Listas de valores
Congreso de los Diputados

Cerrar Cerrar

 
DS. Congreso de los Diputados, Comisiones, núm. 84, de 21/05/2020
cve: DSCD-14-CO-84
 


CORTES GENERALES
DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
COMISIONES

Año 2020 XIV LEGISLATURA Núm. 84
CIENCIA, INNOVACIÓN Y UNIVERSIDADES
PRESIDENCIA DEL EXCMO. SR. D. GERARDO PISARELLO PRADOS
Sesión núm. 5
celebrada el jueves,
21 de mayo de 2020


ORDEN DEL DÍA:

Comparecencia del señor ministro de Ciencia e Innovación (Duque Duque):

- A petición propia, para informar de la situación y medidas adoptadas desde su departamento ante el COVID-19. (Número de expediente 214/000047) ... (Página2)

- Para informar sobre la crisis del COVID-19 en el ámbito de sus competencias. A petición del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso. (Número de expediente 213/000257) ... (Página2)

- Para informar sobre la crisis del COVID-19 en el ámbito de sus competencias. A petición del Grupo Parlamentario VOX. (Número de expediente 213/000289) ... (Página2)

- Para que explique las medidas adoptadas por su departamento en el marco de la gestión de la emergencia sanitaria causada por el COVID-19. A petición del Grupo Parlamentario Ciudadanos. (Número de expediente 213/000315) ... (Página2)

[**********página con cuadro**********]


Página 2




Se abre la sesión a las tres de la tarde.

CELEBRACIÓN DE LAS SIGUIENTES COMPARECENCIAS DEL MINISTRO DE CIENCIA E INNOVACIÓN:

- A PETICIÓN PROPIA, PARA INFORMAR DE LA SITUACIÓN Y MEDIDAS ADOPTADAS DESDE SU DEPARTAMENTO ANTE EL COVID-19 (Número de expediente 214/000047/0000).

- PARA INFORMAR SOBRE LA CRISIS DEL COVID-19 EN EL ÁMBITO DE SUS COMPETENCIAS. A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO. (Número de expediente 213/000257/0000).

- PARA INFORMAR SOBRE LA CRISIS DEL COVID-19 EN EL ÁMBITO DE SUS COMPETENCIAS. A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO VOX. (Número de expediente 213/000289/0000).

- PARA QUE EXPLIQUE LAS MEDIDAS ADOPTADAS POR SU DEPARTAMENTO EN EL MARCO DE LA GESTIÓN DE LA EMERGENCIA SANITARIA CAUSADA POR EL COVID-19. A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO CIUDADANOS. (Número de expediente 213/000315/0000).

El señor PRESIDENTE: Muy buenas tardes a todos y a todas.

Vamos a abrir la sesión y la celebración de las comparecencias del ministro de Ciencia e Innovación. Como ya lo hicimos en la Comisión de Universidades, no quiero comenzar esta comparecencia sin dejar de tener unas palabras de recuerdo a todas las víctimas de la pandemia, a sus familiares, a todo el sufrimiento que se ha generado a lo largo de estos meses, a los que enviamos todo nuestro apoyo. Y, al mismo tiempo, tener también un recuerdo para todos los trabajadores y trabajadoras de los servicios públicos y de los servicios sanitarios, que están haciendo en todos los rincones del Estado una tarea ingente por salvar vidas, por la que debemos estar profundamente agradecidos, también como representantes de la soberanía popular. Y muy especialmente a los trabajadores y trabajadoras de esta casa, a la gente de taquigrafía, en fin, a todos los que hacen posible que la función parlamentaria, la función de control, pueda continuar incluso en esta situación de excepcionalidad.

Dichas estas palabras, recuerdo que vamos a celebrar las comparecencias de manera acumulada. Hay una comparecencia a petición del propio ministro, y hay tres peticiones de comparecencia de diferentes grupos. Como ya hicimos en otras comisiones, lo vamos a hacer de manera acumulada, para que el ministro pueda explicar cuáles han sido las actuaciones adoptadas desde la declaración del estado de alarma y cuáles son las que se piensan adoptar en la fase de desescalada que se abre ahora. Teniendo en cuenta que estas comparecencias se celebran de manera acumulada, el debate se desarrollará como ya sabéis. En primer lugar va a intervenir el compareciente y, a continuación, por un tiempo de diez minutos, los portavoces de los distintos grupos parlamentarios de menor a mayor. A continuación, vuelve a intervenir el compareciente, y, si fuera necesario, se abriría un segundo turno de intervenciones por un máximo de cuatro minutos.

Dicho esto, damos la bienvenida a don Pedro Duque, ministro de Ciencia e Innovación, a quien le agradecemos su presencia en esta comisión y al que damos la palabra para que pase a explicar cuáles han sido las medidas adoptadas en el marco de la crisis del COVID-19 y cuáles son las medidas futuras que el propio ministerio piensa adoptar.

Señor ministro, tiene la palabra.

El señor MINISTRO DE CIENCIA, INNOVACIÓN Y UNIVERSIDADES (Duque Duque): Muchas gracias, presidente. Buenas tardes a todos. Me uno a las palabras de condolencia y de recuerdo de las personas que han sufrido por esta pandemia y también al agradecimiento a los trabajadores que nos han ayudado a sobrellevarla.

Comparezco ante esta Comisión para presentar las actuaciones que el ministerio, como ha dicho el presidente, ha puesto en marcha ante la emergencia sanitaria de COVID-19 y las acciones previstas en las fases de desescalada en el ámbito de nuestras competencias.

Comienzo con un balance de las actuaciones en estos dos meses, como la verdad es que ha sido muy intenso, trataré de hacer un resumen que no sea excesivamente largo.

En primer lugar, tengo que destacar el papel clave en esta crisis sanitaria del Instituto de Salud Carlos III, que durante esta comparecencia llamaremos ISCIII, y que, como saben, depende orgánicamente


Página 3




de este ministerio. Lidera y fomenta la investigación en salud pública y biomédica en España, y por eso siempre es el organismo mejor situado para hacer frente a los nuevos retos de la salud, y especialmente a las crisis sanitarias. La intensidad de la crisis de COVID-19 ha necesitado esfuerzos nunca vistos y por eso hemos reforzado sus capacidades. Dentro del ISCIII, el Centro Nacional de Epidemiología ha adaptado a la Red nacional de vigilancia epidemiológica, que llamamos Renave, para notificación de los casos desde las comunidades autónomas, y diseñando un procedimiento para la declaración de casos españoles al Sistema Europeo de Vigilancia. También, en este centro se están recogiendo y publicando informes diarios de variables epidemiológicas y la elaboración de herramientas de simulación sobre escenarios futuros. El Centro Nacional de Epidemiología ha tenido un papel muy activo en el estudio de seroprevalencia en marcha, del que luego les daré más detalles.

Otro centro del ISCIII, el Centro Nacional de Microbiología, ha sido el centro de referencia para el diagnóstico del nuevo virus desde que en enero se descifró el genoma de este coronavirus y se establecieron los primeros protocolos por parte de este centro, que han sido la referencia de los que se utilizan en España. Además, es el centro de referencia para la confirmación de todos los casos dudosos; en especial ha tenido una actuación enormemente crítica y básica en la primera fase de la epidemia, cuando no estaban engrasados los procedimientos. También ha desarrollado una intensa actividad en validar kits comerciales de técnicas diagnósticas, tanto de PCR como de test serológicos, como también les detallaré más adelante. Y no podemos olvidar su actividad investigadora, por ejemplo, la secuenciación masiva en cepas del virus este, que llamamos técnicamente el SARS-CoV-2, en pacientes españoles para conocer el origen de los contagios y poder determinar las mutaciones que podrían producirse, siempre intentando estar un poco por delante de la evolución del virus.

Para reforzar las adquisiciones de material y equipamiento, y hacer frente al pago de las guardias de los equipos del ISCIII, en especial de estos centros que hemos dicho, el Consejo de Ministros aprobó 1,2 millones de euros adicionales en el real decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, al que nos referiremos bastante porque tuvimos varias disposiciones en él. Este fue el primero que se aprobó desde la declaración del estado de alarma.

El ISCIII, además, ha sido el encargado de gestionar el esfuerzo más importante para la búsqueda de soluciones a la pandemia desde la ciencia. Les hablo del programa urgente de 24 millones para proyectos y programas de investigación del coronavirus que también aprobamos en este mismo real decreto-ley, al cual dotamos de un procedimiento muy sencillo y ágil para facilitar la financiación de proyectos de lucha contra el COVID-19. Esta convocatoria, denominada Fondo COVID-19, estuvo abierta hasta el 13 de abril y recibió más de 1300 expresiones de interés para proyectos, que han sido evaluados por un comité científico-técnico de evaluación. En un tiempo récord, menos de dos meses, se han evaluado todos los proyectos. Esta evaluación ha sido realizada por el comité al que me acabo de referir y -como es común en las evaluaciones científicas- por evaluadores independientes del área de Medicina Clínica, de la Agencia Estatal de Investigación. Por el momento se ha concedido financiación a un total de 127 proyectos, con una aportación pública total de 22,4 millones de euros; es decir, ya se ha utilizado el 93 % de la dotación total, y estos días se financiará el resto. Si les interesa, tengo los datos de concesión por cada comunidad autónoma, aunque, como saben, nuestras convocatorias se rigen por criterios de excelencia científica únicamente. Eso sí, como les detallaré más adelante, hemos establecido cauces de colaboración con las comunidades autónomas para que estas puedan financiar los proyectos que el comité de evaluación considere de más interés científico, pero que no han sido prioritarios o por causa de la longitud de su desarrollo, que no era para soluciones urgentes en esta evolución del Fondo COVID-19. En este Fondo se han financiado múltiples ensayos clínicos para probar la eficacia contra este virus de tratamientos ya aprobados, el llamado reposicionamiento de fármacos, así como también varios ensayos clínicos de plasma de enfermos ya recuperados. Este último proyecto lleva reclutados ya más de 70 pacientes y se ha alcanzado la cifra necesaria para continuar la fase intermedia, que se iniciará el día 26 de mayo, y en el que se está colaborando con ensayos de otros países para unificar los protocolos. El objetivo de este estudio, al que me refiero con un poco más de detalle, es demostrar la utilidad terapéutica de plasma de pacientes recuperados en pacientes con COVID-19. Sigue también en marcha un ensayo que se está realizando en 40 hospitales y 9 comunidades autónomas, dentro del estudio internacional Solidarity, promovido por la Organización Mundial de la Salud.

A lo largo de toda la crisis nos hemos coordinado con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, que depende del Ministerio de Sanidad, para seleccionar proyectos de investigación clínica independientes en diferentes estadios de desarrollo. Explicando un poco el tipo de proyectos que


Página 4




se han financiado con esta dotación adicional, se han apoyado nuevas técnicas de diagnóstico y detección del SARS-CoV-2, más rápidas y seguras, y que den resultado en estadios más precoces de la enfermedad. Entre ellas, varias técnicas de Biología Molecular con diferente metodología a la que llamamos ahora la PCR, y dos para detectar el virus en el aire y en superficies por técnicas ópticas y multiespectrales.

Otra de las prioridades ha sido financiar estudios clínicos sobre cohortes de pacientes con COVID-19, para conocer cómo afecta esta enfermedad en distintos tipos de personas con factores de riesgo, diferencias genéticas y otros condicionantes. Cuatro de estos proyectos suponen un importante ejercicio de coordinación científica y geográfica, ya que se desarrollarán entre decenas de hospitales y centros de investigación de diferentes comunidades autónomas, y se coordinen con otros de menor escala. Estos estudios nos permitirán disponer de un único registro COVID-19, coordinado, por supuesto, por el ISCIII, con el objetivo de mejorar el tratamiento de la enfermedad ahora y en posibles futuras oleadas de la pandemia.

También, entre los proyectos financiados, hay varios que están explorando el impacto de la quimioprevención en profesionales sanitarios y sociosanitarios, así como en residentes de instituciones para mayores. Otros, financian la creación de modelos animales de enfermedad COVID-19, el estudio de la biología del virus, el desarrollo de nuevos fármacos y, por último, proyectos de vacunas que les detallaré en sección aparte.

Continúo ahora exponiéndoles otras de las acciones de investigación que hemos puesto en marcha, que han tenido una gran capacidad de movilización de esfuerzos. En el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, otro de los pilares de nuestra respuesta a la pandemia, se ha constituido la plataforma temática interdisciplinar denominada Salud Global. En ella se han puesto a trabajar más de 150 grupos de investigación de diferentes especialidades. Por el momento se han iniciado 46 proyectos de esta plataforma, 21 de ellos en la última semana, con una aportación extraordinaria de recursos de 4,9 millones de euros. Estos proyectos abarcan un amplio abanico de áreas de conocimiento para atajar las consecuencias de la pandemia, desde el proyecto de Ciencias Sociales, para mejorar la coordinación entre el sistema sanitario y el social para atención de la población mayor, o estudios de materiales, para el diseño de mascarillas o superficies antimicrobianas, hasta el estudio de marcadores epidemiológicos como la detección de material genético del virus en aguas residuales, sobre el que también les hablaré más adelante. Estos proyectos también ponen de manifiesto que muchos investigadores han centrado sus esfuerzos en COVID-19 redirigiendo, en parte, sus líneas de investigación.

Este enorme despliegue de medios ha sido posible gracias a la movilización de fondos propios del CSIC y también por las donaciones altruistas. En lo que llevamos de estado de alarma el CSIC ha recibido, hasta el 19 de mayo, un nivel nunca visto de donaciones que alcanza 10,4 millones de euros. Las donaciones provienen de 285 donativos particulares y 32 donaciones de empresas. Por ponerles en contexto, el año pasado el CSIC recibió 9 donaciones por un importe total de 61 000 euros, así que se han multiplicado por cerca de 170 desde que llegó esta crisis. Como ya hice en mi comparecencia en el Senado de hace diez días, no me cansaré de agradecer esta contribución de la sociedad al avance de la ciencia, y es, desde luego, una señal clara del apoyo social que tiene la investigación en nuestro país. Espero que todos lo tengamos en cuenta a la hora de asignar presupuestos públicos.

Señorías, continúo con la búsqueda científica que tiene en vilo a todo el mundo, los proyectos para encontrar una vacuna eficaz contra este nuevo coronavirus. En el mundo hay ahora más de 120 proyectos de vacuna, según el listado de la OMS. Y está bien que haya muchos, porque todos los expertos nos dicen que se necesita probar diferentes estrategias y que, probablemente, no haya una sola vacuna, sino varias que cumplan diferentes flancos. En España hay en estos momentos diez proyectos de vacunas, con una financiación del Ministerio de Ciencia e Innovación de siete millones ochocientos y pico mil euros. Tres de ellos son de investigadores del CSIC. Por su gran experiencia en la investigación de los coronavirus y en el desarrollo de vacunas, en este mismo real decreto-ley que dijimos de 17 de marzo, se aprobó una financiación extraordinaria de 4,45 millones de euros para los proyectos de vacunas del CNB, dentro del CSIC, y otro de este centro en anticuerpos y antivirales contra COVID-19. Por otro lado, el Fondo COVID-19 del Instituto Carlos III, del que hemos hablado antes, ha financiado otros siete proyectos que han recibido 2 321 000 euros de esta convocatoria. Ninguno de los nuestros está actualmente en fase de ensayos clínicos; sin embargo, el grupo del doctor Esteban, del CSIC, ya tiene un candidato a vacuna que se está testando en animales. Es el más avanzado en cuestión de tiempos, no de complejidad, y esperamos que en otoño se puedan empezar los ensayos clínicos en humanos. De forma general y muy simplificada, los proyectos españoles están explorando la forma de introducir ciertos fragmentos de


Página 5




material genético del virus. Existen proyectos españoles que se basan en la introducción de RNA en micropartículas, otros que se centran en el material genético de virus en su área externa, y también tenemos el proyecto más complejo científicamente, que generará una versión sintética del virus a partir del genoma completo, eliminando las partes del genoma que sean virulentas.

Ayer me reuní con varias personas de estos cuatro proyectos para conocer su avance y sus necesidades. Algunos ya están colaborando entre ellos para encontrar formas más rápidas de obtener resultado. Es obvio que corresponde a nuestro ministerio intentar que la investigación se desarrolle en forma colaborativa para poder ir más rápido, y creo que podemos decir que el sistema español de I+D+i, y los grupos de investigación que lo integran, cubren las diferentes estrategias actualmente conocidas por la ciencia para generar una vacuna.

Me gustaría aclarar que todos estos desarrollos de candidato a vacuna, como todos los demás del mundo, aún necesitan de mucho trabajo para poder saber si son la solución a la pandemia. Es poco probable que se tenga la seguridad necesaria en una vacuna antes de fin de año, aunque algunos proyectos mundiales están intentándolo. Nosotros estamos apoyando estos proyectos españoles, lo cual no impide que nos estemos preparando para poder acceder a otras vacunas que pudieran dar resultados antes. De hecho, luego les explicaré los contactos y el trabajo realizado para que podamos disponer de cualquier vacuna que pueda prosperar.

Dentro de este esfuerzo global del Sistema Español de Ciencia otros organismos públicos de investigación e instalaciones científicas de este ministerio también han redirigido capacidades de investigación y diagnóstico en la lucha contra el COVID-19. Me gustaría destacar la actividad del Centro de Investigación en Sanidad Animal, del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria Alimentaria (INIA). En sus laboratorios se están desarrollando los ratones humanizados sobre los que se probarán los candidatos a vacunas y los tratamientos y anticuerpos que desarrolle tanto el CNB como otros centros de investigación.

Señorías, otros agentes del sistema que se han activado para buscar soluciones a la pandemia son las instalaciones científico-técnicas singulares, las que llamamos ICTS, y, en especial, los nodos de supercomputación y de bioseguridad. El Centro Nacional de Supercomputación, el Barcelona Supercomputing Center, ha desplegado una actividad muy intensa en la lucha contra el COVID-19, con todos sus investigadores teletrabajando y con los supercomputadores funcionando a su máxima capacidad. Sus actividades se centran en tres frentes. Uno, en la investigación sobre el virus y sus posibles tratamientos, gracias a la capacidad de cálculo de los procesadores del MareNostrum 4, que desde el inicio de la pandemia han estado analizando los genomas del virus, secuenciados para conocer cómo ha pasado de una especie a otra, reconstruir la historia de las transmisiones y cómo interactúan sus proteínas con las de los humanos. También tratan de reproducir en el ordenador las posibles vías por las que se puede atacar el virus, lo que puede acelerar el proceso de encontrar y validar tratamientos y vacunas tanto en un proyecto europeo como el Escalate 4 Cov (E4C) como en proyectos con el CSIC y con empresas como Grifols. Tiene múltiples proyectos en esta área 1 de investigación in silico de la genética y de las proteínas del virus. El área 2 sería el uso de la inteligencia artificial, datos masivos y procesamiento del lenguaje natural para analizar la propagación y el impacto de la epidemia. Destaca un proyecto para el desarrollo de metodologías con procesamiento del lenguaje natural para el análisis de informes clínicos de afectados por el COVID-19, y otro para adaptar el simulador de enfermedades infecciosas, Epigraph, a las características del COVID-19, y este último en colaboración con el Centro Nacional de Epidemiología.

Además, en las últimas semanas, el BSC ha desarrollado herramientas que ya empiezan a utilizar en diversos hospitales para planificar su logística interna con modelos predictivos de ocupación de camas por casos de COVID-19. Como tercera línea, el BSC ha puesto a disposición de los investigadores internos y externos que trabajan para combatir la epidemia el superordenador MareNostrum 4, priorizando aquellas demandas de capacidad computacional realizadas con estos estudios. De hecho, toda la red española de supercomputación se ha añadido a este programa especial que incluye a más de diez supercomputadores en todo el país. Hasta el 50 % de sus recursos están abiertos a investigaciones relacionadas con la pandemia.

Por su parte, otra de las instalaciones, Sincrotrón ALBA, que es un consorcio de investigación situado en Barcelona, también ha puesto en marcha sus aceleradores para producir luz de sincrotrón para experimentos, tanto públicos como privados, relacionados con la investigación para combatir la pandemia


Página 6




de COVID-19. En este sentido, ya se están llevando a cabo algunas líneas de trabajo en colaboración con empresas farmacéuticas.

También están trabajando en COVID-19 otras ICTS, cada una aportando sus instalaciones para el estudio del virus y posibles tratamientos. Entre ellas está Nanbiosis, la infraestructura integrada de producción y caracterización de nanomateriales, biomateriales y sistemas en biomedicina y Micronanofabs, la red de redes de salas blancas de micro y nanofabricación.

Señorías, otra iniciativa prometedora es el proyecto europeo Convat, que lidera la profesora del CSIC Laura Lechuga en el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2). El objetivo es diseñar un nuevo sistema de diagnóstico de la COVID-19 que dé resultados fiables en 30 minutos. Este utiliza no solo procedimientos bioquímicos sino también electrónicos. Es un proyecto científico y tecnológico muy de vanguardia, que esperamos que dé resultados a medio plazo y que es muy importante apoyar.

Hasta aquí el resumen de la actividad más importante de la investigación española para aportar respuestas en la toma de decisiones y para buscar soluciones.

Además de esta respuesta científica urgente a la COVID-19 hemos trabajado para que otros proyectos, no centrados en la pandemia, se vieran afectados lo menos posible por el estado de alarma, que inevitablemente ha obligado a que la mayoría de nuestros científicos trabajen desde casa. En el ámbito laboral se han introducido medidas excepcionales como la posibilidad de realizar contratos indefinidos y temporales para programas públicos de investigación realizados con COVID-19. Algunos organismos como el CSIC y el ISCIII ya están empezando a contratar de forma estable con esta modalidad en decenas de casos. Además, se han reservado cantidades importantes, más de un millón de euros para compensar económicamente a los trabajadores que realicen jornadas laborales extraordinaria en la investigación de COVID-19. También se ha permitido la prórroga de los contratos laborales temporales del personal investigador que vayan a finalizar este año, tanto en las convocatorias gestionadas por organismos del Ministerio de Ciencia e Innovación, como por otras entidades y otros agentes del sistema. Esta prórroga, de hasta tres meses adicionales sumados al periodo de alarma, ha beneficiado ya a 1731 investigadores predoctorales, postdoctorales y personal técnico, cofinanciadas por la Agencia Estatal de Investigación o por el ISCIII. Va a suponer una inversión extra de más de 16 millones de euros en la prórroga de estos contratos.

