Listas de valores
Congreso de los Diputados

Cerrar Cerrar

 
DS. Congreso de los Diputados, Pleno y Dip. Perm., núm. 140, de 21/12/2005
 


CORTES GENERALES
DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
PLENO Y DIPUTACIÓN PERMANENTE

Año 2005 VIII Legislatura Núm. 140
PRESIDENCIA DEL EXCMO. SR. D. MANUEL MARÍN GONZÁLEZ
Sesión plenaria núm. 132
celebrada el miércoles, 21 de diciembre de 2005


ORDEN DEL DÍA:

Comparecencia del Gobierno ante el Pleno de la Cámara, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 203 del Reglamento:

-Comparecencia, a petición propia, del Presidente del Gobierno ante el Pleno de la Cámara, para informar sobre el Consejo Europeo de los días 15 y 16 de diciembre en Bruselas. (Número de expediente 210/000035.) ...
(Página 7061)

Preguntas ... (Página 7106)

Interpelaciones urgentes:

-Del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria-Nueva Canarias, sobre las decisiones que tiene previsto adoptar el Gobierno para garantizar el suministro eléctrico, en las mismas condiciones de calidad y precio, tanto en el Archipiélago Canario como en el resto de los territorios extrapeninsulares. (Número de expediente 172/000146.) ... (Página 7128)

Página 7056


-Del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, sobre el balance de la gestión del incendio de Guadalajara. (Número de expediente 172/000149.) ... (Página 7132)

-Del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió), sobre la implantación de los servicios ferroviarios regionales de alta velocidad.
(Número de expediente 172/000150.) ... (Página 7138)

SUMARIO

Se reanuda la sesión a las cuatro de la tarde.


Comparecencia del Gobierno ante el Pleno de la Cámara, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 203 del Reglamento ... (Página 7061)

Comparecencia, a petición propia, del presidente del Gobierno ante el Pleno de la Cámara, para informar sobre el Consejo Europeo de los días 15 y 16 de diciembre en Bruselas ... (Página 7061)

El señor presidente del Gobierno (Rodríguez Zapatero) comparece ante la Cámara para informar sobre el Consejo Europeo celebrado en Bruselas los días 15 y 16 de diciembre, reunión que tenía como principal objetivo alcanzar un acuerdo sobre el marco financiero para el periodo 2007-2013.
Se incluyeron otros temas, por parte de la Presidencia, entre los que destacan algunos muy importantes para España relativos a la política global europea respecto de la inmigración o la aprobación de la estrategia europea antiterrorista, temas a los que se referirá al final de la intervención. A continuación pasa a referirse a la aprobación del marco financiero 2007-2013, señalando que desde que el proceso de ratificación de la Constitución quedó en suspenso tras los referendos en Francia y Holanda, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión han sentido una especial responsabilidad por seguir impulsando el proyecto de construcción europea, por fortalecer nuestra confianza y la de nuestros ciudadanos en la potencia y dinamismo que, sin duda, posee la Europa unida. Manifiesta que el acuerdo alcanzado le satisface como europeo y como español. Refuerza la idea de Europa y orienta su futuro sobre una base de equidad, solidaridad e innovación, valores y propósitos que defiende España y su Gobierno. Estos principios nos benefician y coinciden con nuestros objetivos en la negociación. Reconocen nuestra especial situación financiera en el marco de la ampliación y ofrecen soluciones justas y de gran futuro para nuestro progreso general y el de nuestras regiones. Desde que en 1999 se fijó en Berlín el actual marco financiero, se han producido cambios fundamentales en Europa y en España.
En Europa somos ahora 25 Estados y vamos a ser 27 en 2007 y España ha venido creciendo todos estos años por encima de la media comunitaria.
Nuestra renta per cápita ha crecido considerablemente, de forma que en estos momentos se encuentra cerca de la media europea de los Veinticinco, y nuestro producto interior bruto es muy superior al de los Doce nuevos Estados miembros juntos. El acuerdo es un buen acuerdo para Europa, porque es solidario, equilibrado e innovador. Es solidario porque preserva la cohesión como un principio fundamental de la construcción europea, con el acceso por parte de los nuevos Estados miembros a fondos y ayudas por valor de 235.000 millones de euros. Es equitativo, como exigía España, en el reparto de las cargas de la ampliación entre todos los Estados miembros, siendo muy positivo que el Reino Unido haya acabado aceptando, como pedíamos algunos países, la reducción del llamado cheque británico, así como el ajuste de su mecanismo de funcionamiento para evitar su crecimiento permanente en el futuro. Es equilibrado porque cubre todos los objetivos y políticas de la Unión Europea, ponderando adecuadamente la distribución del gasto, y es innovador porque se orienta hacia la modernización y tiene gran potencial de transformación y progreso. Y es especialmente un buen acuerdo para España porque España va a seguir recibiendo un montante de fondos muy importante, con el que seguiremos impulsando nuestra economía en general y la de las regiones

Página 7057


con menor renta per cápita. España continuará siendo receptor neto de fondos europeos durante los siete años de vigencia del nuevo marco financiero, hasta el año 2013, y este era el primer objetivo del Gobierno. Se puede concluir que Europa ha sido de nuevo muy solidaria con España y lo seguirá siendo al menos hasta el año 2014. Se refiere brevemente a otros temas abordados por el Consejo, como la inmigración, con la aprobación de unas conclusiones y un documento que establecen acciones prioritarias centradas en África y el Mediterráneo, señalando que España ha sido la principal impulsora de esta iniciativa. El Consejo también ha adoptado la estrategia antiterrorista de la Unión Europea que fija el marco global y los objetivos fundamentales en este tema. Finaliza su intervención reiterando el compromiso del Gobierno a favor de una Europa fuerte, dinámica y segura de sí misma para afrontar los importantes retos económicos, sociales y políticos que demandan nuestros tiempos.


En turno de fijación de posiciones intervienen los señores Rajoy Brey, del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso; Duran i Lleida, del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió); Puigcercós i Boixassa, del Grupo Parlamentario Esquerra Republicana (ERC); Erkoreka Gervasio, del Grupo Parlamentario Vasco (EAJ-PNV); Herrera Torres, del Grupo Parlamentario de Izquierda Verde-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds; Rodríguez Rodríguez, del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria-Nueva Canarias; los señores Rodríguez Sánchez, Labordeta Subías y la señora Barkos Berruezo, del Grupo Parlamentario Mixto, y el señor Pérez Rubalcaba, del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso.


Contesta el señor presidente del Gobierno.


En turno de réplica intervienen los señores Rajoy Brey, del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso; Duran i Lleida, del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió); Puigcercós i Boixassa, del Grupo Parlamentario Esquerra Republicana (ERC); Erkoreka Gervasio, del Grupo Parlamentario Vasco (EAJ-PNV); Herrera Torres, del Grupo Parlamentario de Izquierda Verde-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds; Rodríguez Rodríguez, del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria-Nueva Canarias; Rodríguez Sánchez, del Grupo Parlamentario Mixto y Pérez Rubalcaba, del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso.


Cierra el debate el señor presidente del Gobierno.


Preguntas ... (Página 7106)

Del Diputado don Gaspar Llamazares Trigo, del Grupo Parlamentario de Izquierda Verde-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds, que formula al Sr. Presidente del Gobierno: ¿Qué tipo de investigación piensa hacer el Gobierno para aclarar el uso de los aviones de la "tortura" de la CIA en nuestro país y Europa? (Número de expediente 180/001026.) ...
(Página 7106)

Del Diputado don Joan Puigcercós i Boixassa, del Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana (ERC), que formula al Sr. Presidente del Gobierno: ¿En qué punto sitúa el Presidente las negociaciones sobre el Estatut catalán? (Número de expediente 180/0001050.) ... (Página 7107)

Del Diputado don Mariano Rajoy Brey, del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, que formula al Sr. Presidente del Gobierno: ¿Está de acuerdo el Presidente del Gobierno en que con el dinero de los contribuyentes se financie a las familias de los presos de ETA? (Número de expediente 180/0001051.) ... (Página 7108)

Del Diputado don Ángel Jesús Acebes Paniagua, del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, que formula a la Sra. Vicepresidenta Primera del Gobierno y Ministra de la Presidencia: ¿Mantendrá en 2006 el Gobierno el compromiso del Tinell de evitar cualquier acuerdo con el Partido Popular? (Número de expediente 180/001032.) ... (Página 7109)

Del Diputado don Eduardo Zaplana Hernández-Soro, del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, que formula a la Sra. Vicepresidenta Primera del Gobierno y Ministra de la Presidencia: ¿Considera la Vicepresidenta que está respondiendo con el rigor y la precisión exigibles a las preguntas de las sesiones de control planteadas por el principal Grupo de la oposición? (Número de expediente 180/001033.) ... (Página 7110)

Página 7058


Del Diputado don Paulino Rivero Baute, del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria-Nueva Canarias, que formula al Sr. Ministro del Interior: ¿En qué situación se encuentra la elaboración de un Plan Integral de Seguridad para Canarias comprometido por el Presidente del Gobierno hace un año? (Número de expediente 180/001025.) ... (Página 7111)

De la Diputada doña María Ángeles Font Bonmatí, del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, que formula al Sr. Ministro del Interior: ¿Comparte la Vicepresidenta las manifestaciones de la Directora General de Protección Civil sobre las víctimas del incendio de Guadalajara? (Número de expediente 180/001038.) ... (Página 7112)

Del Diputado don Jaime Ignacio del Burgo Tajadura, del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, que formula al Sr. Ministro de Administraciones Públicas: ¿Está dispuesto el Gobierno a declarar que Navarra forma parte de la entidad nacional Euskal Herria, como sostienen los portavoces de la ilegalizada Batasuna, para ser incluida en el proceso negociador que pudiera ponerse en marcha en el País Vasco? (Número de expediente 180/001036.) ... (Página 7113)

De la Diputada doña María Isabel Salazar Bello, del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso, que formula a la Sra. Ministra de Sanidad y Consumo: ¿Qué actuaciones se han acordado en el Consejo Interterritorial con las Comunidades Autónomas para evaluación y seguimiento de la protocolarización de la Gripe Aviaria? (Número de expediente 180/001044.) ... (Página 7114)

Del Diputado don Juan Julián Elola Ramón, del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso, que formula a la Sra. Ministra de Sanidad y Consumo: ¿Puede informar la Ministra de Sanidad y Consumo sobre los acuerdos alcanzados en materia de cartera de servicios básicos y comunes del Sistema Nacional de Salud? (Número de expediente 180/001045.) ...
(Página 7115)

De la Diputada doña Pilar Grande Pesquero, del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso, que formula a la Sra. Ministra de Sanidad y Consumo: ¿Qué valoración realiza el Ministerio de Sanidad y Consumo sobre el acuerdo para el desarrollo del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares? (Número de expediente 180/001046.) ... (Página 7116)

Del Diputado don Vicente Martínez-Pujalte López, del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, que formula al Sr. Ministro de Industria, Turismo y Comercio: ¿Piensa tomar el Gobierno en consideración los informes elaborados por los servicios técnicos de la Comisión Nacional de Energía en relación con la OPA del sector energético? (Número de expediente 180/001034.) ... (Página 7117)

Del Diputado don Fernando Vicente Castelló Boronat, del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, que formula al Sr. Ministro de Industria, Turismo y Comercio: ¿Considera el Ministro que las subidas de tarifas del gas y la electricidad anunciadas para 2006 afectan a la empresa gasista controlada por una Caja de Ahorros a la que el partido del Sr. Ministro debe dinero y favores? (Número de expediente 180/001035.) ... (Página 7118)

Del Diputado don Manuel Mas i Estela, del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso, que formula al Sr. Ministro de Industria, Turismo y Comercio: ¿Cómo valora el Gobierno los acuerdos de la Cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OCM)? (Número de expediente 180/001041.) ... (Página 7119)

Página 7059


Del Diputado don Juan Carlos Corcuera Plaza, del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso, que formula al Sr. Ministro de Industria, Turismo y Comercio: ¿Cómo valora el Gobierno la puesta en marcha de la Televisión Digital Terrestre (TDT)? (Número de expediente 180/001042) ... (Página 7120)

Del Diputado don Luis Juan Tomás García, del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso, que formula al Sr. Ministro de Industria, Turismo y Comercio: ¿Con qué criterios ha afrontado el Gobierno la revisión de la tarifa eléctrica? (Número de expediente 180/001043.) ...
(Página 7121)

Del Diputado don José Ramón Beloki Guerra, del Grupo Parlamentario Vasco (EAJ-PNV), que formula a la Sra. Ministra de Fomento: ¿Qué previsiones de compromisos tiene el Gobierno en orden a la regeneración de Pasaialdea (Bahía de Pasajes y entorno)? (Número de expediente 180/001027.) ...
(Página 7122)

Del Diputado don José Antonio Labordeta Subías, del Grupo Parlamentario Mixto, que formula a la Sra. Ministra de Fomento: ¿Cuáles son todas las actuaciones que tiene previstas el Gobierno para intentar desarrollar el proyecto del aeropuerto Monflorite-Alcalá? (Número de expediente 180/001028.) ... (Página 7123)

Del Diputado don José Ignacio Echániz Salgado, del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, que formula a la Sra. Ministra de Medio Ambiente: ¿Considera el Gobierno que ha proporcionado "apoyo, solidaridad y respeto institucional" a las víctimas del incendio de Guadalajara del pasado verano? (Número de expediente 180/001037.) ... (Página 7124)

Del Diputado don Francesc Antich Oliver, del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso, que formula a la Sra. Ministra de Medio Ambiente: ¿Qué actuaciones está llevando a cabo el Ministerio de Medio Ambiente en el marco del Convenio de Colaboración suscrito con el Gobierno Balear el pasado mes de abril para la ejecución de obras hidráulicas de interés general? (Número de expediente 180/001047.) ...
(Página 7125)

De la Diputada doña Dolores García-Hierro Caraballo, del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso, que formula a la Sra. Ministra de Medio Ambiente: ¿Cuáles son las actuaciones que viene realizando el Ministerio de Medio Ambiente a fin de asegurar la calidad y el abastecimiento de agua a la Comunidad de Madrid? (Número de expediente 180/001048.) ... (Página 7126)

De la Diputada doña María Luisa Lizarraga Gisbert, del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso, que formula a la Sra. Ministra de Medio Ambiente: ¿Cuál es la valoración que hace el Gobierno del último informe presentado por la Agencia Europea de Medio Ambiente? (Número de expediente 180/001049.) ... (Página 7127)

Interpelaciones urgentes ... (Página 7128)

Del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria-Nueva Canarias, sobre las decisiones que tiene previsto adoptar el Gobierno para garantizar el suministro eléctrico, en las mismas condiciones de calidad y precio, tanto en el archipiélago canario como en el resto de los territorios extrapeninsulares. ... (Página 7128)

Presenta la interpelación urgente el señor Rivero Baute, en nombre del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria-Nueva Canarias. Manifiesta que la iniciativa de hoy afecta a un sector tan estratégico e importante como es la energía, y al hablar de la

Página 7060


energía, cuando nos referimos a territorios de estas determinadas características, como son los territorios extrapeninsulares de Ceuta y Melilla o los territorios insulares, estamos hablando también de una fragilidad importante desde el punto de vista de generar competencia en este marco liberalizador y privatizador. En esta interpelación plantea qué medidas piensa impulsar el Gobierno para que la calidad de la prestación del servicio público en los territorios extrapeninsulares se pueda garantizar en las mismas condiciones que en el resto del territorio del Estado.


Contesta el señor ministro de Industria, Turismo y Comercio (Montilla Aguilera), en nombre del Gobierno. Agradece al interpelante la oportunidad que le brinda de poder debatir en la Cámara sobre el suministro eléctrico en Canarias, así como en el resto de territorios insulares y extrapeninsulares. Pasa a hacer un repaso de cuáles son las responsabilidades de cada una de las partes y a poner de relieve la responsabilidad del Gobierno de España. De los tres aspectos fundamentales que conforman el sistema energético, el eléctrico en este caso, que son la generación, el transporte y la distribución, el problema no se ha originado en la generación sino que lo que han fallado han sido las redes de transporte y distribución. Finaliza señalando que por lo que se refiere a la garantía de suministro, el Gobierno ha venido actuando en diversos frentes, de sobra conocidos, que afectan de manera similar a los territorios insulares y extrapeninsulares, y las políticas de ahorro y eficiencia energética o el impulso de las energías renovables son ejemplos de ello.


Replica el señor Rivero Baute y duplica el señor ministro de Industria, Turismo y Comercio.


Del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, sobre el balance de la gestión del incendio de Guadalajara ... (Página 7132)

Presenta la interpelación urgente el señor Echániz Salgado, en nombre del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso. Señala que después de transcurridos cinco meses desde que se produjo la tragedia humana, la catástrofe ecológica y la ruina económica de la zona afectada, es imprescindible que el Gobierno dé cuenta de las gestiones realizadas y explique a esta Cámara los motivos de la desolación de los habitantes de la zona, la indignación de los afectados y el abandono de las familias de las víctimas. Reprocha al Gobierno las promesas incumplidas con los ayuntamientos, las mejoras laborales para los retenes, que tampoco se han cumplido y los cinco meses vitales perdidos para comenzar las labores de regeneración en otoño, que tendrán que hacerlas en primavera, lesionando los brotes que puedan existir en ese momento.


Contesta la señora ministra de medio ambiente (Narbona Ruiz), en nombre del Gobierno. Desea que sus primeras palabras sean para reiterar el compromiso de este Gobierno no solamente con las familias de los afectados directamente por el incendio de Guadalajara sino también con el resto de las familias de todas las personas que este año han muerto en los incendios forestales. Califica este año de dramático. Recuerda que al inicio de este año el Ministerio de Medio Ambiente alcanzó un acuerdo con todas las comunidades autónomas en una conferencia sectorial que enmarca la hoja de ruta del Gobierno y de las comunidades autónomas para que seamos capaces de hacer una mejor prevención y extinción de los incendios forestales. Finaliza señalando que todos y cada uno de los compromisos asumidos por el Gobierno de la nación o se han cumplido o se están cumpliendo, y se cumplirán el resto de los compromisos.


El señor Zaplana Hernández-Soro solicita la palabra al amparo del artículo 71 del Reglamento. Contesta la señora ministra de Medio Ambiente.


Replica el señor Echániz Salgado y duplica la señora ministra de Medio Ambiente.


Del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió), sobre la implantación de los servicios ferroviarios regionales de alta velocidad ... (Página 7138)

Presenta la interpelación urgente el señor Grau i Buldú, en nombre del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió). Manifiesta que la interpelación que presenta su grupo pretende ser una reflexión más sobre las noticias que han surgido como consecuencia de la inauguración de la línea AVE a Toledo y que se han producido en la línea Madrid-Zaragoza-Lleida. Quiere dejar constancia de que esta iniciativa es una aportación constructiva hacia el futuro. Su grupo desea unir un debate sobre la mejora de los servicios ferroviarios regionales con una necesidad de mejora de las vías convencionales, con una necesidad de la calidad del servicio, especialmente en la frecuencia del mismo. Pregunta sobre las previsiones del Gobierno en este sentido y señala la necesidad de abrir un debate sobre el transporte de alta velocidad entre Lleida y la frontera.


Página 7061


Contesta la señora ministra de Fomento (Álvarez Arza), en nombre del Gobierno. Informa que es tal el desastre de infraestructuras que dejó el Partido Popular en herencia que la mitad del tiempo tienen que pasarlo intentando resolver los informes geológicos mal hechos. Continuamente aparecen cuestiones geotécnicas que no habían sido tenidas en cuenta. En este momento se está trabajando para que ese AVE que hizo el Partido Popular funcione, que funcione el sistema de señalización y el de detección de objetos caídos a la vía, entre otros. Señala al interpelante que no coincide en su apreciación sobre que no se tiene previsto lo que va a hacerse. Existe una planificación intensiva, exhaustiva y detallada de cuál va a ser la infraestructura, y se va a actuar sobre la infraestructura ferroviaria, estableciendo y multiplicando por diez los kilómetros actuales del AVE. Finaliza señalando que se va a seguir utilizando, como ha sido la política del Partido Socialista desde el año 1992, la infraestructura, con todos los usos posibles para hacerla más rentable, y los precios serán más baratos que la larga distancia.


Replica el señor Grau i Buldú y duplica la señora ministra de Fomento.


Se levanta la sesión a la una y treinta minutos de la madrugada.


Se reanuda la sesión a las cuatro de la tarde.


-COMPARECENCIA DEL GOBIERNO ANTE EL PLENO DE LA CÁMARA, DE CONFORMIDAD CON LO DISPUESTO POR EL ARTÍCULO 203 DEL REGLAMENTO:

-COMPARECENCIA, A PETICIÓN PROPIA, DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO ANTE EL PLENO DE LA CÁMARA, PARA INFORMAR SOBRE EL CONSEJO EUROPEO DE LOS DÍAS 15 Y 16 DE DICIEMBRE EN BRUSELAS. (Número de expediente 210/000035.)

El señor PRESIDENTE: Se reanuda la sesión.


El orden del día nos lleva, en primer lugar, a la comparecencia del Gobierno ante el Pleno de la Cámara, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 203 del Reglamento. Comparecencia a petición propia del presidente del Gobierno ante el Pleno de la Cámara, para informar sobre el Consejo Europeo de los días 15 y 16 de diciembre en Bruselas.


El debate, en función de la decisión tomada en Junta de Portavoces, se ordenará así: intervención del presidente del Gobierno; intervención de los representantes de cada grupo parlamentario de mayor a menor, por un tiempo de 20 minutos; contestación del presidente del Gobierno; posteriormente, réplicas de cinco minutos ampliables a diez minutos y, finalmente, contestación del presidente del Gobierno.


Tiene la palabra el señor presidente del Gobierno.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rodríguez Zapatero): Señor presidente, señoras y señores diputados, comparezco ante SS.SS. con el objeto de informarles sobre las conclusiones adoptadas en el Consejo Europeo celebrado en Bruselas los pasados días 15 y 16 de diciembre. La reunión del Consejo tenía como principal objetivo alcanzar un acuerdo sobre el marco financiero para el periodo 2007-2013. Era el segundo intento tras la falta de acuerdo en el Consejo de junio, bajo Presidencia luxemburguesa. La Presidencia incluyó igualmente en sus conclusiones otros temas, entre los que destacan algunos muy importantes para España relativos a la política global europea respecto de la inmigración o a la aprobación de la estrategia europea antiterrorista. Trataré estos y otros temas al final de mi intervención.


Permítanme ahora que me refiera a la aprobación del marco financiero 2007-2013. Señorías, desde que el proceso de ratificación de la Constitución quedó en suspenso tras los referéndum en Francia y Holanda, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea hemos sentido una especial responsabilidad por seguir impulsando el proyecto de construcción europea, por fortalecer nuestra confianza y la de nuestros ciudadanos en la potencia y dinamismo que, sin ninguna duda, posee la Europa unida. Éramos todos conscientes de que la ausencia de acuerdo dañaría el proyecto en su conjunto, también de que un buen acuerdo sobre el nuevo marco financiero -no cualquier acuerdo, señorías- enviaría una señal extraordinariamente estimulante a todos los Estados miembros y a sus ciudadanos. Se trataba de levantar el freno y de avanzar. Lo hemos hecho, y hemos dado varios pasos adelante y en la buena dirección. El acuerdo alcanzado me satisface como europeo y como español, refuerza la idea de Europa y orienta su futuro sobre una base de equidad, solidaridad e innovación, valores y propósitos que defiende España y su Gobierno.
Estos principios nos benefician y, por eso, coinciden con nuestros objetivos en la negociación, reconocen nuestra especial situación financiera en el marco de la ampliación y ofrecen soluciones justas y de gran futuro para nuestro progreso general y el de nuestras regiones.


Desde que en 1999 se fijó en Berlín el actual marco financiero se han producido cambios fundamentales en Europa y en España. En Europa somos ahora 25 Estados miembros y vamos a ser 27 en 2007. Con la ampliación se han incorporado a la Unión más de 110 millones de ciudadanos, todos ellos mucho más pobres de lo que lo éramos los españoles en 1986. Los nuevos Estados, con rentas per cápita muy inferiores a la media comunitaria, han de asumir las duras reformas que les hemos exigido,

Página 7062


necesitan para ponerlas en marcha de la solidaridad y la cohesión de la Unión. Al mismo tiempo, las economías de los principales contribuyentes netos, especialmente Francia y Alemania, se encuentran en una fase de débil crecimiento, con importantes desequilibrios fiscales y con difícil margen político para aumentar sus contribuciones al presupuesto comunitario. Paralelamente, España ha venido creciendo todos estos años por encima de la media comunitaria. En la actualidad, lo hacemos todavía más. Nuestra renta per cápita también ha crecido considerablemente, de tal forma que en estos momentos se encuentra cerca de la media europea de los Veinticinco. Tenemos un producto interior bruto que es muy superior al de los 12 nuevos Estados miembros juntos. Hoy es español el mayor banco de la eurozona, la tercera compañía de telecomunicaciones o cinco de las diez mayores constructoras mundiales. Es preciso tener en cuenta esta realidad política y económica para entender correctamente los términos de la negociación y juzgar cabalmente, con justicia y rigor, los resultados.


Señorías, el acuerdo es un buen acuerdo para Europa porque es solidario, equilibrado e innovador. Se trata de un acuerdo solidario porque preserva la cohesión como un principio fundamental de la construcción europea, con el acceso por parte de los nuevos Estados miembros a fondos y ayudas por valor de 235.000 millones de euros. Es también, como exigía España, un acuerdo equitativo en el reparto de las cargas de la ampliación entre todos los Estados miembros. En este sentido, ha sido muy positivo que el Reino Unido haya acabado aceptando, como pedíamos países como España, Francia, Alemania y otros Estados miembros, la reducción del llamado cheque británico y, lo que es tan importante o más, el ajuste de su mecanismo de funcionamiento para evitar su crecimiento permanente en el futuro. De esta forma, el Reino Unido contribuirá de manera equitativa a ésta y a las futuras ampliaciones.


El acuerdo es equilibrado porque cubre todos los objetivos y políticas de la Unión Europea, ponderando adecuadamente la distribución del gasto, y es innovador porque se orienta hacia la modernización y tiene un gran potencial de transformación y progreso como respuesta a los nuevos retos sociales y económicos que inciden en la vida de los ciudadanos y que han de determinar su futuro. Es especialmente un buen acuerdo para España por las siguientes consideraciones. España va a seguir recibiendo un montante de fondos muy importante con el que seguiremos impulsando nuestra economía en general y la de las regiones con menor renta per cápita en particular. España continuará siendo receptor neto de fondos europeos durante los siete años de vigencia del nuevo marco financiero, hasta 2013, y este era el primer objetivo del Gobierno. Las aportaciones totales de España serán de 74.265 millones de euros y los pagos comunitarios que recibiremos ascenderán al menos a 90.446 millones de euros, con un saldo resultante, al menos, a nuestro favor de 16.181 millones de euros. Señorías, se trata de la mayor cifra de saldo positivo que se ha ofrecido a España en la preparación de estas negociaciones y en el transcurso de las mismas, cuyo itinerario -conviene recordarlo- se inició en febrero de 2004 -repito, en febrero de 2004-, un saldo que tiene mayor significado pues se ha alcanzado mientras se reducía el montante total del presupuesto respecto de la cifra considerada entonces.
Este resultado obtiene toda su relevancia si se tiene en cuenta que la renta media española está ya en el 97 por ciento de la comunitaria. Sus señorías podrán concluir conmigo que Europa ha sido de nuevo muy solidaria con España y lo seguirá siendo, al menos, hasta 2014.
(Aplausos.-Varios señores diputados: ¡Haced la ola!) A pesar de nuestro crecimiento económico y la nueva posición financiera en la Europa ampliada, vamos a ser el segundo receptor de fondos estructurales y de cohesión, únicamente por detrás de Polonia, cuya renta per cápita se sitúa en torno al 50 por ciento de la media comunitaria. España ha conseguido 3.250 millones de euros del Fondo de Cohesión gracias al reconocimiento sin precedente alguno de un periodo transitorio para nuestro país, a pesar de haber superado ampliamente el límite de elegibilidad para este fondo, que, como se sabe, se sitúa en el 90 por ciento de la renta media europea. Esta salida gradual se rechazó al principio en la propuesta de la Comisión, es decir, en febrero de 2004, se reconoció después para cuatro años en la Presidencia luxemburguesa y se ha conseguido extender a todo el periodo de siete años en el acuerdo final. (Aplausos.)

El Gobierno se ha empleado también con firmeza y eficacia en la defensa de los intereses de las regiones españolas receptoras de fondos. El acuerdo preserva todos los derechos de nuestras regiones con renta per cápita inferior al 75 por ciento de la media comunitaria, Extremadura, Andalucía, Galicia y Castilla-La Mancha, manteniéndolas como receptoras del fondo del Objetivo de convergencia, con un importante volumen de recursos. Se establecen mecanismos de gradualidad para las regiones que salen del antiguo Objetivo 1, hoy de convergencia, por haber superado el 75 por ciento de la renta per cápita media europea. Se distinguen aquí dos supuestos. Para Asturias, Murcia, Ceuta y Melilla, que no hubieran superado el 75 por ciento de la renta comunitaria de no haberse dado el efecto estadístico de la ampliación, el acuerdo prevé un régimen transitorio que les permitirá seguir recibiendo una cuantía de fondos significativa durante el periodo como salida gradual del Objetivo convergencia. Valencia, Canarias y Castilla y León, cuyas rentas han subido por encima del 75 por ciento como efecto natural de su crecimiento, seguirán también recibiendo fondos adicionales que facilitarán su ingreso gradual en el régimen de ayudas para las regiones más avanzadas de la Unión. (Aplausos.) El Gobierno ha defendido igualmente con éxito la especificidad de Canarias dentro de la Unión y ha conseguido para esta región una asignación adicional de 100 millones de euros y una prima de 35 euros por habitante y año. Canarias también podrá beneficiarse por primera vez de los fondos

Página 7063


destinados a la cooperación transfronteriza. Ceuta y Melilla obtienen igualmente una línea financiera adicional y singular de 50 millones de euros. El Gobierno prevé también compensar, con cargo al fondo de cohesión obtenido, a aquellas regiones que han tenido unos resultados directamente menos favorables en los términos del acuerdo. En concreto, a las regiones que, como consecuencia del efecto estadístico o como consecuencia del crecimiento y de la superación del 75 por ciento, han dejado de estar en el Objetivo de convergencia, es decir, Asturias, Murcia, Valencia, Canarias y Castilla y León. Puedo afirmar, señorías, que se ha preservado la posición de nuestras regiones como destinatarias de fondos. Europa seguirá siendo un factor coadyuvante en la política de cohesión social y territorial española. Desde hace muchos años España y sus regiones han dado un ejemplo ampliamente reconocido de capacidad en la administración de los fondos comunitarios en beneficio del desarrollo de nuestras infraestructuras, la modernización y el reequilibrio de renta entre nuestros territorios. Así seguirá siendo durante los próximos siete años.


Señorías, siendo relevante el resultado en términos de saldo neto para España, considero que especialmente y de cara al futuro el acuerdo no debe ni puede ser solo analizado desde esta perspectiva. Nuestro país puede sentirse satisfecho del montante de fondos que va a recibir, pero también de la calidad del gasto comunitario orientado hacia temas de gran importancia estratégica para España y para Europa. Este es el caso de las líneas de financiación para la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación y de las políticas de gestión de la inmigración que, a petición de España, se dotan por primera vez de compromisos financieros concretos. Sin duda alguna, uno de los aspectos más satisfactorios para España ha sido la creación de un fondo especial para nuestro país, con una cuantía de 2.000 millones de euros, para investigación, desarrollo e innovación. Se trata de una solución específica y exclusiva para España que responde al esfuerzo del Gobierno por obtener financiación europea para nuestro desarrollo tecnológico con el objetivo de incrementar nuestra productividad y, con ella, la competitividad de la economía española. La naturaleza de este fondo tecnológico orientado a la mejora de la capacidad innovadora de las empresas -y solo de las empresas- va a exigir que su aplicación sea realmente eficaz, para ello debe ser objeto de una programación bien planteada, en la que se incorporen los diferentes niveles territoriales de gobierno e instituciones de la sociedad civil y en la que, conforme al propósito que ahora les anuncio, el Gobierno tiene la intención de proponer un acuerdo a los agentes económicos y sociales con el fin de establecer las líneas de actuación, los objetivos estratégicos y el apoyo, incentivación y respaldo a nuestras empresas para una adecuada obtención del fondo tecnológico. Pero no es este el único punto del acuerdo alcanzado que refuerza la importancia de la financiación de la investigación y la innovación. En la rúbrica 1-A, dedicada a la categoría competitividad, se consagra el principio de acceso equilibrado de todos los Estados miembros a la financiación comunitaria en materia de investigación e innovación.
Además, la dotación financiera de esta partida presupuestaria experimenta un crecimiento del 75 por ciento con respecto al marco financiero actual.
Si a eso unimos que el acuerdo también establece que el 60 por ciento de los fondos estructurales de las regiones convergencia y el 70 por ciento de las regiones de competitividad deberán destinarse a cumplir los objetivos de la estrategia de Lisboa, hemos de acabar concluyendo que el nuevo marco financiero abre un amplio abanico de posibilidades financieras para estimular el desarrollo tecnológico, la innovación y la productividad de nuestra economía. Este esfuerzo comunitario viene a completar los objetivos del Gobierno y los compromisos plasmados en el programa nacional español de Lisboa. Tengan por seguro SS.SS. que vamos a hacer un esfuerzo muy importante para captar la mayor financiación comunitaria posible para los proyectos en este ámbito -proyectos de nuestras empresas, de nuestras universidades, de nuestras pequeñas y medianas empresas y de otros operadores españoles-, conociendo como conocen SS.SS. que tradicionalmente el retorno de los fondos que España ha obtenido del programa de competitividad ha ido muy por debajo de lo que representa la aportación de nuestro producto interior bruto al conjunto de la economía europea. Estamos en condiciones de cambiar el sentido de esta tendencia y conseguir una mayor aportación y un mayor retorno de la financiación en la categoría de competitividad para nuestro desarrollo tecnológico. Además, se ha acordado que el Banco Europeo de Inversiones conceda el próximo periodo 10.000 millones de euros para proyectos de investigación, desarrollo e innovación, lo que implica una importante línea financiera para España ya que nuestro país es el principal beneficiario de las políticas del BEI, con un 17 por ciento del conjunto del mismo. De igual manera resulta muy positivo que en el acuerdo se haya creado un fondo de ajuste a la globalización con un montante de 500 millones de euros destinados a afrontar los problemas sociales y de pérdida de empleos que afecten a los trabajadores como consecuencia de crisis industriales y procesos de deslocalización.


Señor presidente, señorías, es también de gran importancia para España, a la hora de valorar el resultado del Consejo, el establecimiento por primera vez en la Unión Europea de una línea amplia y bien orientada de financiación para la gestión de los nuevos problemas derivados del fenómeno de la inmigración. España ha insistido con fuerza en la necesidad de dotar de financiación adecuada a esta política europea, este fue uno de los puntos fundamentales de la cumbre informal que celebramos en Londres, y el resultado responde plenamente a nuestros intereses.
España, en su condición de frontera exterior de la Unión, es extraordinariamente sensible a todos los problemas que tienen que ver con la inmigración, y no solo podrá beneficiarse especialmente de los fondos comunitarios, sino que ha conseguido

Página 7064


situar esta cuestión en el corazón de las preocupaciones de la Unión Europea. El acuerdo prevé la creación y dotación financiera de un fondo para fronteras exteriores, un fondo de retorno para inmigrantes retornados a su país y un fondo europeo de refugiados. Se calcula que la dotación total de estos fondos podrá estar en los 4.400 millones de euros, de los que España podrá disponer seguramente de más de 400 millones de euros. Si a eso añadimos la reserva de un 3 por ciento del nuevo instrumento financiero de vecindad para acciones en materia de inmigración con los países vecinos, lo que representa unos 400 millones de euros, y un esfuerzo financiero equivalente del Fondo Europeo de Desarrollo destinado también a la cooperación en materia de inmigración, es decir, otros 400 millones de euros, en total 800 millones de euros, podemos concluir que una de nuestras prioridades estratégicas: la buena gestión de los flujos migratorios y el control de nuestras fronteras, ha recibido un relevante apoyo financiero, que sin duda alguna tendrá su repercusión en los países que son tránsito hacia nuestras fronteras exteriores en el sur de España. Se trata, señorías, de un excelente ejemplo de cómo la estructura del nuevo presupuesto es claramente favorable a España y preserva mejor que nunca nuestros intereses.


Estos son en definitiva, señoras y señores diputados, los contenidos del acuerdo financiero que España ha aceptado en el Consejo Europeo de la semana pasada en Bruselas. Estas son sus ventajas incuestionables para nuestro país y para Europa. Se trata -repito- de un marco financiero solidario, equitativo, equilibrado e innovador, que tiene la enorme virtud de representar un paso firme de Europa hacia su futuro y un ejemplo evidente de la capacidad de compromiso de los Estados miembros, un compromiso especialmente valioso en estos momentos para despejar dudas sobre la voluntad política de todos por seguir profundizando e impulsando el proyecto europeo. España ha conseguido sus objetivos, y lo ha hecho sin tensión artificiosa ni crispación innecesaria. Ha demostrado que se puede negociar con eficacia, desplegando diálogo, argumentos y persuasión, y se pueden obtener resultados positivos sin perder amigos en cada recodo del camino. (Aplausos.-Varios señores diputados: ¡Muy bien!) Hemos sido comprensivos con los problemas de los demás socios y hemos ofrecido alternativas constructivas para resolver nuestras demandas.
España sale de esta negociación reforzada en Europa y con mejores resultados que cuando se formuló la propuesta inicial de la Comisión, es decir, cuanto este Gobierno asumió su responsabilidad como consecuencia de las elecciones de marzo de 2004. España ya no es solo un receptor de fondos, aunque lo sigue siendo y muy importante, sino que es un Estado miembro activo, que propone iniciativas y las hace prosperar, que piensa en Europa al pensar en nuestros propios intereses.


Señorías, permítanme que me refiera también brevemente a otros temas abordados por el Consejo. En el capítulo de la inmigración, además de las partidas financieras a las que me he referido, el Consejo aprobó unas conclusiones y un documento adjunto que establecen acciones prioritarias centradas en África y el Mediterráneo. España ha sido la principal impulsora de esta iniciativa, y puedo decir con satisfacción que el texto resultante, que conocerán SS.SS., recoge todos los puntos fundamentales de nuestra propuesta. Se considera la inmigración desde una perspectiva global, que incluye tanto los aspectos de seguridad -readmisión, control de fronteras, inmigración ilegal- como los sociales y humanitarios: migración legal, codesarrollo e integración. Se refuerza la cooperación y coordinación entre los Estados miembros en el control de las fronteras exteriores, contemplándose con especial mención la vigilancia del Mediterráneo mediante la creación de un sistema integrado de vigilancia y control marítimo. Se impulsa el tratamiento de la inmigración como un punto esencial del diálogo y la cooperación con los países vecinos, incluyendo referencias a los acuerdos de readmisión y al refuerzo de sus capacidades institucionales, citándose el marco del proceso de Barcelona y la reunión ministerial sobre inmigración en 2006, cuya organización podría asumir España. Además, se subraya la importancia central de la cooperación con África y en particular con los países subsaharianos, desde un marco bilateral, multilateral y sobre todo en un diálogo tripartito entre países de origen, de tránsito y de destino, con mención expresa a la Conferencia Euroafricana de Inmigración, propuesta por España y Marruecos, y que se celebrará en este país vecino en la primera mitad de 2006.


El Consejo ha adoptado también la estrategia antiterrorista de la Unión Europea, que fija el marco global y los objetivos fundamentales en este tema. La estrategia será desarrollada en un plan de acción. España ha contribuido muy activamente al diseño de este instrumento, que define claramente la solidaridad y el compromiso de la Unión Europea frente al terrorismo. El Consejo decidió asimismo, tras recomendación favorable de la Comisión, la concesión del estatuto de candidato a la antigua República Yugoslava de Macedonia, recordando los compromisos y condiciones de los criterios políticos de Copenhague, el acuerdo de estabilización y asociación y considerando también que es necesario un debate general sobre la futura estrategia de la ampliación. El Consejo adoptó igualmente la estrategia de la Unión Europea sobre África y abordó otros temas relacionados con el desarrollo sostenible, el cambio climático, y tomó nota de la presentación por los Estados miembros de sus planes nacionales de reforma dentro del marco de la estrategia de Lisboa.


En los temas de actualidad internacional cabe destacar la adopción de una declaración sobre el Mediterráneo y Oriente Medio, en la que se resalta el papel cada vez más activo de la Unión Europea en estas regiones. En las referencias a la zona mediterránea cabe destacar el reconocimiento de la importancia del proceso de Barcelona y de la reciente cumbre Euromediterránea. Sobre la situación en Oriente Medio se reafirma el apoyo a la

Página 7065


Hoja de Ruta y se reitera la necesidad de que la Unión Europea tenga una presencia activa en todo el proceso. Además, se condenan con firmeza las últimas declaraciones del presidente de Irán contra Israel y se expresa una seria preocupación por la falta de cooperación de Irán en su programa nuclear.


Señorías, permítanme terminar esta intervención reiterando el compromiso de este Gobierno a favor de una Europa fuerte, dinámica y segura de sí misma para afrontar los importantes retos económicos, sociales y políticos que demandan nuestros tiempos. En este Consejo Europeo los valores de compromiso entre los socios y la voluntad de avanzar juntos, ahora a veinticinco y pronto a veintisiete, se han visto reforzados. El Consejo ha fijado un acuerdo sobre el marco financiero que permite seguir confiando en Europa, seguir impulsando el proyecto europeo y conseguir poco a poco más Europa como solución a las dudas que pueden plantearse.
España ha recibido una vez más la solidaridad de Europa, pero también en esta ocasión ha ofrecido su propia solidaridad hacia los nuevos Estados miembros, que nos toman como ejemplo a seguir. España no ha estado sola en el Consejo Europeo, sino que nuestras peticiones han sido escuchadas y atendidas, sin tensión ni desconfianza. Esta es la posición que queremos para España en Europa, la que mejor concilia nuestros intereses nacionales y nuestras ambiciones europeas.


Señor presidente, señorías, la próxima semana los españoles vamos a cumplir 20 años como ciudadanos plenamente europeos. Han sido los mejores veinte años de nuestra historia. (Aplausos.) Han sido veinte años en los que hemos hecho realidad no solo un sueño largamente frustrado, sino la construcción de un país en la primera línea de la modernidad, económicamente competitivo, socialmente más equilibrado, moralmente más libre, culturalmente abierto, tolerante y solidario. Hemos recibido el continuo apoyo de Europa, pero lo hemos conseguido por nuestro propio esfuerzo. El horizonte que hoy tenemos ante nosotros es el de seguir avanzando en todos estos campos, hacerlo en Europa y como lo estamos haciendo hoy mismo, hacerlo por nosotros mismos.


Muchas gracias. (Prolongados aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.


A continuación, intervención de los representantes de cada grupo parlamentario. Comenzamos por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso. Tiene la palabra don Mariano Rajoy.


El señor RAJOY BREY: Señor presidente, señorías, tras escuchar la exposición del señor Rodríguez Zapatero sobre lo ocurrido en la cumbre europea de Bruselas uno se pregunta: ¿por qué está tan contento? Se trata de las negociaciones más decepcionantes que hemos conocido. (Protestas.) Eran las más trascendentales de los últimos años para el futuro de Europa y de España, nos jugábamos mucho, nuestro bienestar, el equilibrio institucional de la Unión Europea y un reparto equitativo de recursos. El resultado no ha podido ser más desdichado. Si lo comparamos con los acuerdos anteriores de los señores González y Aznar, podemos constatar objetivamente que estamos ante el peor acuerdo que jamás haya aceptado España en ninguna negociación europea, el peor de todos. ¿Por qué está tan contento? Solo se me ocurre una respuesta: el señor Rodríguez Zapatero tenía tanto miedo al gran desastre que cualquier calamidad le parece un regalo del cielo y se ha empeñado en vendérnosla como si fuera el gordo de la lotería de Navidad.


Señorías, ha sido un mal acuerdo para España y para Europa. Por lo que se refiere a la Unión Europea, quizá lo único bueno que se pueda decir del acuerdo es que ha existido, que contamos con un acuerdo. La serie de presagios infaustos que arrastrábamos de cumbres recientes dejaban muy pocos resquicios para el optimismo europeo: el fracaso de la Constitución, la interrupción de los refrendos, el olvido de la Agenda de Lisboa, el fracaso de la cumbre de Luxemburgo. Fíjense cómo estarán las cosas para que un acuerdo agónico, frustrante, que no satisface a nadie, se convierta en un signo de vitalidad, en una voluntad de supervivencia, en la posibilidad de seguir avanzando, aunque sea a tientas, en la construcción europea. Esto ha sido lo bueno; no es para echar las campanas al vuelo, pero nos da un respiro. También es bueno que se hable de lograr un modelo menos instalado en la protección de algunos privilegios particulares, de modificar sustancialmente los procedimientos, de alcanzar unas instituciones más democráticas y eficaces, pero esto de momento son solo palabras. La realidad es que la Unión Europea que se dice de veinticinco funciona todavía como si fuera de seis. Todo lo demás de la cumbre, pese a los desbordados entusiasmos del señor Rodríguez Zapatero, ha sido malo para la Unión.


Señor presidente del Gobierno, es ridículo afirmar que Europa va bien con un presupuesto del 1,045 de la renta comunitaria, que ni siquiera ha alcanzado el 1,24 que la Comisión Europea consideraba indispensable para ayudar a los nuevos países miembros. Difícilmente podemos aspirar en estas condiciones a convertirnos, como se pretende, en el primer bloque de desarrollo económico del mundo. Me sorprende que un socialista descubra virtudes en unos presupuestos cicateros, que combaten el principio de cohesión y contradicen cualquier entusiasmo europeísta. Me sorprende, señor presidente. Todos los dirigentes europeos se han pronunciado en este sentido, incluidos el presidente de turno, el presidente de la Comisión y el presidente del Parlamento, señor Josep Borrell. La única excepción en esta coral de frustraciones la encarna, cómo no, el complacido señor Rodríguez Zapatero. (Aplausos.) Es el único satisfecho. El único que sostiene que estamos ante un buen acuerdo para Europa. Llamemos a las cosas por su nombre, señorías. Para las necesidades y pretensiones de Europa son unos presupuestos frustrantes.
Se ha salvado el bache y nada más. Nada que permita entusiasmos

Página 7066


de ninguna clase. ¿Este era el único acuerdo posible? Quizá. ¿Era el mejor acuerdo posible? Tal vez. Pero esto no lo convierte en un buen acuerdo.
Se trata, si acaso, del menos malo. Ser el menos malo, es decir, reconocer que pudiera ser peor, no es lo mismo que ser bueno. Un mal menor no es un bien, sigue siendo un mal y nada tiene que ver con un éxito.


Señorías, ha sido un acuerdo malo para Europa y especialmente malo para España. Si llamamos éxito -expresión que usted utilizó- a lo que dice el diccionario, resultado feliz de un negocio, en este negocio de las perspectivas económicas no era posible tener éxito, salvo que rebajáramos mucho nuestras exigencias. Para empezar, los españoles no podíamos recibir el cien por cien de lo conseguido por Aznar. España tenía que perder dinero forzosamente. En primer lugar, porque nuestra situación actual es mucho mejor que la de 1999, en términos de renta y convergencia. En segundo lugar, porque se han incorporado a la Unión diez países con una renta inferior a la nuestra y que necesitan las ayudas más que nosotros. No es que yo adore los subsidios, de ninguna manera. Yo no soy socialista. (Risas.) Yo adoro el esfuerzo que pueda liberarnos de los subsidios. A mí me gustaría que hubiéramos avanzado tanto como para no necesitar más ayudas europeas y convertirnos en contribuyentes netos. Eso significaría que habíamos superado la renta media europea. Pero la realidad es otra. Necesitamos todavía los fondos europeos, aun sabiendo que esos fondos han de ser cada vez menores. El caso es que estábamos preparados para que España perdiera dinero ¡por supuesto! No esperábamos, pues, un éxito imposible, pero tampoco nos merecíamos un castigo tan desproporcionado y tan injusto. Lo que no esperábamos de ninguna manera es que semejante castigo contara con el acuerdo complaciente del señor Rodríguez Zapatero y con su incomprensible satisfacción. A esto antes se le llamaba desastre. Ahora, en la neolengua del señor presidente se llama éxito, un éxito del mismo estilo que los de Trafalgar, la Armada Invencible o la guerra de Cuba. Un éxito incuestionable, un gran éxito.


Me disgusta entrar en estas contradicciones de los éxitos y los fracasos.
Voy a evitarlas. Quiero renunciar a los juicios de valor y limitarme a mostrar los hechos. Con los números delante de los ojos, todas las fantasías están de más, porque las cifras no dejan dudas sobre lo que es más o lo que es menos, lo que es ganar o lo que es perder y, en definitiva, lo que pueda merecer elogios o no los merezca en absoluto.
Los resultados que ha obtenido el señor Rodríguez Zapatero están a la vista de todo el mundo y todo el mundo los ha considerado, en España y fuera de España, malos para España. Entre el incremento de lo que tenemos que aportar al haber crecido nuestro PIB, lo que han reducido su contribución los que eran mayores contribuyentes netos y la sonriente complacencia del señor Zapatero sobre lo que dejaremos de recibir, hemos conseguido que se nos reconozca como los principales perdedores de las negociaciones. Lea la prensa extranjera. Perderemos más que nadie y nuestras regiones pierden más que ninguna otra región europea, señor presidente.


España, con el acuerdo que tanto satisface al señor Rodríguez Zapatero, pasa de tener un saldo neto de 47.500 millones de euros, casi 8 billones de pesetas, en el período 2000-2006, a apenas 5.000 millones de euros, señor presidente. En otras palabras, pierde el 90 por ciento de su saldo actual, unos 1.000 euros por español. Si a esto llamamos éxito, ¿a qué llamamos fracaso? España, Francia, Alemania y el Reino Unido, señor presidente del Gobierno. Lo gracioso del caso es que esto no lo hemos conocido por el señor Rodríguez Zapatero; nos hemos enterado a través del presidente de turno de la Unión Europea, el señor Blair. Por eso, porque lo dijo el señor Blair después del Consejo y este lunes, señor presidente, en la Cámara de lo Comunes -fíjese usted qué amigos tiene, ya que habla tanto de generar buen ambiente-, sabemos que España ha sido la más afectada por este acuerdo. Es verdad que lo que no nos dijo el señor Blair es que el señor Rodríguez Zapatero, a pesar de todo, estuviera tan contento.


Donde aparece más claro el mal resultado que ha logrado S.S. en la negociación de Bruselas es en el apartado del coste de la ampliación.
¿Por qué hemos aceptado pagar más que nadie o, mejor dicho, que se haga la ampliación a nuestra costa? El señor Rodríguez Zapatero no nos lo explica, tal vez porque no lo entiende ni él mismo. Cuanto más considero las cifras, mayor es mi pasmo. Se da la paradoja de que mientras Francia y Alemania pierden unos 30.000 millones por cabeza, nosotros perdemos 43.000 millones. Y la diferencia se acentúa si consideramos que esto representa el 0,6 de nuestro producto interior bruto, mientras que para Francia y Alemania, señor presidente del Gobierno, no pasa del 0,25.
Dicho en castellano, pagamos el triple de lo que debería correspondernos por nuestro nivel de renta. Aportaremos 3,5 veces lo que Alemania, dos veces largas lo que Francia y siete veces más de lo que aportan Holanda o Suecia.


Para que se hagan una idea, señorías -este dato es definitivo, señor presidente-, oigan bien. España va a pagar el 25 por ciento de los costes de la ampliación, cuando su producto interior bruto representa el 8 por ciento del conjunto de la Unión Europea. Esto es lo que ha negociado usted. (Aplausos.) Este es el equitativo reparto de cartas que ha bendecido el señor Rodríguez Zapatero. Señorías, si esto es eficacia ¿a qué debemos llamar incompetencia? No voy a desplegar aquí la lista de los perjuicios causados a las regiones españolas, salvo que me lo pida el señor Rodríguez Zapatero, porque eso reclama mucho tiempo y porque ya se encargarán de recordarlo las propias comunidades autónomas. Pero voy a hacer una pregunta, señor presidente: ¿En qué han cambiado las cosas desde aquel Luxemburgo en que el señor Zapatero hacía como que vetaba, pero no vetaba y por fin se sumaba al veto? Pues en nada, porque sale lo comido por lo servido. Con todas las rebajas de última hora, España sigue aportando 1.350 millones de euros

Página 7067


más que en junio al cheque británico y pierde 1.600 millones en desarrollo rural, a cambio de ganar 400 millones -es verdad- para el Fondo de Cohesión, 50 para Ceuta y Melilla y 700 en menores aportaciones a las políticas que sean reducidas. Y esos 2.000 millones de los fondos tecnológicos que nos han concedido y que son bienvenidos, no son, señor presidente, más que un premio de consolación, frente a 43.000 millones de fondos estructurales que pierde nuestro país.


¿Qué podemos decir en conclusión, señorías? ¿Se sabe de alguien, señor presidente, se lo pregunto así, que haya regresado de Bruselas en peores condiciones? ¿Se sabe de alguien? (Rumores.) No se sabe. Si no se sabe, ¿estamos en condiciones de afirmar que hemos sido los que más han empeorado su posición? Es obvio, señor presidente. ¿Por qué se empeña entonces el señor Rodríguez Zapatero en negar lo que es evidente? Lo ha dicho el señor Blair el lunes en la Cámara de los Comunes y, señor presidente del Gobierno, en la Cámara de los Comunes no se miente.
(Protestas.-El señor Blanco López: ¡Aquí sí!) Aquí sí; el señor presidente del Gobierno. Mírelo, aquí sí. (Aplausos.-Protestas.) No es solo un problema de pérdida de fondos estructurales; yo espero que el señor Rodríguez Zapatero suba a esta tribuna y desmienta aquí, en las Cortes, los datos aportados por el señor Blair después del Consejo Europeo y en la Cámara de los Comunes el pasado lunes. ¡A ver si lo hace el señor Rodríguez Zapatero! Díganle que lo haga. (Risas.) Ríanse, ríanse. Señora diputada, no se ría del señor Rodríguez Zapatero, porque yo eso no se lo puedo aceptar. (Risas.-Aplausos.)

Señoras y señores diputados, hemos perdido prestigio, influencia y posición en Europa. Después de esta cumbre sabemos que la Unión toma el rumbo impuesto por Tony Blair y Angela Merkel, las personalidades que con qué ojos contemplan al señor Rodríguez Zapatero. (Risas.) La señora Merkel no ha hecho más que llegar y ya ha asegurado para el futuro su preeminencia política y su influencia económica. El señor Blair ha evitado el fracaso presupuestario europeo, conserva su cheque, que no lo tenía en Luxemburgo, y se lleva una concesión decisiva de la que usted, señor presidente del Gobierno, no habló: que la política agraria común, que absorbe más del 40 por ciento del presupuesto comunitario, sea revisada hacia el año 2008-2009. El señor Chirac, que es amigo del señor Zapatero, aunque no se note, ha sabido sostener sus posiciones. ¿Y España? La cumbre de Bruselas sitúa a la España del señor Rodríguez Zapatero como una fuerza periférica, ajena al grupo dirigente, con una influencia menguante, sin ideas, sin objetivos y sin aliados. ¿Se acuerdan de aquello de que volvemos a Europa? Menos mal que hemos vuelto a Europa. (Aplausos.)

Debo confesar, señoras y señores diputados, para nuestra desdicha, que nada de esto me sorprende. Desde que el señor Rodríguez Zapatero se incorporó a la Presidencia del Gobierno ha estado regalando nuestras mejores bazas a cambio de nada. (Rumores.) Se lo voy a explicar ya que tienen dudas. (Un señor diputado: ¡Qué listo!) Su mejor negocio fue levantar el veto a la Constitución europea -que no salió- y sacrificar los intereses de España para, según decía, mejorar esta negociación de los fondos europeos. Brillante operación, como ustedes habrán podido comprobar. Señoras y señores diputados, ¿cómo es posible que nadie pretenda tener éxito con una estrategia basada en dar a todo el mundo lo que pide sin rechistar, esperando que al final se porten bien con uno? Señor presidente, al final ha pasado lo que tenía que pasar, y yo se lo advertí en esta Cámara. Se cedió en la Constitución... (Un señor diputado pronuncia palabras que no se perciben.) Claro, pero no me hicieron caso y por eso pasó lo que pasó. (Aplausos.-Rumores.) Voy a ilustrarles a ustedes, creo que es mi obligación. (El señor Blanco López: ¡Gracias!) Se cedió en la Constitución y España perdió votos, perdió parlamentarios y peso en las instituciones, a cambio de nada. Se cedió en la firma del Tratado de la Constitución a cambio de nada. Se cedió en el Pacto de estabilidad y la Agenda de Lisboa -yo se lo critiqué-, hipotecando el futuro económico de Europa y de España, a cambio de nada. Y no se ha cedido en más cosas porque todavía no hemos tenido ocasión, todavía no la hemos tenido.


Señoras y señores diputados, no es esta la única virtud de nuestro representante. Además de regalar las bazas, usted no prepara las cumbres, y se lo digo así de claro. (Un señor diputado: ¡Muy bien!) Si se compara la actitud del señor Rodríguez Zapatero en Bruselas con la del señor González en Edimburgo o la del señor Aznar en Berlín, esto roza el ridículo. (Protestas.) Es que lo he repasado. (Un señor diputado: ¡Pedigüeños!) Oigan ustedes. Con Aznar nos convertimos en los mayores receptores de fondo. Claro que Aznar dijo no, paró las negociaciones a las tres de la madrugada y rechazó el acuerdo hasta obtener satisfacción.
Esa es la diferencia, señor presidente del Gobierno. (El señor Blanco López: ¡Qué vuelva Aznar!-Aplausos.) Y en Bruselas ha ocurrido lo contrario, nuestra estrategia negociadora simplemente no ha existido; nuestros objetivos concretos no constan; nuestra firmeza se puede comparar con la del junco; lo que cualquier participante en la cumbre pueda referir sobre el señor Rodríguez Zapatero cabe en tres líneas y si nos lo cuenta en una tarjeta postal, le sobrará mucho espacio. Hemos asistido a una edición corregida y aumentada de todos los errores cometidos a lo largo del último año y medio. España ha estado ausente del núcleo de países que han llevado las negociaciones. ¡Pero si hasta el inefable señor Moratinos ni siquiera se molestó en acudir al Consejo de Asuntos Generales del 7 de diciembre! ¡Si ni siquiera fue el señor Moratinos! Menos mal que ha arreglado los graves problemas de África, pero debería estar usted allí, señor ministro de Asuntos Exteriores.
(Aplausos.)

En estas condiciones, sin estudiar, sin prepararse, sin fijar objetivos, sin defenderlos y sin estar donde se debe, ¿qué cabe esperar? Si el resultado final hubiera sido otro,

Página 7068


tendríamos que considerarlo un milagro, no hay otra. Y ha ocurrido una vez más lo mismo que ocurre en todas las cumbres, porque, por más que insista, el señor Rodríguez Zapatero ha demostrado un empeño pertinaz en no corregir ninguno de sus errores. Y ya lleva casi dos años al frente de la Presidencia del Gobierno. (El señor Blanco López: ¡Y los que le quedan!)

