Listas de valores
Congreso de los Diputados

Cerrar Cerrar

 
DS. Congreso de los Diputados, Comisiones, núm. 575, de 16/06/2010
 


CORTES GENERALES
DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
COMISIONES

Año 2010 IX Legislatura Núm. 575
CIENCIA E INNOVACIÓN
PRESIDENCIA DE LA EXCMA. SRA. D.ª MARÍA TERESA RODRÍGUEZ BARAHONA
Sesión núm. 20
celebrada el miércoles, 16 de junio de 2010


ORDEN DEL DÍA:

Comparecencia del señor secretario general de Innovación (Hernani Burzaco), para informar sobre el papel de la I+D+i en la nueva ley de economía sostenible. A petición del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió). (Número de expediente 212/000942.) ... (Página 2)

Proposiciones no de ley:

- Para mejorar el aprovechamiento de los recursos que se destinan a los programas marco VII y CIP (2007-2013) de la Unión Europea. Presentada por el Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió). (Número de expediente 161/000860.) ... (Página 20)

- Relativa a los centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana.
Presentada por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso. (Número de expediente 161/001538.) ... (Página 24)

Página 2


Página

- Relativa al desarrollo reglamentario del régimen legal de los investigadores extranjeros. Presentada por el Grupo Parlamentario Socialista. (Número de expediente 161/001748.) ... (Página 29)

Se abre la sesión a las cuatro y diez minutos de la tarde.


- COMPARECENCIA DEL SEÑOR SECRETARIO GENERAL DE INNOVACIÓN (HERNANI BURZACO), PARA INFORMAR SOBRE EL PAPEL DE LA I+D+I EN LA NUEVA LEY DE ECONOMÍA SOSTENIBLE. A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO CATALÁN (CONVERGÈNCIA I UNIÓ). (Número de expediente 212/000942.)

La señora PRESIDENTA: Señorías, se abre la sesión.


Vamos a iniciar la sesión de esta Comisión de Ciencia e Innovación que hemos convocado con el orden del día que todos ustedes conocen; en primer lugar, corresponde la comparecencia del secretario general de Innovación, convocado para que nos informe sobre el papel de la I+D+i en la nueva ley de economía sostenible, solicitada por el Grupo Parlamentario Catalán.
Para responder a este interés y a esta preocupación que tiene la Comisión tiene la palabra el señor secretario general de Innovación.


El señor SECRETARIO GENERAL DE INNOVACIÓN (Hernani Burzaco): Señorías, una vez más comparezco ante ustedes para dar cuenta de lo que se me pide en este caso, que es un análisis sobre el contenido en I+D+i que recoge la ley de economía sostenible.


Entrando en materia, les diré que la ley aglutina seis grandes bloques de temas diferentes sobre I+D+i, que tienen también, diría yo, naturaleza distinta: es un articulado de tipo instrumental que ayuda y mejora determinados indicadores y parámetros, y en otros casos se trata de instrucciones que instan a dar prioridad o a dar fomento a determinadas políticas, y que no tienen un carácter estrictamente regulatorio. Por tanto debemos hacer un análisis un poco pormenorizado que, a pesar de lo cual, creo que no va a ser demasiado largo. El primer capítulo es el fomento de la innovación; el segundo es el de la contratación pública innovadora; el tercero es el de la transferencia de los resultados de la actividad investigadora; el cuarto es la promoción de los derechos de la propiedad intelectual; el quinto habla sobre las universidades; y el sexto sobre la fiscalidad. Creo que con estos seis puntos resumimos suficientemente el repaso de la LES sobre los temas de I+D+i.


El primer punto, que es el fomento de la innovación, es un punto general que insta a dos objetivos: el primero simplemente se refiere a impulsar la sostenibilidad de la economía española, con la prioridad de la I+D+i, diciendo que debe fomentarse la capacidad innovadora de las empresas con el apoyo de una política de innovación que favorezca, tanto a las empresas industriales innovadoras como a la renovación de los sectores tradicionales y al aumento de su competitividad. De alguna forma es un vector que nos indica la prioridad de la economía y el impacto que la I+D+i debe generar sobre estas áreas.


El segundo punto del fomento de la innovación se refiere a un tema más específico en el ámbito de las energías renovables y la eficiencia energética, que corresponde al artículo 83 dentro del capítulo sectorial de la energía que contiene la LES. Y lo que esta dice básicamente es que debe fomentarse la I+D+i en el ámbito de estas energías, potenciando el desarrollo de tecnologías que utilicen fuentes limpias, fomentando el desarrollo de aquellas tecnologías que incorporen mayor gestionabilidad, innovación y eficiencia al sistema. O sea que son dos puntos, uno más general y otro más sectorial, que se enmarcan dentro de un capítulo sobre focalización e importancia de la actividad de la I+D en la economía.


El segundo capítulo es mucho más concreto, habla de contratación pública innovadora, y siendo un capítulo muy concreto, permítanme que haga un juicio de valor de que no representa el total de la política de compra pública innovadora, sino que representa algunos aspectos que sí son más de tipo normativo o legislativo. En concreto la ley menciona tres áreas fundamentales. La primera se refiere a que las sociedades mercantiles estatales y las entidades públicas empresariales dependientes de la Administración General del Estado deben adaptar en sus planes estratégicos una misión, que es la de establecer objetivos que tengan que ver con la incorporación o la obtención de tecnologías no existentes. Por tanto de alguna manera es un punto que nos obliga a que estas sociedades mercantiles y entidades públicas empresariales incluyan en sus planes de gestión qué van a hacer en cuanto a la compra pública innovadora en su actuación, y qué tecnologías que hoy no existen van a empezar a existir como consecuencia de su propia actividad o plan de gestión. El segundo capítulo, más normativo, lo que viene a decir es que cuando la Administración General del Estado utilice una modalidad concreta de compra pública innovadora, que es cuando en la licitación pública se remunere íntegramente por el órgano de contratación una licitación que sea de I+D, las empresas adjudicatarias y la institución compartirán los riesgos y beneficios resultantes de esta investigación necesaria, y que se exime

Página 3


de la Ley de Contratos del Estado a esta modalidad, respetando, eso sí, los principios de concurrencia, transparencia, etcétera; pero no es de aplicación el conjunto de las disposiciones de la Ley de Contratos del Estado, que quizá obliga de una forma demasiado rígida al tratamiento de licitaciones que sean de I+D. Y el tercer capítulo, que creo que también es interesante, lo que dice es que el Consejo de Ministros acordará fijar un porcentaje de los presupuestos a los ministerios y organismos públicos dependientes de la Administración General del Estado, que tendrá que ver con los contratos anteriores. Por tanto tenemos tres temas importantes.
El primero indica que la compra pública tiene que estar en los planes de gestión. El segundo que el tratamiento de la Ley de Contratos del Estado tiene algunas exenciones cuando se trate de contratos de I+D. Y el tercero que además en los presupuestos debe figurar un porcentaje destinado a la compra pública innovadora, y en particular -algo que no he mencionado ahora mismo- referido a las adjudicaciones a pymes.


Creo que es un articulado muy interesante que representa un paso adelante, que tiene mucho que ver con la estrategia estatal de innovación, y que la E2I representa quizá el conjunto del vector mercado y compra pública a que se refiere este clausulado específico de la LES. Es decir, el segundo vector de la E2I nos refiere a la compra pública en todas sus modalidades. Entendemos que habrá una práctica de compra pública que será más bien mayoritaria y no la compra específica de I+D por la Administración General del Estado, sino que en su práctica habitual de licitación de productos y servicios que necesita en su uso diario o habitual habrá, en el juego de la concurrencia, licitantes que promuevan mejoras al contrato a través de I+D, y que lo que realizaremos en el desarrollo de la E2I será la conexión de la oferta, que básicamente es el licitante más los fondos de I+D públicos que apoyen al licitante en el desarrollo del concurso, y la demanda, que es el presupuesto de licitación que el órgano competente gestionará a través de este contrato público.


Aquí necesitamos desarrollar una práctica previa a poder fijar reglas del juego exhaustivas, y en este sentido creo que la E2I nos da unas oportunidades muy interesantes de generar el articulado de conexión entre la oferta y la demanda. No obstante, como decía, la LES en estos tres puntos nos da un plus, nos da un referente adicional porque nos relata dos obligaciones: una para las sociedades mercantiles y entidades públicas empresariales, para que en sus planes figuren estas compras públicas; y otra para los ministerios y organismos dependientes, para que figuren unos porcentajes de los presupuestos generales asignados a las mismas. Y nos da este punto complementario de mayor libertad en la contratación para poder adaptar los requisitos particulares cuando se compre íntegramente por el órgano de contratación un proyecto de I+D.


El tercer capítulo se refiere a la transferencia de resultados de la actividad investigadora, y este también tiene un conjunto de aspectos importantes que nos van a permitir resolver algunas barreras. En primer lugar, define el ámbito de aplicación, es decir, los organismos y entidades públicas de la Administración General del Estado. O sea, que se ciñe la aplicación de la LES a este conjunto de entidades. En segundo lugar, nos hace una matización que es importante de acuerdo a la propiedad intelectual, y es que aclara que la propiedad de los resultados es de la entidad. Saben ustedes que en la situación actual la propiedad puede ser del creador, en este caso puede ser del funcionario o puede ser del investigador que participa en el desarrollo particular, y que puede llegar a tener una serie de derechos. La ley nos da una seguridad jurídica adicional porque nos aclara que la totalidad de la propiedad es de la Administración que financia el proyecto. En tercer lugar, nos habla de las transmisiones de derechos de los resultados de la actividad investigadora a terceros, y establece un procedimiento. Démonos cuenta que necesitamos buscar un balance entre flexibilidad que agilice la transferencia de tecnología y los derechos de transferencia de la actividad investigadora, porque hemos identificado que necesitamos mejorar e impulsar de manera notable esta transferencia, y por tanto respondemos a una necesidad de mercado e institucional actual, pero por otro lado tenemos que tener algunas prevenciones que nos garanticen que de alguna manera lo que el dinero público ha generado en nuestras instituciones no se enajene sin un control razonable. En este balance complicado entre dar flexibilidad y dar garantías de control a los órganos del Estado establecemos que debe haber, ex ante, una declaración que debe someterse al ministerio competente, en la que se detalle la intención de transferencia de una determinada propiedad intelectual con carácter previo. El segundo elemento de la transferencia es que nos dice que está sometida a derecho privado. Esta también es una característica muy importante: que no es el derecho público el que lo rige. En cuarto lugar, nos especifica una serie de supuestos para poder realizar la adjudicación directa. En quinto lugar, nos dice que el valor al que debe estipularse la transferencia debe ser a valor de mercado, como no podía ser de otra manera. Y en sexto lugar, establece una prevención diciendo que deben regularse los derechos futuros que puedan obtenerse de esta transferencia, porque quizá de la venta de una patente que tenga un precio de mercado actual pueda surgir una actividad económica fabulosa; y en este caso lo que dice es que las transferencias a una entidad privada habrán de tener en cuenta las plusvalías por sucesivas transmisiones o por precio inicial bajo. O sea, que de alguna manera tiene una pequeña prevención en la transferencia o en esa transmisión a valor de mercado que nos dice el artículo 56.5.


El último punto establece que los OPI, universidades y entidades públicas podrán participar en el capital de sociedades mercantiles cuyo objeto social tenga que ver con la investigación, la innovación y la tecnología.
Y nos da dos matizaciones: la primera, que siempre que esta sociedad cambie su carácter, es decir, cuando pase de ser una sociedad mercantil estatal a ser una sociedad de derecho privado, o cuando pase de ser de derecho privado a una sociedad mercantil estatal debe contar con la aprobación del Consejo de Ministros. Yo creo que esto

Página 4


sucederá no en muchos casos, y obviamente este cambio de perímetro de paso de lo público a lo privado o de lo privado a lo público requiere un control a mayores, y por eso se establece que sea el Consejo de Ministros el órgano competente. Pero en segundo lugar lo que nos dice es que en el caso de los OPI se podrá participar en sociedades de mayoría privada, como dice el proyecto de ley, con la autorización del ministerio competente. Por tanto, en lugar de ser un acuerdo del Consejo de Ministros, el ministerio competente en cuestión podrá otorgar la autorización para que este organismo público de investigación forme parte de entidades mercantiles, con lo cual flexibilizamos este caso, que será mucho más frecuente que el que mencionaba anteriormente.


En este tercer bloque, que es un bloque importante de transferencia de resultados -como digo, estamos hablando del ámbito de la Administración General del Estado-, hemos hablado del autor y la entidad; hemos hablado de cómo es la transmisión de derechos a terceros; cuál es un poco el procedimiento; esa comunicación ex ante, que no autorización, al ministerio competente; el ámbito del derecho privado; la adjudicación directa; el valor de la transacción a valor de mercado, con una pequeña prevención de derechos futuros en el caso de que pudiera considerarse un precio inicial bajo; y finalmente la participación en sociedades por parte del ministerio competente, cuando se trate de OPI que forman parte de sociedades privadas en capital, y cuando las sociedades participadas cambien el régimen de públicas a privadas o de privadas a públicas, entonces sí que requerirá la autorización del Consejo de Ministros, como decía.


El cuarto punto tiene que ver con la promoción de los derechos de propiedad intelectual. Este es un punto diría yo menos regulatorio, es un punto más sencillo. En primer lugar nos habla de las tasas, comprometiendo un 18 por ciento de reducción de las tasas en el periodo 2010-2012 en base a los precios de finales de 2009 en propiedad intelectual. Y en segundo lugar, comprometiendo un aumento de eficacia y agilidad en la concesión de patentes y en una serie de casos. En primer lugar, cuando se trate de sectores clave y actuaciones estratégicas, que es el artículo 60.2. En segundo lugar, comprometiendo que se podrán establecer plazos máximos en los distintos trámites de procedimientos de concesión y registro, que creo que nos dará una mayor transparencia y una mayor garantía de calidad del propio proceso general de tramitación de patentes. Y en tercer lugar, habla de una especie de procedimiento VIP o preferente para solicitudes de patentes y modelos de utilidad relativos a tecnologías relacionadas con la propia ley, con los objetivos de sostenibilidad a los que se refiere la ley. O sea, son puntos relativos a tasas y relativos a objetivos de mejora en la eficiencia de la tramitación en una serie de supuestos.


El quinto punto se refiere a universidades. Este también es un punto diría yo menos regulatorio; es un punto más de fomento o de estimulación; nos habla de formación, y lo que nos dice es que la universidad debe estar presente en un articulado largo como el de la ley de economía sostenible para decir que debe facilitar la formación en innovación; lo dice de una forma un poquito más retórica, pero creo que el contenido básico es este: planes de estudio, habilidades y destrezas orientas a la innovación; estos planes deben establecerse además en cooperación con centros de investigación y la propia industria, y además contemplar la propuesta de nuevos títulos y ofertas educativas que tengan que ver con el énfasis en la innovación.


En cuanto a la competitividad universitaria la LES reconoce la importancia de operar la estrategia de campus de excelencia internacional en el marco de la Universidad 2015. En segundo lugar lo que dice es que este proyecto de campus también puede tener un formato más abierto para trabajar agregaciones estratégicas que promueva la universidad con entidades públicas y privadas, no necesariamente con el sello de campus de excelencia internacional. Y en tercer lugar, también hace una profesión de fe diciendo que la universidad debe potenciar la investigación y transferencia de conocimiento, colaborando con el sector productivo a través de diversos instrumentos: empresas de base tecnológica, polos de innovación, consorcios, etcétera.


Como decía es un articulado que no nos aporta regulación, sino que nos aporta foco y vector para recordar a la universidad cuáles son sus deberes relativos a alinear una determinada actividad universitaria con la innovación, tanto en nuevos títulos como en adaptación de títulos existentes; que ese alineamiento con la innovación la universidad no lo debe hacer sola, sino que lo debe hacer en colaboración con la industria.
Y finalmente reconocer lo que hoy se está haciendo, la convocatoria de campus como uno de los temas esenciales en la innovación, la ampliación de esta política de campus hacia un ámbito un poco más generalista, pero que contemple los temas esenciales, que es la colaboración con otras entidades públicas y privadas, el fenómeno de la agregación, y la potenciación de la transferencia.


El sexto punto es muy concreto y muy fácil de visualizar, que es la mejora de la fiscalidad para la innovación. En dos sentidos: pasar del 8 al 12 por ciento en las deducciones por innovación tecnológica; y superar el límite que hoy establece la ley del 50 por ciento como límite máximo de la deducción global, es decir, si uno tiene una cuota de 1.000 no puede deducirse en inversión por investigación más de 500, sea cual sea el tipo; ahora pasará a 600, pasa del 50 al 60 por ciento el límite máximo de la cuota sobre la que nos podemos aplicar las deducciones.


Estos son los seis puntos. Yo creo que en el contexto político en el que nos estamos moviendo, en particular en esta Comisión, y con toda humildad, me permito hacerles un juicio de valor, que es que esta ley de economía sostenible, que es una ley de algunos cientos de artículos que realmente toca muchísimos aspectos de la economía, también toca algunos relacionados con la ciencia y la innovación, que son los que acabo de relatar. Estos puntos son en su mayor parte, o bien vectores de direccionamiento estratégico que nos dicen que debemos estimular la innovación

Página 5


en diversos formatos, o bien nos ofrecen algún articulado un poco más preciso, como el caso de la fiscalidad, o incluso este punto que nos habla de una exención de la Ley de Contratos del Estado para el caso de que estemos comprando I+D desde una licitación pública. Pero realmente creo que esta exposición defiende algo bastante claro: que la ley de la ciencia, la tecnología y la innovación es una ley estructural con un contenido muy especializado, que toca un articulado en bastantes campos, y que la LES tiene, digamos, una cierta intersección que es más bien de direccionamiento, de motivación y de énfasis sobre los puntos que acabo de relatar. Por tanto yo propongo ante ustedes que ambas leyes, mirándose de soslayo y analizando cómo van sus trámites, tengan un tratamiento independiente el uno del otro, porque pensamos que una gran ley paraguas como la LES tiene algunos contenidos de innovación y ciencia, pero que son perfectamente tratables desde una óptica de tramitación independiente.


La señora PRESIDENTA: Vamos a abrir el turno de portavoces. En primer lugar corresponde el turno de palabra a la portavoz de Convergència i Unió, promotora de la iniciativa. Señora Riera, tiene la palabra.


La señora RIERA I REÑÉ: Señor secretario general, bienvenido de nuevo a esta que es su Comisión, y es una bienvenida especialmente importante dado el momento, el contexto económico y la coyuntura que estamos viviendo, y porque no dejaremos de reiterar que la salida de la crisis, la recuperación económica, y sobre todo el tan necesario -ya no digo deseado- cambio en nuestra estructura de crecimiento pasa fundamentalmente por dos ejes: por más internacionalización, pero sobre todo por más innovación, y no hay internacionalización, competitiva al menos, si no hay innovación. Es en este contexto en el que entendemos que su secretaría general tiene y debe jugar un papel muy importante, tanto en las leyes que salen de su ministerio como en las leyes que no salen de su ministerio pero que afectan directamente a sus competencias.


En este marco -y es el porqué de la solicitud de su comparecencia- en el que nos encontramos ha entrado ya en el Congreso hace unas semanas la ley de economía sostenible; ha entrado también la ley de la ciencia, cuyo debate iniciaremos en breve, y usted también presentó ante esta Comisión la estrategia estatal de innovación 2010. Son tres ejes muy importantes que directa o indirectamente afectan, más directa que indirectamente, al presente y al futuro de la innovación; y por tanto afectan al presente y al futuro de nuestra competitividad, de la competitividad de nuestro sistema productivo. Y es muy importante subrayarlo, porque la competitividad es la actividad económica con resultados, y es la que necesitamos para generar una ocupación que dé estabilidad y que sea de calidad, para recuperar o reducir las tasas de desempleo que tenemos a través de la actividad económica, y sobre este frente nuestro grupo parlamentario continuará insistiendo para que las políticas vayan también en esta dirección. Ahora tenemos estos tres instrumentos que entendemos que son muy importantes de cara a las mejoras en términos de competitividad, y de cara al impulso en términos de innovación que necesita no solo nuestro tejido productivo, sino el conjunto del sistema.
Para ello creemos que es muy importante la coherencia, y la razón de nuestra solicitud de comparecencia es que ante la primera ley que teníamos a debate, no en esta Comisión, pero que nos afecta como Comisión porque incorpora mucha I+D+i, era la ley de economía sostenible; y queríamos conocer su opinión respecto a los apartados en los que se habla de I+D+i. Por eso le agradecemos su exposición, y sobre todo después de su exposición queremos evidenciar aún más la necesidad de la coherencia, y la necesidad de que la ley de economía sostenible no sea un freno a la I+D+i, sino que consiga romper las rigideces actuales del sistema, consiga incorporar más flexibilidad y menos burocracia al sistema, y consiga también incorporar más instrumentos, a través de la fiscalizad, que impulsen y estimulen la innovación en nuestro tejido productivo y en nuestro sistema económico, pero creemos que la fiscalidad falta.


En los últimos meses y en los últimos dos años hemos hablado mucho de I+D+i, hemos hablado mucho de impulsar la I+D+i, pero hemos hecho poco desde nuestro punto de vista por la I+D+i, especialmente en cuanto a fiscalidad, cuando la fiscalidad hoy, como lo son los presupuestos, son instrumentos, unos de recursos y la otra de fiscalidad, que también son recursos, para estimular algo de lo que estamos bastante necesitados. En concreto en términos de fiscalidad usted también ha hecho referencia, señor secretario general, a que una de las medidas que incorpora la ley de economía sostenible es el incremento en la deducción por inversión en I+D+i, que pasa del 8 al 12 por ciento en el marco del impuesto de sociedades. Desde mi grupo parlamentario nos parece del todo insuficiente, y creemos que la apuesta por invertir en innovación, en investigación y en desarrollo, especialmente en innovación, como fórmula, repito, de salida de la crisis y de cambio de modelo la deberíamos tomar de manera más seria. Es cierto que el contexto económico es difícil, es cierto que estamos en un momento restrictivo en términos de recursos.
Pero es cierto también -y esto también lo hemos manifestado y lo he dicho en varias ocasiones- que es sobre todo el contexto económico el que nos obliga a priorizar, y en esta priorización de políticas entendemos que debería tener un papel fundamental aplicar una mejor fiscalidad a la innovación, porque la fiscalidad es un instrumento de estímulo, y en este momento las empresas especialmente están faltas de ello.