En cuanto a los proyectos de investigación financiados por la Agencia Estatal de Investigación, se ha prorrogado de forma automática hasta el 31 de diciembre de 2020 los 2066 proyectos que finalizaban este año. Además, la Agencia Estatal de Investigación levantó desde el 6 de mayo la interrupción de los plazos administrativos en base al interés general para poder continuar con la tramitación de las convocatorias en curso. Por ello, les puedo anunciar que en las próximas semanas publicará la resolución provisional de las convocatorias más importantes de investigación, la de proyectos de I+D+i, de innovación, "Retos Colaboración" entre empresas y centro de investigación, y de contratos predoctorales. En total suman 541 millones de euros en subvenciones y 190 millones de euros en crédito en condiciones favorables, y estas convocatorias suponen el 69 % del presupuesto anual de subvenciones de la Agencia.

Creo que es muy relevante agradecer el compromiso de los miles de investigadores y técnicos que han estado trabajando durante estos casi dos meses en COVID-19, muchos de ellos cambiando sus líneas de investigación para centrarse en la lucha contra esta enfermedad. También es digno de alabar que más de 80 científicos y técnicos de nuestros organismos públicos de investigación han solicitado incorporarse voluntariamente como refuerzo al Sistema de Salud y otros servicios esenciales. Como ya hice hace diez días en mi comparecencia en el Senado, me gustaría también agradecer el esfuerzo de nuestros investigadores en comunicar su trabajo y en aparecer en medios de comunicación para resolver dudas y aclarar conceptos científicos y sanitarios. Por darles un ejemplo de este compromiso de nuestros científicos con la sociedad, más de 25 investigadores del CSIC han intervenido durante el estado de alarma en 224 apariciones en radio y 301 en televisión, en programas de máxima audiencia como informativos o en magacines de actualidad. Hoy más que nunca necesitamos que los investigadores participen en el debate público y contribuyan a una sociedad más informada. Una sociedad con información fiable, entre otros beneficios, está mejor preparada para parar una pandemia y no caer en prácticas contrarias a la protección de la salud.

Señorías, paso ahora a detallar la otra gran área en la que hemos centrado nuestros esfuerzos, el apoyo a la innovación empresarial en la búsqueda de soluciones a la pandemia. El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), la agencia de innovación de nuestro país, ha centralizado buena parte de las acciones con nuevos instrumentos, refuerzo de los existentes y facilitación de condiciones de


Página 7




financiación para nuestras empresas innovadoras. Entre estas acciones se ha modificado el fondo del programa Cervera, para movilizar 500 millones de euros en créditos a proyectos de I+D de pymes y empresas de mediana capitalización, añadiendo un fondo de exención de garantías que asciende a 147 millones de euros. Esta acción fue aprobada por el real decreto-ley que ya hemos comentado y ya se ha aplicado a 219 proyectos empresariales con un total de 88,5 millones de euros de financiación pública, con un total de presupuesto de 113 millones. Otra acción ha sido aprobar un procedimiento rápido de ayudas para proyectos de I+D+i en COVID-19, bajo el cual se han aprobado ya 12 ayudas con una aportación de financiación pública de 6,6 millones de euros. Estos proyectos abarcar áreas diversas relacionadas con la COVID-19, desde el desarrollo de equipamiento sanitario, la escalada de producción de nuevos modelos de mascarillas, la automatización en la producción de recipientes para análisis clínicos, nuevos métodos de desinfección, trazado de contactos en residencias de ancianos, o aspectos como el desarrollo de métodos para fabricación de vacunas o de elementos para el diagnóstico de la enfermedad. Estos proyectos se están desarrollando en empresas localizadas en muchas áreas de España.

Así mismo, el lunes 11 se abrió la convocatoria de ayudas extraordinaria de subvenciones a proyectos de I+D y de inversión de empresas, para hacer frente a la emergencia sanitaria declarada por la enfermedad COVID-19. Esta convocatoria, diferente de la anterior, que era la común, esta es extraordinaria, está dotada con 12 millones de euros. Aún está abierta para presentar más y está abierta a empresas constituidas legalmente y con residencia fiscal en España y, como novedad, también a centros tecnológicos. La intensidad máxima de las ayudas de esta convocatoria extraordinaria será del 80 % del presupuesto elegible con una cuantía máxima de 625 000 euros. Aquí se financiarán actividades de investigación industrial y/o desarrollo experimental y también de inversiones para la fabricación de productos relacionados con la COVID-19. Las prioridades son inversiones para fabricación e investigaciones industriales en medicamentos y tratamientos, vacunas, productos sanitarios, equipos hospitalarios y médicos, desinfectantes, ropas y equipos de protección, herramientas de diagnóstico y materias primas necesarias para su producción, y en las herramientas de recogida o tratamiento de datos. Recalco aquí que en esta convocatoria extraordinaria es importante la urgencia de los proyectos, todos tendrán que estar terminados el 31 de octubre de 2021.

Por otro lado, y con el objetivo de que las empresas con proyectos financiados no se vean afectadas por el estado de alarma, el CDTI ha flexibilizado los reintegros y los plazos de ejecución de los proyectos activos.

Otra área dentro del CDTI es la Sociedad de Capital Riesgo, que llamamos Innvierte. Ahí se han cambiado las normas para llegar a una mayor parte del tejido innovador. Por una parte, se acortan los plazos para la realización de las inversiones, y por otro, se relaja el límite inferior de 250 000 euros de inversión para poder hacer inversiones más pequeñas por parte de Innvierte en proyectos relacionados con la pandemia. También cabe destacar que la actividad habitual del CDTI, como la del resto del departamento, no ha parado durante el periodo de alarma. Se han celebrado consejos de administración del CDTI durante este periodo, aprobándose 62 proyectos adicionales a los anteriormente señalados no relacionados con COVID-19, con una financiación pública de 42,8 millones de euros. Así mismo, en el último consejo de la sociedad Innvierte, celebrado en el mes de abril, se aprobaron inversiones de más de 25 millones de euros, apalancando 34 millones de euros de inversión privada en 17 pymes de base tecnológica.

Como conclusión, las empresas innovadoras españolas han seguido contando con el apoyo de CDTI en este periodo de alarma a pesar de las dificultades, y, además, un apoyo redoblado.

Señorías, continúo con otra de las acciones que pusimos en marcha para apoyar las capacidades de nuestras empresas ante una situación que nos hemos encontrado, la necesidad de aumentar la capacidad de diagnóstico de la COVID-19. El Ministerio de Ciencia e Innovación, consciente de la importancia de esta cuestión, creó desde el inicio del estado de alarma un grupo interno para fomentar las capacidades de las empresas biotecnológicas españolas, o asentadas en España, para producir todos los elementos relacionados con las distintas pruebas de COVID-19 disponibles en el mercado. Por un lado, el Instituto de Salud Carlos III les ha ayudado prestando sus capacidades técnicas para validar sus técnicas comerciales. Desde el inicio de la pandemia el ISCIII ha validado 10 técnicas comerciales de PCR, lo que llamamos los kits de PCR, de ocho empresas españolas. En estos momentos se sigue estudiando en el ISCIII la validación de otros dos kits de PCR de empresas nacionales, y, además, el ISCIII ha validado un kit de extracción de ARN de una empresa española y está evaluando otros dos, ayudando a las empresas en su búsqueda de la mejor solución técnica.


Página 8




Otra de las acciones que hemos puesto en marcha es dotar a los sistemas sanitarios de las comunidades autónomas de más medios para la robotización de las pruebas de PCR. En estos dos meses el ISCIII ha coordinado la estrategia para poner en funcionamiento y dotar de reactivos para diagnóstico a 24 sistemas robotizados de análisis clínicos, que estaban ya disponibles en diferentes hospitales de 12 comunidades autónomas, para adaptarlos al COVID-19. Con esta acción, el ISCIII, en apoyo al Sistema Nacional de Salud, ha aumentado la capacidad en unas 6000 reacciones diarias, tanto de extracción de ARN como en PCR.

Entre las acciones especiales, que tienen gran efecto como alivio a empresas innovadoras, cabe destacar el apoyo financiero a las actuaciones en parques científicos y tecnológicos que aprobamos en el real decreto-ley 15/2020. Para los parques científicos y tecnológicos las cuotas que venzan en 2020, se aprueba que se puedan aplazar a la misma fecha del año 2021, y, como resumen, se permite refinanciar las cuotas vencidas en años anteriores.

Otra de nuestras competencias es la promoción del diseño como palanca de innovación. Por ello, la semana pasada hemos creado el grupo de trabajo de Innovación y Diseño de Materiales y Espacios COVID-19. El grupo está formado inicialmente por cuatro centros tecnológicos y otros expertos. Su primer documento, prácticamente finalizado, estará dirigido a tiendas, restaurantes, institutos, colegios y otras empresas, para apoyar la adecuación de su espacio y así dar viabilidad a sus actividades regulares. El documento, que se está ultimando, incluirá una guía de emergencia para la adecuación rápida de los espacios, uso inteligente de materiales y mobiliario, así como la gestión de la actividad, con objeto de generar suficiente confianza en los usuarios; un catálogo de recursos existentes, estructurado en una doble jerarquía, retos a resolver y materiales y mobiliario existente que puedan utilizarse.

Señorías, la batalla de la ciencia y la innovación contra el COVID-19 es global. Nuestros científicos e innovadores cooperan y compiten a la vez por conocer mejor el virus y por encontrar soluciones a esta epidemia. En este contexto, desde el primer momento hemos querido disponer de toda la información disponible en COVID-19 y en establecer colaboraciones con otros gobiernos e instituciones internacionales, así como oportunidades de financiación. También nos propusimos que hubiera un diálogo y cooperación real entre el gobierno central y las comunidades autónomas. Durante este periodo de alarma me he reunido telemáticamente tres veces con los consejeros de las comunidades autónomas, los que tienen competencias en ciencia e innovación, y mi equipo mantiene un contacto constante con ellos. De hecho, la semana que viene tengo previsto volverme a reunir. Gracias a su cooperación hemos avanzado en los siguientes aspectos. Un aspecto es la coordinación en la financiación de proyectos de investigación. Como expliqué antes, se han presentado al Fondo COVID más de 1300 proyectos. A sugerencia de las comunidades autónomas, hemos establecido un sistema para que los que no hayan sido seleccionados para su financiación por tener efectos a más largo plazo, pero que se consideran con una excelente calidad científica, sean conocidos por las respectivas comunidades autónomas para su eventual inclusión en sus programas regionales. Nos consta que esta información está siendo utilizada por las comunidades autónomas ya para adecuar nuevas convocatorias de proyectos, teniendo en cuenta las consideraciones expuestas por el Instituto Carlos III. En estos momentos hay 13 comunidades autónomas que ya han publicado convocatorias o van a hacerlo en los próximos días. De esta forma se avanza hacia una política de financiación de investigación coherente y única para todo el país, eficiente y coordinada a su vez con Europa.

Como ya hice en mi comparecencia en el Senado, me gustaría poner en valor la buena sintonía y la colaboración leal de todos los consejeros con competencias en ciencia e innovación. Ya incidiré más tarde en este punto, pero considero que en este ámbito hay oportunidad de acuerdos y tenemos que aprovecharlos, ya que entre los consejeros hay representantes de varias fuerzas políticas. Ya lo hemos hecho antes y ahora sería un grave error no hacerlo. Creo que la sociedad va por delante de nosotros y su apoyo e interés por la ciencia es muy superior al que le prestamos normalmente en esta Cámara y en los presupuestos.

Otro aspecto en el que hemos avanzado ha sido en compartir información sobre las empresas biotecnológicas españolas productoras de test de diagnóstico y de extracción de ARN. Compartiendo la información de las empresas que íbamos cualificando y que íbamos añadiendo a la lista de empresas suministradoras, las comunidades autónomas pueden complementar la ayuda que les demos para el escalado de su producción, la ayuda que le demos a las empresas puede complementarse desde la comunidad autónoma y pueden tenerlas también en cuenta para las compras de estos suministros por parte de las consejerías de Sanidad. Otra área donde hemos avanzado con las comunidades autónomas


Página 9




es poner a disposición del sistema sanitario, que es autonómico, las capacidades de las universidades y centros de investigación, para realizar pruebas como les explicaré más adelante.

En el ámbito internacional, concretamente el de la cooperación con la Unión Europea, hemos participado en las reuniones de ministros y de coordinación, en las que se plantean los programas europeos de investigación e innovación. España está defendiendo varias cuestiones, por ejemplo, la creación de un banco de patentes abiertas con las tecnologías y terapias que se desarrollen frente al COVID-19, la creación de una nueva convocatoria con cargo al programa marco Horizonte 2020, que tenga una financiación suficiente, estamos propugnando que sea por encima de 250 millones de euros. En abril se aprobó el Plan de Investigación e Innovación de la Unión Europea contra el COVID-19, llamado plan ERAvsCorona, ERA es European Research Area. El plan contiene diez acciones como son establecer una plataforma de proyectos COVID-19 y nuevas convocatorias para aproximaciones innovadoras y rápidas para responder a esta actividad. Además, persigue la creación de un marco de condiciones para los investigadores, incluyendo acceso a infraestructuras de investigación. Coordinación de ensayos clínicos y una plataforma conjunta de datos de investigación sobre la enfermedad. Por parte de la Unión europea se ha incrementado en 400 millones de euros las convocatorias de investigación, además de 550 millones de euros en otras ayudas como créditos y financiación para soluciones empresariales. Por otro lado, el área de salud de la Unión Europea está creando tres asociaciones sobre vacunas, terapias y diagnóstico, con la intención de mejorar y aumentar la capacidad de los sistemas de salud y el intercambio de conocimientos y de datos. Estas asociaciones, en las que participan representantes españoles, incluirán organizaciones industriales, de investigación, fundaciones y reguladores, en una aproximación a la cadena de valor desde la investigación, la fabricación y desarrollo con aportaciones en forma de inversión directa y de préstamos.

En el ámbito internacional, España participa quincenalmente en una multiconferencia con un total de 14 países, organizada por la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de los Estados Unidos, para intercambiar información sobre los proyectos científicos que se están desarrollando. Los otros participantes son los responsables de Ciencia e Innovación de Australia, Brasil, Canadá, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Portugal, Singapur y Reino Unido. España firmó con estos países un llamamiento en favor del libre acceso a las publicaciones sobre la COVID-19 y también a los datos que las sustentan. Cerca de cuarenta grupos editoriales han respondido a esta petición permitiendo el acceso público a sus publicaciones. Como ya hice también en mi comparecencia en el Senado, me gustaría poner en valor y agradecer el trabajo de nuestras embajadas, en especial de sus consejeros culturales y científicos, que nos han informado puntualmente de noticias y avances científicos en sus países sobre la COVID-19, y, a demanda nuestra, han recopilado datos sobre aspectos concretos de la lucha contra esta pandemia. Esta crisis también nos ha servido para convencernos todavía más de la necesidad de reforzar nuestra diplomacia científica.

Señorías, nos adentramos en una transición hacia un nuevo estado, cercano a lo normal, en la que nos acechan peligros y en la que, para mejorar la toma de decisiones, necesitamos datos fiables que solo nos pueden proporcionar la actividad científica. Nuestro ministerio está participando activamente en generar información relevante basada en el conocimiento científico que ayude a la vuelta a la normalidad y en el seguimiento y control de la epidemia. También estamos colaborando con otros ministerios para que nuestros científicos les asesoren en sus planes de desescalada por sectores. El objetivo es obtener los datos más fiables posibles que nos permitan tomar las mejores decisiones. Uno de los datos básicos que necesitamos conocer es la incidencia real del COVID-19 en la población española.

Como saben, el Instituto Carlos III, a través del Centro Nacional de Epidemiología, y con el apoyo del Instituto Nacional de Estadística, ha diseñado y liderado la puesta en marcha de un único estudio de seroprevalencia en España para conocer el grado de infección de la COVID-19 en todas sus áreas, tras su aprobación por unanimidad en el Consejo Interterritorial de Sanidad. La semana pasada se presentaron los resultados de la primera oleada y nos arrojan unos datos muy interesantes. La tasa de participación entre los individuos elegibles ha sido del 62,3 %, y considerando solamente a las personas que han podido ser contactadas alcanza el 74,7 %. Una participación muy elevada tratándose de un estudio que conlleva la toma de sangre. La conclusión es que los españoles están muy interesados en participar en estos estudios y en que la ciencia estudie la enfermedad. Sobre los resultados generales, la prevalencia estimada de anticuerpos IGG -que es el tipo de anticuerpo que hemos podido medir con los test rápidos, que son con los que hemos podido estudiar hasta ahora- en España es de un 5 %, con muchísima fiabilidad, el número no es una media de un rango muy ancho de números, sino que con una fiabilidad


Página 10




del 95 % es entre el 4,7 y el 5,4. De hecho, estamos muy orgullosos porque tenemos, seguramente, el estudio más fiable de los que se han hecho en el mundo. Me imagino que habrán escuchado los datos en la divulgación que hemos hecho sobre esto. La prevalencia de anticuerpos es muy similar en hombres y en mujeres. Del total de positivos por anticuerpos, de este 5 % de la población, el 33 % de ellos declaró no haber notado ningún síntoma, haber sido asintomático. En relación con la edad, la prevalencia es menor en bebés, niños y jóvenes, permaneciendo bastante estable en todos los demás grupos de más edad. Estos resultados han de considerarse provisionales, ya que no cuentan con la información que aportará la determinación de los mismos anticuerpos medidos mediante inmunoensayos. Es decir, que estamos haciendo un contrachequeo de datos entre un método de medida y otro, pero este segundo es mucho más laborioso, por lo que está tardando un poco más. Los resultados parciales de estos inmunoensayos en la primera oleada muestran un buen acuerdo con los datos obtenidos con el test rápido, por lo tanto, no prevemos grandes cambios en las estimaciones de la seroprevalencia que fueron anunciados la semana pasada.

Este lunes se ha iniciado la segunda oleada, es decir, la segunda vez que los que organizan el test pasan por los domicilios y toman otra vez muestras a la misma población, lo que nos va a permitir conocer la evolución de la prevalencia en los cambios observados durante el tiempo en los participantes de esta gran cohorte. Es decir, que ahora seremos capaces no solo de conocer la foto, sino además tener una idea de la variable tiempo, cómo está evolucionando la prevalencia de la enfermedad en España. Como decía antes, no conozco otro país que haya desarrollado un estudio de este alcance y con esta profundidad. Algunos países han realizado estudios solo con test rápidos, otros solo por zonas. Los datos que nos ha proporcionado este estudio, y sobre todo los que nos va a proporcionar en las siguientes dos oleadas, nos darán una información muy ajustada del avance de la epidemia. Hoy por hoy muestran que estamos muy lejos de la llamada inmunidad de rebaño o de grupo, por tanto, debemos seguir buscando tratamientos y vacunas para afrontar esta epidemia y tratar de disponer de los mejores datos para prever segundas oleadas, que no podemos asegurar que no ocurran. Además de agradecer el trabajo de más de 2500 profesionales que están realizando el estudio, me gustaría también dar las gracias y hacer un llamamiento a las más de 60 000 personas objeto de este estudio para que continúen participando, a los que me gustaría decir que lo necesitamos mucho para conocer la evolución de la epidemia en nuestro país. Otra vez, muchas gracias a los que participan, y sobre todo al porcentaje amplísimo de personas que ha decidido voluntariamente, además, donar una cantidad mayor de sangre para poder hacer el contrachequeo de los datos en laboratorio.

Señorías, relacionado con disponer de los mejores datos y su análisis correspondiente, una de las funciones del Ministerio de Ciencia e Innovación es el asesoramiento científico. El instrumento principal que hemos puesto en funcionamiento es la creación del grupo de trabajo multidisciplinar, que hemos constituido a través de la Agencia Estatal de Investigación, y que está compuesto por 16 expertos de todas las áreas de conocimiento con impacto en esta pandemia. Además, el ministerio atiende a las necesidades de asesoramiento de otros ministerios a través de grupos de expertos ad hoc creados en organismos públicos de investigación, en especial el CSIC y en el ISCIII. Como primer mandato de este grupo de trabajo han elaborado un análisis sobre la aplicación en España del informe de la Academia de Ciencias de Alemania, llamada Leopoldina, sobre aspectos psicológicos, sociales, legales, educativos y económicos de esta pandemia, y también el informe elaborado por nuestro grupo describe medidas para el retorno paulatino a la normalidad. Por su parte, el CSIC ha elaborado y hecho público un informe sobre la transmisión del virus en aguas de piscina, mar y balnearios, que indica que si se mantienen las distancias es muy probable que no se produzca transmisión por el baño de personas. En esta línea de recomendaciones concretas, este grupo está trabajando sobre otros informes, entre otros uno sobre filtros y supervivencia del virus en el aire, sobre medidas necesarias para mantener la seguridad en espacios cerrados, y también estudios sobre la supervivencia del virus en condiciones climatológicas diferentes.

Otra acción para obtener datos más fiables sobre la evolución de la pandemia es ampliar el proyecto del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos del CSIC, el CEBAS de Murcia y la Universidad de Valencia. Estos han desarrollado un protocolo para la determinación del material genético de SARS-CoV-2 en aguas residuales. La Generalitat valenciana está recogiendo y analizando en estas semanas la información de diferentes colectores de aguas residuales en el área metropolitana de Valencia, y me consta que en otros muchos pueblos de la comunidad están iniciando también la expansión. Con esta información pretendemos afinar el modelo de determinación que podría servir para la vigilancia epidemiológica en todo el país, alertando de incrementos en la transmisión comunitaria antes que los


Página 11




datos de casos positivos. Ya estamos en contacto con la Dirección General de Aguas, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, para estudiar esta posibilidad.

Otra de las áreas donde colabora el ministerio en esta fase es en asegurar el apoyo de los centros de investigación para el diagnóstico de la enfermedad. Desde el inicio se compiló una lista de centros que se prestaban voluntariamente para formar parte de la red de diagnóstico. Aquí incluimos también a los centros universitarios. El mismo domingo estábamos ya hablando con los rectores para que compiláramos esta lista. Según iban apareciendo peticiones de los sistemas de salud, el ISCIII iba calificando centros, hasta 24 a día de hoy, que hacen unas 5000 PCR diarias. Hace unas cuantas semanas hemos pasado a un método más rápido que nos ha permitido incrementar esta cifra notablemente con 52 nuevos centros y universidades, que ahora mismo están a disposición del sistema sanitario por si fuera necesario activarlos. Están cambiando las condiciones de forma continua y estamos dispuestos para ejercer un apoyo a los sistemas de salud.

