Listas de valores
Congreso de los Diputados

Cerrar Cerrar

 
DS. Senado, Comisiones, núm. 426, de 10/03/2003
 


CORTES GENERALES
DIARIO DE SESIONES DEL
SENADO

Año 2003 VII Legislatura
Comisiones. Núm. 426
COMISION DE MEDIO AMBIENTE
PRESIDENCIA DEL EXCMO. SR. D. ANGEL CARLOS BERNALDEZ RODRIGUEZ
celebrada el lunes, 10 de marzo de 2003


ORDEN DEL DIA:

--Dictaminar el Proyecto de ley por el que se establece el régimen jurídico de la utilización confinada, liberación voluntaria y comercialización de organismos modificados genéticamente. (Número de expediente 621/000103).


Se abre la sesión a las trece horas y cinco minutos.


El señor PRESIDENTE: Señorías, se abre la sesión. Buenos días.
Como punto previo del orden del día ha de procederse a la aprobación del acta de la sesión anterior celebrada el día 20 de febrero del 2003. Dicha acta ha sido previamente repartida a los señores portavoces. ¿Puede aprobarse por asentimiento? (Pausa.) Queda, pues, aprobada por asentimiento.
A continuación, pasamos al único punto del orden del día, relativo al dictamen del proyecto de ley por la que se establece el régimen jurídico de la utilización confinada, liberación voluntaria y comercialización de organismos modificados genéticamente.
La Ponencia, reunida el día 27 de febrero, acordó por mayoría incorporar al texto del proyecto de ley las enmiendas números 175 y 176, del Grupo Parlamentario Popular, y 50, 57 y 62, del Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas Vascos. Asimismo han sido retiradas las enmiendas números 163 y 120, de los Grupos Parlamentarios Socialista y Entesa Catalana de Progrés, respectivamente.
Pasamos, pues, al debate.
Turno de defensa de las enmiendas.
Para la defensa de las enmiendas números 1 a 14, presentadas por los señores Cámara Fernández y Cabrero Palomares, del Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra el senador Cabrero Palomares.


El señor CABRERO PALOMARES: Muchas gracias, señor presidente.
Intervengo para plantear que en este turno de intervención daremos por defendidas, además de las enmiendas