Por ello también se nos hace difícil de entender el voto, hace escasas semanas, en contra del Partido Socialista a la proposición de ley que presentó nuestro grupo parlamentario, que se votó en Pleno, de modificación del impuesto de sociedades para garantizar también la deducción fiscal por los gastos correspondientes a las actividades de I+D+i. Porque además entendemos que si hablamos de recursos puede haber un coste mínimo a corto, pero el retorno a medio es muy importante, y com

Página 6


pensa radicalmente el potencial coste que pueda tener esta medida en el corto plazo. Por ello en esta mejora de la fiscalidad y en el marco en este caso de la LES deberíamos tomar los ejemplos sobre medidas fiscales que han tomado países europeos como Francia o como Alemania, que sí han adoptado políticas y medidas de estímulo fiscal de cara al impulso de la innovación en su propio tejido productivo, que deberían ser referentes.
Me refiero también a la medida de la que ya hemos hablado en diferentes ocasiones, que hemos propuesto, y que no conseguimos que el Gobierno haga suya, aunque creemos que es un coste no hacerlo, como es el crédito fiscal.


Yo, señor secretario general, tampoco me alargaré mucho porque le hemos escuchado con mucha atención, pero nos gustaría, ante las medidas de orden fiscal que incorpora la ley de economía sostenible, conocer una cuantificación de las empresas que hoy se benefician de las deducciones actuales, y qué se espera -cuántas empresas más- como retorno de los cambios que se introduzcan en la ley de economía sostenible; creo que sería también un buen ejercicio. También me gustaría preguntarle, más allá de la intervención y de las consideraciones últimas que usted ha hecho referentes a la ley de economía sostenible, si de verdad considera que es un buen instrumento para impulsar la innovación en nuestra economía.


Me he referido a la ley de economía sostenible, pero también hemos de hablar de la estrategia estatal de innovación. La estrategia estatal de innovación, la ley de economía sostenible y la ley de la ciencia no pueden separarse; son iniciativas distintas, la ley de economía sostenible y la ley de la ciencia son leyes distintas, pero la coherencia nos obliga a tenerlas muy presentes y muy cercanas una de otra. Los objetivos que usted ya nos expuso en su momento enmarcados en la estrategia estatal de innovación se concretan en la necesidad de movilizar del orden de 6.000 millones de euros adicionales en actividad investigadora privada, en duplicar también el perímetro de empresas que hacen innovación, incorporando más empresas y que se cuantifican también en la estrategia; y también en obtener una balanza de pagos tecnológica competitiva. Yo creo que son estos tres objetivos principales, pero también se apuesta por algo muy importante, que es un cambio en la filosofía, un cambio en el enfoque de los proyectos, en la valoración de los resultados, y en las estructuras financieras. Igualmente nos gustaría conocer desde el punto de vista de la estrategia estatal de innovación hasta qué punto considera que los objetivos a los que me he referido, a los tres principales que creemos que incorpora y que pretende dicha estrategia, son objetivos realistas, y cómo se va a conseguir también aumentar la contribución privada a la I+D+i si, como he comentado antes, desde el Gobierno no se hace una apuesta suficientemente firme, en términos de fiscalidad y en el marco de la LES, por la innovación.


La señora PRESIDENTA: Señora Riera, lo siento, pero su tiempo ha acabado.
Le pido que finalice.


La señora RIERA I REÑÉ: Acabo entonces, señora presidenta. Quería también referirme a la ley de la ciencia; lo dejaré para el segundo turno de palabra, quería aprovechar para pedir su opinión respecto a la ley de la ciencia y también respecto a los últimos cambios producidos en el CDTI.
Hemos asistido a unos cambios en la dirección general y queríamos saber su opinión, sobre todo teniendo en cuenta que es un organismo que funciona; es mejorable, hay aspectos claramente mejorables, pero también es un instrumento clave de impulso a la innovación y a nuestro tejido productivo.


Dejo para el siguiente turno de palabra el resto de la intervención.
Quiero agradecer la comparecencia y también las respuestas.


La señora PRESIDENTA: Tiene la palabra el señor Beloki.


El señor BELOKI GUERRA: Reconozco estar bastante perdido en esta comparecencia; dicho con otras palabras, sin saber muy bien qué es lo que estoy haciendo aquí. Voy a intentar explicarlo por si alguien me puede aclarar. Es evidente que el texto del proyecto de ley de economía sostenible habla de lo que usted nos ha dicho que habla; ya lo sabíamos, era cuestión de haberlo leído. Habla de eso; bien, habla de eso. Me preocupa, no que hable de eso y que no hable de otras cosas, sino en su caso -es donde empiezo a perderme-, desde el ministerio del que viene usted, qué es lo que se propone como visión de conjunto, no únicamente respecto de lo que habla esta ley de economía sostenible, yo diría que ni siquiera de lo que habla esta ley de economía sostenible y de lo que habla el otro proyecto de ley de ciencia y tecnología que está aquí, sino lo que nos proponen como sistema estatal de ciencia y tecnología del Estado. Eso no hace referencia a estas dos leyes únicamente, salvo que vayamos o estemos todavía con la vieja concepción de que inventen otros, que innoven otros, o que innoven unos poquitos, en cuatro artículos de una ley, luego una ley de ciencia y tecnología, pero, al parecer, como si no hubiera que innovar en el resto de los artículos. Mire usted, si lee transversalmente -la investigación y la innovación son sobre todo transversalidades- verá que innovación hay o debe haber, yo diría que en todos los artículos de esta ley y de todo el resto de las leyes que estemos haciendo. Si alguien cree que porque en una esquina y en un momento de la ley y con unos dineros esto va a cambiar, a mi juicio está errando radicalmente en la visión. Esto es lo que me hace perderme, si efectivamente tenemos un ministerio que también ha entendido que la innovación es una verticalidad, o es una verticalidad con unos cachos que están en otras partes, un poco en educación, otro poco en otra esquina.
Si eso es todo, en tal caso, el ministerio habría fracasado radicalmente, a mi juicio. Esta es la perplejidad en la que yo me encuentro, porque en cada uno de los puntos de los que usted nos ha hablado y que están recogidos en la ley de economía sostenible puede haber mayor o menor discrepancia. De eso ya hablaremos cuando la ley se discuta, y

Página 7


habrá enmiendas o dejará de haber enmiendas, pero yo creo que no es ese el problema mayor con el que nos encontramos. Entiendo que no debe ser el problema mayor desde el que enfoque el ministerio tanto esta ley como la suya, como la misión de este ministerio en esta legislatura; es un nuevo ministerio que venía a hacer, entendámonos, cosas relativamente nuevas, y sobre todo una cosa, a mi juicio: a decir que todo el mundo tiene que innovar, que la Administración en sus procedimientos tiene que innovar, que en el sector del transporte hay que innovar. No voy a hacer el recorrido de todos los ministerios, porque constituye una obviedad que estoy seguro que comparten todas sus señorías.


Yo tengo una duda creciente de que efectivamente esta visión de conjunto sea la que esté prevaleciendo, o si ya estamos en sálvese quien pueda.
Hagamos algo en una esquina porque hay que hacerlos, porque aquí está esta ley, y hay también otro proyecto de ley sobre ciencia y tecnología; vamos a ver cómo salimos del paso y seguimos andando y haciendo como que..., pero sin resolver lo que a mi juicio constituye -iba a decir, no sé si decir el mayor, porque esto siempre es exagerado- uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos: que de verdad o nos apuntamos a una determinada concepción de la economía y de la sociedad basada en la innovación y en el conocimiento, que es la única forma de tener una sociedad desarrollada a la altura del siglo XXI, o seguiremos entretenidos, y por cierto, últimamente de forma muy triste. Cada vez será más triste y cada vez más dura, porque esta literatura la hemos venido escuchando en los últimos seis años, y hoy estamos donde estamos en medio de una crisis que no es una crisis solamente financiera, mucho menos una crisis financiera internacional; es la crisis de un sistema productivo que no da de sí más que lo que da de sí. Lo que da de sí son 4.600.000 parados, y no sabemos para cuánto tiempo, y sobre todo con una enorme incapacidad, al parecer, para producir puestos de trabajo, y no digamos nada puestos de trabajo de valor añadido. Yo reclamo esta visión de conjunto, y seguiré reclamándola. Le adelanto, no ya sobre los aspectos que figuran en este proyecto de ley, sino sobre la otra ley, la de ciencia y tecnología: tampoco está a la altura de estos desafíos el texto que yo conozco. Se lo digo con toda claridad, como lo pienso. Creo sinceramente que lo que pudiera ser el objetivo de una ley, que es el de ir configurando efectivamente lo que puede ser un sistema de ciencia, tecnología e innovación, no va a ser, de acuerdo con el texto que hoy figura en este Congreso, el objetivo que con alguna posibilidad vaya a lograr poner en marcha este proyecto de ley. Yo sigo reclamando que esta es una enorme necesidad.


En la toma de posesión del nuevo director general del CDTI escuché a la ministra decir, no sé si lo dijo así, que en un par de semanas más o menos, vamos a tener una nueva estrategia estatal de innovación. Yo dije: ¿Según qué ley, según qué procedimiento de elaboración de una nueva estrategia? ¿La de siempre? ¿Alguien en el ministerio ha elaborado una estrategia estatal de innovación que se nos va regalar a todos como una ciencia que nos va a caer de arriba a abajo? Es al revés. Así seguimos en el mismo esquema de siempre, sin futuro. No es hacer un canto genérico al futuro, porque mire usted cómo está el presente, este presente que iba a ser tan glorioso en función de lo que se nos anunciaba, y que está siendo lo que es; y todos tenemos que reconocer que estamos en medio de una crisis que no es una crisis solo mirando hacia el pasado, al menos no desde la perspectiva de mi grupo, sino sobre todo una crisis porque no sabemos por dónde viene el futuro y no tenemos las bases del futuro, a mi juicio o a juicio de mi grupo, establecidas con la suficiente seriedad y con el suficiente peso.


De ahí que mi perplejidad es perplejidad, pero sobre todo es, no sé si decirlo, un grito: de una vez, de una vez vamos a ver si alguien quiere de verdad hacer una estrategia auténticamente estatal de ciencia, tecnología e innovación. Hagamos una ley que sirva para eso, no solo para resolver los muchísimos problemas, que los hay, señor secretario general: Yo sé que hay muchos problemas, muchos vienen del pasado, están presentes. No sé si hay que encontrarles una solución en esquemas de pasado o más bien en esquemas de futuro, pero yo lo que sé seguro es que, aunque encontremos soluciones parciales, mientras sigamos con el esquema del pasado no hay futuro.


La señora PRESIDENTA: Por el Grupo Popular tiene la palabra el portavoz señor Elorriaga.


El señor ELORRIAGA PISARIK: Yo voy a hacer referencia con mucha brevedad a tres cuestiones: en primer lugar a algunas relacionadas con la ley de economía sostenible, en segundo lugar a alguna de carácter más general sobre la inserción de la estrategia de innovación dentro de las políticas que dirige el ministerio y en tercero una mención a algunos problemas específicos que yo entiendo que se vienen detectando en la actuación de su área.


En relación con lo primero haré tres consideraciones muy breves. No se alcanza a entender bien cuál es la mejora que introduce el proyecto de ley remitido a la Cámara en materia de contratación pública de innovación. La contratación pública de innovación está prevista en la Ley de Contratos del Estado; existen figuras adecuadas para hacerlo, y lo que ocurre, como en algún otro asunto de este ministerio, es que simplemente las previsiones legales existentes no han sido utilizadas convenientemente. Ahora el nuevo texto que se propone establece unos trámites adicionales de planificación, señala que habrá unos acuerdos de Consejo de Ministros, etcétera, pero en realidad no aporta ningún incentivo adicional ni ninguna obligación específica para los departamentos ministeriales para que hagan esa compra pública de innovación. Me parece que es un avance más que insuficiente, y desde luego no alcanzo a ver, por ejemplo, en relación con las pequeñas y medianas empresas qué aporta esta ley que no exista ya en la legislación previamente aprobada.


Página 8


En relación con la propiedad intelectual, en los cambios que se introducen en la regulación de la propiedad intelectual, tampoco me queda clara la intencionalidad del texto, que parece ser básicamente un reforzamiento de las garantías del Estado en la protección de la propiedad intelectual generada en los centros, cuando desde mi punto de vista este no es el mayor de los problemas existentes. Cuando la preocupación de todos, reiteradamente manifestada, es la falta de protección de la propiedad intelectual, la ausencia de patentes generadas desde los centros públicos de investigación, el texto hacia lo que camina es a establecer requisitos adicionales y a garantizar, por ejemplo, un asunto sobre el que me gustaría conocer su opinión, así como verlo reflejado en el texto de la ley: la investigación desarrollada mediante financiación privada en centros públicos de investigación. Es decir la investigación bajo contrato en todo este texto legal no se concreta, y daría la impresión de que una empresa no puede proteger la propiedad intelectual generada por la investigación desarrollada en un centro público con sus propios fondos, lo cual más bien lo que haría sería alejar a la empresa de los centros públicos. Es un enfoque enormemente garantista, proteccionista de los derechos de la Administración, que sin duda es necesario sobre todo cuando se invierten recursos públicos, pero, insisto, me parece que no atiende al problema real que en este momento existe de generación de propiedad intelectual desde los centros públicos de investigación.


La tercera consideración es en relación con la fiscalizad. En este proyecto de ley, que por otro lado acumula retrasos notables (quiero recordar que hace un año fue el presidente del Gobierno el que en el último debate sobre el estado de la Nación habló de él como una respuesta coyuntural a la situación de crisis, y hoy es el día que no se ha cerrado el plazo de enmiendas, con lo cual, en fin, si las respuestas a situaciones coyunturales tienen esta agilidad formativa, es difícil que podamos salir de la situación en la que estamos), en realidad la modificación de los incentivos fiscales al I+D lo que supone es una segunda rectificación, y todavía parcial, sobre la situación preexistente. Este Gobierno cuando llegó en el año 2004 decidió con mucha rapidez la eliminación progresiva de los incentivos al I+D que estaban vigentes; posteriormente, ante la respuesta absolutamente universal contraria a la medida, se hizo una rectificación parcial y se recuperaron parcialmente esos incentivos. Ahora se da un pasito, pero realmente de un impacto prácticamente insignificante. ¿Por qué insignificante? Porque los estímulos en innovación, cuyo tipo pasaría del 8 al 12 por ciento, son mínimos y el juego de límites no tiene nada que ver con el 50 ni el 60 por ciento. En este momento, según los datos que facilita la Administración tributaria, apenas el 25 por ciento de las deducciones acreditadas por las empresas son efectivamente compensadas; ese es el dato. El incentivo es inoperante en la práctica, y se ha convertido en absolutamente inoperante en este momento a partir de la situación en la cual no existe beneficio y por lo tanto no existe cuota sobre la que girar el beneficio fiscal, por la situación coyuntural de las empresas españolas. Con lo cual, entre que las empresas innovadoras generalmente no generan beneficio en sus primeros años de vida, la situación coyuntural de la economía española hace que las cuentas de resultados de las empresas no tengan beneficios y, en tercer lugar, el juego de límites conjuntos que tiene el artículo 35 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades impide absolutamente la práctica, es insignificante, pero literalmente insignificante, el efecto de esta medida coyuntural que como estímulo fiscal se pretende introducir.


En segundo lugar, con carácter más general, de la actuación del ministerio yo comparto la perplejidad que expresaba el portavoz del Partido Nacionalista Vasco. El 16 de junio del año 2008, hace hoy exactamente dos años, la ministra de Ciencia e Innovación compareció en esta Comisión. En dicha comparecencia, que fue la primera que tuvo aquí, afirmó, y giró todo su discurso sobre esa afirmación, que la gran novedad es que por primera vez va a existir -leo literalmente lo que afirmó en esta Comisión- un departamento que se plantea con un modelo integral y coherente, y que supone un cambio en la dinámica y en la gobernanza de la educación superior universitaria, de la ciencia y de la innovación en España. Lo cierto es que han pasado dos años de estas afirmaciones en esta Comisión; un año después de esa afirmación el ministerio quedó partido por la mitad, se segregó la Secretaría de Estado de Universidades y se devolvió a Educación. Posteriormente se ha ido fragmentando la actuación en esta iniciativa legislativa, como se ve claramente, es decir, una parte de la reforma legislativa trasciende a la iniciativa del ministerio o es ajena a la iniciativa del ministerio, y por último se remite un proyecto de ley de la ciencia que pretende un modelo contrario al que se venía desarrollando y al que justifica la creación del propio ministerio. Me refiero a que la ley de 1986 hablaba de un plan nacional de I+D. La gran reforma del año 2000 es sumar la "i", es decir el Plan nacional de I+D+i. Se crea el ministerio en esa misma lógica, es decir en la integración coherente de la I+D+i; pero ahora, dos años después se trae un proyecto de ley a esta Cámara lo que se nos dice es que no, que de nuevo va a haber un plan nacional de I+D y otra estrategia de "i", y además que no hay un paraguas, no hay un instrumento de reflexión estratégica o de planificación conjunta de la ciencia, la tecnología y la innovación. Da la impresión de que estamos regresando de hecho a una fragmentación del conjunto de las actividades de ciencia, tecnología e innovación, cuando en el discurso se mantiene lo que más o menos todos compartimos de que precisamente el nudo gordiano, la dificultad de funcionamiento del modelo, está en la falta de conexión entre el mundo de la universidad, de los OPI y el mundo de la empresa, en la falta de ciencia operando bajo demanda de nuestros sectores industriales, en la falta de conexión. Insisto, no veo en ningún punto, en ninguna actuación, en ningún texto legal, en ninguna iniciativa que se trabaje en el sentido de conectar todos esos elementos; más bien al contrario, en dos años de vida lo único que se dan son pasos exactamente en la dirección contraria, en el tratamiento de cada uno de los temas como realidades

Página 9


absolutamente separadas y no interconectadas, por lo tanto en la fragmentación absoluta del modelo.


Una tercera consideración, para ajustarme al tiempo, es con relación al funcionamiento práctico del área de innovación del ministerio y del CDTI, al cual también se hacía referencia, y a los cambios en su dirección que se han producido. Nosotros lo hemos manifestado ya en muchas ocasiones.
Tenemos una gran preocupación (luego habrá ocasión de debatir una proposición no de ley relacionada con este asunto) sobre la desatención que desde el ministerio se viene dando a los centros tecnológicos; desatención presupuestaria y desatención también de orden regulatoria y de los incentivos que a ellos se dirigen. Desde nuestro punto de vista, han sido un instrumento esencial muy útil para la conexión sobre todo de un tipo de tejido industrial que es el característico de buena parte del país, de la pequeña y mediana empresa, con los sectores de investigación; sin embargo cada vez más los recursos disminuyen y el estímulo que desde la Administración del Estado se da a su funcionamiento se ha venido reduciendo.


En concreto hay dos problemas sobre los que me gustaría conocer su opinión. Uno es que se cierra en los próximos días la convocatoria abierta; hay de hecho una sugerencia después del Grupo Parlamentario Socialista que me parece muy puesta en razón de que tengamos una comparecencia específica para ver los resultados de esa comparecencia y la distribución de los recursos, así como qué cambios ha producido la modificación del modelo de convocatoria sobre la distribución efectiva de recursos. Me gustaría saber cuál es su opinión sobre cómo está alterando la distribución de recursos, tanto desde el punto de vista de los centros receptores como de su distribución geográfica, las nuevas reglas de juego. En segundo lugar, y con eso termino ya, se acumulan notables retrasos en la resolución por parte del CDTI de los proyectos, de las solicitudes de proyectos. En este momento, según mis informaciones, empiezan a ser plazos superiores a seis meses. Eso tiene cierta lógica porque ha habido una muy escasa adaptación de los órganos de gestión del CDTI a las competencias crecientes que ha acumulado en los últimos tiempos. Me gustaría saber si hay prevista alguna actuación dentro del CDTI que permita agilizar los plazos de resolución de proyectos y volver a unos términos y a unos plazos compatibles con el funcionamiento que las empresas necesitan.


La señora PRESIDENTA: Por el Grupo Socialista tiene la palabra el señor Tabuyo.


El señor TABUYO ROMERO: Señorías, en primer lugar quiero darle la bienvenida una vez más a esta Comisión al secretario general de Innovación, al señor Juan Tomás Hernani, y agradecerle las explicaciones y las aportaciones que nos ha facilitado en esta intervención.


El presidente Zapatero ha trabajado desde el año 2004 con el convencimiento de que el mañana está en la innovación, no solo como sector económico de futuro, sino también como palanca para impulsar y acelerar el cambio de modelo económico y productivo hacia un modelo sostenible basado en el conocimiento y en la formación. Esta aspiración se plasmaba en las veinte grandes reformas contempladas en la estrategia para la economía sostenible con las que se pretenden corregir los desequilibrios acumulados por el modelo que ha venido funcionando a lo largo de los años, y apostar y consolidar por nuevas perspectivas de desarrollo que tiene la economía española. En el punto séptimo de estas grandes reformas se contemplaba de una manera categórica la estrategia denominada de impulso a la innovación, donde se señalaban dos actuaciones concretas: por un lado la ley de la ciencia, la tecnología y la innovación, y por otro la estrategia estatal de innovación.


