyo, ningún tipo de respaldo al sistema sanitario. Se ha desinvertido por parte del Gobierno del Partido Popular en número de camas, en recursos económicos, en personal sanitario y también se ha abandonado la política industrial, comercial y turística durante años. Ahora irrumpe el virus y el Gobierno tiene que hacer todo el esfuerzo necesario para proteger, en primer lugar, la vida de las personas, y en segundo lugar, para recuperar la actividad económica y proteger a las personas afectadas por esta situación.

He escuchado con carácter general, algunos grupos lo ha hecho en muchas de sus intervenciones, calificaciones como improvisación, vergüenza, mentiras, pero no he escuchado a ningún grupo mayoritario de la oposición plantear ninguna propuesta, ni a VOX ni al Partido Popular les he escuchado decir ni una sola propuesta. Por tanto, yo les querría invitar a que se sumaran al trabajo que está realizando el Gobierno y plantearan propuestas prácticas y realistas que pudieran aplicarse y que fueran interesantes en este momento.

Lo que ha hecho el ministerio fundamentalmente es ayudar al sistema sanitario, garantizando que pudiéramos suministrar todos los equipos que fueran posibles por parte del mercado exterior y también facilitando las líneas de producción en España, haciendo todo lo posible para garantizar los componentes, también los productos, las certificaciones que han sido necesarias y pensando no solo en el hoy, sino pensando en el abastecimiento, la autosuficiencia y la capacidad para el futuro.


Página 27




También quiero decirles que la diferencia entre esta crisis y otras crisis que hemos vivido es fundamentalmente el desgraciado número de personas fallecidas que estamos padeciendo. Pero la actuación del Gobierno se ha marcado por proteger al máximo número de personas, primero, desde el punto de vista sanitario, y luego, desde el punto de vista económico. Así, 5,5 millones de personas, de españoles y españolas, tienen protección por distintos medios y tienen el apoyo económico del Gobierno para ayudarles a atravesar esta difícil situación. Hoy mismo, 1 154 000 autónomos perciben el subsidio por desempleo, 200 000 más que hace unos pocos días. Estas son algunas de las medidas que se han puesto en marcha por parte del Gobierno.

Hablaban de que no se tiene conocimiento sobre cómo funciona un comercio o de cómo funciona un hotel. La mayoría de actividades económicas cuando paran precisan de distintas cuestiones. En primer lugar, se necesita el respaldo para los sueldos de los trabajadores, que es lo que ha puesto en marcha el Gobierno a través de los ERTE, que tendremos probablemente que escalonar e intentar alargar; se ha puesto en marcha un sistema de protección para que los trabajadores puedan cobrar y para que la empresa no tenga que desembolsar sus salarios. En segundo lugar, están las cuotas a la Seguridad Social, muchas de ellas se han exonerado y para las grandes empresas se han aplazado. En tercer lugar, se ha establecido una moratoria para los alquileres donde está radicado cualquier tipo de negocio o para el pago de las hipotecas cuando se estuviera en el sistema de adquisición. En cuarto lugar, se ha establecido también el aplazamiento de todo tipo de pagos de deudas tributarias y con la Seguridad Social para que no fuera un freno y para inyectar liquidez a las empresas. Y por último, siendo conscientes de que hace falta respaldo para el propio empresario o autónomo, se ha puesto en marcha una acción inédita, como son las ayudas a los autónomos que hoy están recibiendo, que no tiene ningún precedente en la historia de este país.

Como sabemos que eso no es suficiente, y que luego hay dificultades en todas las actividades económicas para cumplir con los proveedores y con otras circunstancias, se han puesto en marcha unas líneas ICO, unas líneas avaladas mayoritariamente por el Estado, que hoy ya han facilitado 22 000 millones de euros en 231 000 operaciones, ayudas que inicialmente han tenido un periodo de dificultad pero en las que ya es ilegal que se exija, como se ha dicho aquí, un seguro de vida o cualquier tipo de producto adicional que antes sí exigían las entidades financieras para otorgar cualquier tipo de préstamo. Hoy no se puede solicitar ningún tipo de producto adicional. Por tanto, estas líneas están llegando y ayudando a las empresas. Por consiguiente, hay un abanico y un paquete de medidas inédito, con un plan extraordinario de recursos económicos que ha puesto en marcha el Gobierno, que está haciendo posible sostener la situación para proteger a los trabajadores y para proteger las actividades económicas.

¿Que ahora tenemos incertidumbre sobre el proceso de desescalada? ¿Que es un desafío para todos? Por supuesto que lo es, para todas las empresas, para los autónomos y los trabajadores de este país. Pero también es un desafío para el Gobierno, que ha establecido fases de acuerdo con la certidumbre que es posible establecer, con la colaboración de comunidades autónomas, de ayuntamientos y de organizaciones sectoriales, escuchando a todo el mundo, aunque cuando se escucha a todo el mundo no se puede hacer caso a cada uno de los planteamientos particulares, pero sí se ha escuchado. Esta ministra y su ministerio han estado en contacto con infinidad de organizaciones y de empresas, de sectores de todo tipo -del comercio, del turismo, de la industria-, se han mantenido infinidad de reuniones y se han escuchado opiniones que se han tenido en cuenta para poner en marcha todos estos planes. Pese a ello, la situación sanitaria no nos puede dar una certidumbre exacta sobre cómo hacer cada uno de los planteamientos de desescalada, pero sí unos marcos sobre los que transitar y que se deben ir necesariamente revisando en función de la evolución sanitaria y también del resultado económico, al que estoy convencido de que la ministra y su ministerio seguirán estando muy atentos.

He escuchado algunas cosas que me han llamado poderosamente la atención. El señor Capdevila decía que se ha sobrevolado la división de poderes. A veces yo creo que hablamos de una manera muy alegre, porque todo se ha hecho al amparo de las leyes y de la Constitución española, y por tanto, no hemos violentado a Montesquieu en ningún momento. También ha dicho que se ha hecho poco, mal y tarde. Yo creo que se ha hecho tanto como se ha podido, tan bien como se ha sabido y tan pronto como ha sido posible.

He escuchado también hablar de las mascarillas y de los test. El Gobierno ha suministrado 2 800 000 test a las comunidades autónomas. Probablemente deberíamos aportar más, y tendremos que hacerlo, seguro. Estoy seguro de que el Gobierno ha cometido errores y habrá cosas que pueda hacer mejor, pero quiero decirles que de los 2 800 000 test, las comunidades autónomas solo han utilizado 313 000. Habrá


Página 28




que preguntar a las comunidades qué han hecho con el resto de test que se les han facilitado. Cuando critican el problema que ha habido en algunos suministros de mascarillas, también habría que preguntar qué problemas ha tenido con los suministros de mascarillas la Comunidad de Madrid o la Comunidad de Andalucía, o Bélgica u otros países. ¿O es que solo está teniendo problemas con el suministro puntualmente el Gobierno de España?

Decía la señora Tristana Moraleja que el plan de desescalada tiene que tener certidumbre y seguridad. Por supuesto, seguridad primero para la vida de las personas, que es el objetivo prioritario de este Gobierno y también del Grupo Socialista, mantener la vida y la salud de las personas por encima de cualquier otra cosa. Y en segundo lugar, y de manera prioritaria, está la economía y la posibilidad de que las familias lleguen a fin de mes, así como que las empresas puedan reactivarse cuanto antes y con la certidumbre que es posible dar en este momento. Dar una mayor certidumbre puede empeorar el problema sanitario, que es lo que no quiere el Gobierno que suceda en ningún momento. Entendemos que esta es la obligación y la responsabilidad que tiene que tener un Gobierno por encima de cualquier otra cosa: la vida de las personas.

Se han pedido planes para el sector de la automoción, de la hostelería y del turismo, y nosotros también. Señora ministra, el Grupo Socialista también pide, evidentemente, que se haga todo lo posible, y estoy convencido de que el ministerio está en ello. Se ha establecido una serie medidas de carácter transversal que benefician a todas las empresas y a todos los sectores económicos con carácter general. En este momento, en la fase de desescalada, se debe establecer una organización y planificación sectorial, y ya no transversal. Evidentemente, habrá que arañar todos los recursos que seamos capaces. Estoy seguro de que el Gobierno hace todo el esfuerzo posible, les consta que se están consiguiendo apoyos de la Unión Europea y que tendrán que mantenerse e incrementarse. El protagonismo fundamental en la consecución de esos apoyos es de este Gobierno y del presidente, Pedro Sánchez, que ha estado exigiendo esa ayuda, aunque no siempre con la colaboración de otros partidos políticos y otros países. Por tanto, eso es lo que va a hacer de manera responsable este Gobierno.

Señor Figaredo, sabe que le tengo estima, pero le escuché hablar de moderación y de sensatez, y justo después de decir eso, ha dicho que esta crisis no la ha provocado el COVID sino el Gobierno. Me llama poderosamente la atención que usted pida moderación y sensatez, y después diga que la crisis la ha provocado el Gobierno. Le admito que diga que las derivadas económicas no las ha resuelto bien o lo que usted considere, pero no que diga que esta crisis la ha provocado el Gobierno, eso no es razonable. A veces deberíamos medir, por respeto hacia nosotros mismo y al Diario de Sesiones que queda en el Congreso, las palabras que pronunciamos, porque afirmar que esta crisis la ha provocado el Gobierno, cuando menos -por no adjetivar como hacen muchos de ustedes-, me resulta llamativo.

También hablaba la responsable de Ciudadanos -y coincido con ella- de planificar la salida y decía que faltaba interlocución. Yo creo que hay mucha interlocución, pero la interlocución -como decía anteriormente- no siempre garantiza el éxito de todas las propuestas, desde el punto fáctico, desde el punto de vista económico, desde el punto de vista temporal y, fundamentalmente, desde el punto de vista de garantizar la seguridad y la vida de las personas.

