Listas de valores
Congreso de los Diputados

Cerrar Cerrar

 
DS. Congreso de los Diputados, Comisiones, núm. 763, de 13/04/2011
 


CORTES GENERALES
DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
COMISIONES

Año 2011 IX Legislatura Núm. 763
INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO
PRESIDENCIA DEL EXCMO. SR. D. ANTONIO CUEVAS DELGADO
Sesión núm. 49
celebrada el miércoles, 13 de abril de 2011


ORDEN DEL DÍA:

Comparecencias para informar en relación con el sector turístico tanto nacional como internacional. Por acuerdo de la Comisión de Industria, Turismo y Comercio:

- Del señor copresidente de Barceló Corporación Empresarial (Barceló).
(Número de expediente 219/000758.) ... (Página 2)

- Del señor consejero delegado de Artiem Fresh People Hotels (Díaz Montañés). (Número de expediente 219/000759.) ... (Página 9)

- Del señor presidente de la Cámara Oficial de Comercio de Mallorca (Gual de Torrella). (Número de expediente 219/000760.) ... (Página 14)

Página 2


- Del señor secretario general de la Federación Española de Hostelería, Fehr (Gallego Zuazo) (Número de expediente 219/000761.) ... (Página 19)

- Del responsable de turismo del Instituto de Empresa (López de Ávila).
(Número de expediente 219/000762.) ... (Página 27)

Se abre la sesión a las cuatro de la tarde.


COMPARECENCIAS PARA INFORMAR EN RELACIÓN CON EL SECTOR TURÍSTICO, TANTO NACIONAL COMO INTERNACIONAL. POR ACUERDO DE LA COMISIÓN DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO.


- DEL SEÑOR COPRESIDENTE DE BARCELÓ CORPORACIÓN EMPRESARIAL (BARCELÓ).
(Número de expediente 219/000758.)

El señor PRESIDENTE: Vamos a dar comienzo a la sesión de comparecencias para informar en relación con el sector turístico, según el orden del día que obra en poder de sus señorías, la primera de las cuales corresponde a don Simón Pedro Barceló, copresidente de Barceló Corporación Empresarial, al que agradecemos su presencia y que haya aceptado nuestra invitación para ilustrarnos sobre los problemas y las oportunidades por las que atraviesa el sector turístico. Como tengo la experiencia de la sesión anterior, les pido que respetemos los tiempos, tenemos cuarenta y cinco minutos para cada compareciente, por tanto diez o quince minutos de intervención previa y luego tendremos un máximo de cinco minutos.
Amablemente avisaré a sus señorías para que no tengan que estar pendientes del reloj cuando el tiempo se agote. Tiene la palabra el señor Barceló.


El señor COPRESIDENTE DE BARCELÓ CORPORACIÓN EMPRESARIAL (Barceló): Señor presidente, señorías, quiero en primer lugar agradecer la invitación para comparecer ante esta Comisión y tener por lo tanto la oportunidad de hablar de turismo. Bastarán unos pocos datos para recordar la importancia que este sector tiene en el mundo: 9 por ciento del PIB mundial, 9 por ciento del empleo mundial, lo que significa 100 millones de personas en empleo directo y 250 millones si contamos el indirecto. España es una historia de éxito en el turismo internacional. En cincuenta años el turismo ha pasado de la nada al 10 por ciento del PIB y más de 1.300.000 personas trabajamos directamente en este sector. Las compañías turísticas españolas, fundamentalmente hoteleras, hemos protagonizado en los veinticinco últimos años un extraordinario proceso de internacionalización que es un claro reconocimiento a la excelencia de nuestros trabajadores y de nuestras empresas. Los últimos datos apuntan a que las compañías españolas gestionamos cerca de mil hoteles fuera de nuestras fronteras. Aprovecho por lo tanto para invitarles a que tengan ese dato bien presente cuando organicen los viajes oficiales de la Cámara y, por qué no, también los particulares de sus señorías.


Todas las proyecciones a medio y largo plazo siguen apuntado al sector turístico como uno de los que seguirán creciendo a nivel mundial, por lo que entiendo que como españoles debemos preguntarnos si queremos competir para mejorar nuestra posición actual. Hoy somos, según contemos el número de visitantes o el impacto económico, el segundo o tercer país más importante en el contexto turístico mundial y lo tenemos todo, en mi opinión, para ser líderes a nivel internacional. Este es para mí el gran reto, la gran oportunidad y la gran responsabilidad que tenemos frente a nosotros. Por ello me atrevo a formular diez propuestas para la consideración de sus señorías.


Primera, desarrollo de una política turística que incluya las múltiples dimensiones que tiene este sector. Todos los niveles de la Administración deberían ser coherentes con esta política. Es necesario un pacto de Estado para convertir al turismo en eje central de la política. Los gobiernos deberían conseguir que en la política educativa, sanitaria, de seguridad, energética y de transportes entre otras, el turismo fuera valorado adecuadamente como prioridad nacional.


Segunda, desarrollar España como una gran plataforma de conexión aérea internacional. Sin fácil transporte y conectividad no habrá turismo. Los aeropuertos deberían ser parte también del mapa del tren de alta velocidad de España.


Tercera, evitar el crecimiento de la oferta turística española hasta que no se hayan conseguido los siguientes objetivos: empleo estable, reducción de la estacionalidad, mejora de la ocupación de la planta existente y recuperación de la rentabilidad económica y social de nuestro sector. La ocupación hotelera ha pasado en los últimos diez años en España del 57 por ciento a menos del 50 por ciento en el año 2010.
Tenemos por lo tanto

Página 3


nuestra capacidad productiva lista para una mayor actividad generadora de empleo.


Cuarta, proteger y salvaguardar todos los recursos naturales, evitar la densificación y promover planes de mejora de las zonas turísticas ya desarrolladas haciéndolas más eficientes y sostenibles. En este sentido, la reciente aprobación por el Consejo Español de Turismo del Plan litoral siglo xxi es una magnífica noticia que debe convertirse en el primer paso para la actualización y apuesta de futuro de una parte muy significativa del turismo español.


Quinta, luchar contra la oferta fraudulenta. Si algo puede impedir el éxito futuro de España como líder turístico es la falta de compromiso con la calidad. Todos los que queremos participar en esta actividad con visión a largo plazo necesitamos controles que aseguren el máximo respeto a los derechos de nuestros clientes y consumidores. Una activa labor inspectora daría como resultado igualdad de oportunidades para el sector privado y mayores ingresos para el sector público.


Sexta, acordar con los sindicatos y organizaciones empresariales una ley de huelga que desarrolle el derecho constitucional y proteja con total eficacia a los ciudadanos españoles y a nuestros visitantes internacionales.