Señorías, yo tengo que decir -y lo lamento- que esto para mí no constituye ninguna sorpresa, era previsible, lo habíamos advertido y solamente nos queda deplorar que el tiempo y el señor Rodríguez Zapatero se empeñan en darnos la razón. Esto es lo que hay, señorías, y de nada sirve pedir más.
Otros tal vez lo hubieran hecho mejor, pero quien gobierna es el señor Rodríguez Zapatero. (Rumores.) Óiganme lo que voy a decir, le reconozco que ha hecho todo lo que está en su mano, todo lo que es capaz de hacer, todo lo que da de sí, no se le puede pedir más. (Aplausos.-Protestas) Señorías, tal vez alguien lamente esta poquedad, esta eficacia indigente y esta predisposición para conducirnos a lo que usted nos ha conducido.
Las cosas, sin duda, podían haber sido peor -ese consuelo nos queda-, todo juicio es relativo y debemos comprender que algunos vean esta calamidad como un éxito. Para quien tiene pretensiones cortas, cualquier resultado puede parecer brillante. Ocurre aquí lo que con aquel sujeto al que le gustaba tanto jugar al póquer y perder; ese era su éxito. Ni siquiera imaginaba la posibilidad de ganar. Claro que él perdía solo, sin comprometer a nadie. Y podemos entender este relativismo del perdedor complacido. Otra cosa, señor presidente del Gobierno, es que pretenda tomarnos el pelo, faltar a la verdad y ofender a la inteligencia, para colocarnos una mercancía averiada. Yo eso no lo voy a aceptar.
(Aplausos.) Señorías, podemos ser muy comprensivos con las limitaciones y con las debilidades ajenas, cosa muy distinta es que pretenda tomarnos por tontos.


Muchas gracias, señorías. (Prolongados aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señorías.


Su turno, señor Duran, Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió).
(Rumores.) Silencio, por favor.


Disculpe, señor Duran. Señorías, deberían quedarse porque el señor Duran es un magnífico orador. (Risas.-Aplausos.) Lo lamento, señor Duran.
Comience, por favor.


El señor DURAN I LLEIDA: Muchas gracias, señor presidente. No sé si soy un buen orador pero sí entiendo algo de Europa; ahora lo van a ver. En cualquiera de los casos, oídas las intervenciones del presidente del Gobierno y del dirigente del principal partido de la oposición, este grupo parlamentario quiere iniciar su intervención afirmando aquello de ni tanto ni tan poco; y explicaré el significado del ni tanto ni tan poco. (Rumores.)

El señor PRESIDENTE: Silencio, por favor.


El señor DURAN I LLEIDA: Señor presidente, creo que no es justo y acertado afirmar que es un éxito incuestionable para España -después explicaré el porqué- como tampoco es cierto -es absolutamente falso- afirmar, respetando opiniones distintas, que España es la gran pagadora de la ampliación al Este. ¡Pobres países del Este si realmente la financiación de las ayudas estructurales proviene del gran pagador España! ¡Pobres países y pobres ciudades del centro y del este de Europa que acaban de incorporarse a la Unión Europea, lo van a pasar fatal si fuese cierto que España es la gran pagadora de la ampliación de Europa al Centro y al Este!

Sinceramente creo que el acuerdo es moderadamente positivo, y lo es en la medida en que en mis juicios de valor tendré en cuenta no solo los intereses del conjunto de la sociedad española sino también los intereses europeos, y teniendo en cuenta y conjugando ambos intereses es cuando nos sale el saldo de que es un acuerdo moderadamente positivo. Es más, si hablara simplemente de intereses españoles me atrevería a afirmar -y lo justificaré también con datos y juicios políticos que algunos deberían compartir y no comprendo cómo no comparten- que es lo mejor que podría obtenerse. Pero digo que nuestra valoración será tanto teniendo en cuenta los intereses españoles como los intereses europeos, porque España forma parte de Europa, porque lo que es bueno para Europa es bueno para España y porque lo que es un proyecto positivo para el conjunto europeo es, al menos para nosotros, el proyecto político español. Espero que esto sea compartido por toda la Cámara, no tengo la menor duda, aunque no siempre lo parezca por parte de alguno de los grupos parlamentarios.


¿Por qué considero positivo el acuerdo respecto a los intereses españoles y por qué -como después intentaré explicar- hay aspectos de ese acuerdo más desde la perspectiva de los intereses europeos, y por tanto también españoles, que nos conducen finalmente al equilibrio de considerarlo un acuerdo moderadamente positivo? En primer lugar, este grupo parlamentario considera que el acuerdo es positivo por el simple hecho de haberse producido. Eso es un éxito, eso impide lo que hubiese sido un fracaso rematando el estado actual de la Unión Europea respecto al impasse creado por los resultados negativos de Francia y Holanda en sus respectivos referendos. Era un paso necesario, no suficiente pero necesario, y 24 ó 48 horas antes algunas de las personalidades citadas en esta tribuna, desde el presidente de la Comisión de la Unión Europea hasta el presidente del Parlamento Europeo, hacían tales referencias a lo imposible e inviable que resultaba la posibilidad de un acuerdo a la vista de cuál era la propuesta británica. Sin embargo, 72 horas después hubo acuerdo y esa es una primera consecuencia que nos permite calificar desde este grupo parlamentario como positivo el acuerdo.


¿Por qué razones más es positivo, a juicio de este grupo parlamentario, el acuerdo? Porque España, a pesar

Página 7069


de ser uno de los países que está en phasing out seguirá recibiendo de la Unión Europea. No seguirá recibiendo esos 16.181 millones como saldo neto. Le ruego, señor presidente, que sepamos distinguir lo que es consecuencia de los compromisos contraídos antes para los años 2006, 2007 y 2008 y lo restante para los próximos años, es decir, 2009 hasta 2013.
Algunos medios de comunicación españoles han dicho que deberían reducirse en 10.000 millones esos 16.181 millones de saldo neto. Yo no creo que sean 10.000 millones; a nuestro juicio son menos. En cualquier caso, es positivo explicar que no son exactamente esos 16.000 millones o que, para ser más ajustados a la realidad, parte de esos 16.000 millones son compromisos adquiridos con anterioridad. No es por tanto correcto ni incluso honesto intelectualmente mezclar peras con manzanas, comparar compromisos de antes con compromisos de futuro.


Respecto a los fondos estructurales, voy a hacer una reflexión que se escapa de lo dicho hasta el momento. Yo me alegro de que España vea reducidos los fondos estructurales (y de eso se alegraba el presidente Aznar, que llegó a decir que quería ser contribuyente neto de la Unión Europea) porque es el mejor de los signos para la sociedad española. Y si yo estoy satisfecho por este acuerdo es porque se nos da menos y ello significa que estos 20 años, que se van a conmemorar el 1 de enero de 2006, de incorporación a la Unión Europea han permitido al conjunto de la sociedad española abandonar las rentas que tenía y superar aquellos límites establecidos para dejar de cobrar ciertos fondos estructurales o ciertas ayudas europeas. Esa es la mejor satisfacción que podría tener esta Cámara. Señor Rajoy, me sorprende. Usted debería de ser el primero no en sentirla sino en colgarse la medalla, porque en buena medida es producto de políticas económicas que hizo el Partido Popular durante su época, por cierto, siempre con apoyo de Convergència i Unió en momentos de mayor impacto de esa política económica. Eso es así, textualmente así, señor Fernández. Repase la historia y usted me dará la razón; y si no le interesa la historia más reciente ocúpese de la pasada, que también estos días conviene. (Risas.) Insisto, señor Rajoy, me sorprende que no haga suyo ese argumento, porque ustedes tienen mérito. Es en parte mérito del Partido Popular el que hoy esté España en condiciones de recibir menos en fondos estructurales que antes. Esa es otra razón por la que nosotros nos sentimos sinceramente satisfechos.


Irlanda, de acuerdo con los planes de financiación del 2000 al 2006, tenía unos fondos comprometidos y en la revisión de los acuerdos el año 2004 los dejó de recibir. No fondos que no supo o no fue capaz de obtener en la cumbre del 2000 para establecer las premisas financieras para los próximos seis años, no, sino fondos que Irlanda tenía comprometidos y que se le adjudicaban en el acuerdo del 2000 después dejó de recibirlos. ¿Por qué dejó de recibirlos? Porque en la revisión que se producía en este caso se dio la circunstancia positiva para Irlanda de que había hecho sus deberes económicos y había superado las razones por las cuales recibía la solidaridad. Porque la solidaridad -y tomen nota también no simplemente a efectos de este debate- no puede ser seguir siempre ayudando a los países pobres para que sigan siendo pobres. Solidaridad es ayudar a los pobres para que salgan de la condición de pobres y, en consecuencia, llegue un día en que deben recibir forzosamente menos solidaridad. Ese es un principio europeo que no está mal. Señorías, tomen nota no solo para este debate sino para otros.


No comparto la presentación un tanto tramposa a la que también se ha hecho referencia en esta tribuna en una de las intervenciones. España seguirá recibiendo de la Unión Europea. España ha obtenido un periodo de transición de los fondos estructurales y de los fondos de cohesión que la Comisión Prodi le negaba en los inicios del planteamiento de las medidas de revisión. La condición de país de phasing out negaba a España que pudiera tener un decalaje y, por tanto, una prórroga de manera que paulatinamente fueran disminuyendo los fondos, sino que la reducción de los fondos estructurales y los fondos de cohesión entraba de lleno. Eso no es así. Ahora hay un periodo en el que se van perdiendo año tras año, pero en cualquier caso hay una fase de transición que se prolonga durante los años que se han convenido en el marco del acuerdo que este fin de semana pasado tuvo lugar en el Consejo Europeo. Esta es otra razón que permite a nuestro grupo parlamentario que si finalmente se obtiene un decalaje, un proceso gradual de ir recibiendo menos, en contra de los criterios iniciales, me imagino que será del Gobierno o de quien sea, pero me alegro a efectos de los intereses españoles que, en contra de lo que pretendía la Comisión inicialmente, ahora España no deje de recibir de un día para otro esos fondos de cohesión.


Es cierto, señor presidente, que usted indirectamente intentó colmar las aspiraciones de una región que usted sabe que no está ni en el Objetivo 1 ni en el Objetivo 2, que está conceptuada como de competitividad y que le va a afectar ese otro factor también positivo de los 2.000 millones de euros de fondo tecnológico para España. Señor presidente del Gobierno, me gustaría saber cuáles van a ser los criterios de reparto que usted y su Gobierno (algunos ya vienen dados por la propia Unión Europea y otros vendrán establecidos a partir de que exista un reglamento del Consejo o de la Comisión; seguramente de la Comisión porque es la mejor manera de que los Estados se ahorren la responsabilidad y digan que es la Comisión y no el Consejo), en cualquiera de los casos piensa aplicar y en qué medida de esos 2.000 millones puede beneficiarse Cataluña respecto del fondo tecnológico y también de los fondos de cohesión.


Entrando en la fase negativa, el presupuesto es un acuerdo adjudicable al Gobierno español, al alemán, al británico, al luxemburgués, a los Veinticinco, pero es un acuerdo sin ambición política. Es un acuerdo necesario pero no suficiente para lo que necesita Europa en estos momentos, a partir especialmente del impasse creado,

Página 7070


reitero, por el no de Francia y de Holanda. Pero aun siendo un acuerdo necesario pero no suficiente, también debo reconocer que en esta cumbre -me extraña que no se haya citado en otras intervenciones- ha habido un factor nuevo que no podemos dejar de remarcar, y es el factor Merkel, el factor Alemania. Hay dos tipos de políticos, los que hablan mucho pero no tienen convicciones y quienes hablan menos y tienen convicciones. Merkel es de los segundos. Angela Merkel ha demostrado en su intervención tener convicciones europeístas y Alemania vuelve a recuperar el pulso de un país europeísta -como lo tuvo con Helmut Kohl, como lo tuvo con Helmut Smith- que sabe que la prioridad no simplemente es económica sino política, y es capaz de ceder, en contra de sus intereses, aun siendo el principal país contribuyente, parte de lo que le tocaba para que Polonia pueda beneficiarse y para que pueda haber un acuerdo político. Porque no hay simplemente un proyecto alemán, con Merkel en el fondo hay un proyecto europeo. Como europeísta me alegro de algo que es distinto desde la cumbre de Presidencia luxemburguesa hasta la cumbre de Presidencia británica. ¿Qué ha cambiado, entre otras cosas? Ha cambiado Alemania, ha cambiado el canciller de la República Federal Alemana. También ha cambiado la Presidencia británica. Evidentemente, Tony Blair se negó hasta el final a modificar la aportación del cheque de Luxemburgo y se resistió muchísimo a tocar en la cumbre que presidía la aportación del cheque británico, pero finalmente menos de lo que a mi juicio es justo, porque Gran Bretaña está sobrevalorada a partir del cheque, aunque es cierto que de Luxemburgo a la Presidencia británica también ha habido un movimiento de los británicos respecto a la reducción de su cheque. Desde esa perspectiva, aun siendo un acuerdo necesario pero no suficiente, aun siendo un acuerdo sin ambición política -coincido con el señor Rajoy-, es un planteamiento que mantiene el Parlamento Europeo y que nosotros desearíamos que de una vez por todas se dedicaran más ingresos y mayor participación de los Estados. No se ha llegado a lo que la Presidencia luxemburguesa había planteado y espero que dentro de la capacidad de maniobra que tiene el Parlamento Europeo pueda intervenir como lo hizo en las últimas ocasiones en el presupuesto de la Unión Europea, y al menos motive y procure subir al alza a partir de la capacidad de codecisión del Parlamento Europeo aquello que ustedes han acordado en la cumbre. Espero y deseo que el Parlamento Europeo se acerque no tanto al 1,24, como pretendía, ni al 1,18 de la Comisión Europea por el escaso margen que tiene, pero deseo que el Parlamento Europeo aproveche ese margen y que en cualquier caso incremente ese porcentaje.


Más razones de reflexión de futuro, señor presidente. ¿Podríamos dejar de discutir entre nosotros en esta Cámara, o incluso entre países europeos, de una vez por todas de política de gastos y ponernos de acuerdo en política de ingresos? ¿Podríamos ser conscientes de que Europa no se sostendrá con la actual política de ingresos y de que hay que ir a una participación en función de la renta per cápita de cada país y que después habrá mayor capacidad de distribución de gasto y, por tanto, mayor capacidad de solidificar y garantizar algo que es básico, que es el principio de cohesión en el seno de la Unión Europea? ¿Podríamos entre todos, señorías, empezar por esta casa no discutiendo entre nosotros e invirtiendo nuestras energías para trasladar al conjunto europeo la necesidad de cambiar el sistema de financiación y de aportar en función de la renta per cápita de cada país? ¿Somos conscientes de que eso es fundamental para la Unión Europea? ¿Somos conscientes también de que después de la ampliación a Diez, más la ampliación prevista, a más largo plazo Turquía, en cualquier caso Croacia, antes Bulgaria, Rumania y Macedonia ahora, podemos reflexionar sin que sirva para decir que no nos gusta la ampliación, que nos hemos equivocado, que ampliamos antes que profundizamos y que hubiese sido básico profundizar en las instituciones europeas y en los cambios políticos de la estructura europea antes que en la ampliación, sin restarle la importancia que tiene y la obligación de todos de procurar esa ampliación? ¿Podemos reflexionar acerca de esa cuestión? Podemos reflexionar también sobre algo importante. Francia está en periodo electoral, Holanda también está en periodo electoral -cito dos países que han dicho no en el referéndum- y Alemania ha cambiado de canciller. Creo sinceramente que se dan las condiciones -y más cuando Francia y Holanda hayan pasado sus periodos electorales- de resucitar no el cadáver, porque no lo es, y la prueba es que más allá de las discusiones de ustedes sobre los presupuestos, y por tanto sobre el marco financiero, han llegado a acuerdos en otros aspectos que muestran la vitalidad de la Unión, pero es cierto que necesitamos una Constitución europea y reavivar el proceso para que sea adoptada por todos los países miembros de la Unión. Señor presidente, España, su Gobierno, ¿tiene alguna idea, alguna aportación, alguna iniciativa concreta que implique o no implique a este Parlamento, que implique o no implique a un grupo de expertos? Por otra parte, teniendo España el atributo y el activo de haber sido de entre los grandes el primer país que aprobó en referéndum el proyecto de Constitución europea, ¿qué piensa su Gobierno que puede ser la aportación que puede realizar?

Voy terminando, señor presidente, porque se acaba el tiempo. Quiero referirme a otras cuestiones que nada tienen que ver con el marco financiero. Yo celebro también el acuerdo sobre inmigración, y lo celebro además en el contexto de lo que han sido reflexiones de otra cumbre que también ha sido injustamente valorada, que es la cumbre Euromediterránea.
Celebro, por tanto, que la Unión Europea tome nota de cuáles eran las propuestas de inmigración y que todos se sientan actores del problema y responsables de atacarlo de raíz. Nos congratula y compartimos los sentimientos que pueda tener el Gobierno respecto del terrorismo. Sin definir qué es terrorismo, ustedes en el Consejo Europeo han

Página 7071


adoptado una estrategia de la Unión Europea de lucha contra el terrorismo.
Lo digo porque a veces se han celebrado grandes debates en torno a si se ha definido o no el terrorismo, pero todo el mundo sabe qué es el terrorismo y lo importante es llegar a acuerdos sobre la lucha contra esta plaga.


Señor presidente, desde nuestro grupo seguiremos con atención todo lo relativo -el señor Solbes lo entenderá- al encargo de que se estudie el tipo reducido de IVA y los efectos que pueda tener en el futuro en Europa y en España. Seguiremos con atención el impacto y el acuerdo que pueda existir, estando en cualquier caso hecho el encargo para enero de 2006.
También celebramos el fondo de ajuste de globalización. Y permítame que acabe con algo que no simplemente celebra este grupo parlamentario sino que le encomienda al Gobierno que usted representa -le encomienda además que haga todo lo necesario en el contexto europeo-, que es la condena al presidente de Teherán. Para este grupo parlamentario, Teherán es en estos momentos una amenaza. En Europa, la famosa troika Alemania, Francia e Inglaterra estuvo negociando con el Gobierno iraní acerca de la existencia o no existencia, continuidad o no continuidad del enriquecimiento de uranio. Ellos saben tan bien como usted cuál es la realidad de Irán respecto a tener o no tener o a estar o no en condiciones de poseer armas de destrucción masiva, de poseer energía para utilizarla con fines no pacíficos. Creo que es una cuestión, señor presidente -acabo definitivamente-, que Europa debe tomarse muy en serio en el contexto de la agenda trasatlántica y no simplemente como una condena por formal y contundente que haya sido. Debe conjuntamente -insisto, en el marco de la agenda trasatlántica- tomarse muy en serio lo que significa hoy, y no simplemente por las palabras de amenaza al pueblo israelí sino por otras razones, el nuevo régimen de Irán.


Muchísimas gracias, señor presidente. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra el señor Puigcercós por el Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana.


El señor PUIGCERCÓS I BOIXASSA: Gracias, señor presidente.


Señoras y señores diputados, después de esta cumbre, uno puede tener la sensación de que tras algunos comentarios o titulares que desprendían un optimismo desbordado la crisis en la cual se sumió la Unión Europea está superada. Nosotros creemos sinceramente que no y lo decimos muy a nuestro pesar. Esta es una crisis mal cerrada y no superada por parte de la Unión Europea, y lo es porque la misma tuvo su inicio en la confección de la Constitución europea. Los gobiernos de los Estados pesan aún hoy como una losa ante el frágil proceso de construcción europea. Lo vimos, como digo, en la Constitución europea, lo estamos viendo estos días y hoy hemos tenido una buena muestra con la crisis de las perspectivas financieras.
Es lamentable y es un mal presagio que se siga valorando el papel de los dignatarios europeos -los presidentes, los primeros ministros- en función de lo que barran para casa. Este es el baremo que alguien quiere poner encima de la mesa: Tú barres más para tu casa, tú retienes más política agrícola, tú consigues más fondos, tú eres bueno. Esta es la nota de corte y esto no es bueno para el proceso de la construcción europea. En definitiva, da la sensación de que Europa es un club para dar, un club para ir a recibir, pero no para colaborar, para aportar, y eso es lo que está matando de raíz y está creando un clima negativo en el proceso de construcción. Pero hay un dato positivo. Es verdad que se ha desbloqueado la negociación de las perspectivas financieras. Esto ya es dar vida, dar un soplo de aire a una situación que no era agónica, pero no daba sensación de futuro ni como mínimo de presente inmediato. Se asegura que la Unión Europea siga desarrollando sus responsabilidades básicas en el futuro.


En segundo lugar, reducir los presupuestos de la Unión Europea, justo después de una ampliación que aporta mucha población y poco producto interior bruto, significa de entrada un handicap difícil y que no ayuda ni coadyuva, como se ha dicho en esta Cámara, al proceso y a la superación de esta crisis. Las cifras son elocuentes. Con la ampliación a veinticinco aumenta un 30 por ciento la población de la Unión Europea y sólo aumenta un 3 por ciento el producto interior bruto. Que se reduzca o, como mínimo, que se limite el techo del presupuesto comunitario a un 1,045 del producto interior bruto es ya una limitación. Hasta ahora era de 1,14 por ciento y hace 10 años era de 1,06 por ciento. Es verdad que era menos que el vigente hasta ahora, pero eran solo 15 países con un presupuesto -repito- del 1,06 por ciento. No tiene lógica cuando usted mismo, señor presidente, ha dejado claro que el aumento de miembros de la Unión Europea implica una menor aportación al producto interior bruto. Es más, en 2007 va a haber dos nuevos Estados que no van a ser precisamente contribuyentes netos. Esta situación -repito- es un nuevo handicap para la salida de esta crisis del proceso de construcción europea.


En tercer lugar, ¿es el acuerdo favorable para España? Lo es sin excesos, no para tirar cohetes. Se acordarán ustedes de aquello de pedigüeño, aquello que se le dijo al señor Felipe González cuando negoció el modelo de los fondos de cohesión sobre el que aún se está discutiendo. Hoy aquello de pedigüeño ha quedado superado, como ha dicho bien el señor Duran, por una buena noticia, no solo por un simple efecto estadístico, porque a veces parece que sea la perversión matemática la que ha llevado a que España ya no sea un receptor nato; no solo es una percepción estadística, si no sería desalentador, es porque hay y ha habido convergencia y también -vale la pena recordarlo en los tiempos que corren- no solo por los fondos que vienen del extranjero, también por los fondos que algunas comunidades dentro del Estado han aportado. Ha habido convergencia y esto fija

Página 7072


ya una foto muy diferente de cuando se criticaba aquello del pedigüeño. No se puede minusvalorar el esfuerzo que se ha hecho para la convergencia europea. No sabemos si solo se han garantizado 5.000 millones de euros o más, pero existe la sensación -esta es una sensación real- de que se ha amortiguado lo que se suponía que era una caída libre.


Valoramos también positivamente la aportación de 2.000 millones de euros para investigación, desarrollo e innovación, porque este era precisamente el problema. Es verdad que durante años los hemos aprovechado muy bien, las comunidades se han beneficiado mejor de las inversiones en infraestructuras que han puesto al día situaciones de atraso secular.
Pero ahora tenemos otro problema, tenemos un problema industrial grave.
La industria del Estado está sometida al efecto que llamamos prensa hidráulica. Estamos compitiendo con países del centro y del norte de Europa con un gran tren tecnológico, con un gran valor añadido en sus productos, con gran capacidad para innovar y gran capacidad de inversión en investigación y desarrollo. Al mismo tiempo, por el lado de abajo de la prensa, competimos con países con mano de obra barata, con un coste unitario laboral muy bajo. Esto hace que, por este sándwich en el que está metida la industria, nuestra industria tenga graves problemas hoy.
La estrategia de Lisboa era un buen punto de referencia para crear políticas europeas a fin de coadyuvar a superar esta situación. Pero estos 2.000 millones pueden ayudar y mucho a las pequeñas y medianas empresas -no solo como siempre a las grandes empresas- a dar el salto necesario para ponernos al día con los países del centro y del norte de Europa. Ese es el reto industrial que tenemos. Hasta ahora -repito- ha habido una necesidad perentoria de fijar las ayudas y los fondos europeos básicamente para la creación de infraestructuras. Ahora necesitamos que nuestros grupos empresariales se pongan al día, y esta puede ser una gran oportunidad, pero la distinción entre convergencia y competitividad no debe llevarse a cabo de la forma tajante que se ha expresado en los documentos. Aquí se mezclan las dos cosas. Separar las comunidades que pueden recibir un 70 por ciento de estos fondos mediante la catalogación de convergencia de aquellas que lo necesitan por competitividad puede llevarnos a conclusiones perversas. Hay territorios, regiones y comunidades autónomas, como Cataluña, el País Valenciano y Madrid, que pueden requerir muy buenas ayudas en materia de I+D para poner al día sus estructuras industriales, y hoy esto es necesario. Uno de los objetivos es que estos 2.000 millones tengan un efecto real, que se note su efecto, porque pueden ayudarnos a ponernos en convergencia industrial. A veces, la suma también tiene efectos matemáticos perversos. Usted sabe que nuestro patrón de crecimiento no se destaca precisamente en materia industrial sino que tiene que mejorar, y mucho.


Los fondos de cohesión también son una buena noticia. Que estén vigentes hasta el 2013 puede conllevar que algunas infraestructuras, que en su momento quedaron fuera del libro blanco de infraestructuras de la Unión Europea y que son necesarias para la competitividad, y no solo para mecanismos de convergencia, se pongan al día. Estoy hablando, por ejemplo, del eje mediterráneo tanto ferroviario como viario. Podemos aprovechar la vigencia hasta el 2013 para poner al día buena parte de nuestras infraestructuras que, en un principio, quedaron marginadas.


En quinto lugar, queremos destacar aspectos que no son precisamente positivos ni halagüeños para el futuro de Europa. El problema, como decía, no es que haya recortes, que haya países que pasen de ser receptores a contribuyentes, sino que haya una filosofía enquistada en dos países importantes de la Unión Europea: el Reino Unido y Francia. La actitud británica de no reducir de forma más cuantitativa su cheque no ayuda precisamente al proceso de cohesión, ni tampoco ayuda el empecinamiento francés en la política agraria común, porque es el principal obstáculo para una buena política de cohesión en el sur del Mediterráneo. Creemos que las nubes -negras, en este caso- que se ciernen sobre el futuro inmediato de la Unión Europea no se han despejado.


Permítanme dedicar una parte de esta exposición a lo que nosotros creemos también importante en esta cumbre, que no solo era sobre fondos o sobre amortiguar esta caída libre que podían significar las perspectivas financieras. Creemos que la política que se ha llevado a cabo por parte de Alemania y del centro de Europa ha sido muy inteligente en los últimos ocho años, porque la ampliación tiene un efecto perverso. Buena parte de los nuevos países van a beneficiarse de los fondos de cohesión y de las aportaciones de la Unión Europea. Alemania ha creado un colchón -esa es la expresión más gráfica- de seguridad, de crecimiento, de inversión y de cohesión al este de su frontera. Mientras Alemania estaba diseñando esto, el anterior Gobierno estaba empecinado en cuántos fondos podía sacar.
Ahora nos encontramos con que Alemania ha construido muy bien su frontera, una frontera con mucha inversión, y durante esos ocho años no se pensó en la frontera sur, que es nuestra frontera. Evidentemente, Alemania ha podido crear también unas condiciones objetivas para ampliar mejor esta frontera. Había países europeos con una secular tradición europea. Nosotros, no. Tenemos en el sur al continente africano con una problemática económica y social que se encauza colateralmente con el debate sobre inmigración, sobre seguridad y sobre cooperación y con las políticas de vecindad. Mientras algunos estaban pensando obsesiva y razonablemente en estos fondos de cohesión, en cuánto les tocaba, y eran capaces de parar reuniones a las tres de la madrugada, otros estaban pensando en sus perspectivas a quince años. Y ahí está el resultado.
Buena parte de los fondos europeos se van al Este, creando un nuevo espacio al este de Alemania que hasta ese momento no existía; en cambio, nuestro Sur ha quedado de lado. Este ha sido, en el fondo, el gran fracaso; ha sido un fracaso incubado

Página 7073


durante años, el gran fracaso del anterior Gobierno en política europea.
Es verdad que ahora ha habido fondos destinados a política de inmigración, como ha señalado el presidente del Gobierno, porque no es solo un problema de España, de Grecia o de Italia; es un problema de la Unión Europea. Estos fondos van a servir no solo para Canarias, no solo para Ceuta y Melilla, sino para crear políticas de inmigración. Pero no es suficiente, hace falta cooperación, hacen falta políticas de inversión y de desarrollo, sobre todo en los países de la ribera norte del Mediterráneo. Hace diez años pareció una buena idea que la Unión Europea liderara un proceso de acercamiento a los países del sur del Mediterráneo, desde Marruecos, en el oeste, hasta Siria y Jordania, en Oriente Medio, incluyendo a los territorios palestinos y a Israel. El proceso de Barcelona tenía que hacer de contrapeso al proceso de ampliación europea hacia los países ex comunistas del Este europeo.
Interés propio y altruismo coincidían en un plan para exportar estabilidad al norte de África y evitar importar la inestabilidad del sur del Mediterráneo. Además, el momento político era propicio: el Acuerdo de paz de Oslo, entre israelíes y palestinos, aún estaba en vigor. Al cabo de diez años los resultados son decepcionantes y la cumbre de Barcelona+10 lo confirma. Para empezar, solo dos de los jefes de Estado de los diez socios del sur asistieron a la cita y, a los diez años del proceso, el conflicto árabe-israelí acabó empañando algunos de los acuerdos más esperados, como la aceptación de una definición clara de terrorismo. La Unión Europea se ha gastado 20.000 millones de euros en ayudas y préstamos, pero el objetivo final de crear un área de comercio libre en 2010 es inalcanzable, principalmente por la incapacidad europea de reducir los subsidios a la producción agrícola -el mal francés, en este caso-, la producción agrícola del norte y los aranceles a la producción del sur; lógico, con las intervenciones que hemos oído anteriormente. Asimismo, los países del sur han experimentado una muy limitada evolución en cuanto a estabilidad política y democrática y respecto a los derechos humanos. La ayuda europea nunca se ha condicionado a este tipo de reformas, y los regímenes árabes han tenido pocos incentivos para profundizar en las reformas democráticas, siempre usando el demonio del islamismo radical para disuadir a la Unión Europea de condicionar la ayuda.


¿A qué se debe este triste resultado que hoy también tiene efectos sobre todo el proceso de perspectivas financieras? Podemos identificar tres problemas claros. En primer lugar, los principales protagonistas del proceso no parecen estar por la labor, falta impulso político y, además, se cierra la puerta a toda participación no estatal. En segundo lugar, las tres cestas del proceso -la política, la económica y la cultural- siguen siendo válidas, pero al cabo de diez años empieza a ser necesario actualizar su contenido, que no tiene en cuenta nuevos conceptos y realidades como la seguridad humana y el desarrollo o codesarrollo. En tercer lugar, el supuesto proyecto motor del proceso, la creación de una zona de libre cambio, no va a la velocidad esperada y no se ha producido el enlace casual entre mejora económica y profundización democrática.


Ante esta realidad, podemos recordar algunas propuestas planteadas por Euromesco, la red de think tank del Mediterráneo: por una parte, hay que dar un mayor protagonismo a la sociedad civil y a los organismos supraestatales, en especial a los que tienen poderes legislativos -es hora de aceptar el papel de la cooperación descentralizada y de los actores supraestatales como auténticos sujetos con capacidad de decisión y acción real- y, por otra, es imprescindible evitar la securización y la visión exageradamente occidentalista, muy presente en cuestiones como inmigración. Aunque el compromiso y los esfuerzos de los socios del Sur podrían haber sido mayores, es necesario que Europa haga autocrítica. La Unión Europea no ha visto el interés y el potencial que tiene el proceso de Barcelona, un ejemplo más de las deficiencias que señalábamos antaño.
Demasiado atareada en su ampliación hacia el Este, la Unión Europea ha olvidado las relaciones con sus vecinos del Sur. Se ha hablado de la necesidad de un Plan Marshall para el norte de África. No sé si debe llamarse así, probablemente no -ya lo dijimos en esta misma tribuna hace un año-, pero lo que sí está claro es que lo que no debe ofrecer es el modelo Estados Unidos, sino que la Unión Europea tiene que ser el interlocutor con el norte de África, con todo el área mediterránea.
Europa puede liderar una alternativa real al orden internacional que intenta imponer Washington, pero debe creer en su papel y empezar a asumir sus responsabilidades, sobre todo cuando estas están tocando sus fronteras. Es el momento de hablar claro. Europa necesita recursos, si quiere desempeñar un papel clave en la escena internacional, si tiene que guiar al continente por la senda del crecimiento sostenible y el mantenimiento del modelo social europeo, si tiene que garantizar la salud de los consumidores y el respeto al medio ambiente. Es impensable que la Unión Europea, con 25 Estados miembros y con más responsabilidades que nunca, pueda seguir adelante con un presupuesto relativamente menor que hace siete años, cuando solo formaban parte de ella 15 Estados mucho más ricos.


En la primera propuesta de perspectivas financieras de 2004, la Comisión Europea propuso dedicar 62.000 millones de euros a la política exterior europea, de los 994.000 millones del total presupuestario. El pasado junio el Parlamento Europeo aumentó la propuesta a 64.000 millones de euros. Finalmente el Consejo Europeo el pasado fin de semana redujo el presupuesto para política exterior a un 20 por ciento, limitándolo a 50.000 millones. ¿Cómo quiere la Unión Europea convertirse en un actor internacional creíble tomando este tipo de decisiones? ¿Qué mensajes estamos dando a nuestros vecinos y, en especial, a nuestros socios euromediterráneos?

En la cumbre de la Organización Mundial del Comercio de la semana pasada en Hong Kong, la Unión

Página 7074


europea aceptó dejar de subvencionar la exportación de sus productos agrícolas para después de 2013, o sea, a partir de las siguientes perspectivas financieras. Esta concesión ha sido vendida como un gran avance. Es verdad. Pero debemos ser conscientes que, como ha dicho la ONG Intermón Oxfan, las subvenciones a la exportación solo significan un 3,5 por ciento del total de ayudas que reciben los agricultores europeos.
Aquello que realmente impide al Sur desarrollarse es la barrera existente para que puedan exportarnos sus productos agrícolas, los aranceles. La política exterior de la Unión Europea, y en concreto el proceso de Barcelona, no son creíbles sin un presupuesto adecuado y sin un compromiso político con el sur del Mediterráneo. En esta línea es importante destacar la necesidad de la creación de un secretariado permanente del proceso que monitorice la ampliación de decisiones y de un banco de desarrollo en el Mediterráneo que funcione como un instrumento eficaz de apoyo a la inversión privada y a los emprendedores del sur del Mediterráneo. En ese debate, estamos a favor de respaldar una agricultura, pero como gestor del territorio. Una agricultura que tenga un interés social del territorio y no simplemente de superproducción agrícola. Esta es la diferencia que tenemos que marcar con Francia. Y si no hay un cambio de actitud y una valentía en política exterior, el Estado español tendrá un grave problema. Podemos hacer políticas de inmigración, podemos hacer políticas de seguridad, pero ahí hay un sur, el Mediterráneo. Durante diez años, los distintos gobiernos españoles, el anterior y creo que también éste, en el inicio -es verdad que ha habido un cambio en este Gobierno- no han mirado al Sur. Hay que ver el Mediterráneo como nuestro futuro de crecimiento, como nuestro espacio vital de crecimiento, de colaboración, de cohesión y también de negocio.
Creo sinceramente que el mal viene de lejos. El mal viene de cuando no se pactó una buena política en este sentido hace años. Creemos que hay que corregir. Se ha salvado una parte importante de la crisis, hay un balón de oxígeno para la Unión Europea, para la Comunidad, pero creemos sinceramente que no es, como hemos dicho antes, para tirar cohetes. Hay que seguir trabajando y, como mínimo, se ha amortiguado la caída libre de las perspectivas financieras, y esto de por sí ya es importante.


Gracias señoras diputadas, gracias señores diputados.


El señor PRESIDENTE: Gracias a usted, señor Puigcercós.


Grupo Parlamentario Vasco. Señor Erkoreka, por favor.


El señor ERKOREKA GERVASIO: Gracias, señor presidente.


Señorías, nosotros no unimos a los Estados, unimos a los hombres. Como supongo que todos ustedes sabrán, esta es una conocida frase que Jean Monnet, el padre de Europa, pronunció cuando la Unión Europea era poco más que un propósito todavía altruista y bienintencionado. El designio de Monnet se cifraba en unir hombres, no en unir Estados. Hoy, señor presidente, serían pocos, probablemente muy pocos, los actores europeos capaces de reconocerse en el espejo de Monnet. El debate sobre las perspectivas financieras 2007-2013 ha evidenciado que el concepto más usado entre los principales líderes de los países europeos a la hora de valorar el estado de la Unión y de su evolución no es el de la unión humana, como hubiese querido Monnet, es el del saldo neto. Es un concepto que constituye la antítesis misma del proyecto de Monnet. El hombre de cara y ojos de Monnet, el alfa y omega de su proyecto continental ha degenerado en una especie de homo economicus que ya no aspira a la unión con los demás seres humanos, solo piensa en términos de rentabilidad, en términos de cheques y de balances contables.


El discurso predominante de los Estados miembros es que Europa va bien si, y solo si, el Estado que realiza la evaluación disminuye su contribución neta o incrementa el saldo neto favorable. Es triste pero es así. Monnet y su apasionado propósito de unir a los hombres han pasado de constituir el horizonte de la Unión Europea a perderse en un horizonte cada vez más difuso, cada vez más lejano y más contaminado de intereses prosaicos. La Unión Europea es cada vez menos una unión de ciudadanos y cada vez más un conglomerado de cheques, de cheques reales o pretendidos, pero en cualquier caso de cheques que reflejan intereses opuestos y hasta contradictorios que impiden apreciar un interés superior común.


El Consejo Europeo de la semana pasada constituía -esto supongo que no lo niega nadie- una cita decisiva para la Unión. Un nuevo fracaso en la negociación podía comportar efectos muy negativos en un proyecto, el europeo, que desde mediados de año -por poner una fecha aproximada- se encuentra sumido en una grave crisis política. Además, el momento era irrepetible, no se podía demorar el acuerdo por más tiempo, o se alcanzaba ahora o no podía resultar posible deparar un tratamiento equitativo, justo y solidario como el que merecen los nuevos socios.
Desde esta perspectiva, y al margen de otras consideraciones de fondo que podríamos hacer, y haremos después, mi grupo cree, junto con los portavoces de otros grupos que se han expresado en la misma línea, que el acuerdo alcanzado constituye en sí mismo un dato positivo, tanto o más relevante por su significado político que por su contenido estrictamente económico. Salva la crisis, por lo menos la atenúa, y eso constituye en sí mismo un dato positivo.


Una vez más, señor presidente, creo que es justo reconocerlo, hemos visto a la Democracia Cristiana, y concretamente a la Democracia Cristiana alemana, actuando como el auténtico motor del proyecto europeo. Somos muchos los que en este Consejo nos hemos sentido ciertamente identificados con el trabajo desarrollado por la canciller alemana, Ángela Merkel, por su pragmatismo, por su solidaridad, muy gráficamente expresada en el caso polaco, y por su compromiso con la Europa

Página 7075


humana de Monnet. Su actuación ha constituido una gran lección, creo yo, para todos los europeístas, y cuando tras las sucesivas renuncias a sus intereses económicos más directos que tuvo que hacer a lo largo del Consejo dijo aquello de: Ahora la Unión puede avanzar, puede dedicarse a otras cosas mucho más importantes, como su papel en el mundo o el desafío de la globalización; cuando, insisto, después de sucesivas renuncias hizo esta declaración, creo que dio en el clavo. Es una lástima que, como en la metáfora, mientras ella apuntaba al cielo los ojos de los zafios hayan fijado su atención en el dedo.


En anteriores debates, señor presidente, le he invitado a afrontar de cara, a aceptar con honestidad, con valentía y con sentido europeo el complicado panorama financiero en el que la última ampliación sumerge a España. Creo además que soy de los pocos portavoces, quizás el único, que lo ha hecho con claridad, mientras había aquí portavoces que le apremiaban a que defendiera lo imposible. Que a partir del año que viene el Estado español iba a dejar de ser el más favorecido por los presupuestos de la Unión no era una preocupación, no era una inquietud, era un dato, era una evidencia. A España le tocaba abandonar la privilegiada situación financiera de la que ha disfrutado durante los últimos lustros para empezar a ejercer la solidaridad intraeuropea, le tocaba pasar de beneficiario neto de la solidaridad a ser agente activo de esa misma solidaridad. Podremos discutir, y habrá que hacerlo, si se ha sabido o no sacar provecho de esta situación de privilegio que se ha dilatado durante muchos años y, por tanto, se han sabido invertir los ingentes fondos europeos recibidos durante este período en proyectos estratégicos de futuro. Podremos discutir, y habrá que discutir, si se ha acertado o no en el uso de los fondos recibidos, pero la situación de privilegio tocaba a su fin. Y que esto era así, era una evidencia que a nadie se le ocultaba, ante la que podían adoptarse dos actitudes. Se podía cerrar puerilmente los ojos a la realidad, pataleando, haciendo pucheros y exigiendo la luna, pero se podía también, alternativamente, sortear de modo cabal la situación, procurando que el impacto presupuestario, el impacto resultante de la ampliación fuera el menos abrupto posible, pero aceptando al mismo tiempo la premisa básica e incuestionable, siempre que hablamos de Europa, de que la solidaridad en el seno de la Unión es tan importante e imprescindible cuando se disfruta de ella como cuando se ha de ejercer a favor de terceros. Creo interpretar, señor presidente, que más allá de los aciertos y de los fracasos de su gestión en torno a este asunto, que de todo se puede contabilizar en un proceso tan complejo, tan delicado, usted, señor presidente, ha querido explorar y avanzar por esta segunda vía que creo que es la correcta.


He de confesar que en el debate político sobre los antecedentes y las conclusiones del Consejo he echado en falta, y seguro que SS.SS. lo habrán hecho en la misma medida, las voces de tantos y tantos agentes políticos, sociales, económicos, incluso religiosos, al parecer también sindicales, que en los últimos meses han pontificado sobre la imperiosa necesidad de tener en cuenta la solidaridad en el debate territorial español. Me pregunto dónde estaban estas voces en el debate sobre los antecedentes y las conclusiones del Consejo Europeo. ¿Por qué no apelan a la necesidad de ser solidarios también con los nuevos socios de la Unión Europea? ¿Por qué ponen fronteras a la solidaridad? ¿Por qué creen que la solidaridad se agota en los Pirineos? ¿Acaso el de la solidaridad no es un valor universal que no conoce fronteras? Invocar y exigir la solidaridad solo cuando se es beneficiario de la misma no es, por decirlo de alguna manera, muy solidario y, sobre todo, es algo que deslegitima radicalmente al que lo hace para poder seguir reivindicándola de cara al futuro.


Señorías, el panorama presupuestario tenía que cambiar, y ha cambiado.
Sabíamos que iba a ocurrir, que tenía que ocurrir, y ha ocurrido. Y aunque todavía queda un pequeño respiro porque hasta el año 2013, como bien ha expuesto el señor presidente, seguiremos recibiendo fondos, hemos dejado de ser un Estado subvencionado. Esa circunstancia nos obliga necesariamente a cambiar de registro. Nos impone, nos guste o no, un cambio de chip. Los 2.000 millones de euros que se han conseguido para financiar proyectos de I+D+i serán insuficientes, y de hecho lo son, dado el secular retraso que sufrimos en este ámbito. Pero, yo no lo dudo, y espero que nadie lo haga en la Cámara, es por ahí por donde hemos de desbrozar el camino del futuro. Cuanto más tardemos en darnos cuenta de ello y más tarde reaccionemos, será peor. Dejemos de mirar a una etapa que ya se ha cerrado y centrémonos en los retos a los que hemos de enfrentarnos de cara al futuro. Optimicemos ese fondo tecnológico que es cardinal, que es central en los retos que tenemos planteados de cara al futuro. El propio Consejo, en el documento de conclusiones de la Presidencia, subraya literalmente la importancia que reviste la innovación, la tecnología de la información y la comunicación, la importancia de la investigación y del capital humano para conseguir mayores niveles de empleo, productividad y crecimiento sostenible en toda la Unión Europea. Dicho queda. No podría formularlo yo mejor. Poco puedo añadir. Pongamos ya manos a la obra, señor presidente, sin desmayos, sin distracciones, sin demora. Sigamos el consejo de Angela Merkel.
Centrémonos en lo fundamental, el papel de Europa en el mundo, su consolidación y los retos de la globalización.


También tenemos mucho que hacer en el camino abierto por este Consejo Europeo de cara a abordar, desde nuevos parámetros, los retos de la inmigración. El compromiso de apoyar los esfuerzos de desarrollo de los países de origen y tránsito se ha de traducir en una batería de medidas que, en buena medida, le corresponde liderar a este Gobierno, y no solo liderar, sino, además, proponer e impulsar. El Consejo Europeo reconoce la importancia de atacar las raíces de la inmigración, por ejemplo, mediante la creación de posibilidades de sustento y la erradicación de la pobreza en los países y regiones de origen, la apertura de los mercados y el

Página 7076


fomento del crecimiento económico, el buen gobierno y la protección de los derechos humanos. En el marco del diálogo político que ha de entablarse entre la Unión Europea y África también tiene que abordarse este problema. Se ha de abordar necesariamente, de forma además prioritaria, el incremento de la eficacia de la ayuda al desarrollo en este continente. Aquí tenemos importantes papeles que desempeñar. Se ha de abordar cómo gastar eficazmente la ayuda comunitaria y la que se otorga a través del Fondo Europeo de Desarrollo para el conjunto de los ACP, África, Caribe y Pacífico. Una de las posibles soluciones podría consistir en desarrollar una estrategia de cofinanciación entre la Unión Europea y los Estados miembros, de suerte que el dinero destinado a la cooperación con África, tanto el incluido en el presupuesto comunitario como el que no lo está, pudiera ser canalizado y ejecutado también por las agencias de desarrollo de los Estados miembros, incluidos los actores subestatales, regiones y municipios, que también realizan una política de desarrollo de calidad. No pretendo ocultar a la Cámara -no podría hacerlo- que de esta manera Euskadi podría ser también una de las regiones con mayor capacidad para ejecutar proyectos con fondos comunitarios, debido a su tradición en este terreno y a su saber hacer, ya que viene destinando ya el 0,7 de su PIB a la Ayuda Oficial al Desarrollo. Pero no es cuestión de protagonismo, que no pretendo ejercer aquí. Con estas medidas se mejoraría sin duda la complementariedad de la ayuda al desarrollo concedida por la Unión Europea, en virtud de los artículos correspondientes de los tratados con la que otorgan los propios Estados miembros y sus entes subestatales -insisto-, las regiones y los municipios.


También hay tierra que desbrozar y trabajo que desarrollar en el ámbito del desarrollo sostenible. En junio de este mismo año el Consejo se propuso aprobar una estrategia global que integrase la dimensión interna y externa, basándose en una visión a largo plazo en materia de desarrollo sostenible. Es imprescindible que la estrategia global que se ha de adoptar para el desarrollo sostenible -y ha de hacerse además, a lo largo de este año próximo- incorpore indicadores obligatorios y armonizados, así como procedimientos de seguimiento eficaces que permitan evaluar el cumplimiento de las medidas previstas y la consecución de los objetivos.
Es necesario aplicar aquí, en este ámbito, las metodologías modernas de seguimiento y control, así como las metodologías de evaluación. Es imprescindible para que el trabajo produzca resultados y sea realmente eficaz.


Señorías, también hay retos importantes en el terreno del crecimiento, el empleo y la mejora de la legislación. Retos que nos emplazan a todos, al Gobierno, a su presidente, pero también a los grupos parlamentarios, a actuar y a hacerlo con rapidez, con eficacia y sin demora. Afrontemos estos retos. Pongámonos manos a la obra, señorías. Miremos al futuro dejando de lado lo que ocurrió en el pretérito. Abandonemos ya la idea de un Estado subvencionado y afrontemos el reto de la innovación, de las tecnologías de la comunicación, de la investigación y del desarrollo, que ahí está ciertamente el reto del futuro. Señor presidente, haga todo esto, impúlselo, pero sin perder de vista los objetivos de Monnet: Estamos en Europa para unir hombres, no para unir Estados, ni para reunir cheques.


Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Erkoreka.


Grupo Parlamentario de Izquierda Verde-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds. Señor Herrera, por favor.


El señor HERRERA TORRES: Gracias, señor presidente.


En estos debates tenemos dos objetos. En primer lugar, el objeto de la materia, pero a mí me gustaría hablar también del objeto de cómo afrontamos los debates. Voy a empezar por este segundo elemento. Los debates sobre Europa tienen, como mínimo, cuatro características. Primera característica: se habla muchísimo más de España que del proceso de construcción europea. En vez de hablar del Consejo de Europa, de las instituciones europeas, parece que hablemos del mercado persa y de las compras y ventajas que hemos sacado en el mismo. Segunda característica: el Partido Popular siempre tiene el titular antes de empezar el Consejo y además se mantiene invariable, independientemente de lo que haya pasado.
España es la pagana de la ampliación. Este era el titular antes de que se celebrase hoy la comparecencia del presidente. Tercera característica, el rigor no es exigible, lo que se demanda es el titular facilón. En los días previos hemos discutido sobre insultos, sobre el bobo solemne e incluso sobre el patriota de hojalata, cuando lo que nos preocupa en este caso son los ciudadanos y Europa. Cuarta característica, también se exagera el acuerdo, y la verdad es que ni es para tanto ni para tan poco.
A nuestro grupo parlamentario le parece que el acuerdo se exagera, porque si bien es un acuerdo razonable para España, no lo es para Europa. No lo es porque nos hemos quedado muy lejos de los retos que tiene la Unión Europea. De hecho, una de las características de estos debates es que nos instalamos en la batalla de la propaganda en lugar de hacer un análisis riguroso no solo sobre los avances, sino también sobre las insuficiencias. Un Gobierno de izquierdas tendría que hablar de si se van a cumplir los objetivos, y en este sentido nos hemos quedado lejos.
Tendríamos que discutir de lo que supone el acuerdo y no sobre ese saldo que, al fin y al cabo, es un saldo cero, porque aquello que gana uno lo pierde otro, porque es un debate que se da solo y exclusivamente en clave de Estado. Vayamos por partes. ¿Es o no un buen acuerdo para España? Si tuviésemos que emitir opinión a partir de lo que decía el señor Rodríguez Zapatero sobre que era un éxito rotundo, o lo que decía el señor Rajoy sobre que había sido un fracaso y una burla, los ciudadanos lo tendrían muy difícil. Ante estas dos visiones no hay que

Página 7077


echar campanas al vuelo ni encender fuegos de artificio ni decir que Bruselas no ha sido Trafalgar, como afirmaba el señor Rajoy. No hay razones para exacerbar el patriotismo ni acusar a nadie de haber capitulado o de ser sospechoso de traición, porque el Partido Popular sabía que los fondos se iban a perder. Es bueno que esto sea así. Si España sube en renta, por supuesto que es bueno que se dejen de percibir los fondos algún día. El acuerdo no es malo y eso gracias a que España vuelve en parte al eje del que no tendría que haber salido nunca, al eje franco-alemán, que es el motor de Europa. Nosotros no sabemos si son los 16.000 millones de los que habla el Gobierno, pero sabemos que son más de los 6.000 millones de los que habla el Partido Popular. Claro que es positivo que hasta 2013 España sea un país receptor, como es bueno que tenga contribución neta, que es el escenario que dibujaba el señor Aznar en comparecencias pasadas. Hay que decir que nuestro país no podía aspirar a un fondo de cohesión, porque ya ha alcanzado el 97 por ciento de la renta. Este dato parece obvio, pero cuando el señor Rajoy daba las cifras se olvidaba de ese dato. No es comparable lo que pierde España con lo que pierden Francia o Alemania, porque las circunstancias de España son diferentes a las de los países con los que el señor Rajoy nos comparaba. El acuerdo es razonable. Excelente; no. Razonable, sí, y los resultados se ubican en este terreno.


¿Por qué el acuerdo no es excelente? También hay que decirlo. No lo es porque el presupuesto no es expansivo, sino todo lo contrario: el presupuesto aprobado es muy restrictivo. Hay varios responsables, pero sin lugar a dudas uno de ellos es un Partido Popular que no se cansó de decir que el presupuesto no tenía que ser expansivo, sino restrictivo. No se puede estar en misa y repicando; no se puede decir que Europa tiene que bajar su presupuesto y a la vez pedir que España tenga un resultado excelente. El resultado no es equitativo, solidario ni equilibrado. No lo es, ni mucho menos. De hecho, nosotros queremos hacer algunas aportaciones. La responsabilidad básica, cada vez más, de la política regional española va a comenzar a transferirse de Bruselas a España.
Nosotros solicitamos al Gobierno que haga un estudio del impacto previsible del nuevo marco financiero sobre las diferentes comunidades autónomas y sectores de nuestro país, con el fin de facilitar la adecuación de nuestra economía a las nuevas condiciones. Saludamos la propuesta de crear el fondo específico para pensar en el recorte de los fondos europeos, pero el Gobierno también tiene que liderar una política para paliar los efectos que tiene sobre comunidades autónomas que suben su renta no por crecimiento, sino por el factor estadístico.


Dicho esto sobre España, quisiera entrar en los acuerdos en lo que se refiere a Europa. Como he dicho, sorprende la actitud del Partido Popular -pedían un presupuesto reducido y se quejan de que los acuerdos no sean excelentes-, pero también sorprende la actitud del Partido Socialista y del presidente del Gobierno. No lo digo yo. El Parlamento Europeo hoy mismo dice que exigirá un aumento del presupuesto de la Unión Europea.
Parlamentarios europeos dicen sentir un gran malestar por el sesgo del recorte, que afecta a los programas de desarrollo de redes de transporte y energía, al desmantelamiento de centrales nucleares, a la educación de adultos, a las medidas de progreso social, al I+D+i, al fomento de la seguridad en el transporte y en la energía, a la lucha contra el fraude -disminuimos los recursos para la lucha contra el fraude- o a los fondos dedicados a la ciudadanía. La pregunta es: ¿un Gobierno de izquierdas y progresista puede decir que estos son buenos presupuestos para la Unión Europea? No; no lo son, a nuestro entender. Ha pesado mucho más la lógica de los Estados que la lógica de la Unión Europea; ha pesado mucho más el equilibrio entre el cheque británico y la reforma de la PAC que las necesidades de Europa. Después de varios batacazos, nos hemos quedado con una Europa menguante, y no solo salimos de ella sino que lo que hemos hecho ha sido agudizar sus debilidades. ¿El presupuesto es razonable para España? Sí, pero es malo para Europa. Querían una Europa grande, pero lo que tenemos es un presupuesto más pequeño. Decir que se quiere más a Europa con menos recursos es decir que la construcción europea es una cuestión de mercado. La disminución del presupuesto, a nuestro entender, no deja de ser la victoria de aquellos que querían menos Europa, de aquellos que lo que querían era una Europa ampliada, pero una Europa donde lo que primase fuese exclusivamente la lógica del mercado. Y no lo dice nuestro grupo parlamentario, lo está diciendo don Josep Borrell: Los acuerdos obedecen a una lógica miope y localista. Por tanto, es obligación de este Parlamento; es más, es obligación de la mayoría de izquierdas de este Parlamento ser exigente con estos presupuestos y decir que no son unos buenos presupuestos para Europa, al igual que está diciendo hoy el Parlamento Europeo. Y es que las cifras cantan. La perspectiva financiera para los años 2007-2013 pone de manifiesto que disminuye claramente lo que demandaba el Parlamento Europeo, una diferencia en torno a los 112.000 millones de euros. Es mucho dinero. Si comparamos los presupuestos de los diferentes países de la Unión Europea entre 1996-2002, nos encontramos con que suben un 23 por ciento y Europa, con más necesidades, sube un 8 por ciento. También, fruto de las exigencias de la derecha para que los presupuestos europeos no subiesen.


No podemos decir que estas cifras son buenas, porque no lo son. ¿Quiénes son los responsables? Varios, por supuesto que sí. Nuestro grupo entiende que una importante responsabilidad la tiene la Presidencia británica cuya falta de liderazgo se ha notado. El primer ministro, Tony Blair, se parece a Europa en algo: suscita grandes esperanzas, pero pocas veces las cumple. Esta es otra ocasión en la que suscitaban muchas esperanzas, pero ha acabado no cumpliéndolas. Lo cierto es que el ministro Blair es uno de los responsables de este presupuesto

Página 7078


raquítico que no responde a las necesidades de la Unión Europea. Pero hay un gran bloque de responsables. No ha habido un liderazgo -y, por supuesto, no solo se tenía que jugar desde España-, fruto de muchas circunstancias por parte del eje franco-alemán, para una exigencia de más Europa; no lo ha habido, y esa suma de responsabilidades hace que tengamos un presupuesto que no nos sirve. ¿Por qué no nos sirve? Porque no responde a los retos de la ampliación. Es un contrasentido que la entrada de 12 países con 110 millones de habitantes y con una renta inferior al 80 por ciento de la media comunitaria no sea asumida por la Unión con más recursos, con más gastos. Podemos recordar las anteriores ocasiones. Recordemos el paquete Delors, cuando ingresan España y Portugal. Cuando ingresan España y Portugal, el presupuesto y el paquete Delors responden con más recursos para políticas de cohesión, de integración, para que Europa sea más social, para que acabe siendo más política. Lo cierto es que estos presupuestos dan la espalda a la filosofía de Delors. No podemos ser muchos más europeos, como decíamos, y tener mucha menos Europa. Es un contrasentido que iniciemos el proceso de adhesión de Macedonia y reduzcamos el presupuesto de la Unión, la otra cara de la moneda; es un contrasentido. Está claro, la nueva propuesta no es suficiente porque es menor que en otros procesos de cohesión, cuando el diferencial con los países de la Unión que se han incorporado es aún mayor. La conclusión: en el mejor de los casos es que vamos a la Europa de las dos velocidades; en el peor de los casos es que la Unión renuncia a la equiparación de bienestar y derechos sociales. En este contexto es una desfachatez que Austria, Alemania, Holanda o Suecia rebajen las aportaciones del IVA. Desde la izquierda lo tenemos que decir: en este contexto es una desfachatez que, a diferencia de lo que pasaba hace unos meses, se mantenga el cheque británico. Los márgenes eran reducidos, pero la exigencia debía ser que, con la ampliación y con los retos de la Unión, el cheque británico no era aceptable. Ante un presupuesto que no es favorable para la Unión, que tiene responsables, que no es favorable para sus retos, que no es favorable por la misma ampliación, hay que decir que el presupuesto es profundamente desacertado en el contexto en que se da. ¿Cuál es el contexto? Un presupuesto raquítico en una Unión Europea que está en crisis. Después del rechazo a la Constitución europea en los referendos de Francia y de Holanda, se pedía una pausa de reflexión. Pues bien, lo que hemos tenido en Bruselas es mucha pausa y muy poca reflexión, porque solo pensando un poquito tendríamos que haber llegado a la conclusión de que necesitábamos presupuestos, como pedía el Parlamento, o incluso más allá, para dar respuesta a los anhelos que tienen los trabajadores de Francia o de Holanda, pero también a los anhelos que tiene la gente de Varsovia cuando ve en la Unión una oportunidad. Cuando ven este presupuesto, la conclusión a la que llega el trabajador de Francia, de Holanda o de Varsovia, es más, la conclusión a la que llega el trabajador de Santa Coloma de Gramanet, ¿sabe S.S. cuál es? Que la Unión no obedece a sus retos, a los retos de mayor cohesión social, sino a la lógica de los Estados y de sus equilibrios. Lo que hacía falta ante la profunda crisis de la Unión Europea es otro presupuesto. Europa necesita más que nunca un reencuentro con los ideales que impulsaron la construcción europea, lo que significa la preservación de la paz, el progreso social, la unión política hacia una Europa federal. Para esos ideales este presupuesto, señor Zapatero, no nos sirve. (La señora vicepresidenta, Chacón i Piqueras, ocupa la presidencia.) Las consecuencias son claras: los recortes operados en la propuesta inicial de la Comisión estancan o reducen las políticas de porvenir, de investigación, de educación, de desarrollo rural, de dimensión social, de protección del medio ambiente y, sobre todo, y hay que lamentarlo, la política exterior, en un contexto que es el que es y en el que la Unión Europea no está a la altura de las circunstancias, no lo está en la crisis abierta en el ámbito internacional a partir de la guerra de Irak ni lo ha estado en la cumbre de la OMC. Lo cierto es que tenemos menos recursos para hacer todo esto o para desarrolar políticas hacia el Sur que signifiquen una apuesta de la Unión Europea para una mayor cohesión social con nuestros países del Sur, con el África subsahariana y también con toda la parte mediterránea de África. Los acuerdos a los que se llegan no son positivos para Europa y nuestro grupo parlamentario les pide una reflexión profunda porque, como diría Delors, estos acuerdos no sirven para afrontar los retos y las políticas que la Unión Europea exige. Estos presupuestos no sirven.