Voy acabando. Después de estas afirmaciones, solo quería añadir que les invito de verdad a que intenten trabajar para colaborar en esta crisis. Entiendo que lo que les pido no es fácil ni sencillo y comprendo que haya elementos de crítica y se planteen exigencias y continuas mejoras de lo que hace el Gobierno.

El señor PRESIDENTE: Señor Soler, ha superado los dos minutos.

El señor SOLER MUR: Una última frase.

Solo les pido que se sumen al Gobierno para defender a este país, a la industria, el comercio, el turismo y la vida de los españoles.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Antes de dar la palabra a la ministra, aprovechando que el señor Martínez Oblanca me la ha dejado botando -hablando en términos futbolísticos-, recojo el guante en la pequeña parte que me toca en torno a su homenaje a mis conciudadanos de Seat en Martorell y, con su permiso, propondré a la Mesa que se estudie cómo formalizar el homenaje que he entendido que proponía y al que me sumo.

Cuando usted quiera, señora ministra.


Página 29




La señora MINISTRA DE INDUSTRIA, COMERCIO Y TURISMO (Maroto Illera): Muchísimas gracias.

En primer lugar, deseo agradecer el tono constructivo de todas las intervenciones porque nos ayudan a situar el debate, que es muy importante en estos momentos para dar certidumbre y seguridad a todos aquellos que nos están escuchando. Les hemos puesto rostro no solo a las personas que en este momento están combatiendo esa enfermedad tan dura, y que tanto lastre nos va a dejar desde el punto de vista económico y social, sino también a los trabajadores esenciales y a todos los que en estos momentos están esperando levantar sus persianas. Todos quieren esa certeza y esa seguridad, y espero que con mi intervención y mi réplica se la podamos trasladar.

Quería hacer unas reflexiones generales, antes de entrar en la respuesta de algunos temas más particulares que me han planteado. La primera reflexión que quiero hacer, quizás no se haya puesto tan de manifiesto como a mí me hubiese gustado, pues de lo que estamos aquí hablando es de cuál ha sido la acción del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para combatir el COVID, es que consideraran conmigo -lo he dicho ya en mi anterior intervención- que el enemigo que en estos momentos tenemos que combatir es la crisis sanitaria, tenemos que vencer al COVID. No he escuchado en algunas intervenciones hacer referencia a la crisis sanitaria y al abordaje de la misma y sí muchas críticas constructivas y, sobre todo, empezar a hablar del futuro, que me parece que en estos momentos también tiene que estar en la agenda, y está en la agenda. (La señora vicepresidenta, Guaita Esteruelas, ocupa la Presidencia). Lo digo por si estamos todos de acuerdo en que, efectivamente, ese es nuestro enemigo común, lo que tenemos que hacer es vencer al COVID. Además, hablamos de que estamos en la séptima semana de confinamiento, por lo tanto, la acción del Gobierno se ha realizado en apenas semanas. Porque aunque pareciera que llevamos años ya combatiendo este virus -por las horas de trabajo que cada uno de nosotros le dedicamos a reflexionar sobre esta crisis, a poner encima de la mesa medidas y a escuchar a todos los interlocutores-, la realidad es que llevamos siete semanas confinados y unas anteriores viendo cómo la crisis sanitaria llegaba y se desplegaba en el conjunto de nuestro territorio. Si estamos todos de acuerdo en que, efectivamente, ese es el enemigo común, lo que tenemos que hacer es trazar cuál es la hoja de ruta que nos ha permitido combatir el COVID, en un momento efectivamente, como bien decía el representante del Grupo Socialista, en que todavía estamos en esa lucha.

Hemos empezado a hablar de la desescalada porque estamos ya doblegando la curva y, por lo tanto, tenemos que empezar a dar un horizonte a nuestros comerciantes, a nuestros hosteleros, a nuestro sector turístico, por supuesto, a la industria y al conjunto de actividades productivas, pero también a la población española que lleva siete semanas confinada y que ha hecho un esfuerzo enorme -lo he dicho en mi intervención y lo quiero volver a destacar-, porque gracias al confinamiento, y además a las medidas a las que luego me volveré a referir, hemos conseguido doblegar la curva. La correlación que hay entre movilidad y contagios es directa. Lo vimos cuando alguno hablaba del Real Decreto-ley 10/2020. Ese real decreto lo que buscaba era reducir la movilidad porque cualquier reducción de la movilidad suponía reducir contagios y, por lo tanto, salvar vidas.

Todas las decisiones que este Gobierno ha tomado, con aciertos, con equivocaciones, se han tomado siempre con el asesoramiento de los expertos sanitarios y, además, se han basado siempre en el diálogo con las comunidades autónomas y, por supuesto, con todos los sectores económicos y agentes sociales. ¿Por qué digo lo de las comunidades autónomas? Como saben, desde que se inició la crisis se crearon distintos espacios de diálogo con las comunidades autónomas. El más importante ha sido la conferencia sectorial que todas las semanas el ministro Illa, el ministro de Sanidad, tiene con las comunidades autónomas. Es en esa comisión donde se toman también decisiones y esas decisiones se trasladan luego a las comunidades autónomas. Lo que el estado de alarma ha definido ha sido un órgano que coordina, pero el Gobierno no ha quitado la gestión a las comunidades autónomas, no ha asumido la gestión de las comunidades autónomas en ámbitos, por supuesto, tan importantes como la sanidad pero tampoco en políticas sociales, en educación y en todas aquellas competencias que en el ejercicio de sus autonomías están desarrollando. Lo que hemos hecho es coordinarnos. Todas las semanas se ha reunido, insisto, esa comisión que ha tomado medidas y que las ha coordinado en la forma en la que todos han entendido que tenían que doblegar este virus que, como digo, no tiene ese manual -que ya nos gustaría- para poder tomar todas las decisiones con la certeza que, sin duda, ustedes nos están reclamando. Por lo tanto, coordinación con las comunidades autónomas cada semana. También, como saben ustedes, todos los domingos hay una reunión, una conferencia de presidentes, donde se informa, se comparte información y también se toman decisiones. De hecho, hace tres semanas se abordó ya la necesidad de empezar a hablar de la desescalada y, como saben sus señorías, cada comunidad autónoma ha definido un


Página 30




responsable para coordinar la desescalada con el Gobierno. Durante las dos últimas semanas -y ayer mismo hubo una tercera reunión- los representantes de las comunidades autónomas se están sentando con el Gobierno para coordinar la desescalada.

El plan que presentó el presidente Sánchez el martes -y que informamos en el Consejo de Ministros- no se ha aprobado, el plan se ha informado en el Consejo de Ministros. Usted no habrá visto este plan publicado en el BOE. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer también es hablar con rigor porque este plan lo que traza es una serie de fases orientativas, una serie de elementos que se están viendo con las comunidades autónomas -como bien decía la representante del PNV-, para luego poder hacerles la traslación a las por la especificidad territorial que, sin duda, existe, hasta el punto de que hay algunas comunidades autónomas -como son Islas Baleares y Canarias- que han trasladado al Gobierno su necesidad de poder determinar unas fases distintas por la situación epidemiológica que en estas islas existe. Por tanto, es un plan de desescalada -y hablaré luego de él- que, como no puede ser de otra manera, se tiene que coordinar con las comunidades autónomas. Insisto, hay un órgano de plan de desescalada en el que cada comunidad autónoma tiene un representante con voz como para trasladar al Gobierno y coordinar con el Gobierno las fases y, lo más importante ahora, las órdenes -que serán las que vayan al BOE- para decirnos cómo se va a abordar esta desescalada.

Previamente a hablar de la desescalada, que ha habido algunas preguntas al respecto, sí quería referirme y recordarles de nuevo las medidas que este Gobierno ha aprobado. Algunos parece que no han participado de las sesiones del Congreso donde se han aprobado estos reales decretos o no han podido leer en profundidad los últimos boletines oficiales del Estado. Seguimos trabajando, sin duda, en medidas para apoyar a los sectores y, por supuesto, los que son de mi competencia -como no puede ser de otra manera-, porque la crisis sanitaria hace que el impacto en el tejido industrial y en el empleo sea de una envergadura tal que nos obliga a seguir tomando medidas. Quiero recordarles que se ha abordado un plan ambicioso de medidas -como he querido trasladarles- en el que el primer objetivo era, desde luego, reforzar el Sistema Nacional de Salud -creo que en esto todos estamos de acuerdo- para combatir el COVID. Lo más importante era apoyar y reforzar el Sistema Nacional de Salud para que toda la población contagiada pudiera tener unos servicios adecuados en el ámbito sanitario. Ahí es donde ha estado también el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en algo que claramente es competencia de nosotros, que tiene que ver con reforzar las capacidades industriales para poder proveer de esos elementos de protección individual o de esos medicamentos tan necesarios para salvar vidas. Espero que se me haya entendido cuando he hablado del éxito de algunas de las medidas que hemos llevado a cabo en mi ministerio, porque me refería al aumento de las capacidades productivas.

Uno de los ámbitos al que más tiempo hemos dedicado en las últimas semanas ha sido a identificar empresas, proyectos e iniciativas para poder aumentar las capacidades productivas de aquellos materiales sanitarios que tanto necesitaban nuestros hospitales, nuestros trabajadores esenciales y el conjunto de la población. El señor Martínez Oblanca comentaba que le parecía mucho tiempo tres semanas. Ya le digo que tres semanas es un tiempo récord para industrializar un proceso que se hacía manual. Los respiradores de Hersill se ensamblaban de forma manual en talleres próximos a la empresa. En tres semanas hemos conseguido industrializar el proceso y pasar de diez a cien respiradores al día. Si eso no lo consideramos como récord, la verdad es que, señor Martínez Oblanca, aunque su conocimiento de la industria -que estoy convencida que es así por la tierra de la que viene- sea mucho, me parece que podría hablar con todo el equipo humano que ha estado trabajando y que nos trasladaba cada día las escasas horas que dormían todos para conseguir desde las válvulas para ensamblar a los prototipos para poder industrializar hasta que en tres semanas lográramos que, efectivamente, ese objetivo compartido fuera una realidad. Por lo tanto, ya lo he dicho, hay muchas personas detrás de ese proyecto, muchas personas anónimas a las que se lo quiero agradecer porque la suma de los esfuerzos individuales y colectivos de todos ha servido para que hoy contemos con esas capacidades productivas tan importantes.