Séptima, mejorar el producto turístico. Debemos recuperar el espíritu innovador y ofrecer los productos que puedan generar más valor, que estarán seguro relacionados con nuestra historia, cultura y naturaleza.
Hay que preparar nuestra oferta para poder luchar contra la estacionalidad. Así, uniendo sol y playa con deporte, salud y belleza, se han conseguido ya avances que son solo la punta del iceberg de una sociedad preocupada por el bienestar, y este producto adaptado al siglo xxi será sostenible y por lo tanto volcado en reducir la carga ecológica de nuestra actividad.


Octava, España, centro mundial del talento turístico. Nuestros colegios deben sensibilizar a los niños sobre la actividad turística. La formación profesional debe aproximarse más al sector privado para mejorar juntos.
Nuestra universidad debe abrirse a esta realidad fundamental para España y las escuelas de negocios tienen una gran oportunidad para seguir escalando posiciones en los ranquins internacionales. Deberíamos ser capaces de conseguir que cuando un joven en cualquier lugar del mundo piense en formarse en turismo su destino sea España.


Novena, revisión de las cargas que recaen sobre el turismo. El turismo no compite con otros sectores españoles. El turismo español compite en el mundo. Todos los países del mundo desean crecer en este sector. Todos los países del mundo promueven paquetes económicos, fiscales y administrativos para fomentar esta actividad. España no puede ser ajena a esta realidad. Si queremos ser líderes, debemos ser líderes también en competitividad.


Décima, impulsar el desarrollo del turismo social europeo. El programa español de viajes subvencionados para nuestro mayores, además de cumplir sus objetivos sociales, es rentable. Cada euro invertido por la Administración se convierten en 1,5 euros de ingreso para el Estado.
España debe conseguir no solo incrementar el programa nacional, sino que Europa le permita con mucha mayor intensidad desarrollar programas parecidos que ayudarían a reducir el déficit público al ahorrar gastos y generar ingresos.


Señorías, el sector turístico español es en mi opinión el único con capacidad para ser motor de crecimiento y generador de empleo desde ya y de forma continuada. Ojalá que esta iniciativa ayude a que el turismo sea prioridad nacional.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra a continuación por el Grupo Popular la señora Salom.


La señora SALOM COLL: Señor Barceló, le agradezco su presencia en la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Congreso de los Diputados, así como su intervención. Si fuera posible, me gustaría que desarrollara algo más alguno de los puntos que ha enunciado y se refiriera con más detalle a la desestacionalización del turismo. España es turismo de sol y playa, pero una vez que existen ya infraestructuras importantes en cada una de las regiones de nuestro país, de aeropuertos, carreteras, hoteles y las relativas a la oferta complementaria, deberíamos ver cómo se podría colaborar desde las administraciones para intentar alargar la temporada turística en nuestro país. Por otro lado, sería interesante saber qué habría que hacer para que el turismo social europeo, que se ha iniciado hace dos años, fuera un éxito en los próximos años en nuestro país.


Me quedan otros dos temas. Estamos hablando de reconvertir determinadas zonas donde hay un producto turístico muy maduro. Hablamos de la playa de Palma, de la costa del Levante español y, en Canarias, de San Bartolomé de Tirajana. Me gustaría saber su opinión sobre cómo se deberían hacer estas reformas integrales, si las administraciones están colaborando y como debería ser para que esta reconversión de un producto maduro se hiciera de forma rápida y eficiente, de forma que pudiéramos lanzar el mensaje a todos los países emisores de turistas de que España está modernizando todos aquellos productos que tienen una cierta madurez.


En el último año nosotros hemos defendido aquí en el Congreso -y eso estaría relacionado con su propuesta novena- un IVA superreducido del 4 por ciento para el sector turístico español. Me interesaría conocer cómo ve ese punto como hotelero.


El señor PRESIDENTE: Por Convergència i Unió tiene la palabra la señora Riera.


La señora RIERA I REÑÉ: Señor Barceló, desde el Grupo de Convergència i Unió agradecemos muy sinceramente su comparecencia ante esta Comisión.
Compartimos, cómo no, gran parte, si no todas, de las consideraciones

Página 4


y reflexiones que ha hecho, sobre todo que el sector turístico tiene un peso innegable en términos de crecimiento en el PIB y de ocupación en nuestra economía. Compartimos asimismo que en un entorno cada vez más competitivo y global estamos obligados -y la misma crisis lo ha evidenciado- a ganar en competitividad y a perseguir los objetivos de calidad y diversificación a los que usted se refería. Creemos que las medidas que se propongan y las políticas que se adopten han de ir en esta dirección.


El sector turístico pertenece al ámbito industrial y valen los mismos principios y objetivos a los que nos referimos cuando hablamos del sector industrial. ¿Qué perseguimos y qué necesita nuestra economía? Una mayor internacionalización -y esto es válido en gran medida para el sector turístico- y perseguir la innovación, tal como ha señalado usted, y se necesitan políticas claras en este campo tanto en procesos como en productos. Debemos ser imaginativos y creemos que internacionalización e innovación están íntimamente vinculadas. En consecuencia, necesitamos ganar competitividad y conseguir calidad, que pasa por la formación.
Estos tres objetivos de internacionalización, innovación y calidad recogen gran parte de los puntos que usted ha citado.


En una de sus propuestas hablaba de la importancia de las infraestructuras, por tanto de la conectividad y de las conexiones. Desde el grupo parlamentario al que represento nos gustaría conocer con más detalle cuál sería desde su punto de visita el modelo aeroportuario óptimo, en el que se está avanzando, y qué factores permitirían una apuesta clara por unas infraestructuras mucho más competitivas que den soporte al sector turístico. En este marco el modelo aeroportuario ha de jugar un papel muy relevante para el sector turístico.


Quisiera conocer su opinión sobre los instrumentos financieros que necesita el sector turístico para ganar, para crecer y para mejorar su competitividad. Igualmente le agradecería su valoración sobre el marco fiscal, así como sobre los programas que ustedes creen que necesita el sector como eje de crecimiento y de competitividad.


Compartimos la necesidad de contar con una formación cualificada y entendemos que si somos líderes como sector turístico, también podemos serlo en lo relativo a la formación, y no nos faltan escuelas de negocio de máximo prestigio a nivel internacional que pueden incorporar este conocimiento y trasladarlo al mercado, de manera que todos ganaríamos en competitividad.


El señor PRESIDENTE: Para finalizar este turno, por el Grupo Socialista tiene la palabra el señor Campos.


El señor CAMPOS ARTESEROS: Agradezco a don Simón Pedro Barceló su intervención y sus aportaciones y deseo hacer un reconocimiento al trabajo y a la aportación de su corporación al sector turístico nacional y también al papel que juega a nivel internacional. Debo reconocer de forma especial la filosofía y los valores que aparecen en la información sobre su corporación. Los compartimos plenamente. Sabemos que tiene en marcha un código ético propio, que hace un compromiso explícito de cumplimiento del Protocolo de Kioto, entre cuyos objetivos prioritarios está, allí donde se encuentra presente su corporación, tener un papel social, económico y de desarrollo de la zona. Compartimos plenamente la filosofía y la consideración de la calidad como valor añadido, pero también la responsabilidad social corporativa.