Página 2


números 1 a 14, las números 15 a 27 y 28 a 39, de nuestros compañeros Inmaculada de Boneta y Anxo Quintana, respectivamente, del Grupo Parlamentario Mixto, para que se den por defendidas en esta comisión.
Por nuestra parte, en lo que se refiere a las catorce primeras enmiendas de mi grupo, paso a defender algunas de ellas.
En concreto, al artículo 2 hemos presentado una enmienda de adición porque consideramos que, tratándose de organismos modificados genéticamente, se debe producir la evaluación de los riesgos para la salud humana y también para el medio ambiente que, de manera directa o indirectamente, de manera inmediata o a medio o largo plazo, puedan generar la liberación intencionada o la comercialización de productos con organismos modificados genéticamente.
También planteamos al artículo 12 del proyecto de ley una adición que consideramos muy importante, que se pueda producir la información al público. El Parlamento Europeo introdujo la revisión de la Directiva 90/220 de la Comunidad Europea para asegurar una total transparencia de los mecanismos de autorización de liberaciones al medio ambiente. Creemos que el Estado español debe reflejar esa voluntad, y por eso planteamos una adición al número 2 de artículo 12 para crear una serie de mecanismos de consulta al público, publicidad, información, etcétera.
También planteamos un nuevo artículo 12 bis ya que consideramos que una liberación intencionada sin fines comerciales puede tener muy a menudo por objeto realizar la evaluación de riesgos para el medio ambiente y la salud de nuevos organismos modificados genéticamente, y es importante que la Administración competente tenga conocimiento de los resultados de los experimentos, en particular en los casos en que los titulares tienen la intención de comercializar posteriormente organismos modificados genéticamente.
Igualmente hemos presentado una enmienda de adición al artículo 14 en el sentido de que en el sistema de etiquetado debe aparecer claramente, en el caso de que así sea, la presencia de organismos modificados genéticamente. En la etiqueta o en la documentación adjunta deberá figurar la frase: «Este producto contiene organismos modificados genéticamente.» Creemos que eso ayudaría a la transparencia y al conocimiento de la población en su conjunto y del consumidor en especial de lo que, efectivamente, se está comercializando o está adquiriendo.
Hemos presentado una enmienda de modificación del artículo 16.3, en sus letras c), e) y f), porque creemos que es importante conociendo la posibilidad de contaminación de cultivos convencionales o de plantas silvestres por organismos modificados genéticamente por transferencia de material genético. Consideramos que en la autorización se debería especificar en particular las condiciones de cultivo y de aislamiento de los campos, precisamente para prevenir los casos de contaminación. Al igual que en plan de seguimiento, creemos que se debe producir la información sobre la localización de los cultivos modificados genéticamente porque puede ser de gran relevancia para preservar de la contaminación los campos próximos donde puede haber producciones con organismos modificados genéticamente.
Planteamos también la modificación del artículo 16.4. Consideramos que las autorizaciones que se concedan no se deben producir de manera automática por el procedimiento abreviado sino que, desde nuestro punto de vista, las autorizaciones que ya se hubieran concedido se deben renovar mediante una nueva solicitud para la autorización, y, repito, no de manera automática por el procedimiento abreviado, porque en función de las evaluaciones que hubiera que ir haciendo habrá que ir viendo si efectivamente se renueva o no mediante una nueva solicitud la autorización de los productos modificados genéticamente.
Hemos presentado una enmienda de adición al artículo 21 porque, desde nuestro punto de vista, se debe garantizar que en caso de riesgo grave se apliquen medidas de emergencia, como la suspensión o el cese de la comercialización, incluida la información al público, y creemos que eso se debe contemplar en el proyecto de ley como una competencia de la propia Administración pública, especialmente en el caso de riesgos graves.
Al artículo 22 hemos presentado una enmienda de adición en el sentido de que un buen sistema de trazabilidad y de etiquetado nos parece fundamental para poder en todo momento conocer la presencia de organismos modificados genéticamente, y por eso planteamos que en todo caso deberá indicar claramente esa presencia de organismos modificados genéticamente con esa frase que hemos planteado anteriormente.
Así, y con ello termino, consideramos que la Administración General del Estado debe crear un registro público donde se refleje la localización de organismos modificados genéticamente, liberados con arreglo a lo dispuesto en la liberación voluntaria con otros fines que no sean los estrictamente comerciales, para su control correspondiente, especialmente en lo que se refiere al ámbito del agricultor, etcétera.
Con ello, como se puede observar, introducimos una serie de enmiendas que intentan mejorar el proyecto de ley que se presenta en el día de hoy, que tiene un gran calado y un gran fondo, pues se trata de la producción y comercialización de productos agrarios con componentes y organismos modificados genéticamente que podría tener un considerable impacto, tanto en la salud humana como en el medio ambiente. Consideramos que deben existir niveles de control de transparencia y rigurosas medidas por parte de la Administración pública para evitar cualquier impacto en ambos campos, que hay que cuidar de manera especial, y esto es lo que pretendemos con nuestras enmiendas a este proyecto de ley.
Nada más y muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Gracias, senador Cabrero Palomares.
Quedan, por tanto, defendidas las enmiendas números 1 a 14, del Grupo Parlamentario Mixto; las números 15 a 27 de la senadora De Boneta y Piedra y las números 28 a 39 del senador Quintana González.


Página 3


A continuación, pasamos a la defensa de las enmiendas números 40 a 49; 51 a 56; 58 a 61 y 63 a 77 presentadas por el Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas Vascos.
Tiene la palabra el senador Gatzagaetxebarría.