Compartimos la argumentación que el señor Hernani ha puesto de manifiesto en su intervención, ya que incide en el objetivo fundamental de consolidar una economía competitiva en un mundo crecientemente globalizado. Ha hecho usted un ordenado y claro relatorio que ha permitido evidenciar la importancia de la innovación y su fomento en la ley de economía sostenible, y compartimos tanto su filosofía como su explicación. Los ejes básicos de fomento de la innovación, de la contratación pública innovadora, de la transferencia del conocimiento, de la promoción de derechos de propiedad intelectual, las universidades y su papel en la competitividad y en la colaboración con la industria, y la mejora de la fiscalidad representan, junto con la internacionalización, los rasgos definidores del posicionamiento estratégico del ministerio y del Gobierno en la apuesta por el cambio de modelo productivo. España ha avanzado mucho en ciencia, tecnología e innovación; tanto que ha generado el titular que todas SS.SS. conocen, dado a conocer por la ministra Garmendia, de que España es ya un país de ciencia. Y este noveno puesto del mundo en producción científica lo es gracias al impulso dado por el Gobierno Zapatero a la investigación, desarrollo e innovación; el compromiso anunciado en el año 2004 se ha cumplido, y en los cuatro años de presupuesto socialista 2005-2009 España ha invertido 50.000 millones de euros en ciencia, exactamente lo mismo que el Partido Popular en sus ocho años de Gobierno. Esto representa compromiso, cumplimiento y credibilidad. Incluso en el Plan de austeridad a tres años se han excluido, junto con el gasto en educación y políticas sociales, los proyectos de investigación y desarrollo, así como las becas y los contratos a investigadores. Es cierto que debemos seguir avanzando en I+D, pero hemos saltado del 0,91 por ciento de gasto en I+D sobre el PIB en el año 2000 al 1,35 por ciento en 2008, lo que ha supuesto un incremento del 48 por ciento; y continuaremos incrementando las cifras para hacer realidad el objetivo previsto. Aquí, señor Hernani, le formulo mi primera pregunta, que es si considera usted que se están cumpliendo los objetivos previstos para avanzar en el compromiso del impulso de la I+D+i que el Gobierno había planteado. La apuesta por la innovación en la ley de la economía sostenible está perfectamente definida no solo en su capítulo VI, que se denomina de ciencia e innovación, sino que además en los principios recogidos en el artículo 3 se

Página 10


señala que las administraciones públicas desarrollarán una política de apoyo a la innovación que favorezca tanto a las empresas e industrias innovadoras como a la renovación de los sectores tradicionales, con el fin de aumentar su competitividad. Por lo tanto la ley de economía sostenible incluye una serie de medidas que tendrán impacto en las dos vertientes: por una parte las empresas innovadoras y por otra el impulso a la renovación de las tradicionales. En este sentido la ley de economía sostenible se configura como una parte sustancial de una estrategia más amplia a medio y largo plazo, que incorpora también los dos ejes principales de la acción política del Ministerio de Ciencia e Innovación: la ley de la ciencia, la tecnología y la innovación, y la estrategia estatal de innovación, siendo la ley de la ciencia la ley sectorial, la ley concreta y comprensiva de todos los aspectos relacionados con la ciencia, la investigación, incluida la transferencia del conocimiento generado a las empresas para crear valor añadido.


La ley de economía sostenible, dentro de su amplia propuesta en las diversas áreas, contempla propuestas concretas para el fomento a la innovación, que ya han sido citadas, por ejemplo la deducción por actividades de innovación tecnológica de las empresas en el impuesto sobre sociedades, pasando del 8 por ciento al 12 por ciento; la ampliación del límite máximo de deducción global por I+D+i, que pasa del 50 por ciento al 60 por ciento de la cuota íntegra; se agiliza y simplifica el proceso de concesión de derechos de propiedad industrial y se rebajan sus tasas en un 18 por ciento; el fomento de la contratación pública de actividades innovadoras, recogido en el artículo 39, y el Consejo de Ministros que fijará el porcentaje de los Presupuestos Generales del Estado de los organismos públicos destinados a contratos de I+D que se reserven para pymes innovadoras; la cooperación de los agentes públicos de ejecución con el sector privado a través de la participación en empresas innovadoras de base tecnológica y la internacionalización como objetivo específico. Asimismo la ministra Garmendia ha señalado recientemente cómo el Gobierno ha venido trabajando por la mejora de la productividad y por aspectos del compromiso público-privado con la I+D+i.
Así, entre 2004 y 2008 la inversión pública en I+D creció en un 13,8 por ciento y la privada en un 8,3 por ciento, ratios que están entre los mayores crecimientos de la OCDE. No son suficientes, evidentemente, pero se han incrementado notablemente. ¿Cómo valora usted la evolución de la cooperación público-privada y cuál cree que sería el nivel adecuado de cooperación beneficioso para el impulso del objetivo de la innovación?

El segundo pilar que se contempla es la estrategia estatal de innovación, donde se pretende movilizar del orden de 6.000 millones de euros adicionales en actividades investigadoras privadas, el 1,9 por ciento del PIB, en duplicar el perímetro de empresas que hacen innovación, incorporando a 40.000 empresas más; en obtener una balanza de pagos tecnológica competitiva que suponga la creación de 500.000 nuevos empleos en empresas de alta y media tecnología. Conseguir estos objetivos supone una serie de actuaciones que se desarrollan en torno a cinco ejes: el pentágono de la innovación. En él se involucra a trece ministerios y busca la cooperación con otras administraciones y con agentes sociales y económicos. Este pentágono se expande desde el conocimiento y su transferencia generados a partir de las universidades, organismos públicos de investigación, centros tecnológicos y otros. Los ejes a través de los que se plasmaría esta estrategia son los referidos a los mercados, al financiero, a la internacionalización, personas e integración territorial. Movilizar toda esta inversión privada exige entre otras cosas contar con nuevos instrumentos financieros, como el que se pretende con el ICO para la puesta en marcha de medidas de fomento y apoyo al desarrollo de la innovación, que contempla cofinanciación, apoyo a la financiación bancaria o programas de capital riesgo. En este punto le pregunto: ¿Puede usted ampliarnos un poco más las líneas de actuación que se pretenden con este convenio y además el papel que están jugando las pymes en la innovación? Por lo tanto, señorías, compartimos con el señor Hernani la argumentación que nos ha traído esta tarde y su defensa de la implicación y el papel fundamental que la innovación tiene dentro de la ley de la economía sostenible para alcanzar lo que se pretende, que no es otra cosa que establecer un patrón de crecimiento que concilie el desarrollo económico, social y ambiental en una economía productiva y competitiva, que favorezca el empleo de calidad, la igualdad de oportunidades y la cohesión social, garantizando el respeto ambiental y el uso racional de los recursos naturales.


Si me permiten la licencia, señorías, con respecto a ciertas reflexiones que aquí se han planteado y que están basadas en la duda, ya sea en su nivel existencial, metafísica, categórica o absoluta, la duda ha sido siempre el motor de los cambios y de los grandes avances del pensamiento y de la ciencia. También es cierto que la duda siempre ha sido un buen punto de partida, pero no siempre ha estado justificada o acertada y, desde luego, nunca ha sido un buen incentivador de resultados.


Acabo, señora presidenta, agradeciendo de nuevo al secretario general de Innovación su presencia y su intervención, que ha permitido poner luz en alguna zona de sombra con las explicaciones que hoy nos ha traído a esta Comisión.


La señora PRESIDENTA: Para la respuesta a todas las preocupaciones, inquietudes, etcétera, tiene la palabra el señor secretario general.


El señor SECRETARIO GENERAL DE INNOVACIÓN (Hernani Burzaco): Intentaré sintetizar mis respuestas al conjunto de observaciones que han hecho sus señorías.


En primer lugar, agradezco la intervención de la señora Riera, que me ha parecido tanto en tono como en fondo muy acertada y en muchas de cuyas observaciones estoy de acuerdo. En primer lugar, cuando habla de internacionalización e innovación, francamente son dos caras de esta misma moneda inseparable, por eso concedimos un tercer eje del pentágono en la E2I, el eje de la internacio

Página 11


nalización. Pensamos que el acompañamiento al comercio de la tecnología es un tema clave que tenemos que intensificar mucho más, que en muchas ocasiones la presencia internacional de nuestro tejido empresarial puede estar notablemente reforzada por la ciencia y la innovación, y podría ponerle algunos ejemplos de cómo una operación comercial internacional se puede reforzar notablemente con lazos institucionales que se pueden establecer de una manera permanente a través de la ciencia. Ahora mismo tenemos abierta la primera convocatoria de un programa bilateral de cooperación tecnológica con Brasil. Cuando estaba por allí rematando el convenio, el secretario de Estado de Sao Paulo me decía que el mercado latinoamericano es muy grande. El primero es el brasileño, el segundo es el mexicano, el tercero es el del estado de Sao Paulo, el cuarto es el de la ciudad de Sao Paulo, el quinto es el del resto del estado de Sao Paulo y el sexto es el argentino; o sea, que no puede haber algo más pertinente que un convenio que nos permita en este momento establecer esa cooperación, que refuerza los intereses comerciales de nuestras empresas, pero que establece un juego limpio y equilibrado entre los dos países basado en la cooperación tecnológica.


Hace usted una serie de observaciones referidas a los tres ámbitos legales estratégicos que nos competen, que son la E2I, la LES y la ley de ciencia, tecnología e innovación. Efectivamente creo que estamos obligados a darle un cierto orden a este debate para ver si esto es una cuestión de muñecas rusas, una encajada dentro de la siguiente, o realmente se trata de unos entes más o menos relacionados. Yo he pretendido defender en mi intervención que la LES es una ley que toca múltiples aspectos de la economía que son críticos, que tiene algunos particulares relativos a la ciencia y la tecnología, y he pretendido defender que nos parece pertinente que una tramitación especializada de cada uno de los dos procesos es lo conveniente; y la estrategia no nos cae del cielo, sino que realmente es la ley de ciencia y tecnología la que nos da esa percha que nos permite colgar una estrategia, que es un conjunto de acciones no de carácter de ley, sino más bien de carácter operativo, pero que al mismo tiempo están reconocidos en un marco estable hasta 2015 por la propia mención que hace la ley en el desarrollo normativo de la innovación, que se refiere todo a la E2I. Por lo tanto, creo que ese ordenamiento es LES más ley de la ciencia, cada una con su tramitación; la ley de la ciencia, tecnología e innovación es la que nos permite, entre comillas, colgar la estrategia del cuerpo legal. Por supuesto que creo que todos pensaremos que no vamos a esperar a que el proyecto de ley de la ciencia sea una realidad para empezar a practicar la compra pública o la internacionalización. Sinceramente, no tenemos tiempo. Hoy la E2I está en la calle y creo que es la obligación de todos.


En tercer lugar, hace usted una referencia a la fiscalidad. Usted conoce mi opinión personal; pero yo creo que aquí lo que tengo que representar no es lo que el ministerio querría, porque si nuestros representantes ministeriales vinieran defenderían presupuestos de cinco veces los que tenemos y tendrían una ambición, creo que muy importante para toda la cantidad de objetivos que tenemos que cumplir, pero nos corresponde determinar un equilibrio; un equilibrio que nos viene dado por nuestras propias capacidades presupuestarias y por una responsabilidad como administradores públicos que nos determina cuál es el dinero que tenemos a disposición de este desarrollo. La fiscalidad, creo que hoy tiene un nivel de desarrollo legal importante y, como decía el señor Elorriaga, con una aplicación en términos de nuestras empresas todavía insuficiente.
Le doy datos de 2008. Nosotros tenemos dos puntos de control del proceso fiscal: el primero son los informes motivados ex post que realiza nuestra subdirección general, donde ha habido 1.461 empresas que han solicitado los informes, por un importe de 1.214 millones de euros de inversión en I+D+i; y el CDTI los realiza ex ante. Por tanto hay una cierta diferencia en el tiempo. Lo que el CDTI ha certificado han sido 596 millones en 627 empresas en el año 2008. Por tanto, es una cifra un poco difícil de sumar porque los tiempos no coinciden. Grosso modo, si nos vamos a las cifras del INE, que nos viene a decir cuánto está invirtiendo el sector privado en investigación, y nos vamos a las cifras de Hacienda, que nos dice cuáles son las deducciones efectivamente practicadas, lo que venimos a decir, trabajando con números grandes, es que estamos deduciéndonos un importe de inversiones del orden de 1.000 millones y tenemos una inversión privada de más 7.000. Por tanto, fíjese usted si tenemos recorrido y si el problema no es tanto el debate sobre la mejora de los puntos que tenemos que aplicar en la fiscalidad vigente; tenemos todavía un recorrido tranquilamente de un seis, hasta poder agotar esta posibilidad que la ley nos da en este momento. Yo me comprometo ante ustedes a tener un estudio más detallado de cuál es la situación fiscal en este momento, porque es todavía un espacio de desarrollo de desgravaciones suficientemente importante para que entendamos en detalle sectorialmente, territorialmente cuál es el nivel de ejecución de estas posibilidades de desgravación. Me encantaría que tuviéramos una fiscalidad mejor, se lo digo clarísimamente como secretario general de Innovación, pero como miembro del Gobierno entiendo que tenemos unas restricciones presupuestarias que nos permiten hacer lo que nos permiten.
Después contestaré al señor Elorriaga el último punto relativo a esta matización que hacía.


En tercer lugar, creo que el instrumento fundamental para el desarrollo de la innovación empresarial es el crédito y el capital, y en este sentido estamos enfocándonos y haciendo nuestra pequeña revolución dentro del ministerio. La secretaría general resulta de la herencia histórica de una serie de unidades administrativas que provienen de un sitio y otro, algunas en el Ministerio de Industria, otras en el Ministerio de Educación, con una serie de competencias. Su aglutinación, junto con el CDTI, empieza a configurar un nuevo marco que tiene como centro de gravedad el mercado. A partir de ese centro de gravedad del mercado y de los proyectos de desarrollo de productos y servicios, que tendrán que

Página 12


llegar al mercado, comenzamos a configurar nuestra política. Esta política empieza a tener un énfasis fundamental en el crédito, porque saben ustedes mejor que nadie, ya que han sido testigos durante muchos más años que yo, que el énfasis ha estado en la ejecución del capítulo 7 de subvenciones, y que hoy este capítulo en el área de innovación es muy minoritario con relación al de créditos. Trabajamos un presupuesto en la dirección general del orden de 100 millones de capítulo 7 contra 1.600 del presupuesto de 2010 de capítulo 8. Con eso creo que le tengo dicho casi todo.


Creo que es pertinente el benchmarking con Francia, Alemania y otros sistemas fiscales, y creo que tenemos que seguir haciéndolo. Me parece que este es un debate permanente porque nuestra economía está sujeta a fuertes cambios, y en este sentido creo que tenemos que estar muy atentos a los movimientos fiscales, no solamente en el área de ejecución de la investigación, sino también en, el de los inversores en investigación, qué están haciendo nuestros homónimos. Le puedo dar un dato: a pesar de que la opinión pública española, sin ninguna duda, y probablemente internacional, ha percibido la Presidencia española como un periodo de turbulencias en el que ha mezclado foto tras foto y titular tras titular la crisis financiera, el trabajo que ha hecho este ministerio, que corresponde a un trabajo del ámbito de la ciencia y la innovación, ha conseguido una serie de objetivos. Yo creo que sería pertinente detallarlos con calma en un momento en el que ustedes lo consideren oportuno; no lo voy a hacer ahora. Nos formulamos cinco objetivos estratégicos en la política que la ministra definió de las tres íes (integración, implicación e inclusión), y hay cinco objetivos específicos. Uno, para mi secretaría el más importante, es el de la adopción del Plan europeo de innovación. Pues bien, el Consejo de Ministros de primeros de mayo adoptó como guías para la política europea de innovación, que emitirá como plan el próximo septiembre, el pentágono español de la innovación. Este es un referente importante que nos viene a decir que España ha proporcionado una forma de ver la innovación amplia, que Europa con la nueva comisaria de Ciencia e Innovación, una comisaria que alinea sus competencias con las que hoy tiene nuestra ministra, considera que es la forma de concretar y desarrollar una política completa. He dado un poco las cifras de cuantificación de lo que supone la desgravación fiscal, tanto en número de empresas como en los informes que hemos emitido, con una cifra grosso modo de lo que figura en el INE.


Efectivamente, la E2I representa un cambio de enfoque, -estoy muy de acuerdo con eso-, y ese cambio de enfoque afecta a las estructuras financieras. No es que digamos que nosotros somos la unidad que tiene que trabajar el crédito y el capital más que la subvención, entre otras cosas, no nos queda otro remedio, porque saben ustedes cómo están las cuentas públicas y cuál es la disponibilidad presupuestaria. Además, coincide en un momento en el que nuestros instrumentos se enfocan fundamentalmente a la empresa, fundamentalmente a la colaboración empresa-entidad de investigación, y son los que permiten viabilizar estos planes, como decía, con lo cual ha coincidido un momento presupuestario cada vez más complicado con una estrategia que viabiliza algo que antes no estaba puesto en valor, que es el crédito.


En cuanto a los objetivos realistas, a mí me daría un coraje tremendo formular una estrategia irresponsable. Esto es una horquilla muy compleja entre qué es lo que España necesita y qué es lo que España puede. ¿Qué es lo que España necesita? Lo que necesitamos es estar en la media europea actual en nuestros ratios fundamentales de I+D+i. Este ratio es el 1,9, si medimos la inversión pública más la privada, y el 1,9 aplicado a los dos tercios es más o menos que una tercera parte del tejido empresarial esté en el club de la innovación y que tengamos un sector de media y alta tecnología que nos ocupe aproximadamente al 6 por ciento de la población.
Esto lo hemos aplicado sobre nuestra situación actual y lo que decimos es que antes de aplicarnos la receta del 2020, que es la receta del 3 por ciento, la receta del 20/20/20, en emisiones, etcétera, tenemos que poner un hito en el camino que es el 1,9 por ciento. No nos parece responsable pasar del 1,35 al 3 por ciento sin poner un examen casi final en 2015 que represente: vamos a ver si estamos como está hoy la media europea dentro de seis años. Y después tenemos el siguiente tirón, que es vamos a ver si Europa sube, porque Europa lleva hablando del 3 por ciento diez años, con la estrategia de Lisboa, y no se ha movido más que cinco centésimas, del 1,85 al 1,9 por ciento. Nuestro primer objetivo al más corto plazo posible era este. ¿Cómo de realista es? ¿Vamos a ser capaces de conseguir 6.000 millones de euros adicionales en inversión privada? Le doy dos datos: el 8,3 por ciento, que comentaba nuestro compañero del Grupo Socialista que ha crecido la inversión privada, son 624 millones. Estos 624 millones son el 10 por ciento del salto que tenemos que dar en estos seis años, no es el 16,6 por ciento, es el 10 por ciento. Considero que en este periodo de turbulencias volcánicas es más que razonable. El INE nos ha dado otro dato, que ha sido pasar de 30.000 a 36.000 empresas innovadoras; 6.000 empresas más en el objetivo de 40.000 es cumplir el objetivo lineal, o sea, que el último dato del INE nos dice que cumplimos esta rampa. Esto a mí no me deja tranquilo, esto me da una confianza de salida para decir: estamos en el kilómetro uno del maratón, pero tenemos muchos puntos de avituallamiento y tenemos una larguísima y dura travesía por delante, sinceramente, porque el objetivo de duplicar la economía de la innovación no es baladí, es un grandísimo objetivo que desde luego no lo va a conseguir el ministerio si no es con la connivencia y la colaboración de todos, de las comunidades autónomas, de las empresas, del resto de ministerios, de los sectores, de las entidades financieras y de absolutamente todos los agentes que pintan en la innovación, no solo la Secretaría General de Innovación. Yo creo en estos objetivos; por eso el ministerio los ha formulado, creemos en ellos, y estamos aquí para sacarlos adelante y responder de su cumplimiento o incumplimiento.


Página 13


Finalmente, respecto a qué opinión me merece la ley de la ciencia y los cambios en el CDTI, le debo decir que la ley de la ciencia tiene estos grandes objetivos de la carrera del investigador, del establecimiento de la agencia, otro conjunto de objetivos que es el siglo XXI, que es la obligación de la publicación en abierto, los temas de género, y otro conjunto de asuntos que hacen que esta ley esté en nuestros tiempos.
Habla de la transferencia de tecnología y habla de la innovación. ¿Qué dice la ley de la innovación? La ley de la innovación dice muy poco, pero dice lo que tiene que decir, que es que nos da un gancho en la pared para poder colgar la acción. Y esa acción, que es el compromiso sectorial de compra, que es la financiación a través de capital, que son los programas de internacionalización tecnológica enganchados a los de comercio, que es la cooperación con las comunidades autónomas en la política de innovación y que es el impulso a las personas, nos da un impulso suficiente, porque no necesitamos legislar sobre qué es lo que tenemos que hacer con el impulso a las personas o no necesitamos legislar excesivamente sobre compra pública, necesitamos hacerlo; porque, como decía el señor Elorriaga, el cuerpo de ley nos da recorrido suficiente para ponerlo en práctica. El debate en la innovación está más en la acción -como decimos en la casa, innovación- que en la parte de ley. Por tanto, creemos que la ley cumple su objetivo. Si ustedes en el trámite parlamentario nos lo mejoran, estaremos encantados.


En segundo lugar, en lo referido a los cambios en el CDTI, el otro día despedimos a Maurici Lucena, que ha realizado una dirección general durante los últimos seis años, ha sido probablemente uno de los periodos más largos de dirección general sobre el CDTI, y esta vez tocaba un cambio. Tocaba un cambio porque hay una política de innovación nueva, una política de innovación que es una i pequeña con mayúsculas, es una i pequeña que tiene una gran dimensión, tiene estos cinco vectores, tiene una entidad presupuestaria de 3.870 millones, que es el presupuesto completo de la secretaría general, que es el doble de lo que ejecutamos en 2009, que, como usted recordará, fueron 1.870 millones; por tanto es una grandísima ambición y tenemos que dar respuesta a los retos de la E2I. En concreto, ¿por dónde van a ir los tiros? En primer lugar, necesitamos un potente departamento de inversiones, que entienda de capital básicamente, que entienda de acompañar a los inversores privados en el emprendizaje con capital público que estimule, que movilice, y que más que duplique cada euro que introduzca en el sistema. Este es un gran reto y un objetivo. Está en el segundo semestre por una razón, porque al Gobierno le cuesta mucho más hacer esto que organizar una convocatoria de impacto. Hemos hecho un cambio importante reduciendo el número de convocatorias y transformando tres áreas enormes de actividad: infraestructuras, 600 millones, a parques; personas, 1.000 personas a un nuevo programa de tecnólogos en Incorpora; y cooperación público-privada, 627 millones. Esto antes estaba megafragmentado. Hoy tenemos tres grandes ejes sencillos para ser comunicados fundamentalmente a la pyme.