Se decía por parte de alguno de los intervinientes que algunos de los respiradores no respondían a la calidad que se debería exigir para utilizar estos equipos con los pacientes, y en parte tiene que ver, entiendo, aunque no se ha dicho, con algunos respiradores que por sus características reanimaban a las personas. Yo les quiero decir que cuando hay una necesidad y hay una persona que necesita de cualquier ayuda para poder ganar horas de vida, cualquier EPI, cualquier respirador es necesario y, por tanto, la Agencia del Medicamento ha validado en tiempo también récord muchos de los mecanismos que hemos puesto a disposición del Sistema Nacional de Salud porque eso suponía salvar vidas. Por lo tanto, no puedo estar más orgullosa de toda la industria que ha colaborado para que efectivamente cualquier


Página 31




respirador, cualquier bata hecha a mano desde talleres o cualquier gel llegara a nuestro sistema sanitario, porque en esos momentos era una prioridad. Dicho lo cual, no podemos pensar que de ese esfuerzo individual o colectivo vamos a conseguir tener una industria sobre la base de esos materiales necesarios. Por eso el Gobierno puso en la agenda el apoyo a esta industria, a estos sectores esenciales, para poder tener una reserva estratégica, y fruto de ese esfuerzo, hoy contamos con esas cuatro líneas de producción de mascarillas.

Yo agradezco a la representante de Bildu que le haya explicado al señor Figaredo qué es la Corporación Mondragón. Sin duda, la Corporación Mondragón si algo sabe hacer, señor Figaredo, es maquinaria industrial, y si algo tienen esas cuatro líneas de producción de mascarillas es, como digo, la fabricación industrial. Por lo tanto, lleva muchos años trabajando con un gran prestigio en todo lo que son bienes de consumo, y también está la empresa Bexen Medical, que está en estos momentos no solo produciendo sino proveyendo de esas mascarillas. Ello hace que estemos muy satisfechos de contar con estas empresas, que trabajan sobre la base de la economía social y la base de la cooperativa, para que en cinco semanas tengamos producción de mascarillas en nuestro país, y que estemos orgullosos de su trabajo y de su esfuerzo. Y no acaban aquí los proyectos. Estamos trabajando con distintos proyectos industriales que nos permitirán incrementar las capacidades industriales en estos sectores que se han convertido en esenciales, para que efectivamente, en el caso de que hubiera un rebrote -y nadie nos dice que no pueda pasar, de hecho se está viendo en algunos países que parece que habían superado la pandemia que empiezan a tener algunos rebrotes-, estemos mejor preparados que en marzo, cuando tuvimos que abordar una crisis sanitaria sin precedentes.

Otro de los elementos que he puesto encima de la mesa en mi intervención, además de reforzar el Sistema Nacional de Salud, en lo que todos coincidimos que era necesario, es que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, a través por supuesto de la Secretaría General de Industria pero también de la Secretaría de Estado de Comercio -y yo quiero agradecer a todas las oficinas comerciales desplegadas por el mundo su vocación al servicio público y las horas de trabajo que están dedicando, que siguen dedicando-, es el poder tener abastecimiento en unos mercados internacionales que en estos momentos les puedo decir que se han convertido en un lugar complicado para comprar, pero no solo para comprar por parte del Gobierno de España, pregunten ustedes a muchas comunidades autónomas qué dificultades están teniendo para comprar y el apoyo que las oficinas comerciales y las embajadas les estamos dando para que cualquiera que quiera comprar en esos mercados pueda llegar a los proveedores y pueda tener la logística para traer ese material tan necesario para salvar vidas. Por lo tanto, están a disposición -lo he dicho- de comunidades autónomas -y no quiero entrar al detalle porque son muchos- para poder trasladarlo, pero el apoyo ha sido, y sigue siendo, muy importante, a empresas y a instituciones que han querido comprar en mercados internacionales y que han encontrado a un Gobierno leal para tenderles la mano y buscar esas complicidades necesarias para poder abordar esta crisis sanitaria.

El segundo ámbito les decía que tenía que ver con esa red de seguridad. Si algo ha sido distinto en esta crisis con respecto a la crisis del año 2008 han sido las medidas que este Gobierno ha desplegado para no dejar a nadie atrás, que ha desplegado para proteger a trabajadores y a trabajadoras y al conjunto del tejido industrial.

Comentaban algunos de ustedes las prestaciones nuevas que este Gobierno ha aprobado y que están permitiendo proteger a los autónomos -la prestación extraordinaria por cese de actividad es una prestación nueva que en estos momentos van a recibir más de 1,2 millones de autónomos, muchos de ellos del comercio, de la hostelería y del turismo-; por tanto, siendo generales, tienen nombre y apellidos, porque son el comercio, la hostelería y el turismo los principales beneficiarios de esta red de seguridad. Lo mismo en el ámbito de los ERTE. En anteriores ocasiones, las crisis se derivaban siempre a ERE, a destrucción de empleo. Este Gobierno ha conseguido, en el marco del diálogo social, un instrumento de flexibilidad, los ERTE, para conseguir que más de 4,5 millones de trabajadoras y trabajadores estén hoy protegidos y para exonerar de las cuotas de la Seguridad Social a las empresas, lo que está permitiendo también el mantenimiento de mucho tejido industrial. Me hablaban de los ERTE y, efectivamente, en el marco del diálogo social, ayer tuvimos una nueva reunión que hacemos todas las semanas. En ellas se está trabajando para flexibilizar los ERTE y para pasar de esos ERTE de fuerza mayor cuando acabe el estado de alarma a otros ERTE que permitan mantener las capacidades productivas y esa red de seguridad y esa protección de nuestros trabajadores y trabajadoras. Por tanto, estén ustedes tranquilos en cuanto a que todas las medidas de seguridad del Gobierno -vuelvo a agradecer el apoyo que ha recibido de esta Cámara para todos los reales decretos leyes- se están revisando para adaptarlas a las


Página 32




fases de desescalada y no dejar a nadie atrás y no dejar a nadie desprotegido. Es en el marco del diálogo social, de esa mesa que convocamos cada semana, con esa dimensión de sector económico, donde se está adaptando la red de seguridad y las medidas que hemos adoptado para las distintas fases de desescalada porque, como ustedes han dicho y así lo recoge el anexo 3 de la propuesta de desescalada que ha hecho el Gobierno, va a ser progresiva, va a ser prudente; y hablo de prudencia porque no se nos tiene que olvidar que tenemos que seguir protegiendo la salud de nuestra población y, por tanto, ir más despacio o más deprisa va a depender de que sigamos doblegando la curva y de que sigamos combatiendo con buenos datos al COVID. Por tanto, prudencia en la toma de decisiones; el desescalamiento tiene que ser sí o sí gradual y tiene que tener una mirada territorial -lo decían algunos de ustedes- porque la crisis no ha afectado igual a todos los territorios y, por consiguiente, la entrada y continuación en las siguientes fases de cada uno de los territorios va a ser distinta, la desescalada va a ser asimétrica porque va a depender mucho de esas capacidades del Sistema Nacional de Salud, de esa movilidad y de esos condicionantes económicos y sociales propios de cada territorio. De eso es de lo que se habló ayer en la reunión del equipo de desescalada con las comunidades autónomas para adaptar esta propuesta que hace el Gobierno y poder llegar a esas órdenes que nos permitan aterrizar este plan, que es un plan orientativo, que, por supuesto, no tiene carácter exhaustivo; hay que dar respuesta a muchas dudas y estoy convencida de que en los próximos días todas las dudas estarán resueltas.

Ligado con el plan de desescalada, algunos de ustedes comentaban el temor que tienen algunos trabajadores y trabajadoras, y también los propios empresarios, para garantizar las condiciones sanitarias adecuadas y saber cuáles son las inversiones necesarias que tienen que hacer para la apertura. Que sepan que ya cuentan con guías; aprobamos hace tres semanas una guía orientativa para la apertura de los centros de trabajo, pero estamos elaborando guías específicas, y lo estamos haciendo con los agentes sociales y las comunidades autónomas. Ayer, de hecho, hubo una Conferencia Sectorial de Comercio donde se aprobó hacer una única guía para el comercio de forma coordinada entre el Gobierno y las comunidades autónomas que se está ya elaborando y que en los próximos días estará disponible para que todos los comercios sepan cuáles son esas medidas sanitarias que tienen que incorporar en sus establecimientos, pero no solo para proteger a sus trabajadores y trabajadoras sino también a los clientes. Hemos tenido un aprendizaje en relación con el abordaje de los espacios seguros, que yo llamo, y es que no toda la actividad productiva durante el COVID ha cerrado. Los sectores esenciales han estado abiertos y también otros no esenciales, en particular la industria, como la siderúrgica o la cerámica. Otros sectores tampoco han cerrado y eso nos ha dado un aprendizaje de cómo tener centros de trabajo seguros tanto en el ámbito del comercio como en el del turismo.

En el caso del turismo, se están redactando diecinueve guías. Han hablado ustedes de la diversidad del producto turístico que tenemos y he de decir que el abordaje de estas guías lo estamos coordinando con el Instituto para la Calidad Turística Española. En estos momentos hay diecinueve grupos de trabajo, a los que están haciendo aportaciones las comunidades autónomas, cada uno de los sectores que tienen que conocer esa guía y los sindicatos. Por tanto, en muy pocos días estaremos en condiciones de contar con estos planes de seguridad para que nuestros centros productivos sean seguros y para que el abordaje de la salida de la crisis se haga con seguridad, que estamos convencidos de que así será, puesto que estamos, como digo, doblegando esa curva con el apoyo de toda la población española, pero también con el de los trabajadores y trabajadoras y el de los empresarios que cada día están yendo a trabajar para abastecernos o para desarrollar su actividad productiva.