El señor GATZAGAETXEBARRIA BASTIDA: Gracias, señor presidente.
Nuestro grupo parlamentario , para evitar ser repetitivo en el Pleno, va a realizar una intervención general sobre la problemática que en estos momentos estamos debatiendo a través de este proyecto de ley, que es la manipulación genética, que tanta incidencia tiene en la salud humana, animal y en el medio ambiente y, en definitiva, en la investigación con carácter general.
Por tanto, he de señalar que hemos presentado dos tipos de enmiendas, unas son de contenido competencial y otras de mejora de la técnica jurídica del proyecto de ley para adecuarlo a otras iniciativas legislativas que esta Cámara ha adoptado en la materia.
Señor presidente, como he dicho, nos encontramos ante un proyecto de ley que trata el ámbito de la modificación genética, que no significa otra cosa que la aplicación de las leyes de la ingeniería convencional en la manipulación de los genes de los organismos vivos. Estamos, pues, ante un reto actualmente muy dinámico, profundo, interesante y con opiniones totalmente contrastadas y desde ángulos muy diferenciados, según se hable con unos determinados colectivos ecologistas o con otro tipo de gente del mundo de la investigación.
La modificación genética se puede aplicar de dos formas: insertando genes de seres vivos en el código genético de otro ser vivo o modificando directamente el cuadro molecular de cualquier especie. De ello se deduce que los laboratorios que dominan esta revolucionaria tecnología biológica son capaces de crear plantas y animales nuevos.
En la agricultura el objetivo es conseguir productos agrícolas más resistentes a las plagas, aumentar los rendimientos de los cultivos o incluso la modificación genética de las vacas, como ha ocurrido en algún país, para aumentar la capacidad de producción de leche. Además, la modificación genética tiene también otra aplicación, señor presidente, que es posibilitar la producción de determinadas sustancias farmacéuticas con aplicación terapéutica como, por ejemplo, la insulina, que es fruto también de una manipulación genética y es un tratamiento sanitario imprescindible para los que padecen diabetes.
Con los datos de que actualmente disponemos podemos señalar que los productos genéticamente modificados, transgénicos pero que se encuentran en este momento en el mercado bajo la autorización administrativa correspondiente, son inocuos para la salud porque han seguido un procedimiento administrativo de constatación y de comprobación con unas garantías superiores a las de cualquier otro producto que esté en este momento establecido en el mercado y que, por tanto, son susceptibles de ser comprados y están inscritos en los correspondientes registros administrativos. Esta autorización administrativa se realiza a través de un procedimiento mucho más complejo y con mayores garantías y, por consiguiente, sanitariamente los productos genéticamente modificados que están en el mercado son inocuos para la salud.
Entendemos por manipulación genética en sentido estricto todo aquello que modifica la composición genética de un ser vivo y que puede transmitirse a lo largo de sucesivas generaciones. La manipulación, señor presidente, es la quintaesencia de la agricultura. Todas las sociedades que han alcanzado un cierto grado de desarrollo social y cultural desde el principio de los tiempos, sin ser de tipo cazador o recolector, han basado su capacidad de sostenimiento en la modificación de las características genéticas originales de una serie de especies vegetales y animales salvajes.
Por tanto, en principio, la manipulación genética es beneficiosa, puesto que ha hecho posible la vida de incontables generaciones de individuos que de otra manera habrían muerto o ni siquiera habrían tenido la oportunidad de existir. Pero, como toda herramienta humana, son los fines a los que se aplica o la forma en que se utiliza lo que puede hacer mala o impropia su presencia. La gran diferencia de este tipo de manipulación genética clásica respecto a las posibilidades que ofrecen las tecnologías modernas de manipulación es fundamentalmente la velocidad y la precisión a la que los cambios pueden tener lugar. Así, las nuevas tecnologías de ingeniería genética pueden permitir que aparezcan algunos cambios muy específicos que habría que esperar a que ocurriesen por azar o que se produjesen por el carácter evolutivo de las especies. En la actualidad pueden introducirse especies productivas en breve tiempo mediante un uso inteligente de conocimiento científico.
En relación con la situación sobre la producción de los seres vivos, cada vez más adecuada a las demandas de la sociedad, el potencial de la manipulación genética puede ser esencialmente beneficioso principalmente en la agricultura por cuanto puede acelerar y facilitar esa adecuación, pero la pregunta es si los consumidores tenemos garantía suficiente para la salud humana. Esta garantía de seguridad al cien por cien no existe y nadie se ha preocupado por ello hasta que la ciencia no ha alcanzado un cierto nivel de desarrollo y se ha planteado ella misma el problema de la seguridad biológica. Pese a ello, las sociedades humanas han evolucionado y han crecido durante miles de años. Así, desde su origen, la agricultura se ha basado en la elección de unas especies determinadas y, dentro de ellas, de variedades con características especialmente favorables, ya sea para su cultivo o para obtener de ellas una mayor cantidad o calidad de un producto. La mejora genética, señor presidente, y usted lo sabe, es la aplicación de la metodología científica a la agricultura, por lo que se han conseguido semillas con las que alcanzar, junto con la aplicación de productos agroquímicos y de técnicas agrarias modernas, los actuales niveles de progreso y de modernidad que existen en la agricultura española.
La mejora genética tiene su base en la variabilidad natural de las especies cultivadas o en parientes próximos que pueden cruzarse con ellas. Si en una especie fuera interesante introducir un carácter determinado y éste no existiera en el conjunto de variedades disponibles, la mejora genética nada podría hacer. Es ahí donde desde hace