Quisiera saber su opinión sobre el balance de la temporada de 2010 y las previsiones sobre la de 2011. Por lo que he visto en su página web, ustedes hacen una valoración positiva -lleva fecha de 20 de enero-.
Hablaban de un plan reactor 2010-2012 de su corporación, que se enmarca dentro de un plan estratégico 2010-2015, y hacían una valoración positiva en el sentido de que habían conseguido modernizar y ampliar y, con todo, habían tenido un margen de beneficio.


Alguno de los aspectos que usted ha comentado reflejan el cambio en la política turística en los últimos años, porque ahora se cuenta con una estrategia -usted lo señalaba-. Creo que el Plan 2020 es fundamental, no ir a salto de mata o adoptar algunas medidas que son ocurrencias, sino que se trata de que exista una estrategia como país y como sector que refleje el esfuerzo por parte de las administraciones, el sector y los trabajadores, que marque unos objetivos y que se vayan cumpliendo.
Compartimos con usted que esa estrategia es importante y creemos que el Plan 2020 así lo cumple.


Ahora que contamos con un órgano estatal en el que están representados ustedes, el sector, uno de cuyos acuerdos adoptados recientemente ha mencionado usted, quisiera preguntarle cómo valora el funcionamiento de este órgano y que haya una estrategia, como decía antes, pero cuyo seguimiento se haga de forma compartida en este Consejo Español de Turismo, y si considera que las comunidades autónomas deberían tener órganos parecidos.


Hablaba usted de la necesidad de modernizar. En este sentido, el Gobierno de España ha querido hacer un esfuerzo pese a la crisis con las líneas ICO. No sabemos si han tenido el resultado esperado. En términos brutos se han dado 1.900 millones concreta y específicamente al sector con programas ICO, a lo que habría que añadir otros programas del ICO, pero de cara a esta modernización me gustaría saber si usted considera que este esfuerzo que hemos hecho con los programas ICO han dado resultados o pueden darlos.


Estamos de acuerdo en el esfuerzo que hay que hacer por parte de las administraciones para mejorar las infraestructuras del país y los destinos, incluso para modernizar los destinos maduros. Usted hablaba de la necesidad de que España fuera plataforma de transporte. Quisiera que valorara el esfuerzo que estamos haciendo y que pese a la crisis se ha mantenido. Como ejemplo está el aeropuerto de Alicante, con 670 millones de euros, recientemente inaugurado, donde no se han parado

Página 5


las obras pese a la crisis. Otros ejemplos son el aeropuerto de Málaga, los de Baleares, la llegada del AVE a Valencia o que se continúe con el túnel que atraviesa Madrid para conectar el AVE entre el norte y el sur.
Dado que usted reclamaba esa plataforma de transporte, me gustaría que valorara el esfuerzo que se está haciendo en esta materia.


En cuanto a proteger y salvaguardar nuestra naturaleza, a lo que usted se ha referido, lo compartimos plenamente. Creemos que es importante. Ha citado el Plan litoral del siglo xxi. No le voy a pedir que entremos en detalles, pero sí que haga una valoración sobre si piensa que va por el buen camino o tiene cualquier otra idea sobre el mismo.


En cuanto a la lucha contra la oferta fraudulenta, para lo que pedía que hubiera más inspección, quisiera que me dijera si considera positivo que se reconozca la calidad, que se califique y, por tanto, que el cliente sepa que cuando va a un sitio su calidad está reconocida por unos criterios estándares, lo que no quita para que hagamos lo que usted propone y tomemos buena nota sobre la necesidad del aumento de la inspección.


En cuanto a la mejora del producto turístico y la sostenibilidad -de hecho lo incluyen entre los fines de la corporación-, quisiera que me dijera -aunque no fuera con profundidad porque el tiempo es limitado como nos ha advertido el presidente- si la estrategia para la economía sostenible coincide con lo que usted decía, es decir, se trataría de pasar de una gran inversión en la vivienda pura y dura a que la inversión pudiera ser reconducida y llegara a otros sectores muy importantes como es el del turismo y que por tanto el turismo tirara de la economía española. Esa es la estrategia para la economía sostenible o uno de los aspectos de la misma. Por eso le pregunto cómo valora esa decisión del Gobierno de España de introducir y acelerar el cambio de modelo productivo con esta estrategia.


Hablaba de reducir las cargas. Quisiera que valorara cómo ha evolucionado la reducción del impuesto sobre sociedades en estos últimos años, si ha podido ayudar no solo a empresas grandes sino también a empresas más pequeñas, y cómo está ayudando al sector, concretamente o en general, que dado que hay problemas de financiación, se puedan aplazar las cuotas a la Seguridad Social o mejorar la forma de pago de las mismas, que en el fondo es una financiación indirecta. Sobre el IVA reducido -en España tenemos un IVA reducido para la mayoría del turismo, que antes era el 7 por ciento y ahora es el 8 por ciento- me gustaría que me dijera si tiene ejemplos concretos de la Unión Europea donde se haya bajado y eso, automáticamente, haya comportado una mayor demanda y una mejora en el sector, porque hay que recordar que algunos en esta Cámara anunciaban la catástrofe del sector turístico y, por los datos que estamos viendo, no es sino todo lo contrario.


En cuanto a la estrategia internacional, quisiera saber su opinión -no tanto la de su corporación, que sé que tiene una estrategia muy clara de internacionalización- sobre si otras pymes u otras empresas relacionadas con el turismo pero de menor magnitud pueden tener esa estrategia de expansión. En este mismo sentido de la internacionalización quisiera que valorara la estrategia del Gobierno de España de buscar en países emergentes nuevos nichos de mercados para el sector turístico nacional.


Compartimos su opinión en cuanto a la formación. Habría que ver cómo lo podemos conseguir. El Plan 2020 ya lo recogía, hay que poner sobre el papel medidas concretas, pero estamos completamente de acuerdo.