Para concluir, señor presidente, nosotros diríamos que en Bruselas no se ha avanzado. Algunos dicen que en Bruselas se ha avanzado en lo que era posible. El problema está en que en Bruselas no se ha avanzado en aquello que era necesario. Se ha hablado mucho del reparto, pero muy poquito de Europa y aún menos de los europeos, de la reflexión de los europeos cuando decían que el proceso de construcción europea tenía que ir por otro carril, tenía que construirse por otras vías. En definitiva, ha triunfado la divisa de Europa para todos, eso sí, cada uno para sí mismo, y se ha confirmado la dimensión intergubernamental en perjuicio del enfoque federal. Tenemos la nueva minieuropa, replegada sobre sí misma, que atraviesa una crisis de identidad importantísima. Parece como si tuvieran miedo a conocer la opinión de la ciudadanía después del rechazo francés y holandés a la Constitución europea, después de que el Reino Unido, Irlanda y Dinamarca hayan aplazado sine die el referéndum sobre el Tratado. Lo cierto es que con el nuevo marco financiero puede que Europa haya evitado la parálisis, pero vamos a ir a la pata coja, porque no hay más cohesión, no va a haber más equidad, no son presupuestos solidarios.
No lo son porque para políticas de cohesión tenemos muchos menos recursos, más allá de la lógica española. Este escuálido presupuesto alejará aún más a los ciudadanos, porque no está a la altura de sus esperanzas ni de las promesas, que no se han cumplido.


Página 7079


Se ha perdido una nueva ocasión de relanzar el ímpetu hacia la unión política, hacia la Europa social. En Bruselas se ha vuelto a sembrar el camino con la semilla del euroescepticismo, y al euroescepticismo de algunos lo que tenía que contraponerse es la exigencia europeísta del resto de actores políticos. Más que nunca, lo que necesita Europa es un reencuentro con esos ideales que impulsaron la Unión Europea.


Para acabar -ahora sí, señor presidente-, está claro que los retos que tenemos no son fáciles; los retos hacia el Este con este presupuesto no se pueden afrontar; los retos hacia el Sur tampoco se pueden afrontar; los retos de cohesión, de una política más activa, por la equidad por el medio ambiente, no se pueden afrontar. Por eso lo que nuestro grupo parlamentario le pide al Gobierno y lo que vamos a hacer desde el Grupo de la Izquierda Unitaria Europea y del Grupo Verde en el Parlamento Europeo es pedir que estos presupuestos se amplíen, y si no se amplían no estarán a la altura de las circunstancias de lo que exige hoy Europa. Con estos presupuestos en Europa ha ganado el mercado y ha perdido la Europa social y la Europa política. Con estos presupuestos gana la derecha. La derecha que se queja de que España no recibe pero que, en cambio, pide presupuestos más restrictivos. Un Gobierno de izquierdas puede decir que los presupuestos son razonables para España, pero debe añadir que son malos; malos para Europa, porque no responden a la Europa social, a la Europa política, a la Europa federal, que los ciudadanos vienen exigiendo desde hace años, que han exigido en el último año. Si quieren salir de la crisis europea lo que hay que hacer, a nuestro entender, es ser exigentes con el modelo de construcción europea y estos presupuestos para Europa son complacientes.


Muchas gracias, señora presidenta.


La señora VICEPRESIDENTA (Chacón i Piqueras): A usted, muchísimas gracias.


Continuamos con el turno del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria-Nueva Canarias. Tiene la palabra el señor Rodríguez.


El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Muchas gracias, señora presidenta.


Señor presidente, señor ministro de Exteriores, señorías, en primer lugar, quiero agradecer la comparecencia y las explicaciones del señor presidente del Gobierno a esta Cámara sobre la pasada cumbre del Consejo Europeo en la línea que viene siendo habitual de respeto y consideración a este Parlamento.


Señor presidente, creo que hay una conclusión indiscutible en relación con este Consejo, lo extendería a los anteriores e incluso al último año y medio. Estamos en medio de una crisis de Europa, una crisis profunda, seria; una crisis que hace que los ciudadanos no entiendan y se alejen de las instituciones comunitarias. La mejor expresión ha sido el no de las consultas populares de los Estados francés y holandés y las serias dificultades de ratificación que va a tener el proceso constituyente en algunos y relevantes países de la Unión, como el Reino Unido. Pero no se expresa solo aquí y de esa manera esa crisis profunda del proceso de construcción europea. También se manifiesta en una Comisión que ha perdido peso político; una Comisión Europea que ha perdido liderazgo en el proceso constituyente; una Comisión Europea que tiene, en estos momentos, un papel claramente secundario en el entramado institucional de la Unión. Un Parlamento que, aunque hoy se ha manifestado en contra de las perspectivas financieras aprobadas por los jefes de Gobierno y de Estado, sigue teniendo un papel secundario en el entramado institucional de la Unión; una Europa que no es de los ciudadanos, que no es de los pueblos y, en ocasiones, uno puede llegar a concluir que ni siquiera es de los Estados; una Europa de los Gobiernos y, a juzgar por algún discurso, una Europa de los partidos. En definitiva, señor presidente, la decisión que ustedes tomaron in extremis el pasado día 16 tiene un valor político importante porque en este contexto de crisis profunda del proceso de construcción europea solo le hubiera faltado un no acuerdo sobre las perspectivas financieras.


Hay que reiterar lo que aquí ya han dicho otros portavoces. El presupuesto de la Unión escasamente supera el 1 por ciento de la renta nacional bruta de los Veinticinco. Con un presupuesto de esta envergadura va a ser difícil cumplir los grandes objetivos y retos que tiene esta organización supraestatal. Necesitamos sacar una enseñanza del proceso de crisis de la construcción europea. Los partidos, los Gobiernos, los líderes de la Unión Europea necesitamos tomarnos en serio el valor estratégico que esta organización supranacional tiene para los intereses de cada uno de nuestros territorios, de nuestros Estados, en definitiva de occidente.
Por eso, nuestro grupo parlamentario valora en positivo alguno de los contenidos incorporados en el orden del día de este Consejo, que han pasado desapercibidos porque seguramente tienen menos interés para determinados Estados que conforman la Unión. Me refiero a algunas aportaciones que ha hecho el presidente del Gobierno de España en relación con asuntos estratégicos para los intereses de Europa y, de manera especial, para los Estados y comunidades frontera. Me refiero a esa política migratoria común que trabaje por ese fenómeno creciente e imparable de los movimientos migratorios por razones económicas. Es un hecho relevante y significativo que esta política aparezca como una política común de la Unión; quizá lo sea menos la aportación financiera que se hace a la misma, aunque tiene su significación. También nos parece importante que se haya establecido una estrategia común de la Unión respecto al continente africano. No se puede ignorar ese continente vecino, depauperado, deteriorado, desestructurado, donde no hay derechos, donde no hay democracia, donde no hay condiciones de vida. Tal vez sea uno de los grandes compromisos que la Unión Europea tiene que consolidar y se empieza una senda para establecer una política común

Página 7080


en torno al continente africano. Este tipo de políticas son las que pueden reconciliar a la Unión con sus ciudadanos, son las políticas de liderazgo de Europa en el mundo las que pueden conciliar ese distanciamiento que hoy existe entre los ciudadanos y el entramado institucional europeo.


Me tengo que referir, como no puede ser de otra manera, al elemento nuclear más relevante políticamente, que son las perspectivas financieras 2007-2013. Reitero que la aprobación in extremis de este presupuesto era vital para la salud del proceso constituyente europeo. De no haber sido así, como han dicho otros portavoces, la caída libre del proceso constituyente hubiese sido imparable. Hemos de decir con claridad, los que hemos tenido la oportunidad de conocer y participar del proceso europeo, que lo que ha ocurrido con las perspectivas financieras estaba previsto, reglado y era esperado por los que disponemos de información en esta materia. Por tanto, no ha habido ninguna sorpresa. Por eso no entendemos, como han dicho otros portavoces, valoraciones triunfalistas ni tampoco de fracaso. La mejor manera de trasladar a la ciudadanía lo que ha ocurrido en ese Consejo y su valor es poner el presupuesto en sus justos términos. Es un presupuesto pequeño, escasamente el 1 por ciento de la renta nacional bruta del conjunto de los países de la Unión, que se ha distribuido conforme a las reglas del juego, conforme a lo previsto, a lo establecido.


Sería importante destacar que en algunos apartados España conserva una situación razonable, como es el mantenimiento de los fondos de cohesión durante todo el periodo presupuestario, cuando esto no estaba previsto en las reglas. Es importante destacar nuestra relevante presencia en los fondos agrarios, siendo el segundo país de la Unión en estos fondos tan vitales para un sector tan deteriorado como el sector primario. Y, por supuesto, hay que destacar ese hecho especial, mérito del presidente de España, que ha sido ese fondo tecnológico que puede contribuir con el esfuerzo interno que deberemos hacer para cerrar esa brecha tecnológica de nuestras estructuras productivas y también en el aparato público respecto a los países de la Unión.


Señor presidente, yo pertenezco a un partido nacionalista de una tierra compleja y difícil: Canarias y, necesariamente, tengo que hacer algunas reflexiones sobre el contenido de este Consejo Europeo. En primer lugar, el concepto de ultraperiferia se ha construido después de una década de trabajo de las siete regiones y de los tres Estados a los que pertenecemos. No es un concepto casual, sino que tiene un sentido aplastante, y es reconocer la diversidad territorial de la Unión Europea.
Los siete territorios que hemos conformado las regiones ultraperiféricas de la Unión hemos construido con mucho trabajo, con mucha entrega, con la colaboración de los tres Estados a los que pertenecemos un estatus que tuvo reflejo en el Tratado de Amsterdam y que tiene reflejo claro y contundente en el proyecto de Constitución que está en estos momentos en proceso de discusión en la Unión. Por eso no estamos de acuerdo y debemos reprochar con claridad algunas de las decisiones que el Consejo ha tomado en relación con las regiones ultraperiféricas, porque desvirtúan la naturaleza jurídica y política de ese estatus. En primer lugar, no entendemos -le pedimos una explicación, aunque sabemos que España y Canarias han defendido la unidad de acción de las regiones ultraperiféricas- cómo Madeira, región ultraperiférica perteneciente al Estado portugués, tiene un trato distinto a Canarias manteniendo situaciones similares. Es un mal precedente que quiebra la unidad de acción de las regiones ultraperiféricas y además debilita la posición jurídica y política que hemos ido conquistando. Tampoco entendemos y no estamos de acuerdo con la asimilación que se ha hecho de determinadas regiones poco pobladas del norte de Europa al estatus de las regiones ultraperiféricas, pues aun reconociendo problemas para su desarrollo, nada tienen que ver con el estatus de dichas regiones. Conseguimos en el Tratado de Amsterdam y esperamos conseguir en el Tratado constitucional ese reconocimiento en el derecho primario de la Unión, porque no es baladí lo que representamos, lo que pedimos, lo que exigimos como regiones alejadas, insulares, con pequeños territorios altamente poblados, con problemas de materias primas, con problemas para generar economías de escala en la producción de bienes y servicios, pero también en el dimensionamiento de las políticas públicas. Por eso, señor presidente, ese estatus de región ultraperiférica no estaba destinado sólo a conseguir un mejor tratamiento presupuestario, que también, sino fundamentalmente a obtener una modulación de las políticas de la Unión acorde con las circunstancias de estos territorios. Por eso nos preocupa que el Consejo Europeo haya quebrado esa unidad de acción y nos haya asimilado a regiones que con todo el respeto nada tienen que ver con las condiciones estructurales de las regiones ultraperiféricas.


Señor presidente, los que hemos hecho un seguimiento de la política europea sabíamos que íbamos a perder fondos y aquí se ha repetido que gracias al proceso de crecimiento económico y de la mejora de nuestras rentas. Canarias es una de esas comunidades que ha aprovechado los fondos europeos para hacer infraestructuras de carreteras, puertos, aeropuertos y obras hidráulicas, también para hacer hospitales y escuelas, pero asimismo nos han servido para mejorar la formación de nuestra gente. Por tanto, la pérdida de esos recursos -en función de las hipótesis se habla del 40 o del 50 por ciento- va a generar, a pesar de lo esperado, un impacto en el funcionamiento de la sociedad canaria, de la economía canaria y de las instituciones públicas canarias. Por eso, señor presidente, necesariamente tengo que hacer referencia a lo que a los canarios, a mi grupo parlamentario, a los nacionalistas canarios nos parece determinante en relación con las políticas europeas para el próximo año. Si buenos y transformadores han sido los fondos -insisto en que Canarias los ha aprovechado-, más importante cuantitativa y cualitativamente

Página 7081


es que las ayudas de Estado que hemos consolidado se mantengan en el período 2007-2013. Le voy a poner un ejemplo cuantitativo para que el señor presidente, que no tiene por qué conocer todos los datos de este complejo Estado que preside, lo tenga interiorizado. En la mejor de las hipótesis, para el período 2007-2013 -luego le haré unas preguntas-, teniendo en cuenta el estatus que se aprobó para la financiación de Canarias -me refiero al fondo RUP, a los 100 millones para compensar el agravio de un trato preferente a Madeira- y los recursos que podamos conseguir en virtud de ser una comunidad que superando las condiciones de renta de las regiones Objetivo 1 entremos de manera gradual en el espacio de la competitividad, un solo año de provisión de recursos de las reservas e inversiones de Canarias representa más en cantidad que los siete años presupuestarios por todos los conceptos. Por eso, señor presidente, para nosotros, para los canarios es determinante y fundamental, después de conseguida la prórroga de los distintos elementos de ayudas de Estado que están abiertos en el proceso de la Unión Europea, convalidar dichas ayudas de Estado. No se entendería ni sería aceptable para la sociedad canaria -y nuestras estructuras económicas no lo resistirían- que no fuésemos capaces de convalidar las ayudas de Estado con el máximo nivel de intensidad que permite la Unión Europea. Por eso, instrumentos como la reserva de inversiones de Canarias, la zona especial, las bonificaciones en el impuesto sobre sociedades para la promoción de bienes muebles corporales en el sector primario e industrial o la deducción por inversiones se convierten en estratégicos para los intereses del modelo de desarrollo de nuestra comunidad.


Aprovecho para reiterarle y pedirle al señor presidente que aceptando los resultados de este proceso negociador, con las críticas que hemos hecho al trato injusto que se ha hecho con Madeira y al trato de asimilación también injusto que se ha hecho con las regiones menos pobladas del norte de Europa, pero aceptando que esas son las reglas y las posibilidades, ahora toca ponerse el traje de faena para garantizar que la convalidación de las ayudas de Estado para la comunidad canaria se consoliden en 2006 y que el período 2007-2013 sea un periodo en el que esos incentivos fiscales estén garantizados para nuestra comunidad, porque de no ser así, sí le advertimos, señor presidente, que con la pérdida de fondos -que por esperada, no deja de ser grave, importante e impactante-, si además de eso no consiguiéramos convalidar las ayudas de Estado que hemos mantenido en nuestro Régimen Económico y Fiscal, el escenario se complicará, como se complicará también, señor presidente, si en el modelo de financiación que va a surgir para las comunidades autónomas en este proceso que usted lidera de la reforma de los estatutos y, por tanto, de la reforma del sistema de financiación, no se respetan también las singularidades económicas, fiscales y financieras de las instituciones públicas canarias.


Hoy quiero reiterarle, señor presidente, que dispondrá usted del apoyo en los asuntos de interés general del Estado del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria-Nueva Canarias en este Parlamento, con la modestia que representan los tres diputados que lo conformamos, pero vamos a ser muy exigentes para que las ayudas de Estado se convaliden en el próximo periodo. Tenemos un año para ese proceso negociador y vamos a ser muy exigentes con el respeto al Régimen Económico y Fiscal de nuestra comunidad.


Señor presidente, en los 500 años de historia común con el resto de los pueblos que conforman hoy el Estado español hemos acumulado un acervo histórico en materia económica, fiscal y financiera que debemos preservar. Nuestro Régimen Económico y Fiscal es tan importante para la estructura del desarrollo de nuestra comunidad que del año 1986 al año 1991 el Parlamento de Canarias decidió, después de un importantísimo debate, no entrar en la Unión Europea y nos mantuvimos prácticamente como un país tercero hasta dicho año. Después de un gran debate decidimos, yo creo que con acierto y los resultados lo avalan, la integración plena pero con respeto a nuestras especificidades, y eso es lo que pretendemos que se mantenga en el próximo periodo presupuestario, no ya en relación con los recursos presupuestarios que están prácticamente decididos, sino fundamentalmente en relación con el reconocimiento y el mantenimiento de las ayudas de Estado que, como le decía antes, cuantitativa y cualitativamente, son mucho más relevantes que lo que puedan ser las aportaciones del presupuesto.


Señor presidente, una vez que no hemos conseguido que las regiones ultraperiféricas se mantuvieran como regiones en el proceso de convergencia en virtud de su déficits estructurales, sino que hemos salido en función de la renta, tenemos menos cobertura jurídica que antes. Antes, en nuestra condición de Objetivo 1, podíamos aspirar, sin discusión, a la máxima intensidad de las ayudas de Estado y si se aprobara el Tratado constitucional también, porque el reflejo en el derecho primario nos da cobertura jurídica para exigir ese trato. Ahora estamos en un momento complejo a pesar de que hay informes reiterados de la Comisión reconociendo el derecho de la comunidad canaria a intensificar esas ayudas. Por eso, es vital el año 2006 para que el Gobierno de Canarias y el Gobierno de España, de la mano, defiendan la convalidación de los distintos elementos de nuestro Régimen Económico y Fiscal y especialmente de su vertiente fiscal.


Termino, señor presidente, haciendo un ruego, porque tenemos que apostar de verdad por una Europa fuerte. A los territorios, al Estado y a los ciudadanos nos conviene una Europa fuerte. Es cierto que este presupuesto da poca cobertura para una Europa fuerte, pero hay espacio para el optimismo y creo que hay que aprovecharlo. Es necesario que el Gobierno español y los grupos parlamentarios nos despojemos de la gorra del partido, del territorio de aquí o de allí y apostemos de verdad por una

Página 7082


Europa que reconozca la diversidad territorial, cultural y social de las regiones que conformamos el proyecto europeo y por una Europa que mejore su peso específico en el concierto internacional donde claramente hemos perdido posiciones. Es fundamental una Europa sólida en el concierto internacional para contribuir al respeto a la legalidad internacional, reiteradamente vulnerada, para contribuir a la defensa de los derechos humanos y para contribuir a la paz y a la solidaridad en el mundo que nos ha tocado vivir.


Señor presidente, reitero las peticiones de información que he hecho en esta primera intervención.


Muchas gracias.


La señora VICEPRESIDENTA (Chacón i Piqueras): A usted, señor Rodríguez.


Continuamos con el turno del Grupo Mixto y comenzaremos por el señor Rodríguez. Se repartirán el tiempo, diez minutos el señor Rodríguez y cinco cada uno de ustedes, señorías.


Adelante, señor Rodríguez, su turno.


El señor RODRÍGUEZ SÁNCHEZ: Gracias, señora presidenta.


Señor presidente del Gobierno, señoras y señores diputados, el Bloque Nacionalista Galego considera que el Consejo Europeo de Bruselas de los días 15 y 16 de diciembre estuvo muy presionado por una atmósfera circunstancial que llevaba a la mayor parte de los Estados miembros a llegar a un acuerdo a toda costa, porque se trataba de dar la idea de que la Unión Europea funcionaba y no dar sensación de fracaso. Creo que esta tesis o esta obsesión estuvo especialmente presente también en la mentalidad y en la conciencia del Gobierno del Estado español y, específicamente, en la conciencia del señor presidente. No se puede decir, sin embargo, que esta forma de actuar, no aisladamente sino en función de todo un proceso anterior, desde la primera propuesta de la Comisión, haya ahorrado las deficiencias y las dificultades que tenían estos presupuestos. Es más que discutible que sean unos presupuestos equitativos, que sean solidarios y que ahonden en la cohesión. Vamos a intentar demostrarlo juzgando con justicia y rigor los resultados, tal como demanda el presidente del Gobierno, y lo haremos a partir de la utilización de una misma unidad: la de euros constantes 2004.


Pensamos que lo que se ha producido en todo este proceso es el triunfo de la Europa mercantil y el fracaso, una vez más, de la Europa política y social, de la cohesión y del bienestar. No se puede ocultar, porque alguien se encargó además de manifestarlo, que en este negocio tiene, tuvieron y tendrán un papel central Alemania, Francia y Reino Unido. Es más, si a última hora, es decir, in extremis, se elevó algo el presupuesto, fue para beneficiar a los Länder alemanes y también para entrar en un regateo infernal, que queda de manifiesto en las previsiones adicionales, nada menos que el apartado más largo de todo el acuerdo.
Nunca vimos un acuerdo donde las previsiones adicionales fueran muchísimo más extensas y prolijas que el propio acuerdo. También queda de manifiesto en las tasas de cofinanciamiento, que son un verdadero galimatías y que incluso hacen difícil de valorar el resultado final.


Sin duda alguna creemos que el Estado español es un ente de financiación desproporcionado en relación con su riqueza relativa y desde luego está claro que va a ser uno de los contribuyentes fundamentales para pagar la ampliación al este, que se va a pagar fundamentalmente desde el sur. Un hombre tan procaz por su espíritu mercantilista y tan descarado como el señor Blair ya habló claramente de que el alargamiento al este era sobre todo una cuestión de mercado y que en todo caso en esta negociación los grandes perdedores -él, para justificarse en todo caso- eran el Estado español e Irlanda. Lo que es innegable es que el paupérrimo presupuesto comunitario se redujo al 1 por ciento de la renta nacional bruta, de tal forma que los créditos para compromisos quedan en el 1,045 por ciento y, para pagos, en el 0,99 por ciento de la renta nacional bruta. Pueden contrastarlo ustedes con lo que proponía la Comisión, que no es precisamente un club generoso, que era el 1,24 por ciento, y con lo que proponía el Parlamento, de forma paradójica, puesto que debería proponer más, que era el 1,18 por ciento. Ante esto, no cabe más que decir que estamos ante un carácter regresivo de la política de cohesión, que, con las cifras en la mano, pasa, en el presupuesto comunitario, del 0,41 por ciento del periodo 2000-2006 al 0,37 por ciento en el periodo que va a empezar en el año 2007. Pero es que los recursos destinados a política de cohesión son el 30 por ciento más, cuando la población afectada para el nuevo periodo se incrementa en el 130 por ciento. El resultado es una reducción per cápita media de casi el 50 por ciento para políticas de cohesión. Por tanto, los ganadores de este acuerdo y del proceso que se lleva de forma progresiva en la Unión Europea no son los receptores de fondos para acciones estructurales. La propia Comisión reconocía y reconoce que los fondos no compensan los efectos negativos de otras políticas comunitarias, y estoy hablando desde la perspectiva de un país como Galicia que lo conoce por experiencia. Me llama la atención que ahora, en 2005, la propia Comisión reconozca que estos fondos no pagan apenas todo lo que destruyen, en Galicia, todo el sector agrolácteo, todo el sector pesquero y todo el sector naval. Cuando argumentábamos esto en los años 1986 y 1987 nos acusaban de algo así como de antimodernos, histéricos y ultrarradicales, pero es curioso que esto figure ahora por escrito en los documentos oficiales de la Unión Europea.


Galicia es un caso importante, porque en los últimos años financió alrededor del 27 por ciento del gasto de capital para inversiones con fondos estructurales, y en los próximos años va a perder un 40 por ciento de recursos de política de cohesión. Por tanto, va a tener más dificultades para alcanzar la renta media no de la UE a 15 sino de la UE a 27. Es verdad, como ha dicho

Página 7083


el señor presidente del Gobierno, que el Estado español, como Estado, consiguió un fondo de cohesión de 3.250 millones de euros. En todo caso, debemos contrastar que en el periodo 2000-2006 fueron 12.421 millones de euros; la caída es espectacular, creo que eso no se puede negar. Además, tengan en cuenta que de los 3.250 millones de euros solamente la mitad pueden ir destinados a obras de infraestructuras. Hacemos la siguiente observación: un PEIT que cuesta nada menos que 210.000 millones de euros en el horizonte del año 2020 solamente va a poder ser financiado por el Fondo de Cohesión con el 1 por ciento. Creo que esto va a provocar un cambio radical en la forma de actuar del Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado.


Hablemos más pormenorizadamente de Galicia, a un sector de cuya opinión pública represento en este momento. Utilizando con el mayor rigor las fórmulas de cálculo posibles, las que hay que utilizar, nosotros participaríamos en el fondo dedicado a la convergencia con 3.506 millones de euros. Imaginemos que, en el mejor de los casos, el Estado hace un reparto tan dadivoso -que nunca fue así con el Fondo de Cohesión- que del Fondo de Cohesión del Estado le corresponda a Galicia el 5 por ciento: serían 162 millones de euros. Imaginemos además que del porcentaje del Feder para I+D nos correspondan 296 millones de euros, con los cálculos que más o menos subyacen en las reglas de juego. Tendríamos un total de 3.966 millones de euros. En el periodo 2000-2006 fueron 6.791 millones de euros. La pérdida en términos homogéneos es de 2.824 millones de euros, un 41 por ciento menos. Es decir, Galicia tendrá anualmente 403 millones de euros menos en los sucesivos presupuestos. Creo que esto obliga a que por lo menos se hagan dos cosas para irnos preparando: primero, que la gestión de los fondos sea plena por parte de la comunidad autónoma a la que corresponden y, segundo, que se discuta en la Comisión mixta como se van a repartir los fondos Feader y los fondos FED, que ahora ya no entran en los fondos estructurales, porque esto es fundamental.


Creo que la Comisión Europea y el Parlamento Europeo hicieron una propuesta que no era esta. ¿Cómo es posible que sin que haya aún un acuerdo interinstitucional se dé ya por sentado que el acuerdo del Consejo va a ser el que va a ir a misa? Solamente cabe una respuesta: porque estamos ante una Unión Europea profundamente antidemocrática. Yo creo que las claves de las dificultades del propio Gobierno español están en sus propios documentos. Hay un documento ilustrativo muy bien hecho, que se llama Las perspectivas financieras 2007-2013, de Alberto Navarro y Enrique Viguera, los representantes del Estado español, que dicen algo que echa luz sobre la cuestión. El problema es la desventaja del Estado español, porque se interpreta rígidamente el acervo comunitario en relación con el Fondo de Cohesión que ligeramente pudo ser modificado, pero solamente ligeramente, y después el deseo de congelar los gastos.
Esto sí que es terrible para la política de cohesión y, por tanto, para el Estado español. El tercer elemento, un elemento financiero, es el cheque británico. Todo esto, combinado con el peso profundo de los Estados centrales y el peso más que relativo del Estado español, da como resultado las dificultades. Leo literalmente: No se puede exigir a España, dicen los representantes oficiales del Estado español cuando era la propuesta de la Comisión, que contribuya de una manera desproporcionada a la financiación de las siguientes propuestas financieras y que asuma una cuota que va más allá de la que debe razonablemente corresponderle, mientras países miembros más prósperos ven relativamente poco cambiada su situación financiera con respecto a las actuales propuestas financieras, a pesar de que haya tenido lugar la ampliación. Hay que recordar que la propuesta de la Comisión resultaría, en un esfuerzo financiero de España, superior al doble de la media de la Unión a 15 y a cerca del triple de algunos países con renta per cápita superior a la española. Con dicha solución se puede decir, utilizando un lenguaje llano, que a más de uno la ampliación le saldría barata y que incluso le puede hasta salir gratis, lo cual no resultaría justo. Termino diciendo que hay otro problema y es que en todo caso los intercambios mercantiles y financieros con la Europa de la ampliación no nos son favorables.


Muchas gracias.


La señora VICEPRESIDENTA (Chacón i Piqueras): A usted señor Rodríguez.
Muchas gracias.


Continuamos con el señor Labordeta en el mismo turno del Grupo Parlamentario Mixto.


El señor LABORDETA SUBÍAS: Gracias, señora presidenta.


Señor presidente, los días previos a la última cumbre europea ya hicimos pública nuestra postura en la que considerábamos necesario un cambio en profundidad de la primera propuesta de la Presidencia europea de cara a los presupuestos de la Unión Europea para el período 2007-2013 y es que como criterio político creemos que si queremos más Europa necesitamos más presupuestos de la Unión, no una política de recortes que perjudican las políticas de solidaridad y de convergencia económica. No solo lo decimos como Chunta Aragonesista sino que el propio Parlamento Europeo y la Comisión Europea han aprobado, instado y hecho recomendaciones en numerosas ocasiones en este sentido. Ayer mismo se manifestaba nuevamente el Pleno del Europarlamento, alertando sobre los recortes económicos en materias tan sensibles como educación, acción social o cultural., eso que hay que reconocer que se ha mejorado respecto a la primera propuesta, finalmente descartada, que había sido efectuada por la Presidencia británica de la Unión Europea, ya que era claramente insatisfactoria y fuertemente minimalista, ya que preveía reducir el presupuesto comunitario al 1,03 por ciento de la renta

Página 7084


bruta de los países de la Unión, un 0,3 por ciento menos que la anterior propuesta luxemburguesa. La propuesta británica no solo no contemplaba, era evidente, el futuro de la Unión con la suficiente profundidad, sino que, además, perjudicaba la solidaridad y la convergencia económica de los países miembros desarrollados e impedía una construcción europea fuerte y cohesionada, limitándola social y financieramente. Sin embargo, el acuerdo alcanzado finalmente mejora con datos objetivos la propuesta inicial, ya que aumenta en 15.000 millones de euros. Esto lo vamos a reconocer, aunque ya hemos visto como algunos grupos políticos no quieren darse cuenta ni que cuando sale sol es de día, pero este nuevo acuerdo también suscita dudas e incertidumbres. ¿Será suficiente para afrontar con éxito los retos de la Europa del siglo XXI?

Más temores. ¿En qué situación quedan las distintas comunidades autónomas que van a perder inevitablemente fondos europeos? Dicho de otro modo y dándole la vuelta al manido piensa global y actúa local, ¿cuál será la situación real en la que quede la percepción de fondos de las diferentes comunidades autónomas una vez que se han acordado las grandes cifras? Y es que, repito, aunque hay datos objetivos beneficiosos en este nuevo acuerdo, como el importante fondo para el plan de investigación, desarrollo y tecnología, propia de territorios que ya cuentan con una renta per cápita alta y necesitan mejoras de productividad, ya sabíamos también que había recortes de fondos por haber alcanzado los mínimos estadísticos de los países más desarrollados. Sin embargo, los fríos números no permiten trasladar estas alegrías de crecimiento económico a todos y a todos los lugares, y es que, señor presidente, tras las grandes cifras de estos acuerdos también se esconden las pequeñas realidades llenas de nombres y apellidos que ya han visto como durante años por perverso e injusto efecto estadístico se quedaban fuera de los fondos más sustanciosos de la Unión Europea, los del Objetivo 1, y, de rebote, de los fondos de compensación interterritoriales de los Presupuestos Generales del Estado. Se han generado situaciones injustificables y sangrantes para despobladas y envejecidas comarcas turolenses, las despobladas y envejecidas comarcas zaragozanas o el Alto Aragón.
Compartimos y aplaudimos que las regiones de Objetivo 1 puedan seguir recibiendo hasta 1.300 millones hasta 2013 y existen compensaciones de 3.700 millones de euros para las ya excluidas, pero territorios como Aragón, que no han percibido nunca estos fondos, ven ahora como, encima, los fondos que se recibían también tendrán una reducción importante que supone menos recursos y que se calcula en un 25 por ciento. ¿Cómo se van a compensar desde el Gobierno, si es que se piensa hablar en estos términos, esas pérdidas, esa injusticia y la exclusión de todos estos años?

Finalmente, ante la crisis de construcción futura de la Unión Europea tras el no al Tratado constitucional por parte de diversos Estados, creemos que es poco conformarnos con el dicho de que siempre será mejor un mal acuerdo que volver a la situación de parálisis y desconcierto. No nos gustaría, al menos desde Chunta Aragonesista, que se aprovechara esa necesidad de salir adelante como sea para intentar rebajar objetivos y limitar los aspectos sociales de educación e investigación propuestos y aprobados en la agenda de Lisboa. Vuelvo a repetir, para concluir, que en estas interminables negociaciones tenemos que ir con una idea muy clara, beneficiosa para todos y que no perjudique a nadie. Si queremos más Europa, debemos tener más presupuesto comunitario. Queremos una Europa de máximos y no de mínimos.


Muchas gracias, señora presidenta. Muchas gracias, señor presidente.


La señora VICEPRESIDENTA (Chacón i Piqueras): A usted, señor Labordeta, muchas gracias.


Finalizamos el turno del Grupo Parlamentario Mixto con la intervención de la señora Barkos.


La señora BARKOS BERRUEZO: Gracias, señora presidenta.


Señorías, señor presidente, el debate de hoy ha transcurrido una vez más por derroteros dinerarios que siendo asunto fundamental cierto, de alguna manera, y esto nos preocupa, ocultan el reto verdadero de la construcción europea y de nuestra implicación en ella. Cuando hablo de nuestra implicación hablo de la de los ciudadanos, en un proceso que una vez más, lo apuntaba anteriormente mi compañero de grupo, el señor Rodríguez, y coincido plenamente con él, adolece de falta de elementos sustancialmente democráticos. No es la primera vez que Nafarroa Bai alude a este déficit democrático al tratar cuestiones de la Unión Europea, pero es que esta repetición responde simplemente a que finalmente la realidad es muy tozuda. Por ejemplo, en el debate de hoy hemos hablado muy poco de unos presupuestos que, quiero recordarlo, a la vuelta de la cumbre el Parlamento Europeo ha amenazado con rechazar, y en esa tesitura seguimos además. La Cámara los ha recibido con el recordatorio, por ejemplo, de que no son efectivos hasta que no son votados por los europarlamentarios.
No es la única de las críticas, hay otras enormemente severas sobre todo por parte de unos europarlamentarios que se encuentran con un Legislativo que no podrá mover ni una coma del proyecto que ha caído en sus manos.
Esta protesta no es minoritaria. Quiero recordar que la encabezan el Grupo Socialista, el Grupo Popular y el Grupo Liberal. Se me dirá que al final prevalecerán las órdenes que se dé a cada uno de estos grupos desde las instancias correspondientes, pero el déficit en este modo de trabajar, de pergeñar los presupuestos europeos, ese déficit democrático ya está apuntado ni más ni menos que por el grueso de la Cámara, y no es el único déficit.


La pugna esta tarde, el eje central del debate en torno a si lo conseguido es mucho, poco o regular, y entiendo que es en lo que lo quiere centrar el grupo principal de

Página 7085


la oposición, que no es ni toda la oposición ni la mayoría de la Cámara, esa pugna en torno a lo mucho, poco o regular que se haya podido conseguir vuelve a hurtarnos de nuevo otro debate fundamental, que es el camino que está recorriendo el Estado español, que estamos recorriendo sus ciudadanos en la equiparación de renta y PIB hacia los primeros puestos de entre los socios europeos. Y si el objetivo es llegar, el reto evidentemente es hacerlo en las mejores condiciones, pero no es el único.
Se ha apuntado también, lo ha hecho alguno de los portavoces en la Cámara, que los hombres y las mujeres de los países que se incorporan tienen los mismos derechos que los ciudadanos de los Estados miembros anteriormente. Este hecho de justicia tan básico y tan evidente, sin embargo, es permanentemente silenciado en el debate. Finalmente, vuelvo al principio, hurtar a los ciudadanos este punto fundamental de la discusión vuelve a ser un nuevo elemento de déficit democrático en la construcción europea, que creo que es lo que hoy nos ocupa. (El señor presidente ocupa la Presidencia.)

Para terminar, una tercera duda, y la expreso además en estos términos, que nos queda en torno a la legitimidad y además y sobre todo en este caso en torno a la efectividad de esta manera de trabajar. Según el acuerdo alcanzado el pasado fin de semana -eso sí, antes de ser aprobado, insisto, por el Parlamento Europeo-, nos queda un periodo de siete años, un tiempo de trabajo -queremos saber si esto es así-; un tiempo de trabajo, que no de respiro, en el que estructurar herramientas para establecer otro modo de trabajo en relación con la Unión. El Estado español, y al Gobierno le corresponde empezar a explicar su proyecto, debe empezar a dibujar cuál será su papel en la redistribución de fondos y riqueza a futuro. Pero nos queda todavía más, nos queda mucho camino por recorrer si queremos ser también vanguardia -y creo que hay que ser ambicioso- en proyectos dirigidos a ámbitos fundamentales. Y destacaría tres: medio ambiente, I+D+i y biotecnología. En I+D+i, por ejemplo, nos queda conocer con cierta exactitud en qué se van a emplear esos 2.000 millones de euros. Hablamos de proyectos europeos en estos tres ámbitos fundamentales en los que hoy sí que no estamos ni de lejos en el grupo de cabeza, y ese sí es el futuro y eso no se soluciona, parece evidente, con fondos estructurales. De todo eso, señor presidente, hemos hablado hoy más bien poco, por no decir nada, en el seno de este debate. Esperamos tener ocasión de poder escucharlo en turno de respuesta. Desde luego, a Nafarroa Bai nada le agradaría más.


Señor presidente, señora presidenta, muchas gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Gracias.


Tiene la palabra por el Grupo Socialista el señor Pérez Rubalcaba.


El señor PÉREZ RUBALCABA: Gracias, señor presidente.


Señor presidente del Gobierno, señoras y señores diputados, subo a esta tribuna para exponer la posición del Grupo Parlamentario Socialista en relación con la cumbre celebrada la semana pasada en Bruselas. Quisiera empezar por valorar el acuerdo alcanzado en relación con las perspectivas financieras para el periodo 2007-2013. Creo que son unas buenas perspectivas, lo son para España y lo son también para Europa. Por ello, quiero iniciar mi intervención por felicitar al Gobierno español y muy especialmente a su presidente, porque a nuestro juicio ha negociado bien.
Ha negociado teniendo en cuenta los intereses de los ciudadanos españoles, pero sin olvidar que además de ciudadanos españoles también somos ciudadanos europeos.


Reduciré mi intervención a las perspectivas financieras. Es cierto que se tocaron otros temas importantes en este Consejo, como los temas de la política antiterrorista, pero el presidente ha hecho una mención que entiendo que me evita en buena medida glosarlos en esta tribuna. Para hablar de perspectivas financieras, que es a lo que dedicaré mi intervención, seguro que no es ocioso recordar el contexto en el que se ha producido esta negociación. Es verdad que se han negociado los presupuestos de la Europa a Veinticinco, para ser más exactos de la Europa a Veintisiete, en definitiva, los presupuestos de la nueva Europa; una Europa en la que nuestro país ocupa, por las razones que expondré a continuación, un puesto bien distinto al que ocupaba cuando ingresamos en 1986 en la Unión Europea. En un doble sentido, en sentido real, vamos a llamarlo así, porque España ha crecido económicamente, lo que significa que nos hemos acercado a los países más prósperos de la Unión Europea, hemos mejorado nuestra posición relativa en lo que se refiere a la Europa a Quince; y también en un sentido estadístico, porque al entrar diez nuevos países, doce con la ampliación prevista, todos los cuales son más pobres que España, nuestro país ha mejorado su posición relativa en el ranking de países en lo que se refiere a la Europa a Veintisiete.


Les daré los datos para medir la magnitud de este doble proceso que acabo de describir. Cuando España ingresó en el año 1986 teníamos el 67 por ciento de la renta media europea; en el año 1990 pasamos al 87 por ciento; en el año 2000 pasamos al 92 por ciento, y actualmente estamos en el 97 por ciento de la renta media europea. Y ello básicamente porque hemos recibido fondos comunitarios, importantes ayudas de los países más prósperos de la Unión y también -como se ha recordado aquí en alguna intervención- porque hemos sido capaces de utilizar bien esos fondos. Es verdad que los países que entran son considerablemente más pobres que el nuestro; de hecho, su renta media está en el 50 por ciento de la renta media de la Europa a Veintisiete. Desde estas perspectivas, las dos, que hemos ampliado la Unión y que hemos mejorado nuestra posición porque hemos crecido más -gracias, entre otras cosas, a los fondos comunitarios-, desde esta perspectiva era evidente, y todo el mundo lo sabía, que en este Consejo

Página 7086


España tenía que dejar de percibir algunos fondos de cohesión y estructurales, pero por las dos razones: porque hemos crecido y porque hemos ampliado. Dicho de otra manera: si no hubiera habido ampliación, España también hubiera dejado de percibir fondos comunitarios porque hemos crecido, porque hemos mejorado nuestra posición relativa, porque hemos pasado el 90 por ciento de la media de los países de la Europa a Quince por un doble motivo, y esto lo enfatizo tanto porque una buena parte del discurso de la oposición -del señor Rajoy en concreto que, como siempre, no está- se ha basado justamente en la confusión deliberada entre ambos conceptos, entre los presupuestos que se han aprobado, las perspectivas financieras, el saldo neto de esos presupuestos, nuestra posición en esos presupuestos y el doble efecto que se ha considerado en este momento en Europa, que es nuestro crecimiento y la ampliación. En concreto, el señor Rajoy ha basado una buena parte de su intervención en unos gráficos que ha exhibido y que yo voy a exhibir aquí también, aunque son del PP; concretamente en este gráfico. Si no lo ven SS.SS., se lo leo. Pone: Coste de la ampliación para distintos países, con la propuesta británica, que es la que se ha aprobado, y la gráfica de España tiene exactamente la cifra de 42.000 millones de euros. Pues bien, esos 42.000 millones de euros no es el coste de la ampliación, no lo es, es el saldo neto de nuestro país en las perspectivas 2007-2013. Saldo neto que respecto a las perspectivas anteriores oculta dos efectos distintos: el efecto estadístico de la ampliación y el efecto de nuestra mejora económica y, por tanto, los fondos que perderíamos en cualquier caso. Se lo digo de otra manera: si no hubiera habido ampliación también hubiéramos perdido dinero, como todo el mundo reconoce en esta Cámara. Es decir, una buena parte de esta columna que ha utilizado el señor Rajoy para acusar al presidente del Gobierno de una negociación nefasta, una buena parte, el 60 por ciento aproximadamente, no son costes de la ampliación, no lo son. Por tanto, este gráfico es equívoco, por no decir que es una mentira, porque no son costes de la ampliación. (Aplausos.) Me he traído un pequeño rotulador para convertir el gráfico en un gráfico verdadero. Bastaría con hacer así, y tachar. (Risas.) Ahora ya sí, ahora son costes de la ampliación. Para que todo el mundo lo entienda.
(Aplausos.)

Naturalmente, a partir de esta mentira -porque él aquí ha acusado a la gente de mentir, concretamente al presidente del Gobierno, cuando ha sido él quien ha mentido-, todo su razonamiento lo es. Ha vuelto a mentir cuando habla del porcentaje de PIB que -digámoslo así- nos ha costado la ampliación; no es verdad. Lógicamente cuando ha pronunciado la frase más melodramática del discurso, mirando al presidente del Gobierno, le ha dicho: Hemos pagado el 25 por ciento de la ampliación -lo que supone que es el 25 por ciento de la ampliación-, y España contribuye a Europa o es el 8 por ciento en términos de PIB. Esa ha sido la gran contradicción que ha mencionado. Hemos pagado el 25 por ciento de la ampliación, pero España en realidad es el 8 por ciento en términos de PIB. Realmente esta frase solo tiene una verdad y es que somos el 8 por ciento -algo más, casi el 9-, porque no hemos pagado el 25 por ciento de la ampliación; no es verdad. Si no hubiera habido ampliación, también hubiéramos perdido dinero; el 60 por ciento de lo que esgrime el señor Rajoy. (Varios señores diputados: ¿Cuánto, cuánto?)

En resumen, hay que tener amor por el riesgo para subir, como ha hecho el señor Rajoy, a esta tribuna, decirle al presidente del Gobierno que ha mentido y esgrimir unos gráficos que todo el mundo puede tener y que son mentira. Señor Rajoy, hay que tener amor por el riesgo. (Aplausos.) Les diré más, tratándose del señor Rajoy reconozcamos que es doble amor por el riesgo. Y ya cuando hablan de la Cámara de los Comunes, realmente nos lo ponen bastante fácil. Yo no quiero hablar de la Cámara de los Comunes, porque digamos que allí tampoco se dice siempre la verdad. Por ejemplo, recuerdo que alguien dijo en la Cámara de los Comunes algo de las armas de destrucción masiva en Irak. ¿Se acuerdan ustedes? (Aplausos.) Aquí también. En esta tribuna también, en esta tribuna el señor Rajoy formuló una frase -él, que parece que no miente mucho- en la que decía: Salvo el Partido Socialista, todo el mundo sabe que Irak tiene armas de destrucción masiva. Por tanto, hay que ser muy arriesgado para salir aquí y acusar a alguien de mentir cuando se mintió aquí y hoy mismo se ha vuelto a hacer y además con un gráfico. En definitiva, se ha mentido con un gráfico que es cuantificable; es una mentira de más de 20.000 millones de euros. Una mentira cuantificable que esconde otra mentira cualitativa que forma parte del eslogan con el que el PP ha recorrido las radios y las televisiones estos días diciendo que España es la pagana de la ampliación. Pues no es verdad, y no está el señor Rajoy, pero igual me oye y tiene el valor de decir que lo que ha esgrimido aquí como costes de la ampliación son costes de la ampliación cuando no es verdad. El 40 por ciento de lo que el señor Rajoy llama costes de la ampliación son los costes de la ampliación, el resto son los costes de nuestro crecimiento presupuestario; aquellos que hubiéramos pagado en todo caso, aunque no hubiera habido ampliación a Veinticinco ni a Veintisiete. Esa es la realidad, señoras y señores diputados, sin entrar en otras consideraciones sobre los costes de la ampliación; ampliación que debo decir que no es mi terminología preferida.


En esta Cámara tuvimos un debate en relación con Luxemburgo y en aquel momento nosotros apoyamos la posición del Gobierno español, que dijo no al acuerdo final de esa cumbre que se estaba preparando, entre otras cosas, porque no cubría los objetivos que el Gobierno mismo había formulado en esta Cámara con carácter previo y, desde luego, a lo largo de todo el Consejo. La pregunta que habría que hacerse en este momento es si en este Consejo hemos cubierto los objetivos. La respuesta del presidente ha sido sí y la nuestra es sí también. Los hemos cubierto, hemos cubierto y alcanzado objetivos

Página 7087


que no logramos alcanzar en la cumbre de Luxemburgo. Es verdad que el presupuesto de la Unión -y se ha dicho aquí- ha disminuido en relación con el presupuesto que se estaba considerando en el frustrado acuerdo de Luxemburgo; es verdad que estamos en el 1,045 por ciento. A nosotros también nos hubiera gustado, y nos gustaría, que el Parlamento pudiera subir ese presupuesto, es cierto; pero no debemos olvidar que ese presupuesto, que es porcentualmente más bajo, esconde una mayor capacidad de maniobra para la Unión Europea, entre otras cosas, porque el cheque británico ha disminuido y, por tanto, con el mismo porcentaje podemos hacer más cosas porque vamos a pagar menos dinero a los británicos.


Escuchar aquí a la oposición exigirle al presidente del Gobierno que pelee por aumentar el presupuesto neto no sé si es un poco fuerte, porque nosotros no somos contribuyentes netos y que un país que no es contribuyente neto, que no lo ha sido nunca y que no lo va a ser hasta el año 2013, por lo menos, les diga a los contribuyentes netos que suban su presupuesto, reconozcan ustedes conmigo que es pedir un poco demasiado.
Lo cual no quiere decir que nosotros no queramos que haya más presupuesto, porque es verdad, como han señalado distintos portavoces, que también a nosotros nos gustaría que Europa dispusiera de más presupuesto para hacer, entre otras cosas, más políticas de cohesión.


Primer objetivo que se ha cubierto: Tenemos un presupuesto que entendemos que es suficiente. Segundo objetivo, muy importante para España -el primero tiene que ver con la concepción de Europa, el segundo con nuestros intereses concretos-: Tenemos una mayor gradualidad a la hora de considerar la pérdida de los fondos de cohesión y estructurales que nos corresponden en razón del doble efecto que estoy comentando en esta tribuna: el efecto estadístico, la ampliación, y que hemos progresado, hemos crecido y estamos más cerca de los países más ricos. El Gobierno español ha conseguido introducir una mayor gradualidad en ese proceso de pérdida de fondos -en concreto, hasta el año 2013 vamos a seguir percibiendo fondos de cohesión- y se han introducido mecanismos para que las regiones que salen del Objetivo 1 también tengan una mejora, digamos, temporal en la pérdida de fondos que les corresponden porque somos más ricos, como se ha dicho también en esta tribuna en muchas ocasiones.
También aquí hemos conseguido algo que no conseguimos en Luxemburgo. Se ha recordado aquí -volveré sobre eso al final de mi intervención-, y es cierto, que en la propuesta de la Comisión del año 2004 -febrero de 2004, para ser exactos- los fondos de cohesión se dejaban de percibir taxativamente en 2007; que en Luxemburgo el Gobierno consiguió dos años más sobre la propuesta inicial de Junker, que eran dos -por tanto, cuatro-, y que el Gobierno ha conseguido en esta propuesta británica siete años. Por tanto, hemos alcanzado un objetivo, que era introducir gradualidad en la pérdida de los fondos que nos corresponden, repito, entre comillas -entiéndanme bien-, en razón de que hemos crecido más y de que queremos ser tan solidarios con los países que entran como los que estaban fueron cuando nosotros entramos. De eso no se ha hablado aquí, a eso se le llama coste de la ampliación, pero se podría también dibujar desde otra perspectiva política, por ejemplo, la de la solidaridad necesaria con quien entra; solidaridad que, repito, nosotros tuvimos cuando entramos.


Ha sido una buena negociación también porque se han alcanzado objetivos que el presidente enunció aquí, que no había podido conseguir en Luxemburgo y que le permitieron explicar en el Parlamento español por qué había dicho que no a un acuerdo, el de Luxemburgo, que para algunos era un acuerdo posible. Concretamente, la creación de dos fondos: un fondo de I+D+i, asignado específicamente a España, de 2.000 millones de euros, y un fondo de inmigración que, según los cálculos del Gobierno y de la Unión Europea, va a alcanzar en torno a los 800 millones de euros. El primero, de I+D+i, acompaña a un cambio en la política de investigación y desarrollo que ya España había conseguido en el Consejo de Luxemburgo y que conviene no perder de vista, y es que los 72.000 millones de euros que hay destinados en estas perspectivas financieras a investigación y desarrollo no solo se repartan con criterios de excelencia, sino que también se repartan para cerrar, para suturar la llamada brecha tecnológica; criterio que es evidente que a nuestro país le interesa extraordinariamente. A este cambio en las orientaciones de los fondos de I+D+i se ha añadido la creación de un fondo específico para nuestro país, justamente para cerrar esa brecha tecnológica que, sin duda, y están todos los análisis económicos a disposición de los señores diputados, es uno de nuestros frenos más importantes a la hora de discutir, por ejemplo, el porqué nuestra competitividad no avanza. Dos fondos nuevos: inmigración, que es ya política comunitaria porque España lo quiso, que en tan solo un año, desde la decisión de hacer política comunitaria, se ha convertido en una política también presupuestaria -recuerden los señores diputados lo difícil que es trasladar políticas a presupuesto en la Unión Europea-; en tan solo un año hemos convertido una política común en una política con apoyo presupuestario común. Evidentemente son dos fondos que afectan claramente a España, por qué no decirlo claramente, porque tenemos una brecha tecnológica y porque tenemos dificultades con la política de inmigración. Por tanto, son fondos que avanzan, si me lo permiten, un nuevo concepto de cohesión. La cohesión de 1992 era una cohesión de infraestructuras, la cohesión del futuro es, sin duda, una cohesión social, de integración de inmigrantes, y tecnológica. En eso está trabajando el Gobierno y creo que es el gran éxito de este Consejo de Bruselas.


Ha sido pues una buena negociación, a pesar de que no era fácil, y no era fácil porque, en contra de lo que se ha dicho aquí, esta negociación no ha durado un año y medio, no, ha durado casi tres años. De hecho, el primer papel de perspectivas financieras 2007-2013 llegó a

Página 7088


España en febrero de 2004; en ese documento no había fondos de cohesión y el Gobierno entonces no dijo absolutamente nada, es decir, renunció a los fondos de cohesión. Es un papel que no sale de la nada, es un papel en el que se llevaba trabajando en las instancias comunitarias tiempo, por tanto, se supone que el Gobierno español había tenido ocasión de conocerlo, discutirlo y evaluarlo. Nada dijo sobre aquello. Y, créanme, para el Gobierno entiendo que ha tenido que ser muy difícil introducir una nueva categoría de países en las dos que ya se habían creado cuando el Gobierno socialista tomó posesión. Solo había dos categorías de países: los de la cohesión y los que no tenían cohesión. Se había olvidado el Gobierno del PP de defender una categoría no poco importante para nosotros, la de aquellos países que abandonan la cohesión, la gradualidad a la que me venía refiriendo antes. Esa categoría se ha creado en este Consejo y es muy importante porque en ella está España. De eso se olvidó el PP, de eso se olvidó el PP del señor Rajoy que ahora tiene -permítanme la expresión- la desfachatez de venir aquí a reclamar al Gobierno actual lo que ha conseguido porque, entre otras cosas, el Gobierno anterior se olvidó de defenderlo para España. Hay que decir las cosas con claridad. (Aplausos.) Como conviene recordar, y ya lo dijimos aquí en su momento, que el famoso cheque británico se reasignó en cuanto a su financiación en el Consejo de Berlín. Es verdad que yo recuerdo la foto del señor Aznar fumándose un Habano -y debo decir que ahora que no puedo fumar le envidio extraordinariamente-, pero en aquel momento, mientras el señor Aznar se fumaba un Habano -porque es verdad que había conseguido mantener lo que el pedigüeño González logró en 1992-, a nosotros nos hacían un pequeño avío, si me permiten la expresión, porque cuatro países, Austria, Holanda, Alemania y Suecia, conseguían escabullirse del cheque británico y a nosotros nos cargaban hasta el 20 por ciento del cheque británico, y ese ha sido el problema del Gobierno actual: el olvido del señor Aznar en relación con el cheque britá-nico (Varios señores diputados: ¡Sí, muy bien!- Aplausos.), y eso conviene decirlo. En resumen, que cuando el señor Rajoy sube a esta tribuna y dice esas frases que tanto le gusta decir a él: "estábamos preparados para perder dinero", para, y dice a continuación: "pero no tanto". Yo le digo: estábamos preparados para perder dinero, estábamos preparados para perder mucho más dinero. Fondos de cohesión y cheque británico, para eso dejaron ustedes preparado a nuestro país (Aplausos.) en una negociación que, por cierto, no recibió las críticas que hoy hemos oído de boca del señor Rajoy.


Termino ya con dos o tres consideraciones finales. Una primera respecto a los aliados. También se ha hablado aquí, lo ha dicho el presidente del Gobierno y creo que es muy bueno enfatizarlo. Creo que este Consejo, que ha tenido buenos resultados para España, en parte es fruto de una política exterior acertada que nos ha permitido recuperar un puesto en Europa al lado de aquellos a los que nunca debimos abandonar, que son Francia y Alemania. Me alegra que no haya habido acusaciones aquí a la insolidaridad de Alemania porque en esta Cámara las hemos oído de boca del señor Rajoy. Hoy ya no, algo hemos avanzado. Francia y Alemania, que junto a España y algunos otros países como Italia han liderado lo que entiendo que ha sido una de las claves fundamentales de este Consejo, que es justamente conseguir que el cheque británico empiece a disminuir.
Hemos estado donde había que estar, hemos estado con los que había que estar, y el resultado es que hemos tenido un buen acuerdo en el Consejo de Bruselas, y ese es, entre otras cosas, el resultado de una política exterior acertada que nos ha sacado del córner de la Unión Europea y nos ha colocado exactamente donde siempre estuvimos, en el centro del campo con los países centrales de la Unión. Ha sido una buena negociación, fruto de una buena política exterior en relación con Europa, de una rectificación que este Gobierno introdujo correctamente en nuestra disparatada política exterior.


Hemos oído en esta tribuna un discurso extremadamente duro del señor Rajoy, con acusaciones extremadamente graves, que ha merecido, y así lo hemos hecho, una réplica por parte del Grupo Socialista. Hemos oído comparaciones inigualables, porque a juicio del señor Rajoy este Consejo es solo comparable a Trafalgar, a la Armada Invencible o a la Guerra de Cuba. Es verdad que a continuación ha dicho que era el mejor acuerdo posible, y el resultado de ambos razonamientos nos llevaría a la deducción de que Trafalgar es la mejor derrota posible, pero no es eso lo que yo quería decir. Yo quería decir otra cosa. Fíjense en el nivel de exageración de las comparaciones del señor Rajoy, le pasa lo que a esos cantantes que empezaron tan alto que se quedaron sin tono. La pregunta que cabe hacerse es qué va a decir en el próximo, porque si esto es Trafalgar el próximo puede ser la guerra europea, el holocausto nuclear.
¿Qué va a decir? Es que ustedes han subido mucho el tono y se están quedando sin graves y sin agudos. (Aplausos.) Pero lo más importante es que, aunque han subido mucho el tono, no han olvidado un vicio muy feo que ustedes contrajeron en el Gobierno y que en buena parte les ha llevado a estar donde están, que es el de mentir, y creo que lo he demostrado en esta tribuna con un gráfico. (Rumores.) Sí, me van a escuchar hasta el final. Les voy a recordar que yo soy aquel, como el de la canción, que un día les recordó a ustedes que España merecía un gobierno que no les mintiera, y hoy les tengo que decir que España merece una oposición que no mienta tanto, eso es lo que les tengo que decir.
(Aplausos.)