Lo que ahora tenemos que hacer en el CDTI es potenciar una orientación a cliente. Esa orientación a cliente significa un diálogo sectorial reconocido en la organización y de más nivel. De alguna manera, nuestra segmentación nacional e internacional se nos ha quedado obsoleta. El CDTI ha mantenido su estructura orgánica durante los últimos años, creciendo en presupuesto desde creo que eran 384 millones en el año 2004 hasta los aproximadamente 1.300 millones que tiene en este momento; ha tenido un incremento multiplicado por 4,5; o sea, que ha sido un crecimiento espectacular. Pero ha sido un crecimiento cuantitativo que ha generado un impacto en el número de empresas atendidas y hoy en la E2I, que creo que tiene un carácter mucho más estratégico, tenemos que acomodarlo al conocimiento sectorial. Donde la secretaría general tiene que hacer residir su conocimiento sectorial es en el CDTI, donde tenemos más de 300 personas y donde podemos dar resultado a ese potencial. Tenemos que hacerlo con la misma gente y tenemos que hacerlo con nuevos objetivos.
Por tanto, tenemos un reto de reingeniería de procesos muy importante, porque tenemos que dar también calidad de servicio y de respuesta.


El señor Beloki, creo que me ha hecho una especie de jaque a la grande; y le diré que yo he venido para contestar. Recuerdo una anécdota de la Escuela de Ingenieros, en la que un catedrático ilustre nos hacía una pregunta y nos decía: conteste si sabe. Y un alumno dijo: no sé; y, por tanto, estaba eximido, porque exactamente había respondido a lo que el profesor preguntaba. Yo he venido aquí a responder a una interpelación de la señora Riera, que me decía que valorase los aspectos de la innovación en la LES, por eso he venido a contar el libro de qué es lo que dice la LES. Me alegra que piense que he dicho lo que dice, porque sería de otra forma si hubiese dicho cosas que la ley no dice. Acepto su pregunta, y además me motiva especialmente, porque sinceramente creo que este ministerio tiene una estrategia de muy largo plazo, este es un gran proyecto. Este es un gran proyecto que lucha contra los elementos: los elementos del propio ordenamiento jurídico, que tienen un ritmo, y el mundo institucional, porque no se pueden cambiar las cosas de la noche a la mañana.


Este ministerio tiene -si me permite, podemos ir viendo su desarrollo por esas dos grandes patas-, en primer lugar, la apuesta por la innovación.
Este año tenemos un gran reto y es que el CDTI tiene el mismo presupuesto que el año pasado. El CDTI tiene que hacer un cambio organizativo al que yo no le veo especiales retos, lo vamos a hacer con una persona como el señor Azcorra, que ha demostrado su capacidad de gestión dentro del ministerio, y con la colaboración de todos estoy convencido de que una transformación importante del CDTI se va a hacer sin ningún problema.
Nuestro gran reto es consolidar un crecimiento importantísimo en la dirección general. Por tanto, estas cifras que les daba ahora de estos tres grandes programas, tenemos que hacerlas

Página 14


realidad. Y cuando venga aquí, no sé cuánto me sacarán ustedes los colores del nivel de ejecución; pero me he tirado a la piscina y les he dicho cuál es nuestro compromiso, porque de esta forma lograremos mucho más que escondiéndolo o que diciendo: no son 1.000 personas. Vamos a ver, vamos a ser cautos y determinar el fracaso o el éxito. Yo lo que quiero es aportar el máximo, porque creo que el país lo necesita. Este es nuestro primer reto.


Nuestro segundo reto es que evolucionamos a un modelo de agencia, porque nuestros compañeros de investigación están trabajando en un modelo de National Science Foundation, de agencia nacional de investigación, que por cierto es el modelo de los países avanzados. Todos los países europeos que trabajan con seriedad la investigación y muchas otras funciones del sector público lo hacen sobre la base de agencias, con mucha mayor estabilidad. Esto nos obliga a que el CDTI balancee el conjunto de actividades de innovación como gran centro de gravedad de la operación, de la innovación. En primer lugar 2010 es ejecutar y consolidar un crecimiento que llegue a muchas más empresas y a muchas más personas, y en segundo lugar, nos tenemos que plantear a continuación que en el propio crecimiento del ministerio el CDTI 2.0, que llamamos dentro de la casa, tiene que absorber como agencia esta actividad de innovación que estamos impulsando hoy en paralelo con la agencia.


¿Y dónde está la integración? Este ministerio es de ciencia e innovación.
Lo que nos está pasando es que necesitamos dos ejes de crecimiento del ministerio, que suponen una enorme transformación, porque es la creación de la agencia y es esta estrategia de innovación, y en paralelo y a continuación lo que tenemos que hacer es esta intersección entre la ciencia y la innovación, que no puede ser otra que a través de los planes sectoriales. La salud, el envejecimiento, el medio ambiente, el cambio climático, las renovables, etcétera, un conjunto de temas que no pueden ser treinta y cinco, que tendrán que ser los grandes temas del país, tienen que ser los que articulen la política de integración de la ciencia e innovación, no con carácter genérico, porque eso está hoy en nuestra mesa y lo estamos desarrollando, sino con carácter sectorial. Creo que ese es el modelo al que llegamos. Además de esto, que yo creo que es estrategia o política en estado puro, está la operación. Esto es todo menos un ministerio que pastorea una serie de convocatorias y que gestiona lo mejor posible un presupuesto para terminar el cierre de año con una ejecución presupuestaria que reportar ante ustedes. Es todo menos eso, es un ministerio que tiene un proyecto de muy largo plazo, que es grosso modo el que les estoy relatando, y que en este momento está en plena fase de desarrollo, tanto en la pata derecha como en la pata izquierda. Cuando estos dos pilares comiencen a tener solidez, habrá que terminar con la viga que los conecta, que es esta integración sectorial.


Al señor Elorriaga tengo que decirle, con relación a los temas específicos sobre la contratación pública, que estoy bastante de acuerdo con usted, que tenemos mucho cuerpo legal con la modificación de la Ley de Contratos del Estado para poder hacer mucho más, y que no vamos a esperar a que la LES esté aprobada para ponerlo en marcha. La E2I, cuando pase por el Consejo de Ministros, esperamos que dentro de muy poco, va a articular el compromiso sectorial de trece ministerios que nos van a hablar de esa luz, nos van a hablar de transporte urbano, nos van a hablar de interior y defensa, que son los temas clásicos de la compra pública, nos van a hablar de alta velocidad, nos van a hablar de energías renovables para decir: ¿qué vais a hacer vosotros en compra innovadora, cómo vais a promocionar el desarrollo tecnológico estatal, y cómo nosotros desde nuestra capacidad presupuestaria de oferta en el Ministerio de Ciencia e Innovación enchufamos en unidad de acto?

Si mira usted la jurisprudencia europea, yo creo que no le va a enseñar muchísimas cosas. Yo creo que los norteamericanos están mucho más avanzados que nosotros en esto, creo que tienen también una normativa mucho más laxa y menos estricta a la hora de aplicar este tipo de cuestiones, pero cuando se ve la del Reino Unido, el programa de TSB, se ve el ejemplo de Holanda y se ven otros, yo francamente pienso que nuestra ambición es muchísimo mayor, porque esto en el fondo no dejan de ser formas de estimular la investigación para después capacitar a las empresas a que liciten. En mi opinión, eso es lo de siempre. Aquí la magia está en la unidad de acto, en que en la adjudicación de un concurso potenciemos la investigación. Y cuando eso lo metamos en un porcentaje de casos, cuyo límite yo creo que va a ser nuestra propia capacidad de gestión, habremos hecho mucho. Entonces, que la LES nos diga dos cosas, que son que las instituciones públicas y las entidades empresariales tengan la obligación en su plan de gestión de determinar qué van a hacer en compra pública innovadora, para nosotros es una gran ayuda. En segundo lugar, que los ministerios tengan la obligación de determinar qué cuota de los Presupuestos Generales del Estado van a destinar a la compra pública innovadora es una gran ayuda. Yo lo que les pediría es que nos apoyen con este articulado de la LES para reforzar esta cuestión de la compra pública.


En cuanto a la propiedad intelectual, en primer lugar le debo decir que, como usted sabe, no es competencia ni de mi secretaría general ni de nuestro ministerio. La LES no se refiere a patentes, de hecho no menciona la palabra patentes, y creo que ni siquiera propiedad intelectual. Lo que nos viene a decir es que este supuesto que usted menciona forma parte del derecho privado. Si hay una colaboración con una empresa, eso está en el supuesto en el que la entidad pública, para contratar, utiliza derecho privado y, por tanto, deberá llegar al pacto que sea conveniente. Yo creo que la ley no debe decir nada más. No debe decir que si el presupuesto público es un porcentaje del total, entonces. y establecer restricciones.
Sería absurdo y cuando entramos en casuística podríamos encontrarnos con límites que no son razonables.


Creo que con relación a la fiscalidad he comentado casi todo, pero me reservaba un dato para comentarle a usted aquí, que es cuando tildaba la fiscalidad de inope

Página 15


rante. Yo creo que la fiscalidad tiene recorrido, yo se lo leo en positivo, tiene recorrido. Precisamente lo que hace la LES es tocar la parte más blanda, porque en lo que podemos tener un recorrido muy superior, y quizás hay una conciencia mucho menor, mucho menos desarrollada por la parte de las empresas es en la innovación tecnológica, o sea, en la adquisición de tecnología, en una compra de un derecho de propiedad intelectual o patente, en una nueva línea de producción que uno monta, etcétera. La innovación tecnológica es la parte blanda y baja de la pirámide, donde sí puede ser relevante un salto del 8 al 12 por ciento. Si nos hubieran subido los límites del 43 y el 25 por ciento, los otros límites que establecen para la I+D, habría estado muy bien, pero creo que es inteligente tocar la parte baja en lo que es la innovación tecnológica. Y espero que demostremos que no es inoperante. En todo caso, reitero mi compromiso de presentar un detalle mayor; debo tenerlo para saber cuál es el nivel de sensibilidad y dónde están incidiendo estos 1.200 millones no solamente en sectores, sino también en qué partes de las fases de la investigación están colocados.


Con relación a la perplejidad que comparte con el señor Beloki lo he contestado suficientemente. Yo lo que les transmito es nuestro entusiasmo, nuestra fe en este proyecto que está avanzando a toda velocidad. Es verdad que este ministerio ha estado sometido a una serie de decisiones que estaban por encima, que probablemente tenían sentido, porque el cambio de universidades tuvo lugar en pleno conflicto de Bolonia, y en ese sentido quizá se necesitaba una interlocución con un foco en el área específica docente, y esto, vivido en positivo, nos ha permitido dos cosas: la primera, centrarnos en la investigación, porque deja de ser nuestra competencia el tema docente, y, la segunda, centrarnos en la innovación, porque esta mutación del ministerio nos trajo como consecuencia el nacimiento de la Secretaría General de Innovación, con lo cual no puedo estar más satisfecho.


Quiero decirle que el modelo de la I+D+i, si usted lo ve con un carácter, yo creo, muy simplista, si ve la i pequeña como pequeñísima, se preguntará ¿dónde está? Pero lo que sucede es que esa i pequeñísima está recogida en la ley de la ciencia porque habla de cuáles son los mecanismos de movimiento de personas, que, por cierto, creo que es la mejor forma de transferir conocimiento que nuestras gentes se muevan de la universidad a la empresa, de Finlandia a España y de los OPI a la universidad. Me parece que esas pasarelas establecidas y esa preocupación por la carrera son un tema clave, la estimulación de los procesos de transferencia es muy importante, pero eso no deja de ser, tal y como reza la estrategia estatal de innovación, una i pequeña de la lineal. Y hemos dibujado una i pequeña enorme, que es la i que figura en la E2I. Esa i tiene cinco vectores: es la i de la financiación, es la i de la compra pública, es la i de la internacionalización, es la i del territorio, de la comunidad autónoma, y es la i de las personas. Eso está contemplado porque la ley insta al Gobierno a aprobar la estrategia, o sea, es algo que antes no estaba. No sé dónde lo han visto ustedes, yo no lo conozco todo y probablemente me venga usted con un contraejemplo muy bueno, pero solamente le puedo decir una cosa, que es que Europa nos ha comprado el pentágono como la estrategia de innovación europea. Tan mal no lo estaremos haciendo.


Para terminar, les diré que vendremos a dar cuenta sobre el tema de la convocatoria de impacto. Francamente, creo que es un gran reto, estamos peleándolo muchísimo, hemos adoptado una estrategia comercial; nuestros subdirectores hablan ya de roadshows y cosas de ese estilo, porque están yendo por las comunidades autónomas, estamos yendo nuestro anterior director general, la nueva directora general, Margarita Segarra, y yo mismo a promocionar estas convocatorias, que no se conocen. Esto tiene un crecimiento vegetativo, y normalmente la historia nos dice que no produce saltos. Nosotros queremos un gran salto. ¿Cuánto vamos a conseguir? No lo sé. Tendremos que rendir cuentas del mismo, pero cualquiera que sea el nivel de ejecución, será un salto de gigante comparado con las cifras que veníamos ejecutando el año anterior. Para nosotros sería mucho más sencillo mantener las cajitas que teníamos y decir: los 17 millones que teníamos para los centros tecnológicos, se los damos. No vamos a tener ningún problema en esa convocatoria, se van a abrir, van a presentarse y lo vamos a ejecutar. Pero el reto -y yo así se lo he dicho- es que este país necesita que todos nos movamos, y mucho, de las posiciones que hemos venido ocupando en los últimos años. Y en la innovación no podemos conseguir duplicar la economía de la innovación si los principales agentes no están dispuestos a moverse. Esto es una cosa muy sencilla: en lugar de tener 17 millones -tienen, por cierto, 12, porque hay unos arrastres muy importantes de inercia, con lo que ya el salto, la rampa es más que notable- lo que tienen en este momento es 827, en los que les vamos a tratar con todo nuestro dinero en subvenciones, que es para las entidades de investigación en este programa, ahí va todo; y eso sí, tienen que venir con una empresa, que es la que va a desarrollar un proyecto de alcance a mercado. Esto es una prueba de que va en serio.


Yo no soy responsable de las cuentas de los centros tecnológicos, es lo que les he dicho a ellos. Solamente por poner un orden de magnitud, en la PNL que ustedes someten hablan de 43 millones de la región valenciana, fíjese usted lo que son 17 millones para todo el Estado; Euskadi está manejando un programa de centros tecnológicos de setenta y tantos millones, otro tanto podemos decir de Cataluña, etcétera. Es decir, que lo que veníamos haciendo antes, ahora parece que les quitamos el pan, pero era una parte marginal de un dígito, incluso para los valencianos, de un programa que además es el que menos dinero les da de toda la secretaría, porque el que más les financia es el Cenit, y ese programa sigue estando y sigue potenciándoles. Y ese pequeño programa que teníamos ha perdido un titular y ahora es un nuevo titular, que es la empresa con el centro de investigación. Creo que hemos hecho lo que debíamos. Me parece que es un programa audaz y, si ustedes estuvieran más satisfechos con el programa anterior, díganmelo, porque yo estaría

Página 16


en desacuerdo, pero me gustaría saber si lo que piensan es que deberíamos mantener el programa anterior.


Para terminar, quiero agradecer al señor Tabuyo su intervención en el repaso de la situación del país en la I+D+i, que creo que ha reflejado usted datos que son absolutamente ciertos. Quiero decirle, en cuanto a las preguntas que me hace, que estamos cumpliendo los objetivos del avance de la I+D+i, los he relatado a lo largo de mi comparecencia, creo que hay objetivos estratégicos y objetivos cuantitativos, y estamos abordándolos todos.


En segundo lugar, estamos en un momento en cierta de medida de reventar de la cooperación público-privada. Creo que debemos practicar el verbo ensanchar, y eso supone abrir oportunidades de mercado. El mundo está creciendo al 4 por ciento, Brasil está creciendo al 6,5 por ciento, y el que tiene una tormenta es Europa, y también Europa del este, Polonia, en este momento no sabemos si Alemania la tiene o no, pero el mundo está creciendo, cada punto que consigamos trasladar, por la vía de la innovación, hacia mercados exteriores es un punto de esperanza y es un punto de empleo. Por tanto, ese es el primer eje de ensanchamiento. El segundo eje es el intersectorial, que creo que también alguno de ustedes lo mencionaba, conseguir esa traslacionalidad -el señor Beloki hablaba de esto- entre sectores; y trasladan las competencias que tenemos en determinados sectores, como la máquina-herramienta hacia el mundo de la robótica hospitalaria, o el mundo del frío industrial hacia la biotecnología, o el mundo del agro hacia la energía y los combustibles, porque la conexión entre sectores supone las verdaderas oportunidades de desarrollo con muchos ceros que tenemos en el país. Y el tercer eje es el público-privado. Me parece que asistiremos en los próximos años a una redefinición del papel del sector público. Y lo estamos repasando hoy.
Estamos diciendo: vamos a ponerles cuotas a los ministerios, a las instituciones públicas, tienen que comprar I+D, tienen que comprar nueva tecnología. Una empresa lo que necesita es la primera venta, y esa primera venta se la puede dar el Gobierno, o se la puede dar el sector público, que es el 40 por ciento del PIB. Y creo que esto es un nuevo paradigma. En nuestra Presidencia europea hemos sacado cuatro iniciativas público-privadas adelante: una en coche eléctrico, otra en edificios sostenibles, otra en Internet del futuro -que es la Internet de los cacharros, no solamente de las personas, sino de la comunicación automática- y la cuarta, las fábricas del futuro, que va precisamente de la cooperación entre lo público y lo privado en el ámbito europeo.


Me pregunta por el ICO. Firmaremos el convenio dentro de unos pocos días, y esto representa también una reflexión de qué debemos hacer y qué debemos dejar de hacer. El CDTI tiene una línea de trabajo con los bancos para créditos a la innovación, el año pasado financió 87 millones y queremos financiar 1.000 millones. ¿Cómo podemos llegar a 1.000 millones? Solamente podemos hacerlo con el ICO, que es el que tiene el enganche con el canal. En el mundo del capital pasa exactamente lo contrario. Nosotros tenemos un flujo de actividades emprendedoras de aproximadamente 200 todos los años, que son muchas. Dense cuenta de que el sector privado de capital riesgo invirtió 184 millones el año pasado, según Ascri. El tener un flujo de más de 200 casos es muy importante. ¿Qué pintan ustedes trabajando el emprendizaje, por un lado, con no sé qué criterios y el ministerio con otros? ¿No es cierto que el emprendizaje tiene que ver con la innovación? El que debe llevar la gestión del emprendizaje es el CDTI.
Y en este tema, respecto a voy a dejar de hacer esto yo y voy a hacer esto yo, hemos tenido, creo yo, una excelente entente con el presidente del ICO -que por cierto coincidimos en la última comparecencia, nos pisamos los talones él y yo-, que permite definir una acción única del Gobierno, y potente. No estamos para pequeños experimentos. Tenemos que trabajar con indicadores que hagan referencia a los 6.000 millones, ¿cuánto de los 6.000 millones vamos a poder hacer nosotros? Si tenemos 3.800 millones de créditos, bastante, si metemos 1.000 más del ICO, bastante más. Tenemos que trabajar con este tipo de cosas, no podemos trabajar con convocatorias de 7 millones. Lo siento mucho. Eso es el pasado y me parecería una irresponsabilidad que nos enfoquemos a este tipo de acciones microeconómicas cuando el país tiene tanta necesidad y tanta hambre de innovación.


También quiero decirle que las pymes son nuestro colectivo fundamental, por acción directa y por acción indirecta; porque nos parece que las grandes empresas tractoras deben cumplir una función esencial en llevar la internacionalización de su cadena de valor en el Estado a otros países, de ayudarse con las universidades en ese conjunto de aplicaciones de internacionalización, etcétera. Las pymes son realmente la parte del tejido sobre la que más podemos ayudar y sobre la que más hará diferencia que el Gobierno tenga o no tenga política de innovación.


La señora PRESIDENTA: Señorías, todos ustedes conocen el Reglamento y saben que ahora cabe -la señora Riera lo ha solicitado así- un turno especial para aclaraciones por un tiempo mínimo, que son tres minutos.


La señora RIERA I REÑÉ: Señor secretario general, muchísimas gracias por la información que nos ha dado y por la opinión que hemos recibido respecto a la LES; era nuestro objetivo principal. Recogiendo las palabras del portavoz del Partido Nacionalista Vasco, ha sido un debate muy productivo y muy interesante que ha dado pie también a muchas consideraciones. Por tanto, se lo agradezco, y por esto lo habíamos solicitado.