Página 4


poco menos de quince años está interviniendo la biología molecular.
Las iniciativas que han promovido organismos internacionales y los convenios aprobados a escala mundial, como el Convenio sobre Diversidad Biológica, consideran la biotecnología sobre las plantas como beneficioso y conveniente. Tenemos unos ejemplos recientes de organismos modificados genéticamente, como son la alfalfa resistente al virus del mosaico; los tomates transgénicos que retardan su maduración, y usted lo conoce, señor presidente, porque ha sido durante muchos años portavoz de su grupo parlamentario en la Comisión de Agricultura; las patatas ricas en almidón, que absorben menos aceite y producen purés más finos; el maíz autoprotegido contra el insecto minador denominado taladro, o la soja resistente, que ha permitido aumentar la producción en un cinco por ciento y reducir la cantidad de herbicida utilizado para su protección.
En los últimos años se han modificado cerca de 50 especies de plantas, las cuales están en fases de ensayo o han sido ya autorizadas. Así, en Estados Unidos se ha aprobado la comercialización de 27 plantas modificadas genéticamente y en un futuro inmediato se aprobarán varias especies más. La Unión Europea ha aprobado la comercialización de soja resistente a un herbicida y de maíz protegido contra insectos.
Las variedades de cultivos genéticamente modificados aprobados en la Unión Europea han sido autorizadas porque ésta no tiene evidencias de que su introducción, como he dicho anteriormente, vaya a producir efectos perjudiciales para la salud humana o para el medio ambiente.
En definitiva, señor presidente, debemos circunscribir este debate al parámetro internacional, constituido por el Convenio Internacional sobre Diversidad Biológica, de la Cumbre de la Tierra de 1992, que sometió a la consideración de los diferentes Estados participantes en la Cumbre de Río distintos convenios, uno de los cuales fue el de Diversidad Biológica, suscrito por gran parte de la comunidad internacional y que ha entrado en vigor una vez que se han producido ya los correspondientes procesos de firma y ratificación posterior. Por tanto, se encuentra vigente en el Derecho Internacional. Pero al igual que teníamos vigente el Convenio sobre Cambio Climático, que ha sido desarrollado y establecidas sus pautas obligatorias mediante el Protocolo de Kyoto, el Convenio sobre Diversidad Biológica requiere también una estrategia o un instrumento análogo, que es el Protocolo de Bioseguridad, que en estos momentos está pendiente de aplicación y efecto en el ámbito de la comunidad internacional. Por ello, el Protocolo de Bioseguridad es al Convenio de Biodiversidad o Diversidad Biológica lo que el Protocolo de Kyoto ha sido al Convenio sobre Cambio Climático. En este momento, la comunidad internacional está en trance de ratificación del Convenio de Diversidad Biológica con esos debates celebrados en Cartagena y Montreal sobre el alcance que ha de tener el Protocolo de Bioseguridad y sobre si debe prevalecer la normativa internacional de la Organización Mundial del Comercio o las medidas de protección, el principio de precaución, el principio de prevención que inspiran las actuaciones del Protocolo de Bioseguridad.
Se llegó a un «entente», a un punto de equilibrio entre los diferentes Estados en el sentido de que la entrada en vigor del Protocolo de Bioseguridad no puede estar supeditada a lo que establezcan las normas de la Organización Mundial del Comercio, al libre comercio y al librecambismo puro y duro. Pero dicho Protocolo de Bioseguridad tampoco queda sujeto a estas normas ni éstas quedan sujetas directamente al Protocolo de Bioseguridad; en definitiva, no hay una jerarquía de un convenio sobre otro; ese es el punto de equilibrio que se alcanzó entre la Unión Europea y otros países del Grupo de Cairns más interesados en el librecambio agrario y, en definitiva, ésa es la gran norma internacional que está inspirando las directivas que en este momento estamos debatiendo en esta Cámara, que se van a transponer en este proyecto de ley. En la actualidad, la comunidad internacional exige que este convenio internacional del Protocolo de Bioseguridad sea ratificado por 50 países, y en este momento ya lo han hecho cerca de 42 países. Esperamos que pueda entrar en vigor de forma que sea aplicable no solamente a aquellos países que lo están cumpliendo en este momento, como la Unión Europea, al ser suscribiente del mismo, sino también a los que lo ratifiquen en fase posterior y que inicialmente no lo suscribieron.
Esta es, a grandes rasgos, la situación internacional en materia de bioseguridad y biotecnología. Y, ¿qué es lo que en estos momentos traemos a debate a la Cámara? La adecuación de la legislación española al citado protocolo de bioseguridad y la plasmación en el ámbito europeo de las dos directivas europeas que modificaron las anteriores, que dieron lugar a la ley de 1994.
Por otra parte, este proyecto de ley también se compagina con la normativa que esta Cámara aprobó recientemente: la Ley 10/2002, sobre la regulación de las patentes biotecnológicas, que alcanzó un elevado consenso durante su tramitación en el Senado. Sin embargo, la Unión Europea mantiene una problemática debido a la existencia de una moratoria sobre la autorización para la comercialización de determinados organismos modificados genéticamente. En este sentido, la propia comisaria de Medio Ambiente ha reconocido las dudas existentes sobre la legalidad de la actuación que está manteniendo la Comisión Europea al no permitir la comercialización de dichos organismos, e incluso ya se han presentado algunas impugnaciones ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea a ese respecto.
En España contamos, como digo, con este proyecto de ley de adaptación y actualización de las directivas europeas sobre esta materia. Asimismo, el Gobierno ha dado a conocer una política, consistente en autorizar la comercialización de diferentes variantes de maíz transgénico, cuestión que en estos momentos se está debatiendo en la comisión interministerial de organismos modificados genéticamente y que al final se va a plasmar en un acuerdo impulsado por el Ministerio de Agricultura para que en España se autorice dicha comercialización.
Y paso ya a hacer referencia a las enmiendas que hemos presentado a este proyecto de ley, que se pueden dividir en dos grupos. El primero está compuesto por enmiendas de