Termino ya como comencé, agradeciéndole al presidente su trabajo. Creo que este Consejo se recordará, igual que el de Edimburgo, el del pedigüeño, se ha recordado durante mucho tiempo, porque creo que es un Consejo de futuro, no solo porque nos ha ido bien a los españoles, porque creo que le ha ido bien a Europa, porque ha señalado las dos líneas que a mi juicio van a conformar la política de cohesión europea en los próximos años, la cohesión social, la integración social

Página 7089


y la cohesión tecnológica. En ese sentido, creo que es un Consejo de presente, pero sobre todo de futuro, y por eso le reitero mi agradecimiento al señor presidente del Gobierno. (Prolongados aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Contestación por el señor presidente del Gobierno.
Adelante, señor presidente.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rodríguez Zapatero): Muchas gracias, señor presidente.


Quisiera en esta intervención iniciar una aproximación a lo que puede ser una valoración de conjunto del acuerdo -luego entraré en las cuestiones que afectan más directamente a España-, en torno (Rumores.) al acuerdo general para Europa relativo a las perspectivas financieras. Ya califiqué en mi intervención inicial ese acuerdo como positivo, porque, después de un espacio de tiempo en el que el Consejo Europeo había emitido señales preocupantes de parálisis y de crisis, habíamos remontado una posición conjunta de acuerdo. Ese es en sí mismo un factor enormemente positivo.
Pero, más allá del hecho del acuerdo, el contenido del acuerdo subraya dos aspectos esenciales de cómo ha decidido afrontar la Unión Europea el próximo período 2007-2013. Podríamos resumirlos en solidaridad e innovación. Una solidaridad que se expresa en que los países de la ampliación, los 12 países, sumando a Rumanía y a Bulgaria, van a recibir de la Unión Europea a 15, de la mayoría de los países que han formado la Unión Europea a 15, 140.000 millones de euros, para su desarrollo y para su progreso -repito, 140.000 millones de euros-, esos 12 países, con un esfuerzo evidente de solidaridad. Países con los que además existe, por razones históricas, seguramente más distancia política, social y cultural, de lo que representaba la Unión Europea a 15. ¿Qué representa esto? Que la Unión Europea, con este acuerdo de perspectivas financieras, afirma y reafirma que su seña de identidad principal es la solidaridad, en este caso con los países llamados del Este. Y, como presidente del Gobierno de España, que es un país solidario, puedo decir que me siento muy orgulloso de haber votado estas perspectivas financieras, que dan solidaridad a tantos pueblos que tienen una renta per cápita de en torno al 40, al 50 y al 60 por ciento, como en su día pasó con nosotros.
(Aplausos.)

Es la seña de identidad de Europa porque la decisión más importante de estas perspectivas financieras era la política hacia la ampliación, la política de la cohesión. Pues bien, se ha reafirmado y de qué manera: 140.000 millones de euros en 7 años, que sin duda alguna transformarán esos países, en beneficio de todos. Saldrán ganando ellos, pero saldrá ganando el conjunto de la Unión Europea, porque ese progreso y ese crecimiento económico desarrollarán mercados y posibilidades, entre otros para España, a nuestras empresas, muchas de las cuales tienen un posicionamiento muy favorable para contribuir, con su fortaleza tecnológica, al desarrollo de estos países. Segunda idea que está en estas perspectivas financieras y que pone de manifiesto que Europa mira al futuro, lo anticipa y es consciente de cuál es el esfuerzo mayor que necesitamos para cumplir Lisboa, que es un objetivo de la Unión, una exigencia y una obligación de cada Estado miembro. ¿Por qué? Porque lo más relevante, desde el punto de vista cuantitativo y cualitativo, de estas perspectivas financieras es el aumento en políticas y por tanto en gasto de innovación.


Quiero recordar que el capítulo relativo a la competitividad que representa para el programa marco el 75 por ciento aumenta un 75 por ciento, que hay 10.000 millones de euros para investigación e innovación y que, además, España, quizás como elemento significativo de cuál es el compromiso decisivo y el objetivo básico de este Gobierno en ese horizonte, de modernización, de crecimiento y de innovación, obtiene un fondo de 2.000 millones de euros. Excepcional y singular. Solidaridad e innovación en el objetivo del cumplimiento de Lisboa y también en lo que afecta al medio ambiente. El techo del presupuesto ha sido otro de los elementos que se ha comentado aquí. Me ha sorprendido alguna intervención. Puede ser que el techo presupuestario para algunos sea insuficiente, pero tengo que llamar la atención sobre que un aumento del techo presupuestario supondría un saldo más negativo para España. No sé si esa era la propuesta que he querido interpretar del portavoz del Grupo Popular, pero la propuesta de más techo presupuestario, un aumento del techo presupuestario, en estas perspectivas financieras de la ampliación y con las circunstancias y condiciones que tenemos, hubiera supuesto un saldo menos favorable para España. Eso es lo que ha propuesto aquí el señor Rajoy, si he entendido bien. (Protestas.-El señor Martínez-Pujalte López pronuncia palabras que no se perciben.-Aplausos.) El acuerdo responde al equilibrio razonable en el momento de una ampliación y de un esfuerzo por la cohesión, como el que suponían estas perspectivas financieras y es razonable, o al menos comprensible, que los países que contribuyen, y de una manera muy elevada -luego aportaré las cifras-, al conjunto de la Unión Europea hayan mantenido una posición de moderación en cuanto al techo presupuestario. Es comprensible y veremos cuáles son las posiciones que se mantienen, cuando lleguen las perspectivas financieras del 2013 al 2020, en relación con lo que afecta a nuestro país.


Se ha hablado mucho de cifras; es el capítulo en el que quiero entrar. Ya ha sido comentado, pero me parece que los ciudadanos tienen derecho a la verdad de las cifras y las voy a dar con absoluta fidelidad y con la mayor precisión posible, siempre teniendo en cuenta que estamos hablando de estimaciones, que suelen resultar muy aproximadas, y que, además, en lo que afecta a España son estimaciones prudentes o conservadoras. Por eso, la noche del acuerdo en Bruselas hablé de que nuestro saldo, en pago, sería al menos 16.000 millones de euros. Luego hablaremos del saldo en compromisos y de por qué sin duda alguna es más correcto desde todos

Página 7090


los puntos de vista hablar de saldo en pagos, es decir, de lo que de manera efectiva cada año recibe y aporta cada país al saldo del presupuesto comunitario.


Voy a dar los datos, año por año, del conjunto del presupuesto del 2007 al 2013 para España. Señorías, el saldo favorable para España del 2007 al 2013 será al menos de 16.181 millones de euros, que se atribuirán de la siguiente manera: 4.524 en 2007; 3.710 en 2008; 2.249 en 2009; 1.835 en 2010; 1.544 en 2011; 1.326 en 2012 y 993, como saldo positivo para nuestro presupuesto, en 2013. Total -reitero-, saldo en pagos favorable a España en 16.181 millones de euros. (Aplausos.) He querido dar las cifras para que queden en el "Diario de Sesiones", diciendo y subrayando que estas son estimaciones prudentes y conservadoras. En el "Diario de Sesiones" quedarán las cifras de quienes hoy han mentido en esta tribuna y lo podremos comprobar con el tiempo. (Aplausos.)

Se ha hablado del saldo en compromisos, señorías. Lo voy a dar también con exactitud y año por año, y luego explicaré por qué es más correcto hablar del saldo en pagos y por qué el saldo es de 16.000 millones, como acabo de referir. El saldo en compromisos estrictos es favorable a España en 9.038 millones de euros, según los datos de la Comisión, y se reparten de la siguiente manera anualmente: 3.114 en 2007; 2.365 en 2008; 1.634 en 2009; 989 en 2010; 365 en 2011; 312 en 2012 y 259 en 2013. Suman, reitero, al menos 9.038 millones de euros de saldo en compromisos. La Comisión siempre habla de saldo en pagos. Se ha planteado el debate y se ha dicho que en los 16.000 millones de euros, que es saldo en pagos, es decir, lo efectivo, lo real año por año de lo que recibimos y tenemos que aportar, se incluían compromisos del período 2000-2006. Digo que es cierto. (El señor Martínez-Pujalte López: ¡Te has liado con los números!-Rumores.)

El señor PRESIDENTE: ¡Señorías, silencio! ¡Silencio, por favor!

Continuamos el debate.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rodríguez Zapatero): Reitero (El señor Martínez-Pujalte López: ¡Eso, repite!) para los que quieran escuchar y respeten a quien intenta explicar.


El señor PRESIDENTE: Señor Martínez-Pujalte, pare usted ya. (El señor Martínez-Pujalte López pronuncia palabras que no se perciben.)

Señor Martínez-Pujalte, lo lamento, le llamo al orden por primera vez.
Pare ya. (Aplausos.-Pausa)

Continúe.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rodríguez Zapatero): Reitero, lo que se ha venido en llamar y se ha atribuido el efecto arrastre de compromisos del período 2000-2006, aunque no hay una absorción del cien por cien de los recursos que se han establecido como disponibles para el período 2007-2013, es cierto. En la misma cuantía prácticamente va a ser en relación con el período posterior al 2013. En consecuencia, el saldo es de 16.000 millones de euros. Exactamente, 16.000 millones de euros en pagos y 9.000 millones de euros en compromisos. (Rumores.) Señorías, he querido dar las cifras, incluso anualmente, para que queden en el "Diario de Sesiones", porque los ciudadanos tienen derecho a saber dentro de unos años quién mentía en esta Cámara, y lo sabrán. (Aplausos.)

Coste de la financiación o, lo que es lo mismo, razones de la pérdida de saldo favorable para nuestro país, que es de 39.000 millones de euros.
Las razones de esa reducción son dos, como se ha dicho aquí, y voy a explicarlas detalladamente. La primera de ellas, obviamente, es el aumento de nuestro crecimiento económico y de nuestra renta per cápita.
Somos, como país, muchos más ricos y eso hace que tengamos que aportar mucho más dinero. En concreto, en el período 2000-2006, España financia el 7,82 de la suma del recurso IVA y producto nacional bruto. En el período siguiente, España financiaría el 9,07 por ciento, de no haberse producido ampliación, es decir, de solo ser quince países para financiar el presupuesto. Si tomamos como tamaño del presupuesto, no el actual, que es evidentemente más amplio, sino el que se acordó en la Agenda 2000, 777.560 millones de euros, representa para España la pérdida de un saldo de 9.719 millones de euros, solo por este concepto.


Fondo de Cohesión, segundo concepto que afecta y es consecuencia del crecimiento económico y de la renta per cápita. Por Fondo de Cohesión España no hubiera perdido la elegibilidad, por lo que seguiría recibiendo en una Europa a 15. Ahora bien, sí se vería afectado por la revisión de la elegibilidad en 2010; por tanto, supondría una pérdida de 5.196 millones de euros.


Fondos estructurales. Canarias, la Comunidad Valenciana, Castilla y León abandonarían, con o sin ampliación, el Objetivo 1. Por tanto, la ampliación no es la razón. Si hubieran tenido un tratamiento de una cierta gradualidad, similar al que recibió Cantabria en la Agenda 2000, recibirían 5.745 millones de euros menos y por tanto un deterioro del saldo de 5.745 millones de euros, solo por los fondos estructurales de estas comunidades. En concreto las regiones Objetivo 1, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Galicia, Asturias, Murcia, Ceuta y Melilla, habrían visto también recortados sus fondos, por su mayor nivel de renta per cápita relativa respecto a 1999. Con el cálculo de la Agenda 2000, la pérdida de estas regiones es de 3.923. En definitiva, por nuestro crecimiento económico y aumento de renta per cápita, perdemos un saldo de 24.583 millones de euros, con o sin ampliación. Esta es la cifra real. Por consiguiente, nuestra aportación a la ampliación es de 15.101 millones de euros. 15.000 millones de euros es nuestra aportación a la ampliación. Ahora cabría hacerse la pregunta: ¿Esta cifra es equitativa? Vayamos a los datos. Un criterio de equidad para

Página 7091


contribuir a la ampliación implicaría que cada país financiase la misma en función de su producto interior bruto relativo. El saldo neto, como he dicho anteriormente, de los Estados de la ampliación es de 183.000 millones de euros. España representa en 2004 el 8,46 del PIB de la Unión Europea a 15 y el 8,46 por ciento de 183.000 millones de euros equivale a 15.481 millones de euros. En definitiva, con el PIB que representamos en la Unión Europea, nuestra contribución justa, exacta, equitativa, es de 15.481 y vamos a aportar 15.101 millones de euros. Esa es la cifra de aportación de España a la cohesión. (Aplausos.-Rumores.)

Todo el mundo entiende lo que representan estas perspectivas financieras con datos. Conviene que la Cámara y los españoles sepan que nosotros estamos en este momento en el 98 por ciento de la renta per cápita de la media europea y que, con toda seguridad, en dos o tres años estaremos en el cien por cien o superando la media de la renta per cápita de la Unión Europea. Pues bien, estando en ese umbral, tenemos un saldo neto positivo, si quieren, en compromisos, de 9.000 millones de euros o, en pagos, de 16.000. Voy a dar las cifras de lo que aportan el resto de los países, que es muy significativo: Italia; tiene tan solo el 101 de la renta per cápita media de la Unión Europea y aporta a estas perspectivas que su saldo es negativo en 31.000 millones de euros. España, estando en el 98 por ciento, recibe 16.000 millones de euros. Ese es el planteamiento exacto y objetivo. (Rumores.-Aplausos.) Alemania; estando en el 109 por ciento de la media europea en renta per cápita, aporta -es el mayor contribuyente- 73.000 millones de euros. Francia, en el 109, aporta 49.000 millones de euros. Países Bajos, 12.614. Nadie duda que -esas son todas las estimaciones y los criterios que se han utilizado- en el periodo 2007-2013 España se va a acercar aún más al porcentaje de renta de estos países, superando el cien por cien, y que va seguir recibiendo solidaridad y fondos y teniendo un saldo positivo. Permítanme una reflexión. Las cuentas están muy claras. De la propuesta inicial de la Comisión a aquí, que ha sido el recorrido negociador que le ha tocado a este Gobierno, España ha ganado 5.000 millones de euros en saldo neto.
Además, es fácil de entender, porque cuadra perfectamente con los dos logros más evidentes, que son visibles, que hemos conseguido en la negociación, que son mantener Fondo de Cohesión hasta el 2013 por 3.250 millones de euros y el fondo tecnológico de 2.000 millones de euros. Ese es el resultado de la negociación de este Gobierno: haber conseguido 5.000 millones de euros para nuestro saldo positivo en el periodo 2007-2013. (Aplausos.) Creo que las cifras deberían quedar ahí y por eso he tenido que darlas con una cierta extensión.


Vamos ahora a las valoraciones del acuerdo, de la actitud negociadora de España, del Gobierno de España, y de la coherencia de los planteamientos de unos y otros. Hace tan solo dos años tuvimos en esta Cámara el último debate plenario antes de las elecciones. Fue un debate sobre un Consejo Europeo, un debate que evidentemente llevó adelante el Gobierno anterior a través de su presidente. Imagino, señor Rajoy, que usted, formando parte de su Gobierno, coincidía con los criterios y los planteamientos del señor Aznar. Ese gesto de duda que tiene sí que es una noticia y una sorpresa, porque nadie se lo cree. (Aplausos.) Coherencia del Partido Popular, que es lo mismo que hablar de credibilidad del Partido Popular en su discurso de hoy y del resultado de esta negociación para España.
Fíjense lo que decía el señor Aznar en esta misma tribuna hace dos años hablando de perspectivas financieras: ¿Es buena noticia que una región española pase del 75 por ciento de la media europea y deje de ser Objetivo 1? Es buena noticia -decía el señor Aznar-, salvo que se quiera condenar a todas las regiones españolas a ser pobres siempre; otra cosa distinta es cómo se negocie. (Rumores.-Varios señores diputados: Ahí, ahí.) Esperen, que hay más; no se preocupen. ¿Es objetivamente bueno -decía el señor Aznar- que España pase del 90 por ciento de la media de la Unión Europea y deje de recibir fondos de cohesión? (Varios señores diputados: ¡Sí! ¡Sí!) Naturalmente que sí. Ese es nuestro objetivo. El objetivo del Partido Popular era que dejáramos de recibir fondos de cohesión. (Varios señores diputados: ¡No! ¡No!) El del Partido Socialista, no, a pesar de tener una renta superior al 90 por ciento de la media europea. (Aplausos.) Textual: Ese es nuestro objetivo, pasar del 90 por ciento y por tanto dejar de recibir fondos de cohesión. Quizás por eso la propuesta de la Comisión, que llegó en febrero, ya no recogía para España fondos de cohesión, que sí ha conseguido mantener el Gobierno del Partido Socialista hasta 2013, por 3.250 millones de euros. (Aplausos.) Ese es nuestro objetivo, repito, y por eso la buena utilización de esos fondos es algo que España debe tener siempre bien presente, porque la mayor contribución española y la mayor renta española vienen justamente del esfuerzo que ha hecho la sociedad española durante estos años, y eso es lo que no hay que perder en el futuro. Pues bien, la conclusión es que el Partido Popular, cuando estaba en el Gobierno, decía que era bueno y que era un objetivo perder los fondos de cohesión, y ahora, cuando los hemos mantenido en beneficio de este país, del desarrollo, de las infraestructuras y del medio ambiente de este país, dice que hemos hecho una negociación. No tienen ninguna credibilidad en este debate, señor Rajoy, ninguna credibilidad. (Aplausos.) Valoraciones y coherencias.


Ahora vamos a ver también las actitudes. Es imposible que haya abierto en esta réplica un capítulo de ideas o propuestas, por inexistentes durante todos estos meses y hoy en el debate, por parte del señor Rajoy, que por otro lado es lo que le caracteriza. Como decía, actitudes. Señor Rajoy, su actitud hacia el Gobierno de España en la negociación de las perspectivas financieras ha sido coherente; fue coherente con la última que tuvieron cuando estaban en la oposición, porque pasaron de acusar a Felipe González de pedigüeño a acusarme a mí de estar vendiendo fondos para España por el apoyo a

Página 7092


una OPA y a la gestión de esa OPA por parte del Estado español, lo cual es una burda mentira y una insidia intolerable. (Aplausos.) Esa ha sido su actitud, eso es lo que han estado diciendo durante semanas. (Un señor diputado: Sí, sí lo han dicho. Lo han dicho. Que lo expliquen.) Usted no se ha atrevido a decirlo hoy aquí. (Aplausos.) No se ha atrevido a decirlo hoy aquí. Pero yo he esperado hoy, aquí, que es donde hay que decir las cosas (El señor Hernando Fraile: ¿Y lo de ETA lo vas a contar o no?), en la tribuna del Parlamento, para recordárselo y para decirle que su actitud ha sido exactamente igual que fue cuando el famoso pedigüeño: intentar perjudicar al Gobierno de España cuando negociaba en la Unión Europea los fondos europeos para nuestro país. (Aplausos.) Esa ha sido la actitud. Esa ha sido la actitud.


Y ahora, señor Rajoy, quiero hacerle una consideración final. En la intervención, en las últimas semanas y en los últimos tiempos, tiene usted una tendencia a la descalificación (Un señor diputado: ¡Venga hombre!) y al menosprecio hacia los demás, hacia sus adversarios políticos. Es verdad que esta actitud no es nueva. No es nuevo que usted tenga una alta consideración de sí mismo y una muy mala consideración de los demás. Ya pasó en la campaña electoral. Muchos españoles lo recordarán cuando dijo aquello de soy el mejor. El problema, señor Rajoy, es que el mejor en democracia lo deciden los ciudadanos votando en las urnas. (Aplausos.) Y parece que hasta ahora el tiempo no le ha dado la razón. Le voy a decir algo más. Le puedo asegurar que descalificando e insultando los españoles no le van a considerar más inteligente; le van a considerar más maleducado. (Aplausos.)

Quería hacer algunas consideraciones a otros grupos políticos que han intervenido, especialmente al representante de Convergència i Unió que ha hecho una valoración equilibrada y prudente de lo que representa el acuerdo, elogiosa para la señora Merkel y que comparto. (Varios señores diputados: ¡Fracasada, fracasada!) No tengo ningún inconveniente en reconocer que la canciller alemana jugó un papel positivo y constructivo en el Consejo Europeo, pertenezca a la familia ideológica que pertenezca, como no tuve ningún inconveniente en reconocer y en rectificar la valoración que hice en la noche electoral. Rectificar forma parte de la tarea política. ¿Sabe por qué? Porque la educación, aunque algunos no lo piensen así ni la practiquen nunca, cabe en la política, la honestidad cabe en la política y la capacidad de rectificar cabe en la política.
(Aplausos.-Rumores.)

Señor Duran, quizá la valoración en relación con el resultado para España (y me va a permitir porque sé que representa a un partido fundamentalmente de acción en una comunidad que tiene también una problemática importante sobre este fenómeno de la inmigración) en términos cuantitativos puede ser más razonable, más favorable, menos favorable. Yo siempre consideré -y lo dije en la madrugada de Bruselas en la primera rueda de prensa- un éxito el fondo tecnológico. La valoración del conjunto fue positiva y consideré un éxito el fondo tecnológico.
Cualquiera que conozca un poco las prácticas de la formación de las decisiones en relación con perspectivas financieras, y especialmente con los temas que afectan a la competitividad, a la investigación, al desarrollo y a la innovación, sabe que no hay precedentes y que es muy difícil que solo un país disponga de 2.000 millones de euros para el desarrollo tecnológico de sus empresas. Puedo asegurar que obviamente este fondo provocó una cierta inquietud comprensible en otros países porque representaba una ventaja estratégica a la hora de la promoción de la competitividad y de la productividad. Me ha preguntado por el fondo.
El fondo está incardinado en el Fondo europeo de desarrollo regional y, como sabe, hay un reglamento que tiene que completarse con la participación de diversas instancias, pero el acuerdo del Consejo fija unos porcentajes que responden a la filosofía de la cohesión y de la solidaridad. Esos porcentajes pueden ser enmendados, modificados por el Gobierno de España, y evidentemente el Gobierno de España a ese respecto tomará una decisión. Pero quiero decirle de antemano que exactamente igual que defendemos la cohesión para el conjunto de la Unión en fondos estructurales, en fondos de cohesión, tenemos que defender la cohesión tecnológica en el interior de nuestro país. Por tanto, el que las regiones como Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Galicia, que son Objetivo 1, tengan un volumen muy amplio de esos fondos que van a ser para empresas y solo para empresas es un criterio de cohesión y de solidaridad en nuestro país, y todos nos beneficiaremos si aquellas regiones que tienen una posición más retrasada en materia de I+D+i, en materia de creación de empresas, reciben una aportación mayor. Igualmente he expresado que sin duda alguna desde el punto de vista del impacto regional Castilla y León, Asturias, Murcia, Canarias y la Comunidad Valenciana iban a notar de una manera más sensible por la cuantía el esfuerzo que representa nuestra aportación a la cohesión y nuestro crecimiento económico y que el fondo de cohesión estará presente. Ahora bien, tengo que añadir, señor Duran, que el Gobierno no tiene ninguna duda de que el retorno que vamos a obtener de la categoría 1.A de competitividad, que está en estos momentos en un poco más del 5 por ciento, va a ser mayor. Por ello he hablado de que el saldo es conservador. Nuestro PIB es más del 8, cerca del 9, del conjunto de la Unión Europea y lo lógico es que tuviéramos un retorno en esta categoría de I+D+i del programa marco de innovación cercano a ese porcentaje. Eso puede suponer en torno a 3.000 millones de euros si tenemos una movilización adecuada de proyectos de excelencia (y sabemos muy bien que hay comunidades como la de Cataluña que es una de las que más retornos obtiene), que sin duda alguna con la contribución de los presupuestos que estamos haciendo en I+D+i van a mejorar nuestro potencial para aumentar el retorno en esta categoría.


Página 7093


Al portavoz de Esquerra Republicana quiero decirle que en su intervención inicial hay una reflexión que aunque no ha completado, señor Puigcercós, me ha producido alegría, porque ha querido decir algo así como que no es bueno que los Estados vayan a barrer para casa en el Consejo Europeo. Yo creo que con esa filosofía vamos a llegar a un acuerdo fácilmente en la negociación de la financiación del Estatuto de Autonomía de Cataluña (Risas.-Aplausos.), si la aplicamos todos con un poco de coherencia. Más allá de eso compartimos que los acuerdos relativos a la inmigración son un salto cualitativo importante en la Unión Europea, que la propuesta contenida en el Consejo e incorporada a las perspectivas financieras en los objetivos de aportación de recursos, que podemos estar estimando en torno a 4.800/4.900 millones de euros, que van a ir a inmigración en el sentido amplio, desde la ayuda al control de las fronteras a países como Marruecos a lo que esperamos sea un fondo de integración que sin duda alguna nos vendría muy bien en el presupuesto general del Estado, y especialmente a regiones como Cataluña, ese salto cualitativo integra por primera vez de manera amplia, diseñada y objetiva la necesidad perentoria de una mirada al Sur mucho más intensa por parte de la Unión Europea. Así está previsto en estas perspectivas financieras y en las resoluciones del Consejo en lo que tiene que ver no solo con la inmigración sino con el codesarrollo de muchos de los países del Norte de África, del Magreb, del África subsahariana, y sin duda alguna ello va a resultar enormemente positivo para nuestros intereses como país. Quiero subrayar que esta propuesta completa se había presentado hace muy poco tiempo en el Consejo Europeo informal de Londres y que hemos conseguido incorporarla a la Unión Europea. Y la sensibilidad se ha extendido, por las razones que todo el mundo puede comprender, a que las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla tengan 50 millones de euros, aportación y decisión de la Presidencia británica que agradecemos porque denota sensibilidad para reforzar muchos de los aspectos que tienen que ver con la integración, con la inmigración y con los problemas que todos conocemos.


El portavoz del Grupo Parlamentario Vasco ha dado una visión algo pesimista del resultado del Consejo, de la filosofía que ha querido percibir, porque se habla mucho de saldo neto y poco de un proyecto europeo. Señor Erkoreka, cuando hablamos de los presupuestos, bien sean del Estado, bien sean en este caso de la Unión Europea, es muy difícil, prácticamente imposible, no hablar de saldos y no hablar de una discusión que en efecto empequeñece Europa pero que también debe estar presente, y es la disponibilidad y la razonabilidad de una cifra, de una aportación, de una contribución. Creo que me entiende perfectamente. Además, usted es un experto en lo que representa el sistema de concierto, el cupo, por poner un ejemplo, y en cuestiones sobre las que -y lo entiendo- son ustedes tan sensibles, pero entienda usted también que los veinticinco países de la Unión Europea también son algo sensibles cuando se trata de hablar de las contribuciones, del saldo neto, de las aportaciones y de los retornos. Es lógico. Espero que tengamos una misma visión que no puede ser ni hiperidealista en lo que representa a Europa ni hiperpragmática en lo que puede representar un proyecto común en la Unión Europea. Es normal que se hable de cheques. En este caso se ha hablado de cheques porque era un mecanismo injusto que beneficiaba claramente a Gran Bretaña. Quizás uno de los acuerdos más importantes, entre otros, para España es que la perspectiva de futuro no ya en la reducción que se ha producido para este periodo, sino sobre todo para el 2013, el mecanismo ha quedado desactivado porque suponía un progresivo e incontrolado aumento que beneficiaba de una manera clara a Gran Bretaña en la aportación al conjunto, a pesar de ser el segundo contribuyente neto, y en este caso en la aportación a la ampliación a la que estaba obligado a contribuir.


Señor Herrera, le haría una reflexión parecida y volvería a la inicial que le hacía antes. Sí es un proyecto progresista en el que un número de países, 9 ó 10, hacen una contribución neta muy elevada en recursos para que se desarrollen otros países mucho más pobres. El factor que ha definido a Europa, especialmente desde los años noventa -y España jugó un papel histórico que ha quedado consagrado como una seña de identidad de la Unión Europea-, es la cohesión o la solidaridad. Por eso decía anteriormente que sí es una visión progresista tener unas perspectivas financieras donde hay 180.000 millones de euros que unos países trasladan a otros para el desarrollo, el progreso, la educación, las infraestructuras y la recuperación medioambiental que usted ha citado. No he tenido oportunidad de sumar todas las cantidades que la Unión Europea va a dar a los países del antiguo Este, llamado así en términos políticos, para el desmantelamiento de centrales nucleares; pero puedo asegurarle que es una cantidad extraordinariamente elevada que solidariamente pagan muchos países de la Unión Europea y que seguramente España, a partir de 2013, empezará a pagar como contribuyente neto. Esa idea es europeísta, de ciudadanía, porque la ciudadanía es la solidaridad. Compartir un proyecto común es querer que todos aquellos que están en ese proyecto común tengan un desarrollo parecido o, al menos, un mínimo de desarrollo, de condiciones de bienestar, de expectativas de igualdad. Y si algo son estas perspectivas financieras son solidarias, dentro de un escenario económico que explica sin duda alguna que el techo del gasto se haya moderado. Por supuesto, el Parlamento Europeo va a aumentar algo el techo y, por tanto, el gasto en las perspectivas financieras 2007-2013. Yo estoy convencido de ello. Además, algunos de los aumentos que se van a producir van a beneficiar también a España, porque algunas de las partidas en las que el Parlamento Europeo va a hacer más hincapié y va a hacer ese esfuerzo de aumento van a repercutir favorablemente para España. También eso es algo que espero se produzca.
Ha habido un liderazgo compartido. La Presidencia británica, a pesar de que las

Página 7094


primeras impresiones que teníamos con la primera propuesta e incluso con la segunda nos hacían pensar que iba a ser extraordinariamente difícil llegar a un acuerdo, en las 48 horas del Consejo Europeo ejerció con inteligencia su tradicional capacidad diplomática y fue capaz de conformar un acuerdo que, pongámoslo en perspectiva histórica para ver lo que representa, era el primero de una Europa a veintisiete ya prácticamente. Esto como se ha demostrado iba a exigir y ha exigido una tarea intensa y un esfuerzo negociador muy importante.


Al representante de Coalición Canaria tengo que decirle que el esfuerzo que se ha hecho con la Comunidad Autónoma canaria, respondiendo a un compromiso reiterado en relación con lo que supone la condición de región ultraperiférica, ha sido un esfuerzo con resultado claramente positivo en cuanto a las posibilidades de mantener un desarrollo -ya aporté antes las cifras- y también -me habrán escuchado- con la consideración que he hecho en relación con el Fondo de Cohesión y que aquellas regiones que habían tenido el pase al régimen del phasing in y del phasing out iban a tener una consideración especial en los 3.250 millones del Fondo de Cohesión.
Por supuesto, quiero reiterar el compromiso del Gobierno de España para la negociación en relación con la convalidación del régimen de ayudas sin incentivos fiscales que tiene Canarias en la Unión Europea. He conocido, defendido y valorado un régimen de incentivos fiscales que ha producido beneficios muy importantes para Canarias. Para el Gobierno de España es una cuestión prioritaria y esencial en esa negociación. Puedo asegurarle que vamos a trabajar conjuntamente con el Gobierno de Canarias para lograr ese objetivo que para mí representa -insisto- una cuestión de Estado y, por tanto, vamos a emplear los mejores recursos políticos y diplomáticos que estén a nuestro alcance.


El representante del Bloque Nacionalista Galego ha hecho referencia a algunas consideraciones que afectan a Galicia. Quiero decirle que Galicia como Objetivo 1, tanto por lo que representan los fondos estructurales tradicionales como por lo que representa de manera muy especial, que puede valorar el portavoz del Bloque Nacionalista Galego, el fondo tecnológico también tiene -como he explicado anteriormente- un espíritu y una reglamentación llamada a la cuestión que va a suponer una inyección muy importante para el proceso de modernización empresarial de Galicia, de atracción de empresas y de desarrollo de empresas. Objetivamente creo que Galicia, que ha mejorado su renta per cápita, que tengo el convencimiento de que va a seguir mejorando de una manera evidente su renta per cápita en el próximo periodo, va a contar con un volumen de ayudas enormemente importante que estoy convencido de que el Gobierno de Galicia sabrá gestionar de manera adecuada en beneficio de los ciudadanos de esa comunidad autónoma.


El portavoz de la Chunta Aragonesista, señor Labordeta, ha hecho alguna referencia a la situación de Aragón. Pues bien, creo que la compartimos, así como lo que ha representado su renta per cápita, su situación en relación con los fondos estructurales. Quiero indicarle que este aspecto ha estado siempre presente en las reflexiones y afortunadamente ahora también en las decisiones del Gobierno por lo que afecta a Aragón. Como sabe, de manera muy significativa en ese objetivo de equilibrio territorial en su comunidad autónoma y de consideración singular hacia aquellas partes del interior que han tenido mucha pérdida de población y presentan más dificultades para su desarrollo, el Gobierno ha puesto en marcha -y la vicepresidenta lo ha explicado sobre el terreno- un Plan Teruel que desde mi punto de vista representa un compromiso ambicioso y exigente que en buena medida recoge esa consideración singular a tenor de lo que ha sido una mayor dificultad para obtener fondos europeos en algún proceso, en alguna comunidad o en alguna provincia, como es en este caso la provincia de Teruel. Tengo el convencimiento de que el portavoz de la Chunta Aragonesista va a hacer un seguimiento exigente del cumplimiento por parte de este Gobierno del Plan Teruel, lo cual por otro lado es su obligación y mi compromiso. Estoy absolutamente seguro de que podremos ver cómo se da un impulso a la provincia de Teruel y ojalá podamos hacer lo mismo en otras comarcas interiores de Aragón respecto a las cuales hoy quiero reiterarle que tengo la sensibilidad oportuna y adecuada por conocimiento y por convencimiento.


A la señora Barkos le diré a través de una reflexión muy breve que desde el punto de vista del Gobierno el acuerdo ha sido positivo; que desde el punto de vista del Gobierno este acuerdo permite afrontar en estos momentos nuevas iniciativas para Europa; que un régimen de transparencia como el que han tenido las perspectivas financieras a la hora del debate de la negociación es positivo para el desarrollo de la Unión Europea, y que si hace unos meses se hablaba mucho de crisis hoy podemos hablar de recuperación de la Unión Europea. Podemos hablar de recuperación de la confianza en el proyecto de la Unión Europea, porque lo que hemos decidido esencialmente el fin de semana pasado ha sido solidaridad e innovación, y eso representa tener un proyecto de futuro que une y que estoy seguro de que respaldan todos los ciudadanos.


Al portavoz del Grupo Socialista quiero agradecerle su apoyo y su coherencia. El Grupo Socialista ha tenido coherencia en el planteamiento a la hora de abordar las perspectivas financieras para el periodo 2007-2013; coherencia porque teníamos objetivos que modestamente creo que podemos decir que se han cumplido. Primero, tener un saldo neto positivo en todo el periodo y, segundo, contribuir con equidad y gradualismo a la ampliación. He demostrado con las cifras que contribuimos equitativamente, prácticamente en el mismo porcentaje que representa nuestro producto interior bruto en el conjunto de la Unión Europea; que nuestra pérdida de fondos tuviera un principio de gradualismo que hemos conseguido con los 5.000 millones de euros del Fondo de Cohesión y del fondo tecnológico. ¿Cuál es la conclusión

Página 7095


para Europa? ¿Merece la pena? Una vez más se puede decir que merece la pena el proyecto de la Unión Europea, y hay que seguir enriqueciéndolo, fortaleciéndolo y profundizando en él. (Aplausos.) Segunda conclusión: España va a seguir recibiendo ayuda y un volumen importante de miles de millones de euros de 2007 a 2013, cuando estaremos por encima del cien por cien de la renta media europea. Tenemos que llegar a la conclusión de que esta es una ayuda para que la situación que hoy vive España, creciendo al 3,5 por ciento -casi el triple de la media de la Unión Europea-, creando un millón de empleos en 2005, así como teniendo superávit público como vamos a tener en 2005 de manera clara y real, nos va a permitir mantener esas ayudas europeas, el crecimiento, el progreso y, lo que es más importante, la cohesión social que, por ejemplo, vamos a poner en marcha el próximo viernes en el Consejo de Ministros con la Ley de dependencia.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: El representante del Grupo Parlamentario Popular, señor Rajoy, para su réplica, por favor.


El señor RAJOY BREY: Señor presidente del Congreso, señoras y señores diputados, señor presidente del Gobierno, la intervención que acabamos de oír me recuerda a una que se produjo hace algunos años en el Congreso de los Diputados y que fue conocida por la opinión pública y para la historia como aquello del criterio caja/devengo.


Señor presidente del Gobierno, es muy difícil hacer un turno de réplica a la intervención que usted acaba de tener. (Rumores.) Sí, sí, pero la voy a hacer en consideración a que la intervención la ha hecho el presidente del Gobierno. Voy a reiterar algunas ideas que tengo la absoluta convicción de que son compartidas, como no podía ser de otra forma, por los distintos miembros del Grupo Socialista porque me van a entender muy bien. He dicho antes y reitero que creo que este acuerdo, que tiene un aspecto positivo para Europa, es en su conjunto malo para Europa. Es malo para Europa porque si creemos -como algunos creemos- que la cohesión es -como ha sido y yo pienso que debe seguir siendo en el futuro- un principio inspirador de las políticas europeas, a mí no me gusta que entre febrero de 2004, fecha en que la Comisión hace su primera propuesta, y diciembre de este año 2005 el presupuesto de la Unión Europea baje en un 16 por ciento. Y no me venga ahora a decir un socialista, si lo es usted, señor Rodríguez Zapatero...
(Risas.-Aplausos.) Sí, créanme que después de los debates que he tenido en esta legislatura lo pongo en tela de juicio; créanme que eso es así.
(Aplausos.) Y se lo dice un diputado que evidentemente no es socialista.
Señor presidente del Gobierno, la bajada en un 16 por ciento del presupuesto destinado a la cohesión es una mala noticia para Europa, es una mala noticia para España y es una mala noticia, de forma muy especial, para los 10 países que se han incorporado recientemente a la Unión Europea. Y no me venga diciendo ahora que si el presupuesto de la Unión Europea hubiera sido mayor, el resultado para España hubiera sido peor. Si lo negociara el señor Rodríguez Zapatero, sí; con otro negociador, tenga usted la absoluta seguridad de que no sería así.
(Aplausos.)

Señoras y señores diputados, he dicho antes y reitero ahora que lo positivo es que haya habido un acuerdo, porque es evidente que después del fiasco de los referendos constitucionales, después de lo que ocurrió con el Pacto de Estabilidad y con la agenda de Lisboa, Europa, que está en una crisis económica, que está en una crisis institucional, no podía permitirse tener durante mucho tiempo una crisis presupuestaria. Desde ese punto de vista sí que es positivo que se haya llegado a un acuerdo en la Unión Europea, pero desde el punto de vista del contenido, como le dije en mi primera intervención, no podemos estar de acuerdo, ni creo que usted pueda estar de acuerdo, señor presidente del Gobierno.


Señorías, he dicho antes y reitero ahora que es malo para España. Usted nos ha dicho aquí que su negociación ha sido fantástica, que los resultados han sido fantásticos. Luego ha sacado a pasear al señor Aznar, que por lo visto es culpable no sé si del resultado de su negociación, que por lo visto ha sido fantástica, y ha dicho, o yo al menos he querido entenderlo así, si yo estaba de acuerdo o no estaba de acuerdo con lo que decía el señor Aznar. Señor presidente del Gobierno, echar la culpa al señor Aznar a estas alturas de la historia tiene bastante poco sentido.
Su herencia son ocho billones de las antiguas pesetas de saldo neto y el acuerdo agrícola para los años 2007 a 2013; la suya, la del señor Rodríguez Zapatero es la que estamos debatiendo en el día de hoy.
(Aplausos.)

Señor presidente del Gobierno, yo creo al presidente del Consejo Europeo, para mí tiene más credibilidad que usted y que el señor Pérez Rubalcaba, y el señor presidente del Consejo Europeo ha dado las cifras que yo he utilizado aquí, en esta Cámara (Varios señores diputados: No, no.); es que las ha dado el presidente del Consejo Europeo, señor Rodríguez Zapatero, los 42.000 millones de euros que pierde España. Señor presidente, la ampliación cuesta 174.000 millones de euros y a España le cuesta 42.000 millones de euros, el 25 por ciento de la ampliación. Señor presidente del Gobierno, parece que el único que critica en España su negociación soy yo, pero lo ha hecho el sindicato Comisiones Obreras, lea lo que le ha dicho la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, lea la prensa extranjera y lea, y se lo vuelvo a señalar, lo que ha dicho el lunes de esta misma semana el señor presidente del Consejo Europeo en su comparecencia parlamentaria. Quiero decirle una cosa: el refranero popular dice que decir verdades a medias son mentiras enteras (Protestas.), y quien dice parte de la verdad falta a ella, señor presidente del Gobierno. Usted nos ha hablado aquí de 10.000 millones de euros, de 12.000 millones de euros y de que quiere que todo eso conste en el "Diario

Página 7096


de Sesiones". Ya se lo ha afeado en una editorial un importante diario de ámbito político nacional. No tenía usted ninguna necesidad de dar cifras que no responden a la realidad y, en cualquier caso, como usted dice que quiere que queden en el "Diario de Sesiones", yo quiero que queden también las mías, y quiero que quede el documento que el Ministerio de Asuntos Exteriores de España -responsabilidad por tanto del Gobierno que usted preside- remitió antes de la negociación, donde se establecía cuál era el costo de la ampliación para los distintos países de la Unión Europea. Este es el gráfico, señor presidente del Gobierno; esto es del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, esto es España, esto no se lo inventa el señor Rajoy, y aquí el Reino Unido está muy alto, pero como quiera que el Reino Unido en la negociación que hizo consiguió 9.500 millones de euros para el cheque británico, pues al final a los ingleses les ha salido muy barata toda esta operación. Esa es la verdad, señor presidente del Gobierno. Yo no me invento los datos, doy datos de organismos y de instituciones oficiales. Usted dice verdades a medias.
Creo sinceramente que no es el mejor de los procedimientos para comunicarse usted con el conjunto de la población española. Podía haberlo hecho de otra forma, podía explicar lo que todos sabemos, que era imposible que consiguiéramos los 8 billones de pesetas de saldo neto del señor Aznar, pero podían haber trabajado, tuvieron un año y medio por delante, pudieron tener mayor dedicación, el Ministerio de Asuntos Exteriores podía dedicarse a otras cosas, también el vicepresidente económico podía haber estado allí. Yo he hablado con personas que estuvieron luego en el Consejo Europeo, señor presidente del Gobierno, y sé lo que hicieron unos y sé lo que hicieron otros, como sé lo que hicieron otros en negociaciones anteriores y algunos de su propio partido. No intente ahora maquillar las cifras, las cifras son ya las que son. Si quiere, le digo una cosa: si esas son sus metas, esas son sus metas, y si ese es su concepto de éxito, ese es su concepto de éxito. Yo no lo comparto, no es la verdad, no viene respaldado por las cifras.


Me gustaría que ahora hiciera caso a algunas de las cosas que también le hemos dicho a lo largo de estos últimos meses aquí, en esta Cámara, concretamente en el debate de presupuestos al señor ministro de Economía.
Vamos a disponer de 8 billones de pesetas menos que en los últimos años.
Preparemos nuestra economía para esta situación. Tenemos problemas de inflación, de déficit exterior; preparemos y adoptemos medidas.
Adelántese usted a los acontecimientos, porque algo tengo que decirle, señor presidente, para dentro de un año no estar diciéndole aquí, como estoy diciendo ahora, ya se lo advertí hace un año.


Señor presidente del Gobierno, fíjese usted, le voy a leer un artículo que es enormemente expresivo de lo que ha pasado en estas negociaciones: La financiación de la cohesión para los más pobres de la Unión a 25 saldría de los que tienen menos nivel de renta del grupo de los antiguos socios, es decir, los menos desarrollados de ayer, entre los cuales estaba España, ayudan a los menos desarrollados de hoy, y los más desarrollados de hoy se quedan como están. Esto si termina así, es una barbaridad, independientemente del porcentaje sobre el producto interior bruto de la Unión Europea que se decida como base del presupuesto. Señor presidente del Gobierno, esto lo dice el ex presidente del Gobierno, Felipe González. Ya que a mí no me quiere hacer caso, al menos hágale caso a él.
(Aplausos.)

Quisiera terminar mi intervención, con el permiso de la Presidencia, contestándole a algunas de las referencias personales que ha hecho usted a lo largo de su intervención. Señor presidente, a estas alturas de la vida puede poner usted en tela de juicio o cuestionar lo que estime oportuno y conveniente, pero lo que no puede usted decir es que yo no hago una oposición seria, rigurosa y democrática. (Protestas.) Sí. Usted tiene la piel muy fina, pero debiera recordar lo que han dicho usted y alguno de sus correligionarios, yo no se lo voy a reprochar ahora, ya pasó; tampoco le voy a decir que condene algunas cosas que pasaron delante de la sede de un partido político democrático y que usted en esta Cámara se negó a condenar, no lo voy a hacer. (Aplausos.) Pero en cualquier caso me sorprende que tenga usted la piel tan fina porque un determinado miembro de esta Cámara, un miembro de la oposición, pueda en un momento concreto y determinado decir una cosa, de la que sinceramente no me retracto, y no tenga la piel igual de fina, señor presidente del Gobierno, cuando su partido vota que se financie a los presos de una organización terrorista en un parlamento autonómico. Ahí sí debería usted haber tenido la piel fina. (Protestas.-Aplausos.) O cuando hace usted una negociación como esta, para eso debería tener usted la piel fina, porque para eso sí que debería ser usted presidente del Gobierno de España, y también cuando algunos de sus correligionarios se erigen en policía de la verdad y amenazan con cerrar medios de comunicación si no dicen la verdad. (Protestas.) Para eso debería tener usted la piel fina, señor presidente. Al final parece que le preocupan más unas u otras palabras de un dirigente político de la oposición que los temas que verdaderamente importan al conjunto de los españoles.


Yo soy el líder de la oposición, y entre mis obligaciones está decirle a usted lo que, al menos en mi opinión, hace mal y poner el dedo en la llaga cuando usted hace cosas como por ejemplo la ruptura de las reglas del juego que está planteando usted en este país. Lo siento mucho, señor presidente, no es mi intención molestarle, pero mi obligación es decir la verdad y no voy a renunciar a hacerlo. (Aplausos.-El señor Blanco López: ¿Y las cifras?)

El señor PRESIDENTE: Gracias.


Señor Duran, su turno de réplica, por favor.


El señor DURAN I LLEIDA: Gracias, señor presidente.


Página 7097


Empezaré mi intervención como lo hice antes: ni lo uno ni lo otro. Mis cifras no son del señor Tony Blair en la Cámara de los Comunes, que lógicamente se defendía de los ataques de la oposición diciéndole que el acuerdo había costado muy caro a Gran Bretaña; mis cifras son de la Comisión de la Unión Europea y son las siguientes: el saldo neto del periodo 2000-2006 es de 48.715 millones y el saldo neto para los próximos años es de 16.181 millones, y hay 27.000 millones menos de fondos estructurales. Consecuentemente, si todo el resto fuese atribuible al coste de la ampliación, que no es así, como sumo, lo que nos costaría la ampliación sería 48 menos 16, 32, menos 27 que se descuenta para fondos estructurales, serían cinco. Como tampoco es cierto que podamos hablar de saldo neto de 16.181 millones de euros porque ahí están incluidos algunos de los pagos de los compromisos que se adquirieron antes y que por tanto se pagarán en 2007, 2008 y 2009, pero que son derivados del acuerdo de 1999, en definitiva no es 16.181 millones, es un poco menos, pero en cualquier caso tampoco es cierto, cifras de la Comisión en la mano, no de Tony Blair, ni de usted ni del líder de la oposición, que sea ese el coste que se ha dicho.


Segunda consideración: insisto, nosotros queremos ser contribuyentes netos, porque la razón de que seamos contribuyentes netos es nada más y nada menos que el éxito económico de España. Por tanto, me alegro de que en el futuro se reduzca cada vez más esa cantidad. Y cité yo también al presidente Aznar, pero no es que le cite como responsable de algo negativo, sino coincidiendo con lo que dice el presidente Aznar, no culpándole de nada, sino diciendo que es un criterio que comparto, y me gustará que llegue el día en que España sea contribuyente neto, porque será equivalente a que España todavía es más próspera de lo que lo es hoy. Tampoco es lo que acabo de leer en un teletipo diciendo que Duran Lleida se alegra de que España vea reducidos los fondos. Es como cuando Cicerón acusa a Catalina de conspiración. Me alegro en la medida en que se justifique por qué me alegro. Simplemente el titular no me sirve.


Gracias por la rectificación respecto a la señora Merkel. Le agradecí en su día la rectificación de sus palabras respecto a la valoración de las elecciones que me parecía que no se correspondía más allá del aprecio personal y de la familia política común con la señora Merkel, y también le agradezco que públicamente usted haga un elogio, como lo han hecho la mayoría de dirigentes de los países de la Unión Europea, respecto a la señora Merkel, que ha sido una pieza clave y fundamental y que, por otra parte, nos anuncia, señor presidente, algo de lo que también habrá que tomar nota en cuanto a política europea. Lo que era el eje franco-alemán ya quedó debilitado a raíz del resultado del referéndum en Francia y, evidentemente, la personalidad de Merkel remarca más que seguramente Europa inicia una etapa distinta que no es exactamente la anterior respecto a la importancia de ese eje, lo que abre más posibilidades todavía si cabe a la importancia política de España.


Hablando de importancia política de España, otra razón por la que nuestro grupo parlamentario defiende que ojalá cuanto antes mejor, no en el año 2013 sino cuando en el año 2009 se revise el actual acuerdo marco de financiación, seamos país contribuyente es porque el día en que seamos país contribuyente tendremos más capacidad política en la Unión Europea.
Mientras seamos país receptor tenemos menos capacidad política. El día en que seamos contribuyentes y en la medida en que vayamos reduciendo esa contribución, como es el caso, más posibilidades políticas tendremos porque más fuerte seremos y más peso tendremos en el contexto de la propia Unión Europea. Por tanto, insisto, nos alegramos en cualquier caso de esa evolución.


Fondo tecnológico. Es cierto lo que usted ha dicho. Hay unas reglas del juego, pero usted sabe también como yo que el 75 por ciento de los 2.000 millones que se dedican al fondo tecnológico va dedicado a las regiones de Objetivo convergencia, es decir, ex Objetivo 1. De ese 75 por ciento, el 5 por ciento va a las de phasing out, porque son más ricas que antes, como el caso de Valencia, Ceuta y Melilla y creo recordar que Canarias también, y el otro 25 por ciento es para el resto de regiones que están englobadas, y ahí está Cataluña, bajo el epígrafe de competitividad. Pero de ese 25 por ciento un 15 por ciento va para aquellas regiones que han modificado por efectos estadísticos, es decir, un grupo que está constituido por Murcia, Castilla y León y Asturias. Por tanto, a Cataluña, junto con otras comunidades, y de hecho las de régimen común en cuanto a financiación, Madrid y Baleares prácticamente, si no me dejo a nadie, les quedan exactamente 425 millones de euros. Estoy de acuerdo con la cohesión del conjunto del territorio del Estado, pero no me modifique de entrada las reglas de este proyecto de reglamento y, en todo caso, intente mejorarlas, teniendo en cuenta, insisto, que solo son 425 millones a repartir entre unos cuantos mientras el resto tendrán fondos estructurales y además también participarán, como es lógico, faltaría más, de este fondo tecnológico.


Dije finalmente que nuestro grupo parlamentario valoraba el acuerdo del marco de financiación para los próximos años como positivo y que era un paso necesario, pero no suficiente. Y dije en mi intervención lo que usted acabó diciendo con alguna expresión equivalente, que no tomé al pie de la letra, a como que el proyecto europeo sigue valiendo la pena. Por supuesto que sí. Es una afirmación que creo que comparte toda la Cámara.
En ese contexto le ruego al presidente del Gobierno y al Gobierno, como les rogaba antes, que desde España se empiece a aportar ideas políticas para este proyecto europeo, que sigue valiendo la pena, tras lo que ha significado la ralentización como consecuencia del resultado francés y holandés; que ya que España está en condiciones políticas de aportar ideas, las aporte, las aporte el Gobierno extrayéndolas de su propia cosecha,

Página 7098


de este Parlamento o de los instrumentos que este Gobierno considere necesarios. España ha de mover pieza a partir de ahora, una vez que ya se ha dado una condición necesaria, pero no suficiente, para recuperar el relanzamiento del proyecto europeo.


Finalmente, señor presidente, en nombre del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió) sigo valorando el acuerdo globalmente positivo, pero no me quedo solo. Voy a citar a dos personas que se han nombrado a lo largo del debate, que ideológicamente son afines a quien les habla, que conozco personalmente y que he tenido ocasión de hablar con ellos.
¿Qué dice Barroso, presidente de la Comisión? Que es el mejor presupuesto, dadas las circunstancias. Yo lo suscribo. Este es el mejor presupuesto, el mejor acuerdo, dadas las circunstancias. Lo dice el presidente de la Comisión. ¿Qué dice Angela Merkel, canciller de la República Federal de Alemania? Dice que el acuerdo ha sido esencial, en línea con lo que también yo he intentado definir. Por tanto, nuestro grupo, aun sabiendo que no es suficiente y que, en cualquier caso, el simple hecho de que exista ya de por sí es positivo, suscribe lo que han dicho públicamente en France Press o en Ansa, en agencias extranjeras, el señor Barroso, presidente de la Comisión, o la señora Merkel, canciller de la República Federal de Alemania.


Muchas gracias, señor presidente.


El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Duran.


Su turno, señor Puigcercós.


El señor PUIGCERCÓS I BOIXASSA: Gracias, señor presidente.


Intervengo muy brevemente, porque el tiempo apremia. Señoras diputadas, señores diputados, señor presidente del Gobierno, ¡ojo! con las comparaciones con Europa. (El señor presidente del Gobierno: Era una broma.) Era una broma, pero yo voy a hacer otra sin acritud. Usted dice que no se puede valorar, y es un mal presagio para Europa, que se valore a los líderes europeos por lo que barren para casa. Me dice usted que esto es un buen presagio para lo que tenemos en danza. Pero, fíjese usted, el caso de Cataluña no es este. Precisamente, tenemos la sensación de que hemos barrido poco para casa, somos uno de los contribuyentes netos y no es precisamente el caso de Cataluña. A veces, incluso se nos queda la cara de tontos cuando después de debates profundos y serios, como la financiación sanitaria, uno tiene la sensación de que después de llevar el peso, la carga de la financiación sanitaria para que todo el mundo se siente a la mesa, nos quedamos sin segundo plato. Esa es nuestra sensación algunas veces, por lo cual ¡ojo! con las comparaciones, porque esta comparación la puede cargar el diablo. El Partido Popular es un ejemplo precisamente del doble discurso: hace un discurso en Europa y el contrario cuando se habla de financiación autonómica, especialmente cuando se trata de Cataluña.


Quería matizar dos aspectos. En primer lugar, el debate sobre la agricultura europea. No es sostenible que la Unión Europea dedique un 45 por ciento de sus recursos a la agricultura cuando esta ocupa menos del 5 por ciento de la población activa europea. No podemos seguir apoyando la actual política agrícola común y hablar de solidaridad con el tercer mundo y, específicamente, con el sur del Mediterráneo. La política agraria común es necesaria y debemos evitar su renacionalización -repito, su renacionalización-, pero hay que reorientarla, porque, a pesar de la reforma de 2003, sigue subvencionando más la producción que la función social y la gestión del territorio que realizan nuestros agricultores, ya que se sigue exportando el excedente a los países del Sur a un precio inferior al de la producción local. Precisamente es la explotación familiar agraria, y no solo los terratenientes como hasta ahora, quien debe disfrutar de ayudas públicas por su función de ordenadores y cuidadores del territorio. Este es el matiz que nosotros creemos que es básico introducir.


Y más allá del baile de cifras y de gestionar lo que sea posible, le queremos hacer una apreciación desde Cataluña en relación con los diferentes procesos, como el proceso de Barcelona o la cumbre Euromediterránea, que tienen que ver con el Mediterráneo que creemos, sinceramente, que es el perdedor de todo este proceso. Cataluña quiere participar en este debate no solo ofreciendo su capital para celebrar cumbres, Cataluña es un actor relevante en el Mediterráneo por su peso histórico, político y económico en la región. El Gobierno de nuestro país está comprometido con el desarrollo de la ribera sur, que recibe una atención prioritaria por parte de la política de cooperación, Marruecos y Argelia, pero también Palestina, los Balcanes y el Sáhara Occidental.
Cataluña es así un actor real que puede ofrecer un enfoque complementario para impulsar el proceso de Barcelona. El compromiso del Gobierno de Cataluña y de organizaciones que desde hace años trabajan sobre ese terreno, sumado a la gran cantidad y calidad de centros de investigación de nuestro país, que se ocupan de las relaciones euromediterráneas, sitúa a la capital catalana como adecuada sede para albergar un potencial secretariado permanente del proceso o el banco euromediterráneo de desarrollo. Los jefes de Estado y de Gobierno de ambos lados del Mediterráneo deben contar con aportaciones esenciales, como la de Cataluña, para renovar un proceso que empezó hace 10 años en la capital catalana y que pretende convertir el Mediterráneo en un puente de entendimiento e intercambio cultural, económico y político. Creemos, sinceramente, señor Rodríguez Zapatero, que Barcelona, Cataluña, puede ser este centro de referencia de la política hacia el Sur. Ha sido el gran perdedor en los últimos años. No es un debate sobre contribuyentes netos o receptores, es un debate de nuestro flanco sur y no es solo un problema de inmigración, de seguridad, como se quiere ver, sino una oportunidad. El sur del Mediterráneo es una oportunidad y hay que hacer políticas de Unión Europea, con

Página 7099


una política exterior lo más común que se pueda, dadas las dificultades, pero sobre todo cooperando e invirtiendo en el Magreb. Esta es, sencillamente, una de las lecciones que debe sacarse de esta última cumbre, repito, más allá de la suma o el baile de números y, sinceramente, creo que aún queda mucho camino por recorrer en la política de cooperación y de desarrollo para crear un espacio de seguridad, de cohesión en el sur del Mediterráneo. Es una oportunidad que tenemos y la podemos dirigir nosotros, otra cosa es que alguien se nos adelante. Lo decía en mi anterior intervención, no puede ser que las reglas del juego internacional en el norte de África las marque Estados Unidos y la Unión Europea tenga un papel dividido o a veces incluso transparente, es decir, inexistente.


Gracias, señoras diputadas y señores diputados.


El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Puigcercós.


Su turno, señor Erkoreka.


El señor ERKOREKA GERVASIO: Gracias, señor presidente.