Seré muy breve, presidenta. Pensando en clave de I+D+i hay un cuerpo, que es la ley de la ciencia en este momento, una ley de la ciencia, tecnología e innovación, porque es importante subrayar también este cambio, y hay dos brazos: la LES, desde el punto de vista fundamentalmente de la fiscalidad, pero no solo de la fiscalidad porque impacta sobre otros aspectos, como la compra pública, etcétera; y la estrategia de innovación, que cubre más los aspectos de financiación. Por tanto, no podemos

Página 17


desvincularlas de ninguna de las maneras. Por esto era muy importante para nosotros que hoy usted compareciese aquí y nos diese su opinión en torno a la aportación de la LES en términos de I+D+i. No las podemos desvincular porque ha de existir un hilo conductor que ha de obedecer a una estrategia y ha de responder al modelo que queremos de I+D+i, al modelo productivo y económico que queremos de I+D+i. Y no las podemos desvincular porque existe una clara complementariedad, y porque -nos guste o no- la LES, que es la primera que tenemos, aunque no la tratemos en esta Comisión y no afecte directamente, sí que nos impacta en muchos de los aspectos que recoge y es una ley que de alguna manera, si no condiciona, sí que marcará aspectos de la ley de la ciencia y de la estrategia estatal de innovación. Por tanto, debe ser también una ley proactiva en este sentido, abierta, flexible, no burocrática, y sobre todo también que se abra a una mayor y mejor fiscalidad. Porque si es cierto, como usted dice, que hay recorrido para las empresas, ¿por qué no se ha utilizado?, Tendríamos que preguntarnos también esto, ¿por qué las empresas no han avanzado más, no han utilizado más la fiscalidad? Es una pregunta que deberíamos hacernos. Cubrir este recorrido que aún tenemos por delante es compatible con una nueva fiscalidad que con costes sostenibles, y sobre todo teniendo en cuenta el contexto económico, tiene retornos cuantificables muy importantes. Y esto yo creo que ha de ser también un objetivo nuestro.


Termino agradeciendo su comparecencia y manifestando también -y lo digo en términos tanto de la estrategia de innovación 2010 como del CDTI- que lo que hemos de perseguir es la eficiencia, la eficiencia en la gestión del CDTI, la eficiencia en cómo gestionamos todos los instrumentos que tengamos, y sobre todo también la efectividad de los programas, de los planes y de las políticas que pongamos en marcha. Creo que hay margen de mejora, y lo he puesto de manifiesto, y creo también que hemos de ser muy rigurosos los que estamos aquí en esta sala y creemos que la I+D+i va a condicionar la salida de la crisis sino también la competitividad a medio y a largo plazo de nuestra economía y el cambio estructural que hemos de hacer, y hemos de ser muy serios, muy rigurosos en todas las políticas que pongamos en marcha, que defendamos en las propuestas, y en este caso también desde el ministerio en el marco de la ley de economía sostenible; hemos de ser muy exigentes y muy contundentes en exigir una mejor fiscalidad y, sobre todo, en potenciar e impulsar una más y mejor innovación.


La señora PRESIDENTA: ¿Algún otro portavoz? (Pausa.) Señor Beloki.


El señor BELOKI GUERRA: Intervendré de forma breve. En primer lugar, si yo he ido más allá de lo que en principio preguntaba la representante de CiU y usted ha venido a responder, lo he hecho entrando por la puerta que usted ha entreabierto al final de su intervención, que ha hablado de cómo hay dos leyes, esta, la de los cuatro apartados que ha dicho, y la ley de economía sostenible, y que las dos había que tratar de forma separada, pero en fin, por esa puerta he entrado yo, no la he abierto yo.


En segundo lugar, yo he empezado dudando y mostrando perplejidad. Es una figura retórica, pero es que no quiero concluir, hoy todavía no quiero concluir, prefiero no concluir. Yo le entiendo a usted cuando habla de los planes y de la gran estrategia que están llevando a cabo, pero este ministerio tiene dos años y tiene una historia; y es difícil creer que esta historia vaya en una dirección como usted ha apuntado, que todo lo que haya ocurrido en estos años en este ministerio sea perfectamente planificado es difícil de creer, hay que tener mucha fe, la fe del carbonero, que aquí no se debe tener, porque en la política no se debe tener esa fe; no sé si hay que tenerla en otros ámbitos. Yo les aconsejaría que ustedes también duden más, de ustedes mismos.


Por ejemplo, el otro día escuchaba decir al presidente del Comité de Política Científica y Tecnológica de la OCDE: actuaciones para crear incentivos y flexibilizar la función pública investigadora: suspender la creación de nuevas plazas funcionariales; y proponía: decidir el cierre y transformación de los institutos y departamentos inviables, por falta de tamaño crítico, para competir internacionalmente, o de calidad y visibilidad internacional. De todo esto también hay que hablar, señor secretario de Estado, y no le he oído ni a usted ni a la ministra nunca hablar de la transformación que hay que hacer del sistema.


Hay vida más allá del ministerio, mucha vida. Y el sistema de ciencia y tecnología del Estado tiene mucha vida más allá del ministerio. Yo creo que ustedes incurren en un error que, a mi juicio, es garrafal: cuando usted dice que solo hay 100 millones para subvención, usted se olvida de que en todos los presupuestos -y, por cierto, con la aprobación de mi grupo- hay unas cantidades de dinero que sobrepasan con mucho los 100 millones que se entregan sin más al sistema público de investigación, porque sí, antes de que se ponga a investigar. ¿Eso qué es, subvención? ¿O cómo lo llamamos, cómo lo llamamos para hablar de que solo hay 100 millones de subvención? Usted tiene todos los años en el presupuesto muchos cientos de millones que están ahí, antes de que se produzca investigación cero, están ahí. El otro día daba alguien el dato de que el 85 por ciento de todo el dinero que se entrega va para gasto corriente, es decir, está gastado antes de que alguien se ponga a manejar una impresora o un ordenador. Eso también es sistema al que hay que hincarle los dientes, señor secretario de Estado.


¿Cómo? Lo que le decía, y este es el mensaje que le quiero trasladar, es que hay vida, y yo no sé si la ley de ciencia quiere entrar en esa vida, es mi duda. Pienso que el texto que hoy tenemos aquí no quiere entrar; no es que no resuelva cosas que quizás hubiera que resolver, pero en la complejidad del sistema y en que tengamos un sistema estatal de ciencia y tecnología, la de todos los que están en la ciencia, en la tecnología y en la innova

Página 18


ción, en eso el proyecto de ley que hoy está aquí no entra, no entra en serio, claro. Ese era mi mensaje cuando, agarrando esa puerta entreabierta que usted nos ha dejado, le he dicho antes lo que le he dicho.


La señora PRESIDENTA: Señor Elorriaga.


El señor ELORRIAGA PISARIK: Intervengo con mucha brevedad, presidenta.
Cuando le escucho, señor secretario general, tengo la seguridad de que hace un enorme esfuerzo, y a veces notable, para hacer de la necesidad virtud. Pero me parece que lo que ha ocurrido en el ministerio y lo que está ocurriendo es bastante más claro de lo que se pretende presentar. Es decir, me parece que hay mucho más de improvisación que de estrategia.


¿Qué es lo que ha ocurrido en el texto legal del que estamos hablando? Por ir al ejemplo que hemos tratado, las modificaciones en los procedimientos de compra pública innovadora aparecen en un texto legal y en otro texto legal y no hay ningún criterio racional que permita explicar por qué unos apartados están en una ley y por qué otros están en otra. Es simplemente una discrecionalidad del Gobierno a la hora de remitirlo, pero es reflejo del uso instrumental que se está haciendo de estas políticas de ciencia a innovación dentro del Gobierno. Porque le decía que a mí me preocupa, y me preocupa mucho, que lo que se presentó inicialmente y la propia ministra presentó ante esta Comisión como un instrumento, la creación del ministerio, para la integración de políticas, se esté convirtiendo en un instrumento de desagregación de políticas. Porque es evidente que hoy existe, aprobado por un gobierno socialista, un plan nacional de I+D+i: investigación, innovación, todo el proceso del principio al final. ¿Qué hay en el proyecto de ley que se nos remite ahora? Eso ya ha desaparecido, es decir, hay por un lado una estrategia, o se pretende por un lado que haya una estrategia española de investigación científica y técnica, y por otro lado, sin ninguna conexión con el primero, una estrategia en paralelo -además lo dice expresamente la ley-, una estrategia estatal de innovación. Por lo tanto, eso retrocede en relación con los pasos dados.


¿Qué está ocurriendo con los presupuestos? Pues lo que está ocurriendo con los presupuestos es muy evidente. Es decir, a diferencia de lo que está ocurriendo en otros países europeos -y tenemos el caso muy reciente de Alemania-, en España, no ahora, cuando estamos sumidos en lo más profundo de la crisis, sino cuando apuntaron sus primeros ramalazos, los recortes presupuestarios se concentraron en el área de ciencia e investigación. El 30 por ciento de los recortes aprobados por el Consejo de Ministros en el año 2009 recayó sobre el Ministerio de Ciencia e Innovación. Y como eso ocurrió y como los presupuestos han ido evolucionando como han ido evolucionando, han desaparecido los créditos para gasto real y se han incrementado considerablemente, abrumadoramente, los créditos de capítulo 8. ¿Y qué ocurre? Que a ese cambio, que no responde a ninguna estrategia sino a una coyuntura presupuestaria, no le ha acompañado una transformación consecuente de las estructuras organizativas del ministerio, y los departamentos y las áreas que sabían manejar las convocatorias de subvenciones no tienen capacidad humana para hacerlo con los préstamos. Eso es lo que provoca niveles de ejecución brutales, que se han puesto de manifiesto en esta Cámara, que apenas llegan al 50 por ciento de la ejecución de los presupuestos del ministerio cuando hablamos de capítulo 8. Eso es lo que está ocurriendo, y todo lo demás me parece que es tratar de revestir de una lógica algo que carece de ella. Por eso le pregunto, primero, ¿está claro o tiene conciencia de los retrasos que se están acumulando en el CDTI?; segundo, ¿cree usted que son tan sencillas las reformas organizativas que pueden hacer frente y solucionar en el futuro esos retrasos acumulados?; ¿o cree que no hay problema o, habiendo problema, no va a haber reformas organizativas sustantivas en el CDTI?

La señora PRESIDENTA: Señor Tabuyo.


El señor TABUYO ROMERO: Solo quiero agradecer al señor secretario general las explicaciones y la claridad meridiana de todo lo que nos ha manifestado y también el entusiasmo contagioso y riguroso a la vez de su convencimiento de que hacemos lo adecuado, su apuesta por la ambición en innovación y la estrategia para hacerlo realidad, y su frase resumen: el país tiene hambre de innovación; y por lo tanto el ministerio y el Gobierno están en disposición de resolver por fin esta carencia.


La señora PRESIDENTA: Señor secretario general de Innovación, su turno final.


El señor SECRETARIO GENERAL DE INNOVACIÓN (Hernani Burzaco): Señora Riera, entiendo su vocación de exigencia con relación a la fiscalidad. Creo que podemos estar de acuerdo en la forma de verlo. Yo no puedo defender que la ley de ciencia y tecnología no tenga que ver con la LES. De hecho, hoy en mi comparecencia he querido establecer los puntos de contacto. Lo que yo decía era que, refiriéndonos a la forma de tramitarla, habría una especie de tótum revolútum de que hasta que no esté lo uno lo otro no puede estar claro porque todo depende de todo y entramos en una especie de serpiente que se muerde la cola con la que no hay forma de especializar. Y la otra sería ordenar la tramitación y decir: coloque usted el debate de fiscalidad en la LES, trabaje sus enmiendas o lo que pueda trabajar en este asunto, o hágalo en la ley de la ciencia y la tecnología. Los proyectos de ley tienen una serie de puntos, y creo que sería interesante mantener un debate ordenado en el Parlamento, se lo digo con toda humildad, con el respeto a la diferencia de poderes, pues yo creo que el país necesita un debate ordenado, simplemente es eso, que necesita un debate ordenado. La LES habla de una serie de puntos que en algunos casos son vectores de énfasis, en pocos casos se refiere a regulación, y la ley de la ciencia creo que es un cuerpo más estructural y

Página 19


mucho más especializado. Aunque hay algunas conexiones, quizá convendría que ustedes analizaran y entendieran en qué consisten esos niveles de dependencia y de conexión para intentar racionalizar el proceso. Me parece que podía ser una buena idea que la fiscalidad, como usted decía, ya que es la LES la que la indexa, se trate ahí. No es ni más ni menos.


En relación con la eficiencia y efectividad, yo comparto absolutamente esta inquietud, y por supuesto creo que tenemos margen de mejora. De hecho, si algún colaborador mío ha dicho alguna vez que lo que podíamos hacer ya lo hemos hecho y poco más podemos esperar, ya no está en el equipo. Creo que es un deber esencial pensar que podemos hacer, que necesitamos hacer mucho más el año que viene y el otro y el otro. En ese ritmo nos estamos moviendo, con un compromiso presupuestario que hace un por dos en relación con la ejecución de 2009, que ha sido un por dos en relación con 2008; o sea que si ustedes nos sacan la foto de este ministerio por lo visto de una trayectoria que no saben muy bien adónde va, pues presupuestariamente en el área de innovación va a hacer un por cuatro, si todo sale bien, en 2010; esto a pesar de las percepciones presupuestarias que tienen algunos y de las valoraciones de capítulo 7 o capítulo 8. En el volumen de contratos firmados en el área de innovación, fundamentalmente con las empresas, desde 2008 a 2010, si todo nos sale bien en 2010, será un por cuatro; y si no nos sale tan bien, será un por tres y pico. Y ahora señáleme usted una época de la historia de la democracia donde esto se pueda aplicar. Aplicar eficiencia y efectividad sobre grandes temas es hacer algo muy básico, que es precisamente transformar el ministerio, no solamente por la creación de la secretaría, sino después, una vez creada la secretaría, por una importante transformación de las funciones de las subdirecciones, que mantienen su título por una cuestión literaria, pero cuyas competencias y funciones han cambiado para adaptarse a estos grandes proyectos de cientos de millones de euros que contaba. Tenemos que seguir mejorando, y ahora tenemos que sacar, como decía, la foto de cuál es el crecimiento, por qué nos hemos quedado donde nos quedaremos y qué podemos hacer por seguir subiendo el listón, porque todavía nos queda capacidad presupuestaria para el cien por cien, si es el caso; ojalá que no, pero es posible que lo sea, y seguiremos peleando en 2011 por subir ese listón.


Señor Beloki, igual debería hacer más caso a mi abuela en lo que decía: no dejes la puerta entreabierta, que entra el frío. Estoy encantado de sus observaciones, que me han permitido además responder a un planteamiento estratégico del ministerio. En relación con cerrar unidades, cerrar temas, creo que es muy duro en la Administración y en todas partes; a veces en la empresa se hace por necesidad de supervivencia, y en el caso de la Administración es algo mucho más complicado y difícil de hacer. Yo creo que aquí tenemos más hechos que palabras. Me refiero a lo que es de mi ámbito, que es precisamente este cambio que hemos hecho en las subdirecciones. Si a alguien no se le puede decir que no hemos cerrado y reabierto es a la Secretaría General de Innovación, que ha hecho este cambio y que ahora aborda el del CDTI. Tendremos que venir aquí y contarles en qué ha consistido esto, cuál es el funcionamiento de este CDTI que va a preservar lo esencial, porque creo que la percepción del CDTI como una entidad extraordinaria en muchos ámbitos, por supuesto no perfecta y muy mejorable -por eso vamos a abordar este proceso, indudablemente-, también sufrirá esta adaptación al pentágono que le toca y mejorará su eficiencia. Creo que ya a estas alturas no tengo que venir a decirles: vamos a hacer, vamos a hacer; ya hemos hecho, ya hemos hecho.
Este año 2010 es un año en el que están a punto de cerrarse estas tres grandes convocatorias, que hace muy poco no estaban ni formuladas, y que han sido posibles no porque al señor Hernani se le hayan ocurrido sino porque hay un equipo de funcionarios comprometidos que siguen trabajando lo anterior, porque las convocatorias de centros tecnológicos, investigación en parques, el programa CREA, etcétera, tienen una inercia de tres años en los que van a seguir vivas. O sea que ahora tienen el doble de trabajo: mantener el histórico de procesos y proyectos que van a seguir en 2010, 2011, 2012, y abordar una nueva avalancha de proyectos que hace un por muchísimo en relación con la situación anterior. Cuando me refería a los 100 millones me refería a un dato muy concreto, que son las subvenciones que maneja la dirección general, no me refería a que el ministerio tiene 100 millones de subvenciones o a que la secretaría general tiene 100 millones de subvenciones; me refería en concreto a una de las dos patas de la secretaría, que es la dirección general, que tiene 100 millones; o sea que no pretendía extenderlo a más y obviamente sería un poco ridículo decir que el ministerio tiene 100 millones de subvenciones.


Señor Elorriaga, creo que confunde usted la improvisación estratégica que parece transmitirnos con el aterrizaje de las cuestiones de detalle.
Cuando determinamos cómo abordar un capítulo puntual puede haber un cierto vaivén de ajuste final que el ministerio, por supuesto, hace. Pero creo que en su visión de muy largo plazo este ministerio tiene un planteamiento realmente innovador sobre cómo hay que hacer la política de I+D+i. Cuando la ley de economía sostenible se fue a promulgar hubo un debate interno en el Gobierno sobre qué áreas de competencia de cada uno de los ministerios podían formar parte del corpus de la ley general, y ha habido algunos temas, como ha sido el caso de la compra pública, que, como puede usted ver, no están referenciados en la ley. La ley de la ciencia no dice nada sobre regulación de compra pública, eso está en la LES; está mencionado, pero no tiene ningún tipo de regulación. Es una decisión de ordenamiento en el que estimular la compra pública tanto en los presupuestos como para las entidades empresariales públicas, más la parte de liderar la tramitación, se ha ejecutado ahí y no se ha regulado en otro sitio. Sin embargo, donde sí figura es en la estrategia estatal de innovación. La estrategia estatal de innovación necesita desarrollar un campo de acción, que no regulación, inmenso de la compra pública; creo que a medida que nos posamos sobre cada uno de los ejes

Página 20


del pentágono diría que es el más importante, pero cuando nos colocamos sobre el de compra pública también le digo que creo que es esencial este campo, y tenemos mucho que hablar y sobre todo mucho que hacer sobre este tema, de compromisos sectoriales en las cuatro áreas que menciona priorizadas la estrategia estatal de innovación, de economía verde, salud, industria de la ciencia y modernización de la Administración; pero además habrá otras muchas, como la firma del Consejo de Ministros significará para áreas como Defensa, Interior, Transporte, etcétera. Es decir, creo que no debemos confundir los aspectos regulatorios que están en la LES con los aspectos de acción que están en la estrategia. Yo lo veo muy claro.


En tercer lugar, si usted compara esta I+D+i del pasado con la I+D que ve actualmente, ¿qué cree usted que ha caído que no estaba antes? No juzgue los epígrafes, no me diga que antes había un epígrafe y ahora hay dos. Es que antes la innovación pequeña estaba de manera anecdótica, se hablaba de la transferencia de tecnología, ¿pero dónde había una innovación entendida con centro de gravedad en el mercado, donde estimulaba la financiación de las actividades innovadoras con capital riesgo, el mercado alternativo bursátil? ¿Dónde hablaba del territorio, los clusters, dónde hablaba de la política? Es verdad que en la parte de la ciencia también se tocan las personas. Lo que sucede ahora es que hay una expansión inmensa del concepto de innovación que nos cabe en este gran pentágono y que antes no existía. Si lo que me quiere decir usted es que antes no existía la innovación y ahora sí existe, no puedo estar más de acuerdo. Pero si lo que me dice es que ahora estamos segmentando, pues le digo que no; lo que estamos haciendo es determinar un tratamiento especializado, porque no podemos mezclar qué necesitan los OPI en sus programas de investigación estratégica con cómo vamos a financiar una línea bancaria del ICO para proyectos de compra de tecnología. Es que necesitamos especializarlo. Y ahora, en vez de un epígrafe hay dos, porque la i pequeña ha dejado de ser muy pequeñita como era antes, cuando hablaba de lo que estaba muy pegado a la universidad y a los OPI, y pasa a ser una i enorme que habla de capital riesgo, habla de emprendedores, habla de internacionalización de tecnología; alguna cosa igual no está mencionada, pero tiene una dimensión y además una cuantificación de 6.000 millones, 40.000 empresas, 20.000 millones de balanza tecnológica, medio millón de empleos, que nos permite saber hacia dónde vamos. No me critique usted que nos segmentamos, porque nuestra verdadera lucha es la integración. Pero para integrar no podemos revolver; tenemos que especializar. Este ministerio tiene dos patas que tienen una dinámica diferente: la innovación tiene una dinámica diferente a la investigación.
Y mi compañero, el señor Pétriz, tiene una serie de problemas, algunos serios y que le ocupan muchísimas horas del día, que no tienen mucho que ver con los problemas que atiendo yo, pero sin embargo hay una política integrada común que atiende de manera especializada los dos mundos. Lo vemos así. Si pensásemos que con eso estamos como segmentándonos, estaríamos atentando contra nuestra visión. Porque nuestra visión es una visión integrada, pero, por supuesto, muy profunda en cada una de las dos áreas. Si se mete usted por una de las galerías, pues claro, verá, verá y verá ciencia, o verá y verá y verá innovación, no está todo el rato todo cruzado; está especializado. Pero tiene, digamos, ese ámbito de integración estratégica.


Finalmente, quiero agradecer al señor Tabuyo sus palabras de elogio. Yo creo, de verdad, que esta estrategia de innovación la tenemos que sacar entre todos. Creo que ahí el convencimiento es algo esencial, porque dificultades vamos a tener muchísimas ya que los bancos, cuando el ICO tenga la línea, no van a querer prestar y vamos a tener que tener que hacer un seguimiento para conseguir esos 1.000 millones, que no queden en 300, que sean 1.000. No sé cuántos van a ser. Lo que sí le puedo garantizar es que vamos a meter las gomas, vamos a montar el mecanismo de seguimiento que nos asegure que vamos a llegar lo más lejos posible. No sé si la ejecución de impacto va a ser de 827 millones o de 400. Si es de 400, ya será, como le decía, un factor multiplicador sobre la realidad del año anterior, pero nos esforzaremos en maximizar lo que tenemos delante. Creo que tenemos un gran proyecto de futuro que me gustaría compartir al máximo con ustedes.


La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Hernani, por su importante y detallada exposición. Administrar los tiempos parlamentarios es a veces la ingrata competencia de una presidencia, pero seguro que tendremos oportunidad de seguir hablando de innovación porque nos va mucho en ello.
Le despedimos en este momento, y nosotros vamos a continuar con nuestro trabajo, porque tenemos ahora que debatir. (Pausa.)