Se ha hablado de romper la estacionalidad. Hay quien ha dicho que hemos reducido 200.000 plazas en el Imserso, cuando lo que habían eran 200.000 plazas extraordinarias de un PlanE que alguien dice que no existía o que suponía un despilfarro. Eran 200.000 plazas extraordinarias, pero creo que hemos llegado al millón de plazas. Quisiera que me diera usted su opinión sobre ese programa del Imserso, que no hemos dejado de aumentar, para romper esa estacionalidad. Respecto al programa Senior Europa, que es otra iniciativa del Gobierno de España, me gustaría que concretara cómo se puede hacer extensible. Al igual que los hosteleros de mi zona, de Alicante, supongo que compartirá que lo debemos dirigir a mercados que no sean en sí mismos mercados consolidados que rompen la estacionalidad.
Por ejemplo, por lo que se refiere a mi zona, no hace falta fomentar el turismo senior en Reino Unido, porque ya tenemos una demanda suficiente en temporada baja procedente de ese país; por tanto, lo que habría que hacer es competir con los precios de mercado introduciendo este nuevo factor a un precio más barato y reduciendo el margen de los empresarios.
Me gustaría que me dijera si considera que el turismo senior en Europa se tiene que ampliar y si hay que respetar que no se dirija a mercados ya consolidados, que no necesitan que se promocione su demanda para época de temporada baja.


Nuevamente le doy las gracias por sus aportaciones y por el trabajo que realiza su corporación.


El señor PRESIDENTE: Señor Barceló, tiene la palabra para contestar a las cuestiones planteadas.


El señor COPRESIDENTE DE BARCELÓ CORPORACIÓN EMPRESARIAL (Barceló): Si les parece, lo haré en el mismo orden que las intervenciones de sus señorías.
Espero haber anotado si no todos, la mayor parte de los comentarios. Mi teoría respecto a cómo se lucha contra la estacionalidad es conocida, al menos en Mallorca. Lo primero que hay que hacer es no añadir oferta.
Mientras sigamos añadiendo oferta y por lo tanto sigamos dimensionando el tamaño de la misma a la punta de demanda, y en consecuencia todo el mundo pueda venir a España a pasar sus vacaciones en julio y en agosto, va a ser dificilísimo, por no decir que imposible, conseguir clientes en primavera, en otoño y mucho más en invierno en los destinos tradicionales de vacaciones. Un caso completamente distinto es el turismo interior,

Página 6


urbano, relacionado con la cultura y con la historia del interior de España. Lo primero es, pues, no crecer.


En segundo lugar, habrá que seguir haciendo esfuerzos en promoción. Es algo en lo que siempre se puede hacer más; se puede hacer más con más presupuesto o se puede hacer más utilizando de forma más eficiente los presupuestos de los que se dispone. Aprovecho que estoy en esta Cámara para hacer un llamamiento a los grupos políticos -que al final luego son gobierno en otros niveles de la Administración- en el sentido de que cuanto mayor fuera el esfuerzo presupuestario coordinado fuera de España, muchísimas más posibilidades de éxito tendríamos a la hora de ganar cuota de mercado fuera de nuestro territorio. Luego, para el mercado español, es lógico que cada ayuntamiento, diputación, comunidad autónoma, cabildo o consejo insular quiera luchar por su cuota dentro del mercado español, pero lo deseable es que cuando se haga un esfuerzo de promoción fuera de nuestro territorio se vaya allí de manera mucho más coordinada. La coordinación existe, cada vez se firman -hoy he tenido ocasión de escucharlo por parte del director de marquetin de Turespaña- más convenios de colaboración, pero es un ámbito en el que siempre se puede mejorar.


También romperemos estacionalidad si buscamos nuevos segmentos, nuevos nichos de mercado, en los que en un determinado momento alguien tiene una determinada visión, hay una determinada demanda y se ataca a fondo.
Estaba en Mallorca este fin de semana y puedo asegurar que el número de ciclistas que hoy recorren las carreteras de Mallorca, si lo comparamos con el de hace cinco, diez, quince o veinte años, se va multiplicando año a año. Por lo tanto, hay segmentos específicos, muchos de ellos relacionados con el deporte, porque España, aparte del clima, también tiene unas condiciones geográficas y de infraestructuras en muchas ciudades y en muchos destinos turísticos que permitirían una apuesta clara por esa línea. Todo lo que se relaciona con el bienestar, con encontrarse bien consigo mismo tiene una demanda creciente en todo el mundo y también en Europa, que es nuestro principal mercado; por lo tanto creo que hay que hacer un esfuerzo, por un lado, de no crecimiento, que me parece lo más importante; por otro, hay que aprovechar nichos o segmentos de mercado, unido a un esfuerzo creciente en promoción.


El turismo social europeo sin duda requiere más presupuesto. Existen pocas dudas. Nuestra empresa, aparte de hotelera, es agente de viajes. Somos una de las empresas adjudicatarias del programa español y este programa, que cuenta con una subvención pública muy importante, demuestra año a año que tanto con el ingreso que genera por la actividad económica como por el menor gasto, sobre todo en prestación por desempleo, que se produce en los meses de invierno, es un gasto rentable y por eso probablemente en el ámbito europeo debería hacerse una reflexión sobre si en la lucha contra el déficit público es el mejor lugar donde enmarcar el esfuerzo de que España sea destino social europeo. Hay pocos ejemplos en que sea tan clara la mayor generación de ingresos vía IVA fundamentalmente por actividad económica y por el menor gasto en prestaciones por desempleo.


Es evidente la madurez de algunos destinos turísticos españoles. Se trata de destinos generados en la década de los sesenta fundamentalmente. Se hizo de una determinada manera porque era lo que se hacía en Europa en aquella época, no porque en España nuestras generaciones anteriores nos dijeran que había que construir hoteles en vertical y que los espacios públicos no eran demasiado importantes. No, no, era lo que se hacía en la costa francesa y en otros lugares. Evidentemente han pasado cincuenta años, las necesidades han cambiado. Recuerdo en muchas ocasiones que determinados productos hoteleros en España nacieron para atender la demanda de británicos que venían solo en invierno. No venían a España en verano, cuando hacía mucho calor, sino que simplemente huían del frío polar del norte de Europa en invierno a un clima mucho más benigno. Todos esos productos cuentan con una edad que requiere una reconversión y ahí no cabe otra posibilidad que una colaboración público-privada que vaya lo más rápida y coordinada posible, y para ir coordinada se tiene que producir vía consenso, porque si no no se avanza, y por otro lado, desgraciadamente, los tiempos del ámbito público en determinadas ocasiones no coinciden con los del privado, aunque también podría decir que los del ámbito privado no coinciden con los del público. No estoy tratando de hacer ningún juicio de valor respecto a los calendarios, pero a menudo no son los mismos.


Desde luego tengo que apoyar el IVA superreducido. Lo enmarco dentro de una visión de la rentabilidad empresarial. El mercado español tiene un tamaño muy grande. Además queremos seguir creciendo y tenemos oportunidad de seguir haciéndolo. Tenemos una infraestructura y una capacidad productiva que está desaprovechada y desgraciadamente, como consecuencia del incremento de la oferta, la rentabilidad empresarial y la rentabilidad social de nuestro sector ha ido bajando. Eso tiene la consecuencia de que cada vez sea más difícil, sobre todo para las pymes, el esfuerzo que creo que todos estamos planteando de mejoras, de nuevas inversiones, de actualización, de apuesta por la calidad, etcétera. Por lo tanto, esos puntos de margen de IVA creo que serían más eficientemente gestionados desde el ámbito privado que no desde la perspectiva de que se conviertan en ingreso público, pero evidentemente es un juicio de valor de una persona particular.