Señorías, además de afrontar la desescalada con información fiable basada en el conocimiento, nos estamos preparando para el medio plazo, con acciones en diferentes ámbitos de nuestra competencia. Nuestro sistema de ciencia e innovación está trabajando, en primer lugar, para asegurar la capacidad de producción de vacunas. Hemos contactado con las empresas españolas con capacidad para producir vacunas, ya sean animales o humanas. La colaboración de estas empresas y de nuestros investigadores está dando lugar a interesantes proyectos en nuestros programas de innovación. La semana pasada tuvimos una reunión con CEPI, una organización o fundación que aglutina la financiación para conseguir dosis de vacunas en grandes cantidades. Esta reunión fue para formalizar nuestra participación en la coalición, una coalición que coordinará el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. No debemos olvidar que tenemos que aumentar la capacidad de producción propia de material sanitario.

Ya hemos hablado de estas ayudas que ha proporcionado el CDTI y tendremos muy pronto más para las propuestas de fabricación de mascarillas, equipamiento sanitario, productos de higiene, respiradores, nuevas terapias, pruebas diagnósticas y también posibles vacunas. Por ejemplo, en mascarillas ya ha financiado el CDTI un proyecto para que una empresa en Andalucía de productos sanitarios redirija una de sus plantas para producir al mes 2,7 millones de mascarillas quirúrgicas y alrededor de 1,5 millones de mascarillas higiénicas. Esto solo como ejemplo. Otros dos proyectos que han sido bien evaluados por expertos del CDTI, y que suponen la reorientación de otras dos empresas, aumentarían la capacidad de fabricación en España en 2,6 millones de las quirúrgicas y un millón de las FFP2 al mes.

Señorías, voy acabando. Con mi comparecencia creo que queda patente que este ministerio ha desplegado todas las herramientas disponibles para hacer frente a la pandemia desde el conocimiento y creemos que hay que aprovechar el protagonismo y el interés social y económico que ha despertado la ciencia y la innovación para hacer todas las reformas pendientes. No podemos repetir los errores de la anterior crisis, cuando se redujo erróneamente la inversión en I+D+i. En primer lugar, debemos continuar con las medidas que sean necesarias para agilizar y flexibilizar adecuadamente la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación de este país. Creemos que ya dimos un paso importante hace un año con el real decreto-ley 3/2019, con diez cambios legislativos para agilizar la gestión administrativa. Por cierto, aprobado por unanimidad de todos los diputados de la Cámara. Algunos de ellos están dando sus frutos y otros están en marcha. Continuamos por esa senda con acciones como acelerar todavía más la contratación de productos y servicios para la investigación, simplificar la tramitación de las cuotas internacionales y de los convenios, también vamos a continuar con la reducción significativa de las dificultades en la gestión de los proyectos científicos. Nos proponemos también mantener el estatus de agencias del CSIC y de la Agencia Estatal de Investigación, para preservar sus particularidades, así como desarrollar la gestión centralizada de los organismos públicos de investigación, ya prevista en este decreto. Estas funcionan ya de forma satisfactoria parcialmente, con un sistema compartido de contratación de personal, que ha reducido considerablemente los plazos. Con el mismo objetivo empieza a estar operativa una mesa de contratación conjunta, en este caso referida a la contratación de bienes y servicios. El objeto es racionalizar la arquitectura institucional, mejorando el funcionamiento de los organismos, poniendo especial énfasis en conciliar la adecuada gestión financiera con las funciones de investigación propias de dichos organismos públicos.

Otra reforma pendiente, y que es clave, es definir una carrera investigadora desde el inicio, con contratos estables y evaluaciones justas e inclusivas. Resulta necesario instaurar un modelo alineado con los países de nuestro entorno que reúna las siguientes características: que sea un modelo cuya selección esté basada en criterios de idoneidad y excelencia científica, los requisitos exigidos a los candidatos


Página 12




deben garantizar un alto nivel de preparación; el modelo deberá prever un control exhaustivo de todo el proceso de incorporación, incluyendo una serie de evaluaciones a lo largo del mismo; también deberá lograr la fidelización de estos investigadores para, una vez incorporados al sistema, puedan continuar promocionando en el mismo, de acuerdo con los sistemas previstos; que sea un modelo abierto a investigadores doctores procedentes de otros países.

Señorías, tenemos otra reforma en la que todos estamos de acuerdo, fortalecer y multiplicar los instrumentos para el fomento de la inversión privada en I+D+i. La economía española necesita ahora un relanzamiento inmediato basado en el conocimiento, capaz de mantener y desarrollar las capacidades y la competitividad de nuestras empresas. Para apoyar y aprovechar al máximo ese relanzamiento, desde el Ministerio de Ciencia e Innovación proponemos un ambicioso conjunto de medidas de fuerte impacto centradas en un nuevo plan estratégico para el CDTI a tres años. En este periodo pretendemos duplicar sus compromisos de aportación pública directa anuales en proyectos e iniciativas de I+D+i, liderada por empresas, partiendo de los 1000 millones de euros aproximadamente previstos para este ejercicio 2020. La propuesta incluye un refuerzo extraordinario de la financiación, paralela en la innovación empresarial, equiparando así el apoyo público sobre las empresas innovadoras españolas al equivalente de sus homólogas en los principales países europeos. Las medidas se desarrollarían en los tres vectores: I+D, innovación tecnológica y capital riesgo tecnológico. Además del amplio abanico de instrumentos que ahora se gestionan desde el CDTI, se lanzarán iniciativas que contemplarán el apoyo continuado a las empresas según su etapa de desarrollo, las actuaciones en favor de empresas consolidadas con capacidad de realizar proyectos tractores, la tracción de empresas hacia la innovación tecnológica, continuar con el apoyo a las startup tecnológicas, evitar la pérdida de tecnologías prioritarias y acercar el rendimiento del conocimiento científico a las necesidades sociales. La propuesta requerirá un incremento de efectivos para resolver la mayor carga de gestión y una dotación presupuestaria adicional moderada con capacidad para apalancar importantes volúmenes de fondos privados.

Por último, y muy relacionado con la pandemia de COVID-19, tenemos que reforzar las capacidades de investigación en enfermedades infecciosas y en vigilancia epidemiológica. Y como ya teníamos previsto, necesitamos avanzar en medicina de precisión o personalizada, nos será muy útil para acelerar el conocimiento de esta y de futuras pandemias gracias a la posibilidad tecnológica de interrelacionar los datos cínicos y genómicos de los pacientes y así encontrar mejores prácticas clínicas. Les puedo decir que vamos a acelerar más si cabe la puesta en marcha de este programa, del que ya les hablé el 20 de febrero en mi primera comparecencia en esta legislatura ante ustedes. Disponemos ya de un borrador de una estrategia española de medicina de precisión con estimación de sus costes, que nos permitiría en el corto periodo adquirir la infraestructura en tecnológica y la capacidad de análisis genómico para dar un salto cualitativo importante.

La reconstrucción de España requerirá, esta vez sí, de un impulso al sistema de ciencia e innovación. Para ello, preparamos cuatro reformas necesarias: agilidad y flexibilidad del sistema; una carrera científica predecible para nuestros investigadores; un refuerzo de los instrumentos para favorecer la competitividad y el carácter innovador de las empresas; y una investigación biomédica y en Salud Pública mucho más avanzada y mejor preparada. Creo que el grado de acuerdo que podemos encontrar en estas reformas es muy alto. Tenemos que aprovecharlo. Vamos a necesitar, claro está, utilizar mejor los recursos que tenemos y también las aportaciones adicionales. Por mi lado, incluiré estas propuestas en los planes legislativos del Gobierno, incluida la Ley de Presupuestos.

Les pido su apoyo y estoy abierto a recibir sus propuestas de mejora, porque al final, señorías, estas son las reformas que necesita el país para asegurar el bienestar de todos nosotros en el futuro y la tan ansiada reconstrucción.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor ministro. Tienen la palabra por un turno de diez minutos los portavoces lo los grupos parlamentarios. Deberíamos comenzar por el Grupo Mixto, pero el diputado Guitarte no está porque tenía una operación quirúrgica, nos lo hizo saber hace poco, así que desde aquí le deseamos una pronta recuperación. Pasaríamos directamente al Grupo Vasco, y por un turno de diez minutos tiene la palabra la diputada Josune Gorospe Elezcano.

La señora GOROSPE ELEZCANO: Gracias, presidente. Buenas tardes, ministro.

Se ha referido en su intervención al término "diplomacia científica", es uno de los aspectos que nos preocupa. Si hace unos años conocimos lo que fue la carrera espacial, siendo usted astronauta conoce perfectamente lo que supuso aquello, veinte años de competición en los que se perdieron muchas


Página 13




energías y fuerzas en lugar de hacer un trabajo colaborativo. Usted estaba hablando de que se está haciendo un trabajo colaborativo en este ámbito, pero nos preocupa que no haya una transferencia de conocimiento entre distintos proyectos y distintos estados, y parece que a menudo nos levantamos con titulares de quién es el primero que llega a tener ese descubrimiento. Mikel Mancisidor, que nos conocimos en una conferencia que ustedes organizaron en el ministerio, decía que, tan importante como la vacuna es el acceso a ese conocimiento que se va generando con todos los proyectos. Quisiera saber cómo valora usted esto. Nos ha dado apuntes de distintos ámbitos de colaboración que existen a nivel del Estado y también a nivel europeo, y con algunos acuerdos, ¿qué ámbito de mejora hay? ¿qué podría hacerse para que ese trabajo de cooperación internacional y de transferencia del conocimiento fluyera mejor?

Por otra parte, el presidente Pedro Sánchez, en su intervención en la prórroga del estado de alarma, dijo que la situación en investigación y desarrollo tecnológico había sido muy deficiente y que eso no tenía que volver a pasar. Quisiéramos saber cuáles son las medidas que se van a adoptar para que, realmente, se dé respuesta a ese déficit de apuesta en investigación, en ciencia y en tecnología que el presidente decía que existía.

Usted se ha referido también al Centro Nacional de Epidemiología, al Renave, y que al principio era latente el problema que existía en cuanto a la recopilación para el tratamiento de datos, que es fundamental para poder hacer diagnósticos acertados. No sé cuál es la situación en ese sentido.

Por otra parte, quisiéramos saber cómo está afectando la reducción de la movilidad en el ámbito de la investigación. Es una evidencia que muchos de los equipos investigadores tienen que desplazarse y quisiéramos saber cómo está afectando esa reducción de la movilidad.

Por otra parte, usted se ha referido también a que muchos investigadores han redireccionado sus líneas de investigación, y quisiéramos saber cuáles son los ámbitos. Entendemos que la prioridad está clara, pero qué otros ámbitos o cómo se están sustituyendo esas líneas de investigación que antes existían.

Por otra parte, nos gustaría que el ministerio iniciara contactos, si no existen ya, que lograran un compromiso con la Comisión Europea de implicación también en el ámbito de la financiación singular de proyectos ERIC, particularmente del ERIC-SS, y no sé si en este ámbito ustedes han dado algún paso. Como sabe el proyecto SS era deficitario en cuanto a las aportaciones previstas en su constitución, y hasta el momento la Comisión Europea no ha previsto ningún mecanismo de aportación directa para su construcción. La COVID-19 ha supuesto en muchas de estas infraestructuras retrasos significativos añadidos en su fase de construcción que implicarán gastos extraordinarios significativos, y que se suman a la previa situación de infraaportación inicial. Entendemos que Europa debe atender esa situación singular con herramientas singulares, y también creemos que el ministerio debe hacer una política activa de propuesta y defensa de esa nueva política renovada. Por eso, nos gustaría saber si desde el ministerio han dado pasos en esa dirección, y, de haberlo hecho, cuál ha sido el resultado de esa labor.

Por otro lado, nos gustaría saber cómo se resume, en términos de inversión y porcentajes sobre el Producto Interior Bruto, el compromiso del Gobierno de España con esa labor de mejora y fortalecimiento de la estructura científica a nivel local.

También quisiéramos saber, ministro, qué escenario prevé el ministerio en un futuro sobre la evolución del brexit en el ámbito de la I+D+i, y si ha cambiado la perspectiva en relación a este tema tras la COVID-19. Quisiéramos saber, en el ámbito de la cooperación, sobre la que le preguntaba al inicio de nuestra intervención, cuáles son esos mecanismos de cooperación que están establecidos y si existen mecanismos para garantizar que, en el caso de que se logre algún descubrimiento relevante, la comunidad internacional global tendrá acceso a esos productos. Porque, también hemos visto la semana pasada la controversia que se suscitó entre Francia y Estados Unidos sobre quién tenía que beneficiarse del producto si hubiera algún descubrimiento por una de las empresas francesas, pero con financiación de Estados Unidos.

En relación a ese equilibrio que debe mantenerse entre el derecho de la propiedad intelectual de las patentes y el derecho universal a la salud, ¿dónde está el equilibrio en una pandemia como esta entre ese régimen de propiedad intelectual y las patentes de quienes han invertido cantidades ingentes de dinero y el derecho universal a la salud? Sin quebrantar, evidentemente, la expectativa de beneficio que todo inversor legítimamente pueda tener.

Ministro, usted dijo en una entrevista que no había habido un plan para abordar la pandemia. Quisiera saber en qué se basaba para decir eso, y, si hubiera habido un plan, usted ahora, con visión retrospectiva


Página 14




de dos meses, qué considera que se hubiera hecho distinto si hubiéramos tenido ese plan, tanto en su ámbito como en el ámbito global de las distintas acciones que desde los distintos ministerios se tenían que abordar.

Sin más, gracias por sus explicaciones.

El señor PRESIDENTE: Eskerrik asko, señoría.

Por el Grupo Ciudadanos tiene la palabra la señora Marta Martín Llaguno.

La señora MARTÍN LLAGUNO: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señor ministro, bienvenido a usted y a todos los diputados de esta comisión de Ciencia, Innovación y Universidades. Me alegro que estemos, porque eso quiere decir que estamos bien, que estamos sanos y es siempre un motivo de alegría. Ya sabe usted que, en lo personal, tiene todo mi respeto y todo mi cariño después de dos legislaturas compartiendo comisión, pero le voy a decir una cosa, con todo el respeto, yo no sé cómo aguanta usted en este Gobierno después de cosas como las que estamos viendo hoy. Yo considero que usted es una buena persona y una persona a la que no le gustan los líos, por tanto, le compadezco. Desde ese cariño que le tengo, me dan rabia los desmanes que, reiteradamente, están haciéndole a usted, a la ciencia y a la innovación. Se lo digo porque usted es un ministro con muy poco peso, no solamente físico, y eso se traduce también en que la ciencia está teniendo muy poco peso en momentos como estos, y, sinceramente, a mí me gustaría saber por qué no está usted en ese cogollo de ministros en el mando único, teniendo en cuenta que todo el tema de la ciencia y de la innovación, en cuestión de una pandemia sanitaria, debería estar, como lo está en otros muchos países, muy presente.

Estas cuestiones se las digo, no solamente en el plano personal, sino también por el hecho de que en este país el ámbito científico ha sido un poco el patito feo durante mucho tiempo, y que esta crisis debería hacer cambiar esa visión claramente. Me parece que si algo ha provocado la COVID-19, aparte de una epidemia terrible con 28 000 muertos, con un montón de repercusiones económicas, es un cambio y un posicionamiento ante la importancia que tiene la carrera científica y la innovación en este mundo actual. Me parece que el papel de la ciencia va a ser nuclear, no solamente para dar una respuesta efectiva al problema sanitario, sino también para dar una respuesta efectiva a la economía y a la sociedad de los países a partir de todo lo que ha pasado; ya era importante, pero ahora lo va a ser mucho más. Fue la ciencia la que advirtió del problema, pese a que algunos no quisieron escucharla. Fue la ciencia quien dijo que teníamos que confinar y aislar a la gente porque si no, no se iba a poder contener la pandemia. Ha sido la ciencia la que ha prevenido de la importancia de no saturar los espacios. Ha sido la ciencia la que ha advertido de los problemas de la saturación de los cuidados intensivos. Y ya sabemos que hay miembros de este Gobierno que han preferido ignorar las advertencias de la OMS, y que tampoco le tienen mucha fe a los científicos, le tienen tan poca que no nos explican quiénes forman el comité de expertos que está tomando decisiones. Y por eso creo que sería importante que usted hubiera sido llamado y hubiera tenido mando en ese comité.

Los Estados que más han invertido en los últimos años en ciencia y en I+D+i son los que mejor están saliendo de esta crisis. Lo estamos viendo con China o con Corea, y los que menos han invertido van a ser los que más rezagados se queden. Y, por eso, nosotros creemos que la apuesta decidida por la inversión en ciencia e innovación es muy importante, y si nos comparamos con los países de nuestro entorno, la verdad es que nos estamos quedando muy cortos. De hecho, el Gobierno de España apenas ha puesto 30 millones de euros para la coordinación del proyecto COVID a través del Instituto Carlos III, y si lo comparamos, por ejemplo, con la inversión que están haciendo Alemania o Francia, obviamente, mucho más listos que el resto tendrían que ser nuestros científicos -que son muy buenos- para poder dar la respuesta que van a tener nuestros países vecinos. Le pido que usted reivindique el peso de su ministerio, de la ciencia, y de la necesidad de invertir en esto para salir del problema que tenemos.

Le quería hacer una pregunta muy concreta, se la he hecho por escrito, pero se la voy a hacer también aquí porque, a lo mejor, tiene los datos. Me gustaría saber, en la adjudicación de los proyectos de la Carlos III, cuántos se han dado, si se ha agotado toda la financiación, cuántos se han quedado fuera y cabría financiarlos si les dieran más dinero, y cómo se tiene previsto apoyar los resultados que tengan de manera rápida y hacerlos llegar a la sociedad. Lo digo porque, por ejemplo, todo el tema de las certificaciones de la PCR o todo el tema de los laboratorios, los investigadores y los científicos han estado tiempo quejándose de que han estado cerrados algunos laboratorios en distintas universidades y en distintos centros de investigación. Me gustaría saber por qué ha pasado esto y pedirle que no vuelva a pasar, que les apoyen.


Página 15




Otro problema muy importante, que también se lo hemos hecho saber a través de preguntas parlamentarias, es que nos parece que ha habido poca coordinación desde su ministerio con respecto a todo el tema de las investigaciones que se han hecho y de los fondos que se están poniendo desde las comunidades autónomas. Y esto me parece importante porque, dado que tenemos poco dinero, es muy importante escalar esfuerzos. Le voy a poner un ejemplo muy concreto que sé que conoce bien, todas las apps de la trazabilidad y todas las apps que se están haciendo para hacer el seguimiento de las personas que pudieran estar infectadas. Estamos haciendo app por toda España, y, sin embargo, no tenemos la app genérica que tenemos que utilizar. Probablemente, si los esfuerzos se centraran en su ministerio y en la Secretaría de Agenda Digital, todos estos avances que ya se han hecho por parte de muchos investigadores podrían ser coordinados y podríamos tener una solución que pudiera aplicarse más rápidamente. Usted lo ha dicho y yo creo que es muy importante, le pido que aquí haga colaboración también con las empresas tecnológicas, con las comunidades autónomas y con todo el sector privado, porque, la ciencia, al final, va a tener efectos en todo. Es verdad que la inversión pública es muy importante, pero también van a ser necesarias las inversiones privadas en esta crisis.

Me gustaría preguntarle una cuestión relacionada con los recursos humanos, se lo ha preguntado la portavoz del Partido Nacionalista Vasco, pero me gustaría incidir en ello, saber si desde la Agencia de Investigación si se está valorando cómo ha afectado la COVID en el sistema de la ciencia. ¿Están elaborando un informe? Porque creo que sería muy importante que la Agencia de Investigación elaborara un informa sobre esto. ¿Cómo va a afectar, ya no solamente a las convocatorias actuales, sino también a las futuras? Yo no sé si la Agencia Estatal de Investigación tiene previsto promover convocatorias específicas relacionadas con enfermedades infecciosas, y en concreto con el SARS. Es verdad que los empresarios han virado su actividad, pero también el ministerio debe, a lo mejor, cambiar las prioridades.

También me gustaría saber concretamente cómo se está coordinando el Instituto Carlos III con la Secretaría de Agenda Digital, precisamente para el tema de la app de la trazabilidad.

Nos parece también muy importante impulsar la colaboración público-privada. Y aquí le voy a hacer una petición. Me gustaría que usted creara un consejo asesor empresarial que asesorara y orientara al Gobierno de la nación sobre las capacidades tecnológicas e industriales de España, y que participara también en la elaboración de propuestas desde el sector industrial y científico para la resolución de la COVID-19. Yo le he hecho llegar, a través de su gabinete, algunos problemas concretos que me he encontrado hablando con la comunidad investigadora y también industrial, que creo que podrían canalizarse en este consejo asesor.

Una serie de preguntas con respecto a la Secretaría de Innovación. Dada la manifiesta necesidad de mejora de nuestras capacidades tecnológicas, ¿cuál es el plan, a largo plazo, del ministerio para impulsar la I+D+i en España? ¿qué soluciones propone a cuestiones no resueltas del problema? En todas sus comparecencias yo lo he sacado y usted ha dicho que iba a eliminar trabas burocráticas, pero usted sabe que estas están frenando mucho todavía la investigación.

El señor PRESIDENTE: Tiene que ir acabando, señoría.

La señora MARTÍN LLAGUNO: Simplemente, termino esta parte diciéndole que me gustaría también que hiciera alusión al tema de la coordinación con Europa. Ahora estamos en la Mesa de la Reconstrucción y me parece muy importante que estas cuestiones se traten. Y una pregunta, ¿qué plan tiene usted para evitar que esta crisis no se lleve por delante a un montón de empresas innovadoras a las que les ha costado mucho arrancar. En la réplica le haré unas preguntas más.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señoría. Por el Grupo Plural entiendo que va a haber dos intervenciones. Primero tiene la palabra el diputado Néstor Rego. Le aviso cuando se cumplan los seis minutos.

El señor REGO CANDAMIL: Gracias, señor presidente.