PROPOSICIONES NO DE LEY:

- PARA MEJORAR EL APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS QUE SE DESTINAN A LOS PROGRAMAS MARCO VII Y CIP (2007-2013) DE LA UNIÓN EUROPEA. PRESENTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO CATALÁN (CONVERGÈNCIA I UNIÓ). (Número de expediente 161/000860.)

La señora PRESIDENTA: Vamos a continuar con el desarrollo de la sesión abordando la proposiciones no de ley que han sido presentadas. En tanto se incorporan los portavoces y los que tienen que presentar las iniciativas, les indico que vamos a procurar hacer un debate lo más ágil posible para fijar también una hora a partir de la cual se votarán las tres iniciativas. Por acuerdo de los portavoces, esta hora la establecemos a partir de las siete y media, pero dependerá del uso que hagan ustedes de sus tiempos.


La señora SERNA MASIÁ: ¿Tenemos diez minutos?

La señora PRESIDENTA: Sí, el tiempo que corresponde a cada grupo es de diez minutos. Interviene, como

Página 21


saben, en primer lugar el proponente; en segundo lugar, los grupos que hayan presentado enmiendas, y finalmente los grupos que no hayan enmendado para fijar su posición. Posteriormente, sin réplica alguna, pasamos ya a la votación, que realizaremos al finalizar el debate.
Tenemos una proposición no de ley presentada por el Grupo Parlamentario de Convergència i Unió, por la que se propone mejorar el aprovechamiento de los recursos que se destinan a los programas marco VII y CIP (2007-2013) de la Unión Europea. Para la presentación de su propuesta tiene la palabra la señora Riera.


La señora RIERA I REÑÉ: Desde nuestro grupo parlamentario sometemos a debate hoy una proposición no de ley en torno a los programas marco de la Unión Europea. Y ello porque entendemos que la apuesta por la I+D+i y el apoyo a las empresas que invierten en ella constituye hoy una de las bases más importantes para impulsar el proceso de recuperación de la economía y el cambio de modelo productivo que necesitamos. Esta apuesta por la innovación también es compartida, y de manera firme, por la Unión Europea, tal como queda claro en la estrategia Europa 2020, que apuesta por que el crecimiento se base en el conocimiento y en la innovación, y centrándose también en el papel que en este crecimiento han de tener las pequeñas y medianas empresas. Para llevarlo a cabo, la Unión Europea dispone fundamentalmente de tres instrumentos: primero, y hasta ahora, las políticas de cohesión alrededor de los fondos estructurales y de cohesión; en segundo lugar, el VII programa marco (2007-2013), centrado en la investigación y en el desarrollo tecnológico; y tercero, el programa marco de competitividad e innovación, también 2007-2013.


Entendemos que el programa marco de competitividad e innovación, el CIP, opera como complemento perfecto al VII programa marco y está destinado a reforzar a través de la innovación la sociedad del conocimiento y el crecimiento sostenible, la competitividad de las empresas europeas, especialmente de las pymes, principal motor del crecimiento también en nuestra economía, o principalmente en nuestra economía, para las que organiza actividades de apoyo a la innovación, proporciona mejor acceso a la financiación y crea servicios de apoyo empresarial. Hemos de decir, y así también dejamos constancia en la exposición de motivos de nuestra proposición no de ley, que el VII programa marco presenta una serie de problemas y de deficiencias que entendemos que deberían reconducirse, en términos de enfoque empresarial, en términos también de proyectos y consorcios de excesivo presupuesto y dimensión; también en las convocatorias de temáticas muy específicas, los plazos también muy concretos y también algunos inconvenientes en términos de gestión. Pero entendemos que es un programa muy válido y nos consta que el Gobierno está haciendo esfuerzos en la Unión Europea para reconducir estas ineficiencias o mejorar el VII programa marco.


También hablábamos del programa marco de competitividad e innovación, y entendemos que es complementario, como decíamos, al VII programa marco y apuesta especialmente por las pymes, lo que beneficia a nuestro tejido empresarial, y comprende tres subprogramas específicos, y en concreto uno para la iniciativa empresarial y la innovación, que reúne acciones dirigidas a promover la iniciativa empresarial, la competitividad industrial y la innovación. Son programas que, repito, se dirigen expresamente a las pymes e incorporan instrumentos muy interesantes de financiación, aspectos muy importantes, especialmente en este momento. El VII programa marco y el CIP suponen, por tanto, desde nuestro grupo parlamentario, una gran oportunidad para las empresas que quieran desarrollar proyectos ambiciosos en I+D y para las empresas que quieran y necesiten innovar, ya que estos programas presentan una serie de ventajas que les permiten diferenciarse de otros programas públicos de apoyo a la I+D. Entre las ventajas que presentan ambos programas citaríamos las condiciones económicas favorables, también la imagen de excelencia científica y tecnológica que permiten incorporar a las empresas y también el activo de participar en redes europeas de I+D. Pero entendemos también que pasados unos años, en concreto tres desde la entrada en vigor del plan, se ha puesto de relieve una serie de dificultades existentes para que dichas ayudas lleguen al tejido económico productivo y especialmente a las pymes. En gran parte entendemos que ello se debe a la poca información y a la falta de comunicación sobre las mismas. También entendemos que ha contribuido la deficiente apuesta de articulación por parte del departamento ministerial competente. Son aspectos que entendemos que deben reconducirse. A modo de ejemplo, en este sentido podríamos decir que en el VII programa marco hay disponibles 44.000 millones todavía hasta 2013, y de los 6.000 que se han utilizado hasta la fecha España solo tiene un 7 por ciento. Por tanto, son cifras que enmarcan un recorrido importante. En un momento de crisis económica como la actual, en la que hemos de apostar de manera firme y decidida por la innovación, por la I+D+i, especialmente por la innovación, combinándolo con un adecuado ajuste fiscal, entendemos que es un deber informar y comunicar mejor a las empresas sobre todos los mecanismos alternativos de financiación que tienen a su disposición como manera de mejorar y de impulsar la competitividad de nuestro sistema productivo, ya que la inversión en innovación es la manera, la única, por la cual entendemos que nuestra economía puede corregir su déficit de competitividad.


Decía antes que nos consta que desde el Gobierno español se están haciendo presiones políticas para cambiar también o para reconducir las bases del VII programa marco. Creemos que hay aspectos, como he dicho antes y me he referido a algunos de ellos, reconducibles para la configuración del octavo, sobre todo haciendo que el programa sea más accesible a las pequeñas y medianas empresas, que, repito, son el eje y la base de nuestro tejido productivo. Es por ello, por estos aspectos, para la mejora y al impulso de la información y comunicación de todos los instrumentos que tiene nuestro

Página 22


tejido productivo a disposición para innovar más y mejor, por lo que hemos de hacer este ejercicio de dar a conocer estos instrumentos y conseguir una mejor financiación para nuestro tejido empresarial. Por todo ello, desde el grupo parlamentario creemos, y volvemos a reiterar, necesario mejorar la situación respecto a los recursos de los programas marco de la Unión Europea, especialmente también respecto al programa destinado específicamente a las pequeñas y medianas empresas. En este sentido, nosotros pedimos el apoyo del resto de grupos parlamentarios para instar al Gobierno a mejorar la información, a mejorar la comunicación y también a mejorar las bases del programa, para orientarlo más y mejor a la especificidad de nuestro tejido productivo.


Sobre nuestra proposición no de ley se ha presentado una enmienda que entendemos que recoge los principios y el enfoque que pretende nuestra proposición no de ley, y que nosotros también vamos a aceptar, enmienda presentada por el Partido Socialista. No tenemos ningún inconveniente porque entendemos que recoge tanto el enfoque como el espíritu de nuestra proposición no de ley, y por tanto vamos a aceptar la enmienda. Nos gustaría que hubiera consenso en torno a esta proposición no de ley porque creemos que es importante para el conjunto del sistema económico y para el conjunto del tejido productivo. En estos momentos de crisis, de dificultades y de restricción en términos de recursos no podemos no utilizar instrumentos que nos ofrecen, que nos vienen de Europa, que son útiles y que nos permiten impulsar la innovación, de la que depende la competitividad de nuestro tejido productivo. Para ello, desde las administraciones entendemos que hay que acelerar y reforzar la información, la comunicación y sobre todo comunicar al tejido productivo que son instrumentos atractivos que mejoran su competitividad y mejoran la competitividad del sistema económico.


La señora PRESIDENTA: Siendo una enmienda de sustitución, entiendo que tal vez hay una transacción, ¿o es como adición? Pregunto.


La señora RIERA I REÑE: Es de sustitución.


La señora PRESIDENTA: Bien. Para la defensa de la enmienda, tiene la palabra el señor Lasarte.


El señor LASARTE IRIBARREN: Quiero empezar mi intervención sumándome y dejando constancia de la magnífica comparecencia de don Juan Tomás Hernani en esta Comisión y el mensaje que ha lanzado de que existe un proyecto con futuro, con coherencia, que hay que apoyar entre todos.


Respecto a la PNL, voy a empezar diciendo que estoy seguro de que todos los portavoces y los miembros de esta Comisión y los grupos a los que representan estamos de acuerdo en la necesidad de cambiar, de modernizar el modelo productivo de España y de que compartimos el objetivo de hacer de España un país con una economía más productiva, más competitiva, más sostenible, que genere más valor y más y mejor empleo y con capacidad de competir con éxito a escala global. Para ello, estamos todos de acuerdo, la apuesta por la I+D+i es clave. La investigación y el desarrollo, la I+D, contribuyen al crecimiento económico y a la creación de empleo. Pero además las nuevas tecnologías también ayudan a afrontar desafíos sociales como la pobreza, la sanidad y la degradación del medio ambiente. El VII programa marco (2007-2013), dotado de un presupuesto de 50.500 millones de euros, es la manifestación palpable de la política europea de investigación y desarrollo. Tiene cuatro apartados: cooperación, ideas, personas y capacidades. En este último financia la mejora de las infraestructuras de investigación, las actividades de I+D en las pymes, el desarrollo de clusters de conocimiento e investigación y el fomento de la ciencia en general. Por otra parte, con objeto de responder a los objetivos de la estrategia de Lisboa renovada y de fomentar así el crecimiento y el empleo en Europa, se ha adoptado el programa marco para la innovación y la competitividad, CIP, para el periodo 2007-2013; las acciones financiadas por el programa marco apoyan el desarrollo de la sociedad del conocimiento, así como un desarrollo sostenible basado en un crecimiento económico equilibrado. El programa CIP comprende tres subprogramas específicos: el programa de innovación y espíritu emprendedor, el programa de apoyo a la política en materia de tecnologías de la información y las comunicaciones, TIC, y el programa europeo de energía inteligente. Los intereses de las pequeñas y medianas empresas, pymes, y la innovación tecnológica constituyen elementos transversales y se tienen en cuenta en todo el programa. El programa CIP 2007-2013 cuenta con un presupuesto de 3.621 millones de euros.


En este marco se presenta la proposición no de ley de CiU para mejorar el aprovechamiento de los recursos que se destinan a ambos programas marco de la Unión Europea, y a la que nuestro grupo ha presentado una enmienda, que ha sido comentada por la portavoz de CiU, la señora Riera, con tres puntos concretos. El primero anima a continuar difundiendo entre las entidades colaboradoras, los potenciales usuarios del CIP y los nueve consorcios de la Red europea de apoyo empresarial que existen en España los mecanismos de apoyo previstos en el programa marco de competitividad e innovación de la Unión Europea. El programa CIP dispone de una estructura propia para llegar a las pymes, que es la Red Enterprise Europe Network, EEN, que cubre un total de cuarenta países con quinientas entidades participantes, y que en España agrupa a un total de cincuenta y cuatro actores en nueve consorcios regionales y que abarca todo el Estado. Esta red tiene como objetivo dar un apoyo integral a la pyme tanto en su proceso de internacionalización como en procesos de transferencia de tecnología, promoviendo que la pyme participe en proyectos europeos, fundamentalmente en aquellos de innovación. Estos agentes, junto con los puntos nacionales de contacto en el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de los diferentes programas CIP, son la estructura fundamental en España de la articulación de los mecanismos de promo

Página 23


ción y soporte en este programa, financiada principalmente por la Comunidad Europea. Por su parte, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y la Comisión Europea difunden, a través de sus páginas web, acciones de información a entidades colaboradoras y potenciales usuarios del programa y jornadas informativas, las características e instrumentos financieros del CIP. Entre los meses de junio y octubre de 2010 la Enterprise Europe Network tiene previstos cinco eventos en España en las ciudades de Barcelona, Yecla en la provincia de Murcia, Pamplona, Madrid y Bilbao. Por otra parte, el programa CIP va más allá de proyectos de innovación donde pueden aprovecharse estas estructuras y también tiene una partida importante dedicada a instrumentos financieros para las empresas, que la Comisión implementa a través del Fondo Europeo de Inversiones, el FEI, y se fundamenta en contratos de entidades financieras con el FEI, que a su vez ofrecen estos productos a las empresas y realizan, en consecuencia, una labor divulgadora. Por ello consideramos que, aun siendo correcta la actual difusión del CIP, hay que seguir incidiendo en ese esfuerzo de comunicación para llegar a los agentes económicos.


Un segundo punto se refiere a seguir manteniendo una participación activa en los comités de gestión y en la Agencia Ejecutiva para la Competitividad y la Innovación, EACI, en sus términos en inglés, que garantizan la ejecución del programa marco de competitividad e innovación, CIP. Actualmente España es uno de los Estados europeos que mayores retornos obtiene del programa CIP. De hecho, en la convocatoria segunda del programa de trabajo del año 2008 las entidades españolas fueron las mayores beneficiarias, recibiendo el 13,8 por ciento del total presupuestado para dicha convocatoria. España tiene dos puntos nacionales de contacto a los que las entidades españolas que deseen participar en el programa pueden dirigirse para consultas o consejos referentes a la implementación del CIP. Uno de estos puntos pertenece a Aetic, que es la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones de España, y el otro a Inteco, de tecnologías de la comunicación. Como experto nacional en los comités del programa CIP hay un representante del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio que cuenta con el apoyo de un asesor del CDTI y de otro asesor que representa a una comunidad autónoma, que va rotando. En los comités de gestión participan las comunidades autónomas representadas por una de ellas. En 2009 fue el turno de Andalucía y en 2010 corresponde a Asturias. Los comités y la agencia están en pleno funcionamiento y los mecanismos de coordinación funcionan de acuerdo con lo establecido en el CIP, pero es conveniente seguir haciendo hincapié en el mantenimiento de la presencia española en este tipo de órganos.


En el tercer y último aspecto, se anima a conseguir, en el marco de un entorno donde se negocie políticamente en el seno del Consejo de la Unión Europea, una mayor recepción de recursos para el CIP, más recursos para el CIP, con el fin de que sea un mecanismo real y efectivo para las políticas de innovación desde la complementariedad con el programa marco VII, fomentando la continuidad de resultados de la I+D generados mediante proyectos de innovación que los introduzcan en el mercado. España siempre ha defendido la necesidad de incrementar los recursos del programa CIP, en particular en lo que se refiere a los instrumentos financieros. El contexto adecuado para revisar al alza las partidas presupuestarias es el ámbito de discusión de las perspectivas financieras. En un contexto económico muy difícil como el actual, de ajustes duros presupuestarios, nos toca seguir apostando por la I+D+i como motor de cambio del modelo productivo en España. Para ello es preciso ampliar el perímetro de la innovación en España. Hacen falta más empresas innovadoras. Tenemos que optimizar el acceso y los retornos obtenidos de los fondos comunitarios que se destinan a la I+D+i; hace falta apostar por más ciencia, más tecnología y más innovación.


La señora PRESIDENTA: En turno de grupo no enmendante, para fijar su posición tiene la palabra el señor Elorriaga.


El señor ELORRIAGA PISARIK: Intervengo con toda brevedad para manifestar nuestro apoyo a la proposición no de ley presentada en los términos transaccionados con el Grupo Parlamentario Socialista. Quiero destacar la oportunidad y la importancia del tema que se trae a debate en la Comisión. Desde el Grupo Parlamentario Popular venimos insistiendo en los problemas específicos que las pequeñas y medianas empresas tienen a la hora, digamos, de introducir en su funcionamiento ordinario políticas de innovación. Tenemos un tejido industrial donde la pequeña y mediana empresa es claramente mayoritaria, es la gran generadora de empleo en España, es prácticamente la que define el tejido empresarial español, y en consecuencia es absolutamente imprescindible apoyar desde todos los instrumentos disponibles a este tipo de empresas, y desde luego el de la innovación tecnológica es uno de los fundamentales.


Es cierto, y se resalta en el texto de la proposición y en la propia intervención de la portavoz de Convergència i Unió se ha hecho mención a ello, que los instrumentos comunitarios en su configuración general no atienden de una manera clara a la singularidad de nuestra estructura productiva, singularidad que puede ser compartida efectivamente con otros países del sur de Europa, pero que es bastante distinta de la de los países centrales. En consecuencia, hay que dar el máximo recorrido a aquellos instrumentos que no son lo fundamental, no son lo más importante de esos programas comunitarios pero que existen, que van específicamente dirigidos a este tipo de empresas de menor dimensión. Esto tiene que ver también con otros debates que hemos mantenido antes a lo largo de esta Comisión y que mantendremos después sobre la necesidad o no de tener vías, canales de financiación específicos para las pequeñas y medianas empresas. Esto no difiere -y de hecho estas ayudas en parte son canalizadas a través de los parques y de los centros tecnológicos- de

Página 24


la preocupación que venimos manifestando porque las vías, los canales, los instrumentos, los organismos específicamente orientados a fomentar la innovación tecnológica dentro de la pequeña y mediana empresa no están en general recibiendo la atención que, desde nuestro punto de vista, merecen desde las políticas públicas desarrolladas por el Ministerio de Ciencia e Innovación. Por lo tanto, bienvenida sea la proposición no de ley, bienvenida sea la llamada de atención -que eso es lo que significa, eso es lo que tiene de importante esta PNL-, es decir, el dar un toque y hacer un recordatorio público de que no se está haciendo lo suficiente por orientar a nuestras pequeñas y medianas empresas hacia la captación de recursos disponibles en el ámbito europeo también para el I+D; y por lo tanto, como decía al principio, quiero manifestar nuestro respaldo y nuestro voto favorable a esta iniciativa.


La señora PRESIDENTA: Señora Riera, entonces entiendo que el texto que se someterá a votación es el de la enmienda de sustitución.


La señora RIERA I REÑÉ: Sí, y agradezco a los grupos parlamentarios el soporte.


- RELATIVA A LOS CENTROS TECNOLÓGICOS DE LA COMUNITAT VALENCIANA.
PRESENTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO. (Número de expediente 161/001538.)

La señora PRESIDENTA: Pasamos al siguiente punto del orden del día, proposición no de ley relativa a los centros tecnológicos de la Comunidad Valenciana, presentada por el Grupo Parlamentario Popular. Para la defensa de su propuesta tiene la palabra la señora García.


La señora GARCÍA SENA: El actual estado de crisis económica, social y de confianza que está atravesando España requiere necesariamente de la adopción de una serie de medidas profundas que permitan que la economía española pueda volver a crecer y a generar empleo. Muy al contrario, el Gobierno del señor Rodríguez Zapatero no solo no está contribuyendo a generar la dosis necesaria de confianza, sino que además ha demostrado carecer de un plan estratégico lo suficientemente coordinado y consensuado para hacer frente a la crisis con solvencia. Tras negar continuamente la realidad, el Gobierno ha llevado a la economía española hacia el abismo, multiplicando el déficit por cuatro, incrementando la deuda pública en más de 20 puntos y el número de parados en más de 2 millones en tan solo dos años. Ante tal situación, y en vista de que el señor Rodríguez Zapatero no solo era un riesgo para la economía española, sino que ha traspasado fronteras y se ha convertido en un riesgo para todo el contexto económico internacional, los dirigentes internacionales han impuesto al presidente del Gobierno un plan de recortes, convirtiendo a España en una economía intervenida.


Señorías, en la materia que hoy es objeto de debate no ha sido menor la falta de sentido común y la improvisación. Difícilmente seremos capaces de recuperar la senda del crecimiento y de la generación de riqueza que tuvimos hace tan solo unos años sin una política común para el conjunto de la nación en cuestiones capitales como lo son la investigación y la innovación. Los cálculos electorales aplicados a los Presupuestos Generales del Estado nos han llevado al sinsentido de tener unas zonas de nuestro territorio gravemente discriminadas en detrimento de otras, en un abanico muy variado y diverso de apartados. No solo en las transferencias económicas o en las infraestructuras de comunicación como las autovías o el AVE, solo por citar algunos de los apartados más significativos, se ha venido ejerciendo ese desequilibrio presupuestario. Este año, por meros intereses políticos, como decía, se ha llevado la exclusión presupuestaria a otros campos sumamente sensibles aunque tal vez menos mediáticos, como lo son la investigación, el desarrollo y la innovación, bajo la falsa creencia de que así se conseguirá un cierto rédito electoral en determinadas zonas geográficas en contra de otras, como si el conocimiento y la investigación conocieran de fronteras en estos momentos.


Señorías, la Comunitat Valenciana se ha venido caracterizando en los últimos años por captar la atención de grandes acontecimientos de relevancia internacional; sirvan de ejemplo algunos de ellos que se han concretado en los últimos meses y que demuestran bien a las claras esa vocación de proyección internacional que nos caracteriza. El presidente de la compañía suiza de tecnología Wisekey, Carlos Moreira, dijo: Valencia tiene todas las condiciones, no solo para ser la capital de la Copa América o de la Fórmula 1, sino también de la sociedad del conocimiento, desempeñando el rol del líder del Mediterráneo gracias a su puerto y a los eventos mundiales con emprendedores e inversores. Michel Courtois, de la Agencia Espacial Europea, tras la firma con el presidente de la Generalitat del acuerdo por el que la Ciudad de la Innovación de la Universidad Politécnica de Valencia acogerá un nuevo centro de la Agencia Espacial Europea que permitirá crear una veintena de empresas tecnológicas y generará 500 empleos de alta cualificación, dijo: He escogido esta ciudad porque tanto sus universidades como la región son ejemplo de apuesta por la investigación. O el propio Bill Gates ha elegido la ciudad de Torrevieja para instaurar un nuevo centro de innovación tecnológica sanitaria de Microsoft. Todas estas iniciativas no son casuales; obedecen al trabajo continuado y constante de los últimos años de los investigadores valencianos, que han situado nuestros institutos tecnológicos, universidades o centros como el Príncipe Felipe de Investigación o el de Salud Pública en referencia nacional y europea.