Han hecho algunas críticas a varias de las medidas que hemos abordado, y en particular a la línea ICO. Yo he querido complementar la línea ICO porque me parece que es importante por el volumen de liquidez que va a movilizar: cien mil millones de euros. Son dos líneas que dependen del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, muy utilizadas tanto por las pymes y los autónomos como por la empresa internacionalizada, que en estos momentos quiere abrir sus centros productivos -luego me referiré al sector de la automoción- y tiene en muchos casos disfunciones con sus proveedores. Esas dos líneas son, por un lado, Cersa. Ya estamos trabajando con las comunidades autónomas, con las sociedades de garantía recíproca. Incrementamos en 60 millones el volumen de cobertura de Cersa y de hecho les he dicho que el ámbito de movilización de recursos al que se puede llegar son dos mil millones de euros. Son líneas muy demandadas por el pequeño comercio, por la hostelería y por el turismo, que sin duda junto con el ICO están ya llegando a nuestras empresas. Y lo mismo pasa con la línea de Cesce, una línea nueva que hemos puesto a disposición de la empresa internacionalizada -son muchas en este país- que va a permitir también llegar a los dos mil millones de euros de liquidez. Quizá sean menos conocidas,


Página 33




pero creo que es el abanico para dotar de liquidez a nuestras empresas y que en estos momentos el problema no sea de liquidez sino de, efectivamente, cuándo recuperamos la demanda, de cuándo recuperamos la movilidad y de cuándo se va a abrir esa persiana y se va a empezar a generar unos ingresos necesarios para poder seguir viviendo de esa actividad económica que tanto esfuerzo nos costó poner en marcha. Por tanto, se están resolviendo los problemas del ICO que comentaban algunos.

El Banco de España está tutelando también que haya una buena praxis en el uso de esos fondos. Los datos que ha dado el representante del Grupo Parlamentario Socialista, que no quiero repetir, nos llevan a pensar que, efectivamente, esas líneas de liquidez, que, como digo, llegarán a los cien mil millones, van a permitir ese respaldo financiero que la empresa española necesita para subsistir mientras se va acomodando el plan de desescalada a la reapertura de toda la actividad económica. Sin duda, ese es el fin que tenía esta línea.

Me han hecho algunas preguntas que me gustaría comentar. La señora Moraleja hablaba del sector del automóvil. No sé si he querido entender, señora Moraleja, que nosotros, el Gobierno, hemos paralizado esta industria tan importante y esencial para nuestro país. Si se fija en la industria automovilística a nivel mundial, verá que toda ha parado como consecuencia del COVID. Ha parado la industria automovilística en Alemania, en Francia y en Portugal. De hecho, muchas de las plantas españolas pararon a la vez que el resto de plantas de nuestros homólogos europeos. Y en lo que hemos estado trabajando durante este tiempo con el sector ha sido, por supuesto, en darles esa red de seguridad a través de los ERTE -son muchas las empresas del sector de automoción que están en estos momentos acogidas a los ERTE-, así como certezas para que se pudieran producir las reaperturas. Como sabrá, ya esta semana han abierto algunas fábricas y la semana que viene acabarán de abrir todas y, por supuesto, cuentan ya, señora Moraleja, con un plan de apoyo. Le quiero recordar que este Gobierno puso en la agenda un plan de apoyo a principios del año pasado y que seguimos pensando que necesitamos reforzar los estímulos a la demanda, pero, como también han manifestado ustedes en sus intervenciones, el estímulo a la demanda va a ser necesario en el comercio, en el turismo y también en la industria.

Algunos han señalado la clave: la seguridad. Necesitamos dar seguridad a nuestra población para que recupere un hábito que ha perdido como consecuencia del confinamiento. Pero para que recuperen, por ejemplo, el hábito de irse de vacaciones es necesario que estén seguros de que el destino donde van a ir es seguro. Por lo tanto, tenemos que ligar mucho el estímulo a la demanda con la seguridad y la certeza que necesita el consumidor para salir de nuevo a la calle sin temer que en esos desplazamientos se pueda contagiar. Por eso, señorías, queremos ser muy prudentes y seguro que comparten nuestra inquietud a la hora de abordar el plan de desescalada que a todos nos anima y nos da un horizonte, pero que debemos hacer con la prudencia que se requiere y que nos obliga a hacerlo despacio. Insisto en que en cada movimiento hay una probabilidad alta de contagio y, si lo que queremos es combatir el COVID -que insisto en que es nuestro enemigo común-, tenemos que hacerlo con prudencia para que la movilidad sea segura, para que la compra sea segura y para que muy pronto podamos tener toda nuestra actividad productiva abierta y recuperar la normalidad que todos queremos y deseamos. Por tanto, el apoyo a la industria de la automoción es algo que el Gobierno ya puso en la agenda. El propio sector nos ha trasladado un plan que quiere adaptar a raíz del impacto de la crisis sanitaria. La semana que viene tenemos ya una reunión con ellos, tras las muchas que hemos mantenido durante estas semanas para entender cómo les estaba impactando la crisis y para poder adaptar los instrumentos a sus necesidades. No entraré al detalle de todas sus preguntas, pero todas sus preguntas van a tener respuesta.

Me preguntaban si vamos hacer esto o lo otro. La semana pasada la propia secretaria de Estado de Energía hablaba de la adaptación del Plan Moves en un ámbito muy importante en el que ya hubo una crítica el año pasado que tenía que ver con la obligación del achatarramiento. De estas cosas estamos hablando con el sector para la adaptación del plan de apoyo que ya tienen y que este Gobierno no ha paralizado; simplemente el COVID ha hecho que la urgencia de la acción del Gobierno se centrara en el abordaje de esta crisis y en la red social. No dejaré de decir que el abordaje ha sido muy distinto al de la crisis de 2008, porque contamos con nuevos instrumentos que han evitado sin duda muchísimos despidos y muchos cierres de empresa, y esta es nuestra voluntad.

En el ámbito del comercio había también muchas preguntas. Ayer tuvimos conferencia sectorial en la que estamos coordinando con las comunidades autónomas todo el tema que tiene que ver con la rebajas. No han hablado de los horarios comerciales, pero es un debate que también tenemos abierto, puesto que hay una mirada distinta según el territorio. Algunos opinan que tenemos que animar la demanda haciendo una apertura generalizada de los horarios comerciales frente a otras posiciones más restrictivas que


Página 34




quieren mantener ciertos horarios para que las compras sean seguras. Les comentaba dos ámbitos en los que ya estamos trabajando. Uno es una campaña de promoción. Quiero comentar que el consumo de proximidad y también el consumo autóctono del producto nacional será una de las cosas que incorporaremos a la campaña, porque nos parece que, efectivamente, hay que apelar a ese patriotismo que hemos tenido con la industria y con la producción nacional para que, además de compras seguras y responsables, el producto nacional esté dentro de la cesta de la compra de todos nosotros.

También he puesto de manifiesto que con la Cámara de Comercio hemos puesto en marcha un marketplace que hemos llamado "Todos protegidos" que también nos permite tener un instrumento a la hora de atender un elemento que algunos de ustedes han señalado, como es que en nuestros centros productivos nuestros trabajadores y trabajadoras cuenten con equipos de protección individual. Además, el Gobierno ha hecho y sigue haciendo un esfuerzo para poner estos elementos de protección industrial en el mercado, en el canal de farmacia y en los supermercados, y en los próximos días va a haber mucho más abastecimiento en nuestros comercios y en nuestras farmacias. También a través de la cámara hemos querido llegar a la empresa, a la pyme para que nos permita conocer cuáles son sus necesidades y encontrar proveedores y suministradores para satisfacerlas. Estas son medidas sobre las que algunos me decían: el tiempo dirá. Si hemos acertado o no, desde luego creo que el tiempo nos va dando la razón, pues son medidas necesarias y, por cierto, reclamadas por los propios representantes, en este caso de las cámaras de comercio con las que yo me he reunido a nivel territorial, que demandaban muchas cosas, entre ellas, poder tener este canal de compra que para ellos es más sencillo que ir a los mercados internacionales.

Con respecto al turismo -me voy a centrar en ello-, si yo incluía algo en la agenda nada más abordar los puntos a los que me he referido, ha sido que el turismo ha estado y está dentro de los planes de apoyo del Gobierno; lo estuvo en el primer real decreto-ley, donde aprobamos una línea específica de liquidez para el sector turístico, la ampliación a 400 millones de la línea de Thomas Cook. Por cierto, nos criticaron en aquel momento porque poníamos el foco en el sector turístico y olvidábamos a otros sectores que también empezaban a estar afectados por la crisis, pero estoy convencida de que todos en esta sala coincidimos en que el turismo fue de los primeros sectores afectados por la crisis básicamente por las limitaciones de movilidad, pero también va a ser uno de los sectores que más tarde en salir de ella, y ahora me referiré a ello. Además, aprobamos aplazamientos en las cotizaciones sociales de los trabajadores fijos discontinuos, y en las medidas más generales también hay una mirada al turismo, desde las líneas de liquidez, hasta los ERTE a los autónomos, etcétera; en cada una de estas líneas el porcentaje mayoritario de beneficiarios es el sector turístico porque la cadena de valor va desde la industria al taxi. Por tanto, tenemos una cobertura dentro de la cadena de valor muy amplia.

En cuanto a las medidas que nos ocupan ahora, tanto el abordaje del plan de desescalada como ese plan de relanzamiento del sector turístico, le señalaba que estamos trabajando en cuatro pilares: la configuración de la seguridad en el destino, las medidas de refuerzo necesarias para este sector y, ya sí con una mirada sectorial, la inteligencia turística y el observatorio o conocimiento turístico para poder utilizar las redes de destinos turísticos inteligentes como un pilar fundamental para dar respuesta a muchas de las dudas que se nos van a plantear en los próximos días, semanas, cuando tengamos que hacer el abordaje del plan de desescalada, tomar decisiones y, por supuesto, la promoción.