Página 5


contenido competencial, ya que consideramos que las comunidades autónomas deben contar con un mayor reconocimiento en este proyecto de ley. El segundo grupo de enmiendas hace mención a la seguridad jurídica que ha de conceder este proyecto de ley a los operadores que vayan a aplicar esta normativa, bien sean las comunidades autónomas, bien sean las empresas, los particulares o las entidades de investigación. Tal como ha ocurrido con diferentes iniciativas legislativas presentadas por el Grupo Popular o el Gobierno en esta Cámara, creemos que también en este caso la ley es mejorable en lo que se refiere a otorgar instrumentos, técnicas y elementos de seguridad jurídica y de adecuación, sobre todo en el ámbito sancionador y de las relaciones entre las administraciones y los ciudadanos: autorizaciones, comunicaciones, incumplimientos, etcétera, es decir, en todo lo relativo al régimen entre los poderes públicos y los ciudadanos.
Nada más. Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Gatzagaetxebarría.
Pasamos a la defensa de las enmiendas correspondientes a Entesa Catalana de Progrés, números 78 a 119 y números 121 a 125.
Tiene la palabra el senador Batlle Farrán.


El señor BATLLE FARRAN: Gracias, señor presidente.
Aunque ya les adelanto que vamos a mantener nuestras enmiendas para su debate en el Pleno, me gustaría definir brevemente su contenido.
Algunas de las enmiendas se refieren a temas de definición, así, con la mayoría de ellas se pretende definir cuestiones, que a nuestro entender, no están lo suficientemente claras ni adaptadas a las diferentes directivas de la Unión Europea, determinar una mayor seguridad jurídica, establecer mecanismos de protección tanto para la salud humana como para el medio ambiente, y permitir que en los diferentes organismos de consulta se cuente con el asesoramiento científico que ofrezca las necesarias garantías. Así, proponemos ofrecer mayores garantías en lo que se refiere a las medidas de confinamiento, intentando que sea un elemento clave la obligatoriedad de la necesaria información al consumo a través de los diferentes procesos de etiquetaje.
En resumen, como he dicho, damos todas nuestras enmiendas por defendidas para debatirlas en el Pleno correspondiente.
Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Gracias, senador Batlle.
Para la defensa de las enmiendas números 126 a 162 y números 164 a 167, presentadas por el Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra el senador Bella Galán.