Contesto a la portavoz de Convergència i Unió respecto a la gestión aeroportuaria. Mi posición particular es que lo mejor que podríamos hacer es gestionar de forma privada las infraestructuras aeroportuarias. ¿Eso requiere privatización? En mi opinión no necesariamente. Para mí la infraestructura puede continuar siendo pública, pero la gestión se puede privatizar, y evidentemente desde el ámbito público del interés general se marcarían cuáles son los criterios y los objetivos que una

Página 7


gestión privada podría desarrollar: mayor tráfico, distintos puntos de conexión, eficiencia a la hora de gestionar la infraestructura. Creo que la gestión privada puede ser más eficiente. Eso no requiere necesariamente la privatización y que haya un dueño privado de un aeropuerto o de otra infraestructura. Viniendo de una isla y de un territorio en el que el aeropuerto es prácticamente la única vía de entrada y salida, el escenario de una empresa privada, que lo único que va a querer es obtener rentabilidad de su inversión si ha comprado una determinada infraestructura, es algo que me preocuparía.


Las cuentas que se deben hacer en un determinado territorio tienen que ir más de la mano de cuál es el impacto económico total y derivado de la infraestructura aeroportuaria y no necesariamente de la cuenta de resultados única y exclusivamente de un aeropuerto o de un grupo de aeropuertos. Esa gestión privatizada mejoraría mucho sobre todo en lo relativo a la comercialización, en conseguir que nuevas compañías aéreas y nuevos orígenes se convirtieran en puntos conectados con los aeropuertos españoles. Creo que esa debería ser nuestra obsesión, la de conseguir la mayor conectividad.


Sigo pensando que la situación geográfica de España nos permite una posición en la que muchas compañías aéreas europeas o internacionales podrían utilizar determinados aeropuertos españoles como sus bases de intercambio de pasajeros, de hubs. Tenemos algunos ejemplos en España de que eso es posible. Pienso que podría ser desarrollado desde Francia probablemente a todo el arco mediterráneo o desde puntos más lejanos de la Europa oriental hacia los destinos de América Latina. Si consiguiéramos esa conectividad y fuéramos los hubs de conexión, eso tiene un efecto muy beneficioso en la actividad aeroportuaria y supone un impulso indirecto a la actividad turística simplemente porque después o durante la conexión se va a generar una determinada demanda en el territorio local. Quizá como consecuencia de ser empresa relativamente grande, los temas de financiación no son en estos momentos nuestro cuello de botella. Probablemente sí pueden serlo para otras empresas del sector, tipo pymes, pero no creo que lo sean para los medianos, grandes o no lo son para nuestro caso. En ese sentido me gustaría que tuvieran muy en cuenta que el sector turístico español, sobre todo el hotelero, puede mejorar su crecimiento económico sin más financiación porque no requiere más inversión. Les recuerdo el dato de que estamos al 50, no llegamos al 50 por ciento, de ocupación el año pasado en España, por lo tanto la infraestructura está, no necesitamos más inversión; ¿cómo consecuencia de esa más inversión vamos a tener que generar más demanda? No, no necesitamos financiar esa nueva inversión, la plataforma productiva está y lo que necesitamos es una mayor demanda.


En los temas relacionados con formación, la realidad hoy en España es que si el IESE quiere organizar un acto lo organiza con Cornell, si alguien se plantea una determinada iniciativa en el ámbito hotelero piensa antes en Lansana que no en Sant Pol de Mar en la escuela de Galicia o en la escuela de hotelería de Mallorca, que desde el punto de vista de infraestructuras pueden competir sin ningún problema y desde el punto de vista de la formación que se da a sus estudiantes pueden competir sin ningún problema, pero necesitamos un mayor compromiso de todos en ese contar de verdad qué es lo que se es capaz de hacer en España. Ahí tenemos una gran oportunidad pero sin duda tenemos competidores, y no tenemos competidores menores, a los que habrá que vencer haciéndolo un poquito mejor.


Quiero obviamente empezar mis palabras, en contestación al portavoz del Grupo Socialista, agradeciéndole el reconocimiento a nuestra labor y a esa parte de nuestra labor en cuánto a la responsabilidad social corporativa. Es algo general en el sector. Hace dos días tuvimos en Palma una reunión amplia de empresas del sector, con la directora general de Unicef para intentar hacer algo importante desde el sector turístico español en todo lo relacionado con la protección de la infancia, no solamente en España sino en todos aquellos países en los que tenemos presencia, y yo creo que también está vinculado, me va a permitir esa referencia como antiguo presidente del Instituto de la Empresa Familiar, a que este sector está muy en manos de empresas familiares y como consecuencia de ello muy pegado a valores del entorno de la responsabilidad social muy importante. Mi valoración del año pasado es que desde el punto de vista turístico España dio un paso adelante. El 2009 claramente fue el peor año. Nos preguntábamos todos si habríamos tocado fondo, y yo creo que la respuesta que podemos dar claramente de balance de 2010 es que en el 2009 se tocó fondo y en el 2010 se ha iniciado una senda de mejora. En España sigue habiendo todavía dos mundos, el mundo del entorno vacacional, sol y playa, que ha mostrado una clara mejoría sobre todo derivada de su demanda internacional; y el mundo más del ámbito urbano, de interior, mucho más dependiente del mercado español que sigue sufriendo, siguió sufriendo en el 2010 y sigue sufriendo todavía en el 2011, donde España dará otro paso adelante, otra vez como consecuencia de la mayor demanda internacional a nuestros destinos tradicionales vacacionales de sol y playa. Por lo tanto, hago una valoración de mejora desde el 2009, con unos primeros datos en el 2010, que claramente se están confirmando en el 2011.


El Plan 2020; el Consejo Español de Turismo es un magnífico ejemplo de proyecto de trabajo compartido desde el ámbito público y privado.
Sinceramente me daría miedo decir, vamos a hacerlo en todas las comunidades. El esfuerzo que se requiere para desarrollar proyectos de esa envergadura y de esa naturaleza en cada una de las comunidades autónomas me parecería excesivo. Quizá hay comunidades en las que el peso de la actividad turística lo podría justificar. He estado esta mañana en el desayuno del presidente de Canarias aquí en Madrid, y obviamente una comunidad como la canaria con el 30 por ciento de su PIB directamente dependiente del sector turístico puede justificar iniciativas en este

Página 8


campo, pero no estoy convencido de que eso fuera lo mejor para todas las comunidades autónomas.