El representante del Grupo Popular de alguna manera restaba valor a la campaña que hemos hecho, y quiero decirle que igual de importante ha sido esa campaña como las que han hecho otras comunidades autónomas, en particular algunas del Partido Popular. Mire usted las campañas de promoción que han hecho algunas comunidades autónomas, como le digo, algunas gobernadas por el Partido Popular, y entonces verá las similitudes entre la campaña que nosotros hemos hecho y las de otros territorios. Además, verá la envergadura de nuestra campaña, pues nosotros la hemos hecho a nivel internacional; contamos con antenas en el conjunto de los cinco continentes no solo a través de las oficinas comerciales sino también a través de las treinta y tres oficinas de turismo en el exterior. Por lo tanto, la envergadura de ese vídeo, que no sé si usted ha menospreciado (el señor Almodóbar Barceló: ¡Para nada!) o le ha parecido que, cuando menos, no respondía a lo que un Gobierno de España requiere en materia de promoción, va mucho más allá. Además, hemos trabajado con España Global en los distintos canales de los que disponemos para que esa campaña y otras en las que estamos trabajando trasciendan fronteras porque, desde luego, tenemos que reposicionar la imagen de España en el mundo. Tenemos que volver a recuperar la imagen de España como destino seguro, que era una de nuestras fortalezas; para nosotros es fundamental. De hecho, lo hemos impulsado de la mano de las comunidades autónomas porque tanto en las tres conferencias sectoriales celebradas como en el Consejo Español de Turismo una de las


Página 35




medidas que más se reforzó fue la de las campañas de promoción. Por lo tanto, creo que todos estamos haciendo un esfuerzo. Las comunidades autónomas han hecho unas campañas estupendas para fidelizar también el turismo nacional y el arraigo de esos visitantes internacionales con los productos que consumen. Estoy convencida de que el Gobierno, de la mano de las comunidades autónomas y con todos aquellos que se quieran sumar a mejorar la imagen de España, va a conseguir recuperar ese volumen de turistas internacionales que tanto necesitamos y superar el impacto que la crisis sanitaria va a tener en nuestro sector turístico.

Había también preguntas en relación con la apertura de las fronteras exteriores y si la fecha era octubre. No tenemos fecha para la apertura de las fronteras exteriores porque en estos momentos estamos trabajando con nuestros socios europeos. De hecho, esta misma semana, como les decía, ha habido tres reuniones muy importantes, el lunes de los ministros de Turismo y ayer del Colegio de Comisarios y los ministros de Transporte, donde España ha incluido en la agenda trabajar protocolos sanitarios conjuntos para todos los países y definir cuanto antes un horizonte de apertura de nuestras fronteras. Por lo tanto, el horizonte depende de la coordinación en esta materia con los países europeos. Desde luego, nuestra voluntad es que bajo esos protocolos sanitarios se pueda recuperar pronto la normalidad en los flujos entre países europeos. Y no será porque nosotros no lo estemos impulsando, como decía, la toma de decisiones en Europa es lenta, pero existe el compromiso de España y el impulso de España a través de cuatro ministerios. Les garantizo que lo estamos haciendo, y esta semana en particular con una agenda muy intensa de contactos para poder incorporar en la agenda de la Comisión también las fronteras, como un elemento necesario para poder abordar esa desescalada con seguridad, de modo que nos permita recuperar la normalidad en un sector, el turístico, que vuelvo a decir que es clave para nuestro país. Pero fíjense, también va a ser clave para la recuperación económica, lo fue en el año 2008 y estoy convencida de que, si lo hacemos bien, si conseguimos que a ese plan de relanzamiento se incorporen todas las medidas que el sector necesita y esa movilidad segura y destinos seguros, muy pronto de nuevo podremos hacer de nuestro sector turístico una palanca de creación de empleo y de riqueza para España, pero también para el conjunto de los territorios. Por lo tanto, no les quepa duda, señorías, este Gobierno tiene una prioridad en las próximas semanas, ese plan de relanzamiento del turismo, la industria y el comercio dentro de los planes de apoyo. Nuestra voluntad es flexibilizar esas medidas, extenderlas para que la cobertura que requiere esa desescalada se ajuste a lo que nuestros sectores productivos necesitan. No sé si he contestado a todas las preguntas.

Termino. Me gusta que la señora Sagastizabal lo haya dicho al principio, soy una ministra a la que le gusta dar certezas, muy responsable, manteniendo un diálogo con todos los interlocutores con los que, de una forma muy honesta, hemos puesto en marcha esta hoja de ruta, que nos está permitiendo aprender de las cosas que vemos que están funcionando y dejar de lado aquello que hemos visto que no era útil para la solución de la crisis sanitaria o no era necesario para el abordaje de la crisis económica. Verán que hay cosas que hemos hecho y que no traslado a sus señorías, aunque no digo que hayan sido fallidas. Hemos desplegado todas nuestras ideas para el abordaje de una crisis desconocida y muchas de ellas, lo digo con satisfacción, las hemos podido incluir en la agenda y hoy podemos dar certezas de todos estos resultados. La desescalada genera muchísimas incertidumbres. Ayer las preguntas que nos trasladaban los sectores económicos, los territorios o la propia población eran acerca de la movilidad; tendremos que ir dándoles respuesta en los próximos días. Yo sí quiero que conste en acta que esto se está haciendo en coordinación con las comunidades autónomas. Insisto, para el plan de desescalada existe un grupo que lleva trabajando desde hace dos semanas, con un representante de cada comunidad autónoma que ha designado el propio Gobierno autonómico, y es en ese grupo donde se están abordando los distintos planes de desescalada que también las comunidades autónomas nos han hecho llegar. Por no ser exhaustiva, no me voy a referir a ellos, pero son muchas las comunidades autónomas que han puesto encima de la mesa cuáles son sus planes de desescalada, y eso exige coordinación y una mirada que, por supuesto, tiene que ser territorial -y así lo hemos señalado-, además de unos tiempos que nos van a marcar también las autoridades sanitarias con esos indicadores de alerta, que nos van a permitir ir pasando de una fase a otra con seguridad.

Esperamos poder dar respuesta a todas las preguntas que tanto ustedes como los actores económicos nos están trasladando. Sabemos que esas respuestas son necesarias para poder abrir sus negocios, para tener sus negocios preparados, para tener seguros sus centros productivos. Yo insisto en que ya existen guías oficiales, pero estamos haciendo una revisión en profundidad para que todas las guías sean específicas y podamos llegar a cada sector y a cada territorio contando con todos los protocolos, de modo


Página 36




que a partir del 4 de mayo, que está ya a la vuelta de la esquina, haya comercios que con cita previa puedan abrir, restaurantes o establecimientos de hostelería que puedan suministrar comida y podamos ir a recogerla, algo que no se podía hacer. Ahora nos pueden llevar la comida a casa, pero, como saben, no podíamos ir a nuestros bares o cafeterías a recoger esa comida. Por lo tanto, ahí damos también un alivio para que los sectores económicos empiecen a configurar un escenario distinto de desescalada. Este escenario de desescalada tiene muchas incertidumbres, con incógnitas a las que vamos a tener que ir dando respuesta de una manera cierta, pero estoy convencida de que igual que en estas siete semanas hemos acertado en muchas de las medidas que se han incluido en la agenda -aquellas en las que hemos tenido alguna duda, hemos preferido no ponerlas-, con humildad y tratando de dar respuesta a muchas preguntas que se plantean por primera vez en una crisis en la que todos vamos aprendiendo lo que funciona y lo que no funciona, insisto, el aprendizaje de estas siete semanas nos va a permitir desarrollar una desescalada con más seguridad y con más garantías. (La señora vicepresidenta, Guaita Esteruelas, ocupa la Presidencia).

También, como comentaban algunos de ustedes, es necesaria la corresponsabilidad de la propia población. El confinamiento de la población ha sido ejemplar y también la salida tiene que ser ejemplar. Lo vimos con los niños el domingo; yo me quedo con lo bueno, la ejemplaridad en la mayoría de esas salidas con los niños. A pesar de que hubo -como vimos en los medios de comunicación- algún error, estoy convencida de que entre todos vamos a saber hacer de la seguridad la protección de cada uno de nosotros

Por lo tanto -y termino con esto-, creo que estamos en un momento más esperanzador, comenzamos a ver la luz al final del túnel; y nuestra voluntad es hacer todo el acompañamiento al tejido productivo, a los trabajadores y trabajadoras, para que tengan certezas y sepan cuándo se van a poder incorporar a su puesto de trabajo, y si no se van a poder incorporar que sepan si, efectivamente, van a mantener esa red de seguridad que hoy les permite estar tranquilos en sus casas con sus hijos. En esa voluntad de diálogo con ustedes y, por supuesto, con los sectores, con las comunidades autónomas y también -no lo he dicho- con las corporaciones locales, que van a ser vitales en la desescalada, les tendemos la mano -como lo hacemos siempre- desde el Gobierno, para que se sumen a este relanzamiento de la economía, para que todas las propuestas que algunos grupos han puesto encima de la mesa se puedan concretar dentro de los planes que estamos abordando, y efectivamente podamos abordar la crisis económica y social con dialogo, con unidad y, sobre todo, pensando que el enemigo común es el COVID-19. Mientras no consigamos doblegar a este enemigo, todo lo que hagamos estará supeditado a esta crisis que entre todos tenemos que... vencer.

Muchísimas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Gracias, señora ministra. Debe ser la hora, la falta de azúcar a veces también afecta.

Les recuerdo a sus señorías que pasamos al segundo turno de intervención y, como se acordó, tiene tres minutos cada portavoz. Por el Grupo Parlamentario Republicano, doy la palabra al señor Capdevila.