El señor BELLA GALAN: Gracias, señor presidente.
Paso a hacer referencia al carácter de las enmiendas que mi grupo ha presentado a este proyecto de ley, cuya importancia no vamos a poner en duda, evidentemente. Consideramos que ésta es una ley obligada, necesaria. La garantía de la salud de las personas, de los animales y los vegetales, el impedir la contaminación biológica de aquellos ecosistemas no deseados y el asegurar la correcta información al consumidor a la hora de adquirir estos productos al tiempo que se impidan situaciones de monopolio en el mercado, son argumentos lo suficientemente contundentes como para que esta ley sea de tal importancia.
En cualquier caso, creemos que este proyecto de ley se formula de forma muy flexible; de ahí que hayamos presentado un conjunto de enmiendas con las que pretendemos bloquear algunos aspectos, de forma que a la hora de la aplicación de la ley no se permita tanta flexibilidad y tantos escapes. Estamos hablando de innovación tecnológica y de la relación con la biotecnología y la ingeniería genética, cuestiones estas que, evidentemente, hay que hilar muy fino para que ante todo se garantice la seguridad en este tipo de cuestiones. No quiero recurrir, como se viene haciendo habitualmente, al ejemplo del DDT, que inicialmente, desde el punto de vista legislativo, parecía que sólo iba a aportar bondades, pero que al cabo de una serie de años ha sido prohibido porque ha llegado al último confín de nuestro planeta.
Por tanto, creemos que los elementos centrales del debate de esta ley son la evaluación de los riesgos y las cautelas que se deben adoptar. Y precisamente eso es lo que reflejan nuestras enmiendas. Por ejemplo, la número 126 se refiere al papel que debe tener la Administración pública, una cuestión que puede parecer sólo de carácter semántico, aunque realmente tiene profundidad en sí misma. Con dicha enmienda proponemos que se sustituya el verbo «reducir» por «impedir», ya que, en nuestra opinión, las administraciones públicas realmente tienen que impedir los peores efectos para los seres humanos de cualquiera de estas actividades.
Otras de nuestras enmiendas guardan relación con la definición de algunas materias y con la introducción del término «protocolo» y su descripción.
Parece lógico que en todo proceso de investigación científica figure el término «protocolo», así como que se diseñen las metodologías de investigación para el conocimiento de la propia Administración.
Por otro lado, proponemos que en todo momento haya un importante asesoramiento científico que se facilite por científicos no vinculados a la sociedades que actúan en el mercado tanto para la elaboración como para la comercialización de este tipo de productos.
También nos referimos a la seguridad y la coherencia que debe mantenerse con las directivas que se van transponer. Por ejemplo, pretendemos ligar el grado de confinamiento con la clasificación de la actividad que previamente se haya realizado.
Otro grupo de enmiendas se refiere al etiquetado y el envasado, cuestión que hoy en día ya se acepta y que se prevé reglamentar a través de la Unión Europea, y que además es básica si queremos que los consumidores estén informados. Para ello, el etiquetado y el envasado deben cumplir una serie de requisitos.


Página 6


Algunas enmiendas guardan relación con el control de la tasabilidad --tema básico-- y, cómo no, con la información a la Comisión Europea, es decir, al resto de los Estados miembros, cuestión esta que ya asume la propia Unión Europea después de los últimos acuerdos de los ministros de Agricultura y Medio Ambiente para la elaboración de los tres reglamentos, y que parece fundamental, ya que el control de este tipo de productos y su comercialización no es posible llevarlo a cabo en un ámbito determinado.
En cuanto a las infracciones, creemos que algunas de las que se plantean como leves o medias deberían tener carácter de graves con el consiguiente aumento de las sanciones. Una de ellas hace referencia a algo que, como digo, también ha sido asumido por parte de la Unión Europea, que es la introducción del protocolo de Cartagena sobre seguridad en biotecnología.
Con todas estas cuestiones pretendemos justificar que, a nuestro juicio, la transposición de dicha directiva en este proyecto de ley es excesivamente flexible. Solicitamos al Grupo Parlamentario Popular que asuma parte de las enmiendas presentadas por los distintos grupos, pues ello permitiría que nos situáramos codo con codo ante un tema que posiblemente ahora pase inadvertido, pero que va a tener unas repercusiones muy importantes en el futuro.
Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Gracias, senador Bella.
Para la defensa de las enmiendas números 168 a 174, presentadas por el Grupo Parlamentario Catalán en el Senado de Convergència i Unió, tiene la palabra el senador Servià i Costa.