Además, señorías, como bien saben, alrededor del 90 por ciento del tejido industrial y productivo valenciano está constituido por pequeñas y medianas empresas que operan en diversos sectores productivos, como el del

Página 25


metal, la cerámica, el plástico, el agroalimentario, el calzado, el mueble y la madera, el juguete o el eléctrico, entre otros. Todos ellos, pese a ser sectores de los denominados tradicionales, han sabido aplicar grandes dosis de innovación y de investigación, para seguir siendo competitivos tanto en el mercado nacional como en el internacional. Durante los últimos años, tanto las políticas de integración promovidas por la Unión Europea como el impacto de la globalización han requerido serios esfuerzos para aumentar la capacidad de innovación de las pymes, con el propósito de acrecentar su competitividad en los mercados mundiales. En concreto, en el ámbito valenciano es necesario destacar una vez más los esfuerzos que viene realizando el Consell de la Generalitat para diseñar una política industrial y tecnológica lo más apropiada posible a la especificidad de los sectores industriales valencianos, siendo uno de sus principales ejes de operación los 14 institutos tecnológicos con los que cuenta en este momento mi comunidad autónoma, institutos agrupados en torno al Redit, que conforman una organización muy consolidada, posicionada como la primera red de apoyo a la I+D+i industrial especializada en pymes en el ámbito nacional, siendo la segunda autonomía de España que presenta un mayor número de centros tecnológicos agrupados.
Según los últimos datos de 2009, se demuestra su importancia al emplear a más de 1.600 profesionales y generar un volumen de ingresos superior a los 127 millones de euros; cuenta con más de 12.000 empresas clientes y aglutina más de 7.000 empresas asociadas de toda España, realizando más de 1.000 proyectos de investigación, desarrollo e innovación. Atendiendo a estas cifras, cabe concluir que los institutos tecnológicos asociados en el Redit representan en el marco de Fedit el 21 por ciento de los centros, el 65 por ciento de las empresas asociadas, el 40 por ciento de las empresas clientes, el 21 por ciento del personal y el 21 por ciento de los ingresos generados. Con estos datos que les acabo de exponer queda suficientemente acreditado el peso específico de la red de institutos de la Comunitat Valenciana, así como su importancia en el contexto nacional y el papel clave que desempeñan en el contexto actual, pues generan empleo, organizan alianzas tecnológicas y estratégicas con empresas innovadoras para mejorar su competitividad, y contribuyen decididamente al desarrollo económico y social desde la excelencia tecnológica. Han demostrado ser un instrumento de extraordinaria eficacia por su proximidad, capacidad tractora y contacto directo con las empresas, y por su amplia experiencia en desarrollar proyectos en el ámbito nacional, europeo e internacional. Así, uno de los principales objetivos estratégicos que se marca el empresariado de la Comunitat Valenciana es continuar haciendo de la innovación de productos y procesos la base de su estrategia de competitividad. Invertir en I+D+i es invertir directamente en reforzar la productividad y desarrollo de nuevas líneas de diversificación productiva.


Pero todos los compromisos de las empresas valencianas y españolas, de sus organizaciones empresariales y de sus institutos tecnológicos no alcanzarán sus objetivos marcados si no van acompañados de actuaciones específicas de apoyo por parte de las distintas administraciones. Este extremo, de vital importancia, solo se va a dar en el presente ejercicio por parte de la Generalitat de la Comunitat Valenciana, al aportar más de 47 millones de euros; circunstancia bien distinta ocurre en los Presupuestos Generales del Estado para 2010, pues los mismos han supuesto la quiebra total del apoyo del Estado a los centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana, básicamente por coincidir dos circunstancias. En primer lugar, por la asignación de líneas nominativas presupuestarias a centros tecnológicos solo de determinadas regiones españolas, en concreto radicados en el País Vasco, Cataluña y Extremadura. Desde el Grupo Parlamentario Popular entendemos que estas ayudas debían asignarse en régimen de concurrencia competitiva, sobre la base de criterios de oportunidad y calidad. De esta forma se evitarían los agravios comparativos respecto al resto de centros tecnológicos españoles, entre los que se incluyen los de la Comunitat Valenciana. Y en segundo lugar, la nueva estrategia estatal de innovación se traduce en la supresión en 2010 de las convocatorias de ayudas exclusivas para centros tecnológicos, concentrando las diversas convocatorias de años anteriores en una única convocatoria en el presente año.


Señorías, finalizo solicitando el apoyo a esta PNL por varios motivos: porque es de justicia reconocer el esfuerzo en investigación que desarrollan tanto la Generalitat de la Comunitat Valenciana como sus 14 institutos tecnológicos con sus 1.600 empleados; porque no va en detrimento de nadie, ya que aboga por volver a la situación presupuestaria anterior, y así seguirá apoyando a los que han demostrado invertir bien y productivamente los fondos consignados; y finalmente, porque frenando la inversión en investigación no se lastra a una comunidad en concreto, sino a toda la nación, ya que las más de 7.000 empresas asociadas de toda España a estos institutos verán también mermadas sus posibilidades de investigación. El conocimiento no conoce de fronteras ni de geometrías variables; el conocimiento, la investigación y su posterior desarrollo se deben fomentar allí donde se ha demostrado que se han invertido bien los fondos aportados a tal fin, y los institutos de la Comunitat Valenciana son un claro ejemplo en el buen uso de los mismos, contribuyendo decididamente a dotar a nuestras empresas de la competitividad necesaria para afrontar la crisis económica actual.


La señora PRESIDENTA: Se ha presentado por parte del Grupo Socialista una enmienda de sustitución a esta iniciativa. Para la presentación y defensa de la misma tiene la palabra la señora Serna.


La señora SERNA MASIÁ: Señorías, a mí lo primero que me sugiere esta proposición no de ley, sobre todo la exposición de la señora García, es que lo que no se puede es reducir las políticas de ciencia e innovación a lo que le pasa a un trocito de España, a los centros tecnológicos de la Comunidad Valenciana. También es sorprendente

Página 26


porque, la verdad, es la primera vez que se hace una iniciativa de este tipo; comprendo que no pertenece a la Comisión, que ha venido esta tarde a contarnos este tema y que, por lo tanto, quizá no sabe el nivel de discusión general de política de ciencia, política de innovación que se produce en la Comisión. Dicho eso, le voy a citar a un político que siempre me ha hecho gracia y que no pertenece ni a su partido ni al mío; me refiero al ex presidente de Cataluña, el señor Pujol, que decía que en estas cuestiones, sobre todo de actividad parlamentaria, no solamente había que tener en cuenta la ideología sino que había que andar muy listo usando el lápiz y el papel y hacer las cuentas. Le digo esto porque, le quería contestar con hechos y cifras. Por la cuestión que le decía, que no se puede reducir a lo que les ocurre a los centros tecnológicos de la Comunidad Valenciana, comunidad que también es la mía, le quería recordar alguna serie de cuestiones de cifras generales, que son las siguientes.


Primero, aquí en España, en estos últimos años ha habido un incremento de recursos económicos para la I+D+i sorprendentes; tan sorprendentes que la OCDE ha dicho que España es el país que porcentualmente más ha incrementado sus recursos en I+D+i, nada menos que hemos crecido un 48 por ciento. En el año 2000 en España, lo que el producto interior bruto dedicaba a la I+D+i estaba en el 0,91 por ciento, le repito, en el año 2000; en el año 2008 hemos pasado al 1,35 por ciento de nuestro producto interior bruto, es decir, nada menos que un incremento del 48 por ciento.
¿Sabe por qué esa cifra es importante? Porque es una cifra que proviene después de marcar claramente los objetivos de Lisboa. La Unión Europea en la misma época, en el año 2000, dedicaba a la I+D+i el 1,85 por ciento de su producto interior bruto; ocho años más tarde, solamente había pasado al 1,9 por ciento; por lo tanto, había crecido unas décimas y España había crecido nada menos que el 48 por ciento. Pero puede que le venga esto un poco lejos, vamos a hablar de su partido y del mío, del señor Aznar y del señor Zapatero. Ustedes en ocho años dedicaron a la I+D+i 11.000 millones de euros. Quiero que sepa que siempre se lo he dicho a su portavoz, al señor Elorriaga: me parece una cifra importantísima, pero quiero decirle que en cinco años, solo en cinco años, el presidente Zapatero, el Gobierno socialista ha dedicado 37.000 millones. Por lo tanto, la importancia que este Gobierno le ha dado, tanto si se compara con los ocho años del Gobierno popular como si se compara con lo que ha hecho la Unión Europea durante este tiempo, el incremento es fortísimo en números absolutos y en números porcentuales.


Dicho eso, no me quiero referir solo a las cifras generales de la I+D+i, me voy a centrar en los centros tecnológicos. De 2005 a 2009, cuatro años, el Gobierno ha dedicado a los centros tecnológicos 310 millones de euros. Quiero decirle dos cosas al respecto: de esos 310 millones de euros, 278 han ido destinados -por lo tanto el 90 por ciento- a ayudas, a subvenciones; y solo 32 -el 10 por ciento, por lo tanto- han ido destinados a préstamos. Señora García, atienda bien a esta cuestión: de las ayudas, de las subvenciones, los centros tecnológicos valencianos están en el segundo lugar, primero el País Vasco, en ayudas y subvenciones; después la Comunidad Valenciana, los centros tecnológicos; en tercer lugar, Cataluña; cuarto lugar, Madrid; quinto lugar, Navarra.
Fíjese, en ayudas, los segundos. Pero curiosamente, cuando llega el momento de analizar los préstamos, pues fíjese, los primeros que estaban en subvenciones era el País Vasco, pero los primeros en pedir préstamos -sabe lo que eso significa, ¿verdad?, en I+D+i-, los primeros, también los vascos; en subvenciones, los terceros estaban los catalanes, pero en préstamos los segundos. ¿Sabe también lo que eso está significando, no? Es importantísimo entenderlo. Y los valencianos, que estábamos los segundos en la petición y en la recepción de ayudas y subvenciones, a la hora de los préstamos pasamos al undécimo lugar. ¿Sabe lo que eso significa, no? Es que es muy importante entenderlo. ¿Por qué le digo estas cifras? Pues verá, porque así como estamos los segundos en subvenciones, los undécimos en préstamos, todo depende de qué le dedica cada comunidad a la I+D+i en su producto interior bruto. ¿Y sabe lo que ocurre? Pues que los primeros están en Madrid, Cataluña, Navarra, País Vasco, Castilla y León; y la Generalitat Valenciana los sextos, un porcentaje muy pequeño en comparación a lo que debería pasar, sobre todo teniendo en cuenta, señora García, que desde el año 1982 la Generalitat tiene competencia plena en políticas de innovación y en políticas industriales. ¿Sabe lo que eso significa, verdad? Y ahora hemos entrado en otra etapa. Le he dicho esto porque era la primera etapa de incremento fortísimo de recursos económicos a la I+D+i; las cifras son oficiales y están en el INE y están en todas las cifras oficiales dan los gobiernos de España. Pero hemos pasado a una segunda etapa, sobre todo con la crisis que estamos pasando, que es la etapa de tener en cuenta otros criterios, no solamente los criterios cuantitativos de cuánto vamos subiendo. ¿Qué criterios? Pues mire, el Ministerio de Ciencia e Innovación está llevando a cabo los criterios que ha marcado Europa.
¿Sabe qué criterios? La eficiencia en el uso de los recursos; los resultados que se obtienen con esos recursos; la excelencia y la transparencia. Y además está surgiendo el nuevo concepto, interesante para lo que usted plantea, que se llama ciencia franca. Y es que la Unión Europea a partir de ahora no se va a fijar tanto en las nacionalidades de los países que piden, sino en la excelencia de lo que piden los países.
Eso es importante, porque si la excelencia va a estar, por ejemplo, llevándola España, en unas regiones más que en otras, y también la eficiencia y también los resultados, pues claro, yo comprendo que hay que empezar a ser más competitivos. Le digo eso, para empezar, porque usted no acepta nuestras enmiendas, y eso solamente me lleva a una cosa, y es que en breve el Grupo Parlamentario Socialista presentará una enmienda de los centros tecnológicos para toda España, para todos, no para los andaluces o para los canarios o para los valencianos, para todos, para hacerles más competitivos, para hacerles más eficientes, con mayor excelencia.


Página 27


¿Sabe por qué le estoy diciendo esto de los criterios y estas cifras, señora García? Porque al decirle que hemos entrado en una nueva etapa le recuerdo una cosa: su proposición no de ley es del 12 de febrero, pero, es que han pasado muchas cosas. Y es que el día 28 de mayo, un tiempo más tarde, el Ministerio de Ciencia e Innovación presenta al Consejo de Ministros la información ya aceptada de la estrategia estatal de innovación que es adonde usted va. Y claro, esa Estrategia Estatal de Innovación, ya le he dicho que va a seguir los criterios de excelencia, eficiencia, resultados y transparencia, que es lo que está marcando, ¿sabe quién? El Consejo Europeo de Investigación, su presidenta la señora Nowotny, su secretario general el señor Andreu Mas-Colell, y la nueva comisaria, que está recién nombrada, de una nueva cartera de la Comisión Europea, una nueva cartera importantísima porque se parece bastante a nuestro ministerio, pero ahí no voy a entrar. En la estrategia estatal de innovación, primero, se crea un plan de innovación para el año 2010, un plan de innovación que tiene como criterio fundamental el incremento de la efectividad y de la rentabilidad de los recursos. Segundo, va a haber siete convocatorias. Tercero, los centros tecnológicos, todos, no solo los valencianos, son considerados como organismos de investigación y como beneficiarios, de las siete convocatorias, de seis. Es muy importante que entienda esto, ¿sabe por qué? Porque usted dice que hay que acudir a lo que se aprobó en el Congreso en 2008, y justo lo que se aprobó es lo que estoy diciendo que está aprobado, y es que se entienden como centros de investigación, organismos de investigación por un lado, por lo tanto, si recurrimos a eso, ya está aceptado lo que usted dice, no sé por qué lo vuelve a pedir, y además porque son beneficiarios; porque usted pide que haya concurrencia, donde de alguna manera todos sean iguales, tratados iguales. Pues eso le estoy diciendo, que ya no hay una convocatoria sola para los centros tecnológicos, sino que de las siete, seis van a estar en igualdad de condiciones con todos. Por lo tanto, lo que usted pide.


La señora PRESIDENTA: Señora Serna, ha acabado su tiempo; finalice, por favor.


La señora SERNA MASIÁ: Acabo inmediatamente.


Y por último, además mantiene una convocatoria exclusiva para los centros de investigación tecnológicos, que se llama InnoEuropa, para reforzar la participación en el VII programa marco. Por lo tanto, y acabo, señora presidenta, usted ha dicho literalmente: se deja la investigación -por esto- a los agentes menos cercanos a las empresas, si no ocurre lo que usted dice, pero es que creo que no ha investigado cómo está la normativa, porque le digo que ya se le hizo caso. Pero le voy a decir algo, y con ello acabo: un periódico de nuestra comunidad, con fecha 20 de noviembre, ¿sabe lo que decía? Como usted dice que se está dejando en manos de los menos cercanos a las empresas, un periódico de nuestra comunidad decía -leo, y con ello acabo-: la cantidad de empresas asociadas a los centros tecnológicos valencianos es -textual, sic- ridícula; un 2 por ciento del total de las empresas valencianas están con los centros tecnológicos de Valencia; y alguna de ellas -acaba la frase- son también o son incluso de otra comunidad de fuera. Por lo tanto, siento que no acepte nuestras enmiendas; he hablado con Redit, se lo he explicado a su directora general, la señora Cristina del Campo...


La señora PRESIDENTA: Señora Serna, ha finalizado su tiempo ampliamente.


La señora SERNA MASIÁ: Acabo inmediatamente, señora presidenta.


Por otro lado le digo que nosotros presentaremos una proposición, una iniciativa, a ver si de verdad logramos que sea mejor todo lo que se haga para los centros tecnológicos de todo nuestro país.


La señora PRESIDENTA: Para exponer su posición al respecto tiene la palabra la portavoz del Grupo de Convergència i Unió, señora Riera.


La señora RIERA I REÑÉ: Ante esta proposición no de ley que hoy se nos presenta por parte del Grupo Popular, desde el grupo parlamentario que represento quisiera decir que me choca bastante; me choca bastante y veo una serie de incoherencias e incongruencias en la misma entre el objetivo que inicialmente parece que persigue, la presentación de proposición no de ley dice: relativa a los centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana; y la exposición de motivos y las propuestas que hace, que parece que sean más generales. Entendemos que hemos de defender a los centros tecnológicos desde la globalidad, no podemos aceptar de ninguna manera una política parcial en este sentido.


Quisiera hacer una serie de referencias, tres consideraciones básicas, antes de entrar en algunos aspectos específicos de la proposición no de ley. La primera es que nosotros, desde el grupo parlamentario que represento, hemos defendido siempre, y hemos presentado diversas iniciativas parlamentarias, el papel de los centros tecnológicos, porque creemos firmemente en los centros tecnológicos. Creemos que han de ser un instrumento y pueden ser aún un mejor instrumento de innovación y de impulso de la tan necesitada I+D+i. Y entendemos, y siempre hemos entendido desde el grupo que represento, que no podemos hacer política de innovación y no podemos hablar de impulsar la investigación, el desarrollo y la innovación sin contar con el papel de los centros tecnológicos. Todos somos conscientes del papel de la I+D+i, del papel que ha de jugar en el cambio de modelo de crecimiento de nuestra economía y también en la salida de la crisis; y ha de ser un vehículo de reconducción de los déficit estructurales que tiene nuestra economía y que nos ha de llevar a ganar en competitividad. Por tanto, la I+D+i ha de ser un instrumento que contribuya a esta mejora tan necesitada de nuestra competitividad en nuestra economía y en nuestro tejido

Página 28


productivo. Es necesario más que nunca su impulso, nos hemos de acercar a la media europea, y por ello hemos de aprovechar todos los instrumentos y contar con todos los agentes que permitan este impulso real y efectivo de la investigación, el desarrollo y la innovación. Les hemos de dar también los recursos necesarios para su activa y efectiva participación en la generación de la investigación, del desarrollo y de la innovación. Por tanto, es imprescindible poner en valor a los diferentes agentes del sistema, y entre ellos los centros tecnológicos en su conjunto, no solo algunos, sino todos, son claves.


Segunda reflexión. No podemos olvidar los aspectos competenciales, las competencias que tienen las comunidades autónomas en materia de I+D+i, no las podemos obviar ni las podemos olvidar en este contexto. Existen unas competencias en materia de política de innovación que corresponden a las comunidades autónomas y que deben ser respetadas.


Tercera reflexión. Estamos viviendo una coyuntura muy específica, una necesidad, como decía, de cambios muy urgente, y hemos de actuar de manera muy decidida hacia la internacionalización y la innovación de nuestro sistema. En este contexto -y hoy hemos tenido también la comparecencia del secretario general de Innovación- tenemos dos leyes, la ley de la economía sostenible y la ley de la ciencia, y una estrategia, la estrategia estatal de innovación, donde el objetivo es mejorar, impulsar y generar más competitividad a través de una mejor y más efectiva I+D+i. Y en este contexto, en los tres ámbitos, en el ámbito de la ley de economía sostenible, de la ley de la ciencia y de la estrategia estatal de innovación, han de estar muy presentes y han de ser puestos en valor los centros tecnológicos. He querido hacer estas consideraciones antes de entrar en unas reflexiones adicionales que quiero hacer respecto a la exposición de motivos y a los planteamientos que hace el Grupo Popular en la proposición no de ley que presenta.


Discrepamos en algunos aspectos de la proposición no de ley y en su exposición de motivos. Discrepamos cuando se nos indica que existe una quiebra en el apoyo del Estado a los centros tecnológicos. No soy susceptible de nada, no soy Gobierno y soy oposición, pero no creemos que estemos delante de una quiebra de nada; hay un cambio de modelo, esto sí, y hay una situación coyuntural que a todos nos gustará más o menos, pero es la que existe. Todos luchamos por que se dote de más recursos a los centros tecnológicos, pero todos también somos conscientes de las restricciones y de la coyuntura actual. Por tanto, discrepamos del concepto de quiebra.


También discrepamos cuando se hace referencia a las subvenciones nominativas. Y podríamos abrir un debate en torno a las mismas, pero quiero solo señalar que las subvenciones nominativas no han de ser un instrumento estructural y generalizado, sino que entendemos que ha de ser un instrumento específico, orientado a inversiones selectivas para financiar proyectos en infraestructuras concretas y que tengan un impacto a nivel estatal.


Con respecto a los recursos, no podemos dejar de hablar, por ejemplo, de los fondos Feder (y entraríamos aquí también en otro debate) a los que muchos centros tecnológicos no pueden acceder, se limita el acceso a este tipo de fondos a muchos de los centros tecnológicos, a otros no. Por tanto, aquí también deberíamos hacer una reflexión.