Señor ministro, le agradecemos mucho la exhaustiva información sobre las actuaciones que se están desarrollando en relación con la crisis de la COVID-19 en el ámbito de la ciencia y de la investigación. En todo caso, creo que es evidente que esta crisis obligó a reactivar toda la maquinaria científica, pero también puso en evidencia las limitaciones como consecuencia del trato que la ciencia y la investigación tuvieron históricamente en el Estado español, y muy particularmente en los años de la crisis. Usted mismo


Página 16




hacía referencia a eso en la última parte de su intervención, y es precisamente ahí donde me quiero centrar, porque, del mismo modo que esta crisis está valorizando la necesidad de fortalecer la sanidad pública, creo que también valoriza la necesidad de hacer un esfuerzo mayor en el ámbito de la ciencia y de la investigación.

La inversión en ciencia en el Estado español está muy lejos de la que se realiza en otros países, que están a la cabeza en esta área. De hecho, se ha comprobado que la respuesta a la pandemia de la COVID-19 que dieron los países con mayor inversión pública en I+D+i fueron los que mejor respuesta han dado frente a la crisis. El Estado español invierte alrededor de 1,24 % del PIB mientras que países como Alemania o Francia se sitúan por encima del 2 %, y otras potencias como China, Japón o Corea oscilan entre el 3 y el 4 %. Pero no solo no se ha apostado por la inversión en ciencia, sino que esta ha sufrido graves recortes en el periodo 2008-2018, un recorte acumulado de más del 30 % durante los años de la crisis, mientras otros países, a pesar de esas crisis, aumentaban el nivel de inversión. Por si fuese poco, este reducido presupuesto no siempre llega a ejecutarse, así, casi la mitad de lo que se presupuesta en el año 2018, alrededor de 7000 millones de euros, fueron gastados poco más de 3200 millones de euros. Es decir, 1 de cada 2 euros quedó sin ejecutarse, según se recoge en el Informe Cotec 2020.

Así, nuestra primera cuestión es referida a las previsiones del Gobierno y del ministerio sobre el aumento de esta inversión en los próximos presupuestos, y si se plantea un escenario plurianual para, en un futuro, poder converger con el resto de países de la Unión Europea que marcaban para 2020 -ya llegamos tarde- un objetivo de alcanzar, cuando menos, el 3 %. Pero esta falta de medios no solo repercute en la calidad y en la cantidad de las investigaciones sino en las condiciones en las que se realiza la investigación, sino en que los investigadores e investigadoras deben asumir unas condiciones laborales absolutamente precarias en muchos casos. Tanto jefes o jefas de equipo como el personal postdoctoral o predoctoral, o técnico, se enfrentan a contratos temporales y salarios muy bajos, lo que ha forzado a muchos jóvenes, en Galicia de forma especial, a buscar oportunidades en el campo de la investigación en el extranjero, lo que supone también una pérdida de capital humano y de una riqueza potencial futura incalculable.

Tememos que tras la crisis de la COVID esta emigración obligada vuelva a repetirse, por lo que queremos saber si dentro de su planificación se incluyen medidas concretas para evitar una nueva oleada de fuga de cerebros.

El señor PRESIDENTE: Tiene que ir acabando.

El señor REGO CANDAMIL: Por último, una cuestión al respecto de la prórroga de los contratos de los investigadores que ha sido adoptada por la Agencia Estatal de Investigación ante la crisis de la COVID-19. Es una decisión adecuada, pero no entendemos por qué se excluye a ciertos investigadores al poner una línea temporal que nos parece arbitraria, esa línea de abril del año 2021, o cómo, por ejemplo, las personas amparadas por la convocatoria del 2016, perteneciendo a la misma convocatoria dependerá del mes en el que firmaran el contrato para tener o no acceso a la prórroga. Por qué esta decisión y si no es posible corregirla para evitar que esto ocasione perjuicios a los investigadores y, por tanto, también a la investigación.

Siento no poderme quedar a la respuesta por otra reunión, pero la veré después. Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, diputado.

Tiene la palabra el diputado Sergi Miquel.

El señor MIQUEL Y VALENTÍ: Gracias, president. Gracias, ministro por su comparecencia y su exposición.

Voy a ser breve y adelanto que le pido disculpas porque a los diputados de los grupos pequeños se nos pide cierta omnipresencia que es difícil de realizar, pero hay que intentarla por lo menos, con lo cual tampoco me voy a poder quedar a su respuesta, pero me comprometo a recuperarla.

Empiezo por una cuestión que para nosotros es muy importante, que venimos reclamándola hace tiempo y que tiene que ver con la inversión en I+D+i, que seguramente será uno de los temas más importantes de los que vamos a abordar esta tarde aquí. Justamente ahora que estábamos recuperando esos niveles de inversión en I+D+i previos a la anterior crisis, entramos en lo que puede ser otro bache en el que algunos pueden tener la tentación -no digo usted- de volver a recortar y recuperar esa situación previa a la anterior crisis. Con lo cual, queremos saber cuáles son los compromisos concretos que, desde


Página 17




su ministerio, tienen previstos para blindar esa inversión y no cometer el mismo el error que ya cometimos hace diez años, para que eso no vuelva a ocurrir.

En ese mismo sentido, queremos saber también si, como ya les hemos pedido algunas veces, tienen previsto optar por la vía de las subvenciones directas para poder financiar proyectos de I+D+i y dejar préstamos y operaciones financieras que complican un poco más la cuestión. Esta es una demanda que le venimos haciendo hace tiempo y queremos saber si tienen ustedes alguna previsión al respecto.

Una cuestión también muy concreta, pero muy importante para centros de investigación en Cataluña, tiene que ver con la continuidad de los proyectos Severo Ochoa/María de Maeztu, vinculados a los centros, que cuentan con proyectos y centros de excelencia trabajando alrededor de ese gran programa, y queremos saber cuál es la vocación de su gobierno a la hora de garantizar la continuidad de esos proyectos y de financiar estos centros de investigación y de excelencia que tenemos en Cataluña, pero también en otros territorios. Sobre todo, saber si el ministerio tiene previsto seguir aportando esos recursos.

Por último, vinculado a parques científicos, también es una cuestión que venimos reclamando desde hace tiempo y no queremos dejar escapar esta oportunidad de saber si su ministerio o sus compañeros de gabinete quieren ampliar el periodo de amortización hasta un máximo de 25 años para la deuda de los parques científicos, ya que sabemos que están pasando por una situación muy complicada, lo sabe usted perfectamente, hay parques científicos como los de Girona que con esta medida podrían respirar un poco más tranquilos. Queremos saber cuál es la posición y si van a trabajar definitivamente para que esto sea una realidad, puesto que la situación que estamos viviendo complica aún más la situación complicada de antes de estos meses.

Lo dejo aquí, ministro. Como le he dicho, me comprometo a recuperar sus respuestas y nos ponemos a su disposición para cualquier cosa.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Moltes gràcies, diputat.

Por el Grupo Republicano tiene la palabra su señoría Joan Margall.

El señor MARGALL SASTRE: Gracias, presidente. Buenas tardes, ministro, gracias por su comparecencia en esta Comisión.

Con el estallido de la crisis del COVID-19 ha quedado más evidenciada que nunca la relevancia que tiene la inversión en investigación científica y desarrollo. Infinidad de investigaciones acaban teniendo aplicaciones en el ámbito de la sanidad y el bienestar. El Estatut de Cataluña vigente contempla en el artículo 158 que la competencia en materia de investigación, innovación y desarrollo sea exclusiva de la Generalitat. No obstante, se puede establecer colaboración con el ministerio y el Gobierno central regulada a través de los reglamentos contemplados en el título 5 del mismo Estatut. En este sentido, la Generalitat y el Gobierno firmaron un convenio el 21 de diciembre del año 2009, en el que se contemplaba un traspaso de casi 79 millones de euros para que la Generalitat pudiera incentivar proyectos de desarrollo e investigación en diferentes centros y entidades del principado de Cataluña. Este convenio se ha actualizado con hasta cuatro adendas, siendo la última en 2016 y con un gobierno del Partido Popular, pero nunca se ha modificado la cuantía, se han modificado plazos de ejecución y modalidades a los traspasos. En resumen, el Gobierno de España ha invertido a través de este convenio 79 millones de euros en investigación y desarrollo en Cataluña en once años. 79 millones para una población que representa casi el 20 % del total del Estado y el 19 % del PIB, con centros punteros y de referencia mundial en investigación e innovación, como son el Hospital Clinic, en salud, y el Sincrotrón de Bellaterra. O industrias cotizadas tan importantes como Grifols, que también invierten en desarrollo. Los presupuestos de la Generalitat de Cataluña que se aprobaron recientemente conllevan una partida de más de 300 millones de euros de inversión en proyectos de desarrollo e investigación, un 25 % más que los últimos que se aprobaron en 2017. No obstante, y por culpa de la infrafinanciación y los incumplimientos reiterados en materia de infraestructuras y transferencias pendientes, esta partida es muy inferior a la que querríamos, y podría ser en una Cataluña independiente o en el caso de tener un sistema de financiación justo y equilibrado.

El ministerio que usted preside debería tener como prioridad intentar acercarse a los estándares de media en inversión en I+D+i de los países más avanzados de la Unión Europea, y más, habida cuenta de la capacidad que tiene una ciudad como Barcelona y un país como Cataluña en esta materia. El real decreto 8/2020, de medidas económicas para la crisis del COVID-19, contempla la partida de 28,7 millones


Página 18




de euros en materia de investigación para todo el Estado, y el reto que se nos presenta de ahora en adelante tiene un coste mucho mayor que el de esta partida, y es imprescindible que se tenga en cuenta. La apuesta en investigación y desarrollo debe ser uno de los puntales para modernizar una economía y una industria que quedará muy tocada después de la crisis sanitaria que estamos viviendo.

Por tanto, para poder afrontar desde Cataluña el postCOVID y profundizar en la investigación científica, debemos actualizar o, eventualmente, renovar del todo, el convenio de colaboración con la Generalitat, y que el ministerio haga una propuesta claramente compensatoria. Los incumplimientos en materia de financiación con Cataluña son históricos, los hemos vivido reiteradamente y también han afectado a nuestros sectores relacionados con el desarrollo, la ciencia y la innovación. Sectores claves para una economía que, sistemáticamente, ha sido motor de todo el Estado. Si le soy sincero, no tenemos demasiada confianza en que esto cambia a mejor, ministro. De hecho, usted, respondiendo a mi compañero senador Xavier Castellana, ya dejó claro que no piensa ir en esta dirección. No nos sorprende viniendo de un gobierno bunkerizado, que ha aprovechado la pandemia del COVID-19 para recentralizar y laminar competencias de las comunidades autónomas y de la Generalitat de Cataluña.

Hace pocos días supimos que el gobierno español ha reactivado un programa de fabricación de carros blindados para uso militar. Concretamente, se trata de la construcción de 348 tanques por valor de 2100 millones de euros. Es decir, en medio de una pandemia global que afecta a miles de ciudadanos, algunos de los cuales no han cobrado nada desde el 14 de marzo, ya sea por falta de liquidez o por falta de tramitación de su prestación, unos 80 000 ciudadanos en Cataluña según los últimos datos, ustedes, el autodenominado gobierno más progresista de la historia, destinan 2100 millones de euros a construir tanques. Igual consideran que a este virus, que según ustedes no entiende de territorios ni de fronteras, se le puede matar a cañonazos.

Por cierto, ministro, estaría bien que este ministerio diese cuenta de los préstamos de dinero público que se otorgaron, y no sabemos si aún se otorgan, a importantes empresas destinadas al desarrollo e investigación de la industria armamentística. Préstamos que, por lo visto, se enmarcaban en los programas PEA (Programas Especiales de Armamento). Que sepamos, al menos desde 1987 se han ido renovando estos programas. Unos créditos que se daban a coste cero, sin intereses. ¿A quién se dieron? ¿para qué propósito? ¿se devolvieron todas las cantidades? ¿el Gobierno de España financiaba a coste cero para los empresarios la fabricación de armas? ¿daban dinero público para fabricar armas que luego compraban con dinero público? Según el Centre Delàs y otros estudios hablan de más de 15 000 millones de euros destinados a estos créditos del que fuera el Ministerio de Ciencia y Tecnología, que luego pasó a ser el de Industria, y que ahora ustedes han recuperado.

Esperamos respuestas, ministro. Gràcies, president.

El señor PRESIDENTE: Moltes gràcies, señoría.

Por el Grupo Confederal Unidas Podemos, En Comú Podem y Galicia en Común tiene la palabra el diputado Javier Sánchez Serna.

El señor SÁNCHEZ SERNA: Gracias, presidente. Gracias también señor ministro, por su comparecencia.

Me gustaría comenzar esta intervención como la ha comenzado usted, agradeciendo a todas las personas que en estos difíciles momentos han sostenido la vida, han sostenido a nuestro país, y quiero dar las gracias especialmente al personal del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación, por su lucha continua contra la pandemia.

Dividiré la intervención en dos partes. En primer lugar, me referiré a la gestión que ha hecho el Ministerio de Ciencia e Innovación durante esta emergencia sanitaria, y, seguidamente, analizaré oportunidades y puntos de inflexión que la COVID-19 pueden representar para nuestro sistema científico.

En primer lugar, habría que comenzar diciendo que las medidas adoptadas por el Ministerio de Ciencia durante esta crisis han sido muy importantes para enfrentar la pandemia, además de para abordar los problemas urgentes, también porque nos sitúan en la rampa de salida de esa nueva coyuntura que debe afrontar nuestro sistema científico. Saludamos especialmente las medidas que han permitido agilizar las concesiones de ayuda y facilitar la contratación de personal a las entidades públicas de nuestro sistema. Estas medidas, efectivamente, nos han permitido impulsar programas de investigación que ya están dando resultados prometedores. Conocíamos hoy que el CSIC busca una vacuna para la COVID-19, que usa un antígeno del virus para estimular la inmunidad. Desde aquí deseamos que esa vacuna pueda funcionar y que ojalá la patente sea pública.


Página 19




Nuestro sistema científico, usted lo sabe, ministro, tiene un déficit arraigado por la falta de continuidad tanto del personal investigador como de los proyectos. Por eso, nos ha parecido especialmente acertado que, a la vista de la situación de emergencia, el Ministerio de Ciencia, junto al de Universidades, haya decidido prorrogar muchos contratos laborales temporales del personal de investigación y muchos proyectos de investigación en curso. En todo caso, esa es una línea que hay que seguir fortaleciendo en los próximos meses para eliminar de una vez la precariedad en la ciencia y en la investigación.

También nos gustaría destacar las medidas extraordinarias de fomento que han permitido financiar nuevos proyectos de investigación relacionados con la búsqueda de la vacuna, como ya hemos señalado anteriormente, y esta línea puede marcar un antes y un después, puede marcar un punto de inflexión, porque, efectivamente, esta pandemia global nos está señalando que con la ciencia y con la financiación de la ciencia nos jugamos, no solamente la seguridad, sino también el bienestar y la prosperidad de las sociedades democráticas avanzadas.

Por último, nos gustaría destacar también la realización de la encuesta seroepidemiológica a la que usted ha hecho referencia, y en la que el Ministerio de Ciencia ha tenido un papel fundamental, y extender la felicitación a todo el personal que lo ha llevado a cabo con reconocida eficacia. En tan poco tiempo se ha logrado realizar un estudio de enormes dimensiones, un estudio, por cierto, realizado por el sector público, desde la gestión pública, y realizado por profesionales públicos. Y hay que remarcar esto porque algunos siguen empeñados en repetir ese mito de que el sector público es una cosa antigua e ineficaz, pero lo cierto es que, cuando viene una crisis como esta, hasta los más fervientes libertarianos se agarran a la intervención del sector público y del Estado.

Y además de todo esto, que hemos dicho que ha venido haciendo el ministerio, le hemos visto incluso intentando explicar a los niños cómo ponerse la mascarilla, y lo ha hecho de manera pedagógica y simpática. Quizá -se lo digo como medio broma- le podría explicar a algunos adultos que hay que dejar un poco la cacerola y la cubertería de plata guardada hasta que entremos en una fase con más seguridad.

Señorías, la crisis de la COVID-19 supone un nuevo contexto y una nueva oportunidad para la ciencia. Es verdad que en estos días hemos tenido que escuchar de todo, desde el señor Trump pidiendo a la gente que se inyectara lejía hasta la señora Díaz Ayuso hablando de los poderes curativos de los techos altos. Pero, al margen de estos síntomas mórbidos de pseudociencia y de pseudopolítica, lo cierto es que nuestras sociedades confían más que nunca en la ciencia, hablan más que nunca de ciencia, y esperan más que nunca de la ciencia. Y es de justicia, señor ministro, señalar que estas expectativas contrastan con los escasos recursos con los que ha contado la investigación científica en nuestro país. La última década, lo dijimos en la anterior intervención y lo seguimos diciendo hoy, ha sido una década perdida para nuestra ciencia y la que empieza no puede seguir por el mismo camino. Cuando hablamos de recortes sangrantes en ciencia lo hacemos con datos que producen vergüenza. Si en 2008 estábamos a cinco décimas de la media de la Unión Europea en gasto de I+D, en 2016 y en 2018, cuando ha entrado este gobierno, la brecha que nos separa de Europa casi se duplicó. Según la Confederación de Sociedades Científicas de España, en la década perdida nuestro país dejó de invertir 20 000 millones de euros en ciencia e innovación. Si miramos la clasificación de los países de la OCDE, según el número de científicos e investigadores, por cada 1000 empleados la cifra de España es siete puntos por debajo de la media de la Unión Europea.

Para poner ejemplos concretos, que usted también se ha referido a él, fijémonos en el Instituto de Salud Carlos III, que es, quizá, la institución de investigación científica en materia de salud más prestigiosa de nuestro país. En menos de una década el Instituto de Salud Carlos III perdió un tercio de su personal. Si en 2009 este instituto recibió 324 millones de euros, en 2017 fueron 228 millones, una disminución de casi un 30 %. Es vergonzoso que quienes perpetraron estos recortes ahora intenten dar lecciones en esta emergencia sanitaria. Un país que quiere progresar no se puede permitir recortar en investigación científica. La Comisión Europea estima que por cada euro que se invierte en proyectos de investigación, se generan cinco para la economía. No se trata de ser un país muy rico para investigar o para dedicarlo a ciencia, sino de investigar para generar valor e innovación. Por esto, la investigación científica necesita una financiación adecuada y estable.

En este sentido, hoy me ha llegado una carta de los técnicos de neutrones sobre la participación en España en el Instituto Laue-Langevin, que, junto a la Agencia Espacial Europea, es una de las grandes infraestructuras científicas en las que participa España. Me comentan que la continuidad de España está en este momento en entredicho porque todavía no se ha renovado el acuerdo plurianual y le quería preguntar sobre si en las próximas actuaciones del ministerio está previsto renovar esta contribución.


Página 20




Efectivamente, para abordar los desafíos debemos pensar también en clave europea, la inquietud que ha generado la dimisión del presidente del Consejo Europeo de Investigación debe disiparse con una apuesta sólida por la investigación científica en los presupuestos y políticas de la Unión, para dejar atrás el "que inventen ellos" y pasar al "inventemos juntos", a "inventemos con Europa".

Termino, la investigación científica puede y debe ser estratégica para el desarrollo de España, para el desarrollo de nuestro tejido económico e industrial, pero solo serán creíbles los discursos que vengan acompañados de recursos. Se trata de cumplir la Constitución española, cuyo artículo 44.2 no deja lugar a dudas, "los poderes públicos promoverán la ciencia y la investigación científica y técnica en beneficio del interés general". Por eso, frente a los que querrían adelgazar lo público y acomodarse en el "que inventen ellos", que inventen los de fuera, es el momento de comprometernos con nuestro sistema científico, con nuestro sistema de investigación, porque defender la ciencia hoy es defender el interés general.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Por el Grupo Vox tiene la palabra la diputada Mirella Borrás Pabón.

La señora BORRÁS PABÓN: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señor ministro, bienvenido y gracias por su comparecencia de hoy.

En primer lugar, me gustaría trasladar mi más sentido pésame a todos los españoles que sufren la pérdida de algún ser querido por esta pandemia, y también agradecer muy especialmente a los sanitarios, por el esfuerzo titánico que han realizado durante toda esta crisis, poniendo sus vidas en riesgo para salvar las del resto y, además, obligados a trabajar sin la protección adecuada por la incompetencia de este Gobierno, que ha sido incapaz de proveerles de material a tiempo, lo que ha provocado que España sea, actualmente, el país con más sanitarios infectados por coronavirus del mundo.

Esta crisis causada por el virus SARS-CoV-2 ha puesto de manifiesto, como muy pocas veces antes, el papel de la ciencia, no ya relevante, sino imprescindible. Sin embargo, a pesar de su importancia y de que la ciencia es la única que puede ofrecer una salida a esta crisis, ha dejado casi la totalidad del tejido científico del país paralizado durante la pandemia, mientras nuestros investigadores y científicos no han parado de reclamar públicamente que el Gobierno cuente con ellos. Como dijo nuestro presidente, Santiago Abascal, ayer en el Pleno, este Gobierno no es solo culpable, es también irresponsable, y les voy a demostrar porqué. Mire, este informe es un documento del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias en el que se alerta de que la OMS ha declarado el 30 de enero el brote de coronavirus como emergencia de salud pública de importancia internacional. El 10 de febrero tenemos otro informe técnico, también del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, en este caso firmado por Fernando Simón, entre otros, que, curiosamente ha sido eliminado de la web del Ministerio de Sanidad, que alerta sobre la gravedad del virus, de su letalidad, y también informa de que era enormemente contagioso, lo que demuestra que este Gobierno ya sabía la amenaza a la que nos enfrentábamos el 10 de febrero. El 24 de febrero tenemos otro informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias en el que se califica el riesgo para España de un brote de coronavirus como moderado-alto, pero, en el que se dice que España disponía de los suficientes mecanismos de contención, diagnóstico y tratamiento de casos, vamos, que prácticamente íbamos sobrados. Y tengo otro más, solo estamos a 2 de marzo y fíjese la información de la que disponíamos ya. En este caso es un informe del Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades en el que, básicamente, se alerta a los gobiernos del peligro que suponía realizar concentraciones masivas como las ocurridas durante el 8 de marzo, y en el que solicitaban, además, la implementación de un plan de respuesta nacional con protocolos para pruebas de diagnóstico en laboratorio, de distanciamiento social y de acopio de provisiones de material sanitario. España acusó recibo de este documento al día siguiente, es decir, el 3 de marzo, a través del Departamento de Seguridad Nacional, dependiente de la Presidencia del Gobierno.