Me pide mi opinión respecto al ICO y no la tengo formada del todo, por poco uso por nuestra parte, aunque sí le tengo que trasladar que he tenido esta mañana reunión como miembro de la CEHAT, de la confederación hotelera, y claramente las voces que se trasladan desde el ámbito de la pequeña y mediana empresa son críticas, son de insatisfacción, son las de haber esperado más. Ya es una cuestión de dónde cada uno ante un determinado programa establece sus expectativas. Las expectativas generadas en el sector eran muy elevadas y lo que se oía hoy en la asamblea de los hoteleros que ha tenido lugar en Madrid era insatisfacción respecto al programa. En este caso le cuento lo que he oído, no es mi experiencia personal. Me pedía un reconocimiento al esfuerzo inversor de estos últimos años. España en los últimos diez años ha cambiado en su capacidad de infraestructura de una manera extraordinaria, excepcional. En determinados casos somos la envidia de muchos países en el mundo, desde luego de todos los de nuestro entorno.
Lo que nos toca ahora es sacar partido a esa infraestructura. Me suena algo como lo que le digo respecto a los hoteles, los hoteles los tenemos a menos del 50 por ciento de ocupación, antes de hacer más hoteles ocupemos mejor los que tenemos. Cuando uno viaja a Barcelona y ve lo que está pendiente o infrautilizado en el aeropuerto de Barcelona dice: Es una pena que no tengamos un mayor tráfico y, por lo tanto, hoy el esfuerzo no debería estar en la infraestructura sino que tendría que estar en la promoción de la infraestructura, en conseguir un mayor tráfico.


El Plan Litoral. Ese debería ser el eje de actuación de los próximos gobiernos autonómicos de los que hay prácticamente todos ellos con la excepción de Cataluña y Andalucía; pero si Valencia, Murcia, Baleares y Canarias renuevan gobierno en estas próximas elecciones de mayo debería ser sin duda el plan director que les moviera en sus actuaciones cara a los próximos cuatro años. Hoy decía también el presidente de Canarias que con la Ley de Costas o con la utilización de las playas a lo mejor nos habríamos pasado. A lo mejor hace cincuenta años que se podía hacer cualquier cosa, hoy parece que no se puede hacer nada. Sería conveniente que en el conjunto de España llegáramos a un acuerdo de puesta en valor, evidentemente sostenible, y desde luego que no pudiera afectar, pero es uno de nuestros grandes valores que necesitamos utilizar. No he pedido más inspección para el sector, he pedido más inspección para la actividad fraudulenta. Afortunadamente este es un sector en el que la regulación ha ido a una velocidad que en muchas ocasiones ni los que estamos en el sector somos capaces de seguir, pero que tenemos la obligación de hacerlo y lo seguimos. Donde tenemos el problema es con la gente que no sigue ninguna regulación, que está en el puro fraude. En cualquiera de nuestras ciudades españolas hoy podemos ver letreros de anuncios de, se alquila, sin ningún tipo de control, de si esa es una actividad bajo la Ley de Arrendamientos o de si es competencia desleal al sector turístico; y tenemos muchísima actividad desde el residencial que se ha reconvertido a una actividad absolutamente fraudulenta contra la reglada de los alojamientos turísticos y los hoteles que requiere de una actuación importante.


La mayor contribución que podría conseguirse desde la Ley de Sostenibilidad es trasladar claramente ese sentimiento de que España no necesita consumir más territorio, de que España no necesita más oferta en capacidad, en número, que lo que necesitamos es reconvertir nuestra capacidad existente y darle contenido y darle utilización durante todo el año. Ahí tenemos como sector también una gran oportunidad, una gran responsabilidad de -si se me permite la expresión, quizá no es la más correcta- de echar una mano al sector de la construcción. El sector de la construcción que generó millones de empleos durante un período largo de tiempo, que desgraciadamente ha generado un millón de desempleos en el corto plazo, es un sector que debería disfrutar del momento de la reconversión del sector turístico, con todas las mejoras tanto de la capacidad privada como de la iniciativa pública. Ahí hay una gran oportunidad y una gran responsabilidad aunque es mucho más fácil, se lo digo por experiencia, construir algo nuevo que no reformar, pero si las compañías constructoras se pudieran especializar en ese campo tendrían no solamente una oportunidad en España en los próximos años, como consecuencia de lo que estamos haciendo o de lo que se debe hacer en nuestro país, sino también una gran oportunidad de exportar esa experiencia fuera de nuestras fronteras.


Como me ha dicho tantas cosas el portavoz del Grupo Socialista me va a permitir alguna broma incluso. Desgraciadamente la bajada del impuesto de sociedades hoy no es muy relevante. Desgraciadamente. Ojalá, ojalá la bajada del impuesto de sociedades fuera relevante, significaría que estábamos ganando mucho dinero y que hemos tenido una rebaja de imposición. (Risas.) Aprovecho, ya más en serio, si me lo permite, para decirle que desde el ámbito de la Seguridad Social sí creo que podríamos seguir revisando cuál es al final el impacto económico para las administraciones públicas, la alternativa de un nuevo empleo que no cotice pero no consume percepción de desempleo o que continúe alguien en el desempleo y no haya trabajo. Digo esto porque en muchas ocasiones se plantea el aplazamiento de las cotizaciones como una solución. Sería muchísimo más efectivo, aunque fuera por períodos cortos de tiempo, que realmente no hubiera por un período corto de tiempo cotización a la Seguridad Social, porque se produciría el ahorro en el gasto por desempleo. Y tengo que reiterarle que sí, que el IVA, ya lo he dicho, más que para generar nueva demanda, como lo veo yo, es una oportunidad para que el sector empresarial español que no ha sido rentable, turísticamente hablando en los últimos años, tenga alguna oportunidad de mejora y eso genere un círculo virtuoso que es el de mayor rentabilidad, mayor actividad,

Página 9


mayor empleo, mayor inversión. Por lo tanto, tengo que decir que sí, que el conjunto del sector se vería claramente beneficiado y creo que otra vez deberíamos ser capaces de hacer las cuentas completas cuando vemos que si se reduce el IVA se va a perder recaudación, pero si se reduce la recaudación por la actividad turística pero se incrementa porque la actividad turística es de las de mayor impacto indirecto en la economía, probablemente ahí se genera otro IVA que probablemente pudiera compensar.