El señor SERVIË I COSTA: Gracias, señor presidente.
El Grupo Parlamentario Catalán en el Senado de Convergència i Unió considera que la modificación de esta ley era necesaria y que ha sido bien elaborada. Nosotros presentamos siete enmiendas de las que casi podría decirse que no son ni de modificación ni de supresión, sino que se refieren a pequeños detalles de redacción en puntos en los que creemos que la ley puede dar lugar a una posible confusión entre las administraciones a la hora de aplicar la ley en temas de competencia.
Son, pues, enmiendas a las que normalmente llamamos competenciales, pero sobre pequeños detalles, motivo por el que espero puedan ser atendidas para mejorar así el funcionamiento futuro y aplicación de la ley.
Nada más, y muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Servià.
¿Turno en contra? Tiene la palabra el senador Doñate.


El señor DOÑATE CATALAN: Muchas gracias.
El proyecto de ley por el que se establece el régimen jurídico de la utilización confinada, liberación voluntaria y comercialización de los organismos modificados genéticamente tiene por finalidad adecuar nuestro ordenamiento jurídico a la nueva normativa europea e incorporar preceptos para afrontar las nuevas demandas en relación con la gestión y el control de las actividades de utilización confinada y liberación voluntaria, incluida la comercialización de organismos modificados genéticamente.
A este proyecto de ley se habían presentado, en el trámite del Senado, 176 enmiendas, de las cuales dos fueron retiradas, una por parte del Grupo Parlamentario de Entesa Catalana de Progrés y otra por parte del Grupo Parlamentario Socialista. Cinco de estas enmiendas fueron aceptadas en fase de ponencia, como son, tal y como ha dicho el señor presidente, las números 50, 57 y 62 del Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas Vascos y las números 175 y 176 del Grupo Parlamentario Popular. Del mismo modo se ofertó sobre la número 61 del Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas Vascos, oferta que fue rechazada por parte del autor de la dicha enmienda.
Como ponente representante del Grupo Parlamentario Popular me gustaría agradecer las aportaciones de los diferentes grupos políticos que, independientemente de su aceptación o no, no me cabe duda de que su pretensión es mejorar, si cabe, el texto inicial remitido por el Congreso de los Diputados. Para que quede constancia en este debate en comisión, me gustaría hacer algunas pequeñas consideraciones con el permiso de sus señorías. La primera de ellas correspondería a las enmiendas presentadas por el Grupo Parlamentario Mixto, el Grupo Parlamentario de Entesa Catalana de Progrés, el Grupo Parlamentario Socialista y el Grupo Parlamentario Catalán en el Senado de Convergència i Unió, que coinciden con las presentadas y rechazadas ya en el trámite oportuno en el Congreso de los Diputados; la segunda tendría relación con las presentadas por el Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas Vascos que, aun cuando alguna de ellas reproducen las ya presentadas en el Congreso de los Diputados, ha presentado en este trámite otras nuevas. Del mismo modo me gustaría destacar la coincidencia en el texto entre algunas enmiendas, como sucede con las del Grupo Parlamentario Mixto, las del Grupo Parlamentario de Entesa Catalana de Progrés e incluso las del Grupo Parlamentario Catalán en el Senado de Convergència i Unió; asimismo quisiera destacar que las enmiendas del Grupo Parlamentario de Entesa Catalana de Progrés y del Grupo Parlamentario Socialista son totalmente coincidentes en sus términos. Estas coincidencias nos han llevado a hacer una pequeña variación en cuanto a su agrupación.
Agrupando las enmiendas por su contenido, debo decir que se refieren, en primer lugar, a la inclusión de determinadas definiciones, como productos; evaluación de riesgo; ajustes de redacción para recoger la literalidad de las directivas incorporadas; competencias de la Administración General del Estado, que corresponde a las enmiendas del Grupo Parlamentario Mixto, del Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas Vascos y grupos catalanes, incluida la composición y funcionamiento de la Comisión Nacional de Bioseguridad; extensión de la necesidad de autorización a todos los casos regulados por ley y que no baste la mera comunicación en los casos de riesgo nulo o insignificante o, alternativamente, que sean las autoridades,