El señor CAPDEVILA I ESTEVE: Muchas gracias, señora presidenta.

Lo lamento, señora ministra, no ha transmitido ni confianza ni estabilidad ni certidumbre, por lo menos a este, su admirador portavoz. Nos parece genial que nos lo plantee como desiderata y tomémoslo como un punto de partida, pero, así como el mejor marketing es el que hace sonar las cajas registradoras, creemos que la mejor campaña para reactivar el consumo es que la gente tenga dinero en su bolsillo, y mantener gasto en promoción exterior nos parece contrario a estos dos principios así de sólidos del marketing, de la gestión del día a día; que la gente tenga dinero en el bolsillo, lo demás son milongas.

El señor Soler le ha salido a usted muy bien al quite, seguro que con intención de restarme parte de la atención en mis tres minutos. Solo quiero decirle: por favor, señor Soler, no es su estilo, ahórrese alusiones al autismo. Busque, por favor, otras comparaciones que no sean hablar de personas discapacitadas (el señor Soler Mur: ¿Discapacitadas?) y, por favor, no ofenda tampoco la inteligencia de sus colegas. (El señor Soler Mur hace gestos negativos). Sí, ha hablado usted de autismo.

No se puede y no se podía condicionar la concesión de créditos ICO a seguros, y le remito a los datos que he expresado en esta misma sesión. Y respecto a Montesquieu -usted me perdonará, pero es que también me la deja botando-: A Montesquieu lo enterró Alfonso Guerra hace algunos años en esta santa casa, y ustedes en esta crisis no hacen más que cumplir con formalismos y la ministra afearnos que no pongamos incluso buena cara con sus lentejas de BOE.


Página 37




Me queda poco tiempo, pero le voy a pedir, señora ministra, que haga usted sus deberes. Haga los que ya debíamos haber hecho antes de esta crisis porque ya los tenía usted: las redes cerradas, sí, sonría, pero no tenemos buena nota ahí. Cumplieron ya los seis meses que tenían mucho antes de esta crisis. Pedimos que impulse de una vez por todas el marco normativo que ofrezca seguridad jurídica a las plantas de cogeneración y que desarrolle el programa de renovación de plantas de cogeneración y residuos contemplado en la Ley de -pásmese- de 2013, del Sector Eléctrico. Y con la venia de la señora presidenta, no me puedo levantar de este escaño sin hacerle llegar la reclamación del gremio de instaladores, a los que están volviendo locos con la falta o con el estraperlo de los EPI y con una orden ministerial, la SND/344/2020, indefinida, contradictoria cuando no inaplicable, que impide acciones preventivas o en presencia de personas ajenas a la empresa; o se define mejor o se suspende temporalmente.

Saldremos de la crisis, ministra; sonriamos porque vamos a salir de la crisis. Vamos a salir de la crisis si salimos más digitales y más industriales. El problema es que vuelven ustedes a la idea del Estado nación, pero creemos que lo que debe volver es la idea del bien común, que solo saldremos bien de esta desde la subsidiariedad, desde la eficiencia, desde la cooperación, desde la solidaridad y la responsabilidad compartida, como decía el conseller Romeva este fin de semana desde la prisión de Lledoners.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Gracias, señor Capdevila.

Tiene la palabra ahora, por el Grupo Parlamentario Popular, la señora Moraleja.

La señora MORALEJA GÓMEZ: Ministra, no ha contestado a muchas de las preguntas que le hemos formulado y mire que era fácil, era simple. La industria ahora, en estos momentos, nos está viendo, nos está escuchando, y quería oír hoy de usted aquí un sí o un no, simplemente eso. Espero que usted conteste al sector de la automoción en esa reunión que van a tener posteriormente, porque ellos ya tienen su plan de choque desde hace dos semanas y usted los va a recibir la semana que viene.

La verdad es que también me surge una duda al escucharla porque ahora ya no sé -tanto que hemos hablado de ello- si el plan de desescalada está aprobado o no está aprobado. El señor presidente del Gobierno dijo que estaba aprobado en Consejo de Ministros y ahora resulta que no está aprobado, que se van a consensuar con las comunidades autónomas estas fases de desescalada, y los sectores ya no saben a qué atender, están escépticos, no saben qué hacer. Por eso eran tan importantes estas preguntas. Entramos de forma errónea y tardía, no estamos al mismo nivel que otros países, señora ministra, y queríamos seguridad, como usted ha dicho. Es lo que queremos: seguridad y viabilidad, y usted a lo que nos está conduciendo es a un camino de no retorno. Hay incertidumbres y usted lo ha reconocido hoy aquí hace unos minutos. El sector de la automoción no ha obtenido de usted nada, pero es que los otros sectores industriales, el metalúrgico, el refino, el papel o el cemento, por contar algunos, tampoco. Ellos necesitan tener una oportunidad en nuestro país y saber que la van a tener ahora a futuro. Si ustedes no son capaces de aportar esa seguridad y esa viabilidad, sus empresas cabeceras -usted sabe que no están aquí, que están fuera de España- se van a llevar nuestras plantas a otros sitios y ya no va a haber marcha atrás. Y no solo el sector del automóvil, también el sector de la cogeneración se asfixia, ya estaba asfixiado antes de que empezase esta crisis sanitaria, pero ahora...

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Señora Moraleja, lleva dos minutos.

La señora MORALEJA GÓMEZ: Vale, un último minuto.

Ya se han olvidado también de las industrias electrointensivas. ¿Dónde está el estatuto? Por tanto, le pedimos seguridad y viabilidad y que no yerren en la desescalada, por favor. Es muy importante para la salud y también para el sector económico de nuestro país.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Muchas gracias.

Ahora tiene la palabra el señor Almodóbar.

El señor ALMODÓBAR BARCELÓ: Muchas gracias, señora presidenta.

No me va a dar tiempo a decirle, señora ministra, todo lo que me gustaría respecto a su intervención. Al igual que mi compañera, creo que han quedado muchas dudas por aclarar. He creído entender que usted considera que las necesidades del sector turístico están satisfechas. De verdad, lamento mucho, ministra, que hoy no haya aprovechado esta oportunidad, esta comparecencia para trasladar tranquilidad y certidumbre al sector. De verdad que lo lamento, usted sabe perfectamente que en el sector no están contentos.


Página 38




Sí me gustaría decir una cosa. El turismo español es una historia de éxito, no es un invento de anteayer. Muchos de los que estamos en esta sala no habíamos nacido cuando todo esto empezó. Es el fruto del trabajo, del esfuerzo, del sacrificio de muchísimas generaciones y de personas, la gran mayoría anónimas, de muchos pequeños empresarios, de trabajadores, de los destinos, de personas emprendedoras que vieron en el turismo una oportunidad. Quien les habla pertenece a la cuarta generación de una de las muchas familias de empresarios hoteleros de Benidorm con sesenta años de bagaje. A mí no me va a contar nadie el efecto y el sufrimiento que esto que estamos pasando está teniendo en el turismo: lo vivo en mi ciudad cada minuto y en cada persona.

Llevan semanas repitiendo que no van a dejar a nadie atrás. Señora ministra, en otros países de nuestro entorno ante la crisis del COVID-19 el turismo ya es una auténtica estrategia política de cara a la recuperación. Muchas de sus medidas han aportado incluso más tranquilidad, certidumbre y confianza al sector turístico español que las propias decisiones tomadas por su Gobierno. Le pido a usted como responsable de la política turística en España, y no solo en nombre del Partido Popular, sino también me atrevería a decir en nombre de millones de españoles que dependen de esta actividad directa o indirectamente, que, de verdad, conviertan al turismo en algo prioritario. Las palabras por sí solas no salvarán al turismo ni al empleo. Háganlo por España, por favor.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Muchas gracias, señor Almodóbar.

A continuación, por el Grupo Parlamentario VOX, tiene la palabra la señora Rueda.

La señora RUEDA PERELLÓ: Gracias.

Líneas ICO que el sector considera insuficientes, los ERTE que aún no han percibido la mayoría de los afectados, test que el Gobierno entrega a comunidades y ahora dicen que las comunidades no los han realizado, con lo cual se pone en evidencia de nuevo la ineficiencia de este Estado de las autonomías. Menciona a los autónomos y, esta misma mañana, desde la Confederación Española de Agencias de Viajes le envían un manifiesto para salvar el turismo en el que piden que aprueben de forma inmediata ayudas directas a autónomos, ya que las adoptadas hasta ahora se consideran totalmente insuficientes. Han hablado de trabajar para colaborar en esta crisis y, créanme cuando les digo que trabajamos y mucho, porque los cincuenta y dos diputados de VOX, que son la mitad del Grupo Parlamentario Socialista, han presentado más de 2000 iniciativas parlamentarias, que están a disposición de todos porque están registradas. Todas son públicas, con lo cual estaremos encantados de ayudar en la medida de nuestras posibilidades, pero sí le hago una petición: por favor, no seamos los últimos cuando en turismo siempre hemos sido pioneros.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Gracias.

Por el mismo grupo parlamentario, tiene la palabra el señor Figaredo.

El señor FIGAREDO ÁLVAREZ-SALA: Muchísimas gracias.

Señora ministra, señor Soler, debo reiterar y confirmar que la crisis económica que estamos padeciendo y que vamos a padecer no la ha provocado el COVID en sí, sino las medidas que el Gobierno está adoptando con esos créditos ICO que no llegan, esos ERTE que están en un limbo y que los trabajadores no perciben y esos reales decretos que se publican a las doce de la noche. Al final, estamos ante una serie de medidas que solo generan incertidumbre e inseguridad y, en ese marco, el tejido productivo español se hunde. No hay otra explicación.