Voy a intentar acabar. En internacionalización todo lo que se pueda hacer para animar, convencer a las pymes a que inicien ese camino tiene que hacerse. Yo lo recuerdo siempre. Ahora todo parece muy fácil. Nosotros gestionamos 180 hoteles, 50 en España y el resto fuera. Pero empezamos con uno. Quiero decir que al principio solamente hay que tomar esa decisión difícil de empezar, y si el entorno es propicio y hay un mensaje muy claro de la apuesta por la internacionalización, ayudas en ese sentido, eso nos vendría muy bien a todos. El ejemplo de la internacionalización de las hoteleras mallorquinas, es un ejemplo en el que luego se han internacionalizado con nosotros las empresas de construcción, nuestros proveedores del ámbito de la madera, del aluminio, de la ingeniería, de la electricidad. Todos esos proveedores nuestros han venido luego con nosotros. Para nosotros es lo más fácil y para ellos una oportunidad magnífica. Ahí hay muchas cosas por hacer.


Al programa social europeo ya he contestado cuando me refería a la intervención de doña María Salom. Lo único que se necesita es más presupuesto. Y sí aprovecho para hacer un comentario, concretando mucho el turismo social europeo en los mayores. Desde España deberíamos promover alguna otra idea relacionada con jóvenes, con estudiantes, con familias con problemas de movilidad y de viaje, en los que se considerara una oportunidad para todos que se consiguiera una subvención para que una familia con un miembro de la misma con un problema de movilidad, con una cierta incapacidad, tuviera posibilidad de acceso. España ha sido pionera en facilitar la accesibilidad no solamente en el ámbito privado, sino también en el público, en los espacios municipales, en las playas. Me parece que hay una oportunidad. El programa español que acaba de cumplir un año empezó de manera experimental con pocos miles de pasajeros, pero está en el millón de pasajeros. Es cierto que este año no se ha podido volver de forma extraordinaria al 1.200.000 y que es triste puesto que ha habido 300.000 personas que se han quedado en lista de espera sin poder hacer ese viaje. En cualquier caso yo creo que hay que animar al Gobierno y a los grupos para que este programa que es rentable, no solamente socialmente sino desde el punto de vista económico, sea un programa prioritario y se siga incrementando su presupuesto en los próximos años.


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias por su comparecencia.


Suspendemos unos minutos para dar entrada al próximo compareciente.
(Pausa.)

- DEL SEÑOR CONSEJERO DELEGADO DE ARTIEM FRESH PEOPLE HOTELS (DIAZ MONTAÑÉS). (Número de expediente 219/000759.)

El señor PRESIDENTE: Vamos a reiniciar la sesión. Vamos a continuar con el orden del día. (Rumores.) Ruego silencio por favor.


Tenemos con nosotros a don José Díaz Montañés, consejero delegado de Artiem Fresh People Hotels, al que damos la bienvenida a esta Comisión y le agradecemos mucho su presencia. Sin más preámbulos, para no perder mucho tiempo, tiene la palabra para hacer una exposición previa.


El señor CONSEJERO DELEGADO DE ARTIEM FRESH PEOPLE HOTELS (Díaz Montañés): Señorías, agradezco la oportunidad que me dan de estar en esta Comisión y aportar mi visión del sector. En este breve tiempo mi intervención pretende ser descriptiva, ya que entiendo que cuentan sus señorías con todos los datos y estadísticas del sector. Ha habido representantes importantes del sector turístico español que les habrán bombardeado con iniciativas importantes, que sin duda yo como miembro del sector apoyaré seguramente al cien por cien. Mi intervención va a consistir básicamente en dos puntos. Primero explicar la visión de lo que yo creo que es el sector, y les puedo decir que es una visión bastante compartida por los distintos profesionales del mismo. Y luego la propuesta que yo haría al sector público, entendiendo que ustedes representan a la Administración.


En primer lugar, voy a dar una pincelada del turismo español que me imagino que ya ustedes saben pero creo que es importante remarcarlo. El turismo en su conjunto es una industria transversal. En España representa el 11 por ciento del producto interior bruto, en su mayoría son pymes como se ha dicho en la intervención anterior. Aporta entre el 11,5 y el 11,8 de la población activa, aporta superávit a la balanza por cuenta corriente. Crea riqueza de forma distribuida y propicia el desarrollo rural. Es una industria en crecimiento a nivel mundial. Tiene ventajas el turismo español importantes comparativas y competitivas todavía hoy, como la marca España, seguridad e infraestructuras, contribuye a la integración y cohesión social y presenta una posición de liderazgo todavía a nivel mundial. Pero sin duda alguna el sector turístico como cualquier industria está sometida a una serie de cambios, cambios coyunturales y estructurales; a los coyunturales evidentemente están sujetos todos los sectores, todas las industrias, como son: la crisis económica que estamos padeciendo, que estamos saliendo de ella; la apreciación del euro; la caída del consumo y de la confianza; el crecimiento en desempleo; incremento de precios en materias primas; restricción crediticia; incremento de tipos de interés reales; inestabilidad política

Página 10


en distintas zonas; desastres naturales. Todo esto afecta a todos por igual. Sin duda alguna lo que más preocupa son los cambios estructurales.
Les voy a relatar unos cuántos de ellos, que muchos ya estaban escritos en el año 1990 cuando se hizo el primer plan de competitividad del sector turístico español, como digo del año 1990.


Yo me atrevería a desglosarlo en una serie de apartados como es el tema de la oferta. Como se ha dicho el crecimiento de la oferta es importantísimo, tanto en el litoral, como el rural, como el urbano, como el residencial. Nuevos competidores, destinos emergentes, nuevos productos, cruceros, turismo industrial, salud. La demanda está cambiando radicalmente, no ahora sino que lleva ya mucho tiempo cambiando pero quizás ahora se acentúa, como es el envejecimiento de la población, los cambios en las estructuras familiares, el papel de la mujer en la sociedad, nuevas necesidades, consumidor mucho más exigente e informado, crecimiento de las clases medias de economías emergentes. La tecnología está teniendo un impacto muy importante con toda la revolución de Internet, y últimamente todo el impacto de las redes sociales. El desarrollo y la evolución del Estado en el transporte, el bajo coste, la alta velocidad. Importantes avances tecnológicos están transformando la cadena de valor del sector, la nanotecnología es un elemento importante que va a tener incidencia en el futuro. Medioambientalmente toda la concienciación social sobre la importancia del medio ambiente y la legislación supranacional que nos está invadiendo. La legislación tiene un impacto importante en este sector. El sector soporta cinco niveles legislativos: europeo, estatal, autonómico, diputación, y municipal.
Heterogeneidad legislativa en todo el Estado Español y la creciente inflación legislativa.