Por lo tanto, conocían estos informes, y, sin embargo, no hicieron nada para frenar el avance de la enfermedad en ese momento. Mientras que usted afirmaba el otro día en el Senado, contra todo consenso científico y sanitario, que hacer test masivos a la población no es una opción válida, ni aquí ni en otro país, la mayoría de los países sí que están haciendo test masivos, y gracias a ello están sufriendo mucho menos que España. Desde marzo lleva insistiendo la Organización Mundial de la Salud en que la manera más efectiva de salvar vidas es romper la cadena de transmisión, y para ello la mejor receta son test, test,


Página 21




test y más test. Se ríe porque ya lo sabe y lo sabemos todos. Sin embargo, la estrategia particular de este Gobierno fue desaprovechar el potencial científico de nuestro país y marginar parte el material apto para diagnóstico. Y, ante la ausencia de test masivos, elegir confinar a todo un país durante meses, lo que nos aboca a una dramática crisis económica. Miles de científicos se apuntan como voluntarios en los listados que pidió el Gobierno, pero nadie contactó con ellos. Dejaron cientos de máquinas PCR paradas, cuando podrían haberse empleado, por ejemplo, en el diagnóstico de nuestros mayores de las residencias, tan abandonados por el vicepresidente Iglesias. ¿Se imagina cuántas vidas podríamos haber salvado? ¿cuántos ancianos abandonados en residencias podríamos haber protegido de haber planteado a tiempo un sistema de diagnóstico urgente a la población de riesgo como se les recomendaba en los informes que le acabo de enseñar?

Son ustedes culpables e irresponsables. Desde el 17 de marzo ofrecieron su ayuda sin éxito centros de investigación biomédica como el CNIO, el CNIC, La red de centros SOMA o la CRUE, con 76 universidades españolas. En total, más de 300 laboratorios ofrecieron toda su infraestructura y material al Gobierno para la realización de pruebas PCR masivas. Como siempre, y en la línea de lo que usted ha indicado en su intervención con las donaciones al CSIC, son las empresas, los ciudadanos y la sociedad civil la que ha puesto más empeño en aportar soluciones en esta crisis, demostrando una vez más que el pueblo español está muy por encima de sus gobernantes.

Pero no ha sido hasta un mes después de este ofrecimiento, cuando han empezado ustedes a moverse y a validar centros para pruebas de diagnóstico PCR. Pero, señor ministro, las medidas correctas, adecuadas, tomadas a destiempo, no sirven, llegan dos meses y 30 000 muertos tarde. ¿Por qué no planificaron y activaron toda la maquinaria científico-tecnológica de la que disponemos en España cuando recibieron los informes que le acabo de mostrar? Les advirtieron en qué y cómo debían prepararse, debían haberse puesto a trabajar en ese momento, en febrero, en mecanismos de prevención, diagnóstico y en control del virus, en colaboración con los centros de investigación, empresas y laboratorios, porque sí disponían de la información necesaria y suficiente, pero no lo hicieron. Desde que comenzó la crisis, el Gobierno se ha escudado en los científicos para justificar sus decisiones políticas, desde permitir el 8M conociendo los riesgos, hasta el plan de desescalada, sin indicadores ni pautas establecidas. Su canción ha sido siempre la misma, "los expertos indican que...", "los expertos aconsejan que...", "recomiendan..." Pero no sabemos ni quiénes son esos expertos, ni cuándo se reúnen, ni siquiera sabemos cuántos comités han creado ya, hemos pedido la cuenta. Nosotros llevamos pidiendo el uso de mascarillas desde el inicio de esta pandemia, y ustedes, según sus expertos, incluso han llegado a desaconsejar su uso en marzo. Y ahora, de repente, son obligatorias. ¿Me puede decir qué evidencia científica hay detrás de esto? ¿Por qué este cambio, si el virus sigue siendo el mismo? Lo que ocurre es que eran incapaces de conseguir la protección para sanitarios y para toda la población, y prefirieron engañar a los españoles y escudarse en sus expertos para ocultar su incompetencia. A ustedes solo les interesan los científicos y expertos para continuar justificando el estado de alarma y seguir abusando de su poder, pero lo que diga la ciencia les importa más bien poco. Y un buen ejemplo de ello es que no tenemos representación española en el Comité Científico Europeo para la Lucha contra la COVID, sabiendo la enorme importancia que supone para España, nos permitiría ser de los primeros en conocer los avances y tratamiento de la enfermedad. Nosotros, en Vox, le preguntamos por escrito al Gobierno por qué no había ningún miembro español en ese comité, pero no nos han contestado, así que, a través de nuestra eurodiputada Margarita de la Pisa, se lo hemos preguntado también a la Agencia Europea del Medicamento, ¿y sabe lo que nos han dicho? Que no tenemos representación porque el Gobierno español no ha solicitado la participación. Señor ministro, ¿cómo se explica que ustedes no hayan propuesto a ningún candidato para el comité científico de la UE con la enorme importancia que esto supone para España? Pues muy sencillo, porque ustedes no quieren que la ciencia les estropee sus planes.

Para evitar precisamente esto, en Vox hemos solicitado la creación de una oficina científico-técnica de carácter permanente, que asesore al ejecutivo en materia científica de manera constante e independiente. La ciencia lleva años pidiendo activar un sistema adecuado de comunicación entre los científicos y los poderes públicos, precisamente para evitar la toma de decisiones basadas en falsedades o en intereses políticos como ha hecho este Gobierno durante la crisis. Esperamos que ustedes apoyen esta propuesta.

Como le dije en mi anterior intervención, este es un ministerio de segunda para el Gobierno, por mucho que Pedro Sánchez se proclame defensor de la importancia de la ciencia y de la innovación en sus ruedas de prensa. Porque, además, esto supondría incrementar la competitividad y eficiencia de este país, y, de momento, ya sabemos que esto no entra en los planes del Gobierno. Pero, sinceramente, a mí


Página 22




me sorprende que usted, como personalidad dentro del mundo científico, haya consentido la escasa atención que se le ha prestado al tejido científico durante la crisis, cuando necesitamos más ciencia que nunca. No se ha impulsado durante la crisis ninguna respuesta a tiempo, coordinada con las universidades, que implican el 70 % de la investigación de nuestro país, ni con las empresas de la industria científica, que, incluso a día de hoy, siguen sin tener un calendario y un plan claro para gestionar sus capacidades de producción. Este Gobierno actúa de manera atropellada, respondiendo a la crisis, como diría el director de la revista Science, tratando de arreglar un avión en pleno vuelo.

Usted ha comentado en diversas ocasiones que le gustaría que la ciencia jugara un papel más relevante y es consciente que necesita presupuestos dignos, nos lo acaba de decir también ahora, pero yo le recordaría que es usted ministro, miembro del poder ejecutivo, lo que significa que usted tiene que ejecutar, implementar, pasar a la acción.

El señor PRESIDENTE: Tiene que ir acabando.

La señora BORRÁS PABÓN: Ya termino. La ciencia no vive de sus declaraciones, sino de sus acciones, señor ministro. Usted no solo ha perdido el tiempo, ha perdido oportunidades, ha perdido la oportunidad de fortalecer nuestra industria científica, los millones de euros que el Gobierno malgastó en contratos opacos podrían haberse revertido directamente en nuestras empresas tecnológicas y científicas, en nuestro empleo y en nuestro tejido productivo. Sabemos que es usted una figura de gran valor dentro del mundo científico, debería preguntarse si es usted también, desde las instituciones, una figura de valor para la ciencia. Y cuando se conteste, háganos un favor, paguen las nóminas y márchense.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.

Por el Grupo Parlamentario Popular tiene la palabra el diputado Pedro Navarro.

El señor NAVARRO LÓPEZ: Muchas gracias, señor presiente. Buenas tardes, señor ministro.

Mire, la primera pregunta que le quiero hacer es fácil y obvia, ¿dónde está la vacuna? Hoy es 21 de mayo y usted dijo, literalmente, que la vacuna estaría en abril. ¿Dónde está la vacuna? No se preocupe, que luego le leo todas las declaraciones que ha hecho. Ha hablado usted de divulgación, y creo que le hace falta una webinar de divulgación.

La primera de las dos cosas que yo le dije en su comparecencia inicial, señor Duque, es que a partir de ahora usted iba a ser juzgado. Usted tiene tendencia a reírse mucho, yo le alabo el gusto cuando la cosa merece la pena, pero yo, desde luego, pretendo tomarme mi intervención muy en serio. Yo le dije que iba a ser juzgado a partir de ahora como diputado socialista, que ya no lo es, porque ha cedido el acta a un compañero, pero, evidentemente, se presentó a las elecciones por la provincia de Alicante como diputado sociales, y, en segundo lugar, le dije también que no sería juzgado por su pasado profesional, el cual nos merece todo el respeto del mundo, y le dije también que a partir de ahora la ciencia, y se ha quedado demostrado estos días, no era prioritaria para este Gobierno.

Dese la aprobación del estado de alarma usted se ha dedicado básicamente a hacer declaraciones genéricas, con poca ejecución práctica. No es el presidente de una sociedad científica, señor Duque, para eso ya están otros, es miembro del poder ejecutivo, eso significa hacer y no tuitear. Honestamente, no le veo capacitado para el cargo. Esto no lo digo yo, lo dice el señor Bustelo, subdirector del Centro de Investigación del Cáncer y presidente de la Asociación Española de Investigación. ¿Qué le hace gracia? No, si tiene todo el derecho del mundo a reírse, pero le estoy leyendo las declaraciones de un miembro del CSIC, entre otras muchas cosas, si le parece gracioso...

El señor PRESIDENTE: Señoría, por favor, haga su exposición.

El señor NAVARRO LÓPEZ: Si yo me riera cada vez que él habla.

El señor PRESIDENTE: Haga su exposición. Le pido, por favor que no hagamos interpretaciones y que intentemos mantener la cortesía parlamentaria.

El señor NAVARRO LÓPEZ: ¿Quién me dice que baje un poquito? Me está diciendo su compañero de partido que baje un poquito, ¿me está usted amenazando?

El señor PRESIDENTE: Señorías, por favor.


Página 23




El señor NAVARRO LÓPEZ: Es que, viniendo de Podemos cualquier cosa es una amenaza, ¿me estás amenazando?

El señor PRESIDENTE: Señores diputados, por favor. Estoy en el uso de la palabra. La comparecencia venía transcurriendo muy bien, todo el mundo estaba pudiendo expresar sus opiniones, duras, diferentes, en un clima de cordialidad. Hemos tenido el mismo clima en otras comparecencias, hagamos un esfuerzo por mantenerle.

El señor NAVARRO LÓPEZ: ¿Me lo dice a mí?

El señor PRESIDENTE: Se lo digo a todos los diputados y diputadas.

El señor NAVARRO LÓPEZ: Gracias, me acaba de decir que baje un poquito el tono y el señor ministro se ha reído tres veces.

El señor NAVARRO LÓPEZ: Señoría, he interrumpido la sesión. Le pido por favor mantener ese...

El señor NAVARRO LÓPEZ: En cualquier caso, le garantizo, señor presidente, que yo no voy a pedir la presencia de la Guardia Civil como el vicepresidente del Gobierno del mismo partido del que me acaba de decir "baja un poquito el tonito".

Dicho lo cual, señor ministro, es el miembro del Instituto de Salud Carlos III el que le ha dicho lo que le acabo de decir, repito, no el Grupo Popular.

Lo segundo que le dije en su momento es que, para este Gobierno, la ciencia, por desgracia, era secundaria, y los hechos nos están dando la razón. Mire, el primer hecho que nos da la razón es que hoy es 21 de mayo, yo le he pedido por escrito que solicitara usted estar en los comités de crisis desde el principio, hemos presentado iniciativas para reclamar que usted estuviera en los comités de crisis desde el principio, y hoy comparece, 21 de mayo, mes y medio después de que se lo hayamos solicitado nosotros como grupo. En pleno estado de alarma ha tardado usted un mes y medio en venir a este Congreso de los Diputados. Yo no le voy a decir que no se ha dirigido a nosotros ni una sola vez a lo largo de todo este proceso, ni una, pero eso se lo recordaré luego.

Los investigadores españoles, dijo usted, literalmente, que empezaron a trabajar de forma intensa en cuento se conoció esta enfermedad durante el mes de enero. Ya el 2 de febrero tuvimos una reunión para asegurar que tuviéramos las máximas facilidades. Ese día ya liberamos medios e iniciamos cambios legales para reducir plazos culminados en el real decreto-ley de estado de alarma. ¿Cómo va a pretender que nos creamos que la ciencia es importante para el Gobierno si usted les avisa el 2 de febrero y hasta el 14 de marzo no hacen absolutamente nada? Señor ministro, si lo sabían desde enero y empezaron a trabajar el 2 de febrero, ¿por qué no dijo nada en su comparecencia en sede parlamentaria el 20 de febrero? Usted compareció aquí el 20 de febrero y no dijo absolutamente nada de lo que creía era una amenaza y de que se habían empezado a poner los mimbres de lo que sería una solución el 2 del mismo mes. Si lo sabían desde entonces ¿por qué tardaron tanto? Si tenía tanta gente trabajando para evitar lo que, por desgracia, ha ocurrido posteriormente ¿por qué permitieron, señor ministro, que saliera a la calle cientos de miles de personas a la calle el 8 de marzo? Mire, si lo sabían desde enero y no dijo nada, usted es responsable. Pero yo, sinceramente, creo que es usted una persona trabajadora y creíble, y, por lo tanto, estoy convencido que usted avisó al presidente del Gobierno de lo que se nos venía encima y de que este no hizo el suficiente caso. Por eso, lo que le pido es que nos dé toda la información que le hemos solicitado por escrito, porque uno de los dos es responsable de que nuestro Gobierno no estuviera preparado, de que nuestros médicos no tuvieran los EPI que tenían que tener, de que faltara coordinación, de que, en definitiva, España no estuviera preparada. Yo estoy absolutamente convencido de que usted ha cumplido con su obligación, pero nos tiene que dar la información que le hemos solicitado por escrito, que no hace más que obviar nuestras peticiones de información. Por desgracia, ambas cosas se han cumplido, sus hechos le califican y usted no está representando a la ciencia en el Consejo de Ministros. No forma parte del comité de seguimiento creado desde el primer momento, no ha estado en el núcleo duro de decisiones, no ha estado en la toma de decisiones y sus apariciones, por mucho que alguno le haga gracia, solo han generado incertidumbre hasta a los niños. Exactamente igual ha ocurrido con el estudio del que tan orgulloso se muestra de seroprevalencia, al que le han hecho menos caso que al CIS. Por cierto, me ha parecido que decía que se ha demostrado que la prevalencia está equilibrada entre hombres y mujeres, dígaselo a la compañera de partido y ministra del partido del que me decía que me


Página 24




callara un poquito, de Podemos, y dígale que está equilibrada entre hombres y mujeres, porque ayer dijo en su comparecencia que la crisis del coronavirus había dado la razón al feminismo del Gobierno, dígale que según el estudio de seroprevalencia eso es mentira, y que hay una equivalencia entre la prevalencia... Sí, lo dijo ella, no lo dije yo, igual también le voy a tener que preguntar si hay algún tipo de investigación científica -usted, que es ingeniero aeronáutico- entre la línea recta de Nueva York, París, Teherán y Pekín, pero eso no se lo voy a preguntar. Su obligación, evidentemente, es generar confianza, señor ministro, mostrar credibilidad y ejercer una posición de liderazgo.

Mire, le voy a repetir la pregunta, decía usted que no. Mire, le voy a dar parcialmente la razón, porque yo creo que hay algo de razón en lo que usted decía antes. El 2 de abril usted dijo, literalmente, antes de final de abril tendremos un primer candidato a vacuna. Yo soy consciente de que un primer candidato a vacuna no es una vacuna, no es un proyecto comercializable. Usted como divulgador y como ministro de Ciencia, ¿cree que la gente entiende que no es lo mismo? ¿usted cree que la gente entendió que iba a tener una vacuna en el mes de abril? Cuando usted dijo que tendríamos un candidato a vacuna en el mes de abril, ¿usted cree que la gente entendió que España tendría una vacuna en el mes de abril? Por supuesto que entendió eso, porque se autocorrigió hasta seis veces. El 2 de abril usted dice que tenemos un primer candidato, de primer nivel, en España se va a descubrir la vacuna, eso lo dice literalmente. Seis días después, el 8 de abril, en la CNBC se corrige y dice que para probar en animales. Eso lo dice en la CNBN. El 16 de abril, en el periódico Expansión dice, literalmente, nadie entre los expertos afirma que la vacuna vaya a estar lista antes de este año. Y al día siguiente vuelve a decir: la semana que viene tendremos noticias. De nuevo, al día siguiente, dice literalmente: espero no haber dicho hace dos semanas que podríamos ser el primer país en generar una vacuna, lo dijo usted en la comparecencia junto con la ministra Celaá. Si no lo había dicho, ¿por qué se corrige? ¿alguien le pidió que se corrigiera? Yo soy plenamente consciente de que un candidato a vacuna no es una vacuna comercializable, de que en el mes de abril usted no pretendió decir que la gente iba a poder ir a su ambulatorio a que le pusieran una vacuna, pero usted confundió a la opinión pública, y la obligación de un ministro, evidentemente, es transmitir confianza. Evidentemente, lo dijo, y por eso se tuvo que corregir hasta en cinco ocasiones, señor Duque.

Mire, no son opiniones, por mucho que usted diga que no son sus declaraciones literales, no he añadido ni una coma, señor Duque, y ahí está la hemeroteca. Diga usted lo que quiera, no he añadido ni una coma. Si no fuera porque nos estamos jugando muchas vidas, evidentemente podría tener hasta gracia, pero le reconozco que para mí no tiene ninguna.

En segundo lugar, usted debería mostrar liderazgo. Todos los aquí presentes hemos estado en muchas instituciones, usted en otros sitios, seguro que a todos nos ha pasado alguna vez que algún compañero nos daba la intervención porque no llegaba, porque perdía un tren, ¿te importa hacerlo por mí? Es que usted ha vuelto a parecer hoy el ministro de Agricultura leyendo una intervención de Ciencia. Sí, sí, una total y absoluta ausencia de estrategia, del liderazgo que se debe a un ministro. Usted ha leído los folios, como hizo el otro día en el Senado, le agradezco que hoy no haya estado el tiempo que estuvo en el Senado, pero ¿qué ha hecho? Yo estoy muy convencido de que usted tiene una elevada -lo digo con total sinceridad- capacidad de trabajo, estoy convencido que usted tendrá maratonianas jornadas los siete días de la semana, pero la realidad es que muchos de los científicos, no todos, se han quejado.

El señor PRESIDENTE: Tiene que ir terminando.

El señor NAVARRO LÓPEZ: Le agradezco que me deje 30 segundos más por la interrupción que he sufrido.

Mire, el doctor Barbacid, sin ir más lejos, dijo que no entendía qué hacían en casa. Por cierto, el documento es de la Fundación Alternativas, poco sospechoso de ser del Partido Popular. Ese mismo día, o al día siguiente, usted fue al CNIO a hacerse -algunos dijeron- una sesión de fotos. Yo le voy a agradecer que fuera, porque es de los pocos ministros que, por lo menos, ha estado con el sector, por lo menos se ha molestado en eso, y se lo reconozco. Pero la realidad es que usted no ha sido capaz de defender a los científicos en el Consejo de Ministros, han estado encerrados y siguen encerrados muchos de ellos. Muchos centros de investigación podían haber estado perfectamente colaborando para buscar una solución, y son ellos los que, más allá de que van a perder series históricas y van a provocar un daño irrecuperable en sus investigaciones, no han podido contribuir lo que quisieran -y ya no le hablo del sector privado- a solucionar este problema.


Página 25




El señor PRESIDENTE: Diputado Navarro, le he concedido ya el tiempo que me ha pedido. Si son cinco segundos puede utilizarlos.

Se lo agradezco mucho.

Finalmente, por el Grupo Socialista, tiene la palabra el diputado Javier Alfonso Cendón.

El señor ALFONSO CENDÓN: Gracias, señor presidente.

Señor ministro, señorías, permítanme que mis primeras palabras sean para transmitir mis condolencias, uniéndome a usted y al propio ministro, a los familiares y amigos de todos los fallecidos durante esta crisis sanitaria. Estamos siendo testigos de un drama enorme, terrible, y son muchos los que lo están sufriendo en primera persona, por esto, también, expresar mi solidaridad y deseos de recuperación a todos los enfermos. Agradezco profundamente también el trabajo de todas las personas que ponen en riesgo su propia salud como los profesionales del sistema sanitario, los cuerpos de seguridad del Estado, los transportistas, y todos aquellos que trabajan en el día a día para mejorar nuestra vida.

De forma muy especial, mi admiración a la comunidad científica. Dejo unas cuestiones en el aire, ¿qué hubiera pasado si nuestros científicos, si nuestras investigadoras no hubieran actuado? ¿qué hubiera pasado si no hubieran contado con los medios necesarios? ¿se lo imaginan? En esta crisis sanitaria hemos descubierto lo vulnerable que es nuestra humanidad, pero también ha emergido la grandeza del ser humano, los valores inmunes al contagio que garantizan el bienestar de nuestra sociedad, principios que emergen en los momentos más difíciles, y en este lo han hecho, sin lugar a dudas. Por eso, es de obligado cumplimiento que todos manifestemos nuestro agradecimiento para que todas estas acciones que se han tomado se hagan visibles y sirvan de modelo para una sociedad mejor.