La segunda cuestión: el grupo empresarial Mondragón no producía mascarillas. En España había al menos otros cuatro grupos empresariales que sí lo hacían y en lugar de potenciar a quien ya lo hacía, se potencia a uno nuevo, se trae con medios del Ejército español -en definitiva, pagado por todos los españoles- una nueva línea de negocio para el grupo Mondragón. Así pues, lo que queremos saber en VOX, y hemos presentado unas iniciativas que podrían respondernos, es cuánto nos ha costado a todos los españoles y si detrás de esto hay una cara más del famoso cupo vasco y cupo nacionalista.

Por último, aunque no está aquí -al menos no la veo-, quiero decir a la portavoz de Bildu que Euskal Herria solo existe en sus sueños. Ella solo representa a las tres provincias vascas, solo, así que no puede hablar por nadie más, y si quiere saber algo sobre cooperativas, que consulte de nuevo algunas de las iniciativas parlamentarias del Grupo Parlamentario VOX. Nos ponemos a su disposición, aunque no esté aquí para escucharlo.

Muchísimas gracias.


Página 39




La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Muchas gracias.

El siguiente turno es para el Grupo Parlamentario Mixto. Tiene la palabra el señor Martínez Oblanca.

El señor MARTÍNEZ OBLANCA: Muchas gracias, señora presidenta.

Señora ministra, gracias también por su réplica, yo diría que evanescente. Tres apuntes. Contigua a esta sala constitucional está celebrándose la Comisión de Sanidad en su cita semanal de seguimiento de esta emergencia del coronavirus. Aquí no podemos exigirle a usted que proporcione respuestas sanitarias, pero sí cabe exigirle que su ministerio aplique medidas preventivas para evitar la muerte de decenas de miles de empresas y mandar al paro a cientos de miles de trabajadores. Usted es la intensivista de la industria, el turismo y el comercio nacional. En la industria, ¿cree usted que tras el COVID-19 España puede permitirse que la política radical del Ministerio para la Transición Ecológica siga cargándose empleo en España?

Segundo apunte, al hablar del caso de Hersill, señora Maroto, le pido que no haga trucos. Los veintiún días para poner a pleno funcionamiento la empresa Hersill de respiradores son los que se cuentan a partir de la declaración del estado de alarma. Pero es que, señora Maroto, la alerta de pandemia llega a España a finales de enero. Es decir, en España hemos perdido un tiempo fundamental para ir haciendo acopio de material imprescindible o para impulsar su fabricación, como es el caso de los respiradores de Móstoles. Ese es el drama, señora ministra, que en España el Gobierno desperdició un tiempo vital que no comienza el 14 de marzo con la declaración del estado de alarma, que comienza cinco semanas antes, y ustedes no hicieron nada para atajar la pandemia. Al revés, la negaron. Le recuerdo que los indicadores internacionales más prestigiosos colocan a España en el último lugar como el país que peor reaccionó ante esta pandemia.

Finalmente, tercer apunte. Usted y el señor Soler, el portavoz del Grupo Socialista, han insistido en que desde la oposición aportemos propuestas para superar la crisis. El Congreso ha celebrado en el Pleno cuatro debates en relación con el estado de alarma y sus sucesivas prórrogas. Señora Maroto, señor Soler, ¿saben cuántas propuestas de la oposición han sido aprobadas por los grupos que apoyan al Gobierno? Ninguna, a la papelera. Si el clima para la reconstrucción nacional es este de mandar las propuestas de la oposición al cesto de los papeles, estamos abocados al fracaso, lo cual sería imperdonable.

Nos convoca usted a un relanzamiento. Señora ministra, un pacto solo es posible cuando hay objetivos comunes en beneficio de la nación, cuando Gobierno y oposición ceden para acercar sus propuestas y, tercero, cuando prevalecen las medidas concretas sobre las meras apariencias. Hoy ha venido usted aquí a cumplir el trámite, justamente el día en que se conoce que el PIB en este primer trimestre se ha desplomado un 5,2 %, la cifra peor en casi un siglo, de lo cual el batacazo afecta casi un 11 % al comercio, transporte y hostelería y la industria retrocede un 2,7 %. Viene un tiempo muy duro para todos. Le deseo el mayor de los éxitos.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Muchas gracias.

Tendría que intervenir el Grupo Parlamentario Ciudadanos, pero la señora Martínez no está.

Por el Grupo Vasco, la señora Sagastizabal.

La señora GARASTIZABAL UNZETABARRENETXEA: Gracias, presidenta.

Es verdad que no nos ha contestado a muchas cosas, pero ya lo iremos viendo. Creo que hay que decir que en algunos momentos no ha habido diálogo, ha habido una imposición. Eso fue lo que ocurrió con el decreto de actividad, que luego es verdad que fue matizado. No quiero ahondar en este tema. Muchos argumentaron en su contra el dilema entre economía y salud. Creo que no se trata de ese dilema, sino de conciliar economía y salud. Hoy desde luego, ministra, recojo su guante o sus palabras y espero que ese plan de desescalada esté coordinado y sea coincidente con las comunidades autónomas, porque un modelo con bases comunes compartidas y una ejecución adaptada a la realidad territorial por parte de las administraciones más cercanas, respetando el autogobierno, nos es grato. Este es el principio de subsidiariedad. Si es así, nos encontrará en el camino. De lo contrario, desde luego no podrán contar con nosotros.

Por último, si con todo lo que está cayendo, señores de VOX, se fijan solamente en lo que es vasco, su obsesión con Euskadi y Navarra, háganselo mirar.

La señora VICEPRESIDENTA (Guaita Esteruelas): Muchas gracias.

Por el Grupo Parlamentario de Unidas Podemos, el señor Rodríguez.


Página 40




El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Muchas gracias, presidenta.

Dos cositas con respecto al turismo que van más allá del turismo. La primera, los ERTE. Creo que esa es la medida de protección más importante junto con los ceses de actividad para más de 900 000 autónomos, creo que es la medida más importante de protección social que ha tomado el Gobierno y que se ha tomado en este país con la gente trabajadora en muchísimos años. Pero no solo lo es porque en torno a 3 o 4 millones de trabajadores y creo que medio millón de empresas se vean afectadas, no solo porque toda esta gente trabajadora vaya a cobrar a partir del próximo lunes 4 de mayo parte de su salario, manteniendo el empleo -que esto, por supuesto, ya de por sí es importantísimo-, sino porque esta medida sirve de protección a las pequeñas empresas y a los autónomos, que se ven en la tesitura -como muchos nos decían- de que las ayudas por el cese de actividad les venían muy bien para pagar las facturas y para pagar la hipoteca, pero que tenían el problema de que tenían dos, tres o cuatro empleados y, sin la herramienta del ERTE, iban a tener que despedirlos. (El señor presidente ocupa la Presidencia). Eso ha supuesto un balón de oxígeno que va a permitir que autónomos y pequeñas empresas levanten la cabeza más rápido que si no existiera esta herramienta. Por cierto, esto ha salido adelante gracias al curro brutal que han realizado los trabajadores públicos en unas condiciones posteriores a los recortes, con teletrabajo, etcétera, y sacando más de cien mil solicitudes al día.

Dicho esto, es fundamental que los expedientes de regulación temporal de empleo, que esta protección social para millones de trabajadores y de empresas en este país se prolongue más allá del estado de alarma y, en concreto, en el sector turístico más que en ningún otro. La caída del PIB en Canarias es, en la visión más optimista, de un 24 %. Antes nos echábamos las manos a la cabeza -y es para ello- cuando comentaba un diputado anteriormente la caída del 5 % del producto interior bruto en todo el país, así que imagínense en el caso de Canarias, donde caería, en el mejor de los casos, un 24 %. Por tanto, necesitamos que estas medidas de protección se alarguen en el tiempo. Si tiene que ser hasta final de año, pues que sea hasta final de año, porque al turismo le queda todavía mucho tiempo para arrancar.

Hay un detalle también importante, sabemos que hay presiones -se hacen evidentes en los medios de comunicación- por parte de la CEOE para que se flexibilice y se permita el despido una vez que acabe el periodo de los ERTE. Esto, aparte de ser injusto, es ineficaz económicamente. Desde nuestro grupo parlamentario vamos a empujar para que esto no ocurra. Animamos al Gobierno para que no doblen el brazo con la patronal, porque en esto no tiene razón. Es totalmente injusto que grandes empresas que están recibiendo una protección social con ingentes cantidades de dinero público pretendan poder echar a la gente a la calle, a miles de trabajadores al día siguiente de acabar las medidas de los ERTE. Esto es injusto y, además, no tiene parangón con ninguna medida de protección del empleo que hayan hecho Gobiernos anteriores con mucho menor calado; por lo tanto, en esta tiene menos sentido aún si cabe.

Ya para terminar, me referiré a la obligación de servicio público en los trayectos. Esto para Canarias, Baleares y diría que incluso para muchas otras partes del país es fundamental. Tenemos que fijar un precio máximo. Ya lo decíamos antes de que llegara la pandemia y el virus; ahora se vuelve necesidad. Si no fijamos un precio máximo en los trayectos para favorecer el turismo interior y para favorecer la movilidad de la gente, los territorios en los que el turismo tiene más peso en el PIB van a tener muy difícil levantar cabeza, porque el turismo internacional depende de medidas de terceros países. Por tanto, lo diré claro en una frase: obligación de servicio público, limitación de las tarifas máximas de los vuelos, como ya dijo la CNMC.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Señor Soler, cuando quiera, tiene la palabra.

El señor SOLER MUR: Gracias, señor presidente.

Le pediría en nombre del Grupo Socialista al Gobierno y a la ministra que sigan trabajando como lo viene haciendo: intentando aportar el mayor número de recursos posibles para activar la economía, la industria -en concreto, los sectores más afectados; uno de ellos es la automoción, pero todos con carácter general están afectados-, la hostelería y el turismo, que somos conscientes de que tienen especiales dificultades para ponerse en marcha. Somos también plenamente sabedores de sus problemas por la desescalada, por estos porcentajes. Yo creo que somos conscientes y se está intentando hacer lo posible para garantizar la seguridad de las personas, primero, y la activación de la economía, después, entendiendo las dificultades para cubrir costes con porcentajes de aforo limitados y también para activar el comercio, especialmente el comercio minorista, que lo está pasando mal. Me consta que el Gobierno lo va a hacer, de la mano de las comunidades autónomas y ayuntamientos, y con la interlocución máxima con los sectores.