Déjenme hacer una última reflexión acerca de la estrategia estatal de innovación 2010. Esta podrá ser mejor o peor, lucharemos para que sea la mejor estrategia posible porque nuestro sistema, nuestra economía y nuestra competitividad nos lo exigen. Pero hemos de hacer que la estrategia sea eficiente, y reitero y el objetivo de conseguir esta eficiencia. Otro debate distinto ha de hacerse en torno a los instrumentos actuales de y para la innovación y los que tenemos de y para la investigación, y de si estos llegan o no y en qué medida a los centros tecnológicos. Desde nuestra perspectiva creemos que algunos de estos instrumentos, especialmente los segundos, los que tenemos de y para la investigación, no llegan a los centros tecnológicos que han de investigar también y han de desarrollar. No podemos obviar, y es una realidad, que muchos de los proyectos de innovación que se realizan son fruto del desarrollo previo, de la investigación previa. Pensemos también que hasta ahora los centros tecnológicos han podido contar con instrumentos para investigar como el Plan de centros tecnológicos para la investigación, el programa Consorcia o el InnoEuropa; y algunos de ellos han desaparecido.
Por tanto, hoy los centros tecnológicos se encuentran en cierta manera huérfanos del oxígeno que requieren para investigar y transferir posteriormente este conocimiento y esta investigación y traducirla en innovación. Aquí sí que hemos de hacer un esfuerzo importante para evitar que los centros tecnológicos pierdan también este tipo de instrumento.
Pero con todo ello, conscientes de los retos que tenemos, de las mejoras que necesitan los centros tecnológicos, del papel que juegan y han de jugar los centros tecnológicos, repito a la portavoz del Partido Popular que discrepo en gran parte de la exposición de motivos, del enfoque; que no podemos mirar y opinar solo sobre una parte de los centros tecnológicos, porque creo que el tejido de los centros tecnológicos a nivel estatal es muy rico. Me cuesta mucho asumir que el Partido Popular pida instar al Gobierno a practicar una política nacional, me cuesta mucho este término, yo creo que hemos de razonar en términos política de estatal, porque hay un reconocimiento también a las competencias de las comunidades autónomas que no podemos ni obviar ni olvidar, y no podemos apoyar a una parte de los centros tecnológicos del Estado dejando fuera a otra parte. Las políticas han de ser globales, las políticas han de ser comunes, las políticas han de estar coordinadas con las decisiones que se toman y se aprueban en el marco de las competencias autonómicas, porque existen realidades autonómicas como la catalana que nadie negará que es una realidad muy activa en los centros tecnológicos. Los centros tecnológicos son un instrumento clave para aquella parte del tejido productivo, especialmente pymes, que no tienen estructuras propias

Página 29


de innovación y que pueden utilizar los centros tecnológicos como instrumentos de competitividad, y por tanto tienen un papel muy importante, especialmente dada la especificidad de nuestro tejido productivo, y para ello, en el marco de las leyes que tenemos encima de la mesa y que deberíamos tratar, la ley de economía sostenible, la ley de la ciencia y la estrategia estatal de innovación, y a través de otras iniciativas que hayamos de impulsar, hemos de potenciar de manera global el papel de los centros tecnológicos y hemos de ponerlas en valor.


Creemos también -y acabo, señora presidenta- que la enmienda que presenta el Partido Socialista reconduce estos aspectos de parcialidad y le da un enfoque más global porque llega al conjunto del tejido de centros tecnológicos. Nos parece una buena enmienda con la que nuestro grupo está de acuerdo, pero le diré a la portavoz del Partido Popular que desde el grupo parlamentario que represento se nos hace muy difícil apoyar esta proposición no de ley con el enfoque y en los términos en que se ha presentado, reiterando nuestro compromiso firme y contundente con los centros tecnológicos a nivel estatal.


La señora PRESIDENTA: Creo que ha quedado expuesto que no acepta la enmienda.


- RELATIVA AL DESARROLLO REGLAMENTARIO DEL RÉGIMEN LEGAL DE LOS INVESTIGADORES EXTRANJEROS. PRESENTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA. (Número de expediente 161/001748.)

La señora Presidenta: Continuamos ahora con el siguiente punto del orden del día, correspondiente a la proposición no de ley relativa al desarrollo reglamentario del régimen legal de los investigadores extranjeros, presentada por el Grupo Parlamentario Socialista. Para la presentación de la iniciativa tiene la palabra el señor Bernabeu.


El señor BERNABEU PASTOR: Señorías, en el año 2000 la Comisión Europea presentó la iniciativa de adoptar una comunicación para sentar las bases de un espacio europeo de investigación, un espacio sin fronteras que fomentara la eficiencia de los recursos científicos al efecto de mejorar el empleo y la competitividad de Europa. El Consejo Europeo de Lisboa celebrado en marzo de 2000 aprobó la creación de dicho espacio europeo de Investigación, desde la convicción de que la educación, la innovación y la investigación forman el denominado triángulo del conocimiento que ha de permitir a Europa preservar su dinamismo económico y su modelo social.
Han transcurrido diez años desde entonces y estos planteamientos son más necesarios que nunca ante los retos que tenemos que afrontar con la crisis profunda, grave, que estamos sufriendo en toda Europa.


En un mundo en el que la globalización es una realidad, la investigación y el desarrollo tecnológico progresan a un ritmo acelerado gracias a los intercambios de investigadores, de información y de resultados científicos que circulan de un país a otro cada vez más libre y rápidamente. En ese contexto Europa tiene que convertirse en un área de atracción para los mejores cerebros del mundo. Y uno de los retos principales en ese ámbito, en el ámbito de los recursos humanos, es precisamente el de aumentar la movilidad de los investigadores. Por todo ello se desarrolló la Directiva 2005/71/CE de la Comisión Europea, de 12 de octubre de 2005, con el objetivo de contribuir a favorecer la admisión y movilidad de nacionales de terceros países, de modo que la Unión Europea refuerce su capacidad de atracción de investigadores de todo el mundo sin que ello suponga una contribución a favorecer la fuga de cerebros de los países que pueden ver comprometido su desarrollo, lo que nos impele a adoptar medidas complementarias destinadas a favorecer la inserción de los investigadores en sus países de origen y a facilitar la circulación de estos. Este tema nos parece de crucial importancia; no podemos de ninguna manera entorpecer, impedir el desarrollo de los países que más lo necesitan, y sí colaborar en un ámbito de cooperación con esa captación de investigadores durante un tiempo determinado.


La directiva anteriormente mencionada, más conocida como la Directiva relativa a la visa científica, fue incorporada en nuestro ordenamiento jurídico mediante la Ley Orgánica 2/2009, de 11 de diciembre, de reforma de la Ley Orgánica 2/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, y concretamente mediante su artículo 38 bis. Este artículo regula un régimen especial de los investigadores en cuanto a la autorización de residencia y trabajo por cuenta ajena. No obstante, esta norma no basta para garantizar la aplicación de la directiva en cuestión, ya que he de desarrollarse mediante reglamento, de acuerdo con los apartados 2 y 3 de dicho artículo.


Precisamente por la importancia que tiene el desarrollo reglamentario de este artículo nuestro grupo presenta esta proposición no de ley, para dinamizar los trabajos de desarrollo reglamentario de dicho artículo. Sin duda los efectos positivos del desarrollo de dicho reglamento son muchos, no me voy a detener en explicitarlos, están en la propuesta de la proposición no de ley, pero sí me parece muy importante indicar que se trata de un tema muy complejo, con competencias que afectan a distintos departamentos ministeriales y que hay que resolver bien; lo importante, lo positivo es que lo resolvamos con rigor y con profundidad. El Gobierno está haciendo los mayores esfuerzos para dar cumplimiento a este mandato legal trabajando en el desarrollo de ese nuevo reglamento.


He de decir, por otra parte, que en el seno de la mesa de diálogo social se constituyó un grupo de trabajo destinado a negociar y acordar las cuestiones de carácter laboral a incluir en el futuro reglamento. Dicho grupo de trabajo tiene como mandato la negociación respecto al contenido laboral de la norma reglamentaria. Entre las

Página 30


materias que han de ser objeto de análisis en la mesa de diálogo social se encuentra la regulación de la autorización de residencia temporal y trabajo para el investigador.


Señorías, estos trabajos avanzan en la dirección correcta en un ámbito de diálogo y comunicación, debiendo reiterarse la importancia dada por el Gobierno de España a que el texto sea el resultado del mayor grado de consenso y concertación posible, lo que especialmente afecta al tratamiento de sus aspectos laborales en el marco del diálogo social.
Precisamente el preámbulo de la propia ley destaca como uno de los objetivos de la reforma el de reforzar e institucionalizar el diálogo con las organizaciones de inmigrantes y con otras organizaciones con interés e implantación en el ámbito migratorio, en la definición y el desarrollo de la política migratoria. Estamos convencidos de que este desarrollo reglamentario verá la luz, por supuesto, antes de final de año, y tendremos cumplida información de estos trabajos.


Señorías, como decía, la cuestión fundamental es la resolución de un problema complejo, y pedimos la contribución de los demás grupos a la aprobación de esta proposición no de ley, que tiene precisamente ese objetivo. Agradecemos y aceptamos la disposición constructiva del Grupo de Convergència i Unió, concretada en la presentación de una enmienda de adición que vamos a transaccionar respetando absolutamente el sentido de dicha enmienda, simplemente proponiendo una mejora de redacción del texto. Al mismo tiempo, por supuesto, estaríamos encantados de que el Partido Popular, y esa es la petición, se uniera a esta proposición no de ley, puesto que la enmienda presentada por este partido, a nuestro modo de ver, no aporta nada sustancial y entendemos que puede unirse perfectamente a esta propuesta que vamos a hacer conjuntamente el Partido Socialista y Convergència i Unió.


En la enmienda de adición planteada por Convergència i Unió se plantea precisamente que a este plazo dado para que antes de final de año se dé información sobre los planteamientos contenidos en esta proposición no de ley se una una adicional ya aprobada en la Comisión de Industria el 14 de abril de 2010. He de decir que no hay ningún problema, que desde el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y desde Exteriores se están desarrollando proyectos piloto con cinco países que precisamente persiguen ese objetivo. Por lo tanto, entendemos que la propuesta del Partido Socialista viene a ser completada con esta enmienda de adición, y, repito, hago un llamamiento para que esta proposición no de ley sea aceptada y por lo tanto apoyada por todos los grupos de esta Comisión.


La señora PRESIDENTA: A la iniciativa se han presentado dos enmiendas. El Grupo Parlamentario Popular ha presentado una enmienda de modificación y el Grupo de Convergència i Unió una enmienda de adición. Para defender su enmienda, en primer lugar tiene la palabra el portavoz del Grupo Popular, señor Elorriaga.


El señor ELORRIAGA PISARIK: Intervengo para explicar la perplejidad del Grupo Parlamentario Popular ante la presentación de esta proposición no de ley precisamente por parte del Grupo Parlamentario Socialista. Y lo voy a explicar.


No existe debate alguno en términos políticos sobre la necesidad de arbitrar un procedimiento específico de entrada y de autorización de los permisos de trabajo a los investigadores extranjeros que vienen a trabajar entre nosotros. Este es un tema que esta Comisión ha conocido en innumerables ocasiones, al cual los dirigentes del departamento se han comprometido reiteradamente y sobre el que no existe debate alguno.


Lo que causa cierta perplejidad es que sea el partido que respalda al Gobierno el que proponga un texto que, lejos de instar al Gobierno a poner fin a un flagrante incumplimiento, lo que hace es ayudarle a continuar en él. Fue en el año 2005, es decir, hace ya cinco años, cuando la Unión Europea, a través de una directiva del Consejo, aprobó un procedimiento específico de admisión de los nacionales de terceros países a efectos de investigación científica. Fue por lo tanto hace cinco años cuando empezó a computar el plazo por el cual el Gobierno español debía trasponer a su ordenamiento interno de manera completa, es decir, hasta su efectiva aplicación, esta nueva norma. Pues bien, al Gobierno socialista le llevó desde el año 2005 hasta el año pasado el plazo para modificar la Ley orgánica 4/2000, que regula la inmigración, a través de la Ley orgánica 2/2009, en concreto para introducir un nuevo artículo 38 bis, -Régimen especial de los investigadores-, introducido, insisto, en diciembre del año pasado, del año 2009, en el cual se daba cumplimiento a nivel legal a lo que ordenaba la directiva comunitaria. Esta misma norma, esta ley orgánica aprobada en diciembre del año pasado, daba un plazo al Gobierno de seis meses para aprobar todos los desarrollos reglamentarios para hacer efectivo el contenido de la ley; entre otros, exigía la ley un desarrollo reglamentario para articular el mecanismo de visa para los investigadores extranjeros.


Pues bien, casi exactamente el día en que vence el plazo que la Cámara, a través de la ley orgánica, dio al Gobierno para aprobar el reglamento que permita esta entrada, el Grupo Parlamentario Socialista presenta una proposición no de ley en esta Comisión que lo que materialmente hace es dar cobertura al incumplimiento flagrante de los plazos establecidos por la normativa europea, e incluso por la propia normativa interna reflejada en la ley orgánica, e incluso establece exigencias adicionales no.
(Rumores.)

La señora PRESIDENTA: Discúlpeme, señor Elorriaga. Por favor, ruego silencio en la sala para poder escuchar al parlamentario que está interviniendo. Si alguien tiene que cambiar impresiones, por favor, ruego que lo hagan fuera. Continúe.


Página 31


El señor ELORRIAGA PISARIK: Digo que el texto de esta proposición no de ley establece incluso requisitos adicionales que no vienen exigidos por la ley orgánica, y que lógicamente derivarán en un mayor retraso en la aprobación de esta norma.


Por lo tanto, ¿cuál es el contenido de nuestra enmienda, el contenido último de nuestra enmienda? Ninguna discrepancia, obviamente, insisto, a la necesidad de regular un procedimiento específico para la entrada en España y dar los permisos de residencia y trabajo a los investigadores extranjeros que vienen a trabajar con nosotros, sobre eso no existe debate.


¿Cuál es el sentido de nuestra enmienda? Por un lado, dejar claro en el texto que aprobaría esta Cámara la urgencia y el incumplimiento de los plazos establecidos, es decir, los plazos establecidos han sido ya incumplidos y, por lo tanto, si algún sentido tiene el aprobar alguna resolución parlamentaria es precisamente el de instar al Gobierno a acelerar los trabajos ante los retrasos que se están acumulando. Y en segundo lugar, eliminar los corsés adicionales que introduce la PNL. ¿Por qué introduce corsés adicionales la PNL en los términos que plantea el Partido Socialista? Porque insta al Gobierno a aprobar el desarrollo reglamentario del nuevo artículo 38 bis en el marco del reglamento general de la Ley orgánica 4/2000, de derechos y libertades de los extranjeros en España. Es decir, vincula la aprobación de este desarrollo reglamentario a la totalidad de los desarrollos reglamentarios que exige la ley, cuya complejidad. (Rumores.)

La señora PRESIDENTA: Señor Elorriaga, discúlpeme. Por favor, insisto en que la intervención es absolutamente inaudible, y desde luego es una profunda falta de respeto hacia la persona que está interviniendo. Si alguien tiene que comentar algo, por favor, es mejor que lo hagan fuera.
Continúe, señor Elorriaga.


El señor ELORRIAGA PISARIK: Continúo, presidenta, y termino ya. Digo que no viene exigido por la ley orgánica, en ningún punto, que el desarrollo reglamentario de las previsiones contenidas en la ley tenga que realizarse mediante una única norma. Y posiblemente sería mucho más fácil aprobar por reglamento el procedimiento de entrada de los investigadores extranjeros en España que no vincularlo a la aprobación de todo el texto.
¿Por qué? Porque la aprobación de todo el texto está, como es conocido, muy retrasada, no hay acuerdo, de hecho hay un problema gravísimo en este momento en las comunidades autónomas, a las cuales la ley orgánica otorga parte de las competencias para administrar estos flujos migratorios, que carecen en este momento de la normativa necesaria para hacerlo. Por lo tanto, vincular este asunto, que no tiene ningún conflicto, sobre el que existe un gran acuerdo y que es un asunto evidente, a la aprobación de una norma general mucho más compleja, mucho más conflictiva y sobre la que existen muchas más discrepancias, significa, como específicamente (y eso se lo agradezco) acaba de decir el portavoz del Partido Socialista, retrasar seis meses más la aprobación de la norma. Porque si la ley orgánica decía que el 16 de junio tenía que estar aprobado el reglamento -y no lo- está y ahora lo que se nos dice es que instemos a que el Gobierno lo tenga aprobado en diciembre, sinceramente desde el Partido Popular no podemos compartir la idea de que esta Cámara lo que le dé sea un aval al Gobierno socialista en sus retrasos a la hora de desarrollar una ley orgánica.


La señora PRESIDENTA: Tiene la palabra la señora Riera por el Grupo Convergència i Unió.


La señora RIERA I REÑÉ: Con la proposición no de ley presentada por el Partido Socialista, relativa al desarrollo reglamentario del régimen legal de los investigadores extranjeros hoy volvemos a debatir un tema estrictamente vinculado con otras iniciativas que nosotros hemos presentado sobre la tramitación de los visados relacionados con la actividad económica de internacionalización o de investigación en los últimos años.


Hemos de hacer una reflexión previa al respecto, por la vinculación del contenido y del enfoque de esta proposición no de ley y de los objetivos que persigue con este tema específico de la tramitación de visados, también por las iniciativas que hemos presentado desde el grupo parlamentario para agilizar esta tramitación, y sobre todo porque en los últimos años el Estado español ha pasado de ser un país emisor de emigrantes a receptor de inmigración. Al mismo tiempo hemos pasado también de tener una economía receptora de inversiones a ser una economía mucho más exportadora y emisora de inversiones, con una clara vocación y una clara necesidad de internacionalización; una internacionalización tanto de la economía como del conocimiento.


Una segunda reflexión es que tenemos un marco en el que estamos apostando de manera decidida por impulsar la investigación, el desarrollo y la innovación. Estamos en un marco, el que queremos, en el que apostamos por un modelo de ciencia y por un modelo de investigación y de innovación flexible, abierto, que premie y persiga la excelencia, que premie el talento. Y en este modelo es aún más importante la internacionalización y la movilidad de la ciencia, y por tanto de la investigación.


En relación con la problemática sobre la tramitación de los visados, nuestro grupo parlamentario recientemente introdujo este tema también en la Comisión de Industria, Turismo y Comercio poniendo de manifiesto la trascendencia, la actualidad y la necesidad de resolver este problema que constituía un freno a esta movilidad y e internacionalización necesarias.
Y ello porque la problemática en la tramitación de los visados para extranjeros de terceros países no incluidos en el espacio de Schengen, hoy, repito, constituye, desde nuestro punto de vista, un freno a la internacionalización, tanto de nuestro sistema productivo como de nuestro sistema económico y de nuestro

Página 32


modelo de crecimiento, un modelo que ha de estar basado también y fundamentalmente en el conocimiento. La competitividad de nuestro sistema económico y social pasa por esta internacionalización del tejido productivo, de la economía y de la ciencia, y esta debe ser facilitada, potenciada y debe ser también estimulada. Un factor implícito en la mejora de la internacionalización es la movilidad de profesionales y de investigadores internacionales entre los diferentes países, y no podemos permitirnos que existan barreras a esta necesaria movilidad si queremos conseguir la verdadera internacionalización de nuestro sistema de investigación.


Es cierto que en este sentido se han venido detectando mejoras en la tramitación de los visados, pero no suficientemente eficaces, y entendemos que aún insuficientes, y por tanto hemos de insistir en ello.
Es en este espíritu, compartiendo la exposición de motivos que se hace en la proposición no de ley y también los objetivos que persigue, por lo que nosotros hemos presentado una enmienda a la proposición no de ley presentada por el Partido Socialista, introduciendo la problemática y la necesidad de agilizar la tramitación de los visados relacionados, en este caso, con la investigación. Así, hemos presentado una enmienda que insta al Gobierno a informar antes de finales de año sobre el cumplimiento de los planteamientos contenidos en el párrafo anterior de esta proposición no de ley, relativa al desarrollo reglamentario del régimen legal de los investigadores extranjeros, así como informar en la proposición no de ley para la reforma y agilización del sistema de concesión de visados relacionados con la actividad económica de internacionalización o de investigación, aprobada por la Comisión de Industria, Turismo y Comercio en la sesión del 14 de abril de 2010, por la que se instaba al Gobierno a agilizar el sistema de concesión de visados relacionados con la actividad económica de internacionalización o de investigación, con el fin de mejorar los procedimientos correspondientes que faciliten y den prioridad a la concesión de visados temporales vinculados a dichas actividades económicas, de acuerdo con la legislación comunitaria. La enmienda la hemos reducido, pero el espíritu se mantiene. Entendemos que es importante introducir también este apartado en el contexto de la proposición no de ley, porque es un aspecto que va en pro de la movilidad y de la internacionalización de nuestro sistema. También compartimos la exposición de motivos que se hace en la proposición no de ley y sobre todo la necesidad de mejorar en nuestro sistema de investigación y de ganar cuota en el espacio europeo de Investigación como ciencia y como economía.


La señora PRESIDENTA: Finalizado el debate de las tres proposiciones no de ley, vamos a proceder a someter a votación cada una de ellas. Vamos a dar un minuto. (Pausa.)

Vamos a proceder a la votación. Votamos en primer lugar la proposición no de ley para mejorar el aprovechamiento de los recursos que se destinan a los programas marco VII y CIP de la Unión Europea. El texto sometido a votación es el de la enmienda de sustitución aceptada por el grupo proponente.


Efectuada la votación, dijo

La señora PRESIDENTA: Queda aprobada por unanimidad.


En segundo lugar pasamos a votar la proposición no de ley relativa a los centros tecnológicos de la Comunidad Valenciana. El texto que se somete a votación es el de la proposición no de ley en sus estrictos términos.


Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, 16; en contra, 18; abstenciones, una.


La señora PRESIDENTA: Queda rechazada.


En tercer lugar votamos la proposición no de ley relativa al desarrollo reglamentario del régimen legal de los investigadores extranjeros. Se somete a votación la enmienda transaccional del grupo proponente, el Grupo Socialista, con el Grupo de Convergència i Unió.


Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, 19; en contra, 16.


La señora PRESIDENTA: Queda aprobada.


Se levanta la sesión, y ruego que se queden los portavoces.


Eran las siete y cuarenta y cinco minutos de la tarde.

Congreso de los Diputados · C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID · Aviso Legal