Miren, la declaración del estado de alarma ha sido una de las principales medidas para proteger la salud de los ciudadanos y reforzar el sistema de salud pública, resultando esencial en la propagación de la enfermedad, para mitigarla constantemente e impedir que esta epidemia tenga unos efectos mucho mayores. Escuchar hoy al señor Navarro o a la señora Borrás, que ayer dijeron no a la salud pública, no a la ciudadanía, en un momento crítico, y no es porque lo diga este Gobierno, o lo diga este ministro, es porque lo dice también la ciencia. Este estado de alarma es el único que ha garantizado la salud de la ciudadanía, y por eso quiero reflexionar, si a ellos les importa algo la ciencia o no les importa nada. El Partido Popular gobernó durante muchos años este país, se le consideró un partido de Estado, pero creo que ya no lo es. Podría haberse abrazado a la unidad de los españoles que luchan, pero no lo ha hecho, lo ha hecho a la unidad de la extrema derecha, que lo único que busca, y lo dice claramente es derrocar a un gobierno democrático y legítimo, dejando de un lado a los científicos, que no han dejado de trabajar en la búsqueda de una vacuna efectiva contra el virus, así como de otras formas de prevenir, retardar y curar a las personas que se han infectado. Su trabajo es una labor esencial, y normalmente en la sombra. Ellos y ellas no cesan en su empeño, sino más bien todo lo contrario. La comunidad científica investigadora contribuye a garantizar el derecho a la salud de otros trabajadores de sectores básicos. Y es algo que quiero dejar claro, es el momento, hoy más que nunca, para que alcancemos un acuerdo por la ciencia, una estrategia a largo plazo, no solo para superar la crisis, que lo haremos, sin lugar a dudas, sino para establecer un fuerte pilar científico que cimente la España del futuro.

Nuestro país, históricamente, nunca ha apostado por la ciencia. Así y todo, han surgido grandes científicos que han contribuido al conocimiento universal, desde Averroes, pasando por Miguel Servet, Mateo Orfila o Margarita Salas, por citar algunos. Tampoco quiero olvidarme de nuestros dos premios Nobel en Ciencias, Santiago Ramón y Cajal y Severo Ochoa. En España, la nueva generación de científicos y científicas también está dando la talla a pesar de los recortes. Y me pregunto, ¿por qué no llegamos a un acuerdo? ¿por qué no destinamos más recursos al esfuerzo de quienes destacan en nuestra nación por su perseverancia, por el anhelo de mejorar un mundo que ha demostrado que somos vulnerables? Rompamos también una lanza en favor de la igualdad de género, le pese a la derecha y a la extrema derecha lo que le pese, porque esta crisis no puede volver a ser la excusa de nuevo para más precariedad y desigualdades, se lo debemos. El Gobierno, y este ministro especialmente, han priorizado su compromiso, han demostrado que la ciencia es fundamental para salir de esta complicada situación, no esconden que es la encargada de salvarnos la vida. De ahí el esfuerzo de cerca de 30 millones de euros para la investigación frente a la COVID-19 y la movilización de otros 500 para ayudas empresariales. Desde el Gobierno, acertadamente, han basado sus decisiones en la evidencia científica, una señal más que nos indica que debemos institucionalizar la ciencia.


Página 26




Mire, señor Navarro, después de oírle, compruebo que es usted un fiel seguidor de su líder Casado, que se despachaba en el Congreso con la siguiente frase: "el Gobierno se está parapetando en la ciencia en vez de tener un liderazgo". Ustedes, lo único que hicieron durante todo su Gobierno siempre fue vincular ciencia y paciencia. Ya es hora que sea ciencia y decencia, que es lo que está haciendo este Gobierno, contribuyendo, en definitiva, para que los investigadores e investigadoras tengan los medios necesarios para poder trabajar. Y, le recuerdo que la mayor inversión que se llevó a cabo en este país en materia de ciencia fue con el anterior gobierno socialista, que hizo un gran esfuerzo desde 2004 a 2010, cuando alcanzamos el 1,4 % del PIB y que ustedes destrozaron. 600 millones de euros menos. Se cargaron todo el diálogo. Su ministro, que no se consideraba ministro de Ciencia, no se reunía con los comités científicos.

Y señora Borrás, de usted me sorprende todavía menos sus declaraciones, porque no cree en la ciencia. Son unos negacionistas, no creen en el cambio climático, dicen que es algo político. Creo que ustedes no están muy cualificados en esta materia para hablar de las políticas científicas que está poniendo en marcha este Gobierno. El ministro Duque, lo que sí ha hecho en esta intervención es desglosar las cantidades destinadas a cada una de las instituciones, en especial, por su protagonismo, al Instituto de Salud Carlos III, al que se ha dotado con 25,2 millones de euros en programas para la lucha contra el COVID-19. También ha destacado el importarte papel del Centro Nacional de Epidemiología, clave en la notificación de los casos de COVID-19 a las comunidades autónomas y el estudio de seroprevalencia. El Gobierno ha mantenido un diálogo constante y una cooperación real con las comunidades autónomas, sin perder de vista las capacidades de diagnóstico de universidades y centros de investigación. Como dijo, el Instituto de Salud Carlos III ya ha calificado 24 centros, que le dan una capacidad a las comunidades autónomas de 5000 test PCR al día.

Por tanto, sigamos apoyando las decisiones acertadas, impulsadas por el Gobierno, por este ministro, como el Fondo COVID-19, del Instituto de Salud Carlos III, al cual se presentaron más de 1300 proyectos, de los que 127 consiguieron financiación. Eso sí que son buenas noticias, porque la revolución del conocimiento ya ha comenzado, y debemos sentirnos orgullosos de ello. Es indispensable la valoración de lo intangible, la diferencia entre la COVID-19 y otro tipo de catástrofes, como una guerra o una catástrofe natural, es que nuestras infraestructuras están intactas. Por eso es clave que invirtamos en conocimiento, que invirtamos en innovación, en desarrollo, porque eso es lo que va a marcar la diferencia para podernos recuperar antes o después. El papel del CSIC, y especialmente también el del Centro Nacional de Biotecnología, ha sido fundamental, han recibido 4,5 millones de euros para estudiar la COVID-19 y trabajar en el desarrollo de vacunas. Concretamente, tenemos diez proyectos de vacunas ahora mismo trabajándose en nuestro país. Uno de ellos, el más avanzado, el dirigido por el doctor Esteban, que ya tiene un candidato que está probando en animales. También, destacar el proyecto europeo Convat, que trabaja en el desarrollo de un sistema de diagnóstico preciso, rápido y sin necesidad de instrumentación compleja para diagnosticar el COVID-19. Tampoco quiero olvidarme de la importancia del CDTI, que ha modificado el fondo del programa Cervera para destinar 500 millones de euros en créditos a proyectos de I+D+i de pymes y empresas para proyectos relacionados con la COVID-19.

Otras medidas que ha destacado el ministro Duque, y que quiero poner en valor, son la exclusión de las ayudas de I+D+i de la aplicación de la Ley General de Subvenciones, posibilitando así una mayor agilidad en su concesión; la posibilidad de realizar contratos indefinidos y temporales para planes y programas públicos de investigación relacionados con la COVID-19; la prórroga de contratos laborales y la ampliación de los plazos de los proyectos científicos financiados por la Agencia Estatal de Investigación. Eso sí que son buenas noticias y ese sí que es el camino del éxito.

También quiero destacar el esfuerzo de cara a la internacionalización que se está realizando desde el ministerio y desde este país. Se han invertido 125 millones de euros en el fondo común europeo para el desarrollo de métodos de diagnóstico, tratamientos y vacunas de la COVID-19, se trabaja constantemente la negociación del próximo programa marco de la Unión Europea, Horizonte Europa, y también en la red de diplomacia científica, dejando clara nuestra propuesta y nuestra idea de avanzar en la financiación y en la investigación coherente, eficiente y coordinada a su vez con Europa.

Nos encontramos ante un desafío muy grande, pero le estamos haciendo frente, y cómo no, no nos cansaremos de repetir que juntos, porque es lo que nos toca, con la oportunidad de aportar entre todos. Sigamos trabajando en la transición a la normalidad, en la que quiero destacar el papel fundamental del Ministerio de Ciencia, tanto en el estudio epidemiológico de seroprevalencia como también en el papel que ha tenido en el comité de trabajo multidisciplinar para la desescalada, algo que me parece muy importante.


Página 27




También algo que pone en relieve el compromiso de este Gobierno, y de este ministro en particular, es el aumento de 125 millones de euros de la inversión en I+D+i respecto al año 2018, y en la ejecución de más del 88 % de las partidas no financieras del presupuesto de I+D+i. Ese sí que es el camino, y es el camino que ha tomado este Gobierno.

El señor PRESIDENTE: Tiene que ir terminando.

El señor ALFONSO CENDÓN: Por eso les pido que abandonen sus tesis de la política sin ciencia, apoyen la política con ciencia, su institucionalización. Miren, la ciencia es fundamental, como hemos dejado claro, y hacer política con ciencia hace que todos los avances científicos que tenga nuestro país lleguen a las personas, para que nadie se quede atrás, y por eso les pido que tengan en cuenta la política con la ciencia y dejen de abandonarla como están haciendo en sus intervenciones.

Y, para ir terminando, quiero recordar unas palabras del ministro Duque, no en esta comparecencia, pero que repite constantemente, y que creo que son claves, la ciencia y la innovación son las palancas de la modernización del país que aseguran el bienestar del futuro, la educación, la sanidad y las pensiones del mañana. El futuro de nuestro país, de todos los países, depende de la intensidad de su esfuerzo sostenido en el aquí y ahora. Impulsemos entre todos un gran acuerdo por la ciencia, y mi reflexión sigue siendo que es la única que puede salvarnos la vida.

Gracias, señor presidente, y también mis mejores deseos de recuperación para el diputado Guitarte.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Para responder a las consideraciones de los portavoces de los distintos grupos, tiene la palabra el ministro Pedro Duque.

El señor MINISTRO DE CIENCIA, INNOVACIÓN Y UNIVERSIDADES (Duque Duque): Gracias, señor presidente. Muchas gracias a todos los diputados que han hecho preguntas y que han requerido información adicional, desde luego, toda la voluntad de darla.

Vamos a ello. Me cuesta entender la otra parte de esta coreografía donde la gente vierte críticas sin necesariamente estar justificadas, ni siquiera medianamente, la verdad. Pero, no hay problema, yo ya entiendo que esto se hace así.

En primer lugar, al Partido Nacionalista Vasco, señora Gorospe. Empiezo con la carrera espacial, lo cual me podría dar para enrollarme bastante. Por un lado, sí que es cierto que la competencia sigue funcionando dentro de las actividades que se están haciendo para tratar de recuperarse de esta pandemia, pero por otro lado hay mucha más cooperación de que quizás parece. Tenemos acceso a todas las publicaciones científicas, incluso antes de que hayan pasado la revisión por pares, cosa que está siendo hasta contraproducente a veces, porque uno lee una cosa, se alarma, y al cabo de dos semanas la retiran porque la revisión ha resultado en que tenían algún tipo de error. Por lo tanto, también hay que tener un poco de cuidado, tanta apertura, a veces, está provocando algún tipo de perjuicio, incluso. Hay una inundación tremenda de información. Los científicos, claro, cada uno quiere ser el primero que descubra las cosas, eso es normal. Hasta en la carrera espacial la competición fue un acicate para subir los presupuestos.

Lógicamente, dentro de las empresas que están trabajando en las vacunas, los medicamentos, los tratamientos, los antivirales, hay que tener un poco de cuidado con la información que las empresas vierten, ya que están obligados a poner información positiva para tratar de vender, y los Estados estamos intentando filtrar la información de tal manera que seamos cuidadosos con el gasto público en el que incurrimos. Ahí pasa de todo, incluso ha surgido la figura del señor que quiere vender y se va a los programas de la mañana y protesta que el Gobierno no le está comprando, y luego resulta que lo que está vendiendo tampoco merecía mucho comprarlo. Por lo tanto, hay que aguantar un poco esa urgencia que nos está entrando a todos de acudir inmediatamente a la información que recibimos ayer por la tarde. En ese caso, estamos haciendo una labor, espero que razonable. Por ejemplo, con esta empresa que ha proporcionado los primeros resultados positivos de una vacuna, yo he hablado cinco o seis veces ya y estamos esperando a hablar con las autoridades científicas de los Estados Unidos antes de tomar ninguna decisión. Eso creo que es importante siempre.

Me ha preguntado, concretamente, si ha afectado a la ciencia la reducción de movilidad y qué había pasado con las líneas científicas que se habían modificado para tratar de adaptarlas a la lucha contra la pandemia. En general, y han preguntado bastantes de los señores diputados qué ha ocurrido con la


Página 28




ciencia durante estos meses, y es cierto que al principio, los primeros días, era algo que venía muy de repente y las instrucciones que dimos fue: los que están trabajando en la pandemia tienen máxima prioridad, de hecho, incluimos nueve centros de investigación y desarrollo entre las infraestructuras críticas del Estado, a las que ayudaba todas las fuerzas de seguridad, para que pudieran llegar al trabajo, para que nadie les parara, para que tuvieran su suministro, para que no les cortaran la luz,... Fue necesario un trabajo bastante intenso para conseguir que se mantuvieran en su trabajo. Y, por otro lado, las instrucciones que dimos a los centros de ciencia fueron que cada director valorara si se podía continuar trabajando con las condiciones sanitarias que se nos imponían para prevenir la pandemia. Al principio, prácticamente todo el mundo pensó que se iba a hacer solo teletrabajo, pero manteniendo a todas las personas en los laboratorios que fueran necesarias para el mantenimiento de las series históricas largas, de los experimentos que requiriesen de control de temperatura, mantenimiento, etcétera. Yo creo que esto sí que se mantuvo y a nadie le he oído decir que ha tenido un problema, por lo menos en los organismos públicos de investigación directamente dependientes del Estado.

Yo creo que con esto contesto a una problemática a la que se han referido varios. Durante las primeras semanas todos los científicos se dieron cuenta, todos siempre han dejado un trabajo de oficina para terminar su proyecto, que tiene que ser de redacción de los documentos para enviar a las revistas o análisis de datos. Todo eso se hace normalmente en oficina y lo que hicieron fue adelantar ese trabajo en el primer periodo de la alarma. Pero luego empezaron a volver a los laboratorios para no perder sus resultados científicos. El CSIC evalúa su actividad durante la pandemia aproximadamente al 85 %, porque mucho trabajo que estaba pendiente por hacer y que se podía hacer a distancia, se empezó a hacer. Durante la primera parte del estado de alarma, confinamiento, etcétera, han estado trabajando un 14% aproximadamente en presencial, toda esta gente que iba a los laboratorios, con menos personal en los laboratorios se seguían haciendo los experimentos, pero con una velocidad algo menor para poder estar a distancia unos de otros. Ahora mismo estamos en una presencia del 35 % del total en el CSIC, solamente 1000 trabajadores del total de los 11 000 del CSIC no están trabajando al cien por cien, por su modo de trabajo. En los demás centros hemos tenido unos porcentajes parecidos, en algunos mucho más altos porque han sido mucho más críticos para el desarrollo de las investigaciones para la enfermedad.

De los 128 centros en el CSIC hubo que cerrar unos 14 porque son mixtos con universidades y estas se habían cerrado completamente. El comportamiento de la investigación en universidades ha sido de otra manera, ha dependido de otro tipo de decisiones que tenían que ver con el cerramiento de todas las instalaciones para evitar que se produjeran reuniones dentro, cerrar las clases presenciales, etcétera. Eso ha sido diferente. Los organismos públicos de investigación que dependen directamente de este ministerio han trabajado con una intensidad más o menos del 85 % durante esta fase y desde hace una semana o dos que ya se ha empezado a recuperar y ya está empezando a entrar mucha más gente en los laboratorios, ya tenemos un porcentaje más alto.

Me ha preguntado sobre el brexit, y, la verdad, no nos ha dado ni tiempo en estas semanas que ha ocurrido esta intensidad. Imagino que habrán visto en las noticias que la Unión Europea dicen que no les cogen el teléfono, etcétera. Es decir, que la negociación con el Reino Unido no ha avanzado prácticamente nada, no puedo decir nada más. La gente que está allí sigue teniendo las mismas condiciones. Conseguimos que los científicos y los estudiantes tuviesen unas condiciones garantizadas hasta el final de este año y sigue la cosa igual, aunque sí que es cierto que habrá que retomarlo cuanto antes.

También me pregunta, cosa que es generalizada, sobre qué va a hacer el poder ejecutivo para tratar de acceder a la vacuna, cuando sea que se produzca. Para eso hubo la conferencia el día 4 de mayo. España añadió a su contribución 125 millones de euros, 75 de los cuales se pusieron en el CEPI, el instrumento para conseguir vacunas para la población, y 50 millones de euros adicionales en el instrumento GAVI, que es el instrumento de cooperación para que las vacunas lleguen a los países que no pueden hacer contribuciones. Yo creo que es una contribución importante, y, teniendo en cuenta lo que está sufriendo la economía española, no podemos hacer mucho más.

Había algunas preguntas concretas, como que en qué me basaba para decir que no había plan. Pues hemos tenido acceso a todos los planes y ahí no había ninguno. Sí que es cierto que, desde que hemos llegado, hemos estado intentando organizar la planificación estratégica del Estado para que hubiese planes para todas las posibles contingencias, hemos comenzado por un plan de seguridad aeroespacial y naval, y quizás hubiera estado bien empezar por el de epidemias, pero uno nunca sabe. Había previsto un ejercicio completo de todo el Estado, el típico ejercicio de simulación de casos de emergencia, que hubiera, probablemente visto las deficiencias, pero el virus se nos adelantó.


Página 29




¿Qué pondríamos ahora en un plan? Pues ahora ya lo sabemos, por lo menos tenemos una idea. Hay que tratar los suministros de material sanitario de urgencias, incluidos los equipos de protección individual de los sanitarios, con la misma característica de suministros estratégicos, como hacemos con el petróleo, o con otros que son estratégicos por otros motivos, y tenemos que darle mucha más importancia a eso y mantener -lo que se suele hacer con el petróleo- un almacén corrido en el que entras por un lado, sales por el otro, y evitas que se te caduquen las cosas. Dicho así no parece muy complicado, pero es más complicado de lo que parece. En otros países empezaron con un plan como este, pero no hubo mucho seguimiento, y hay que decir que en todos los países de Europa hemos estado más o menos igual, compitiendo por mandar nuestros aviones a China, ha sido un espectáculo poco edificante para los gobiernos europeos y, desde luego, tenemos que mejorar muchísimas cosas.

Hablaré de las preguntas concretas, que tengo muchas de Marta Martín, diputada de Ciudadanos. Es verdad que la ciencia tiene que tener mucha más atención y sobre si los presupuestos de España no han sido suficientes para la ciencia, me remito al órgano que aprueba los presupuestos generales del Estado del Congreso de los Diputados, y ahí podemos incidir sobre la necesidad de que nos acerquemos más a las inversiones de los otros países de Europa.

Sobre las inversiones en I+D+i, tenemos una tabla que hemos hecho en la Unión Europeo de cuántas inversiones en ciencia han hecho los diversos países, y España, con 57,70 en suma no está mal, se parece a los 60 de Bélgica, Francia ha dicho que habían hecho 37,50, Italia 47,40, curiosamente en Portugal han dado una cifra de 80,70. No estamos mal. Y hay que tener en cuenta una cosa muy importante, ni todo el dinero del mundo sería ahora capaz de desarrollar una vacuna; las vacunas se desarrollan con el dinero que pusimos hace años en la creación de grupos de investigación avanzados que están cerca. Ahora mismo daría igual cuánta gente pusiéramos a trabajar en una vacuna, que, si no tuviéramos los científicos preparados, no lo conseguiríamos de ninguna manera. Yo creo que la cantidad que hemos dedicado a investigación ha sido bastante significativa, y para este corto periodo de investigación era difícil absorber más.

Ahora, sí que es verdad que ha habido muchos más proyectos o expresiones de interés de proyectos presentados al Fondo COVID-19 de los que se han aprobado. Es obvio, y para esto hemos hecho esta coordinación que he descrito antes con las comunidades autónomas, de tal manera que esos proyectos puedan pasar a la financiación de comunidades autónomas. Como he dicho al principio, hay trece comunidades, y quizás a día de hoy haya más, que ya están tomando los proyectos y financiándolos con los fondos comunitarios. Creo que todos los consejeros con competencias en ciencia e innovación están contentos del tipo de coordinación que hemos hecho.

Ha habido varios comentarios más, sobre los que no tengo necesidad de dar más datos.

Se hablaba de un consejo asesor. También he mirado, porque el consejo asesor del ministerio incluye un montón de personas, representantes también de las empresas y de la industria. Más o menos la mitad de los representantes son de la industria y de las empresas, y, precisamente están preparando un documento de estrategia sobre el papel que creen que debe tener la ciencia y la innovación en la recuperación y en la reconstrucción de la economía española. Yo creo que el papel tiene que ser fuerte y esperemos que esta vez sí lo consigamos.

Mencionaba otra vez las trabas burocráticas. Yo creo que he expresado de forma sintética dónde quería incidir. En general, necesitamos una carrera investigadora, como hemos dicho desde el inicio, generalizar la gestión centralizada de los organismos públicos de investigación, acelerar la contratación de productos y servicio. Una cosa que parece colateral pero que da mucho trabajo a los centros de investigación son las cuotas y la adecuada administración de convenios, que tenemos a cientos entre universidades y centros de investigación, entre comunidades autónomas y el Estado central. Tenemos que intentar convencer al resto del Gobierno y al resto de la Administración General del Estado que estos convenios deben tramitarse de una manera más sencilla.

Por supuesto que hay más líneas, y dentro de poco presentaremos algún proyecto más concreto y en lenguaje legislativo sobre qué es lo que queremos hacer, porque espero que tengamos el apoyo -como la otra vez- del Congreso de los Diputados.

Estaba mirando a Néstor Rego, pero está ausente, aunque dijo que iba a bajarse el vídeo, así que intentaremos hacer como que está.

Qué vamos a decir, que las inversiones en I+D+i en España son todavía demasiado bajas, ahí estoy totalmente de acuerdo, vamos a intentar hacer un esfuerzo que sea diferentes, es decir, tratar a España como los demás países, y no, justamente, al contrario, que es lo que hicimos en la anterior crisis. Por lo


Página 30




tanto, creo que todos debemos estar de acuerdo en que la reconstrucción de España necesita un incremento en las inversiones de ciencia e innovación, y, en absoluto una reducción.