Señor presidente del Gobierno, su referencia a mi persona se ha centrado fundamentalmente en la primera parte de mi intervención, que efectivamente ha sido más bien crítica con respecto a la deriva poco europeísta, si se me permite la expresión, que está adoptando el proyecto europeo, una deriva cuando menos poco respetuosa con lo que fueron los designios fundacionales de la Unión. Esto es incontestable. Es probable que usted mismo suscriba gran parte de las reflexiones que he hecho en mi intervención a este respecto. De cualquier manera, creo que son incontestables desde la perspectiva de quien se siente y se profesa europeísta. La insistencia en los cheques y en los saldos es una insistencia poco europeísta, es inevitable en los euroescépticos y obligada en los eurófobos, pero poco acorde con los designios ilusionantes de lo que fue originariamente la Unión y de lo que creo yo que debería ser ese gran proyecto político.


De cualquier manera, usted ha obviado la segunda parte de mi intervención, donde planteaba la necesidad de olvidar el pasado, de dejar de lamerse las heridas, de dejar de seguir debatiendo sobre lo que pudo haber sido y no fue y de centrarse en los retos fundamentales de futuro. Le he hablado concretamente de la distribución del fondo tecnológico, que creo que es uno de los elementos positivos que sacamos de este Consejo, de los ajustes estructurales a los que nos obliga este Consejo Europeo, ajustes estructurales que tienen que proyectarse en todos los ámbitos de la economía y concretamente en el ámbito de la productividad y del empleo.
Le he hablado también de la necesidad de afrontar los retos del nuevo planteamiento de la inmigración, que suscita muchas cuestiones, señor presidente, y le he invitado a poner manos a la obra sin demora, a hacerlo ya, siguiendo las instrucciones de la canciller alemana Angela Merkel, centrándonos en lo fundamental, que radica en la consolidación de Europa, en la fijación del papel de Europa en el mundo y en la necesidad de preparar a Europa de cara a la globalización. Para todo esto, señor presidente, es imprescindible elevar el techo presupuestario, el techo de gasto, aunque ello suponga un incremento de las aportaciones españolas, porque Europa no solo son subvenciones a fondo perdido, es también un proyecto que cuesta dinero. ¿Creemos en Europa, señor presidente? ¿Creemos, más allá de los idealismos, en un proyecto político? Si creemos en ese proyecto político, ese proyecto político cuesta dinero y si creemos en Europa tenemos que apechugar también en la aportación de recursos imprescindibles para construirla.


Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Gracias a usted, señor Erkoreka.


Señor Herrera, su turno, por favor.


El señor HERRERA TORRES: Gracias, señor presidente.


Primer elemento. Hay quien dice, el señor Duran lo decía, que este era el mejor acuerdo posible. No lo sé, pero en cualquier caso otro acuerdo no sólo era posible, sino que era necesario. La verdad es que si este era el mejor de los acuerdos posibles, quizá tendrían que haber creado otro marco. En definitiva, desde la posición de los europeístas, me atrevo a decir de los euroexigentes, quizás era necesario que se hubiese creado otro marco.


Segundo elemento. Señor Zapatero, usted decía: hay solidaridad. Claro que la hay, porque precisamente el marco de integración de los nuevos países es un marco de solidaridad. Pero la pregunta es: ¿La solidaridad es la misma que la que había antes? No, no lo es. Usted hablaba de 140.000 millones de euros para los nuevos países, para los países del Este. Lo cierto es que lo que se ha disminuido en el presupuesto es equivalente a estos 140.000 millones de euros. Entre lo que pedía el Parlamento europeo y lo que ha acabado saliendo hay 130.000 millones de euros de diferencia.
Por tanto, podemos decir que la rebaja del Consejo es una rebaja equivalente a la solidaridad para los nuevos miembros. A nuestro entender el contrato europeo -que significa: porvenir, solidaridad, equidad y cohesión social- no se fractura, pero se debilita con este acuerdo. Usted se acordará que en las últimas elecciones al Parlamento europeo el mayor porcentaje de abstención se dio precisamente entre los nuevos miembros.
La verdad es que no sé cuál es el mensaje positivo que damos a esa ciudadanía cuando lo que hacemos precisamente al incorporarse ellos es no dar lo que se estaba dando hasta ahora. Hay que recordar que los 140.000 millones de euros son menos que lo que teníamos. Lo cierto es que podemos discutir sobre si era el único acuerdo posible, pero desde nuestro punto de vista, desde una perspectiva de izquierdas, tenemos que decir que otro acuerdo era necesario.


Página 7100


Tercer elemento. Nuestro grupo coincide en este caso con la Comisión y con el Parlamento europeo en la necesidad de una reforma del sistema de recursos propios de la Unión, mediante un nuevo recurso fiscal vinculado a la energía, al IVA o un impuesto sobre los beneficios de las empresas.
Quisiéramos también saber la opinión de su Gobierno. Porque entendemos que tenemos que dar pasos adelante que hagan que la construcción europea no sólo dependa de la voluntad de los diferentes Estados, de los 25 o de los 27 Estados. Entendemos, como dice la Comisión y el Parlamento, que este sería un buen elemento.


Cuarto elemento. Hoy hay quien dice que las política europeas han sido descuidadas, quizás porque las prioridades no han sido las europeas, sino las nacionales. No lo dice nuestro grupo parlamentario. Hoy mismo lo podemos leer en palabras del señor Borrell. Por tanto, esa reflexión exigente precisamente con lo que se ha aprobado, nosotros también la queremos ver en su Gobierno. Entendemos que si tenemos una actitud complaciente con este presupuesto es un excelente mensaje para los euroescépticos y es un muy mal mensaje para los europeístas. Señor Zapatero, antes le he dado algunos datos. Los fondos dedicados a la ciudadanía han disminuido. Los fondos dedicados al desmantelamiento de las centrales nucleares, principalmente en países del Este, han disminuido. Los fondos en educación de adultos han disminuido. Las medidas en I+D+i han disminuido. Podría seguir con un largo etcétera.
Ante esta situación, aplaudir lo que es un acuerdo de mínimos no creemos que sea la mejor de las opciones.


Quinto elemento. Usted ha hablado del fondo tecnológico y antes ha hecho una referencia al Estatut, al señor Puigcercós. Cuando hablaba de fondo tecnológico ha dicho que como participamos en un porcentaje de un 9 por ciento del PIB de la Unión Europea, la aportación debería ser la misma.
Al igual que ha hecho referencia al señor Puigcercós, tendríamos que decir lo mismo respecto a los porcentajes de PIB. Y no solo en presupuestos, en inversión en I+D o en infraestructuras -lo hemos discutido hace apenas unas semanas-, sino también en el Estatut. Nuestra opción no es mezclar un debate con otro ni hacer comparaciones que no vienen al caso. Se lo digo porque usted sabe que en porcentajes de PIB también hay un artículo en materia de inversiones. Dejémoslo.


Sexto elemento. En nuestra opinión, hay dos principios que se tienen que introducir en la agenda. El primero de ellos es que se debe construir un eje que pivote la Unión Europea hacia el sur y hacia una mayor cohesión con los países del Magreb. Durante muchos años hemos tenido el eje franco-alemán, que tenía muy clara la ampliación hacia los países del Este, pero, a nuestro entender, tiene que construirse ese eje que defina una estrategia en la que la cumbre Euromediterránea y Barcelona, por el espacio que ocupa, puede ser una oportunidad. Segundo elemento urgente que hay que poner en la agenda: España no debe ser un freno en la reforma de la política agraria común. Debe ser un país que haga de acicate para que esa reforma finalmente se produzca. ¿Por qué? Porque lo cierto es que la política agraria común, aparte de gastar el 40 por ciento del presupuesto, invierte en las grandes industrias agroalimentarias. Lo que le traslada el Grupo Parlamentario de Izquierda Verde-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds es que el Gobierno tiene que poner en su agenda esa reforma de la política agraria común y empezar a liderar una política ofensiva sobre la reforma de la misma. Se lo decimos porque en la cumbre de la OMC los resultados no han sido exitosos. No es que lo digamos nosotros sino que lo dice el conjunto de las organizaciones no gubernamentales y, en definitiva, muchos actores. El papel de la Unión Europea no ha sido pro activo, sino todo lo contrario.


Acabo, señor presidente, con las políticas de cohesión. Usted ha hablado del plan de las políticas de emigración. Nosotros celebramos los recursos, porque se comparten estas políticas de emigración con el resto de la Unión, pero nos faltan cosas. Los recursos que vienen se orientan de forma principal al control de fronteras pero, en cambio, se olvidan de esas políticas de cohesión, de esas políticas de integración y de esas políticas de cooperación. Se descuidan, por ejemplo, las políticas de integración de la inmigración en países que, en pocos años, hemos pasado de un porcentaje relativamente bajo de inmigración a un porcentaje considerable, homologable al resto de países de la Unión Europea. Faltan cosas en esas políticas porque la orientación es exclusivamente en materia de control de fronteras y debería haber una política que abordara esa política. Por otra parte, no vemos los dineros para el mal denominado Plan Marshall para África. El nuevo papel de España es crear un eje que haga una apuesta estratégica hacia el sur. Por último, le pedimos lo que le hemos solicitado en varios debates sobre esta materia. No somos euroescépticos ni eurofóbicos. Es más, no somos ni europeístas. Somos algo más que eso: euroexigentes. El euroexigente siempre se ubica en el europeísmo. Por tanto, le pedimos que, dado el contexto, consigan los mejores acuerdos posibles y crear escenarios para que los presupuestos sean -como decía Delors que no militaba ni en Izquierda Unida ni en Iniciativa per Catalunya Verds- respuesta a las exigencias que tiene Europa porque el presupuesto razonable para España no da respuesta a las exigencias y a las demandas que hoy tiene Europa.


Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.


Señor Rodríguez.


El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Gracias, señor presidente.


Señor presidente del Gobierno, quiero empezar dándole una información que S.S. no tiene por qué conocer, pero es bueno que conozca, y es que el Grupo Parlamentario se llama Coalición Canaria-Nueva Canarias, en

Página 7101


virtud de unas circunstancias sobrevenidas, y justamente yo pertenezco a Nueva Canarias. Una ración de información.


En segundo lugar, en su segunda intervención ha hecho un esfuerzo para precisar la cifra y ha dicho que ha pretendido hacer constar en el "Diario de Sesiones" un conjunto de datos para la historia. Supongo que ese esfuerzo que ha hecho está más que justificado y, aunque no sirva de mucho, podemos estar de acuerdo. Este último debate de las cifras es muy difícil de seguir por los ciudadanos, está muy alejado de sus inquietudes, aunque comprendo la razón que ha tenido para justificar esa guerra de cifras que aleja mucho los contenidos de este debate de la ciudadanía.


En tercer lugar, antes me refería a algunas políticas que se han tratado en el Consejo y que conectan con la ciudadanía, y le voy a comentar una.
Recientemente ojeaba una encuesta en la Comunidad canaria sobre las preocupaciones ciudadanas, y el fenómeno migratorio aparecía como la primera preocupación de los ciudadanos. Por eso tiene una importancia fundamental que se haya articulado una política común, con recursos financieros, en materia de movimientos migratorios, tratando de gestionar de una manera más adecuada la llegada regular de gente al Estado español, pero también de buscar mecanismos de integración de las personas que se van a quedar aquí en virtud del proceso legal que hemos abierto en el Estado español. Me parece muy relevante que el Consejo haya tratado estos temas, porque aunque tengan un peso específico muy relativo en el debate, importan más a los ciudadanos que algunos otros que hemos debatido hoy aquí, que son inevitables, pero que desgraciadamente la gente no entiende. También me parece muy relevante que la Unión Europea establezca una estrategia de cooperación, una política para el continente africano, y que esa política tenga reflejo presupuestario. En relación con estas dos cuestiones, le pregunto. Aun conociendo la estructura competencial vigente entre la Administración central del Estado y las comunidades autónomas, ¿qué papel considera el presidente del Gobierno que deben jugar las comunidades autónomas en estas dos políticas, en las referidas a movimientos migratorios y a la cooperación con África, especialmente en aquellas comunidades que son frontera con ese continente? Me ha sorprendido que en ninguna de sus dos intervenciones haya hecho referencia, al menos explícita, a una de las políticas vertebradoras del proceso de construcción europea, que ha sido la política agraria. En el acuerdo financiero España queda bien situada, porque mantiene prácticamente intacta su participación en los fondos europeos en esta materia y, sin embargo, no he visto ninguna referencia, ninguna defensa explícita de ella, aunque sé que este es uno de los asuntos que está en proceso de discusión, como se ha visto en la cumbre de la Organización Mundial de Comercio. Se ha hablado del cheque británico, pero también se ha hablado mucho de la necesidad de revisar la política agraria a mitad del periodo presupuestario, para que a partir de 2013 se produzcan cambios en esta materia. Me gustaría conocer la opinión del señor presidente en un asunto tan relevante desde el punto de vista presupuestario y social, como es el sector primario.


No me ha respondido a un tema que sé que en el orden de sus preocupaciones pudiera parecer menor, pero que tengo que reiterar. No conocemos razones que justifiquen que el Consejo haya decido un trato financiero presupuestario a la región de Madeira, manteniendo unas circunstancias prácticamente idénticas en niveles de desarrollo a las de Canarias. La ruptura del trato homogéneo, unitario, respetuoso con la normativa vigente genera un mal precedente que complicará otros asuntos en el futuro, y no sabemos qué justifica esta decisión del Consejo de tratar a dos regiones similares en prácticamente todo con un trato financiero distinto. Tampoco entendemos, ni hemos escuchado explicaciones, aunque me consta que el Gobierno de España no estaba en estas tesis, la asimilación en las respuestas presupuestarias a las regiones despobladas del norte de Europa que objetivamente nada tienen que ver con las circunstancias estructurales de desarrollo que condicionan las regiones alejadas e insulares a las que pertenecemos en ese estatus reconocido, por otra parte, en los tratados vigentes y recogido de manera explícita, clara y muy positiva en el tratado constitucional en discusión. Por último, quiero hacer referencia al compromiso claro que ha hecho como cuestión de Estado sobre la convalidación de los distintos aspectos del Régimen Económico y Fiscal canario y, de manera especial, a la reserva de inversiones de Canarias, a la zona especial, a la bonificación para la producción de bienes corporales en el sector primario de una importante deducción en el impuesto de sociedades o a la deducción por inversiones que recoge el Régimen Económico y Fiscal.


Decía en mi anterior intervención que para nosotros es más importante, cualitativa y cuantitativamente, la convalidación de estos aspectos fiscales que las perspectivas financieras en la mejor de sus hipótesis.
Por eso quiero agradecerle ese compromiso firme de considerar cuestión de Estado la negociación por parte de España de la continuidad de estos instrumentos fiscales vitales para la capitalización, el crecimiento, para mantener los niveles de progreso que hemos conseguido en la última década y media en nuestra comunidad. Sin más, quiero reiterarle, señor presidente, que espero que se superen los déficit de europeísmo que se han visto en este Consejo, que no son responsabilidad suya ni de los ciudadanos españoles, que hemos manifestado nuestra opinión favorable al proceso constituyente de manera notable en ese referéndum en el que participamos recientemente y que es necesario hacer un esfuerzo para potenciar los perfiles del europeísmo que no se han visto en este Consejo porque han prevalecido los intereses nacionales, de los Estados, antes que las consideraciones globales. Es un error inevitable seguramente por el momento de crisis por la que estamos atravesando. Es necesario aprovechar

Página 7102


los resquicios para seguir potenciando un espacio europeo, no solo económico y monetario, sino también de defensa de los derechos humanos, de la legalidad internacional, de la solidaridad, del progreso global que me consta que inspira una parte importante de las iniciativas que usted ha tomado en ese ámbito y en otros foros internacionales.


Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Adelante, señor Rodríguez.


El señor RODRÍGUEZ SÁNCHEZ: Gracias, señor presidente.


Señor presidente del Gobierno, usted centró su respuesta en la temática de Galicia y yo voy a replicar también en este ámbito temático. Le agradezco que tenga tan claro que la asignación adicional del Feder dedicado a I+D son 2.000 millones de euros, que son para las regiones Objetivo de convergencia 1.500 millones, de los cuales serán para regiones phasing out 100 millones. Quedarían 1.400 millones para repartir entre Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Galicia. Si esto es así -esperemos que no cambie, a pesar de que hay una cláusula que dice que los porcentajes anteriores pueden ser enmendados a iniciativa del Estado español en cualquier momento previo a la adopción del reglamento general de los fondos estructurales- espero que se haga una negociación concreta con la Comunidad Autónoma de Galicia y no solo con los empresarios y los trabajadores, sobre todo, si son empresas y trabajadores a nivel estatal, porque esto puede desfigurar no solamente el destino de los fondos, sino también una falta de conocimiento real del medio, hecho importante.


En segundo lugar, S.S. se refirió a que el Gobierno gallego invertiría con corrección los fondos dedicados a la convergencia, hecho importante. Para que se pudiera hacer con plena corrección sería necesario que la gestión de los fondos la hiciese el Gobierno de Galicia. S.S. fue siempre muy crítico con la inversión de los 6.000 millones de euros por el Gobierno anterior de Galicia, pero hay que reconocer también que hubo un deficiente control de su aplicación por el Estado que invirtió esos fondos directamente; hay, por tanto, una responsabilidad compartida.
Habría que rectificarlo en pro de su finalidad y para que sirvan a la convergencia.


Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra el señor Rubalcaba.


El señor PÉREZ RUBALCABA: Muchas gracias, señor presidente.


He oído al señor Rajoy en su segunda intervención hablar de la piel fina del presidente del Gobierno y francamente tengo la impresión -y no es la primera vez que la tengo en esta tribuna- de que quien tiene la piel fina es él; la piel fina y la lengua larga. (Un señor diputado: ¡Sí, señor! Aplausos.) Por eso pasa lo que pasa, que hace unas primeras intervenciones muy fuertes, que no mide, y unas segundas muy bajitas cuando desde los distintos grupos parlamentarios o el propio presidente le recordamos algunas que otras cosas. Yo honestamente tengo que decir que prefiero las segundas a las primeras. Creo que son más eficaces, pero eso no es cuestión mía.


Dos precisiones más y ya termino. A pesar de que el tono ha sido bien distinto, ha dicho dos cosas que no son ciertas y que no deben figurar en el "Diario de Sesiones" sin la adecuada respuesta del Grupo Parlamentario Socialista. La primera se refiere a la insistencia en hablar de costes de ampliación y confundir deliberadamente los costes de ampliación con la pérdida de saldo presupuestario por parte de España, que tiene dos orígenes, como ha explicado el presidente del Gobierno, cifra a cifra: uno, los costes de ampliación propiamente dichos, es decir, la solidaridad con los países que han entrado en la Unión; y, dos, lo que hubiéramos perdido en cualquier caso si no hubiera ampliación también, porque nuestra posición relativa ha mejorado porque hemos tenido ayudas y las hemos utilizado bien, porque hemos prosperado. Son dos cosas distintas y no se pueden juntar ni se pueden relacionar con los costes de ampliación global para decir que pagamos el 25 por ciento, porque no es cierto, y el señor Rajoy lo sabe porque lo que estoy diciendo es una cosa elemental. El presidente ha dado las cifras y al final ha salido lo que tenía que salir, que hemos pagado el 8,5 de la ampliación, es decir, lo que nos tocaba, Ha sido una ampliación equitativa.


La última cuestión me parece más importante. El señor Rajoy ha hecho desde la tribuna una acusación que tampoco es cierta y grave, que forma parte de una pregunta que va a hacer después de esta sesión del Pleno. Lo primero que cabría pensar es por qué lo ha utilizado cuando va a preguntar después en este debate, acabaré concluyendo por qué creo yo que lo ha hecho. Ha dicho en esta tribuna que el Partido Socialista de Euskadi ha votado a favor de una partida presupuestaria que permite los viajes de los familiares de presos de ETA encarcelados, y esa afirmación es rotundamente falsa. Hemos votado en contra, incluso hemos votado una enmienda del Partido Popular; hemos votado con ellos para que esa partida no estuviera en los presupuestos. (Aplausos.) Es falso, y como es falso debe constar en el "Diario de Sesiones" como tal. Aprovechando que está ausente, pero estoy seguro de que alguien se lo va a decir, quiero decirle que ha hecho esa afirmación antes del turno de preguntas porque ha querido ganar en la televisión un debate que ha perdido estrepitosamente en el hemiciclo y lo va a perder más. Le voy a decir lo último para que se lo trasladen: los debates se ganan con educación y con verdad, y cuando se miente desde la tribuna siempre se acaban perdiendo.


Muchas gracias, señoras y señores diputados. (Aplausos.)

Página 7103


El señor PRESIDENTE: Señor presidente del Gobierno.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rodríguez Zapatero): Con mucha brevedad, señor presidente, quiero hacer algunas matizaciones, y en su caso aclaraciones, al turno de réplica que han desarrollado los diferentes portavoces de los grupos parlamentarios desde esta tribuna. En concreto, quería comentarle al señor Rajoy las siguientes cuestiones.


En primer lugar, las cifras son las que son, señor Rajoy, y en el turno de réplica S.S. no ha podido refutar ni plantear ninguna alternativa en materia de cifras. El Gobierno dio en la noche del acuerdo, durante estos días y hoy en esta tribuna con toda la extensión y el detalle, las cifras correctas que corresponden a España en el conjunto de las perspectivas financieras que hemos aprobado, que son positivas y, además, lo vamos a comprobar cifra a cifra, año tras año. Siento que algunos hablaran de un saldo falso de toda falsedad. España ha tenido un buen acuerdo para sus intereses, igual que ha contribuido a la ampliación en el porcentaje que, de manera equitativa, le corresponde, en el 8,5 por ciento. A no ser, señor Rajoy, que usted considere que el aumento de renta per cápita que ha tenido España, el que haya regiones que hayan superado el 75 por ciento, el que con el Fondo de cohesión llegaríamos al 90 por ciento y lo superaríamos en este período sin ampliación, no afecta de manera directa a las aportaciones y, por tanto, al saldo de España. Señor Rajoy, parece mentira, con lo clarividente que se considera a sí mismo, que no pueda reconocer y admitir desde esta tribuna que el crecimiento de la renta per capita del conjunto de España, y específicamente el de aquellas regiones que superan el 75 por ciento, afecta de manera determinante a lo que tenemos que aportar. Es decir, hay que aportar más y, por tanto, tenemos una reducción de saldo solo por eso cifrada en un total de 24.000 millones de euros, detallados en esos tres conceptos. Aumento más por contribución en relación con el PIB, por los fondos estructurales con las regiones afectadas y por lo que hubiera sucedido con el Fondo de cohesión. Cualquier afirmación sobre nuestra aportación al proceso de cohesión en la que se contenga que hemos sido los paganos o los que más aportamos, no es cierta. Su grupo se puede dirigir a la Comisión a través del Parlamento Europeo y obtendrá las respuestas oportunas. Lo vamos a hacer cuando se acabe en el Parlamento Europeo y preguntaremos a la Comisión. Allí hay parlamentarios europeos de todos los grupos. La Comisión dará las cifras y las traeremos a este Parlamento para que los ciudadanos y la Cámara conozcan cómo el Gobierno ha dado información veraz, transparente y precisa en la estimación al máximo que se puede hacer en este momento, y cómo el Partido Popular ha intentado presentar cuadros y cifras sin fundamento ni consistencia.


Señor Rajoy, en esta ocasión no le he echado la culpa de nada a Aznar, ni le he criticado. En otras, sí. He recordado lo que decía aquí y le he preguntado si comparte ese criterio. El criterio de la lectura literal de lo que afirmó hace 2 años es evidente: Es bueno que España pierda la posibilidad de acceder al Fondo de cohesión porque supere el 90 ciento de la renta per cápita. Ese es nuestro objetivo, decía el señor Aznar. Yo le pregunto ahora: ¿Comparte el criterio que tenía su presidente de Gobierno cuando usted formaba parte de su gobierno? ¿Lo compartía o no antes? ¿Lo comparte ahora o no? Ese es el termómetro y el test de la coherencia.
Cuando no se tiene coherencia y antes se decía que era bueno perder el Fondo de cohesión y ahora se dice que hemos perdido muchísimo Fondo de cohesión, es que se utiliza la demagogia y no se tiene la valentía política de defender tu proyecto, si era el que tenías hace 2 años, que es perfectamente respetable, como ha explicado el señor Duran i Lleida desde esta tribuna. Es respetable que se pueda considerar que no es un drama histórico pasar de recibir muchos fondos a tener una situación de equilibrio o, en su caso, de contribuyente neto. Lo que no es de recibo en términos políticos, desde mi punto de vista, es decir una cosa hace 2 años cuando se gobernaba y ahora la contraria en términos absolutos. A mí y al Grupo Parlamentario Socialista nos da una gran alegría porque, aunque tarde, se reconozcan las cosas. Oír aquí al portavoz del Grupo Parlamentario Popular utilizar al compañero Felipe González como argumento de autoridad a nosotros nos da una gran satisfacción.
(Risas.-Aplausos.-Rumores.) ¡Qué falta de argumentos tendrán, qué falta de razones y qué poca imaginación hay que tener para recurrir a Felipe González! Por cierto, deberían escucharle cuál ha sido su valoración -ya que lo utilizan como argumento de autoridad- sobre el acuerdo que se ha obtenido porque ha valorado positivamente la actitud y el resultado que ha obtenido España.


Señor Rajoy, cuando antes he hecho una valoración sobre lo que suponen las descalificaciones y los insultos en esa pendiente en la que se ha deslizado últimamente de manera bastante evidente de menosprecio a las personas, a su trabajo, o a su tarea, le he respondido en términos adecuados y prudentes. Lo he hecho así porque considero que es enormemente importante para la democracia y para la vida pública que tengamos una relación de debate público bajo un principio, que es el de respeto personal. Le diré más, creo que es muy bueno para la democracia de este país que la derecha, alguna derecha, aprenda a respetar a la izquierda cuando gobierna España. (Aplausos.-Rumores.) Reitero que cabe la educación en política. (El señor Martínez-Pujalte López: ¡Se pone nervioso!.-El señor Hernado Fraile pronuncia palabras que no se perciben.-Rumores.) Cabe la educación y es perfectamente compatible con la crítica política más contundente, más dura y más fuerte. En ese terreno todos sabemos mantener nuestras posiciones, defender, explicar, refutar, contradecir argumentos y hacer una defensa de nuestros proyectos y de nuestras posturas.


Página 7104


Voy a ponerle un ejemplo para que tenga un contenido y un desarrollo anecdótico. A mí me sorprende que en el debate político se ponga en duda la ideología de lo que cada uno representa, de lo que cada uno es, de lo que cada uno siente, de lo que cada uno ha sido casi toda su trayectoria vital, en este caso, mi pensamiento socialista. Yo respeto siempre a alguien que se sitúa en un terreno ideológico. No tengo por qué dudar de que de verdad es así. Por ejemplo, yo nunca he dudado de que usted es muy de derechas. Nunca lo he dudado. Ni lo he dudado, ni lo dudo ahora y seguramente no lo dudaré mañana. (Aplausos.-Rumores.) Le respeto profundamente porque sea o piense de una manera de derechas, pero seguramente usted debería tener esa actitud, que me parece enormemente importante, de respeto democrático.


Ha hecho una advertencia -lo ha apuntado pero no lo ha desarrollado- sobre la economía y el impacto que va a tener la reducción de las aportaciones de los fondos en la economía. (El señor Martínez-Pujalte López: ¡Que salga Rubalcaba que es más ingenioso!-Rumores.) Le agradezco que haga esa advertencia, porque el Gobierno viene comprometiendo políticas y presupuestos en la dirección de fortalecer nuestra posición tecnológica, nuestra productividad y nuestra competitividad. Le agradezco la advertencia y el recordatorio y forma parte, en mi opinión, de su obligación. Simplemente le quiero recordar que en el debate de investidura usted ya hizo advertencias muy graves sobre la posible evolución de nuestra economía con nuestro programa y nuestro proyecto, sobre qué iba a pasar con la economía, con el empleo, con el déficit, etcétera. Pues bien, han pasado ya 20 meses de Gobierno, que es un tiempo razonable, y, señor Rajoy, tengo que decirle -espero que con satisfacción para usted- que la economía está mejor hoy que cuando entramos en el Gobierno, creciendo al 3,5 por ciento; que la creación de empleo está hoy bastante mejor que cuando llegamos al Gobierno, con un millón de empleos en el año 2005 -1,5 millones de empleos desde que gobernamos-, y que las cuentas públicas también están mucho mejor que cuando llegamos al Gobierno, porque vamos a tener un superávit público importante, además de haber aumentado las pensiones mínimas en los dos presupuestos -el doble de la media- y de haber subido el salario mínimo interprofesional un 13 por ciento, con lo que se ha recuperado el poder adquisitivo. Fíjese, en 20 meses hemos subido el salario mínimo interprofesional 80 euros al mes, mientras que ustedes en ocho años de Gobierno subieron solo 70 euros al mes el salario mínimo interprofesional. (Aplausos.) Por tanto, le agradezco la advertencia. Lo único que digo es que no corra el mismo riesgo que con el debate de investidura, y a lo mejor -hablaba usted del año que viene- cuando hablemos el año próximo la economía siga creando empleo, creciendo, y este Gobierno, cumpliendo con sus compromisos sociales, haciendo que mejoren las pensiones, las becas, el salario mínimo interprofesional y ahora de manera muy directa la atención a las personas dependientes, es decir, haciendo un país más cohesionado socialmente, más justo y más igual, lo cual forma parte de la esencia de nuestro proyecto. (Aplausos.)

El señor Duran i Lleida ha intentado nuevamente en la réplica estar en una posición de equilibrio -ni euforia ni pesimismo-, hablando de un avance realista que en todo caso tiene que poner sobre el tapete los nuevos temas que la Unión Europea tiene por delante. He tomado nota de su posición en relación con los temas que afectan al fondo y desde mi punto de vista el acuerdo del Consejo, a propuesta de la Presidencia británica en diálogo con la Comisión, de situar ese fondo dentro de lo que representan los fondos estructurales supone el compromiso de que esa es la vía para el reequilibrio territorial y tecnológico de nuestras comunidades autónomas. Eso debe tener una atención prioritaria -como expresa el propio acuerdo- incluso en porcentajes que, como el portavoz del Bloque Nacionalista Galego ha relatado aquí, suponen para Andalucía, Galicia, Castilla-La Mancha y Extremadura una aportación enormemente importante, concretamente de 1.425 millones de euros, tal y como consta en el acuerdo. Desde mi punto de vista merecerá la pena hacer el esfuerzo a favor de las comunidades que están por debajo del 75 por ciento de la renta media europea -que son estas cuatro- para que tengan una inyección en mi opinión muy poderosa en cuanto a creación de su tejido empresarial, innovación y, por tanto, de creación de empleo. Eso es lo que representa la posición del Gobierno, que es coherente con la posición que ha adoptado el Consejo, sin perjuicio de que por supuesto podamos hablar de lo que supone el fondo y de los criterios.


El portavoz del Bloque Nacionalista Galego -y con esto cierro el tema del fondo de investigación, por llamarlo de alguna manera- ha hablado de lo que representa la afectación territorial que quede definitivamente plasmada, lo que se hará con diálogo y seguramente con coordinación en la gestión en muchas cosas que hará la propia comunidad autónoma.
Atenderemos la indicación que he comprendido perfectamente en cuanto a lo que suponen los objetivos de participación de empresarios y sindicatos.
Creo que toda la Cámara puede valorar el hecho de que los empresarios, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, y las organizaciones sindicales compartan con el Gobierno cuáles son los aspectos que las empresas estén en condiciones de afrontar en cuanto a las líneas de actuación de los objetivos prioritarios, qué condiciones se van a poner para la obtención de esos fondos y cuál va a ser la mínima normativa que habrá que determinar. Será bueno que sea fruto del diálogo, de la negociación y del acuerdo con los empresarios y los sindicatos, primero porque lo haremos mejor; segundo, porque es un factor de estímulo y, por supuesto, porque será un marco general que ayudará a las comunidades autónomas. Pero comprendo lo que es la pluralidad sindical, la diversidad territorial que existe en la gestión de este fondo y, por supuesto, lo

Página 7105


tendremos en cuenta desde el Gobierno cuando se ponga en marcha su desarrollo, que tendremos que hacerlo en 2006, porque en 2007 ya dispondremos, obviamente, del dinero de ese fondo de investigación, desarrollo e innovación.


Señor Puigcercós, evidentemente era una broma. No voy a hacer ninguna aproximación al Estatuto ni a la financiación, porque luego tendremos un turno de control y debemos respetar los tiempos, las formas y los cauces parlamentarios. Con ello doy por contestada la alusión o la referencia que hacía el señor Rajoy anteriormente. Dicho esto, la Unión Europea tiene un modelo para favorecer el desarrollo, que es un modelo que en sí mismo no supone ningún problema a la hora de buscar un equilibrio y una armonización. El modelo es que hay una parte importante de recursos destinados a la cohesión política, social, territorial y económica, y hay una parte significativa de recursos destinada a lo que puede ser la competitividad, la convergencia. He llamado la atención -nadie ha hecho referencia en el debate- sobre una novedad importante, el fondo de globalización, respecto al que alguna iniciativa y alguna idea tiene ya el Gobierno de España, que seguramente puede ser interesante para algún territorio de nuestro país. Competitividad, fondo de globalización, también las aportaciones del BEI constituyen un volumen de recursos muy destacado para lo que se viene en llamar excelencia, competitividad. Yo creo que tenemos que canalizarlos a través de esa vía porque, si no, es fácil de entender: si las comunidades -voy a hablar muy claro- con potencia tecnológica, con fortaleza industrial, con recursos mayores de I+D+i, entienden que el fondo es la vía natural para implementar proyectos y para conseguir ayudas, estaremos haciendo seguramente un muy mal negocio, hablando en términos claros, con lo que es el conjunto de nuestras posibilidades. No. Los proyectos de excelencia, que normalmente, por la fortaleza empresarial y los tejidos industriales, etcétera, suelen salir de las comunidades con más renta per cápita, canalicémoslos por la vía de la categoría 1-A porque, si no, estaríamos seguramente en riesgo de perder aportaciones y fondos. Además, ahora, señor Puigcercós -seguro que me entiende-, tenemos las mejores condiciones en la categoría 1-A para dar un salto cualitativo importante en lo que puede ser el retorno y la aportación de fondos, la aprobación de proyectos de investigación para España.


El señor Herrera ha vuelto al debate más de fondo, sobre tamaño del presupuesto y respuesta a los problemas de Europa, espíritu de solidaridad y presupuesto posible. Bien entenderá, señor Herrera, que yo mantenga una actitud positiva ante el presupuesto o las perspectivas financieras porque lo he votado. Lo contrario me parecería una incoherencia, seguramente reprochable por toda la Cámara, al haber votado a favor y convencido de que teníamos unas perspectivas financieras, y no sé si es una distinción fácil de hacer entre posibles y razonables, pero desde luego eran posibles y, en mi opinión, eran suficientemente razonables para el conjunto de Europa y por supuesto eran muy positivas para España. Yo le diría que está ante un Gobierno que es europeísta y que es euroexigente. Europa acaba de incorporar nada más y nada menos para la gestión de lo que representan sus recursos y las perspectivas financieras a doce países con más de 100 millones de personas, que además van a tener que hacer un esfuerzo impresionante para poder gestionar todos los fondos. Señor Herrera, seguramente nos llevaremos alguna sorpresa y se explicará con más recorrido el argumento que yo antes utilizaba de lo que iba a pasar con el saldo positivo de España y por qué si había habido efecto arrastre del año 2000 al año 2006, incluso teniendo un saldo neto muy favorable para España, del año 2007 al año 2013 va a haber también un arrastre a favor de España muy positivo porque la estimación que hace la Comisión y los expertos europeos es que la capacidad de absorción de los fondos va a pasar del 80 por ciento, cuando España, Portugal, Grecia e Irlanda eran prácticamente los que recibían fondos, al 70 por ciento en el conjunto de los países de la ampliación.
Eso va a suponer sin duda alguna consecuencias favorables en nuestro saldo, pero también Polonia va a estar por encima de los 60.000 millones de euros en este periodo. Todos somos conscientes de la capacidad, del desarrollo, de la administración y de lo que nos costó a nosotros empezar a gestionar los fondos, y somos el ejemplo en la Unión Europea de buena gestión de fondos de cohesión y estructurales. La mejor prueba es que los países de la ampliación enseguida comprendieron y aceptaron algunas de las restricciones o de las disminuciones de los fondos a recibir en este periodo y les puedo asegurar -yo estaba allí en el Consejo- que la satisfacción de esos países, de manera muy significativa, muy especial, era grande por el acuerdo y porque van a disponer de un volumen muy importante a la hora de afrontar su desarrollo.


Creo que es justo reconocer que la Unión Europea ha incorporado al menos un tema con un grado de compromiso y de sensibilidad y también con un volumen suficiente de recursos importantes, como es la inmigración y como es el diálogo para el desarrollo y para todo lo que representa la gestión del fenómeno migratorio en toda su perspectiva integral con el Mediterráneo, con África y con países con los que nosotros tenemos una relación por muchas razones de gran importancia. El diálogo mediterráneo no es solo inmigración, evidentemente, pero ha sido -reconozcámoslo claramente- la inmigración lo que ha facilitado en buena medida todo el fenómeno y las implicaciones, la sensibilidad ante una política que ha emergido y nacido con fuerza en lo que representa este Consejo, estas perspectivas y el periodo político que tenemos por delante.


Al representante del Bloque Nacionalista Galego creo que le he contestado ya anteriormente en relación con otra pregunta y desde luego le agradezco lo que ha supuesto en cierta medida una valoración más matizada en torno al acuerdo del Consejo Europeo, de sus repercusiones

Página 7106


para España, para Galicia, para las regiones Objetivo 1, que, sin duda alguna, yo creo han sido enormemente favorables y que, por tanto, es muy positivo para la cohesión territorial, para la solidaridad en el conjunto de España. En definitiva, señorías, afortunadamente el próximo debate sobre el Consejo Europeo se planteará sobre nuevos temas que afectan a los ciudadanos y habremos superado una fase de estancamiento. Quiero decir que para el Gobierno de España los objetivos políticos que nos planteamos para este periodo inmediato son la profundización política de la Unión Europea, la ampliación de las políticas que tienen que ver con la ciudadanía, con la libertad, con la seguridad, con la justicia y el fomento de la innovación, de la investigación, del desarrollo; hacer que Europa sea más fuerte, que recupere unidad política, pulso en su desarrollo de ciudadanía y, por supuesto, que contribuya al crecimiento económico, en donde, sin duda, España va a seguir ocupando un papel de referencia y de cumplimiento de los objetivos de la estrategia de Lisboa.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Gracias.


¿Desean que interrumpamos dos o tres minutos? (Denegaciones.)

PREGUNTAS:

-DEL DIPUTADO DON GASPAR LLAMAZARES TRIGO, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DE IZQUIERDA VERDE-IZQUIERDA UNIDA-INICIATIVA PER CATALUNYA VERDS, QUE FORMULA AL SEÑOR PRESIDENTE DEL GOBIERNO: ¿QUÉ TIPO DE INVESTIGACIÓN PIENSA HACER EL GOBIERNO PARA ACLARAR EL USO DE LOS AVIONES DE LA "TORTURA" DE LA CIA EN NUESTRO PAÍS Y EUROPA? (Número de expediente 180/001026.)

El señor PRESIDENTE: Comenzamos con el control al Gobierno y continuaremos con las interpelaciones. Pregunta del diputado don Gaspar Llamazares.


El señor LLAMAZARES TRIGO: Señor presidente, durante estos días continúa habiendo informaciones inquietantes sobre el uso de nuestros aeropuertos por parte de aviones de la central de inteligencia norteamericana con una carga siniestra. ¿Qué medidas piensa adoptar su Gobierno para evitar situaciones como esta en el futuro?

El señor PRESIDENTE: Señor presidente, su turno, por favor.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rodríguez Zapatero): Muchas gracias, señor presidente.


Señor Llamazares, quiero reiterarle, como ya tuve la ocasión de expresarle en la anterior pregunta que me hizo sobre esta cuestión, que el Gobierno no ha tenido hasta este momento ningún indicio de actos ilícitos en relación con el transporte de personas mediante aeronaves de los Estados Unidos de Norteamérica; que el Gobierno ha contribuido, a través de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a través de la tarea de la Fiscalía, a la investigación posible de actuaciones ilícitas y que, insisto, hasta este momento no puedo decir que haya ningún indicio de actuaciones delictivas en nuestro territorio. El Gobierno por supuesto denunciaría cualquier actuación ilícita que se hubiera producido en nuestro territorio y el Gobierno está dispuesto, y va a hacerlo, a adoptar todas las medidas necesarias para que tengamos elementos de control y de garantía de que esto no se pueda producir. Las medidas que tienen que afectar a las aeronaves tienen que responder a lo que establece la Convención de Chicago, y por tanto puede haber una tarea continua y sistemática de inspección por parte de las autoridades españolas de las aeronaves que aterrizan en nuestro país, teniendo en cuenta y lógicamente respetando los acuerdos bilaterales que tenemos con los Estados Unidos de Norteamérica.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Gracias. Señor diputado.


El señor LLAMAZARES TRIGO: Señor presidente, indicios, haberlos, haylos, y pruebas también, de hecho están en manos de los tribunales de justicia en varios países europeos. El propio Consejo Europeo investiga esta materia y más recientemente ha sido el Parlamento Europeo quien ante la alarma que se ha suscitado tanto en los gobiernos como en los medios de comunicación, ha creado una comisión de investigación al efecto. Por tanto, indicios y pruebas los hay, algunas de ellas pasan directamente por nuestro país, por aeropuertos españoles, y están en manos de los tribunales de justicia, en concreto del Tribunal de Justicia en Alemania.
Pero más alarmante todavía que esto es que Condoleezza Rice y el Gobierno norteamericano recientemente hayan tratado de convertir lo que es una lucha ilegítima contra el terrorismo en una nueva guerra fría, porque guerra fría es intentar desmentir todas estas informaciones por la vía de que se niegue la evidencia y mucho más en el caso del Gobierno norteamericano, que no solamente niega la evidencia, sino que además acusa a los gobiernos europeos de complicidad y de connivencia. Esa es una estrategia que tiene mucho que ver con la guerra fría. Para el Gobierno norteamericano no hay aviones de la central de inteligencia norteamericana, aunque tengan matrículas de Langley; no hay torturas, aunque hayan sido reconocidas en diversos juicios en marcha, y no hay centros de tortura, aunque haya personas significativas en Europa que lo hayan denunciado. Pero lo peor, como digo, es acusar a los gobiernos europeos de complicidad y el silencio de los gobiernos europeos y, en concreto, que su Gobierno, en una reciente cena con Condoleezza Rice, haya declarado su satisfacción respecto a estas

Página 7107


pocas aclaraciones del Gobierno norteamericano. En ese sentido le pido que solemnemente rechace esa connivencia con estos aviones de la tortura por parte del Gobierno español y que investigue a fondo esta materia previniendo acciones futuras, que mucho nos tememos que van a continuar así durante los próximos meses.


El señor PRESIDENTE: Señor presidente del Gobierno.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rodríguez Zapatero): Muchas gracias, señor Llamazares.


Connivencia por supuesto en ningún caso. Ni la ha habido ni la habrá de este Gobierno en cuestión que afecte a los derechos humanos con ningún país del mundo. En segundo lugar, estamos ante un tema muy sensible, muy serio y, por tanto, ningún Gobierno, y por supuesto este no lo va a hacer, hará ninguna denuncia ni ninguna acusación sin pruebas, y el Gobierno no las tiene y no tiene tampoco indicios. Señor Llamazares, esa es la posición que mantenemos al respecto. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Gracias.


-DEL DIPUTADO DON JOAN PUIGCERCÓS I BOIXASSA, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DE ESQUERRA REPUBLICANA (ERC), QUE FORMULA AL SEÑOR PRESIDENTE DEL GOBIERNO: ¿EN QUÉ PUNTO SITÚA EL PRESIDENTE LAS NEGOCIACIONES SOBRE EL ESTATUT CATALÁN? (Número de expediente 180/0001050.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta del diputado don Joan Puigcercós. Señor diputado.


El señor PUIGCERCÓS I BOIXASSA: Gracias, señor presidente.


Señor Rodríguez Zapatero, nuestro grupo quiere saber su punto de vista sobre el momento de las negociaciones del Estatut. Quiero recordar que en esta misma tribuna en la toma en consideración coincidimos la mayoría, que no todos los grupos de esta Cámara, con la constitucionalidad del texto, con el escrupuloso proceso en que se aprobó el Estatut en el Parlament de Catalunya y sobre todo coincidimos en una cosa más importante, pacto y negociación, y en otra cosa que no se puede menospreciar, como es la necesidad de compartir problemas, y en diferentes intervenciones usted mismo ha reconocido la situación difícil de fiscalidad de Cataluña, con un sistema de financiación insuficiente para Cataluña. Ha reconocido también la necesidad de dotar de más competencias seguras, que no estén al albur de las diferentes leyes básicas o leyes orgánicas para que no nos dejen las competencias hechas un gruyère, como ha pasado estos 20 años, y lo que hemos visto en este momento es que el texto en materia de financiación puede conllevar una gran perversidad, porque, fíjese usted, remitirnos solo a la Lofca y dejar el Estatuto de Cataluña limpio como una patena en materia de financiación puede conllevar que no solucionemos nada, al contrario.
Puede haber la perversidad de que con más capacidad normativa y con una nueva Agencia Tributaria catalana se creen las condiciones de que Cataluña no solucione ninguno de esos problemas. Sinceramente, creemos que puede haber negociación y pacto, que hay muchas vías para llegar al acuerdo, que nos somos los depositarios del Parlamento de Cataluña los únicos con soluciones; no son las únicas soluciones. Pero lo visto hasta ahora es más capacidad normativa sin tener mecanismos para discutir desde Cataluña, con el Estatuto en la mano, con un instrumento estructural sólido, la aportación de Cataluña al Estado, lo que sencillamente puede dar resultados perversos, seguramente en esta coyuntura no, pero usted sabe que los vaivenes electorales son los vaivenes electorales, y el problema de Cataluña es que está sometida muchas veces a los vaivenes electorales.


Gracias, señor presidente.


El señor PRESIDENTE: Señor presidente.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rodríguez Zapatero): Muchas gracias, señor Puigcercós.


Remitiéndome a su pregunta inicial, desde mi punto de vista, el proceso de diálogo y de negociación en torno a la reforma del Estatuto de Cataluña discurre positivamente. Puedo decirle que estoy decidido a que haya acuerdo y que tengamos Estatuto de Autonomía de Cataluña, ante todo porque es el deseo de la sociedad catalana y también porque es sin duda alguna lo que desea la inmensa mayoría de la sociedad española, que haya un acuerdo positivo entre el Parlamento de Cataluña y la mayoría de este Congreso. La actitud de diálogo y de negociación de Esquerra Republicana de Cataluña y de otras fuerzas políticas catalanas está siendo muy positiva, y quiero decirlo aquí públicamente en el Congreso de los Diputados. Añadiré que, sin duda alguna, algunos de los problemas, como usted ha definido, que el Estatuto contiene y que han sido objeto de máximo debate, a veces intensamente, son problemas que este Gobierno comparte. Lo he expresado en esta tribuna y hoy lo reitero. Cataluña hace un importante esfuerzo de solidaridad y tiene derecho a garantizar un futuro de crecimiento con su modelo de financiación para que siga siendo una locomotora importante del conjunto, siga creando riqueza y siga pudiendo dar respuesta a las necesidades de la sociedad catalana. Eso se puede hacer en el Estatuto y en la Ley orgánica de financiación de las comunidades autónomas. Habrá que hacerlo en los dos instrumentos. Le puedo asegurar que en esa parte que intuyo de recta final de la negociación, que tiene que ver con la financiación, el Gobierno va a ser sensible y va a buscar el acuerdo para dar respuesta a las soluciones que seguramente puedan dar satisfacción suficiente al Parlamento de Cataluña.
Tengo el convencimiento de que va a haber Estatuto, porque quien está dialogando y

Página 7108


negociando lo hace de buena fe, buscando lo mejor para Cataluña y lo mejor para España, y así se consiguen las cosas. Así vamos a tener Estatuto, mejorando el autogobierno, mejorando la calidad de las competencias, aumentando las competencias para Cataluña y, sin duda alguna, con un horizonte de garantía para una mejor financiación para esa comunidad que tanto aporta y que económicamente es decisiva para España. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Gracias.


Señor Puigcercós, su turno, por favor.


El señor PUIGCERCÓS I BOIXASSA: Gracias, señor presidente.


Usted sabe perfectamente, señor Rodríguez Zapatero, que soluciones con un cierto calado estructural son el punto de partida del Parlament de Catalunya. Le quiero recordar que aquí hay un texto, que es el del Parlament de Catalunya. La segunda reflexión es que sería frustrante y crearía desasosiego en Cataluña si todo el esfuerzo que se ha llevado para aprobar una reforma del Estatuto no sirviera para poner las bases de un modelo estable, de un modelo que permita a Cataluña no aparecer, como siempre, como un territorio o una nación victimista en el seno de España.


Muchas gracias, señor presidente.


El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.


-DEL DIPUTADO DON MARIANO RAJOY BREY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO, QUE FORMULA AL SEÑOR PRESIDENTE DEL GOBIERNO: ¿ESTÁ DE ACUERDO EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO EN QUE CON EL DINERO DE LOS CONTRIBUYENTES SE FINANCIE A LAS FAMILIAS DE LOS PRESOS DE ETA? (Número de expediente 180/001051.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta del diputado don Mariano Rajoy.


El señor RAJOY BREY: Muchas gracias, señor presidente.


En realidad es una pregunta que a la vez es una petición. Yo le pido que ustedes no apoyen los presupuestos del Parlamento vasco si en esos presupuestos hay una partida para financiar a las familias de los presos de ETA. Me gustaría, señor presidente del Gobierno, que usted se comprometiera aquí a hacer eso.


El señor PRESIDENTE: Su turno, señor presidente.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rodríguez Zapatero): Gracias.


Señor Rajoy, como usted sabe y ha sido recordado hace un momento, aunque, como suele hacer, no estaba -me parece- en el turno de réplica del señor Pérez Rubalcaba, del portavoz del Grupo Socialista, quiero reiterar que el Partido Socialista de Euskadi, el Grupo Socialista en el Parlamento de Euskadi ha votado en contra de esa partida presupuestaria y que el Partido Socialista de Euskadi ha dialogado y llegado a un acuerdo presupuestario de objetivos de desarrollo económico, social y de infraestructuras, que además aportan estabilidad política al País Vasco, una estabilidad política que con un acuerdo presupuestario tiene un horizonte muy claro. Estoy seguro de que nadie, y menos su grupo, considera que sería mejor un presupuesto prorrogado de mala manera como en otras ocasiones y, por supuesto, aún mucho peor un presupuesto apoyado por alguna otra formación política. En el ejercicio de la responsabilidad, en el compromiso, señor Rajoy, del diálogo por la estabilidad en Euskadi damos el apoyo a los presupuestos del Gobierno vasco. No damos el apoyo, y hemos votado en contra, a la subvención concreta a la que usted ha hecho referencia, como así se ha manifestado en el voto del Partido Socialista de Euskadi.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.


Señor Rajoy, su turno.


El señor RAJOY BREY: Señor presidente del Gobierno, le agradezco su claridad. Ya sabemos que el Grupo Socialista va a votar a favor de los presupuestos, aunque exista una partida que financie a los familiares de los presos de la organización terrorista ETA. Yo ya sé que el Grupo Socialista votó a favor de una enmienda del Grupo Popular para que se suprimiera esa partida, pero, señor presidente, esta respuesta que ha dado usted aquí es muy significativa porque supone dar prioridad a la aprobación de los presupuestos en una comunidad autónoma, por importante que sea esta Ley de presupuestos, sobre algo que es mucho más importante, señor presidente, que afecta a las familias de muchas víctimas asesinadas por la organización terrorista ETA, que van a ver ahora cómo se vota para que con su dinero, porque son contribuyentes, se financie a familiares de presos etarras. Al final, como tantas y tantas veces en la vida, hay que elegir y priorizar y usted prefiere aprobar unos presupuestos, aunque tengan esa partida, antes que negarse a aprobar esos presupuestos para que no se apruebe esa partida. Señor presidente, lo siento mucho, creo que esa es una decisión que no responde a la moral ni a lo que ha sido la trayectoria de su partido y del mío a lo largo de estos últimos años. Lo siento mucho, así lo pienso. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.


Su turno, señor presidente.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rodríguez Zapatero): Señor Rajoy, ya se lo dije en la última pregunta que me hizo sobre una cuestión relativa a la

Página 7109


lucha contra el terrorismo. Hoy lo ha vuelto a insinuar y, de igual manera que hice con motivo de esa pregunta, tengo que hacer una defensa cerrada y con orgullo de la dignidad de los miembros del Partido Socialista de Euskadi, que está trabajando con el Partido Nacionalista Vasco para contribuir a la estabilidad. No incorpore juicios morales porque la moral y la dignidad de los socialistas en la lucha contra el terrorismo y en el apoyo a las víctimas es histórica, está acreditada y es ejemplar. No vuelva a discurrir otra vez por el mismo camino. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señorías.


-DEL DIPUTADO DON ÁNGEL JESÚS ACEBES PANIAGUA, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO, QUE FORMULA A LA SEÑORA VICEPRESIDENTA PRIMERA DEL GOBIERNO, MINISTRA DE LA PRESIDENCIA Y PORTAVOZ DEL GOBIERNO: ¿MANTENDRÁ EN 2006 EL GOBIERNO EL COMPROMISO DEL TINELL DE EVITAR CUALQUIER ACUERDO CON EL PARTIDO POPULAR? (Número de expediente 180/001032.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta a la vicepresidenta primera del Gobierno de don Ángel Acebes.


El señor ACEBES PANIAGUA: Gracias, señor presidente.


Señora vicepresidenta, ¿va a mantener en el año 2006 el Gobierno el compromiso del Tinell, en virtud del cual evitan cualquier acuerdo con el Partido Popular?

El señor PRESIDENTE: Señora vicepresidenta.


La señora VICEPRESIDENTA PRIMERA DEL GOBIERNO, MINISTRA DE LA PRESIDENCIA Y PORTAVOZ DEL GOBIERNO (Fernández de la Vega Sanz): Es imposible mantener pactos no suscritos. (Aplausos.-Rumores)

El señor PRESIDENTE: Silencio.


Señor Acebes.


El señor ACEBES PANIAGUA: Señora vicepresidenta, aunque usted pretenda ocultar la realidad a este Parlamento, la verdad es que ese documento está escrito, está firmado y obliga a los acuerdos de este Parlamento y además se firmó siendo secretario general del Partido Socialista el actual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Comprendo muy bien que ustedes se avergüencen de esa vergüenza democrática que supone excluir a un partido que representa a la mitad de España (Rumores.), pero es que además el balance de este año no puede ser más desolador. Por la firma de ese documento han roto el pacto constitucional, han puesto fin al Pacto antiterrorista. Por cierto, qué pena me da ver al Grupo Parlamentario Socialista aplaudiendo esa vergüenza de respuesta, votando que se financie a las familias de los terroristas. (Aplausos.) Una vergüenza, señorías, una vergüenza. Y han hecho imposible, en fin, ningún acuerdo en este Parlamento. Les han llevado a forzar las cosas hasta romper las reglas del juego, algo sagrado en democracia. Están tramitando una reforma constitucional como una reforma estatutaria y ahora es el Gobierno el que propone un nuevo Estatuto para Cataluña. Se lo acaban de recordar. No tienen ningún precedente, es insólito, es la primera vez que un presidente de Gobierno elabora y propone un estatuto para una comunidad autónoma, como estamos viendo por los periódicos, usurpando las funciones de los parlamentos.
Eso sí, el Gobierno y Televisión Española, que depende de usted, lo presentará, salga como salga, como un éxito. Lo ha sido la pérdida de más de 40.000 millones de euros, cómo no lo va a ser por una soberanía más o menos.


Señoría, acaba el año, sería muy bueno que en el 2006 volviesen al pacto constitucional y no al pacto radical que tantos problemas ha creado a la mayoría de los ciudadanos. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Su turno, señora vicepresidenta, por favor.


La señora VICEPRESIDENTA PRIMERA DEL GOBIERNO, MINISTRA DE LA PRESIDENCIA Y PORTAVOZ DEL GOBIERNO (Fernández de la Vega Sanz): ¿De verdad está convencido de que los ciudadanos le creen cuando le oyen hablar de pactos oscuros, secretos, firmados en las tinieblas, en las noches sin luna, señor Acebes? ¿De verdad cree que da crédito usted, que es el maestro del oscurantismo? Pero si los que de verdad cerraron un pacto con Cataluña fueron ustedes, con el señor Pujol. El señor Pujol lo contó, pregúnteselo al señor Zaplana. Lo que pasa es que entonces les interesaba, les hacía falta. Si llegaron a una cosa tan vergonzosa como tener que decir que hablaban catalán en la intimidad, señor Acebes.


Le voy a decir que no me parece mal que ustedes hayan suscrito pactos. Me parece muy bien que las fuerzas políticas pacten, acuerden y dialoguen.
Por ejemplo, me gustaría pactar con ustedes que la ley de publicidad institucional, que se vota aquí mañana y que va a prohibir que los gobiernos puedan pagar con dinero público su autobombo, se extienda a todas las comunidades autónomas. (Rumores.) ¡Ah no, eso no! Eso no porque en estos momentos nos tenemos que aprovechar de hacer el autobombo en las comunidades autónomas que gobernamos. Señorías, qué causalidad que aquí voten en contra, ustedes que acusan de que nosotros rompemos España, y cuando proponemos una norma igual para toda España dicen que no. Pues mire, el Gobierno lo tiene claro: no a las campañas de propaganda institucional, gobierne quien gobierne, y sea en el

Página 7110


territorio que sea. (El señor Astarloa Huarte-Mendicoa: ¡A la cuestión!)

En fin, señorías, malo es que ustedes no respeten las ideas de los demás, pero que no respeten a las personas, señor Acebes, me parece intolerable y más intolerable aún si, como viene ocurriendo últimamente, los insultos personales van dirigidos al presidente del Gobierno, que no solo representa a millones de ciudadanos que le votaron, sino a todos los españoles. En nombre de todos esos españoles voy a ir más lejos de lo que ha ido él, no pidiéndoles educación, sino que les exijo a usted y a todos sus compañeros, incluido el señor Rajoy, respeto por lo menos institucional, porque de lo demás, señoría, se van a encargar las urnas.
Porque ustedes pueden hacer lo que quieran, pero hay límites en democracia, señor Rajoy, y la expresión no permite ni autoriza el insulto ni la descalificación. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.


-DEL DIPUTADO DON EDUARDO ZAPLANA HERNÁNDEZ-SORO, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO, QUE FORMULA A LA SEÑORA VICEPRESIDENTA PRIMERA DEL GOBIERNO, MINISTRA DE LA PRESIDENCIA Y PORTAVOZ DEL GOBIERNO: ¿CONSIDERA LA VICEPRESIDENTA QUE ESTÁ RESPONDIENDO CON EL RIGOR Y LA PRECISIÓN EXIGIBLES A LAS PREGUNTAS DE LAS SESIONES DE CONTROL PLANTEADAS POR EL PRINCIPAL GRUPO DE LA OPOSICIÓN? (Número de expediente 180/001033.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta del diputado don Eduardo Zaplana. Adelante.