Página 7


y no el particular, quienes decidan si la autorización es necesaria o basta simplemente con la comunicación; el endurecimiento de cautelas, incluida la exigencia de garantías de resolver y la solvencia económica del operador para responder de posibles daños; la extensión de la evaluación de riesgos y efectos directos e indirectos diferidos e inmediatos; extensión de las revisiones periódicas por la Administración, no sólo a las medidas adoptadas por el operario, sino a toda la evaluación de riesgo inicial; el endurecimiento del régimen sancionador; etiquetado, en el que la ley establezca como mención obligatoria que contiene organismos modificados genéticamente, en vez de remitirse al desarrollo reglamentario, y reducción de los plazos de desaparición de los organismos genéticamente modificados de los genes marcados de resistencia a los antibióticos.
Sí me gustaría destacar de alguna manera, dado que el representante del Grupo Parlamentario Catalán en el Senado de Convergència i Unió se ha referido a ello, lo previsto en el artículo 3, apartado 2 de la ley. En dicho artículo se pretende una mayor intervención de las comunidades autónomas, de todas ellas o de las que tengan competencias en ejecución en materia de propiedad industrial. El examen técnico para la inscripción de variedades corresponde a lo que se deriva de la Ley 3/2000, de 7 de enero, de Régimen Jurídico de la Protección de la Obtención de Vegetales y de la Ley 11/1971, de Semillas y Plantas de Vivero.
La mayor intervención se refiere a la vigilancia, control, sanción e incluso a la realización del propio ensayo técnico. La realización del examen técnico para inscribir variedades es una competencia exclusiva de la Administración General del Estado. La redacción propuesta en las enmiendas pretende cambiar las disposiciones normativas relativas a las competencias en materia de examen técnico. En este sentido, el artículo 40.3 de la Ley 3/2000 señala que el examen técnico será realizado bajo la responsabilidad del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que podrá llevarlo a cabo, bien directamente, o mediante acuerdo con las comunidades autónomas u otras instituciones españolas o extranjeras que desarrollen estas tareas. El texto propuesto simplemente pretende modificar unas competencias sobre las que ya el Tribunal Constitucional se pronunció en su día. En cualquier caso, sólo me ciño estas enmiendas porque son realmente las que abarcan fundamentalmente las diferentes propuestas realizadas.
En la tramitación de este proyecto de ley, tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado, fueron incorporadas diferentes enmiendas. En el trámite de ponencia el Grupo Parlamentario Popular ha estado abierto a incorporar nuevas enmiendas de los diferentes grupos políticos, destacando que han sido en todo caso razones de carácter técnico y razones de respeto al espíritu y finalidad de la ley las que han dirigido nuestra actuación, dejando de lado razones de carácter político, ya que este proyecto de ley es un instrumento jurídico destinado a establecer un marco legal de la liberación voluntaria, utilización confinada y comercialización de organismos modificados genéticamente, adecuando nuestra legislación a las diferentes directivas europeas, y muy especialmente a la 98/81 y a la 2001/18.
Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Gracias, senador Doñate.
¿Algún grupo desea hacer uso del turno de portavoces? (Pausa.) En tal caso, y finalizada la defensa de las enmiendas, procede pasar ahora a votación. A la vista del debate, esta Presidencia entiende que no se modifica en nada el texto del informe de la ponencia. Pasamos, pues, a la votación del texto del informe.


Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: Votos a favor, 13; en contra, 6; abstenciones, uno.


El señor PRESIDENTE: Queda aprobado.
Dictaminado este proyecto de ley, esta Presidencia pregunta a sus señorías quién será la persona encargada de presentar el dictamen.
(Pausa.) Queda, pues, designado el presidente para la presentación del dictamen, tal y como ha sido propuesto en esta comisión.
Muchas gracias, señorías. Se levanta la sesión.


Eran las trece horas y cuarenta minutos.

Congreso de los Diputados · C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID · Aviso Legal