Con respecto a las cifras de ejecución, no tengo las mismas. La cifra de ejecución de los presupuestos de I+D+i del año pasado fue del 88,71 %. La verdad es que, con un gobierno en funciones, y con la necesidad de hacer generaciones de crédito, que es una terminología que yo he aprendido últimamente y que es bastante compleja, tampoco se puede decir que esté mal, y, de hecho, es mejor que la de 2016, 2017 y la de 2018. La inversión neta aumentó en 125 millones de euros, con respecto a 2018, que, en parte es una mejora de ejecución de los presupuestos existentes, y en parte es dinero adicional, generaciones de crédito, nuevas partidas adicionales que hemos conseguido destinar a la I+D+i. Aparte de eso, que es la ejecución real de 88,71 %, luego hay otra parte del presupuesto que son créditos, y, por supuesto, no tiene ningún sentido sumar los créditos con lo otro, con lo que no debemos hacer esa cuenta. Aun así, hemos aumentado la ejecución desde 828 millones de euros en créditos hasta 1057, lo cual quiere decir que vamos mejorando y que los instrumentos nuevos que hemos creado desde el momento que llegamos en 2018, están empezando a funcionar, porque el 28 % más va siendo un incremento importante.

Me pregunta sobre las medidas concretas para evitar la fuga de cerebros, pues exactamente las mismas medidas de incremento del sistema de ciencia y de la importancia del sistema de ciencia. Hay que aumentar los presupuestos para llegar cuanto antes a los que tienen los países con los que nos queremos parecer y mejorar, desde luego, las condiciones de contratación de los científicos. Ya aprobamos una modalidad de contratación indefinida por proyectos en febrero del año pasado, y ahora hemos aprobado una simplificación de esa medida, de manera que los que estén trabajando en COVID tienen una preferencia y están empezando a contratarse de forma indefinida. Y, lo más importante para evitar la fuga de cerebros, aparte, por supuesto, del volumen, es crear esta carrera científica, y seremos seguramente los últimos en Europa en crear este tipo de carrera científica, estable, con evaluaciones, como está en los demás sitios. Yo creo que esto es lo más importante que tenemos que hacer. Lo más importante es reformar nuestro sistema de manera que la gente que está fuera tenga la posibilidad de entrar en los puestos de nuestro sistema de ciencia, una vez que los creemos, en igualdad de condiciones a los que siempre han estado aquí.

El señor Sergi Miquel me hizo unas preguntas específicas. Esperemos que no tengamos la tentación de recortar, eso creo que lo digo machaconamente todo el tiempo y veo que muchos grupos están de acuerdo en ello. Me preguntaba específicamente por el programa Severo Ochoa/María de Maeztu, que ha sido muy importante para la mejora de la excelencia científica en España, y, por supuesto, la vocación es seguir manteniéndolo mientras haya incrementos de presupuesto.

También me preguntaba sobre la amortización de los parques científicos, si íbamos hacer una refinanciación a muchos más años. Eso ha de estar unido a una discusión sobre presupuestos generales del Estado, yo no puedo hacer algo así unilateralmente.

Por el Grupo Republicano, el diputado Margall me preguntaba por el convenio que se firmó en 2009. Cada uno ve las cosas con diferente color de cristal. Lo que hacemos es asignar los fondos, cuantos más, mejor, pero siempre por excelencia, no darlos geográficamente. Eso, a veces, es en detrimento de algunas áreas que tienen históricamente menos tradición científica, pero también tenemos proyectos adicionales que hacen que tratemos de expandir la excelencia. En concreto, el área de España que tiene mayor excelencia científica y que, por lo tanto, se lleva más dinero de los presupuestos del Estado, es Cataluña, y seguramente seguirá. Aquí tengo una lista, solo en 2017, que es lo que me han podido mandar, se lleva el 23 % de los fondos del Estado. Un convenio adicional no parece que sea necesario, casi más necesario sería con regiones en donde la excelencia todavía no se ha implantado.

Me dice que la competencia exclusiva de I+D+i es de la Generalitat, y habrá quien diga que por qué acuden a las convocatorias del Estado. Vamos a dejarlo más o menos ahí.

No sé nada de carros blindados, más que si acaso pudiese favorecerse la fabricación de carros blindados de algún programa de I+D+i anterior, que pudiera tener algo que ver. Cuando se hizo la transferencia de ministerios no cayeron de nuestro lado estos programas que me dice, no tenemos competencia sobre este programa PEA, que me dice que había 15 000 millones de euros, me imagino que será la suma de un montón de programas diferentes, pero vamos, no tenemos competencias sobre ellos y me imagino que casi todos estarán ya cerrados, porque si es de 1987 habrá bastante dificultad para encontrar alguno que esté abierto todavía.


Página 31




De Podemos, el diputado Javier Sánchez me pregunta algo importante, y es que si desarrollamos una vacuna en uno de los centros de investigación públicos será de propiedad intelectual pública. Yo pienso que es una de las ventajas de tener centros de investigación público en este momento en el que hay mucha tensión comercial por vender las vacunas. Ya hemos visto en la prensa, gente que sale, que dice: necesito que me den dinero por adelantado y luego ya veremos si funciona la vacuna o no. Esto es lo normal que haría cualquiera cuando estuviera en una empresa comercial, pero si seguimos invirtiendo en investigación pública, probablemente tendremos una mayor probabilidad de modular esas tensiones de precios al alza, si sabemos que quizás tres o cuatro meses más tarde podemos tener un resultado equivalente desde un centro público.

Sin ninguna duda, la investigación pública no tiene que estar reñida con que sus resultados se utilicen en el mercado, eso también es verdad. Estamos hablando de un momento puntual de emergencia en el que tenemos que tener un cuidado especial. De hecho, existen leyes en España y en todos los países, que en casos como este se pueden modular los derechos de patente, o, incluso expropiarlos. Yo solamente lo dejo ahí, digo que la ley existe y procuraremos que la solución a la pandemia pase por el menor número de momentos en los cuales haya que acudir a las excepcionalidades de la ley. Pero bueno, es grave, la gente lo está pasando muy mal, hemos tenido veintitantos mil muertos y, por lo tanto, todo está sobre la mesa para poder dar el mejor tratamiento a los españoles.

Me ha preguntado sobre un programa con la Agencia Europea del Espacio, que tenía algo que ver con neutrones, que no lo he entendido muy bien. (¿¿??) Pues, lo siento mucho, pero voy a tener que esperarme a la siguiente porque ahora mismo no sé quién es esa gente. Pero vamos, una cosa que sí que hemos hecho es que como el año pasado tocaba decidir las contribuciones a largo plazo de España también a la Agencia Europea del Espacio, pues hemos hecho un incremento moderado que nos ha mantenido en el puesto que estábamos antes, y seguramente en esos incrementos entrarán nuevos proyectos.

Después, por el Grupo Vox ha hablado la diputada Borrás, que ha hecho muchas afirmaciones. No parece que hayamos sido capaces de explicar todavía lo de los test, vamos a hacer otro intento. En los países normalmente hay una capacidad limitada de hacer los test complejos que son fiables, porque se requieren varias fuentes de suministros complejas, equipamiento que no es fácil de conseguir y mucho personal especializado. Yo intentaba ver si era yo el que no me enteraba, pero no, es que en todos los países que pregunto, y lo hago a las embajadas, aproximadamente hay una capacidad de hacer test PCR en los países que ronda una milésima de la población por día. En China hay 1,5 millones de posibilidades de hacer 1,5 millones por día. En el informe que llegó ayer dice que en China tienen 150 personas por cada sitio que hace test trabajando 24-7, con lo cual tardarían unos 800 días en hacer test a toda la población. Y aquí, como tenemos una capacidad, que seguramente podría ser un poco más alta, pero que estamos utilizando una capacidad entre todas las comunidades autónomas para hacer unos 41 000 o 42 000 test, tardaríamos más o menos 1000 días en hacerle un test a toda la población. No entiendo mucho esa idea de hacerle un test a cada uno, porque no tiene sentido técnico. Quizá sea otra cosa lo que quieren hacer, la verdad es que no lo sé.

Lo que hicimos fue recabar todos los datos de todos los centros científicos y universitarios que pudieran hacer test y ofrecérselos al sistema sanitario, y después venían competiciones. De esa manera, se calificaron 24 centros que están haciendo ahora mismo un 12 o 13% del total de test de España. ¿Podrían hacer algo más? Quizá pudiéramos subir otro 5 o 6 %, pero durante todo este tiempo se ha hecho un incremento tremendo en la capacidad de hacer test en los mismos hospitales. Creo que lo he puesto en la intervención, desde el Instituto Carlos III se ha dirigido la reconversión de 24 robots, de los que utilizan normalmente para hacer test de otra cosa, para hacer test de COVID, y básicamente eso constituye el núcleo de la capacidad de hacer test de España ahora mismo. Todos los laboratorios científicos adicionales que pueden hacer test están a disposición de las autoridades sanitarias, lo que tampoco podemos es obligarles, si ellos piensan que tienen capacidad de hacer todos los test que están indicados para hacer, pues benditos sean. Pero, en el momento en que se produzca un aumento de la necesidad de test, ahí están los laboratorios científicos, que podrían perfectamente cubrir, aunque el total tampoco aumentaría en un porcentaje muy alto.

Me habla de un comité científico, que creo entender cuál es, es lo que se llama el panel consultivo de la Comisión en el COVID-19. Siendo un comité sanitario por la comisaria de Salud, la verdad es que no me ha correspondido a mí seguir la constitución de ese comité. Yo sé lo que me corresponde a mí. Todos estos comités se constituyen a título personal, y la Comisión no admite que los países presenten


Página 32




candidatos, es imposible. Por lo tanto, supongo que será lo mismo, eso fue lo que ocurrió en el comité de emisiones y lo que ocurre en los comités de los partnership. Las personas las elige la Comisión a título personal. Pero vamos, que solo digo lo que yo sé. Esto, que es un panel de consejeros, no sé si ha sido así. Hay una pequeña cantidad de gente en ese panel, a alguien le da justo por sacar ese panel en los medios de comunicación y ya, a partir de ahí, se convierte en el tema, habiendo tantísimo panel.

Me pedía la creación de otro comité en España. Ya he hablado antes de que nosotros tenemos un comité asesor del ministerio en el que están, más o menos, un 30 % de personas que vienen de la industria y nos orientan sobre cómo hacer la política de I+D+i para que sea transferible al tejido productivo. De hecho, he dicho que nos están haciendo un nuevo informe para que en la reconstrucción tengamos muy en cuenta este aspecto.

Después ha hablado el señor Navarro, del Partido Popular. Me imagino que habrá quien se crea unas cosas y quien se crea otras de lo que dice uno en público, es imposible evitarlo, hay gente para todo, como dicen. Sí que es verdad que tengo orgullo de que antes de que acabara el mes de abril uno de los diez proyectos de vacuna tuviera un candidato. Y esto es como todo, como ser diputado, que cuando uno es candidato todavía le falta. Nos falta un poco de tiempo todavía, pero es cierto que en la reunión que tuve ayer con los proyectos de vacuna nuevos que hemos financiado, me dio la impresión de que existía la posibilidad de que haciendo la vacuna con un poco más de tiempo nos salgan vacunas más eficientes. Sigo teniendo la esperanza de que los centros científicos públicos, sean los españoles, sea el de la Universidad de Oxford o de otro que hay en Alemania, que tengamos finalmente éxito. Vamos a ver si es verdad.

Ya he respondido al tema de los centros científicos, que si han cerrado o no. La verdad es que no se han perdido las series históricas, aunque no estoy seguro de lo que ha pasado en todos los centros universitarios, pero en los que dependen directamente del ministerio no ha habido ninguna pérdida, y hemos dado órdenes específicas para que la gente hiciera un esfuerzo para protegerse y para mantener trabajando tanto los animalarios como todas las áreas donde tuviera que haber una temperatura controlada, como los experimentos que requieren un largo tiempo de toma de datos.

Después ha hablado el señor Cendón. Muchas gracias por los ánimos y esperemos que se consiga que la reconstrucción de España se haga, esta vez sí, sobre las bases de buena planificación para el futuro y no solo de parchear los problemas del presente.

El señor PRESIDENTE: Señor ministro, muchas gracias.

Iniciamos un nuevo turno de intervención de los grupos, por un máximo de cuatro minutos, que no tienen que ser agotados. Con toda libertad, como hay algunos diputados y diputadas que ya no están comenzamos por el Grupo de Ciudadanos.

La diputada Marta Martín Llaguno tiene la palabra.

La señora MARTÍN LLAGUNO: Gracias, señor presidente.

Voy a ser muy breve y voy a hacer algunas peticiones concretas para que las tengan en cuenta desde el ministerio. Me preocupa mucho que, a estas alturas, dentro de la Unión Europea seamos el país que todavía no tiene una estrategia pública, o por lo menos pública, sobre el tema de la app de trazabilidad. Es verdad que está muy vinculado a Agenda Digital, pero creo que Innovación algo tendrá que decir, y me parece que es muy importante, vengo de la Comisión de Educación, tenemos situaciones a las que volver y yo creo que el hecho de tener una aplicación puede ayudar a que gente que no tenga síntomas o que no sea portadora del virus pueda estar a full en la actividad. Así que yo le pido por favor que hable con su colega de Economía y que le empuje, porque sé que las apps están a disposición de todos los países europeos, tanto Google como Apple las han puesto, y, sin embargo, nosotros no hemos avanzado en esto. Si me pudiera explicar cuál es el problema, por qué no lo hemos hecho y cómo está el tema.

Creo también que es importante el hecho de que, para las trabas burocráticas, que dice usted que no las puede eliminar, o que tiene que ponerse en coordinación con el resto de los colegas de otros ministerios, que les coja, les siente y les explique que en estos momentos no nos podemos permitir el lujo de estar paralizando investigaciones o poniendo palos en las ruedas, porque necesitamos tener cuanto antes los resultados. Me consta, también pasó con el Gobierno anterior, que es difícil la relación con el Ministerio de Hacienda, y me consta que son duros de pelar, pero creo que, en estos momentos, si no entienden que es el momento para eliminar esas trabas tenemos un problema muy grave, y no solamente desde el punto de vista de la ciencia, sino desde el punto de vista de cómo vamos a volver.


Página 33




Me gustaría que me contara qué explicaciones le ha dado el director general de Salud Pública y el coordinador de todo el tema del mando único sobre por qué, cuando les hicieron llegar alertas desde organismos internacionales no respondieron, y por qué ustedes no manejaron esas alertas. Porque creo que es verdad que ahora mismo tenemos que centrarnos en mirar a futuro y en tratar de que no se generen más contagios, pero sí creo que esto es un fallo gravísimo, por ser fina y prudente. Me parece que lo que le ha preguntado el portavoz del Partido Popular y lo que le ha preguntado algún otro portavoz es importante tenerlo claro, porque, al final, estamos hablando de organismos internacionales que tienen carácter sanitario y también científico. No sé si ha hablado usted, si tiene alguna información adicional y si, de alguna manera, sabe por qué no se ha escuchado a esa comunidad científica que es tan importante. Yo le pediría, a usted que también ha estado en el ámbito internacional y que tiene experiencia internacional, que me contara cuáles son, o si ha habido fallos de comunicación, o ha habido fallos de acatamiento o de percepción.

El señor PRESIDENTE: Tiene que ir terminando.

La señora MARTÍN LLAGUNO: Yo fui la primera diputada que pregunté por el tema de las alertas y las respuestas que me dieron no fueron de su ministerio, fueron del Ministerio de Sanidad, pero no fueron suficientemente convincentes. Me imagino que usted también habrá preguntado y me gustaría saber qué le han dicho.

Muchas gracias, mucha suerte, y espero que la ciencia nos saque a todos de buena parte del lío en el que nos ha metido esta pandemia.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Por el Grupo Confederal Unidas Podemos tiene la palabra el diputado Javier Sánchez.

El señor SÁNCHEZ SERNA: Muchas gracias, señor ministro, por sus explicaciones y por su comparecencia.

Creo que ha dicho una cosa importante, y es que la participación de España en esta crisis a nivel científico, lo que podamos esperar de la ciencia española, también depende de dónde veníamos. Y, desde luego, veníamos, como se ha dicho, de una década perdida, y cuando uno viene de haber echado a la calle a 8000 investigadores, cuando uno viene de recortar en ciencia 20 000 millones, desde luego no podemos esperar los mejores resultados ni estar en cabeza. Y, aun así, creo que se están haciendo muchas cosas en este país, y es una cuestión para que hoy hubiera sido una comparecencia mucho menos tensa, donde se pudieran haber planteado problemas que tenemos por delante, pero también donde se hubieran reconocido algunos éxitos que tiene nuestro sistema científico. Se ha echado en falta.

Sorprende que determinados grupos, a los que se supone que son grupos de gobierno, pongan sobre la mesa muchas deficiencias cuando en comunidades autónomas como la de Madrid, donde gobierna el Partido Popular y Ciudadanos, todavía hay muchos investigadores que están esperando a que se prorroguen los contratos de investigación. Es decir, lo que no se ha hecho en la Comunidad de Madrid se pide al Gobierno de España, que sí lo ha hecho, y además se plantean unos problemas que no son tales. Creo que lo fundamental para abordar, no solamente esta pandemia, sino nuestro científico es acabar con la precariedad en la ciencia, y es, por ejemplo, poder dar cauce a reivindicaciones que están haciendo la Federación de Jóvenes Investigadores para que este país aumente la financiación en investigación, y no que se recorte como se hizo en la anterior década por parte de la derecha, para que haya un estatuto del investigador, no solo predoctoral, sino para todos los investigadores, que dé certeza a la carrera investigadora y a la carrera científica. Por tanto, yo creo que son reivindicaciones en las que tenemos que seguir avanzando, con quien tenga voluntad para avanzar en la ciencia. Hoy se puede venir aquí a reivindicar la ciencia mientras en otras comisiones se niega el cambio climático, me refiero al Grupo Vox, o como en el Senado, que se negaron a firmar una declaración en la que se pedía apoyo para el Día de la niña y la ciencia, para superar esa brecha que también tenemos en la ciencia entre hombres y mujeres.

Hoy he escuchado aquí un ejercicio de cinismo importante, que creo que no es justo con los esfuerzos que ha hecho nuestro sistema de investigación y de ciencia, y, por nuestra parte, solamente queremos seguir mostrándole nuestro apoyo para que se superen muchas de las deficiencias que tiene nuestro sistema, y que pongamos el acento en acabar con la precariedad y podamos resolver algunas de las convocatorias de investigadores que todavía quedan por resolver, pero que esperamos que sea muy pronto.

Muchas gracias.


Página 34




El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señoría.

Por el Grupo Vox entiendo que ahora interviene el diputado Julio Utrilla Cano.

El señor UTRILLA CANO: Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes, señor ministro, y muchas gracias por su comparecencia.

Me sumo a las condolencias de todos los familiares de fallecidos por el coronavirus y les mando desde aquí un abrazo enorme.

Como cuestión previa, voy a contestar a la intervención del portavoz socialista, que parece que toma como costumbre dedicarnos unas palabras en todas sus comparecencias. Ya lo hice en la primera comparecencia del señor ministro, que nos regaló demagogia barata diciendo que nuestro grupo, y también el Partido Popular, estábamos en contra de la igualdad, y se dará cuenta que la portavoz de este grupo parlamentario es una mujer. Por eso digo demagogia barata, no con intención de faltarle a usted al respeto, sino porque me parece que raya el ridículo decir que ustedes están por la igualdad y nosotros no, cuando aquí hay una mujer que, por cierto, no está aquí por cumplir con cupo ni paridad, está aquí porque hemos considerado que era la persona más válida para representar al grupo parlamentario. No sé si usted entenderá esto, pero no ponga tanto ahínco en ganarse el beneplácito de sus jefes insultándonos, de verdad, porque en un futuro próximo esos parabienes seguramente sean una mancha en su currículum, y, créame, seguramente estará deseando borrarla.

Sin más dilación, señor ministro, me dirijo a usted para decirle que si abandona el alma de científico no podrá dormir tranquilo. Qué decepción, señor ministro, esperábamos de usted que mantuviese ese rigor empírico y esa objetividad que se le presuponen, pero sus declaraciones durante este estado de alarma indican que le han utilizado como un altavoz más de la propaganda de este Gobierno. El 23 de abril, en la entrevista a El País, usted afirmaba: el Gobierno se ha movido a una velocidad tan vertiginosa que quien no está dentro no se da cuenta de lo asombroso que es lo rápido que hemos hecho las cosas. ¿De verdad pretenden convencernos de que han actuado con verdadera diligencia? Le podría poner decena de ejemplos, pero le pondré uno, el 15 de mayo el ministro Illa anunciaba a bombo y platillo que se iban a hacer controles en puertos y aeropuertos a los extranjeros. Desde Vox le pedimos esto en febrero, y sabe cuál fue la respuesta de este Gobierno, llamarnos xenófobos.

Explicaré lo de los test, quizá no ha entendido la intervención de la portavoz, pero yo se lo explico. Los test masivos, señor ministro, son clave, reconozca que ha sido un error garrafal no hacerlos, porque sería la única forma de que en la próxima pandemia estemos mejor preparados, de verdad. Y no hablamos de test masivos a toda la población, ya sabemos que eso es inviable, pero ¿usted se imagina la cantidad de vidas que se podían haber salvado si se hubiesen hecho test masivos a dos colectivos, los sanitarios y los mayores en residencia? Solo a esos dos colectivos, no son 40 millones de test, solo a esas personas, 180 000 médicos, 250 000 enfermeras y los cientos de miles de personas mayores que están en nuestras residencias.

Pero mire, señor ministro, para llevar a cabo una estrategia de éxito, el primer requisito es observar, aprender y aplicar. Hagámoslo, preguntémonos por qué Alemania ha tenido tanto éxito en el tratamiento de la pandemia, además de ser, por supuesto, una científica la que dirige las riendas del país. Pues mire, por estas cuestiones, lo primero, transparencia y sinceridad. Muy al principio, Angela Merkel se dirigió a su país y dejó claro que afectaría al 70 % de la población, que sería la crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial, incluso hoy todavía hablan de un éxito frágil, cuando ellos tienen la tasa de mortandad seis veces inferior a la de España, ellos 10 muertos por 10 000 habitantes y nosotros 59. Ustedes, todo lo contrario, han tenido cero transparencia, ocultando la cifra oficial de fallecidos, no sabemos cuáles son los resultados de los test diarios, como hacen otros países de nuestro entorno, minimizando permanentemente la gravedad de la situación. En Alemania siguieron también a rajatabla protocolos de pandemia del Instituto Robert Koch, creados en 2013. Ellos sí tenían un plan y tenían unos protocolos. Ustedes, ni plan ni protocolos. Usted mismo lo ha reconocido, señor ministro. Y, por último, el tercer acierto de los alemanes, test, test y test, señor ministro. Desde enero los alemanes pusieron los laboratorios locales a fabricar test, hicieron un acopio inmenso de material, a diferencia de ustedes, señor ministro, que no supieron hacerlo, gestionaron de forma garrafal la crisis.