El señor ZAPLANA HERNÁNDEZ-SORO: Gracias, señor presidente.


Señora vicepresidenta, las sesiones de control al Gobierno, como la que celebramos, están concebidas para que ustedes rindan cuentas de su gestión y den explicaciones a la opinión pública a través de la oposición. Sin embargo, semana tras semana usted evita responder, como acaba de hacer ahora mismo, a las preguntas que le formulamos. Da lo mismo lo que se le pregunte. Su respuesta es siempre la misma. Primero contesta con un monosílabo muy solemne, eso sí, e inmediatamente después, cuando además ya no hay posibilidad de réplica, como acaba de ocurrir, nos larga primero un fervorín dirigido a los suyos, solo falta ya que les pida que le hagan la ola, todo llegará (Risas.), y después de ese fervorín se dedica a hacer oposición de la oposición y a descalificarnos siempre mirando al pasado, que es lo único que sabe hacer. En las últimas semanas, cuando usted me ha contestado a mí, cuando ya no tenía posibilidad de réplica, se ha referido a Terra Mítica. Señoría, estoy dispuesto a hablar de lo que usted quiera y cuando usted quiera.
(Rumores.) Lo que no voy a tolerar es que usted utilice recursos para no responder a las cuestiones que le planteamos y a las que está obligada a responder democráticamente. (Aplausos.) Por eso, señora vicepresidenta, me gustaría saber si después de 20 meses está usted dispuesta de una vez por todas a cumplir con esa obligación democrática y a no eludir de forma infame (Rumores.), como hace normalmente, su obligación con esta Cámara y con la oposición. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Su turno, señora vicepresidenta.


La señora VICEPRESIDENTA PRIMERA DEL GOBIERNO, MINISTRA DE LA PRESIDENCIA Y PORTAVOZ DEL GOBIERNO (Fernández de la Vega Sanz): Es evidente, señoría, que siempre contesto con rigor y precisión. (Risas y aplausos.-Rumores.)

El señor PRESIDENTE: Señor Zaplana.


El señor ZAPLANA HERNÁNDEZ-SORO: Alguno de mis compañeros me ha aconsejado, para que quedara en evidencia, que no me levante, pero como es la última sesión de control de este periodo de sesiones y estamos cerca de la Navidad, le voy a decir una cosa, señora vicepresidenta. La culpa de sus problemas no la tenemos nosotros, la tienen exclusivamente ustedes. No persigan a la oposición (Rumores.), no persigan a los periodistas, no activen los resortes del Estado contra la oposición, que eso lo hace usted perfectamente bien, y no haga que tengamos que recordar pasados olvidados porque creamos que no han cambiado.
(Aplausos.-Rumores.)

El señor PRESIDENTE: Gracias.


Su turno, señora vicepresidenta.


La señora VICEPRESIDENTA PRIMERA DEL GOBIERNO, MINISTRA DE LA PRESIDENCIA Y PORTAVOZ DEL GOBIERNO (Fernández de la Vega Sanz): Le veo muy nervioso, señor Zaplana, francamente. Para ser Navidad, le veo muy nervioso.
(Aplausos.) Respondo siempre y procuro hacerlo -cosa que usted no hace- de manera respetuosa y con rigor. Lo que sucede es que las respuestas que le doy no le gustan y sucede, sobre todo, que para usted la precisión y el rigor le traen sin cuidado porque lo único que le preocupa realmente es el griterío y el insulto. Señoría, no quieren contraponer proyectos ni ideas. A estas alturas no conocemos ni una sola de sus propuestas, y me va a permitir que sobre las ideas pase por alto. Han pasado de la falta de ideas a los insultos, del noísmo a la insumisión, y no sabemos qué es lo que va a venir después. Está claro su interés en que no haya una opinión pública informada y formada, porque eso solamente se hace contraponiendo programas, proyectos y alternativas

Página 7111


de gobierno; así es como se contribuye a que los ciudadanos puedan configurar una opinión libre. Ustedes no ejercen esa tarea de control, si no tienen más que mirar la pregunta que me ha hecho hoy otra vez. ¿Y sabe por qué? Porque usted confunde el rigor y la precisión con la adhesión inquebrantable. Se lo digo con todos los respetos, señor Zaplana.
Empiezan a dar una imagen de ustedes mismos que recuerda mucho a otra vieja y conocida imagen oriental muy representativa, la de no oír, no ver, no hablar. Ustedes no quieren oír. Cuando hablamos y habla mi compañero portavoz, se van. (Rumores.) Quieren imponer, no quieren mirar.
Solo se miran a sí mismos, no ven a los demás y no quieren hablar ni dialogar. Solo gritan, confunden e insultan.


Señoría, los ciudadanos de este país, que son muy inteligentes y a los que ustedes pretenden constantemente despreciar -lo hacen constantemente cuando insultan a este Gobierno o a su presidente, que representa a muchos españoles-, les van a decir una vez más que su viaje es un viaje muy corto. Es más, es un viaje de ida sin vuelta, señor Zaplana, como ya le dijeron a usted en su viaje y en su tierra mítica. (Aplausos.)

-DEL DIPUTADO DON PAULINO RIVERO BAUTE, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DE COLALICIÓN CANARIA-NUEVA CANARIAS, QUE FORMULA AL SEÑOR MINISTRO DEL INTERIOR: ¿EN QUÉ SITUACIÓN SE ENCUENTRA LA ELABORACIÓN DE UN PLAN INTEGRAL DE SEGURIDAD PARA CANARIAS COMPROMETIDO POR EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO HACE UN AÑO? (Número de expediente 180/001025.)

El señor PRESIDENTE: Señorías, les ruego que los que deseen salir que lo hagan rápidamente porque, si no, es muy difícil llevar la sesión de control con este tráfico. Gracias.


Pregunta al señor ministro del Interior de don Paulino Rivero.


El señor RIVERO BAUTE: Señor ministro, ¿en qué situación se encuentra el plan integral de seguridad comprometido por el presidente del Gobierno hace un año?

El señor PRESIDENTE: Señor ministro.


El señor MINISTRO DEL INTERIOR (Alonso Suárez): Gracias, señor presidente.


Señor diputado, la Delegación del Gobierno ha venido trabajando en algo que es necesario para Canarias, islas cuya especial situación geográfica hace inevitable la creación de un plan de seguridad específico para abordar problemas específicamente intensos allí, como son la inmigración ilegal, la lucha contra las mafias que la controlan y contra la delincuencia organizada. Como le digo, la Delegación del Gobierno está trabajando en la elaboración de este plan. Mañana mismo, el comité ejecutivo para el Mando Unificado va a aprobar parte de alguna de las propuestas contenidas en la genérica delegación del Gobierno. Sabe que las líneas lógicas van encaminadas -y, si no, se lo digo ahora- a la cobertura total y efectiva del catálogo de puestos de trabajo de Policía y Guardia Civil y a la reestructuración y reordenación territorial del despliegue de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Estas medidas se van a materializar en el primer trimestre del año próximo junto con el resto de las medidas previstas. Le recuerdo: la construcción de una casa cuartel en Corralejo-la Oliva y de la comisaría de Arrecife -más de 4,5 millones de euros-; la finalización del despliegue del SIVE en Lanzarote y el inicio en Gran Canaria, que va a suponer un gasto de casi 9 millones de euros; el desarrollo de las actuaciones comprendidas en el programa de inmigración sur, con un coste de más de 3,5 millones de euros, y las obras, importantes y necesarias, para la construcción del centro de internamiento de extranjeros en Lanzarote y la creación de un puesto de inspección fronteriza en el puerto de Arrecife, en lo que vamos a invertir más de un millón de euros.


Gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señor Rivero.


El señor RIVERO BAUTE: Señor ministro, en materia de seguridad e inmigración en Canarias ya estamos cansados de escuchar palabras, palabras y palabras, y queremos realidades. Estamos casi en la mitad de la legislatura, y hasta ahora las promesas de más seguridad y más control de la inmigración son sencillamente eso, promesas. A pesar de la sensibilidad y de la receptividad que ha demostrado en distintos debates el presidente del Gobierno, la Delegación del Gobierno en Canarias y, por tanto, el ministerio que debe de impulsarla, no está a la altura de las circunstancias. En las últimas doce horas, además en un mes en el que no suele haber inmigración irregular dadas las dificultades del mar, han llegado a Canarias alrededor de 200 inmigrantes irregulares por cuatro islas diferentes. Los aeropuertos de Canarias son un coladero. El ejemplo del otro día de la detención de Ante Gotovina es simplemente una anécdota de lo que está ocurriendo en Canarias. Barcos negreros llegan, como se suele decir en lenguaje futbolístico, hasta la cocina. En las proximidades de las aguas canarias es donde se está produciendo más tráfico de droga en estos momentos. Los sindicatos de Policía y la asociación de sindicatos de la Guardia Civil denuncian falta de medios, de recursos y de infraestructuras. Todas las encuestas que se hacen en estos momentos respecto a cuáles son las prioridades que detecta la sociedad canaria muestran la preocupación por el problema de la inmigración y el problema de la seguridad. No hablamos de ayer. Hace un año, el presidente del Gobierno se comprometió en esta Cámara a impulsar un plan integral. En el mes de marzo se dieron instrucciones

Página 7112


al delegado del Gobierno en Canarias para que se impulsara ese plan integral. Hoy, un año después, de momento, no hay ningún contacto con el Gobierno de Canarias, no se conoce ningún avance de ese plan y, es más, la posición del ministerio, del Gobierno es abortar la posibilidad de que Canarias pueda tener una policía propia, dada la falta de compromiso del Estado para atender una necesidad imperiosa en el archipiélago canario.


Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Señor ministro.


El señor MINISTRO DEL INTERIOR (Alonso Suárez): Gracias, señor presidente.


Señor diputado, se ponga como se ponga, los números son tozudos, y los números nos dicen que hay un descenso objetivo de los flujos migratorios -también en las islas Canarias- en el conjunto del Estado de más del 20 por ciento.


En cuanto a la detención de Gotovina, a la que usted se ha referido, lo que demuestra es la extremadamente alta eficacia de la policía española, que pone a una persona acusada de graves delitos contra la humanidad a disposición del Tribunal Penal Internacional que debe juzgarlo.


La cuestión de la seguridad es una cuestión de eficacia, y estamos reduciendo las tasas de criminalidad también en las islas Canarias. Los delitos han descendido un 4 por ciento y la eficacia policial ha aumentado: hay un 5 por ciento más de detenciones que el año pasado. Por tanto, estamos haciendo frente de una manera eficaz, y siguiendo un planeamiento rigurosamente preestablecido, a las demandas de seguridad de las islas.


Gracias, señor presidente. (Aplausos.)

-DE LA DIPUTADA DOÑA MARÍA ÁNGELES FONT BONMATÍ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO, QUE FORMULA A LA SEÑORA VICEPRESIDENTA PRIMERA DEL GOBIERNO, MINISTRA DE LA PRESIDENCIA Y PORTAVOZ DEL GOBIERNO: ¿COMPARTE LA VICEPRESIDENTA LAS MANIFESTACIONES DE LA DIRECTORA GENERAL DE PROTECCIÓN CIVIL SOBRE LAS VÍCTIMAS DEL INCENDIO DE GUADALAJARA? (Número de expediente 180/001038.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta de doña María Ángeles Font.


La señora FONT BONMATÍ: Muchas gracias, señor presidente.


Señor ministro, el pasado día 14 de este mes la señora Abenzo, directora general de Protección Civil, hizo la siguiente aseveración en relación con los familiares de las víctimas del incendio de Guadalajara, que se la voy a leer textualmente: Y así es la vida. Las familias no pueden pretender que haya una atención permanente a su problema.


Por eso le pregunto como representante del Gobierno, señor ministro, si comparten estas declaraciones.


El señor PRESIDENTE: Su turno, señor ministro.


El señor MINISTRO DEL INTERIOR (Alonso Suárez): Gracias de nuevo, señor presidente.


Señora diputada, el Gobierno ha estado siempre y va a seguir estando siempre con las víctimas del incendio, personas que se dejaron la vida en el servicio a los demás, y con sus familias y vamos a seguir apoyándolas moral y materialmente en todo lo que podamos. En esa tesis está también, como no puede ser de otro modo, la directora general de Protección Civil.
Naturalmente que sí. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señora Font.


La señora FONT BONMATÍ: Gracias, señor presidente.


Señor ministro, las manifestaciones efectuadas por la señora Abenzo son sencillamente miserables, porque demuestran una falta de sensibilidad frente al dolor por las víctimas y los fallecidos de ese incendio de Guadalajara, tanto por el contenido de las mismas como por las formas y todo ello agravado por las fechas en las cuales se produjeron. Ustedes, el Partido Socialista, dicen sentir el mayor respeto por las familias, pero ningún representante, ni de Guadalajara ni de Castilla-La Mancha ni de España del Partido Socialista ha pedido, como mínimo, la rectificación inmediata de esta señora sobre sus mezquinas palabras evidentemente. Pero eso ya no nos extraña, porque tanto el Ejecutivo regional, como el Ejecutivo nacional solo tienen un interés, que nos olvidemos del incendio y de los muertos como sea. Ustedes no quieren que nadie recuerde a aquellos que fallecieron en un acto de servicio porque ellos fallecieron debido a la negligencia y a una mala coordinación demostrada entre el Gobierno del señor Barreda de Castilla-La Mancha y el Gobierno del señor Rodríguez Zapatero, que se saldó con un trágico balance por todos ya conocido. Por un lado, tendríamos los 11 muertos, el herido y las 13.000 hectáreas de pinares calcinados y, por otro lado, el cese de dos cargos políticos, pero que pasaron a un cargo político mucho mejor del que tenían anteriormente. Esto sí es demostrar una gran sensibilidad, señor ministro, no con los fallecidos, pero sí con los cesados. Para eso son socialistas, ¡faltaría más!

En el centro de esta balanza está el paripé de una comisión de investigación que no investigó absolutamente nada. El tratamiento que su Gobierno, señor ministro, y el de Toledo han dado a las familias de las víctimas es la evidencia más contundente de su talante real. Lo ha demostrado con las víctimas del terrorismo y ahora lo están haciendo con las víctimas de Guadalajara. Por este motivo el señor Rodríguez Zapatero no

Página 7113


tiene un hueco en su apretada agenda, entre la flauta y la ola de Afganistán, para reunirse con las familias... (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Lo lamento. Terminó su tiempo.


Señor ministro, su turno, por favor.


El señor MINISTRO DEL INTERIOR (Alonso Suárez): Gracias señor presidente.


Señora diputada, lo que dejó claro la comparecencia de la directora general de Protección Civil, y sobre todo y lo que es más importante, el comportamiento político del Gobierno, es el absoluto apoyo a las víctimas del trágico incendio y a sus familiares. Tengo que recordarle algo sin precedentes mientras gobernaban ustedes. Nada más ocurridos los hechos la propia vicepresidenta del Gobierno se personó en el lugar y estableció la autoridad competente dos prioridades muy claras: la primera, la de ayuda a las víctimas y, después de ésta, la de apagar el incendio. Para el rescate de los fallecidos se convocó y se utilizaron de una manera decidida las Fuerzas Armadas y todos los recursos disponibles. Y para la atención a los familiares se les facilitó toda la información, se les alojó adecuadamente, se les prestó apoyo médico y psicológico y se analizaron todas las actuaciones a las que esa directora general, a la que usted cita, a la que usted llama miserable -yo ya he perdido la esperanza de que no nos insulten en alguna sesión de control- se refirió en su comparecencia.


Señora diputada, además seguimos preocupándonos moral y materialmente. De forma inmediata dictamos un real decreto que de un modo coadyuvante, no indemnizatoria la situación excepcional de los familiares, decretó las indemnizaciones correlativas de 347.000 y algo más de 362.000 euros, según los casos. En definitiva, todo el respeto a las víctimas, todo el apoyo en su dolor a los familiares y, desde luego, todo el apoyo moral y material a las víctimas y a sus familias. (Aplausos.)

-DEL DIPUTADO DON JAIME IGNACIO DEL BURGO TAJADURA, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO, QUE FORMULA AL SEÑOR MINISTRO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS: ¿ESTÁ DISPUESTO EL GOBIERNO A DECLARAR QUE NAVARRA FORMA PARTE DE LA ENTIDAD NACIONAL EUSKAL HERRIA, COMO SOSTIENEN LOS PORTAVOCES DE LA ILEGALIZADA BATASUNA, PARA SER INCLUIDA EN EL PROCESO NEGOCIADOR QUE PUDIERA PONERSE EN MARCHA EN EL PAÍS VASCO? (Número de expediente 180/001036.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta al ministro de Administraciones Públicas de don Jaime Ignacio del Burgo.


El señor DEL BURGO TAJADURA: Gracias, señor presidente.


Señor ministro, voy a exponerle una serie de hechos ciertos. Es un hecho que su Gobierno permite de facto la actividad de Batasuna a pesar de estar ilegalizada. Es un hecho que los terroristas proponen la formación de dos mesas de negociación: una entre los agentes políticos vascos, con inclusión del Partido Socialista de Euskadi y del Partido Socialista de Navarra, y otra para lo que llaman desmilitarización del conflicto entre ETA y los Estados español y francés. Es un hecho que el secretario general del Partido Socialista de Euskadi ha anunciado su disposición a sentarse en esa mesa de negociación si ETA anuncia el abandono de su actividad criminal. Es un hecho que Batasuna valora como una revolución política que el presidente del Gobierno haya aceptado la evidencia de naciones diferentes a la española. Es un hecho que para los terroristas, y lo acaban de demostrar esta noche en Santesteban, sin Navarra no hay solución, no hay proceso, no hay acuerdo y que Navarra y su capital es para los vascos -y cito textualmente- lo que Jerusalén para los palestinos. Por último, es un hecho que el presidente Rodríguez Zapatero ha expresado su esperanza de que en esta legislatura se produzcan avances sustanciales hacia la paz en Euskadi.


A la vista de todos estos hechos, señor ministro, el secretario general del Partido Socialista de Navarra se ha sentido tan alarmado que ha llegado a proponer un pacto político para el blindaje territorial e institucional de Navarra. Conteste, pues, a mi pregunta ya que no lo ha querido hacer, como es habitual en ella, la señora vicepresidenta del Gobierno. ¿Está dispuesto el Gobierno a declarar que Navarra forma parte de la entidad nacional Euskal Herria, como sostienen los portavoces de la ilegalizada Batasuna, para ser incluida en el proceso negociador que pudiera ponerse en marcha en el País Vasco? (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señor ministro.


El señor MINISTRO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS (Sevilla Segura): Muchas gracias, presidente.


En estas horas tan poco conciliadoras, tengo que decirle tajantemente que no, que el Gobierno no está dispuesto a eso, y que me sorprende un hecho no menos evidente que el que S.S. ha relatado, que es que usted se haga eco de esos hechos. (Varios señores diputados: ¡Ahí, ahí!)

Me parece sorprendente que usted dé credibilidad a la banda terrorista ETA, que usted dé credibilidad a las declaraciones de una organización ilegal como Batasuna, y lo que no sé es por qué lo hace, no sé cuál es el interés que tiene S.S., o su partido, o su grupo en sembrar sospechas, en sembrar dudas, en sembrar malestar. No sé en qué ayuda eso a Navarra y a los navarros. Yo lo que le puedo garantizar, no a S.S., a los navarros y a las navarras, es que el Gobierno reitera su compromiso

Página 7114


permanente con ellos haciendo de nuevo una proclamación de autoafirmación de su identidad como Comunidad Foral Autónoma diferenciada e integrada en la España plural de las autonomías.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señor Del Burgo.


El señor DEL BURGO TAJADURA: Gracias, señor presidente.


Señor ministro, yo creería todo lo que usted está diciendo si no fuera porque hasta su propio secretario general en Navarra se ha alarmado.
Quiero decirle, señor ministro, que las piezas de este damero maldito comienzan a encajar. Cada vez está más claro por qué no impulsaron la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas y por qué consienten ahora que Batasuna actúe con absoluta impunidad. Buscan desesperadamente una tregua de ETA, quieren constituir, pero no saben cómo, la famosa mesa de partidos para satisfacer las exigencias terroristas, pero debieran saber que la banda terrorista no va a renunciar a su acción criminal si no se admite el reconocimiento de Euskal Herria como Nación con Navarra dentro de ella y el derecho a la autodeterminación. Por eso usted quiere tranquilizar a la sociedad Navarra, y deseo que afirme con toda rotundidad que el Gobierno no va a reconocer ni la existencia de Euskal Herria como nación ni la inclusión de Navarra como sujeto activo o pasivo de ningún proceso negociador.
(Aplausos.-Un señor diputado: ¡Muy bien!)

El señor PRESIDENTE: Señor ministro, su turno.


El señor MINISTRO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS (Sevilla Segura): Señor diputado, como ministro del Gobierno de España lamento que usted dé más credibilidad a lo que dice la banda terrorista que a lo que le digo yo como ministro del Gobierno de España. (Aplausos.) Me parece preocupante que usted dé más credibilidad a Batasuna y a ETA que a lo que dice el Gobierno de España, quizá porque no le gusta lo que dice el Gobierno de España. Le aseguro que los ciudadanos de Navarra se sienten muy tranquilos con la posición de defensa de Navarra y de la situación constitucional de Navarra que este Gobierno sí está garantizando. Lo que tiene que explicar, una vez más, es cuál es el interés que tiene usted en sembrar esa sospecha. ¿Quizá porque no quiere que hablemos de la disposición transitoria cuarta sobre la posición que ha manifestado el presidente de Navarra para suprimirla y que S.S. no comparte, como ha demostrado públicamente? ¿Quizá porque son ustedes los que no tienen claro cómo garantizar la integridad de Navarra? Este Gobierno lo tiene claro y los navarros pueden estar tranquilos con él. (Aplausos.-El señor Campos Arteseros: ¡Muy bien, Jordi!)

El señor PRESIDENTE: Gracias.


-DE LA SEÑORA DIPUTADA DOÑA MARÍA ISABEL SALAZAR BELLO, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA DEL CONGRESO, QUE FORMULA AL GOBIERNO: ¿QUÉ ACTUACIONES SE HAN ACORDADO EN EL CONSEJO INTERTERRITORIAL CON LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS PARA EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO DE LA PROTOCOLARIZACIÓN DE LA GRIPE AVIARIA? (Número de expediente 180/001044.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta a la señora ministra de Sanidad y Consumo, de doña Isabel Salazar. (Rumores.) Silencio, por favor, por las horas que son. (Rumores. -El señor Martínez-Pujalte López pronuncia palabras que no se perciben.-El señor Campos Arteseros: Tienes que aprender un poco de educación.-El señor Cuesta Martínez: Que cante un villancico Pujalte.) ¡Tranquilo todo el mundo! Discúlpeme, señora Salazar, he perdido el hilo.


Señora Salazar, su turno.


La señora SALAZAR BELLO: Gracias, señor presidente. La verdad que no me extraña nada, porque cuando la crispación llega a este nivel es terrible.


Señora ministra de Sanidad, en los últimos dos meses se han realizado varias comparecencias por parte suya como máximo responsable de la sanidad de España y del director general de Salud Pública, señor Oñorbe.
Gracias a esas comparecencias han dejado conceptos muy claros sobre la gripe aviaria, tan claros como que se trata de una enfermedad infecciosa de aves originada por un virus de tipo A y conocida desde hace más de cien años. Unas veces con una gran virulencia como en los Estados Unidos, y otras veces menos, como la de México del año 1992. Se transmite excepcionalmente al hombre por dos posibilidades de contagio, que es la infección directa a los humanos, como está pasando en estos momentos en Asia o, si apareciera un nuevo virus, con capacidad de transmisión o mutación y transmisión humana. Así, podría aparecer una pandemia contra la que la población no tendría inmunidad para defenderse, que puede venir, y también es otro concepto muy claro, pronto o dentro de mucho tiempo, pero hay que estar preparados. La OMS notificó en 2004 tres casos de muerte humana donde se detectó la cepa H5-N1. Desde entonces se han notificado varios centenares de casos, aunque en Europa la posibilidad de aparición de esta enfermedad es mínima, incluso dicen que se acerca a cero. La OMS elaboró planes especiales. España, desde mayo de 2005, tiene un plan nacional para preparación y respuesta ante la pandemia de gripe, que sería la coordinación, la vigilancia biológica, la epidemiológica, las vacunas, las antivirales y los análisis de las necesidades de disposición de cada uno de ellos en cada una de las distintas fases. Cada comunidad autónoma elabora su propio plan, el ministerio estuvo coordinando en todo momento esta labor y ahora está dentro de la Comisión de Salud

Página 7115


Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. El día 14 de diciembre, en el pleno, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas se reunieron para valorar el seguimiento y se aprobaron los protocolos complementarios al Plan nacional de preparación y respuesta, que permita que nuestro país esté bien preparado y mejor. Por eso, señora ministra, deseamos desde el Grupo Parlamentario Socialista que nos informe sobre qué actuaciones se han acordado en el Consejo Interterritorial con las comunidades autónomas para la evaluación y seguimiento de la protocolización de la gripe aviar.


Muchas gracias, señor presidente.


El señor PRESIDENTE: Señora ministra, su turno.


La señora MINISTRA DE SANIDAD Y CONSUMO (Salgado Méndez): Muchas gracias, señor presidente.


Efectivamente, el ministerio elaboró un Plan nacional de preparación y respuesta ante una pandemia de gripe que se presentó el pasado mes de mayo y se aprobó por el Comité Ejecutivo Nacional para la prevención, el control y el seguimiento de la evolución epidemiológica de ese virus. El plan propone una estructura de coordinación en la que se integran ese comité, la Comisión de Salud Pública de la que forman parte las comunidades autónomas y diversos subcomités para abordar ese plan.


El 14 de diciembre, como usted muy bien ha dicho, en el pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud se evaluó esa situación actual de la gripe aviaria con 170 casos de infecciones en humanos en el sudeste asiático y se presentaron los protocolos de actuación elaborados por los comités. En ellos participaron técnicos de las comunidades autónomas, lo que permitirá que nuestro país esté más y mejor preparado en el caso de que se produzca una situación similar a la del sudeste asiático. En primer lugar, se presentó el procedimiento a seguir ante la detección de infección humana por el virus de la gripe AH-5 y en el mismo se especificaron los circuitos de la notificación y las pautas a seguir ante la aparición de casos sospechosos de gripe aviaria en la fase de alerta pandémica. También se elaboró el protocolo de actuación para los trabajadores y personas expuestas, aves o animales infectados por el virus de la gripe aviaria, incluyendo en esos virus el H5-N1 y en ese protocolo se detallan los puntos clave para la protección de estas personas. El subcomité de respuesta en emergencia ha elaborado y consensuado igualmente un protocolo de control de la infección que va dirigido a los profesionales sanitarios y que contempla las medidas de protección individual y de barrera. Asimismo, el subcomité de vacunas y antivirales ha definido los grupos prioritarios para el uso de antivirales. En ese protocolo se describen los fármacos y se especifican los grupos a los que habría que administrarlos en las fases de alerta pandémica y también en la fase de pandemia.


Por último, desde Sanidad Exterior se han elaborado los protocolos con recomendaciones sanitarias para los viajeros que se dirijan a áreas de riesgo o provengan de las mismas, así como recomendaciones para la prevención y manejo de casos sospechosos en cruceros internacionales y recomendaciones sanitarias generales ante las adopciones internacionales.
También en esa reunión del Consejo Interterritorial se dio cuenta de las reuniones y de la propuesta de la Organización Mundial de la Salud y también de la Unión Europea de anticipar en lo posible la puesta en marcha del reglamento sanitario internacional que nos va a permitir luchar más eficazmente contra esta pandemia en el supuesto de que llegara finalmente a producirse.


Muchas gracias. (Aplausos.)

-DEL DIPUTADO DON JUAN JULIÁN ELOLA RAMÓN, DEL GRUPO PARLAMENARIO SOCIALISTA DEL CONGRESO, QUE FORMULA A LA SEÑORA MINISTRA DE SANIDAD Y CONSUMO: ¿PUEDE INFORMAR LA MINISTRA DE SANIDAD Y CONSUMO SOBRE LOS ACUERDOS ALCANZADOS EN MATERIA DE CARTERA DE SERVICIOS BÁSICOS Y COMUNES DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD? (Número de expediente 180/001045.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta del diputado don Juan Julián Elola.


El señor ELOLA RAMÓN: Muchas gracias, señor presidente.


En primer lugar, señora ministra, querría felicitarle por la aprobación de la ya conocida Ley del tabaco, que ha sabido defender a pesar de las reacciones que han surgido en contra; ley que finalmente ha sido aprobada y se ha demostrado la enorme aceptación que tiene en la sociedad. Mi más sincera enhorabuena.


Mi pregunta va a ser acerca de la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de la semana pasada. Personalmente me ha quedado un sabor agridulce por su contenido. El primer sentimiento fue el de tristeza. Como diputado por Madrid que la primera noticia que surge sea para hacer saber que en la contabilidad de la lista de espera quirúrgica en el ámbito nacional se van a tener en cuenta solo los datos de 16 comunidades autónomas, excluyendo precisamente a Madrid, es algo que a pesar de ser esperado no deja de producirme una sensación amarga.
Desde el Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid se viene denunciando que el sistema de recuento de las listas de espera en esta comunidad, regida por la orden 602/2004 de la Comunidad de Madrid, no solo no se ajusta y vulnera claramente el Real Decreto-ley 605/2003 para el tratamiento homogéneo de la información sobre listas de espera en el ámbito estatal del Gobierno de José María Aznar del Partido Popular, sino que también infringe o por lo menos burla los artículos 2 y 4 de la Ley 41/2002,

Página 7116


de Autonomía y Derechos del Paciente, también casualmente del Gobierno del Partido Popular. Se llega incluso a establecer represalias contra aquellos pacientes que simplemente quieren ejercer su derecho a que les opere el mismo equipo, el mismo hospital que ha intervenido en el diagnóstico y seguimiento de la enfermedad que padecen. Parece ser que la insumisión legislativa insinuada al menos por la Comunidad de Madrid no se limita a las leyes socialistas.


Sin embargo, fuera de este aspecto colateral en lo verdaderamente importante el resultado del Consejo Interterritorial ha sido más que positivo. Ha cumplido su misión de velar por la cohesión del Sistema Nacional de Salud, en este caso en algo tan importante como la actualización de la cartera de servicios básicos, que establece qué prestaciones están garantizadas para todos los ciudadanos españoles, con independencia de su lugar de residencia y de que en su comunidad estén o no disponibles esas atenciones. El hecho de no haberse renovado desde 1995, en diez años, da idea también de que resulta imprescindible un mecanismo que permita una actualización continúa y ágil del proceso.
Señora ministra, por eso me gustaría preguntarle: ¿Puede informarnos sobre los acuerdos alcanzados en materia de cartera de servicios básicos y comunes del Sistema Nacional de Salud? (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señora ministra, por favor.


La señora MINISTRA DE SANIDAD Y CONSUMO (Salgado Méndez): Muchas gracias, señor presidente.


Señoría, tras un año y medio de trabajo con las comunidades autónomas, el pasado 1 de diciembre la Comisión de aseguramiento, financiación y prestaciones del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud consensuó por unanimidad el texto del proyecto del real decreto de cartera de servicios. Ya en la primera sesión del Consejo Interterritorial que convoqué como ministra de Sanidad el 16 de junio del año 2004 incluí el proceso de elaboración de esa cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud como un objetivo prioritario. Por otra parte, la Conferencia de Presidentes dedicada a la financiación de la sanidad también incluyó esta propuesta de elaboración de dicha cartera de servicios básicos y comunes del Sistema Nacional de Salud como uno de los acuerdos resultado de dicha conferencia. Con esa elaboración queremos garantizar a todos los ciudadanos las condiciones básicas y comunes de las prestaciones sanitarias a las que tienen derecho, dando así cumplimiento a lo que establece, por cierto, la Ley 16/2003, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud.


Esa Comisión de aseguramiento, financiación y prestaciones ha mantenido 23 reuniones que se añaden a otras cuatro que han tenido los distintos grupos técnicos, comités y comisiones que han dado cuerpo al contenido de la cartera de servicios: salud pública, atención primaria, especializada y de urgencias, transporte sanitario, prestación de productos dietéticos y prestación ortoprotésica. Además de las prestaciones actuales el proyecto establece el procedimiento, de acuerdo con la ley, para las actualizaciones: a instancias de quién, qué requisitos previos debe tener su incorporación, cómo debe ser la evaluación por parte de la Agencia de evaluación de tecnologías del Instituto de Salud Carlos II, y, finalmente, cuál es el procedimiento para su definitiva inclusión. Esa cartera fue presentada en el pleno del Consejo Interterritorial del pasado día 14 y queda pendiente una reunión con los consejeros de las comunidades autónomas, a solicitud de los gobiernos del Partido Popular, para examinar con ellos las alegaciones que se presenten en las próximas semanas.


Señoría, culminará así un proyecto necesario, complejo e importante que ayuda a consolidar nuestro Sistema Nacional de Salud. Por eso quiero agradecer el sentido de la responsabilidad de todas las administraciones sanitarias que tanto han colaborado para este objetivo. (Aplausos.)

-DE LA DIPUTADA DOÑA PILAR GRANDE PESQUERO, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA DEL CONGRESO, QUE FORMULA A LA MINISTRA DE SANIDAD Y CONSUMO: ¿QUÉ VALORACIÓN REALIZA EL MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO SOBRE EL ACUERDO PARA EL DESARROLLO DEL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES CARDIOVASCULARES? (Número de expediente 180/001046.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta de la diputada doña Pilar Grande.


La señora GRANDE PESQUERO: Gracias, señor presidente.


Señorías, este Gobierno está empeñado en cumplir sus compromisos electorales aunque parece que a algunos esto les produce una auténtica zozobra. Uno de esos compromisos es dar prioridad al gasto en investigación y desarrollo aumentando la inversión pública de forma transversal en el conjunto de los ministerios. La investigación es un elemento primordial en el desarrollo de una sociedad moderna, en especial en el ámbito de la biomedicina y la salud. Este es el caso del Ministerio de Sanidad y Consumo, cuyo aumento presupuestario en el ejercicio 2006 es del 20,86 por ciento. Suponen 822,99 millones de euros que se destinarán fundamentalmente a políticas de cohesión y calidad para el conjunto del sistema, a estrategias de salud pública y planes de prevención, a política farmacéutica y a políticas de investigación, innovación y desarrollo, las cuales aumentan un 17,74 por ciento. Dicho aumento se canaliza a través del Instituto de Salud Carlos III, destinándose a la promoción de la investigación sanitaria realizada por fundaciones como el Centro Nacional de Investigaciones

Página 7117


Oncológicas, el Centro de Investigación de Enfermedades Neurológicas y el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovalculares.


Como fruto de esta firme apuesta por la inversión pública en investigación de este Gobierno se llega a la firma de un acuerdo que también compromete a la inversión privada y que se traduce en una de las apuestas científicas más importantes tanto en el ámbito nacional como europeo que investigará sobre las enfermedades que son la primera causa de muerte en España. Además -y lo que no es menos importante-, contribuirá a acabar con la orfandad de muchos jóvenes investigadores españoles que hasta ahora no podían realizar sus proyectos por falta de recursos. Este acuerdo firmado en La Moncloa el pasado día 15 incluye la aportación económica de importantes empresas españolas, lo que va a permitir hasta el año 2012 parte del mantenimiento y la actividad investigadora del centro, junto a la incorporación de un comité científico externo de asesoramiento y evaluación del que forman parte científicos y científicas de relevancia internacional.


Señora ministra, aparte de lo expuesto, ¿qué valoración realiza su ministerio sobre el acuerdo para el desarrollo del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares?

El señor PRESIDENTE: Señora ministra, su turno.


La señora MINISTRA DE SANIDAD Y CONSUMO (Salgado Méndez): Muchas gracias, señor presidente.


Señoría, la firma el pasado 15 de diciembre, ante el presidente del Gobierno, del acuerdo por el que 13 de las más importantes empresas españolas se comprometían con el Ministerio de Sanidad y Consumo a financiar una parte importante de la actividad del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares es, desde luego, la actuación de mecenazgo empresarial más relevante de los últimos años, por su importe, por el grupo de empresas que la componen y por los resultados previstos.
Este convenio prevé la aportación, hasta el año 2012, de 166 millones de euros de fondos públicos y de casi 100 millones de euros de iniciativa privada para la financiación del CNIC. Se enmarca así esta actuación en el plan Ingenio 2010 y también en la política del Gobierno de apoyo a la I+D+i, con unas dotaciones que, como sabe, se incrementan en el presupuesto del año 2006 en un 31 por ciento. Este nuevo proyecto se va a estructurar como una acción conjunta entre Estado y sector privado, creándose una fundación, Procnic, en la que estas empresas se comprometen con la investigación a largo plazo. El acuerdo incluye también la incorporación de Valentín Fuster como presidente del comité científico externo de asesoramiento y evaluación.


El fin último de este convenio y de la propia actividad del CNIC es convertirse en una institución líder en la investigación cardiovascular en el ámbito internacional. Por eso la valoración del ministerio no puede ser más positiva. Supone una financiación adicional para actividades de I+D+i, con un dilatado horizonte temporal. En la gestión de los recursos se introduce un modelo de funcionamiento que sujeta la financiación de proyectos a la obtención de resultados, y supone también el inicio de un modelo de colaboración con la iniciativa privada en la que estas empresas, ninguna de las cuales realiza actividades en el sector de ciencias de la salud, patrocinan un proyecto científico al margen de intereses específicos. El convenio establece también que los frutos de la investigación revertirán en su totalidad al Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares. Por eso yo creo que lo que conviene es que se tome ejemplo. También quiero expresar desde aquí nuestra gratitud a las empresas y nuestra esperanza en que el CNIC sea finalmente un referente mundial. (Aplausos.)

-DEL DIPUTADO DON VICENTE MARTÍNEZ-PUJALTE LÓPEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO, QUE FORMULA AL SEÑOR MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO: ¿PIENSA TOMAR EL GOBIERNO EN CONSIDERACIÓN LOS INFORMES ELABORADOS POR LOS SERVICIOS TÉCNICOS DE LA COMISIÓN NACIONAL DE ENERGÍA EN RELACIÓN CON LA OPA DEL SECTOR ENERGÉTICO? (Número de expediente 180/001034.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta al señor ministro de Industria, Turismo y Comercio del diputado don Vicente Martínez-Pujalte.


El señor MARTÍNEZ-PUJALTE LÓPEZ: Muchas gracias, señor presidente.


Señor ministro, le dijimos hace una temporada que esto de nombrar a cinco miembros de la Comisión Nacional de Energía y poner una presidenta con carné tenía sus riesgos. Ayer vimos cómo los cinco miembros elegidos por el Partido Socialista aguaban el acuerdo que habían hecho los técnicos.
¿Le parece a usted bien?

El señor PRESIDENTE: Señor ministro, su turno.


El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO (Montilla Aguilera): Muchas gracias, señor presidente.


Señoría, respecto a la pregunta que formula, usted sabe que el Gobierno seguirá los procedimientos en vigor que ya le indicó a su grupo, hace unas semanas, el vicepresidente segundo del Gobierno y que no le repito para no aburrir más a esta Cámara; pero si usted quiere hablar de informes de la CNE, hablaremos de los actuales y también de algunos del pasado. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señor diputado.


Página 7118


El señor MARTÍNEZ-PUJALTE LÓPEZ: Señor ministro, no le he hablado del pasado, del presente ni del futuro. Le podría hablar de créditos, de condonación de créditos y de todas esas cuestiones, pero deje el pasado de lado, ahora el responsable es usted y yo le he hecho una pregunta concreta: ¿Le parece a usted bien que los cinco miembros cuyo nombramiento usted propuso, los cinco, hayan hecho un informe aguando el informe de los técnicos? ¿No le parece escandalosa la interferencia política en decisiones empresariales? ¿No le parece escandaloso que estén apoyando una operación económica violentando todos los procedimientos, poniendo personas con carné, presionando a miembros del Consejo Nacional de Energía, haciendo que agüen un informe de los técnicos? Le digo una cosa muy seria, señor ministro. Esta operación es su operación, usted la conocía con antelación, usted la promovió y ha hecho todo lo posible por sacarla adelante, pero apréndase una cosa, señor ministro: quien tiene que defender a los consumidores, que no va a ser el Gobierno porque pretende proteger a una empresa frente a millones de consumidores, es el Tribunal de Defensa de la Competencia. Espero, señor ministro, que usted se pueda comprometer a respetar la resolución del Tribunal de Defensa de la Competencia porque si no será una vez más una prueba de que ustedes están protegiendo a alguno en contra de millones de familias y de millones de consumidores, y eso es un escándalo, como es un escándalo, señor ministro, que usted suba las tarifas para que la OPA la paguen los consumidores y no protegiendo a los consumidores frente a una empresa.
(Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señor ministro, su turno, por favor.


El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO (Montilla Aguilera): Gracias, señor presidente.


Señoría, el Gobierno adoptará una decisión cuando toque y no la adoptará hasta que no se conozcan todos los informes, por más que ustedes insistan en ello, y no es porque no debamos hacerlo, que no debemos, es porque no tenemos una posición prefijada. Antes, obviamente, necesitaremos todos los informes y, aunque acabamos de conocer que la Comisión Nacional de la Energía se ha pronunciado ya sobre la función 15 -por cierto, favorablemente, igual que lo hizo respecto de la función 14, que además usted sabe que es preceptiva-, aún cabe esperar otros informes. Tal vez este modus operandi a usted le resulte extraño y más teniendo en cuenta que ustedes no necesitan informes para expresar sus opiniones. Yo sí le pido que haga memoria, señor Pujalte: en el año 2003 el Gobierno del PP se mostró contrario a la OPA de Gas Natural sobre Iberdrola. Claro, usted dirá que el informe de la CNE fue desfavorable, sin embargo voy a recordarle algunos datos que demuestran un poco su doble moral. Durante el periodo de elaboración de la propuesta de resolución de la función decimocuarta los servicios técnicos de la CNE emitieron tres informes favorables a la OPA; por el contrario, el consejo de la CNE dictaminó negativamente con tres votos particulares, aquellos que no eran evidentemente de la cuerda del Partido Popular. Resulta que los informes técnicos no solo no fueron tenidos en cuenta ni debatidos por el consejo de administración de la CNE, sino que éste basó su resolución en una propuesta elaborada por el consejero ponente de forma externa al organismo. ¡Caramba, qué curiosa manera de respetar los informes técnicos que tenía aquella comisión nombrada por el Partido Popular! En todo caso, señoría, conoce usted de sobra cuál es el procedimiento a seguir y el papel de cada uno en el mismo, lo ha dicho el vicepresidente, además ya lo ha señalado en alguna sesión anterior.


Respecto a los carnés, señor Pujalte, doña Maite Costa no sé si tiene carné de conducir, el de identidad me imagino que sí, lo que le puedo asegurar es que el carné del Partido Socialista no lo ha tenido nunca.
Dejen ustedes de mentir que precisamente son unos especialistas en mentir y en manipular. (Aplausos.-El señor Martínez-Pujalte López: La hicieron diputada con el carné de Acción Católica.)

-DEL DIPUTADO DON FERNANDO VICENTE CASTELLÓ BORONAT, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO, QUE FORMULA AL MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO: ¿CONSIDERA EL MINISTRO QUE LAS SUBIDAS DE TARIFAS DEL GAS Y DE LA ELECTRICIDAD ANUNCIADAS PARA EL AÑO 2006 AFECTAN A LA EMPRESA GASISTA CONTROLADA POR UNA CAJA DE AHORROS A LA QUE EL PARTIDO DEL SEÑOR MINISTRO DEBE DINERO Y FAVORES? (Número de expediente 180/001035.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta del diputado don Fernando Castelló.


Adelante.


El señor CASTELLÓ BORONAT: Gracias, señor presidente.


¿Considera el señor ministro que las subidas de las tarifas del gas y de la electricidad anunciadas para el año 2006 afectan a la empresa gasista controlada por una caja de ahorros a la que el partido del señor ministro le debe dinero y favores?

El señor PRESIDENTE: Señor ministro.


El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO (Montilla Aguilera): Gracias, señor presidente.


Señoría, en respuesta a su pregunta le diré que el partido del señor ministro, como usted dice, debe dinero como muchos otros, incluyendo el partido al que usted

Página 7119


pertenece, pero no debe favores. Obviamente, y usted debería saberlo, las subidas de tarifas del gas y de la electricidad no son un capricho del Gobierno, sino el resultado de aplicar una metodología legal aprobada por ustedes, en la que la subida de los hidrocarburos tiene una importancia insoslayable y afecta al conjunto de las empresas, no a una, y al conjunto de la ciudadanía.


El señor PRESIDENTE: Señor diputado.


El señor CASTELLÓ BORONAT: Gracias, señor presidente.


Señor ministro, durante los 20 meses que lleva en el Gobierno solo se ha preocupado claramente de preparar el terreno para posibilitar esa gran operación político-económica a la que se refería también mi compañero, el señor Martínez-Pujalte, que ha beneficiado y beneficia exclusivamente a un grupo empresarial, al partido de los socialistas de Cataluña, y a usted mismo. Señor Montilla, tiene al sector energético encendido, saltan chispas por todas partes y, desde luego, pinta crudo para las familias y para las empresas, que van a ver cómo su incompetencia y su parcialidad se traducen en pagar cada vez más cara la luz y el gas.


Señor Montilla, no tiene modelo energético, se lo venimos diciendo. Hay solo un objetivo en su gestión: poder político y económico a costa del bolsillo de todos los españoles y del futuro de nuestra economía y, como nos hemos enterado últimamente, también devolver el favor por esos 1.000 millones de pesetas condonados.


Hablemos ahora de esas decisiones a que hacíamos referencia en la pregunta y que se van a tomar. Como no podía ser de otra manera, están en esa misma línea, hacer posible esa operación. Yo le preguntaría: ¿Es esa la contrapartida de los 1.000 millones condonados? Porque, señor Montilla, esas decisiones van a incrementar el déficit tarifario en el sector eléctrico, van a incrementar los precios del gas, van a excluir a un importante número de empresas del régimen tarifario del gas y las consecuencias van a ser que se va a provocar un estrangulamiento del sector eléctrico perjudicando a una de las partes, en este caso Endesa, va a beneficiar claramente a Gas Natural, que mejorará su posición y su valoración, va a posibilitar un incremento del flujo de caja de la gasista vía la tarifa y además va a dejar que Gas Natural imponga el precio del gas y las condiciones en los contratos, como está haciendo, en un mercado libre donde no tiene competencia real y puede incrementar sus ingresos de forma considerable. En pocas palabras, va a facilitar la posición de Gas Natural en la OPA planteada, es decir, a engrasar esa operación político-económica, perjudicando a un gran número de empresas, de sectores, reduciendo su competitividad, definiendo un escenario marcado por los intereses del Gobierno y perjudicando a los consumidores españoles, que van a pagar más por la electricidad y el gas por su incompetencia y su parcialidad.


Señor Montilla, ¿es este el precio de los 1.000 millones condonados? Altísimo precio que no nos podemos permitir. La respuesta en cualquier caso es su dimisión. (Un señor diputado: ¡Toma ya!-Rumores.)

El señor PRESIDENTE: Señor ministro.


El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO (Montilla Aguilera): Gracias, señor presidente.


Señoría, yo sigo sin entender por qué motivo ven algo sospechoso en la renegociación de una deuda cuyo único objetivo era pagarla. Más sospechoso hubiera sido que ante la imposibilidad de pagar la deuda tal como estaba vigente se hubiera condonado, como les ha ocurrido a ustedes en varias ocasiones. El PSC renegoció una deuda para establecer unas cuotas acordes con sus ingresos, cosa que hacen multitud de entidades, empresas y personas, y hablando de personas hay quienes pueden pagar cuotas de créditos por importe superior a sus ingresos, pero ese no es el caso del Partido Socialista, se lo aseguro.


En fin, señor Castelló, observo que hoy le han encargado a usted hacerle compañía al señor Martínez-Pujalte en este afán de mantener vivo un asunto que solo interesa a algunos de los que desde algunas tribunas le marcan la agenda al Partido Popular. Usted no se sorprenda, a ustedes no les interesan la tarifa, ni los consumidores, ni el medio ambiente ni nada, a ustedes solo les interesa defender intereses oscuros, y hasta que este asunto no haya concluido, diga lo que diga el Gobierno, haga lo que haga, el Partido Popular seguirá manteniendo acusaciones sin fundamento que estoy seguro que se les van a volver en contra. Acuérdese de esto, señoría.


Hablando de subidas, usted sabe que la tarifa eléctrica debe subir, entre otras cosas porque han subido los precios de los combustibles, porque hay más energías renovables en nuestro mix, usted sabe perfectamente que eso es así, pero sepa que la subida de la tarifa es menor de lo que va a subir, por ejemplo, el precio del transporte público en Madrid, que crecerá el 4,87 por ciento, supongo que también debido a la subida del precio del petróleo.


Muchas gracias.


-DEL DIPUTADO DON MANUEL MAS I ESTELA, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA DEL CONGRESO, QUE FORMULA AL SEÑOR MINISTRO DE INDUSTRIA, COMERCIO Y TURISMO: ¿CÓMO VALORA EL GOBIERNO LOS ACUERDOS DE LA CUMBRE DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL COMERCIO (OCM)? (Número de expediente 180/001041.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta del diputado don Manuel Mas.


Página 7120


El señor MAS I ESTELA: Gracias, señor presidente.


Señor ministro, hace pocos días el secretario general de Comercio Exterior de su Departamento, en comparecencia ante la Comisión de Industria, Turismo y Comercio, nos ilustró sobre las dificultades que tenía la reunión que la Organización Mundial del Comercio iba a celebrar en Hong Kong y sobre la posición del Gobierno español en la misma dentro del marco de la Unión Europea. El debate para una mayor liberalización del comercio internacional iba a librarse -se está librando de hecho- casilla por casilla de una matriz formada por países por un lado y productos y sectores económicos por otro, y probablemente el resultado positivo o negativo en alguna casilla sería a costa del resultado inverso en otra casilla. De ahí la gran dificultad del debate y el pesimismo existente sobre las posibilidades de avanzar en los objetivos propuestos, especialmente los ligados al desarrollo de los países más pobres.


Celebrada ya la reunión es preceptivo preguntar al Gobierno cuál es la valoración que el Gobierno hace de la misma y de los acuerdos alcanzados.


Gracias.


El señor PRESIDENTE: Señor ministro, su turno.


El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO (Montilla Aguilera): Gracias, señor presidente.


Señoría, la conferencia ministerial de la OCM celebrada estos últimos días en Hong Kong, aun suponiendo un modesto avance en las negociaciones de la ronda de Doha, ha servido para consolidar un esperanzador camino que tendrá su continuidad en Ginebra el próximo año. A pesar de que no se han alcanzado las ambiciosas pretensiones españolas y europeas, fundamentalmente debido a la abismal distancia existente entre las posturas representadas en el seno de la cumbre, se han consensuado determinados acuerdos que posibilitarán un marco de referencia adecuado para futuros logros. En este sentido he de destacar el paquete de medidas acordado a favor del desarrollo, que redundará en beneficio de los países más pobres y supondrá un paso más en el camino emprendido hacia la eliminación de las barreras comerciales y el acceso al libre mercado de los países en vías de desarrollo. Es de subrayar que este acuerdo no hubiera sido posible sin el compromiso condicionado de la Unión Europea de eliminar las subvenciones a las exportaciones agrícolas para el año 2013. Asimismo, como usted sabe, se ha avanzado en el paralelismo exigido por la Unión Europea a los países desarrollados en mencionados conceptos equivalentes, como son los créditos a la exportación, las empresas de Estado o las ayudas alimentarias. Asimismo, esta disposición europea ha puesto de manifiesto una vez más el firme compromiso de España y de Europa a favor del desarrollo y la lucha contra la desigualdad. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer. Hong Kong supone un punto y seguido que permitirá que en los próximos meses continúen las negociaciones a nivel técnico y que queden así fijadas las modalidades de negociación para el próximo año. En definitiva, el Gobierno de España valora positivamente el esfuerzo realizado por todos los países participantes en la cumbre de Hong Kong, esperando finalmente que la Ronda de Doha sea un éxito y que estando como está centrada en el ámbito del desarrollo ayude a sentar las bases que permitan superar la actual brecha económica existente entre el primer y el tercer mundo.


Señoría, a Cancún se fue hace dos años con grandes esperanzas que posteriormente por desgracia no se materializaron. Hong Kong, a pesar del pesimismo inicial, ha supuesto un punto de inflexión que nos permitirá seguir avanzando con una perspectiva comercial mucho más justa.


Muchas gracias. (Aplausos.)

-DEL DIPUTADO DON JUAN CARLOS CORCUERA PLAZA, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA DEL CONGRESO, QUE FORMULA AL SEÑOR MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO: ¿CÓMO VALORA EL GOBIERNO LA PUESTA EN MARCHA DE LA TELEVISIÓN DIGITAL TERRESTRE (TDT)? (Número de expediente 180/001042.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta del diputado don Juan Carlos Corcuera.


El señor CORCUERA PLAZA: Gracias, señor presidente.


Señor ministro, uno de los principales objetivos de su ministerio para esta legislatura era sin lugar a dudas el impulso definitivo a la implantación de la Televisión Digital Terrestre en nuestro país, superando así el estado de incertidumbre en que la había dejado el Grupo Popular. En el año 2004 la situación de parálisis en el despliegue de implantación de la TDT era más que evidente, a pesar de que ya hacía seis años que se disponía de soporte legal. Los índices de penetración y la oferta de estos servicios para los ciudadanos eran irrisorios en comparación con los países de nuestro entorno, no existiendo ni un calendario claro para la transición ni una normativa. Sin embargo, este desalentador panorama ha dado un giro de 180 grados en poco más de un año y medio. En estos momentos ya se encuentra materializada la práctica totalidad de las medidas que recogía el plan de impulso de la TDT y el pasado día 12 de diciembre pudimos verle en los medios de comunicación, junto a las empresas adjudicatarias de la televisión digital, en la firma del contrato para la explotación de 20 nuevos canales de ámbito estatal, la mayoría de los cuales está en el aire desde el pasado 30 de noviembre.


Estamos hoy ante un nuevo concepto de televisión que pretende proporcionar la posibilidad no solo de recibir muchos más canales con mayor calidad en su receptor,

Página 7121


sino también de añadir interactividad, lo que permitirá a los espectadores constituirse en elemento activo dentro del mundo audiovisual. El televisor podrá ser una vía alternativa de acceso a los servicios de la sociedad de la información, como lo es ahora el ordenador personal.
Creemos que por primera vez el sector ha percibido de los poderes públicos una intención clara y decidida de impulso a la televisión digital terrestre y los ciudadanos han respondido con gran interés a las nuevas ofertas televisivas.


Según las previsiones de la patronal Asimelec, a finales de año el número de hogares dotados de esta tecnología ascenderá a más de 850.000. Por todo ello le formulo la siguiente pregunta: ¿Cómo valora el Gobierno la puesta en marcha de la televisión digital terrestre?

Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Señor ministro.


El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO (Montilla Aguilera): Gracias, señor presidente.


Señoría, efectivamente, tal y como usted decía, el pasado día 12 pudimos asistir al acto en el que quedó formalizada, y se formalizaron los contratos además, la emisión de la TDT con cobertura nacional, y desde el Gobierno queremos agradecer a todos los operadores su implicación decidida en el proyecto y especialmente a las televisiones públicas que han de ejercer como motor de la TDT. Señorías, el Gobierno se muestra bastante satisfecho con este acto de lanzamiento. En este momento, el calendario establecido para el apagón analógico, adelantado a abril de 2010, ha empezado a adquirir plena credibilidad. A partir de ahora serán cada vez más los hogares que se beneficiarán de las enormes ventajas que aporta la TDT, tal y como usted ha mencionado. Habrá más pluralidad en la oferta, favorecida por la decisión del Gobierno de asignar gratuitamente el espectro, mejor calidad de imagen y sonido y, por supuesto, más servicios y también plena accesibilidad. Se ha puesto en marcha un nuevo tiempo tecnológico con importantes repercusiones culturales, educativas, económicas y sociales. Se trata de una apuesta clara por la modernidad, en coherencia con la apuesta en general del Gobierno por todo aquello que signifique innovación y desarrollo tecnológico.


Para finalizar, permítame mostrar la satisfacción por el hecho de que con el esfuerzo que hemos dedicado desde el inicio de la legislatura se haya superado definitivamente la situación de estancamiento a la que el Gobierno del Partido Popular había condenado a la TDT. La apatía institucional con la que el Partido Popular administró la televisión digital terrestre tuvo consecuencias negativas para la industria audiovisual, para los operadores, para los distribuidores y para el desarrollo tecnológico. La inacción del Partido Popular impidió también que los telespectadores pudieran beneficiarse de un mayor pluralismo.
Claro que para que se fomente este pluralismo es preciso que las concesiones de televisión digital terrestre se realicen desde la imparcialidad. También en este campo se observan importantes diferencias entre la manera de actuar del Gobierno, que ha concedido las licencias de televisión digital no por razones de afinidad sino sin discriminación, y la de algunos gobiernos autonómicos del Partido Popular que no están siendo, como ustedes saben, precisamente plurales en la asignación de las licencias de televisión digital.


Muchas gracias. (Aplausos.)

-DEL DIPUTADO DON LUIS JUAN TOMÁS GARCÍA, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA DEL CONGRESO, QUE FORMULA AL SEÑOR MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO: ¿CON QUÉ CRITERIOS HA AFRONTADO EL GOBIERNO LA REVISIÓN DE LA TARIFA ELÉCTRICA? (Número de expediente 180/001043.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta del diputado don Luis Juan Tomás García.


El señor TOMÁS GARCÍA: Gracias, señor presidente.


La revisión de la tarifa eléctrica es un asunto muy serio para ser tratado con la frivolidad con que lo han hecho los diputados del Partido Popular que acaban de intervenir. Señor ministro, queremos saber cuáles han sido las razones que han motivado la propuesta de revisión de la tarifa eléctrica, sobre todo después de haber sabido que las compañías eléctricas que operan en el sector han realizado una propuesta de elevación de la tarifa con un aumento entre el 15 y el 20 por ciento, nada más y nada menos. ¿Cómo se explica esta propuesta?

Señorías, es bien cierto que las tarifas eléctricas españolas se mantienen en la zona media baja, si la comparamos con los países de nuestro entorno. ¿Justificaría esta situación la propuesta de subida que hacen las compañías suministradoras? ¿Intentan quizás repercutir la elevación del precio de gas en 2005 con un incremento del 20,8 por ciento respecto a las previsiones? Señorías, las tarifas de acceso a la red eléctrica en España, al igual que en el resto de los países de la Unión Europea, tienen que atenerse a lo establecido en la Directiva 2003/54. La directiva europea regula el mercado interior de electricidad y fija que los Estados miembros deberán garantizar que todos los clientes domésticos disfruten en su territorio del derecho al suministro de electricidad, de una calidad determinada y a unos precios razonables. La Ley 54/1997, del Sector Eléctrico español, ya estableció los principios generales para el ejercicio de las actividades eléctricas. Esta norma, elaborada por un Gobierno del Partido Popular, recoge que la retribución de las actividades será siempre con cargo a las tarifas, los peajes y los precios satisfechos según criterios objetivos. También la metodología para la obtención de la tarifa

Página 7122


fue regulada por un Gobierno del Partido Popular. Señor ministro, ¿qué criterios ha aplicado el Gobierno para calcular la tarifa eléctrica de 2006? Nos interesa saberlo y nos urge saberlo, pues al punto que hemos llegado no resultaría extraño escuchar cualquier mañana que la subida del precio en origen de los hidrocarburos fue una estrategia concertada por este Gobierno para hundir las economías de las familias españolas.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señor ministro.