A los grupos políticos querría trasladarles brevemente algún comentario. Al señor Capdevila simplemente quería decirle que los seguros se pidieron en los primeros días y, cuando el Gobierno se puso


Página 41




encima, las entidades financieras dejaron de pedirlos. Compruébelo porque, probablemente, sea una queja de los primeros días que sí que alguna entidad financiera pidió seguros, pero después no. Asimismo, quería decirle también que lo único que conozco que ha enterrado el señor Guerra es la dictadura, acompañado de muchos más demócratas en este país. Eso es lo que enterró el señor Guerra en este país.

Al portavoz del PP, respecto a las incertidumbres de las que hablaba, le diré que, como la ministra ha reconocido, todos somos conscientes de la incertidumbre sobre la evolución de esta situación y sobre la sanidad, y la única seguridad que puede aportar el Gobierno son los ERTE, los ICO, las ayudas, esa seguridad para no dejar a nadie atrás. Son 5 500 000 personas las que reciben ese tipo de protección y 1 100 000 autónomos los que hoy mismo reciben su ayuda. Por tanto, creo que se está haciendo un gran esfuerzo.

En cuanto a VOX, decía la señora Rueda que han presentado dos mil iniciativas; hasta el 10 de marzo, ninguna en el Pleno relacionada con el coronavirus. Por tanto, somos todos conscientes de que todos, probablemente todos -la OMS, la Unión Europea, los países, los grupos políticos, todos-, hemos llegado tarde a esta situación. (La señora Rueda Perelló: En preguntas escritas sí que puede).

El señor Figaredo vuelve a repetir que la crisis la ha creado el Gobierno. Yo no utilizaré la palabra que he empleado antes por no herir la susceptibilidad del señor Capdevila, pero creo que es estar en otro planeta pensar que la crisis la crea el Gobierno.

Al representante de Foro Asturias, estamos en la Comisión, es un foro más próximo, más cercano; creo que la ministra es plenamente accesible para que podamos plantear propuestas aquí si en el Pleno no se hubieran tenido en cuenta.

Yo les animo, de verdad, a tratar de hacer un esfuerzo por intentar sumarse a la acción del ministerio y a la acción del Gobierno. Aunque me da la impresión de que algunos de ustedes, en vez de aliarse con el Gobierno para luchar contra el virus, prefieren aliarse con el virus para luchar contra el Gobierno.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Soler.

Tiene la palabra la señora ministra por el tiempo que disponga.

La señora MINISTRA DE INDUSTRIA, COMERCIO Y TURISMO (Maroto Illera): Muchísimas gracias por todas las observaciones que me habéis trasladado. He intentado responder a todas las preguntas. Estoy segura de que queda alguna, pero, como me conocéis y yo doy mucho valor al Parlamento y a la Comisión, estaré encantada de volver pronto a seguir trabajando por este país, ese interés general que sin duda nos anima a todos cada día a buscar las soluciones a los problemas a los que nos enfrentamos, que no son menores. Llevamos un abordaje de la crisis en el que hoy estamos más preparados de lo que estábamos, probablemente, en febrero o en marzo.

Comentaban algunos de los diputados que pareciera que España no veía venir la crisis; yo quería decir que el mundo no veía venir la crisis. Igual que estamos en España están en el conjunto de los países de nuestro entorno, buscando respuestas a las preguntas y en muchos casos vienen a España a preguntar. Por lo tanto, algo estaremos haciendo bien. El propio representante de la OMS, en el informe que hizo la última vez que estuvo, señalaba la buena praxis del abordaje de la crisis sanitaria en España. Sin duda habrá críticas, pero creo que ha habido aciertos y también hay que reconocerlos porque para eso hay que ser honestos. Por lo tanto, trataré de dar respuesta a las dudas que me habéis planteado y que han quedado sin resolver en el ámbito de la industria.

Lo he dicho, llevamos dos años con una agenda industrial en nuestro programa político. Creo que era fundamental recuperar en el debate la industrialización, y la crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la importancia de tener industria en España. La industria ha sido y va a ser clave para combatir al COVID, pero también va a ser clave en la recuperación. Sin duda, este Gobierno apoyará a la industria, a todos los sectores industriales, como decía, desde el sector de la automoción hasta el sector industrial más pequeño que podemos vislumbrar, porque, sin duda, si algo nos ha puesto de manifiesto, insisto, esta crisis es que con la industria podemos ser más fuertes en el abordaje y también en la recuperación.

También quiero dar certezas sobre los planes del Gobierno para el comercio. Lo decía al principio, el abordaje de la crisis ha puesto en la agenda del Gobierno una red de protección que, sin duda, será mejorable, pero que nos está permitiendo mantener el empleo y mucho tejido industrial, empresarial, comercial y turístico. Por lo tanto, el comercio es uno de los beneficiarios de esa red de protección; una red de protección que adaptaremos a las fases de desescalada, para que se vayan abriendo las persianas. Por ello, quiero que los comerciantes y sus trabajadores y trabajadoras tengan la certeza de que este Gobierno trabaja con la seguridad de que no va a dejar a nadie atrás. Insisto, porque me parece que no poner en valor


Página 42




lo que el Gobierno ha hecho desde el punto de vista de la red de seguridad, el cambio que se ha propiciado con respecto al abordaje de la crisis de 2008 -con medidas nuevas que atienden a esos colectivos más vulnerables para que tengan una red de seguridad-, es, de alguna manera, no reconocer que hay más de 5,4 millones de trabajadoras y trabajadores protegidos. No les quepa ninguna duda de que el comercio está en la agenda, lo ha estado en los planes de choque y lo va a estar también en el plan de reconstrucción. Y, por supuesto, el turismo también. Lo decía antes, fue una palanca de recuperación frente a la crisis del 2008 y estoy convencida de que va a ser una palanca para la recuperación de la crisis tras el COVID.

No lo he dicho antes, pero quiero compartirlo con ustedes. Además del abordaje en la Unión Europea de la movilidad segura, también estamos pidiendo que un 25 % del plan de recuperación de la Unión Europea se dedique al turismo. Eso está en la declaración que aprobamos nueve países el lunes. Está también en el abordaje que hizo Borrell en el Colegio de Comisarios y está también dentro de las peticiones que el Gobierno traslada al Consejo para que se pueda abordar también un plan europeo en materia turística. Es la primera vez que el turismo tiene una agenda en la Unión Europea. Hemos hecho un esfuerzo desde España para colocar al turismo en la agenda europea. Junto a los planes de apoyo, ese relanzamiento que el turismo va a tener por parte del Gobierno de España, es importante conseguir protocolos de seguridad en la movilidad cuanto antes, para poder recuperar los turistas internacionales y poder contar con planes de estímulo al turismo a nivel de la Unión Europea, con España a la cabeza en la defensa de que el turismo es una palanca para nuestra economía, pero también lo es para el conjunto de la Unión Europea, que tiene que ver el turismo también como un eje tractor en esa colaboración que mantenemos en el ámbito de la Unión Europea. Por lo tanto, no les quepa duda ni a sus señorías ni a los sectores de la industria, el comercio y el turismo que está ministra y este Gobierno tienen en la agenda -y lo han tenido en el abordaje de la crisis sanitaria con esa red de seguridad- el plan de relanzamiento económico y social, en el que espero que todos ustedes formen parte con sus propuestas, con una actitud proactiva, ya que España necesita salir de la crisis unidos.

El diálogo, el consenso y la unidad nos hacen más fuertes. Por tanto, que sirva de nuevo esta Comisión para reforzar y tenderles la mano a todos los grupos políticos para que, en lugar de estar en la crítica a veces nada constructiva, estén en la propuesta, estén en sumar, porque la crisis sanitaria no la vamos a poder combatir si no sumamos fuerzas todos, no solo con los territorios, no solo con los agentes sociales. Los agentes sociales están, sin duda, haciendo una labor extraordinaria, definiendo en las mesas de diálogo social propuestas para que el trabajo esté protegido y para que el tejido empresarial pueda salir de esta crisis tan dura -con el acompañamiento, no cabe duda, del Gobierno-, para que se refuerce el diálogo social y consigamos -en el marco de esa mesa, pero también en el marco de las reuniones que, como les he dicho, estoy manteniendo con los territorios y con los interlocutores sectoriales- incorporar en el plan de relanzamiento económico todas las medidas, las propuestas y el ánimo de que para salir tenemos que salir juntos y de que el interés general está por encima del interés particular. Por lo tanto, sumemos fuerzas. El lema de esta crisis ha sido que "Juntos somos más fuertes", esa es la voluntad de todos, del Gobierno: tenderles la mano, para trasladar certezas y para trabajar por esa España que tanto espera que la política sea útil. Así que sirva esta Comisión para que pongamos lo mejor de nosotros, hagamos de la política un elemento útil para la población y para esas personas vulnerables que hoy están pidiendo soluciones a la política también.

Muchísimas gracias. (Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora ministra.

Sin más quehaceres en el orden del día, agradeciendo a la ministra su tiempo y su interés, agradeciendo al letrado y a los servicios de la Cámara su habitual eficiencia, y dejando encomendadas a sus señorías cuidarse mucho de sí y de los suyos, se levanta la sesión.

Eran las tres y cincuenta y cinco minutos de la tarde.

Nota:

Advertido error en el Diario de Sesiones núm. 65, correspondiente a la Comisión de Industria, Comercio y Turismo celebrada el jueves 30 de abril de 2020, con cve: DSCD-14-CO-65, se ha sustituido por el presente con cve: DSCD-14-CO-65-C1.

Congreso de los Diputados · C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID · Aviso Legal