El señor PRESIDENTE: Tiene que ir terminando.


Página 35




El señor UTRILLA CANO: Termino ya.

Por último, quiero hacer hincapié en algo que ha dicho usted y que no he entendido muy bien respecto a la creación de un comité. Lo que le planteamos es la creación de un comité permanente científico, que avale todas las decisiones de nuestro Gobierno, como tienen otros países de Europa. Se creó un comité para el COVID el 21 de marzo, y para entonces ya contábamos con 1600 fallecidos y más de 36 000 positivos. Hablamos de un comité permanente, que esté formado por científicos y que lo avalen.

Termino, presidente. Señor ministro, apelo de nuevo a su alma científica, debe ser duro para usted negar la evidencia contrastada con datos. Abandone el camino de la propaganda y a abrace el de la ciencia. Si lo hace nos tendrá a su lado, y en caso contrario nos tendrá enfrente.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.

Por el Grupo Popular tiene la palabra el diputado Pedro Navarro.

El señor NAVARRO LÓPEZ: Gracias, señor presidente.

Señor ministro, escuchando su segunda intervención me voy a terminar por creer lo que me dijo el otro día un miembro de la comunidad científica, y es que usted está aquí de paso, y que está en espera de otro destino, en la capital de Francia sin ir más lejos. Al final me lo voy a empezar a creer, pero bueno, eso ya es cosa suya.

Mire, en su comparecencia inicial, y yo me la he vuelto a leer estos días, usted habló de transparencia, habló de diálogo, de colaboración. Le voy a dar la vuelta a la pantalla, porque si no me va a volver usted a dejar, no digo que por mentiroso, pero por poco riguroso. Esta es la agencia de noticias SINC, yo creo que le suena. José María Ordovás. Él dice que está coordinando un grupo de expertos asesorando al ministro de Ciencia, lo dice él, no lo digo yo. El señor Ordovás, en la agencia de noticias SINC dice que está coordinando un grupo de expertos asesorándole a usted. Repito, lo dice él. Yo le pido -se lo vamos a pedir por escrito- las doce preguntas que le han trasladado, lo dice él, y también dice que tienen ya informes pero que no los pueden hacer públicos. Con el reglamento en la mano yo sí que puedo acceder a esos informes, se los voy a pedir también. Si usted se cree de verdad eso de la transparencia le pido las doce preguntas que le ha trasladado el señor Ordovás y los informes. No se preocupe, que se lo pasaré por escrito.

Usted habló de diálogo. Se ha cargado la Comisión Delegada de Ciencia por decreto. Se creó por la Ley de Ciencia, con tres votos en contra, y usted se la ha cargado por decreto. Yo me creo cuando usted dice que es diferente, que viene a dialogar, que va a tener en cuenta el Parlamento, aunque no nos conteste y no venga hasta el 21 de mayo, pero se ha cargado la Delegada de Ciencia por decreto. Señor Duque, si se la ha cargado usted, y de verdad cree en el diálogo, restitúyala; si ha sido de otro sitio, que es lo que me temo, y de ahí que la ciencia pinta lo justo en el Consejo de Ministros, por favor, hágase valer, porque la Comisión Delegada de Ciencia es importante, y sobre todo muestra buena voluntad. Esta ley, que la creo, se aprobó casi por unanimidad, tres votos en contra, señor Duque. Por lo tanto, demuestre que tiene la mano tendida y devuélvanos la Comisión Delegada de Ciencia. También hemos presentado una iniciativa en el Senado y en el Congreso en este sentido.

Y ya la última. Voy a volver a poner el dato, porque si no, lo de siempre. ¿Le suena el informe COTEC? Es que, señor Cendón, este es el año de peor ejecución presupuestaria de la historia según COTEC, no según el Grupo Popular. Y ustedes se llenan la boca hablando de presupuestos. COTEC. Claro, el ministro dice: es que el capítulo VIII ni me lo leo. Oiga, dígaselo a la ministra de Hacienda, que esto no nos lo hemos inventado nosotros, ni usted tampoco, pero los créditos están en el presupuesto, y, por lo tanto, el presupuesto de este año según COTEC tiene 421 millones sin ejecutar en subvenciones. 2000 investigadores se podían haber contratado con este dinero, señor Sánchez. Por cierto, le agradezco que ahora no haya utilizado ningún tipo de amenaza entrevelada. 20 000 millones de facturas sin pagar en los cajones nos encontramos en 2011, solamente entre Sanidad y Fomento. 20 000 millones. Y ustedes hablan de presupuestos. COTEC, señor ministro, y no nosotros, presentaron el informe con sus majestades los reyes delante, digo yo que algo de credibilidad tendrá el informe. 421 millones de euros sin ejecutar en subvenciones, se han comido los remanentes de Tesorería, les han tenido que inyectar 100 millones de euros en créditos extraordinarios. ¿Se lo repito? Oigo murmullos por ahí. Señor presidente, yo luego me enfado, pero, entiéndame...

Sigo. Si queremos reconstruir, aquí no hay nada que reconstruir, pero bueno, si queremos colaborar a salid de la crisis el CDTI es fundamental, créaselo, que el CDTI también está en su ministerio. Le voy a


Página 36




pedir que revise la Estrategia española de ciencia, tecnología e innovación, pero cuando digo que la revise es que la tire y la hagamos entera, porque no vale, por lo que nos ha caído encima, no es culpa suya, pero la estrategia no vale.

Termino, presidente, con una referencia más. Señor Cendón, yo con usted me puedo poner de acuerdo en muchas cosas, lo digo de verdad. Ha hablado usted de política con ciencia, me lo creo, pero también me creo la política con conciencia. Yo ayer no voté sí a nada, usted sí, usted voto ayer sí a Bildu.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.

Finalmente, tiene la palabra por el Grupo Socialista el diputado Javier Alfonso Cendón.

El señor ALFONSO CENDÓN: Gracias, señor presidente.

Les confieso que me esperaba otra cosa cuando venía a esta Comisión, pensaba que íbamos a hablar mucho más de ciencia. Algunos lo hemos hecho, el ministro ha dado las claves de la estrategia y de todas las medidas adoptadas por este Gobierno para mitigar la pandemia de la COVID-19, de cómo construir entre todos una España mejor y más próspera, con la ciencia y la innovación como motor de desarrollo, pero compruebo de nuevo que a algunos esto no les importa nada. Solo persiguen dañar al Gobierno y les recuerdo que nada, nada, nada, está por encima del interés general, y en las palabras de algunos de estos portavoces de la oposición se ve mucho interés particular. Habla usted del informe COTEC, que es cierto que se presentó el lunes pasado, y en el que dice literalmente: el conocimiento y la innovación serán las mejores armas frente a futuros shocks globales y también para alcanzar un equilibrio entre el bienestar social, la prosperidad económica y la sostenibilidad ambiental.

Esta es la línea que está marcando este Gobierno, y la que ha marcado el ministro en su intervención, y les recuerdo que ayer, lo que estábamos decidiendo era salvar vida. Estábamos decidiendo si queríamos seguir salvando vidas. Porque no lo decimos nosotros, y ya se lo dije anteriormente, no lo dice el Gobierno solo, no lo dice este ministro, no lo decimos este grupo parlamentario, lo dice la ciencia, pero también se lo ha dicho la Abogacía General del Estado, que era la única vía hasta que tengamos tratamientos y vacunas efectivas. De sus palabras, señor Navarro, se desprende poco, que realmente no creen ustedes en la ciencia, que sus líderes autonómicos, la presidenta de Comunidad de Madrid y algunos de sus compañeros y compañeras, creen que la salida para este país es el ladrillo, y le digo que no lo es, la salida para este país es la ciencia, la innovación y el desarrollo, que es de lo que veníamos a hablar hoy aquí.

Señores de Vox, basta de bulos. Su subconsciente le traiciona constantemente en sus palabras, los médicos y las enfermeras, ¿continuamos en esos antiguos clichés? Déjenlo ya, ustedes no creen en la igualdad y lo demuestran constantemente. Les demando a todos ustedes cooperación. La oposición debe cumplir el ejercicio político y público útil, al servicio de la sociedad, debe aportar conocimiento y estrategia, no trampas que hundan el futuro del que pende el futuro de España.

Me hubiera gustado escuchar muchas más propuestas, porque tenemos en marcha en el Congreso de los Diputados una Comisión de Reconstrucción Social y Económica. Estaría bien que hoy hubieran hecho alguna propuesta para llevar a esa Comisión, en la que la ciencia tiene que tener un papel fundamental. Voy a insistir en algo que dije antes en mi intervención, que espero compartamos muchos de los que estamos aquí, que debemos institucionalizar la ciencia. Es decir, la ciencia tiene que estar presente en todos los órganos de dirección. ¿De qué forma? Como un asesoramiento riguroso, que permita, de alguna forma, ayudar a la toma de decisiones, desde el nivel local hasta el nivel autonómico. Y yo creo que ese es el camino que ha marcado el ministro. Lo ha marcado en cuatro grandes líneas: agilizar y flexibilizar el sistema de I+D+i; una carrera científica predecible, que la gente conozca a qué atenerse; el refuerzo de los instrumentos para favorecer la competitividad; potenciar los avances en la investigación biomédica y en la investigación sanitaria; y, por supuesto, seguir trabajando en esa línea, en que la ciencia sea uno de los pilares fundamentales que construyan el futuro de nuestro país.

Para finalizar, recordarles que nunca es tarde si la dicha es buena. Que, por favor, hagamos entre todos un esfuerzo para homogeneizar las estrategias que llevemos a cabo para sacar a este país, de nuevo, al primer nivel en investigación y desarrollo, porque de esto depende nuestro futuro, el de todos nosotros.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señoría.

Finalmente, para cerrar esta comparecencia tiene otra vez la palabra el ministro Pedro Duque.


Página 37




El señor MINISTRO DE CIENCIA, INNOVACIÓN Y UNIVERSIDADES (Duque Duque): Muchas gracias, presidente. Muchas gracias a todos.

Creo que la primera que ha intervenido esta vez ha sido la diputada Martín, de Ciudadanos. Se me ha olvidado hablar de las famosas apps de contacto y trazabilidad. Hay cierta controversia entre los científicos sobre si esto verdaderamente ayuda. Todavía está la cosa bastante en el aire y no hemos estado participando en el desarrollo de ninguna de estas aplicaciones, bases de datos, etcétera.

Nuestro primer informe que ha hecho el comité, al que se refería el señor Navarro, del Partido Popular, que me preguntaba por el señor Ordovás y sus informes, ya lo pusimos a disposición de todo el mundo esta semana. Y precisamente toca sobre este tema, recomiendan, sobre todo, utilizar los métodos tradicionales de seguimiento con personas, muy al estilo de lo que podían haber hecho en Alemania o Corea, en su momento, que solo se pueden hacer cuando la incidencia de pandemia es muy baja, y ahora podríamos hacer los test.

Sistemas automáticos de seguimiento. Ya veremos a ver qué es lo que ocurre. En Europa tampoco parece que esté muy clara la línea que van a seguir, si van a hacerlo o no. Un proyecto que había, en el que estaba nuestro Centro Nacional de Supercomputación parece que tampoco arranca mucho. Se anunció hace unas semanas un acuerdo entre los dos principales suministradores de sistemas operativos para dispositivos móviles sobre que lo iban a poner en el mismo sistema operativo, pero tampoco sé exactamente cuál ha sido el resultado de esto.

Desde el punto de vista de la ciencia, nosotros tratamos de encontrar la mayor exactitud. Refiriéndonos a la vez a qué es lo que pasó durante el principio de toda esta epidemia, y es que no había suficiente seguridad. Es decir, ninguna instrucción o alerta que venía de ningún sitio era lo suficientemente concreta como para tomar decisiones. Alertaban de que tal cosa podía ser, y es muy difícil tomar decisiones con algo que solo sabes si podía ser o no podía ser. Por ejemplo, el primer informe científico en el cual se demostraba que este virus SARS-2 no actuaba como el SARS-1 y que debido a esa diferencia contagiaban los asintomáticos, cosa que es básicamente la base del error de todo el mundo, salió el día 16 de marzo. Vino todo demasiado deprisa, igual que en cierto momento se ha dicho que solo se podía contagiar a gente muy cerca, pues ahora estamos viendo que quizá haya que tener en cuenta otras cosas. La ciencia sigue avanzando y, desgraciadamente, todo esto ha venido muy deprisa. Yo no creo que existiera en ningún momento la certeza suficiente como para cerrar un país en el momento en el fue, a mitad de febrero o algo así, que teníamos 2 o 3 casos, la verdad es que esa decisión no la hubiera tomado nadie.

Después ha hablado el diputado Sánchez, de Podemos. Creo que está claro que todos tenemos la intención de reformar la manera con las que contratamos a los investigadores, y ahí estaremos todos de acuerdo, imagino que incluso todos los que estamos aquí, en que no se puede estar trabajando por proyecto hasta los 50 años con contratos temporales. Hemos hecho todos los esfuerzos, en el año 2018 se inició un proceso de regularización en el cual el sistema de ciencia obtenía la mayor cantidad de plazas, 1440 creo que eran. Con todo el Gobierno en funciones, procesos que ha habido entre medias, que ha habido que negociar con representantes sociales que han tenido unos meses en los que estaban con elecciones, etcétera, todavía no se ha llegado al final. En fin, circunstancias que han ocurrido y todavía no hemos conseguido terminar ese proceso, pero, desde luego, está en la intención, y nosotros lo recordamos cada día. También aprobamos el año pasado la posibilidad de contratar por proyecto, pero de forma indefinida, cambiando de proyecto a proyecto. Ahora, por fin, parece que hemos tenido un primer éxito con la contratación de varias docenas de investigadores, porque estaban trabajando en el COVID, pero esperamos generalizar esto, lo tengo clarísimo. El incremento del volumen del sistema de ciencia tiene que estar unido a una estabilización de la carrera científica, en base a las mismas premisas con las que funciona la carrera científica en los demás países.

También hay que hacer un poco de ejercicio de humildad. En la anterior crisis que empezó en 2008, la reducción de presupuestos fuerte empezó de 2009 a 2010, porque no veo un patrón que sea atribuible verdaderamente a una opción política, sino que yo creo que es el país el que tiene que concienciarse, en general, de que no se puede estar permanentemente ignorando las previsiones y planificaciones a largo plazo. Tenemos que incrementar nuestra inversión en innovación y en ciencia, y no podemos, de ninguna manera, disminuirla, por lo menos hasta el día en el que tengamos el nivel adecuado. Esto es de Perogrullo, pero parece ser que no ha sido fácil de entender por parte de los dirigentes políticos en la última década. Por lo que veo aquí, la función 46, que es la política completa de I+D+i solo se ha incrementado del 8 al 9, los años anteriores ha ido prácticamente para abajo, bueno, del 4 al 5, un poco también. Y luego, del 2016 al 2017 baja otra vez. Bueno, de 2017 a 2018 también hubo un incremento


Página 38




importante, que tiene que ver con el acuerdo de investidura, etcétera. Pero no parece que haya un patrón en el cual tengamos claro todos que, no solo hoy, sino dentro de diez años tenemos que seguir invirtiendo en ciencia y en innovación. El país tiene que cambiar en sí, tenemos que esforzarnos en explicarlo a todo el mundo, incluidas, por supuesto, las bases de los diferentes partidos. Si invertimos en ciencia y en innovación no les estamos quitando el dinero a la gente que necesita la ayuda hoy, estamos guardando dinero para que no tanta gente necesite ayuda mañana o pasado mañana, esto es lo que tenemos que explicar a la población en general y a los votantes y contribuyentes de los impuestos de España. No podemos seguir en esta tendencia.

El diputado Utrilla, de Vox, ha hablado después, y voy a ver si tengo aquí algo que todavía no haya tratado. Es verdad que el incremento de la capacidad de hacer test en España ha sido algo que ha ocurrido a bastante velocidad, pero a menor velocidad de como nos ha entrado la pandemia, que es la curva que tiene la mayor pendiente. Y es cierto que hubiera estado mejor tener toda esa capacidad anteriormente, pero no ha sido posible y los protocolos de test de la sanidad española han estado necesariamente modulados por las capacidades que ha habido en cada momento, claramente es así. Ahora mismo tenemos una capacidad equivalente a los países de nuestro entorno y esperamos que los nuevos protocolos sanitarios puedan ser más exhaustivos y tener, además, todos los medios necesarios como para llevarse a la realidad. Por eso, la cautela que se está llevando con las diversas fases, en las cuales uno de los condicionantes para que un territorio se acerque un paso hacia la normalidad es la disponibilidad de tener suficiente capacidad de atención primaria, de manera que se puedan realizar todos los test que ahora, en este nuevo protocolo sanitario, están prescritos. Creo que ahora estamos pudiendo, en su momento ha sido completamente imposible. Ha pasado en todos los lados, la capacidad de hacer test en Inglaterra era menor que la de España, les vino también con una tendencia menos pronunciada, pero también han tenido un problemón enorme y ahora mismo siguen teniendo una capacidad que, por población, no llega a la capacidad de España.

No se ha podido hacer más. Verdaderamente ha sido una dificultad técnica unida al hecho de que ninguna empresa ni organismo científico haya conseguido desarrollar todavía ningún test rápido y fiable que marque si una persona tiene o no tiene en ese momento la enfermedad; eso todavía no existe. Por lo tanto, ahora quizás tengamos mejores oportunidades, estamos viendo un nuevo test en Japón que dicen que han sacado la semana pasada, a ver qué tal va eso. Yo creo que los medios que tenemos ahora mismo serán mucho mejores, y con eso tenemos que dar también esperanza a la población, no ha habido una negligencia, es que técnicamente no se podía, era imposible, todo eso que se tenía que comprar tenía que ser importado y no venía de ningún sitio porque en ningún sitio lo vendían. Ahora están empezando a fabricar gran cantidad las máquinas, pero en ese momento de China no venían las máquinas de hacer test de PCR, las de 96 pocillos, ha sido una imposibilidad absoluta, no ha habido la más mínima malicia o negligencia, pero tampoco reconozco que haya habido desidia en el proceso por el cual hemos incrementado la capacidad de test de España.

Sí que existen en algunos países, en Inglaterra concretamente lo tenemos estudiado, un comité o una serie de comités científicos a los cuales no prescribe el proceso legal pedirles consejo, pero quedan bien. Casi bastaría con eso. Yo hace casi seis meses que estuve estudiando esto bastante en diversos, creo que es un sistema que asesora al Parlamento y al ejecutivo en Inglaterra. Pues, pongámoslo en marcha. Ya tenemos una propuesta concreta, eso está bien. Los detalles son donde está el problema, normalmente. De todas maneras, nosotros hemos puesto en todos nuestros programas de actuación del ministerio el incremento en la intensidad de asesoría científica a todas las áreas de Gobierno, y vamos a intentar llevarlo a cabo con la ayuda de todos.

Creo que ya he contestado a la interpelación del señor Navarro sobre el grupo interdisciplinar. No era consciente que les habíamos hecho doce preguntas, deben ser en varios correos distintos, de todas maneras, no hay problema. El primer análisis que nos han hecho es público, y en ese es en el que nos dicen que es preferible en el momento actual fiarse, sobre todo, del traceado de contactos en base a personas que trabajen junto con la Atención Primaria y no darle tanta importancia a la parte de las tecnologías de las comunicaciones. Parece que a veces intentamos resolverlo todo con el móvil y hay cosas que no, pero vamos, que el informe es público y está a disposición de todos. Estamos esperando el segundo, todavía ahí no hay falta de transparencia.

Me habla de la comisión delegada, yo creo que se creó muchos años antes, y desde el año 2012 a 2018 solo consiguieron reunirla tres veces, y la verdad es que diálogo no hubo ninguno, fue simplemente porque era preceptivo por esa ley reunirla y decir la comisión ha aprobado tal. No lo he visto un órgano


Página 39




operativo en el cual se realice la coordinación de la política de I+D entre las distintas áreas o departamentos ministeriales. Ahora mismo, estamos llevando todos los temas de coordinación que requieren la opinión de varios ministerios a la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, que se reúne todas las semanas, y, la verdad es que creo que está resultando bastante más ágil que todo lo demás, y también le da ese acento de que la inversión en ciencia, en innovación y en conocimiento es la garantía de una economía sostenible hacia futuro. Por tanto, en la Comisión de Asuntos Económicos debe aprobarse que se haga mucha inversión en ciencia e innovación. Es como funciona ahora.

Dialogar. Bueno, la verdad es que en esa Comisión no se ha hecho nunca diálogo, con lo cual no ha servido para dialogar nada.

En el informe de ejecución, la realidad es que la ejecución es del 88,9 %, pero claro, si uno suma las peras con las manzanas, que son los créditos con las inversiones en ciencia, sale un número que, verdaderamente, no tiene utilidad, no sirve para las decisiones futuras. Por lo tanto, hay que dar dos números, que tampoco pasa nada, yo creo que podemos leer dos números en lugar de uno. Por eso damos la ejecución de las partidas no financiadas, que es esta del 88,9 % y después, la de los créditos, por otro lado. No tiene sentido sumar lo uno con lo otro, aunque yo ya sé que, en los Presupuestos Generales del Estado, y es mi lucha, se suman cuando no deberían sumarse. Yo, lo único en lo que me fijo es que haya la financiación adecuada para el sistema de ciencia e innovación, y no miro mucho más.

La estrategia, que ahora mismo se está revisando, esperamos poderla traer cuanto antes para la aprobación. Me parece que la estrategia tiene que aprobarse por el Congreso y luego la traeremos revisada. Estamos haciendo una revisión ahora mismo, porque con lo que ha pasado no podemos mantener la misma estrategia.

Muchas gracias a todos.

El señor PRESIDENTE: Muy bien. Muchas gracias, señor ministro, por la comparecencia, por las explicaciones vertidas en esta Comisión.

Sin más, y agradeciendo otra vez a los trabajadores de la casa por facilitar esta comparecencia en estos tiempos excepcionales, damos por levantada la sesión.

Muchas gracias a todos y a todas.

Se levanta la sesión.

Congreso de los Diputados · C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID · Aviso Legal