El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO (Montilla Aguilera): Gracias, señor presidente.


Señoría, tal y como usted decía, el Gobierno ha elaborado su propuesta de tarifa eléctrica para el año 2006 conforme a la metodología vigente, que fue diseñada por el Partido Popular. La propuesta, que se ajusta estrictamente a lo permitido por dicha metodología, es el resultado de sumar al porcentaje autorizado de incremento los costes ocasionados por las nuevas normativas, tal y como prevé también la legislación, de eficiencia energética y de producción limpia y no contaminante. Lejos ciertamente de lo que hemos estado leyendo y oyendo en los últimos días, la nueva tarifa supone para el consumidor doméstico medio, en caso de aprobarse, que todavía no lo está, una subida de tan solo 1,40 euros en la factura mensual de electricidad. Esta subida es significativamente inferior a la que proponían las compañías eléctricas, que, como usted sabe y ha comentado, sugirieron elevar la tarifa entre un 15 y un 20 por ciento, porcentajes que de aplicarse tendrían serias repercusiones en las economías domésticas, sobre todo en las más frágiles, y también en la competitividad de las industrias españolas.


Señoría, como le decía, el Gobierno se ha limitado a aplicar una metodología establecida por el Gobierno anterior del Partido Popular que vamos a cambiar a lo largo del año 2006. Por tanto, no hay sospecha posible, no hay que buscar ninguna confabulación, como usted mencionaba, ni mucho menos entender que el Gobierno emplea la tarifa para beneficiar supuestas operaciones o a determinadas empresas porque nos hemos limitado a aplicar una normativa heredada. En todo caso, a nadie se le debe escapar que ante subidas del precio del petróleo cercanas al 60 por ciento es necesario, aunque no nos guste ni a los consumidores ni desde luego al Gobierno, pagar un poco más por la energía que consumimos e irnos así acostumbrando a trasladar a la tarifa el coste real de la energía, porque, señorías, la energía hay que pagarla y no es un bien barato. En este sentido, también quisiera señalar que la nueva tarifa penaliza el derroche energético y financia modificaciones normativas que afectan a la retribución de las actividades eléctricas, como las derivadas del Plan de acción de la estrategia española de ahorro y eficiencia energética y del Plan de energías renovables, planes que cuentan con un amplio respaldo social y parlamentario. Quiero decir con esto, señoría, que la nueva tarifa no solo refleja el alza de los precios de la materia prima, de los combustibles, sino que es consecuencia en gran medida de decisiones políticas de este país, que ha optado por iniciar el camino de generar energía más limpia, más eficiente y más respetuosa con el medio ambiente. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Lo siento, señor ministro, su tiempo terminó.


-DEL DIPUTADO DON JOSÉ RAMÓN BELOKI GUERRA, DEL GRUPO PARLAMENTARIO VASCO (EAJ-PNV), QUE FORMULA A LA SEÑORA MINISTRA DE FOMENTO: ¿QUÉ PREVISIONES DE COMPROMISOS TIENE EL GOBIERNO EN ORDEN A LA REGENERACIÓN DE PASAIALDEA (BAHÍA DE PASAJES Y ENTORNO)? (Número de expediente 180/001027.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta a la señora ministra de Fomento, de don José Ramón Beloki.


El señor BELOKI GUERRA: Gracias, señor presidente.


Mañana, señora ministra, aprobaremos los presupuestos -bueno, ya casi hoy- para el año 2006. Como usted sabe, mi grupo va a votar favorablemente los mismos y lo hace por varios motivos, entre otros por uno que estima es de los más importantes y más queridos para este grupo, la apuesta por la regeneración de lo que nosotros denominamos Pasaialdea, bahía de Pasajes y su entorno. De ahí mi pregunta. No vengo a preguntarle solo por los compromisos presupuestarios para el año 2006, pues son más o menos conocidos, sino que desearía conocer sus previsiones, sus intenciones, sus propósitos, su voluntad y con mayor o menor concreción, en la medida en que sea posible, sus compromisos.


Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Señora ministra, su turno, por favor.


La señora MINISTRA DE FOMENTO (Álvarez Arza): Gracias, señor presidente.


Señoría, como bien sabe, el Gobierno ha asumido en relación con la cuestión que usted me plantea el compromiso de participar, dentro del ámbito competencial del Gobierno central, en las iniciativas de las instituciones vascas para estudiar las actuaciones necesarias para la regeneración de la bahía de Pasajes y su entorno. Este compromiso se ha concretado en la participación de las entidades del Ministerio de Fomento, Puertos del Estado y ADIF en la Comisión interinstitucional de la bahía de Pasajes, de la que también forman parte el Gobierno vasco, la Diputación Foral de Guipúzcoa y los

Página 7123


ayuntamientos de esa zona: San Sebastián, Lezo, Oiartzun, Rentería, Pasajes, Hondarribia e Irún. Por tanto, en el ámbito de esta Comisión interinstitucional, donde se están analizando todas aquellas actuaciones que se pueden llevar a cabo para regenerar la bahía de Pasajes y su entorno, articularemos nuestra participación y los primeros pasos ya se están dando.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señor diputado.


El señor BELOKI GUERRA: Gracias, señor presidente.


Pasaialdea es, como usted sabe, señora ministra, una zona deteriorada económica, social y urbanísticamente. Es la zona más deteriorada de Guipúzcoa y también la zona en cuyo núcleo está justamente el único puerto de interés general de Guipúzcoa, el de Pasajes, de cuyo desarrollo depende el de la zona e incluso en buena medida el desarrollo de toda Guipúzcoa. Hoy, en Pasaia, en centenares de balcones y escaparates puede usted ver carteles en los que se reclama a los responsables políticos actuaciones inmediatas para la regeneración de la bahía, regeneración urbana, económica y social. No se reclaman solo a usted, no es mi intención atribuírsela, pero quisiera hacerle partícipe de algunas reflexiones. Una, que no sé si los vecinos y las vecinas de Pasaialdea van a darnos otra oportunidad de confianza; andamos tarde. Dos, que de momento solo hemos hecho lo más fácil: acordar medidas, algún dinero y sobre todo un procedimiento al que usted ha hecho referencia, pero eso no es suficiente. Tres, que no es esta la primera vez en que la Administración central decide participar en un organismo institucional; ya hubo tal comisión y no prosperó. Otro fracaso sería imperdonable.
Cuatro, que va a contar con la colaboración entusiasta del conjunto de las instituciones vascas que usted ha citado. Cinco, que de quien más va a depender la regeneración es de usted. No quiero echar sobre sus espaldas lo que no le corresponde, pero la regeneración de esa zona -repito- depende sobre todo de lo que vaya a ocurrir con el puerto de Pasajes, de qué vaya a ser dicho puerto en el futuro y de determinadas actuaciones en el campo de las infraestructuras. Y seis, mi grupo seguirá atentamente el desarrollo de los acontecimientos. Por lo demás...


El señor PRESIDENTE: Termino su tiempo, señor Beloki. Lo lamento.


Señora ministra.


La señora MINISTRA DE FOMENTO (Álvarez Arza): Gracias, señor presidente.


Señoría, como usted ha comentado, concretamente a finales de marzo de 2004 las instituciones vascas firmaron un protocolo de intenciones para la regeneración de la bahía. En julio de 2004 se concretó este protocolo en un acuerdo y posteriormente invitaron al Gobierno central a unirse a esta iniciativa. Nosotros participamos en la primera reunión que se celebró tras la invitación a unirnos a la iniciativa que fue en mayo de 2005. En esa misma reunión las instituciones vascas, concretamente la Diputación, presentó un proyecto de estatuto que estamos sometiendo a análisis por nuestros servicios jurídicos. Por tanto, a partir de esa reunión, que fue la primera a la que pudimos asistir porque fuimos invitados en ese momento, se acordó avanzar en la constitución de esta sociedad que sería la que llevaría toda la iniciativa y la que realizaría los estudios para saber qué acciones hay que llevar a cabo. También se hizo una propuesta de participación en el capital social. Analizados los estatutos, fijaremos nuestra posición en la próxima reunión, al igual que lo harán el resto de las instituciones que asistieron y recibieron por primera vez esta propuesta, y lo haremos siempre tras conocer cuál es el posicionamiento de nuestro servicio jurídico. Conocida nuestra posición empezaremos con los trámites para participar en la sociedad, lo que necesita un acuerdo formal sobre el interés de la Administración que correrá a cargo y será responsabilidad del Ministerio de Fomento. Y de entrada le digo...


El señor PRESIDENTE: Lo siento ministra, su tiempo terminó.


-DEL DIPUTADO DON JOSÉ ANTONIO LABORDETA SUBÍAS, DEL GRUPO PARLAMENTARIO MIXTO, QUE FORMULA A LA SEÑORA MINISTRA DE FOMENTO: ¿CUÁLES SON TODAS LAS ACTUACIONES QUE TIENE PREVISTAS EL GOBIERNO PARA INTENTAR DESARROLLAR EL PROYECTO DEL AEROPUERTO MONFLORITE-ALCALÁ? (Número de expediente 180/001028.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta del diputado don José Antonio Labordeta.


El señor LABORDETA SUBÍAS: Muchas gracias, señor presidente.


Señora ministra, el 2 de marzo del año 2004 el señor Álvarez-Cascos puso la primera piedra, en plena campaña electoral, del proyecto de aeropuerto en el término de Monflorite y según sus compromisos, incumplibles como la mayoría de compromisos de este señor, hablaba de que en 2013 volarían 3.000 aviones con 156.000 pasajeros con líneas hacia Madrid, Barcelona, París, Londres o Tenerife. Todos estos datos los daba olvidándose de la existencia de otros aeropuertos próximos y la aparición del AVE, cuya competencia está siendo muy importante. De todos modos, la pregunta era desde dónde iban a llegar esos 156.000 pasajeros, ya que en todos los alrededores de este gran proyecto solo la ciudad de Zaragoza podría ofrecer esta cantidad de viajeros. El proyecto correspondía a una imposición política y personalista que surge de la megalomanía del ahora senador por Huesca, don Rodolfo Aínsa, que cada vez que

Página 7124


ponemos en duda este faraonismo nos acusa de zaragozanismo radical o si eran naturales de Huesca, como el que ahora es secretario de Estado suyo, de traidores a su patria chica.


Las obras del aeropuerto de Monflorite, que van a tener en los presupuestos de este año la cantidad de 25 millones de euros frente a los escasos 8 millones de la futura sede de la Expo del Agua, que es Zaragoza, difícilmente tienen ya vuelta atrás. Por eso nos preocupa y es una de las razones de nuestra pregunta: ¿Cuál va a ser el destino de uno de los mayores centros europeos de vuelos sin motor que es el aeroclub Nimbus? Este centro se fundó en 1930 y desde entonces ha servido de lugar de entrenamiento y en la actualidad, gracias al proyecto de Interreg, se coaliga con todos los centros de vuelo de Midi Pyrénée y se convierte en un lugar de importante oferta de trabajo. Con la aparición del aeropuerto la realización de los vuelos a vela va a ser cada vez más difícil, porque AENA les plantea que cuando éste empiece a funcionar deberán pagar una cuota como cualquier aeronave y esta misma sociedad quiere renovar el contrato subiéndole las rentas de una manera bastante abusiva. Por todas estas cuestiones le hacemos la siguiente pregunta: ¿Cuáles son todas las actuaciones que tiene previstas el Gobierno para intentar desarrollar el proyecto del aeropuerto Monflorite-Alcalá?

Muchas gracias, señora ministra.


El señor PRESIDENTE: Su turno, señora ministra.


La señora MINISTRA DE FOMENTO (Álvarez Arza): Gracias, señor presidente.


Señor Labordeta, puso la primera piedra pero no puso ninguna más. No pudo continuar la obra porque incluso habían hecho mal los estudios geotécnicos. Por tanto, todo lo que se ha hecho en ese aeropuerto lo hemos hecho nosotros continuando un proyecto que se inició y que nos ha llevado a presupuestar la cantidad que usted ha dicho en los Presupuestos Generales del Estado y a ejecutar el 53 por ciento de los 50 millones que cuesta toda la conversión del aeródromo en aeropuerto. Hemos multiplicado por siete el ritmo -si se puede llamar ritmo a lo que se estaba haciendo en ese aeródromo- que se estaba llevando a cabo en la anterior legislatura. Primero le quiero contestar a una cuestión que sé que a usted le preocupa para despejar cualquier duda. Nosotros estamos negociando un contrato para el mantenimiento y el desarrollo de las actividades que usted ha citado y que hoy presta el aeroclub Nimbus, y queremos tratar de compatibilizar estas actividades con las aeronáuticas de carácter comercial. Por otro lado, sé que también le preocupa la diferencia que hay entre la inversión presupuestada en el aeropuerto de Zaragoza y la de Monflorite. No se resta financiación uno a otro. No hemos dejado de presupuestar lo que se requiere para el aeropuerto de Zaragoza por haber presupuestado Monflorite. Las inversiones son muy distintas. Lo único que vamos a hacer es ampliar el aeropuerto de Zaragoza para que dé una respuesta adecuada al incremento de la demanda cuando se produzca la Expo. Hay un acuerdo de inversión en el aeropuerto de Zaragoza que estamos respetando escrupulosamente y lo estamos ejecutando. La cantidad que estaba presupuestada del aeropuerto de Zaragoza para el 2005 la hemos ejecutado al cien por cien y para 2006 se ha presupuestado la cantidad que se requiere para ponerlo en servicio en la fecha adecuada.


En relación con las obras que usted me pregunta sobre la transformación del aeródromo en aeropuerto, le diré -ya veo que tengo la luz naranja- que las dos obras más importantes son el nuevo campo de vuelo y la nueva área terminal. Es una conversión muy importante porque las instalaciones de un aeródromo no sirven prácticamente para el aeropuerto, para los servicios comerciales que se quieren prestar en Monflorite.


Muchas gracias.


-DEL DIPUTADO DON JOSÉ IGNACIO ECHÁNIZ SALGADO, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO, QUE FORMULA A LA SEÑORA MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE: ¿CONSIDERA EL GOBIERNO QUE HA PROPORCIOINADO "APOYO, SOLIDARIDAD Y RESPETO INSTITUCIONAL" A LAS VÍCTIMAS DEL INCENDIO DE GUADALAJARA DEL PASADO VERANO? (Número de expediente 180/001037.)

El señor PRESIDENTE: Ministra de Medio Ambiente. Pregunta del diputado don José Ignacio Echániz.


El señor ECHÁNIZ SALGADO: Muchas gracias, señor presidente.


Señorías, el pasado mes de julio, hace cinco meses, se desencadenaba en la provincia de Guadalajara un pequeño incendio que como consecuencia de la descoordinación, de la negligencia, de la falta de atención y de medios, tras 28 horas de no hacer absolutamente nada, se convirtió en una tragedia humana y ecológica de extraordinarias dimensiones. Toda una provincia y una región han sido testigos de excepción de un trato bochornoso a los afectados y a las familias de las víctimas, familiares a quienes se informó de los fallecimientos un día tarde, a pesar de tener constancia de que se trataba del retén de Cogolludos desde el primer momento. Ha habido trato discriminatorio de hasta un 90 por ciento en las indemnizaciones respecto a otras personas que prestando un servicio público han perdido la vida en acto de servicio, visitas clandestinas del presidente a la zona solo con periodistas para no ser localizado, desprecio a las autoridades de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, consejeras vergonzosamente premiadas con mejores cargos, subdelegado del Gobierno que manda callar a la prensa, rechazo de comisiones de investigación para poder conocer la verdad, vetos a comparecientes y testigos, denegación y manipulación de documentos

Página 7125


vitales para la investigación, conclusiones escritas de antemano, presiones a jueces, a sindicatos y a funcionarios, altos cargos del Gobierno que dicen que no se puede pretender que haya una atención permanente a su problema. Señorías, todo muy diligente, muy humano y muy solidario. Tan diligente, tan humano y tan solidario que la única salida que les han dejado para conocer la verdad, que ustedes tienen interés en ocultar, y para que se encuentre a los responsables es salir a la calle por miles, como ocurrió el pasado sábado con el apoyo de toda la sociedad menos de un partido que ¿saben cuál es? El Partido Socialista Obrero Español. ¿Saben por qué? Porque es el partido que gobierna en Castilla-La Mancha y en España y porque el responsable directo de las decisiones que llevaron a esta catástrofe es él. Y le puedo asegurar, porque créame que conozco muy bien a la gente de mi tierra, que esto no ha hecho más que empezar y que no van a parar hasta que ustedes les ofrezcan la verdad y no la cortina de humo que les han puesto hasta este momento.


El señor PRESIDENTE: Señora ministra, su turno, por favor.


La señora MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE (Narbona Ruiz): Gracias, señor presidente.


Señoría, la contestación a la pregunta, tal como venía formulada, es sí.
(Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señor diputado, le queda todavía un tiempo.


El señor ECHÁNIZ SALGADO: Para aprovechar estos segundos que me quedan, señor presidente, sencillamente voy a decir que el mismo talante y la misma disposición que ha mostrado el Gobierno en la lamentable actuación ante esta catástrofe es la que esta noche la señora ministra muestra ante las señorías de esta Cámara en relación con el incendio de Guadalajara.


Muchas gracias, señor presidente. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Su turno, señora ministra.


La señora MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE (Narbona Ruiz): Señoría, hablemos de talante, hablemos de decir la verdad. Usted, nada más abrir la boca ha dicho una cosa que es mentira. Ha dicho que después de 28 horas de no hacer absolutamente nada se produjo la catástrofe. Señoría, yo comparecí a petición propia y tuve el honor de ser interpelada por usted, en nombre del Grupo Parlamentario Popular, y en aquella comparecencia ofrecí toda la información de la que disponía.


Señoría, el presidente del Gobierno convocó a las familias en Moncloa y todas aquellas que quisieron ir tuvieron la posibilidad de manifestarle directamente su situación y sus preocupaciones. La vicepresidenta estuvo en el lugar de los hechos justamente unas horas después de conocerse el trágico fallecimiento de los retenes forestales y yo misma, señoría, estuve allí al día siguiente, en un momento por cierto muy delicado, en el momento en que se estaba intentando, a través de las pruebas de ADN, conocer la identidad de los muertos para que sus familias supieran quiénes eran los fallecidos y de quiénes eran los restos. No sé si a usted le suena de algo, señoría. Nosotros no hemos mentido a las familias. Nosotros estamos cumpliendo con todos y cada uno de los compromisos que asumimos, no solo para atender a los familiares y al superviviente, sino también para la recuperación socioeconómica de la zona, algo que no sucedió en ninguno de los incendios que ocurrieron en los ocho años de Gobierno popular, en los que hubo 31 muertos. ¿Recibió algún presidente del Gobierno a alguna familia de los fallecidos? ¿Fue algún vicepresidente al lugar de los hechos? ¿Se hicieron normas específicas para atender y restaurar las zonas dañadas más allá de cualquier ámbito competencial? Señorías, la respuesta es no. Las familias tienen todo nuestro respeto; espero que tengan también el suyo.
(Aplausos.)

-DEL DIPUTADO DON FRANCESC ANTICH OLIVER, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA DEL CONGRESO, QUE FORMULA A LA SEÑORA MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE: ¿QUÉ ACTUACIONES ESTÁ LLEVANDO A CABO EL MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE EN EL MARCO DEL CONVENIO DE COLABORACIÓN SUSCRITO CON EL GOBIERNO BALEAR EL PASADO MES DE ABRIL PARA LA EJECUCIÓN DE OBRAS HIDRÁULICAS DE INTERÉS GENERAL? (Número de expediente 180/001047.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta del diputado don Francesc Antich.


El señor ANTICH OLIVER: Muchas gracias, señor presidente.


Señora ministra de Medio Ambiente, en la pasada legislatura resultó imposible que el Ministerio de Medio Ambiente, dirigido por el anterior ministro señor Matas, firmara con el Govern de las Illes Balears un convenio de colaboración en materia de infraestructuras hidráulicas de interés general, ello a pesar de que el convenio que se pedía al ministerio era idéntico al que en su día el señor Matas, como presidente de Baleares, había pedido a la ministra señora Tocino. El problema en aquel momento fue una postura totalmente cerrada del ministerio en cuanto a la imposición de ciertas infraestructuras y sobre todo su nula voluntad de acuerdo. Ahora, con el nuevo Gobierno de España, las cosas funcionan de forma radicalmente diferente y nos alegramos. El ministerio actúa sin imposiciones, escuchando al Govern y predispuesto al consenso y la cooperación. Ello a pesar de que heredó la licitación de unas desaladoras que un año después, en marzo de 2004, ni se habían adjudicado las obras, ni contaban con el preceptivo estudio de impacto

Página 7126


ambiental, ni con todos los fondos de cohesión que se habían prometido por el anterior Gobierno de España, y ni tan siquiera existía convenio alguno que asegurase la gestión del agua resultante. Lo cierto es que superada una larga indefinición del Gobierno de las Illes Balears de cómo quería hacer las cosas, indefinición que duró un montón de meses, al final, en el mes de abril del presente año, se firmó un convenio de colaboración entre las dos instituciones para la programación, financiación, ejecución y explotación de las desaladoras de la bahía de Alcudia, de Santa Eulalia, de Ciudadela y de Andratx. Con relación a ello quisiéramos saber, señora ministra, qué actuaciones está llevando a cabo el Ministerio de Medio Ambiente en el marco del citado convenio.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señora ministra, su turno, por favor.


La señora MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE (Narbona Ruiz): Gracias, presidente.
Gracias, señoría.


Al inicio de esta legislatura en la Comunidad Autónoma de Baleares apenas se había ejecutado el 20 por ciento del total de los compromisos asumidos por el anterior Gobierno en el anexo de la Ley del Plan Hidrológico Nacional, anexo que contemplaba incluso obras a punto de ser terminadas.
Por eso, como muy bien señala, este Gobierno se ha preocupado de solicitar los fondos de cohesión, que el anterior Gobierno no había pedido para esas plantas desaladoras, así como también de seguir avanzando en el resto de los proyectos que son nada más y nada menos que el 80 por ciento de la inversión prometida a las Islas Baleares. A este Gobierno lo que le preocupan son los ciudadanos y sus problemas y, en particular, la gestión del agua en todo el territorio de España. Por eso estamos intentando colaborar con todos los gobiernos, independientemente de la fuerza política a la que corresponden, y hemos llegado a un acuerdo con el Gobierno de Baleares que permitirá que la gestión de esas plantas desaladoras las haga, en los términos que han quedado recogidos, el Instituto Balear para el Agua y la Energía. Esto significa que tenemos una forma de entendernos en esta materia que estamos también llevando a cabo en otros ámbitos con el Gobierno de las Islas Baleares, por ejemplo, en lo que se refiere a la transferencia del parque nacional de Cabrera que, con toda seguridad, será uno de los primeros parques que transfiramos a una comunidad autónoma.


Señoría, las Islas Baleares tienen plena competencia en cuanto a la gestión de sus aguas. Por eso, el ministerio solo puede actuar en aquellas obras que se declaran de interés general del Estado, como las que hemos citado y como todas las que tenemos todavía por hacer.
Intentaremos dar prioridad a aquellas que signifiquen una optimización de infraestructuras ya existentes, a aquellas que permitan un mejor control del agua y a aquellas que permitan mejorar la calidad de nuestras aguas residuales. Todo ello en un esfuerzo compartido con la comunidad autónoma en el ámbito de las respectivas competencias, como hacemos, señoría, con cualquier otra comunidad autónoma.


Muchas gracias.


-DE LA DIPUTADA DOÑA DOLORES GARCÍA-HIERRO CARABALLO. DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA DEL CONGRESO, QUE FORMULA A LA MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE: ¿CUÁLES SON LAS ACTUACIONES QUE VIENE REALIZANDO EL MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE A FIN DE ASEGURAR LA CALIDAD Y EL ABASTECIMIENTO DE AGUA A LA COMUNIDAD DE MADRID? (Número de expediente 180/001048.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta de la diputada doña Dolores García-Hierro.
Adelante.


La señora GARCÍA-HIERRO CARABALLO: Buenas noches señor presidente, señora ministra, señoras y señores diputados.


El pasado 9 de marzo tuve la oportunidad, con ocasión de una comparecencia sobre la opinión del Ministerio de Medio Ambiente respecto a los problemas de abastecimiento de agua para consumo humano previsibles por la sequía en España y concretamente en la comunidad de Madrid, de conocer cuáles eran las medidas o planes de abastecimiento que estaba programando el ministerio. También me tranquilizó conocer que en ningún caso estaba prevista la construcción de nuevos embalses en Madrid, tal y como se desprende de las permanentes declaraciones y presiones del Canal de Isabel II de Madrid. El grave impacto económico y medioambiental sería irreversible y, en absoluto, cubriría las necesidades de abastecimiento de agua para consumo en Madrid. Como usted conoce sobradamente, señora ministra, ya que tiene una larga y poblada experiencia en programas de uso de agua sostenible, este es un bien escaso y, por tanto, debe ser gestionado pública y correctamente sin someterse a otras presiones que el interés general.


Ya en 1991-1995, siendo usted secretaria de Estado, con una sequía que, junto con la de 1975, era la mayor conocida en España, de acuerdo con la Directiva 91 y financiadas con fondos europeos, se aprobaron medidas para hacer una doble red de saneamiento y depuración. El año que termina junto con el 2004 son comparables a los anteriores, llueve poco y, sin embargo, el consumo aumenta excesivamente. El uso y la gestión del agua sigue siendo abusivo e inadecuado, se utiliza agua de primera calidad para riegos, limpieza de calles, campos de golf. En 1994 había 14 campos de golf en Madrid, en la actualidad se contabilizan 21, todo esto con la sequía.


Durante estos últimos años poco se ha hecho desde el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad para cumplir la Directiva 91 y para prever las consecuencias de la sequía que, según aventuraban los expertos en cambio climático, seguiría creciendo. El consumo ha crecido un 25 por ciento, la población tan solo un 12 por ciento. Por eso le

Página 7127


pregunto, señora ministra, ¿cuáles son las dificultades que ha tenido para que el protocolo que planteó el 20 de mayo no se haya firmado aún, y qué medidas está tomando su ministerio para asegurar la calidad y el abastecimiento de agua en la Comunidad de Madrid?

Muchas gracias.(Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señora ministra.


La señora MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE (Narbona Ruiz): Gracias, presidente.
Gracias, señoría.


En el protocolo que ofrecimos a la Comunidad de Madrid se incluían toda una serie de actuaciones por parte del Ministerio de Medio Ambiente para garantizar a los madrileños 200 hectómetros cúbicos de agua, adicionales a los ahora mismo disponibles, a través de una serie de actuaciones que tienen que ver, sobre todo, con mejorar la gestión del agua y con utilizar adecuadamente el agua depurada. Eso significa que hasta la fecha, a pesar de que el protocolo no se ha firmado todavía, hemos culminado las obras de depuración de La Gavia y del Arroyo Culebro, lo que significa 27 hectómetros cúbicos más de agua depurada de alta calidad, diez veces más el agua que hoy se reutiliza en la Comunidad de Madrid. Hemos alcanzado un acuerdo con Unión Fenosa que permite aportar 50 hectómetros cúbicos más para el consumo de agua urbana en la Comunidad de Madrid. Tenemos pendientes otras reasignaciones, otros 50 hectómetros cúbicos desde el Alberche, 17 desde Almoguera, 12 desde el Sorbe, y 12 desde la Tejera, en lo que estamos trabajando por supuesto, porque por delante de todo, señoría, está, como usted ha dicho, el interés general.
Lo que quiero que quede claro es que espero que la Comunidad de Madrid acepte pronto firmar un protocolo en el que lo único que le pedimos es que ejerza sus competencias, por ejemplo, en materia de urbanismo y de ordenación del territorio, para que las nuevas urbanizaciones se desarrollen de manera conforme a un uso sostenible del agua y que, por ejemplo, los campos de golf, los parques y los jardines de la Comunidad de Madrid se rieguen exclusivamente con agua depurada y que todo nuevo edificio cuente con aquellos instrumentos que permitan ahorrar el máximo de agua. En fin, pedimos a la Comunidad que ejerza sus funciones en el campo de sus propias responsabilidades, porque en el nuestro, señoría, nosotros las estamos desarrollando sin necesidad de firmar el protocolo con la Comunidad de Madrid.


Muchas gracias. (Aplausos.)

-DE LA DIPUTADA DOÑA MARÍA LUISA LIZARRAGA GISBERT, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA DEL CONGRESO, QUE FORMULA A LA SEÑORA MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE: ¿CUÁL ES LA VALORACIÓN QUE HACE EL GOBIERNO DEL ÚLTIMO INFORME PRESENTADO POR LA AGENCIA EUROPEA DE MEDIO AMBIENTE? (Número de expediente 180/001049.)

El señor PRESIDENTE: Pregunta de la diputada doña María Luisa Lizarraga.


La señora LIZARRAGA GISBERT: Gracias señor presidente.


Señora ministra, como usted naturalmente sabe, los europeos valoramos nuestro medio ambiente. Las encuestas del Eurobarómetro muestran que en la gran mayoría más del 70 por ciento deseamos que los responsables políticos otorguen la misma importancia a las políticas ambientales que a las económicas y a las sociales. Como individuos los europeos estamos dispuestos a tomar algunas medidas a favor del medio ambiente, aunque nos implicaríamos en mayor medida si estuviéramos mejor informados sobre opciones ecológicas que cuestan poco o nada. Asimismo haríamos si tuviéramos la seguridad de que nuestros conciudadanos obran del mismo modo.


La Agencia Europea del Medio Ambiente es el organismo de la Unión Europea dedicado a proporcionar información sólida e independiente acerca del medio ambiente. Tiene como objetivo ayudar a lograr una mejora significativa y cuantificable, facilitando a los responsables políticos y al público en general una información oportuna, específica, pertinente y fidedigna, para que esta información les facilite la toma de decisiones, integrando las consideraciones medioambientales en las políticas económicas y avanzando en materia de sostenibilidad.


Como parte de su mandato AEMA presenta cada cinco años un informe exhaustivo que incluye una evaluación integrada del medio ambiente europeo, un conjunto de indicadores clave que aportan información actualizada y pertinente para calibrar la eficacia de las políticas medioambientales y un análisis, país por país, basado en nueve de los indicadores clave. El análisis permite comparar los resultados en un panel de situación de cada país, basado en información facilitada a nivel nacional. A partir del informe se ponen de relieve los retos actuales, entre ellos el cambio climático, que constituye la mayor amenaza para la habitabilidad del planeta y además agrava la pobreza y las desigualdades.
Existen otros ámbitos que suscitan preocupación. A partir de todos estos análisis, señora ministra, desearía formularle la siguiente pregunta: ¿Cuál es la valoración que hace el Gobierno del último informe presentado por la Agencia Europea del Medio Ambiente? Gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señora ministra.


La señora MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE (Narbona Ruiz): Gracias, presidente.
Gracias, señoría.


El Gobierno valora de forma muy positiva disponer de esta herramienta de análisis y de comparación entre los distintos estados miembros. Los datos se refieren al período 1990-2003. Ese es el año en el que existe la capacidad de comparar a todos los países de la Unión Europea en este estudio. La radiografía que nos ofrece

Página 7128


la Agencia viene acompañada por un diagnóstico en el que coincidimos totalmente. La Agencia Europea de Medio Ambiente entiende que el modelo de desarrollo económico en España hasta esa fecha se ha basado excesivamente en el aumento de una urbanización sin control en el uso del suelo y en un uso demasiado intensivo de los recursos naturales, en particular del agua y de la energía. Con este diagnóstico coincidimos. La herencia que ha recibido este Gobierno el año 2004 está muy bien reflejada. Hay algunas materias en las que estamos muy por detrás del resto de la Unión Europea: en la lucha contra el cambio climático, en la utilización del agua sin ningún tipo de incentivos económicos para favorecer su uso eficiente y, por supuesto, en toda una serie de emisiones contaminantes donde estamos en una muy mala situación, en particular en nuestras grandes ciudades. Por el contrario, la herencia es positiva, y así lo reconoce este Gobierno, en materia de avance de la agricultura ecológica y también en el avance de las energías renovables.
A partir de ahí nuestro compromiso es seguir mejorando. Por ejemplo, haciendo nuevas leyes en el campo de la contaminación atmosférica, donde teníamos una ley en vigor nada menos que del año 1972. Ahora hay ya un borrador que estamos concertando con las comunidades autónomas para hacer una estrategia española que sea acorde con las indicaciones europeas en materia de contaminación atmosférica. Este Gobierno es el que ha aprobado por primera vez en España una ley para la lucha contra el cambio climático que establece límites concretos para las emisiones de las empresas industriales y energéticas. Nuestro compromiso es que, al acabar esta legislatura, España esté mejor en todos los campos ambientales de lo que refleja ese estudio del año 2003.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor ministra.


INTERPELACIONES URGENTES:

-DEL GRUPO PARLAMENTARIO DE COALICIÓN CANARIA-NUEVA CANARIAS, SOBRE LAS DECISIONES QUE TIENE PREVISTO ADOPTAR EL GOBIERNO PARA GARANTIZAR EL SUMINISTRO ELÉCTRICO, EN LAS MISMAS CONDICIONES DE CALIDAD Y PRECIO, TANTO EN EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO COMO EN EL RESTO DE LOS TERRITORIOS EXTRAPENINSULARES. (Número de expediente 172/000146.)

El señor PRESIDENTE: Pasamos al punto del orden del día relativo a las interpelaciones urgentes. En primer lugar, interpelación urgente del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria-Nueva Canarias sobre las decisiones que tiene previsto adoptar el Gobierno para garantizar el suministro eléctrico, en las mismas condiciones de calidad y precio, tanto en el Archipiélago Canario como en el resto de los territorios extrapeninsulares.


Para formular la interpelación, tiene la palabra por un tiempo de doce minutos, en nombre del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria, el señor Rivero. Adelante. (El señor vicepresidente, Cisneros Laborda, ocupa la presidencia.)

El señor RIVERO BAUTE: Muchas gracias, señor presidente.


Señora y señores diputados, señor ministro, en la década de los años noventa los sucesivos gobiernos que hemos tenido en el Estado español se sumaron a las medidas que ya de por sí estaban implantadas en la mayor parte de los países europeos y en los Estados Unidos, medidas tendentes a la liberalización de la economía. Qué duda cabe que la liberalización de la economía perseguía una serie de objetivos, pero básicamente buscaba competencias con la idea de mejorar la competitividad, la calidad de los servicios y los precios. Hoy podemos decir que el resultado de esa política en términos generales ha sido satisfactorio para los intereses del Estado -España, sin ninguna duda, se ha ido incorporando poco a poco a la convergencia económica con Europa- y ha servido para generar competitividad y empleo. El balance general de esas medidas impulsadas a lo largo básicamente de esa década ha sido muy positivo para los intereses generales del Estado español. Ahora bien, la liberalización y la privatización de algunas empresas públicas que vinieron aparejadas a la liberalización de los sectores estratégicos tiene determinados riesgos y es en determinadas áreas o determinados mercados frágiles donde es necesario impulsar medidas de control, de regulación por parte de los poderes públicos. Sin duda, en el Estado español son mercados frágiles los territorios insulares, Ceuta y Melilla y especialmente el Archipiélago Canario, dado que a su condición de insularidad se le une la condición de la lejanía, que es un hándicap también importante a la hora de propiciar la competencia en sectores estratégicos importantes.


El ejemplo del transporte es una de las claves de cómo en un territorio con fragilidad, donde no estaba garantizada la competencia, la intervención de los poderes públicos ha hecho posible que en el paso de un monopolio público a un monopolio privado no se cayera en la tentación de tener un mal servicio. En el tema del transporte, una empresa privada sin competencia puede decidir los trayectos a realizar -por tanto, huiría de aquellos trayectos en las islas que le fueran poco rentables-, las frecuencias diarias de los viajes entre las distintas islas y los precios. Todo eso no puede estar en manos de una empresa privada porque sería una mala señal para un territorio en esas condiciones.


A finales del año 1998, a través de una iniciativa del grupo parlamentario que represento en esta Cámara, se aprobó por unanimidad declarar la obligación de servicio público del sistema del transporte en Canarias, tanto el marítimo como el aéreo. Esa regulación y esa protección

Página 7129


han permitido hoy la competencia en el transporte marítimo. Respecto al transporte aéreo estamos en camino de que haya competencia; al menos se ha avanzado para que la compañía que hasta ahora ha sido la que integra la mayor parte del tráfico aéreo en Canarias esté regulada por parte de la intervención del Gobierno del Estado en esa comisión mixta con el Gobierno de Canarias. Podemos decir que el sistema ha funcionado razonablemente bien y que un territorio con dificultades se beneficia de esas políticas generales impulsadas en los años noventa.


Hoy nos trae aquí no el transporte, pero sí otro sector estratégico importante como es la energía. Al hablar de la energía cuando nos referimos a territorios de estas determinadas características, los territorios extrapeninsulares de Ceuta y Melilla o los territorios insulares, estamos hablando también de una fragilidad importante desde el punto de vista de posibilitar y generar competencia en este marco liberalizador y privatizador. Por tanto, caemos o podemos caer -hemos caído de antemano- en una situación en la que la energía, que era un monopolio público, pasa a manos de un monopolio privado. Por eso, sabiamente, en la Ley estatal del Sector Eléctrico, de noviembre de 1997, se contemplaba en el artículo 12 una regulación especial para los sistemas eléctricos de los territorios extrapeninsulares y de los insulares. Esto era razonable porque en las islas Canarias, salvo Lanzarote y Fuerteventura, que al estar muy cerca tienen un sistema eléctrico para las dos islas, cada isla tiene su sistema eléctrico particular. Asimismo estaba claro que también el caso de Ceuta y Melilla, por su tamaño, necesitaba de una regulación especial.


Pues bien, para llegar a algo que parecía tan razonable y de sentido común tuvieron que transcurrir seis años para que ese artículo 12 de la ley estatal tuviera un desarrollo reglamentario a través del real decreto que se aprobó en diciembre del año 2003. Dicho decreto recoge el marco general técnico-financiero donde tienen que producirse dos decisiones.
Por una parte, la compensación a la empresa o empresas que generen energía en Canarias. Hablo de Canarias, pero esto es extensivo a otros territorios con las mismas características. En este sentido, todos entendemos que si el precio de la energía es el mismo en todo el Estado español y los costes de producción son mucho más caros en los territorios de los que estamos hablando, el sistema nacional tiene que compensar a la empresa o empresas que prestan esos servicios. Por otra parte, hay otra decisión muy importante que es la que introduce algunas competencias y se contempla también en ese decreto del año 2003, como es la designación de Red Eléctrica de España como gestor del transporte de la energía en Canarias. Esa ha sido una decisión importante, pero en estos momentos sería necesario complementarla, porque ese marco general técnico-financiero tiene que ser desarrollado mediante las correspondientes órdenes ministeriales. Hoy estamos en una situación en la que es necesario impulsar la publicación de las citadas órdenes que permitan, por una parte, dicha compensación a la empresa o empresas que produzcan la energía en Canarias y que, por otra, posibiliten que red eléctrica pueda ser de facto la responsable del transporte de la energía en Canarias. Por tanto, ya veremos qué otro tipo de medidas debemos seguir impulsando para posibilitar la competencia, pero la primera medida importantísima es conseguir que la generación, el transporte y la distribución de la energía no esté en manos de una misma empresa, porque, como decía, en el caso que nos ocupa estamos cayendo en un régimen de monopolio privado, sin control de los poderes públicos, hasta que no lo complementemos con las medidas que quedan pendientes de adoptar.


Señor ministro, por eso quería interpelarle sobre las medidas que piensa impulsar el Gobierno para que la calidad de la prestación del servicio eléctrico en los territorios extrapeninsulares, tanto en Baleares como en Canarias -y en este caso me refiero a Canarias por dificultades que hemos tenido recientemente con el suministro de energía- se pueda garantizar en las mismas condiciones que en el resto del territorio del Estado.


Muchas gracias.


El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Muchas gracias, señor Rivero.


Para responder a la interpelación, tiene la palabra también por un tiempo de 12 minutos el señor ministro de Industria, Turismo y Comercio.


El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO (Montilla Aguilera): Gracias, señor presidente.


Señoría, en primer lugar quisiera mostrar obviamente mi solidaridad con las personas que han sufrido las consecuencias de la tormenta tropical Delta en Canarias, hechos a los que S.S. hacía alusión.


Agradezco sinceramente a S.S. que me brinde la oportunidad de poder debatir en la Cámara sobre el suministro eléctrico en Canarias, así como en el resto de territorios insulares y extrapeninsulares; en concreto sobre la calidad del suministro que, como usted sabe, preocupa además de manera especial a este Gobierno.


Comenzaré haciendo unas referencias a lo acontecido en Canarias en las últimas semanas, que motiva entre otras cosas esta interpelación.
Efectivamente, en Canarias, y de forma muy particular Tenerife, ha sufrido la mayor interrupción de suministro eléctrico conocida en una gran ciudad española en los últimos años. Eso es así. Hay quien ha estado culpando al Gobierno de la nación de esta situación, hay quien ha culpado al Gobierno de Canarias, hay quien culpa a Unelco-Endesa, el gestor del sistema y la única empresa, como usted muy bien ha señalado, que opera en el Archipiélago. Por creo oportuno aclarar las responsabilidades y asignar a cada uno las suyas, por entender, además, que éste es uno de los objetivos que el Parlamento canario tratará de esclarecer a lo largo de un debate que han realizado recientemente.


Página 7130


No obstante, permítame indicar a la Cámara cuál es la responsabilidad de cada una de las partes y, sobre todo, poner de relieve la responsabilidad del Gobierno de España.


De los tres aspectos fundamentales que conforman el sistema energético, el eléctrico en este caso, que son la generación, el transporte y la distribución, vemos que el problema no se ha originado en la generación (en la generación todo está liberalizado y allá tampoco hay competencia, no hay concurrencia; hay también monopolio, pero no hay nada que imposibilite que haya empresas que puedan acometer proyectos de generación con las diversas modalidades), sino que lo que ha fallado han sido las redes de transporte y de distribución. En cuanto al transporte, y a diferencia de lo que ocurre en la Península, donde éste es competencia de Red Eléctrica de España, como usted muy bien señalaba, en la Comunidad Autónoma de Canarias esta actividad la desarrolla también Endesa. Y por lo que hace referencia a la distribución, que en la Península la desarrollan más de 200 empresas, aunque ciertamente algunas de ellas de reducido tamaño, en Canarias la distribución también es monopolio de Endesa. Asimismo, la gestión técnica del sistema, tal y como usted ha puesto de relieve, que coordina la generación, el transporte y la conexión con la distribución, en la Península es responsabilidad de Red Eléctrica de Españay en Canarias también la realiza Endesa.
Evidentemente, todas estas actuaciones de transporte y distribución están bajo la autoridad normativa de la Comunidad Autónoma de Canarias, a diferencia de la Península, donde la actividad de transporte la supervisa la Administración General del Estado y la de distribución, las comunidades autónomas.


¿Qué ha ocurrido en Canarias y cuál ha podido ser el origen de esta crisis, al margen de las cuestiones de carácter meteorológico difícilmente controlables, en lo que afecta estrictamente al tema eléctrico? Podría haber habido un problema de falta de inversiones por parte del operador que gestiona el sistema y ostenta el monopolio, como usted ha dicho -de hecho, algunas de las opiniones que se han vertido han apuntado a este extremo-; también podría haber habido un problema de inacción en el pasado por parte de la comunidad autónoma, que quizás no ha ejercido con suficiente rigor su competencia como autoridad supervisora y no ha estado suficientemente comprometida con la mejora de la red de distribución. Llamaría notablemente la atención que hubiera sido éste el caso dado que la evolución de los valores del TIEPI, es decir, el tiempo de interrupción equivalente de la potencia instalada en horas, entre 1999 y 2004, ha sido superior en Canarias que en la Península, también por las razones que S.S. citaba. En relación con este aspecto, quiero recordar que, con objeto de mejorar la calidad del servicio en España en las zonas donde se superan los límites de calidad establecidos para la actividad de distribución, como es el caso de Canarias, se han venido previendo partidas en la tarifa desde el año 2004. Para la ejecución de esta partida es preciso que las comunidades autónomas o ciudades autónomas determinen, de acuerdo con los operadores, las prioridades de actuación y las inversiones concretas a realizar y que, posteriormente, firmen el convenio de colaboración con la Administración General del Estado. El convenio que permitirá ejecutar la partida correspondiente al año 2004 ha sido remitido recientemente a la comunidad autónoma, una vez que se ha estudiado la propuesta que ha realizado la comunidad autónoma; nos la envió el 21 de octubre, con retraso, probablemente por dificultades en consensuarla con el operador, tal y como ponía de relieve. Este convenio contempla una inversión total a realizar en las infraestructuras de distribución de Canarias por algo más de cinco millones y medio de euros. El hecho de que aún no haya sido firmado supone que todavía no han podido ejecutarse las obras cofinanciadas con cargo a la tarifa de 2004, y mucho menos las correspondientes al año 2005, año para el que aún no se ha recibido la propuesta procedente de la comunidad autónoma, supongo que por el mismo motivo por el que se ha producido este retraso con respecto también a otras comunidades; Canarias no es la única en el año 2004.


Hago un inciso con relación a las infraestructuras. Si en Canarias existen problemas en la red de transporte, quizás esto tenga también alguna relación con una carencia de infraestructuras -que ya es histórica y que, por tanto, no es achacable al Gobierno de España-, que son necesarias, pero cuya construcción, como usted sabe, a veces no es muy bien recibida por parte de la opinión pública y son muchas las dificultades de las administraciones para que estas infraestructuras se realicen.
Evidentemente, para una entidad local o para un gobierno autónomo, autoridades competentes en este caso, es difícil tomar la decisión de por dónde debe discurrir un trazado de una línea de alta tensión, sobre todo si además existe oposición vecinal a la misma, como suele pasar en la inmensa mayoría de las ocasiones.


Señoría, he querido matizar estos elementos para situar el debate en sus justos términos y dar así mejor respuesta a su interpelación en la que solicita que se expliquen las decisiones que va a adoptar el Gobierno con relación a la calidad y al precio del suministro eléctrico en los territorios extrapeninsulares e insulares. Lo que puede hacer el Gobierno de España, y de hecho está haciendo, es lo siguiente. En primer lugar, como usted ha señalado, en relación con el precio de la energía y los sistemas insulares y extrapeninsulares, el sistema español de tarifa implica que un español paga hoy por kilovatio de energía consumido en un hogar o en una empresa lo mismo en cualquier punto de España. Esto es así gracias a este sistema de compensaciones provisionales a los generadores de electricidad, al que usted ha aludido, que también soportan en los sistemas insulares y extrapeninsulares unos costes superiores. Siendo más costosa la generación y la distribución de electricidad en los sistemas insulares y extrapeninsulares, los españoles pagamos exactamente lo mismo por la electricidad, independientemente del lugar en el que se produzca el

Página 7131


consumo gracias a este sistema de compensación, que hoy por hoy es provisional. De hecho, la tarifa propuesta por el Gobierno para el año 2006 de la retribución del sistema extraextrapeninsular e insular, el coste se hace explícito por primera vez, avanzando en la transparencia que ha de caracterizar las acciones del Gobierno. Esta provisionalidad finalizará próximamente, cuando se publiquen las órdenes ministeriales de desarrollo del Real Decreto 1.747/2003, al que usted hacía alusión, ya que, entre otros aspectos, establecerá que la compensación para estos sistemas sea estable. Los proyectos de órdenes ministeriales que desarrollarán este real decreto han sido informados esta misma semana por la Comisión Nacional de la Energía y serán publicados próximamente, no solo los que hacen referencia a los aspectos que tienen que ver en este caso con la compensación del sistema sino también el relativo a la función del operador del sistema, función que también asumirá Red Eléctrica, como usted mencionaba.


En cuanto a la calidad del suministro, ya que me he referido antes a que la política de impulso a las mejoras en la red de distribución que practica el Gobierno, se ha incrementado en el año 2005 en un 60 por ciento y en el año 2006 esperamos hacerlo en un 80 por ciento, lo que había presupuestado en sus inicios el Gobierno del Partido Popular era un 60 por ciento en el año 2005 y un 80 por ciento en 2006. Para finalizar con lo que es objeto estricto de esta interpelación, me gustaría señalar, por lo que se refiere a la garantía de suministro, que el Gobierno ha venido actuando en diversos frentes de sobra conocidos que afectan de manera similar a los territorios insulares y extrapeninsulares; la política de ahorro y eficiencia energética o el impulso a las energías renovables son ejemplos de ello. No creo que sea el momento de entrar en este detalle, aunque, si usted quiere, estaría encantado de hacerlo.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señor ministro.


Señor Rivero, por tiempo de cinco minutos tiene la palabra para la réplica.


El señor RIVERO BAUTE: Muchas gracias, señor presidente.


Señor ministro, le agradezco en nombre de mi grupo parlamentario no solamente la respuesta que ha dado a esta interpelación, sino su tono. En un momento en el que parece que hay diálogo de sordos entre las distintas fuerzas políticas, ante un problema en el que podríamos hacer demagogia, lo importante es que busquemos fórmulas para atenuar los problemas vividos en el sistema eléctrico canario y que no vuelvan a producirse.
Tenemos que buscar soluciones que ayuden a los ciudadanos a mejorar la calidad de un servicio esencial como es el de la energía. Nuestra postura no pretende hacer hincapié en los culpables. Seguramente todos tendremos un poco de culpa, pero tendremos que hacer un esfuerzo por trabajar conjuntamente y dar respuesta a las necesidades que tiene el sistema eléctrico canario. Es una buena noticia la que usted ha anunciado hoy y yo espero que se plasme y que cuando debatamos la moción en el siguiente período de sesiones, en el mes de febrero, ya estén publicadas las órdenes y no sea necesario introducir este primer aspecto de la relación con el marco normativo general, que en un tiempo razonable se publiquen las dos órdenes ministeriales que den respuesta al planteamiento que hacíamos inicialmente y al que usted se refirió.


Creemos que es necesario que se produzcan mejoras efectivas en el sistema eléctrico y estudiar el impulso de medidas que hagan posible que no solamente Red Eléctrica pueda ser el operador del sistema, sino que pueda ser el propietario de la red de transporte de la energía. Es necesario también que el Gobierno impulse medidas para que las empresas transportistas en Canarias tenga un stock mínimo de materiales, teniendo en cuenta que estamos hablando de un territorio fragmentado y alejado, donde todo depende de los aeropuertos, para atender una situación de emergencia. También es necesario obligar a las empresas a que tengan un mínimo de stock de materiales para dar respuesta ante una emergencia como la vivida en Canarias hace una semana. Es necesario seguir impulsando medidas que rompan el monopolio que de facto existe en estos momentos en Canarias, asignando la red del transporte a Red Eléctrica, promoviendo medidas en las que puedan participar otros operadores en la generación de energía en Canarias. Este es un momento especialmente importante, con una situación abierta dentro del panorama energético del Estado, y el Gobierno puede poner condiciones que posibiliten que otros operadores entren en el sistema de producción de energía en Canarias, lo que es deseable para que haya competencia en este sector.


Por último, sería bueno, para clarificar definitivamente el marco competencial que le corresponde a la Comunidad Autónoma de Canarias y el que le corresponde al Estado, que el recurso que está en marcha presentado por el Gobierno del Estado contra la Ley del Sistema Eléctrico canario pueda ser retirado. La ley canaria profundiza en las condiciones específicas de los territorios insulares y hay un campo en el que puede haber un diálogo fluido entre el Gobierno de Canarias y el Gobierno del Estado que dé salida a este recurso presentado que produce una cierta confusión respecto al marco competencial en el sistema eléctrico.


Muchas gracias.


El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señor Rivero.


Señor ministro, cuando guste.


El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO (Montilla Aguilera): Gracias, señor presidente, muy brevemente.


Página 7132


Como comentaba, una de las cuestiones a las que ha tenido que hacer frente este Gobierno en materia energética, entre otras, ha sido el desarrollo de este real decreto por el que se regulan los sistemas eléctricos insulares y extrapeninsulares; un real decreto que el Gobierno del Partido Popular aprobó con 6 años de retraso y cuyas órdenes ministeriales de desarrollo están ya hoy informadas por la Comisión Nacional de la Energía, como he comentado, después de haber chequeado y contrastado los costes que la empresa ha aportado. Estas órdenes tendrán sus efectos sobre los sistemas eléctricos extrapeninsulares, pero no nos engañemos, ninguna de ellas, de haber estado publicada, hubiera evitado seguramente lo ocurrido en Tenerife. La empresa ya tiene prevista una compensación por los extracostes, fijada sobre la base de unas estimaciones que posteriormente se corrigen considerándose la diferencia como algo que ahora está de actualidad estas semanas, como es el conocido déficit de tarifa. Esta compensación es provisional, aunque dejará de serlo cuando se publiquen las órdenes ministeriales de desarrollo al real decreto. Si los costes siempre son mayores evidentemente se corrige a posteriori. Por otra prte, este real decreto permitirá que Red Eléctrica asuma las funciones de operador del sistema y que pueda plantearse su papel respecto a la red de transporte. En este caso es una red que no se puede expropiar y que tiene un propietario. No necesariamente operador del sistema y propietario de la red de transporte tienen que tener la misma personalidad jurídica, pero seguramente puede ser conveniente. Una vez aprobadas las órdenes ministeriales, será el momento de plantearlo.
No obstante, no deberíamos tener la sensación de que necesita estabilidad en la compensación el operador por operar en un sistema extrapeninsular o necesita que esta compensación sea superior. Es probable que alguien pueda haber entendido que la empresa, en este caso Endesa, necesite tener la garantía de que va a cobrar la compensación por la carestía que supone operar en Canarias, compensación que, insisto, está recibiendo o va a recibir. La argumentación de la existencia real de un mayor coste no debe ser válida para justificar que no se realicen las inversiones necesarias para garantizar el suministro en condiciones de calidad porque, en cualquier caso, sea provisionalmente y a cuenta, como ahora, o sea de manera definitiva y sobre un cálculo real, como se establecerá en el futuro, los extracostes se cubrirán a través de la tarifa y es también difícil creer que el operador no tenga fondos para acometer estas inversiones cuando todos vemos en los medios de comunicación cómo en las últimas semanas se han gastado bastantes millones de euros en una campaña para mostrar a toda España lo bien que opera. Desgraciadamente ese no ha sido el caso de Canarias. Por supuesto no todo es atribuible a la empresa, pero, como ha quedado en evidencia, una parte de esa responsabilidad sí que la tiene tal y como usted señalaba.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señor Montilla.


-DEL GRUPO PARLAMENTARIO EN EL CONGRESO, SOBRE EL BALANCE DE LA GESTIÓN DEL INCENDIO DE GUADALAJARA. (Número de expediente 172/000149.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Punto 33 del orden del día: Interpelación urgente del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso sobre el balance de la gestión del incendio de Guadalajara.


Para formular la interpelación, por tiempo de 12 minutos, tiene la palabra el señor Echániz.


El señor ECHÁNIZ SALGADO: Muchas gracias, señor presidente.


Señorías, hoy, 21 de diciembre, cuando está a punto de concluir el año 2005 y han pasado ya 5 meses desde que se produjo la tragedia humana, la catástrofe ecológica y la ruina económica de la zona derivada del incendio de Guadalajara es imprescindible que, como consecuencia de la gestión del Gobierno en todas estas cuestiones, éste dé cuenta de las mismas y explique ante esta Cámara los motivos de la desolación de los habitantes de la zona, la indignación de los afectados y el abandono de las familias de las víctimas. Si la gestión previa al incendio, la referida a la prevención, a la planificación y a la preparación en el verano más seco de la reciente historia de nuestro país, con las más altas temperaturas y mínimos grados de humedad y sin trabajos de silvicultura fue absolutamente inexistente, no podemos olvidar tampoco que la mayor parte de las medidas para dar respuesta a situaciones como la de Guadalajara se aprobaron con prisas y después de la tragedia.
Incluso algunas como los planes de los ministerios, consecuencia de lo que se llamó el Plan de actuaciones de prevención y lucha contra los incendios forestales de la Administración General del Estado, aún no se han publicado ni cumpliendo incluso los propios plazos de la norma. La gestión durante el incendio ya es conocida por todas SS.SS. y por todos los españoles, a pesar de los impedimentos y de las zancadillas que los gobiernos de Castilla-La Mancha y de España se han ocupado en poner: descoordinación en recursos y administraciones; contradicciones entre los responsables; insuficiencia de medios adecuados; órdenes inadecuadas e incluso contradictorias; falta de una cadena de mando único bien estructurado; falta de monitarización de la evolución vía satélite; responsables directos ausentes de su lugar de trabajo en bodas, en viajes, en barbacoas, en vacaciones en la playa o disfrute de óperas; pasividad ante las centenares de llamadas de aviso de petición de ayuda e incluso de auxilio; mal estado de los elementos de extinción aérea, que estuvieron inoperantes durante mucho tiempo; priorización de otros incendios de menores dimensiones y características; ausencia de información a alcaldes, responsables y habitantes de la

Página 7133


zona; activación de máquinas alejadas del foco cuando existían otras más cerca y más dispuestas; falta de conexión y coordinación de los pilotos de medios aéreos; servidores del ministerio -de su ministerio, señora ministra- inservibles; la ministra que utiliza un cuartel de la Policía municipal para recibir información de las muertes desde Ronda, Málaga; petición de medios aéreos internacionales; Ministerio de Defensa, el Ejército y sus medios en la extinción, que en ningún momento colaboran en la extinción y medios aéreos que repostan a 85 kilómetros haciendo absolutamente ineficaz la extinción, dejando, por todo ello, solos a los ciudadanos de la zona en aquellos días.


Señora ministra, son circunstancias que ponen de manifiesto, junto con los testimonios directos de todos cuantos fuimos testigos aquellos días que no se hizo nada durante las primeras 28 horas. Permítame que le diga, por su contestación a la pregunta oral anterior, que usted no lo sabe porque no apareció en Guadalajara hasta 48 horas después del inicio del incendio. Señorías, no se hizo nada durante las primeras 28 horas y solo la noticia del fallecimiento del retén supuso un elemento de angustia y un abandono de la pasividad por los gobiernos socialistas de Castilla-La Mancha y de España y les obligó a ustedes a tomarse por primera vez en serio en ese momento lo que ya era una tragedia irreparable y una catástrofe natural de unas dimensiones que hicieron que 5 días después aún continuase ardiendo. Solo en ese momento el Gobierno se hace ver percibiendo de forma directa la profunda indignación de todo un amplio territorio que lleva trabajando solo ya 2 días. Por tanto, desastrosa gestión en la prevención y desastrosa gestión en la catástrofe. Estas dos situaciones a cualquier ciudadano con sentido común le harían presagiar que sus gobiernos se aplicarían con intensidad al menos en la gestión posterior a la catástrofe. Pero incomprensible y desgraciadamente, señora ministra, tampoco eso fue así. Una vez apagado el incendio, el presidente del Gobierno acudió a la zona de forma clandestina, después de haberse marchado a China cuando aún estaba el monte en llamas, en varios helicópteros, que buen servicio hubieran prestado a la extinción del incendio, solo, con cámaras de televisión y con dos personas elegidas de los retenes cuando a la misma hora, a muy pocos metros de allí, toda la comarca estaba reunida para valorar la situación. O no se acercó tampoco, porque no se atrevió, probablemente, a recibir la impresión directa y real de quien estuvo desde el principio y porque ya conocía el recibimiento que le habían hecho previamente al presidente de Castilla-La Mancha. Es lo que se llama un riesgo calculado, de suerte que tampoco las familias quisieron, como usted ha dicho, ir a verle a La Moncloa.


Tras negar su responsabilidad, una consejera dimite -no se entiende muy bien por qué si todo lo había hecho tan bien- y a las 48 horas la nombran alto cargo de una empresa de gestión de residuos nucleares. Es un magnífico premio, muy ético premio, que tiene muy tranquilos a los municipios nucleares. El Parlamento gallego, con un gobierno del Partido Socialista, se niega al día siguiente a guardar un minuto de silencio por las víctimas mortales del incendio. Se hacen públicas pistas falsas acerca de un coche que rociaba gasolina para confundir a la opinión pública. Se busca a toda costa a un culpable, primero, la barbacoa, luego, los excursionistas, luego, la Comunidad de Madrid; en definitiva, cualquiera es útil para eludir la responsabilidad palmaria de los gobiernos socialistas, incluso se insta a perseguir a quien sea, al fiscal general del Estado. Se aprueba un real decreto, el 22 de julio, una semana después del incendio, y se crea una comisión interministerial de coordinación a la vista del desastre de coordinación del incendio de Guadalajara y se aprueba en los Presupuestos Generales del Estado del año que viene, en el 2006, la ridícula partida de 5 millones de euros para ampliar los medios aéreos antiincendios. Presionan ustedes a funcionarios, a medios de comunicación y a la justicia para ocultar los hechos y amenazan con despidos e impiden por dos veces que se cree en esta Cámara una Comisión de investigación. Eso sí, crean una en el Parlamento de Castilla-La Mancha que cierra sus conclusiones preescritas en forma de argumentario del Partido Socialista en dos semanas con nocturnidad y alevosía, en la que impiden que comparezcan 74 testigos presenciales -pilotos, retenes, bomberos, mecánicos, miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado, alcaldes, etcétera-, en la que impiden la entrega de 31 peticiones de documentación e información, en la que manipulan el informe del 112, que grabó las conversaciones kafkianas de esos primeros dos días, y en la que 38 de los 44 comparecientes, es decir, casi el 90 por ciento, eran cargos relacionados con el Partido Socialista Obrero Español, un auténtico escándalo, una farsa, señoría, que no engañó a nadie. Así, los estudios demoscópicos posteriores pusieron de manifiesto -lo ponen todavía hoy- que la inmensa mayoría de los españoles piensan que se actuó muy mal.


No quisieron abrir una Comisión de investigación en el Congreso de los Diputados para conocer la verdad, para reparar a las víctimas, para recuperar la zona afectada y para depurar responsabilidades técnicas y políticas. Sin embargo, a los 3 años del accidente decidieron abrir una Comisión para investigar sobre el Prestige, donde nadie murió, donde hoy no quedan prácticamente restos de lo que ocurrió, frente a los 100 años que harán falta para regenerar completamente la zona devastada en Guadalajara. Eso debe ser lo que significa el talante según el Partido Socialista, el doble rasero o las dos formas distintas de entender el olvido.


Como consecuencia de esta actitud de los gobiernos socialistas de Castilla-La Mancha y de España, como consecuencia de la incompetencia, de la irresponsabilidad, de la ineficacia y de la desidia, pero también por el abandono de los sindicatos y de algunas organizaciones ecologistas, que se encadenan cuando alguien tala un árbol, pero que se callan de forma cobarde cuando

Página 7134


arden millones de ellos, lo que les ha deslegitimado completamente, ante esa impotencia, en el mes de septiembre un grupo de miembros de los retenes y familiares iniciaron una huelga de hambre, pero tampoco sirvió para nada. Ni una sola respuesta. ¿Quiere conocer el balance de las medidas solicitadas por los afectados y comprometidas por el Gobierno? El Grupo Parlamentario Socialista ha rechazado en la Ley de Presupuestos Generales del Estado equiparar las indemnizaciones de las víctimas del incendio de Guadalajara a las de otros servidores públicos fallecidos en acto de servicio y que éstas no tengan carga tributaria para que no haya víctimas de primera y víctimas de segunda. Estas enmiendas se han aprobado en el Senado con su voto en contra. ¿Qué van a hacer ustedes, señora ministra? ¿Qué van a hacer ustedes, señores diputados del Grupo Socialista, cuando mañana vengan de nuevo a votación? ¿También las van a rechazar? Prometieron un parador de turismo en Molina de Aragón, incluso el presidente Barrera corrió a colgarle la medalla de oro de Castilla-La Mancha al ministro Montilla, que después no la incorporó a los Presupuestos Generales del Estado que llegaron a esta Cámara. ¡Qué papelón, señorías, qué vergüenza! Solo le faltó dársela también a usted, señora ministra. El presidente Zapatero prometió que declararía la zona zona catastrófica y después le desdijeron y no la declaró. Nombraron un interlocutor del Gobierno para los ayuntamientos que aún no ha celebrado con ellos ni una sola reunión, los ayuntamientos aún no han cobrado un solo euro de la renta perdida, la N-211 sigue exactamente igual que estaba antes del incendio, se prometieron mejoras laborales para los retenes y tampoco se han cumplido, no se ha constituido todavía el consejo de empleo en la zona ni tampoco se han cumplido las mejoras en comunicaciones, en telefonía móvil y en ADSL. Han perdido ustedes 5 meses vitales para comenzar las labores de regeneración en otoño y tendrán que hacerlas en primavera, lesionando ya los brotes que existen en este momento. Han votado en contra de todas las enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado que mi grupo ha presentado para cumplir con todos estos compromisos y aún la directora general de Protección Civil se permite el lujo de decir la semana pasada que los afectados no pueden pretender que haya una atención permanente a su problema.


Señorías, la absoluta percepción de todos los habitantes de la zona, de toda la provincia y de una forma muy especial de los familiares de las víctimas es que, salvo anunciar planes etéreos, no se ha hecho nada, absolutamente nada, y se continúa, que es lo más grave, sin saber la verdad. Mal balance para su Gobierno, señora ministra, muy mal balance, señorías. Por este motivo el pasado sábado, hace 4 días, miles de personas de todas las ideologías, de Izquierda Unida, de Comisiones Obreras, de UGT, del CSIF, de muchas organizaciones sociales, salieron a la calle para exigir conocer la verdad, para que se haga justicia, para que se asuman responsabilidades, para que se cumpla con lo prometido y para que no escurran el bulto. Saben que ustedes quieren enterrar el asunto y que prevalezca el olvido, pero saben también -y les puedo asegurar que ellos no van a olvidar- que tienen de su parte la ilusión, la energía y el espíritu para perseguir hasta que la tengan la justicia, las responsabilidades y la verdad.


Muchas gracias, señor presidente. (Aplausos.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señor Echániz.


Para responder la interpelación por el mismo tiempo de 12 minutos, la señora ministra de Medio Ambiente tiene la palabra. (El señor Atencia Robledo: ¿Te hemos despertado? ¿Estabas durmiendo?-La señora Cunillera i Mestres: ¡Olvídame!)

Señora Cunillera. (Rumores.)

Cuando desee, señora ministra.


La señora MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE (Narbona Ruiz): Señor presidente, señoras y señores diputados, sean mis primeras palabras en mi intervención, como no puede ser de otra manera, para reiterar el compromiso de este Gobierno, no solamente con las familias de los afectados directamente por el incendio de Guadalajara, sino también con el resto de las familias de las otras personas que este año han muerto en los incendios forestales. Este ha sido un año sin duda muy dramático. Al final ha habido 16 fallecidos, de los cuales 11 han sido en el incendio acaecido en Guadalajara. Señoría, el compromiso quiere decir, por supuesto, hacer aquello a lo que nos hemos comprometido y seguir trabajando en algo que ha sido una prioridad para mi departamento desde el inicio de esta legislatura. Una prioridad que, como se ha reconocido ampliamente y mucho antes de que sucediera el incendio de Guadalajara, no había estado presente en anteriores Gobiernos de la nación que se limitaban a decir que el problema de los incendios forestales era de las comunidades autónomas.


El otro día preparando mi quinta comparecencia en materia de incendios forestales en el Parlamento, una de ellas en el Senado ante la Comisión de las Comunidades Autónomas y cuatro en la Comisión de Medio Ambiente, descubrí que era la única ministra de Medio Ambiente que había comparecido en las dos Cámaras para hablar de incendios forestales.
Ningún ministro del Gobierno del Partido Popular compareció ni en el Senado ni en la Cámara Baja una sola vez para hablar de incendios forestales. Hubo 31 muertos entre los trabajadores en las tareas de extinción de los incendios forestales. Hubo muchas hectáreas quemadas. El año 2000 hubo más hectáreas quemadas que las que ha habido este año, a pesar de que, como usted ha dicho, ha sido un año excepcional. ¡Claro que lo ha sido!. Por eso hemos tomado medidas excepcionales y no las tomamos solo a partir del incendio de Guadalajara.


Al inicio de este año el Ministerio de Medio Ambiente alcanzó un acuerdo con todas las comunidades autónomas

Página 7135


en una conferencia sectorial que enmarca la hoja de ruta del Gobierno y de las comunidades autónomas para que seamos capaces de hacer una mejor prevención y una mejor extinción de los incendios forestales. Muchos de esos acuerdos contenidos en la decisión de la conferencia sectorial se están cumpliendo ya. Además de eso, antes de que empezara la campaña del verano, el Ministerio de Medio Ambiente había contratado ya seis aeronaves más que el año pasado, precisamente desde la información que teníamos sobre las características de este verano. Habíamos contratado seis aeronaves más, cosa que no pasó el año 2001. El año 2001 el Ministerio de Medio Ambiente tuvo los mismos 47 medios aéreos que había tenido el año 2000, en el que murieron siete personas y se quemaron más hectáreas forestales que las que se han quemado al final este año. El Ministerio de Medio Ambiente entendía que tenía que reforzar los medios de extinción contra incendios forestales. Así lo hicimos al principio del verano, antes del incendio de Guadalajara. Antes del incendio de Guadalajara comprometimos, por primera vez en la historia de la democracia de España, a doce ministerios el día 10 de junio en un conjunto de medidas, que ya se han definido y concretado en tiempo y forma por parte de todos los ministerios, como tuve ocasión de informar la pasada semana en la Comisión de Medio Ambiente a su compañera la portavoz doña Teresa de Lara. Por tanto, antes de que sucediera la tragedia y a impulso del Ministerio de Medio Ambiente en el marco de sus propias competencias, el Gobierno estaba ya actuando para mejorar en nuestro país la coordinación y la concertación con las comunidades autónomas y reforzando las medidas de ámbito estatal no solo en lo que se refiere al Ministerio de Medio Ambiente sino a otros ministerios del Gobierno de la nación, que pueden, deben y están comprometidos para prevenir mejor los incendios forestales. Además, como usted sabe, en esta Cámara está en tramitación un proyecto de ley de montes, al que ustedes presentaron una enmienda a la totalidad, en el que se crea una Fiscalía especial para los delitos ambientales en España, incluyendo el delito de incendios, y en el que se prohíbe el cambio de uso durante al menos 30 años de cualquier suelo que haya sido objeto de incendios.


Señoría, empezamos a actuar antes de ese incendio y ha vuelto usted a faltar a la verdad al subir aquí y decir que en 28 horas no se había hecho absolutamente nada por una razón curiosa, que es que yo no estaba en el puesto de mando de los incendios. Señoría, los ministros no están en el puesto de mando de los incendios, ni los de este Gobierno ni los de ningún Gobierno anterior, porque para eso están las personas que tienen las responsabilidades técnicas. (Rumores.) Señorías, desde el primer momento, tal y como informé en la Comisión de Medio Ambiente a petición propia -usted era el interpelante-, expliqué con todo lujo de detalles lo que se había hecho minuto a minuto y cómo se había contestado a las distintas peticiones de la comunidad autónoma. Por tanto, no es verdad -no mienta usted en esta Cámara- que hasta que no se produjeron los fallecimientos el Gobierno de la nación no había hecho nada o que no había hecho nada el Gobierno de Castilla-La Mancha, porque eso simplemente, señoría, es mentira. ¿Podemos decir que fue insuficiente? Siempre que hay muertos, señoría, es insuficiente, pero no parece que a usted esto les preocupara en el año 2000 con siete muertos y más hectáreas quemadas que este año, porque no tomaron ustedes ni una sola medida, ni siquiera la de reforzar los medios aéreos estatales con posterioridad a esas muertes y a esa cantidad de hectáreas quemadas.
¿Hubo fallos? Por supuesto. ¿No fueron suficientes los medios de la Junta de Castilla-La Mancha que actuaron desde el primer momento y los medios que fue aportando también desde el primer momento el Gobierno de la nación? Señorías, cuando hay una catástrofe de esas características y, sobre todo, cuando hay once muertos y una persona gravemente herida todo lo que se haya hecho hasta ese momento por supuesto no es suficiente; por eso yo comprendo y respeto el dolor de las familias, porque ninguna actuación de ningún Gobierno ni tampoco de ustedes, señorías, les podrá devolver lo que han perdido; por eso creo que hay que insistir en pedir respeto hacia las familias. Unas están en una actitud, señorías, y otras están en otra. Usted ha dicho que las familias no quisieron ver al presidente, pero usted sabe perfectamente, señoría, que unas quisieron y otras no quisieron, y hay que respetar a las unas y a las otras y, por supuesto, ajustarse a la verdad.


¿Qué pasó con la comisión de investigación? La comisión de investigación se realizó allí donde se ubican las competencias exclusivas en materia de prevención y de lucha contra incendios forestales: en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha. En esa comisión, señorías, estuvo presente el Gobierno de la nación, a través de la delegada y del subdelegado del Gobierno, cosa que el portavoz de su grupo, el señor Zaplana, ocultó cuando en esta Cámara, con motivo de la presentación del proyecto de ley de montes, dijo que en la comisión abierta en el Parlamento de Castilla-La Mancha no había nadie del Gobierno de la nación. No sé si ustedes recuerdan que a los delegados del Gobierno los nombra el Gobierno de la nación y representan a todo el Gobierno de la nación. (Aplausos.) Allí estuvieron y dieron todos los datos que se les solicitaron, absolutamente todos los datos que se les solicitaron.
(Rumores.) La delegada y el subdelegado del Gobierno dieron todos los datos de los distintos ministerios y de cómo actuaron. Por supuesto, en el "Diario de Sesiones" de la Comisión de Medio Ambiente del día 26 de julio está toda la información detallada que yo en ese momento podía ofrecer.


Ustedes ponen en cuestión quién fue el responsable del incendio. Pues miren, el Seprona, no. El Seprona lo tiene muy claro: el incendio se originó en una barbacoa. No sé si a ustedes eso no les convence suficientemente y buscan quién sabe qué, pero eso es lo que le parece al Seprona. Y por supuesto, señorías, entre otras cosas, este

Página 7136


Gobierno aprobó un decreto-ley con una serie de medidas excepcionales, entre las que estaba la prohibición total de hacer barbacoas en espacios abiertos hasta el día 1 de noviembre. Señoría, quizás usted no lo sepa, pero en la Comisión de Comunidades Autónomas del Senado y en la Comisión de Medio Ambiente he aportado los datos detallados de cómo ese decreto-ley ha tenido una incidencia real y efectiva en el número de incendios que se han producido en España después del día 22 de julio, después del día en que se aprobó ese decreto-ley. En toda España ha decrecido de manera significativa el número de incendios y eso significa que este Gobierno tomó medidas por supuesto también para evitar nuevas catástrofes como las sucedidas, cosa que no hizo el anterior Gobierno el año 2000, ni ninguno de los otros años en los que hubo hectáreas quemadas y hubo personas fallecidas, a cuyas familias no visitó y con las que no se entrevistó ningún miembro del Gobierno de la nación.


Señoría, usted ha hecho una serie de afirmaciones y yo puedo decirle que las indemnizaciones se han pagado todas. Quedan exclusivamente por pagar indemnizaciones en las que era necesaria la presentación de la declaración de herederos, que ha sido aportada este mismo mes de diciembre. Por tanto, esas indemnizaciones también se podrán cobrar en un tiempo que no tiene muchos precedentes. Las indemnizaciones por los seguros contratados por la Junta de Castilla-La Mancha y por la empresa pública Tragsa también se han cobrado. Por lo que se refiere a las ayudas para los ayuntamientos, estos han entregado la información necesaria para que se ponga en marcha el presupuesto que existe de 15 millones de euros para pagar el 50 por ciento de todos los proyectos de reparación de infraestructuras municipales... (Rumores.)

Señorías, voy a ir terminando, porque el tiempo se va agotando. Solo quiero decir que todos y cada uno de los compromisos asumidos por el Gobierno de la nación o se han cumplido ya o se están cumpliendo. Ustedes ponen en duda, por ejemplo, que vaya a haber un parador de turismo. Como explicó en esta Cámara el responsable de la política turística, lo que no se puede hacer, como en un principio se pensó, es utilizar para el parador de Molina de Aragón la fortaleza que existe, pero sí se puede buscar, de acuerdo con el Ayuntamiento y con la Junta, un emplazamiento para cumplir un compromiso del ministro Montilla, compromiso que igual que el de dar cobertura total por telefonía móvil a la comarca afectada, se va a cumplir.


El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Señora ministra, por favor.


La señora MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE (Narbona Ruiz): Señoría, se van a cumplir todos y cada uno del resto de los compromisos. Yo quiero decir aquí, señoría, que todas las familias merecen conocer la verdad, por supuesto, y no se merecen muchas de las mentiras que ustedes están intentando trasladar a la opinión pública. Tengan respeto hacia todas ellas, las que vienen a ver al presidente y las que no han querido venir a verle. (Varios señores diputados: ¡Muy bien! -Aplausos.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señora ministra. (El señor Zaplana Hernández-Soro, pide la palabra.)

¿Dígame, señor Zaplana, a qué efectos?

El señor ZAPLANA HERNÁNDEZ-SORO: Según el artículo 72 en cualquier momento del debate un diputado puede pedir la observancia del Reglamento. Yo quiero pedir la observancia sobre la base del artículo 71 porque ha habido alusiones directas de la señora ministra a mi persona.


El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Efectivamente las ha habido, señor Zaplana. Tiene dos minutos..


El señor ZAPLANA HERNÁNDEZ-SORO: Con dos minutos sobra, señor presidente, para decir que recuerdo perfectamente, no sé si en la literalidad o no, el debate que celebramos el pasado mes de julio en el que el Grupo Parlamentario Popular solicitaba la creación de una comisión de investigación. Fue en aquel debate, en el que la portavocía del Gobierno correspondió a la vicepresidencia del Gobierno, en el que la señora vicepresidenta defendía que la comisión de investigación en esta Cámara no se debía celebrar, sino que tenía que ser en Castilla-La Mancha, y se comprometió, en contra de nuestro criterio, a que allí pudieran concurrir o comparecer todos los miembros de la Administración central, empezando por los miembros del Gobierno, que fueran pertinentes. Nosotros dijimos que eso no era normal ni se debía procedimentalmente realizar así, pero era el propio Gobierno el que defendió que esas comparecencias se produjeran allí. Lógicamente esas comparecencias no se produjeron nunca.
Era un engaño en aquel momento para salir del paso lo que estaba trasladando la vicepresidenta en aquel debate. Sabíamos que no iban a ir, como no fueron. No fue la ministra de Medio Ambiente, no fue ningún miembro del Gobierno, no fue ningún alto cargo del Gobierno los que estuvieron presentes en aquella comisión. Y como lo recuerdo perfectamente, solamente quiero que quede claro, para que se sepa que si alguien ha mentido esta noche aquí, ha sido la ministra de Medido Ambiente. Con lo que ella no contaba seguramente es que tengo una excelente memoria y, por si tuviera alguna duda, ahí está el "Diario de Sesiones". (Varios señores diputados: ¡Muy bien! -Aplausos.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señor Zaplana.


Señora ministra.


Página 7137


La señora MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE (Narbona Ruiz): Señoría, para eso está el "Diario de Sesiones". Yo no me he referido a ese debate al que usted alude con la vicepresidenta. No, señoría. Yo me he referido a un debate que tuvimos aquí sobre ese proyecto de la ley de montes al que ustedes presentaron una enmienda de totalidad increíble y donde usted, haciendo uso de la palabra y llamándome cobarde, de paso, señoría, dijo que no había habido ningún representante del Gobierno. Lo dijo aquí con motivo del proyecto de ley de montes. (Rumores.) Sí, señor. El señor Zaplana salió aquí, porque estaba pidiendo una vez más una comisión de investigación en esta Cámara, y en ese momento se le ocurrió decir que en la comisión que había habido en Castilla-La Mancha no había habido nadie que representara al Gobierno de la nación. Está escrito, señoría. Yo no me refería al otro debate. Me refería a aquel en el que yo estuve presente y, como ahí está negro sobre blanco, no tengo nada más que decir. (Varios señores diputados: ¡Muy bien!-Aplausos.-El señor Zaplana Hernández-Soro pide la palabra.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): No, señor Zaplana, el Reglamento no prevé nuevas impugnaciones o réplicas.


Señor Echániz, para su turno de réplica, por favor, por tiempo de cinco minutos.(Un señor diputado: Respeta el tiempo igual que la ministra.-Otro señor diputado: El mismo respeto al Reglamento.-Otro señor diputado: Vosotros no respetáis ni al presidente.)

Por favor, señorías. Señor Campos, por favor.


El señor ECHÁNIZ SALGADO: Muchas gracias, señor presidente.


Señora ministra, si en otras ocasiones no hubo comparecencias de ministros del Partido Popular es porque los diputados del Grupo Socialista nunca lo pidieron, como lo he pedido yo. (Aplausos.) Señora ministra, no hubo comparecencias porque no había ciudadanos indignados, ni ciudadanos que salieran a la calle por miles, ni que hicieran huelgas de hambre, y porque en ningún caso una circunstancia como el incendio de Guadalajara se convirtió en una catástrofe de esas dimensiones, con falta de responsabilidad y con negligencia por parte de un Gobierno, porque aquí, señora ministra, ha habido negligencia, cosa que en otros casos no ha ocurrido.


Señorías, después de su intervención no nos puede embargar otra sensación que la de la decepción. Son ustedes absolutamente impermeables a la autocrítica en el episodio más trágico, más lamentable, más evitable y de peor gestión política que se pueda recordar. Pero, señoría, su discurso de que todo se hizo correctamente no ha colado, qué quiere que le diga, no se lo cree en estos momentos ningún ciudadano español. La gente no es tonta, como creen ustedes, la gente sabe perfectamente que lo único que pretenden es darse cobertura política para salir indemnes. No les interesa la verdad; les interesa su mentira y el y tú más, de forma que me reafirmo en todas mis consideraciones, que no son mías, sino de los miles de ciudadanos que en Guadalajara salen a la calle todas las semanas para poner de manifiesto sus incoherencias y su negligencia y, por tanto, repito, son personas que evidencian que las primeras 28 horas de la gestión del incendio estuvieron solos, sin la ayuda del Gobierno, ni del de Castilla-La Mancha ni de España.


Señorías, si un padre o una madre pide explicaciones cinco meses después de cómo ha fallecido su hijo, es porque a fecha de hoy no ha recibido las explicaciones necesarias ni correctas, ni conocen la verdad, y le aseguro que lo van a seguir pidiendo incluso cuando usted no sea ministra. Señora Narbona, usted tiene la oportunidad de rectificar. Todo el mundo sabe que se hizo mal y que salió peor, y usted también lo sabe. Abra su corazón y escuche a esas familias, que no están haciendo política, que no son de ningún partido, que solo quieren saber la verdad. Si usted no tuvo la culpa, permita una investigación serena y transparente que posibilite hacer justicia y reparar el daño moral. No se esconda detrás de unas siglas o del parapeto de la intransigencia. Escuche a esas buenas gentes, señora ministra. Acepte que en la vida a veces se yerra y permita conocer la verdad.


Señorías, hay muchos ciudadanos que sienten impotencia, desilusión y también decepción con su gestión, ciudadanos apolíticos que claman justicia y que quieren respuestas, que quieren saber la verdad y que quieren saber quiénes fueron los responsables, que quieren que ustedes cumplan sus compromisos y que quieren sobre todo que esto nunca vuelva a ocurrir, que hayan aprendido ustedes algo. Señora ministra, aún están a tiempo. No se puede enterrar nunca lo que está vivo, y nada más vivo que esto, porque volverá a brotar y además con más fuerza aún si cabe.


Señorías, el pasado sábado, hace cuatro días, al final de la manifestación, una verdadera marea negra de gente bien abrigada contra el frío, se leyó un comunicado. Las familias, los padres, las madres, las esposas, los hijos, los hermanos de los fallecidos me pidieron que fuese su voz hoy aquí en el Congreso de los Diputados, tres días antes de Navidad, y eso me dispongo a hacer: Queridos amigos, en primer lugar, queremos agradecer vuestra presencia aquí esta tarde solidarizándoos con nuestro dolor acrecentado en estas fechas por los motivos que podéis suponer. Gracias de corazón. Agradecemos también los apoyos recibidos de diversos colectivos y medios de comunicación que han prestado atención a nuestras reivindicaciones y echamos en falta otros apoyos que en casos menos graves se han producido y han faltado en esta ocasión. También queremos destacar la actitud de tibieza adoptada por los que tienen obligación de defender la ley, que choca con sus actuaciones en casos menores, donde han puesto una actividad que se echa en falta en este caso, el más grave en muchos años de los ocurridos en nuestra provincia.
Reiteramos, frente a los que quieren tergiversar esta convocatoria, que solo pretendemos que la opinión pública conozca la verdad, la verdad de lo ocurrido, y que cesen las presiones a los

Página 7138


sindicatos, a la justicia y a los medios de comunicación para ocultar los hechos. Queremos también que a nivel político y administrativo se reconozca la verdad, pues a cinco meses de la tragedia no ha habido ningún cese, ni expediente administrativo abierto a los responsables, y la única dimisión habida fue vergonzosamente recompensada. Sabemos bien quiénes están con nosotros y quiénes nos desprecian y sabemos también los que debiendo estar aquí hoy no lo están, como tampoco estuvieron el 17 de julio donde debieron estar para impedir lo que nunca debió ocurrir.
Queremos que se sepa que por la memoria de nuestros muertos seguiremos actuando hasta que la verdad se reconozca y seguiremos estando contra los que se han instalado en la mentira como única forma de actuar. Nos faltan once. No los olvidéis. Nosotros no los olvidaremos jamás.


Muchas gracias, señor presidente. (El señor Ayala Sánchez: ¡Eres un señor, Echániz, eres un señor!-Aplausos.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señor Echániz. Señora ministra, cuando guste.


La señora MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE (Narbona Ruiz): Gracias, presidente.


Señorías, no he dicho en ningún momento de mi intervención que todo lo hicimos bien. Usted oye lo que quiere y no escucha lo que no quiere oír.
Es más, he dicho que, evidentemente, hubo fallos, y le voy a decir algo más. En 23 años que llevo en funciones de responsabilidad pública y política no he sentido nunca con tanta profundidad la impotencia de quien tiene responsabilidades en la acción pública y ve que sucede una catástrofe de estas características. Por lo tanto, todas esas personas también están en mi corazón, no solo en el suyo, y trabajo desde el día de la catástrofe teniéndolas muy presentes a todos ellas. Por eso hemos redoblado en la política de prevención y de lucha contra incendios toda una serie de medidas que no habían sido nunca consideradas. Cuando usted dice que los ministros no comparecieron porque no lo pidió la oposición, lo cierto es que tampoco comparecieron a petición propia. Yo he comparecido a petición propia incluso antes de que hubiera una catástrofe. ¿Por qué? Porque he considerado desde el principio de esta legislatura, y antes de los muertos de Guadalajara, que no estábamos actuando suficientemente bien, ni las comunidades autónomas ni el Gobierno de la nación, en algo que no puede ser entendido como una lacra inevitable. Por eso estamos tomando medidas, señoría. Por eso, insisto, no somos impermeables a la crítica. No somos en absoluto un Gobierno prepotente y desde luego no somos un Gobierno que miente, señoría. Esas familias, por lo menos, tuvieron la posibilidad de saber quiénes eran sus muertos, cosa que no sucedió en algún otro momento. (Aplausos.) Parece que a ustedes también se les ha olvidado eso. A veces se yerra, por supuesto, y se rectifica. Todavía tengo que escuchar que hubiera algún fallo en algunas de las catástrofes que sucedieron en otros momentos y yo esta noche aquí he dicho, y está en el "Diario de Sesiones", que por supuesto hubo fallos y por eso hemos querido mejorar la coordinación y la información que existe entre las comunidades autónomas y el Gobierno de la nación en los momentos en que hay incendios. Fíjese, señoría, por primera vez este año el Gobierno de la nación ha podido tener toda la información de todas las comunidades autónomas sobre sus medios para extinción de incendios y sobre la evolución en tiempo real de los mismos.
Naturalmente que hay cosas que corregir, las estamos corrigiendo y nuestro empeño es que no vuelva a pasar una catástrofe como la que ha sucedido. Pero, insisto, no falten ustedes a la verdad. Lo hacen continuamente, en este y en muchos otros temas, y eso fue lo que los echó a ustedes del Gobierno. No lo olviden. (Aplausos.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señora ministra.


-DEL GRUPO PARLAMENTARIO CATALÁN (CONVERGÈNCIA I UNIÓ), SOBRE LA IMPLANTACIÓN DE LOS SERVICIOS FERROVIARIOS REGIONALES DE ALTA VELOCIDAD.
(Número de expediente 172/000150.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Entramos, por fin, en el último punto del orden del día, interpelación urgente del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió), sobre la implantación de los servicios ferroviarios regionales de alta velocidad. El señor Grau i Buldú tiene la palabra.


El señor GRAU I BULDÚ: Muchas gracias, señor presidente.


Señora ministra, señorías, la interpelación que nuestro grupo presenta hoy a esta Cámara quiere ser una reflexión más sobre las noticias que han salido como consecuencia de la inauguración de la línea AVE a Toledo y que se han producido en relación con la línea Madrid-Zaragoza-Lleida en los periódicos de estas dos últimas ciudades. Señora ministra, me apresuro ya a decirle que esta interpelación es -y eso espero- una aportación constructiva hacia el futuro. No se trata de reivindicar en este momento nuevas tarifas ni abonos. Eso, señora ministra -y nos consta porque así lo ha publicado la prensa-, va a ser de un momento a otro una realidad, pero esto solamente es un apaño coyuntural que no resuelve un problema más importante que es el de la velocidad de los 250 kilómetros por hora, que es una mala herencia que usted ha recibido. Vamos viendo que las fechas se van saltando sistemáticamente y que posiblemente, de una inauguración que se preveía para este mes de diciembre, vamos a pasar al mes de marzo. Esto no tiene demasiada importancia, es una cuestión de seguridad y, por tanto, estamos en el punto final y esto ya se solucionará.


Página 7139


El motivo de esta interpelación hoy no es la velocidad ni la seguridad, hay que esperar un poquito más. La situación que nos mueve es otra.
Existen ahora dos debates actualmente separados, en primer lugar, el de la mejora de los servicios ferroviarios regionales, de las vías convencionales, con una mejora en la calidad del servicio, especialmente en la frecuencia de los mismos, y, en segundo lugar, el de los servicios ferroviarios de las líneas de alta velocidad para intentar al menos tener una rentabilización de la inversión realizada en estas vías de alta velocidad. ¿Deben circular únicamente los trenes de largo recorrido por estas vías? ¿Tiene que haber distintos precios para servicios de media distancia según sea corto o largo el recorrido de este trayecto, por ejemplo, Zaragoza-Lleida, versus un Madrid-Toledo o un Zaragoza-Calatayud, o en el futuro un Tarragona-Lleida o un Barcelona-Tarragona? La unión de estos dos debates y sus soluciones a corto y a medio plazo abre las puertas a debatir y decidir sobre la creación generalizada de servicios regionales de alta velocidad. Es nuestro interés obtener una coherencia de los servicios regionales de alta velocidad con el PEIT. En las líneas estratégicas o directrices de la política ferroviaria del PEIT encontramos que el Gobierno define como un objetivo a conseguir la reducción del tiempo total del viaje para todas las relaciones interurbanas. Este objetivo se alcanzará por fases en función del desarrollo previsto de la red. La utilización del material de ancho variable, combinada con la potenciación de correspondencias adecuadas entre los servicios ferroviarios de alta velocidad, los servicios ferroviarios regionales y los de autobús permitirán ampliar el ámbito territorial de los ahorros de tiempo inducidos por las inversiones en las infraestructuras que se realicen en cada fase del plan. Los tiempos finales resultantes en el horizonte del plan deberán situar al modo ferroviario en una posición competitiva respecto al transporte aéreo en las relaciones que utilicen los itinerarios troncales de alta velocidad para distancias mayores o menores de 700 kilómetros. En las demás relaciones la frecuencia para la mejora de tiempos de viaje será el transporte del vehículo privado en distancias de más de 300 kilómetros.


Actualmente existe un transporte regional propio de cada comunidad autónoma. Estoy hablando de redes como Andalucía Exprés, Cataluña Exprés, el regional de Galicia, el Aragón Exprés, el Castilla-León Exprés, que son líneas que funcionan dentro de cada comunidad autónoma dando un servicio exclusivo a esta propia comunidad y son servicios que deben mantenerse. No se puede negar que existen unas líneas convencionales que necesitan de fuertes inversiones para mejorar el trazado y la calidad del material rodante para alcanzar una velocidad competitiva con la carretera y mejorar la calidad y la seguridad.


Por otro lado, tenemos ya en servicio una línea de alta velocidad, que es objeto de esta consideración, que es la de Madrid-Zaragoza-Lleida, que esta infrautilizada. En este contexto es donde aparece el concepto de servicios ferroviarios regionales de alta velocidad o, como dice el último informe de Renfe, la alta velocidad media de media distancia.
Nuestro grupo parlamentario espera que el próximo salto en regionales sea pasar a la alta velocidad regional. En los últimos años el Estado ha invertido en la red de alta velocidad como base de un sistema para la interconexión de redes de transporte a través de servicios considerados de larga distancia, pero sobre esta misma base de trenes de alta velocidad de larga distancia pueden coexistir redes de trenes interregionales en alta velocidad, complementadas por otras redes también de tipo regional dentro de cada comunidad autónoma y en el ancho europeo.
Hace ya más de cinco años que los responsables de la unidad de negocios regionales de Renfe tienen estudios sobre el transporte regional de alta velocidad. En una entrevista realizada en 1999 el director gerente de la unidad de negocios regionales de Renfe menciona los estudios en Cataluña para hacer un transporte regional de alta velocidad entre Lleida y la frontera. El montante de viajeros para el año 2010 en un transporte de este tipo que uniera las cuatro capitales catalanas con otras ciudades menores, como pudiera ser Reus, podría oscilar entre los 10 y 14 millones de viajeros. Estaríamos hablando de frecuencias muy altas de trenes, incluso cada cuarto de hora, que pondrían a Tarragona a 30 minutos de Barcelona y a Lleida alrededor de 50 minutos. ¿Qué previsiones tiene el Gobierno para implantar este servicio, especialmente ahora que el AVE va a llegar a Tarragona a finales del año 2006?

La alta velocidad ha llegado a Zaragoza y a Lleida, a finales de 2006 llegará a Tarragona y en 2007 a Barcelona, y si no fallan las previsiones que usted ha dado en esta Cámara, entre 2009 y 2010 llegará a la frontera francesa. Ante estos proyectos el Ministerio de Fomento debería tener previsto un servicio regional de calidad que lleve a los viajeros a otras poblaciones de alrededor. Al mismo tiempo, desde Lleida, Tarragona, Barcelona y Girona, así como desde Zaragoza, debería ser posible realizar viajes de media distancia entre estas ciudades a precios asequibles mediante las tarifas regionales, con una alta frecuencia de paso a través de estas nuevas líneas de alta velocidad. La unión de los actuales servicios regionales y las interconexiones con las líneas de alta velocidad deben impulsar decididamente la utilización del ferrocarril como medio de transporte gracias a un servicio de calidad, económico para el usuario y eficiente en el tiempo necesario para realizar el recorrido.
Señora ministra, todo esto va a condicionar la compra de material móvil a corto y medio plazo. A finales del año 2004 Renfe anunció la renegociación de uno de los contratos adjudicados a mediados de dicho año. De las 45 unidades de alta velocidad de ancho variable adjudicadas al consorcio Caf-Alstom, 29 se destinarán finalmente a regionales. Las 21 unidades del modelo R-598 que desde el pasado mes de abril circulan entre los corredores Madrid-Extremadura, A Coruña-Vigo o Sevilla-Granada-Almería también formarán parte del futuro de la renovada flota de media distancia. ¿Existe por parte del

Página 7140


ministerio una previsión para la compra de material móvil en el plan estratégico 2005-2010 que permita implantar servicios regionales de alta velocidad complementarios a los actuales servicios regionales?

El recién inaugurado servicio lanzadera Madrid-Toledo, así como los servicios Madrid-Puerto Llano y Madrid-Ciudad Real, responden a la necesidad de mejorar los servicios regionales a través de la alta velocidad al mismo tiempo que contribuyen a incrementar la cohesión social y económica entre estas zonas. Además, la utilización de trenes distintos a los utilizados en el AVE y la consideración como servicios de medio recorrido permiten introducir un sistema tarifario distinto y más barato que el AVE. Asimismo, permite un transporte ferroviario de tipo social y de servicio público para ser utilizado de forma diaria. En este momento se desconocen las previsiones del Gobierno para establecer las bases de lanzaderas necesarias para cubrir los servicios regionales de esta alta velocidad. El servicio lanzadera regional Calatayud-Zaragoza no tiene un calendario definitivo de puesta en marcha a pesar de haber sido anunciado hace un año y estar servido en trenes que van a 160 kilómetros por hora y con máquinas diesel, que son los mismos que se aprovechan para el trayecto Zaragoza-Huesca. Cuando entre en marcha el servicio de Barcelona -y espero que entonces funcionen los trenes a 300 kilómetros por hora- habrá que pensar que la intercalación de trenes de 160 kilómetros por hora no será positiva para el buen funcionamiento y la buena coordinación de esta línea.


Tampoco se ha presentado un calendario para otros trayectos como Zaragoza-Huesca o Zaragoza-Lleida, y es conocido la cantidad de funcionarios que residiendo en Zaragoza trabajan en Lleida, lo que justificaría esta competencia. Ahora hacen el viaje en autobús y sería muy positivo que estos trayectos tuvieran una consideración como el Madrid-Puertollano o el Madrid-Toledo. En esta coyuntura, será necesario que el Gobierno tenga previsto un plan para comprar nuevos trenes y la instalación de estas bases de lanzaderas, o sea, que Madrid sea una base de lanzaderas; que Barcelona, en el futuro, pensando en Figueres, Girona, Tarragona y Lleida, sea una base de lanzaderas, y que Zaragoza, por Huesca, Calatayud y Lleida, también sea una base de lanzaderas y una combinación de estos trenes regionales y grandes líneas de alta velocidad.


¿Qué previsiones tiene el Gobierno en este sentido? Señora ministra, ¿por qué no abrimos un debate sobre el transporte regional de alta velocidad entre Lleida y la frontera? ¿Cuáles son las posibilidades del desarrollo social y económico de un transporte de este tipo para el año 2009 que uniera las cuatro capitales catalanas, más otras ciudades, con frecuencias muy altas de trenes, incluso cada cuarto de hora, que situarían, como ya he dicho antes, a Tarragona y Girona a 30 minutos de Barcelona, y Lleida y Figueres alrededor de 50 minutos? ¿Qué posibilidades habría de pensar dentro de esta configuración posiblemente en Segovia o una base en Sevilla, con Málaga y Almería, para cubrir con los trenes de alta velocidad? Con nuestra interpelación tratamos de abrir el debate en este sentido.


Muchas gracias.


El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señor Grau.


Para responder la interpelación, la señora ministra de Fomento tiene la palabra. Cuando guste, señoría.


La señora MINISTRA DE FOMENTO (Álvarez Arza): Gracias, señor presidente.


Señoría, espero poderle contestar a todas las cuestiones que ha planteado.
Voy a contestarle brevemente a algunas de ellas y después de extenderé para que no quede nada sin respuesta. Primero, le confirmo que dentro de la política de infraestructuras del Gobierno está prevista la necesidad de rentabilizar la alta velocidad. Es más, desde 1992, un Gobierno socialista decidió rentabilizar las infraestructuras de alta velocidad y utilizarlas para los servicios regionales, y saben ustedes que lo primero que pusimos en marcha fue Madrid-Ciudad Real, Madrid-Puertollano.


Usted ha comentado que hay unas conexiones, como la de Zaragoza-Calatayud, que van a 160, pero van a 160 porque lo que todavía hay entre Madrid y Lleida no es realmente una alta velocidad por las dificultades que nos dejó el anterior Gobierno. Por ello, estamos gastando mucho dinero, haciendo muchos esfuerzos y dedicando mucho tiempo a intentar subsanar cada uno de los errores que cometieron el anterior Gobierno y el anterior equipo del Ministerio de Fomento. No le descubro nada si le digo que a diario encontramos algo nuevo que nos dejaron pendiente de resolver y que son cuestiones muy complejas, a las que les estamos dedicando, vuelvo a decir, todo el esfuerzo necesario para resolverlo. (El señor Ayala Sánchez: Ya has tenido tiempo de verlo.) Hay un diputado que interpela en lugar de usted, que no respeta por lo visto el uso de la palabra.


El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Señor Ayala, por favor.


Continúe, señora ministra.


La señora MINISTRA DE FOMENTO (Álvarez Arza): Le voy a informar, señor diputado interpelante, que es tal el desastre de infraestructuras que nos dejó el Partido Popular en herencia que la mitad del tiempo lo tenemos que pasar intentando resolver los informes geológicos mal hechos e ineficientes. Continuamente aparecen cuestiones geotécnicas que no habían sido tenidas en cuenta, no sé por qué. Se ahorraron dinero en los estudios geológicos, que son básicos para decidir cuál es la infraestructura, cuáles son las características de la propia estructura, los puentes, los viaductos, los túneles. Para qué le voy a contar, señoría, las dificultades si en ese llamado AVE a Lleida -usted lo habrá utilizado- ni siquiera funcionaba la telefonía móvil. Así que le confirmo

Página 7141


que estamos trabajando para tratar de que ese AVE que hizo el Partido Popular y que a estas alturas todavía no puede circular a alta velocidad funcione, de que funcione el sistema de señalización, el sistema de detección de objetos caídos a la vía, y en la organización de todos los temas del balasto que también saben ustedes que presentó dificultades cuando empezó a utilizarse y llevamos todo el tiempo tratando de resolver. Tenemos previsto, señorías, efectivamente, que los servicios de regionales utilicen la infraestructura de alta velocidad. Es más, lo que queremos es que los servicios regionales, tal y como usted ha planteado, señoría, sean un complemento de la alta velocidad, de tal manera que la conexión territorial de larga distancia para trasladar al ciudadano a un lugar determinado, tal como usted ha planteado y así está previsto en el PEIT, se haga a través de los servicios regionales.


No coincido con usted, señoría, en su apreciación de que no tenemos previsto qué va a hacerse. En primer lugar tenemos una planificación intensiva, exhaustiva y detallada de cuál va a ser la infraestructura.
Vamos a actuar sobre la infraestructura ferroviaria, estableciendo y multiplicando por diez los kilómetros actuales de AVE, pero además tenemos previsto en el PEIT cómo vamos a modificar el ancho de la vía actual en ancho de vía UIC y también mejorar la vía convencional, de tal manera que, efectivamente, se trate de un complemento desde el punto de vista de la infraestructura. También tenemos previsto cuáles van a ser las adquisiciones del material móvil, y aquí nuevamente nos encontramos con la herencia del PP, qué le vamos a hacer. (Rumores.) Sé que me interrumpirán unas cuantas veces antes de que logre trasladarle a usted la información, pero le quiero decir que cuando llegamos al Gobierno también nos encontramos con un material móvil contratado que no tenía nada que ver con las necesidades que iban a tener el país y los ciudadanos en el futuro más inmediato. ¿Cómo le voy a explicar que tenían previsto los trenes que se necesitaban para Barcelona en el año 2004? Es evidente que en el año 2004 no existía el AVE a Barcelona. Por lo tanto, la adquisición de un material móvil sin operar, que hubiéramos tenido que mantener con la financiación adecuada, con el gasto que supone, nos ha hecho modificar totalmente las respuestas a las necesidades que hay y, como usted ha preguntado, reforzar precisamente el material necesario para los servicios regionales. Quiero llamar su atención y comentarle la dificultad que en la España actual hay para la conexión en la utilización del material móvil, porque tenemos distintos anchos de vía. No es lo mismo el material móvil de ancho intercambiable que el material móvil que no tenga esa característica. También quería decirle, y tal como usted ha planteado, que el material móvil que se utiliza en el largo recorrido no es el mismo que el que se utiliza en los servicios regionales, en la media y en la corta distancia. Por tanto, lo que hemos hecho ha sido un plan estratégico 2005-2010, gracias al cual al final vamos a contar con 62 unidades móviles más para los servicios regionales, que darán respuesta tanto al corredor Barcelona-frontera francesa, por el que usted preguntaba, como a otros corredores como el que va a la Comunidad Valenciana, como el que va al noroeste o como cualquier otro, incluso en Andalucía. Por lo tanto, está prevista, señoría, la infraestructura, está previsto que se utilice la infraestructura de alta velocidad para los servicios regionales y además está previsto el material móvil que vamos a necesitar. Es verdad que hemos modificado los contratos que habían sido firmados deprisa y corriendo por el anterior Gobierno justo unos días antes de abandonarlo y casi en funciones y hemos tenido que adaptarlos a las verdaderas necesidades, de tal manera que nos hemos ahorrado 117 millones de euros.


Hay una cuestión que, si tiene interés, se la detallo en la réplica: dónde están ahora mismo prestando servicio los trenes de alta velocidad en las comunicaciones regionales Madrid-Ciudad Real-Puertollano, Madrid-Toledo y Córdoba-Sevilla. Como ustedes saben, estas dos han sido puestas en servicio por mí misma en la nueva legislatura del Gobierno socialista.
Ahora mismo no hay otros servicios regionales en alta velocidad que no sean los que han puesto en servicio los sucesivos gobiernos socialistas, con el paréntesis del Partido Popular, que es verdad que ha comunicado parte de la línea Madrid-Lleida pero no a alta velocidad, puesto que la alta velocidad, como su nombre indica, tiene un requerimiento de la velocidad que lleva ese material móvil y por mucho que se llame alta velocidad a lo que va a menos de la velocidad requerida, ya sabemos que no es lo que se está planteando.


Desde 1992 estamos llevando a cabo una política que tiene una ventaja, la de la utilización de la infraestructura también para los servicios regionales, y saben ustedes que lo que hemos propuesto en la planificación para el futuro es que en todas aquellas decisiones que podamos tomar a tiempo vamos a utilizarlas para el tráfico de mercancías.
En muchos de los corredores podremos modificar la situación prevista para el futuro y, además de tráfico para pasajeros, los utilizaremos también para mercancías. Pero si me permite que coincida con usted en la propuesta que hace, las ventajas que supone la utilización por partida doble de la misma infraestructura para servicios regionales y servicios de larga distancia en alta velocidad son, además de rentabilizar mejor la inversión y la infraestructura ferroviaria, las de reducir los tiempos de viaje y dar mayor confort al ciudadano, mayor fiabilidad, mayor puntualidad y mayor seguridad al servicio, de tal manera que podremos captar nuevos clientes -entre comillas-, porque uno de los objetivos del PEIT es un cambio modal. Digo que clientes entre comillas porque lo que pretendemos es ofrecer tan buen servicio que convenzamos al ciudadano de que abandone la carretera y utilice un servicio público colectivo de transporte como es el servicio ferroviario. Concretamente hay una cuestión que usted me ha planteado. En 1995 ya se hizo el estudio de demanda de la línea por

Página 7142


la que usted pregunta, el estudio de demanda de servicios regionales en alta velocidad. ¿Qué hemos hecho actualmente? Actualizar ese estudio de demanda, porque lo que era válido para 1995 no tiene por qué serlo para 2009, que es cuando llegaremos a la frontera francesa. Las fechas son exactamente las que usted ha dicho y por tanto me vuelvo a comprometer con ese corredor, con esos ciudadanos que utilizan ese corredor, en 2006, en 2007 y en 2009. Estamos actualizando el estudio de demanda para decidir cuáles son las características y las frecuencias, y de camino, porque veo que me queda solamente un minuto, le contesto a otra de las cuestiones que me ha planteado.


¿La utilización de lanzaderas como las conocemos ahora sobre la alta velocidad va a tener las mismas tarifas para los servicios regionales que para la larga distancia? No, señoría, las lanzaderas son mucho más baratas porque es mucho más barata, en comparación con el otro material móvil, la adquisición de los trenes, porque consume menos energía, porque tiene menos personal, porque se prestan menos servicios, y por tanto en la política tarifaria de Renfe -la única tarifa, y por eso la estamos acomodando, que no responde a los criterios mantenidos siempre por Renfe ha sido justo la de Madrid-Lleida- también se tienen en cuenta todas estas cuestiones, además de la demanda, para dar una respuesta adecuada al usuario y para facilitar una reducción de costes. Es curioso, porque ahora mismo en la Sevilla-Córdoba la conexión está a través del material de larga distancia o a través de lanzadera, y hay quien prefiere ir en el material móvil de la larga distancia, siendo más caro que el de la lanzadera. Por tanto, será una doble alternativa la que le ofreceremos al usuario.


Confirmo, para terminar, que se va a seguir utilizando, como ha sido la política del Partido Socialista desde el año 1992, la infraestructura con todos los usos posibles para hacerla más rentable, para dar eficiencia al gasto público; le confirmo que estamos actualizando los estudios de demanda del corredor por el que usted pregunta; le confirmo que ya había un estudio hecho desde 1995; le confirmo que vamos a poner ese servicio en uso con las características que la demanda requiera y le confirmo también que los precios serán más baratos que los de la larga distancia.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señora ministra.


Señor Grau.


El señor GRAU I BULDÚ: Gracias, señor presidente.


Señora ministra, muchas gracias. No puede ser de otra manera el hecho de que coincidiéramos en el tema de tarifas y no dudaba y no esperaba que no fuera la respuesta que usted me ha dado. Como diputado de Lleida soy un usuario habitual del AVE y realmente lo que nos preocupa a la gente de Lleida es que cuando vamos a Atocha a coger el tren y buscamos billete en los Altaria que van a Barcelona nos encontramos ya con que, aun con las dificultades que existen porque a las dos horas y cuarenta y cinco minutos hasta Lleida luego le tienen que agregar dos horas más, hay dificultades para adquirir billetes en los horarios de Altaria. No los hay en los que van solamente a Lleida y a Zaragoza.


El tema que sometí a su consideración se ha actualizado. El impacto que va a tener en el momento que llegue en el año 2007 a Barcelona el AVE de alta velocidad -y espero que a 300 kilómetros por hora- será cuando hablemos de una capacidad de absorción de competencias frente al puente aéreo, en el cual, si no estoy equivocado, existe una frecuencia entre Madrid y Barcelona del orden de 80 aparatos diarios, que pueden equivaler a 30 ó 35 trenes diariamente en este trayecto. Esto será AVE, lógicamente. Esto tiene que ser alta velocidad, larga distancia. Esto va a impedir al menos la eficiencia de las posibles interconexiones regionales entre Barcelona-Lleida, Barcelona-Tarragona, Barcelona-Girona, Barcelona-Figueres, que tienen estaciones y que de alguna forma tendrán alguna parada del tren de larga distancia, pero la interfrecuencia o la competitividad con el modelo de Madrid-Toledo, Madrid-Puertollano, Madrid-Ciudad Real o Córdoba-Sevilla va a originar que Barcelona tenga en este aprovechamiento el doble sentido. Y tampoco me he metido en otra consideración, en el momento en que se liberen las redes ferroviarias a los operadores, y estamos hablando de 2010-2011. Por tanto, teniendo el operador que tenemos y que en realidad lo que tenemos que tener preparada es una base de competitividad interesante, lo que le propongo es que este debate lo abramos haciendo estas bases de conexión regional de media distancia en Madrid, Barcelona, eventualmente Valencia en su momento y Sevilla, estableciendo estas conexiones y este material. Por ello nuestro grupo se refiere a la compra de este material homologable o utilizable.
No sé por qué no es posible en estos momentos entre Zaragoza-Calatayud y Zaragoza-Lleida tener un tren equivalente al de Toledo cubriendo estos dos trayectos para desarrollar alta velocidad de media distancia, potenciando así la residencia en Calatayud para trabajar en Zaragoza, o una interrelación entre Lleida y Zaragoza que posiblemente mientras no llegue a Barcelona no serán necesarios. Hay malas herencias que usted ha recibido del Gobierno anterior, pero de las que no hablamos aquí, sino que hablamos de proyección de futuro en plan constructivo, y realmente aceptamos que estas malas herencias no permitan hoy que nos pueda anunciar con toda satisfacción que el tren AVE a Lleida irá a 250 kilómetros por hora, que aún no irá a 300 kilómetros por hora, que no correrá nunca los 350 kilómetros por hora que se prometieron en el momento de la construcción, sino que irá a 300 kilómetros por hora porque está teniendo estos problemas, pero de esto no nos quejamos. Realmente tenemos confianza, así lo hemos interpelado anteriormente y ya

Página 7143


hemos preguntado por ello al Gobierno, de que se trabajaba en este sentido y sí que nos gustaría tener alternativas operativas frente a la avalancha de tráfico que se va a mover en esta línea y establecer unos parámetros de regionalidad e interregionalidad operativos que sean homologables tanto, lo he dicho, para Sevilla, para Madrid y Barcelona y, en su día -y ahora no tengo mayores datos-, para Valencia.


Termino con la aplicación del nuevo tren a Barcelona. Cuando el by-pass tenga el intercambiador de día con el nuevo tren CAV que se va producir con el aumento de velocidad, tendrán un primer aviso de lo que puede ser la capacidad de movilización de viajeros entre Barcelona y Madrid. Y en todo este tiempo que llevan resolviendo problemas estoy muy de acuerdo con el tema de las mercaderías, pero me consta que en horarios nocturnos se están haciendo pruebas de velocidad y se están poniendo los trenes a punto. Supongo que las mercaderías esperarán a que este tema esté resuelto para que entonces ya no haya ningún problema de infraestructura propiamente de vía y lo puedan aprovechar mercancías, regional y larga distancia en alta velocidad.


Muchas gracias.


El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señor Grau.


Para el turno de dúplica, señora ministra.


La señora MINISTRA DE FOMENTO (Álvarez Arza): Gracias, señor presidente.


Señoría, estamos trabajando en todo lo que usted ha planteado y el impulso que le estamos dando al ferrocarril en Cataluña, que es el corredor por el que usted me pregunta, se pone de manifiesto en lo que hemos presupuestado. En los presupuestos de 2005 y 2006 el crecimiento de la dotación presupuestaria es del 36,6 por ciento y eso significa que hemos dotado 763 millones de euros más que la media de lo que se había dotado en la legislatura anterior. En alta velocidad, prácticamente le podría dar los mismos datos. No solamente presupuestamos, sino que la inversión ejecutada también es muy superior a la media de la anterior legislatura.
Concretamente, en el año 2004, que es el único que hemos cerrado, supuso un 25,79 por ciento más que la media de la legislatura anterior y calculamos que entre los dos años será un 20,3 por ciento más de ejecución de inversiones en ferrocarril en Cataluña que en la legislatura anterior. Concretamente, para el Madrid-Barcelona-frontera en su tramo de Cataluña Lleida-Barcelona-Sants hemos multiplicado por tres el ritmo de ejecución, pero además hemos solucionado muchas cuestiones que estaban pendientes como es la integración del ferrocarril en Barcelona, la reparación de los túneles de Montblanc, que también han planteado una serie de cuestiones adicionales. Cuando las obras ya estaban prácticamente terminadas, tuvimos que modificar la solución constructiva porque no era capaz de asegurar las condiciones funcionales de la explotación de la plataforma. Además, hemos licitado y adjudicado ya entre enero y abril de 2005 los cuatro tramos de entrada a Barcelona.
Hemos iniciado la remodelación de la estación de Sants y saben ustedes que hemos tenido que tomar decisiones ferroviarias, que ya desde aquí aprovecho para informar a los ciudadanos que durante el tiempo de construcción, como el servicio sigue manteniéndose, es lógico que haya alteraciones en el uso ferroviario de las líneas que estamos modificando.
En el Barcelona-Sants-Figueres hemos multiplicado por 25 el ritmo de ejecución y, por tanto, señorías, en las infraestructuras no solamente hemos hecho un esfuerzo presupuestario y de ejecución, sino que hemos buscado soluciones para evitar que se repita la primera fase de ese corredor. También es verdad que como los responsables son otros, estamos seguros de que actuaremos con mucha más eficiencia que en la legislatura anterior.


Usted también me ha planteado una cuestión y se la voy a responder muy brevemente. Ahora mismo están prestando el servicio comercial 15 trenes de la serie 104, con la siguiente distribución: siete en el Madrid-Ciudad Real-Puertollano, cuatro en el Madrid-Toledo y cuatro trenes en el Córdoba-Sevilla. Un tren se encuentra ahora mismo en pruebas y cuatro se van a recepcionar antes de final de enero de 2006. En consecuencia, vamos a tener una flota de 20 trenes para los servicios regionales sobre alta velocidad. Lamentablemente, la falta de continuidad de esta política, el olvido de que había también servicios regionales y esa especie de obsesión por adquirir trenes que no iban a ser útiles para la larga distancia nos ha hecho modificar los contratos. Renfe ha iniciado la adquisición de nuevos trenes. Como les he dicho, son 62, pero les detallo: 29 de la serie 120 de ancho variable y 13 nuevos trenes de la serie 104. Esto nos hará llegar al momento en que podremos utilizar el corredor por el que usted está preguntando con el material móvil adecuado, pero también podremos llegar a tiempo para prestar el servicio regional en la comunidad de levante, en la zona del noreste, en las relaciones con Andalucía, así como en el corredor mediterráneo.


Espero, señoría, haberle dado cumplida respuesta a la petición de información que usted hacía y aprovecho para agradecerle el contenido de su intervención, sus aportaciones, el tono y la forma.


Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor VICEPRESIDENTE (Cisneros Laborda): Gracias, señora ministra.


Señorías, es más de la una y media de la madrugada. Mi reconocimiento más encarecido a las señoras y señores funcionarios.


Se suspende la sesión hasta mañana a las nueve de la mañana.


Era la una y treinta minutos de la madrugada.

Congreso de los Diputados · C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID · Aviso Legal