La conjunción de esos cambios produce que nuestro sector tenga que hacer frente a una serie de retos para seguir manteniendo su liderazgo. Desde mi punto de vista tiene que sufrir una transformación de un negocio tradicional basado en los activos tangibles en un negocio basado en los activos intangibles. Les doy un dato. Hay un estudio de Brookings Institution que analiza el valor de los activos a las empresas y demuestra que el año 1982 los activos tangibles representaban el 62 por ciento del valor de mercado de las organizaciones industriales, y el turismo es una industria. Diez años después, en el año 1992, bajó al 38 por ciento y estudios más recientes ya dicen que es el 10 por ciento, el activo intangible cada vez es lo más importante de nuestra industria.
-Quizás a veces perdemos de vista esa perspectiva.- Estos cambios han producido unos efectos. Yo resumiría lo siguiente: primero, deterioro de la competitividad, incrementos superiores de los precios respecto a nuestros competidores y menor crecimiento de la productividad. Hay un informe que no sé si han leído sus señorías que es de competitividad turística, del World Economic Forum, que sitúa a España en el récord número ocho en el año 2011, dos puestos por debajo del año 2009. Hemos perdido dos puestos de competitividad. Países como Suiza y Alemania son los que lideran el ranquin de competitividad turística mundial, países que no se caracterizan por tener costes salariales y de operación más bajos, la típica excusa que seguimos en España para justificar la pérdida de liderazgo y de atractivo.


El siguiente efecto es la situación de insostenibilidad social, económica y ambiental en muchos destinos relevantes y emblemáticos. La elevada estacionalidad que provoca una baja rentabilidad, como se ha mencionado anteriormente, y como consecuencia poco atractivo hacia el talento. Esto supone un deterioro de la generación de valor. Es una industria turística española muy concentrada en producto, sol y playa, y en pocos mercados, el inglés, el alemán y el español. Tenemos productos muy estandarizados, poco diferenciados y especializados. Esto supone un cambio radical del modelo de negocio. Es un sector como consecuencia muy poco atractivo para la atracción y retención del talento. Esos efectos han hecho que nuestra industria entre en un círculo vicioso, baja ocupación de nuestros centros productivos, hoteles, restaurantes, bares, centros de ocio. La oferta crece más rápido que la demanda, lo que nos lleva a reducir precios; caída de rentabilidad; reducción de costes operativos de forma indiscriminada; insatisfacción y desmotivación de los trabajadores y fuga de talento; caída de la calidad del servicio y menor satisfacción del cliente. Es un círculo vicioso cuyo resultado es la desaparición de muchas empresas del sector, pymes en su mayoría.


Desde mi experiencia empresarial estoy convencido de que tenemos que cambiar el enfoque y un enfoque que nos permita ser una industria rentable y sostenible, económica, social y mediombientalmente. Para ello deberíamos ser capaces de definir una estrategia clara, saber a dónde queremos ir, determinar elegir el cliente objetivo, conocer nuestro cliente, adaptar, diseñar, definir nuestro producto a las necesidades de nuestro cliente. Así eliminaremos cosas innecesarias que no generan valor, no de forma indiscriminada como anteriormente. Tendremos que cambiar formas de trabajar. Al centrarnos en un cliente determinado y adaptar nuestro producto, incrementaremos la satisfacción de nuestro cliente, resultando mucho más fácil la fidelización del mismo. Un cliente fidelizado valora nuestros servicios y por tanto será menos sensible al precio, nos permitirá mejorar nuestra competitividad y lograremos rentabilidad a medio y largo plazo, crearemos valor. Este es un proceso que se puede aplicar a cualquier organización, empresa, resort o destino, y para visualizarlo podemos ver cómo empresas hoy muy relevantes lo han desarrollado. Es el ejemplo de Zara, Apple o Ikea. La clave de este proceso está en las personas que forman las organizaciones y las empresas. Sin duda podemos determinar muchas causas que han producido estos efectos, pero yo lo resumiría en una muy obvia pero básica para afrontar cualquier cambio en cualquier ámbito. La situación a la que se ha llegado es producto de una falta de liderazgo claro para impulsar las iniciativas analizadas, escritas, en muchos

Página 11


casos consensuadas, que nos permitirían transformar las que podemos considerar amenazas en oportunidades.


Estoy convencido de que el sector público tiene una muy importante responsabilidad para lo cuál desde mi punto de vista debería, primero, asumir un papel de liderazgo claro y decidido. Al tener una industria turística un impacto tan relevante de la sociedad, la economía, el medioambiente, exige que en el Gobierno de España debería haber una figura con el suficiente peso político para liderar, coordinar e impulsar de una forma exclusiva y no compartida todas aquellas políticas que inciden en nuestra industria. Recuperar el Plan Horizonte 2020, que antes han mencionado, que es un plan en el que han participado 37.000 clientes del turismo español, 3.500 agentes del sector, 35 expertos de todos los ámbitos de actividad turística, principales empresas de la demanda y autoridades de las administraciones con competencia en materia turística, asumiendo como propio el diagnóstico que por una parte identifica las cuatro áreas prioritario de actuación, competitividad, destinos, oferta de productos, modelos de gestión y recursos humanos, y por otra parte los principales retos que deben permitir reforzar los resultados del sector en el 2020. El objetivo marco de este plan era lograr en el año 2020 que el sistema turístico español sea el más competitivo y sostenible aportando el máximo de bienestar. Lo que implica asumir como propias también las estrategias y líneas de actuación ahí definidas que se desglosan en cinco áreas clave de actuación: nueva economía turística, innovación, conocimiento y talento, valor al cliente, sostenibilidad del modelo, entorno competitivo y liderazgo compartido, haciendo realidad el sistema de monitorización que establece el plan para la adaptación permanente de este entorno cambiante. Tercero, política activa y coordinada con los agentes del sector ante la Unión Europea en todas aquellas políticas medioambientales, tráfico aéreo, propiedad intelectual, que inciden en el sector y frente a terceros. Finalmente, pero no más importante, menos politización y más profesionalización en la Administración turística del Estado de distintas comunidades.


En conclusión, para hacer frente a este cambio España cuenta con ventajas comparativas, ventajas competitivas sólidas hoy todavía, un plan con un amplio consenso, recursos naturales, culturales y sociales. Para ello el sector tiene que transformarse, transformación que tiene que fundamentarse en lo que se denomina nueva economía, conocimiento, innovación y talento, donde la persona es el centro, sociedad, trabajador, empresario o cliente. Estamos en lo que en el Foro de Davos de este año se ha denominado la Human Age en la que el talento es el nuevo factor diferenciador, transformación que necesita de un liderazgo que impulse políticas transversales, vertebradas, integradas y coordinadas. Esta responsabilidad es del Gobierno de España y para que éste sea eficiente precisa de una figura con el suficiente peso y rango político.


Señorías, como dijo Leonardo Da Vinci, no estamos en una época de cambios sino ante un cambio de época.


El señor PRESIDENTE: Gracias por su exposición.


Tiene la palabra por el Grupo Parlamentario Popular la señora Salom.


La señora SALOM COLL: Don José Díaz Montañés, muchísimas gracias por acudir aquí a la Comisión de Comercio, Industria y Turismo del Congreso, por dar su punto de vista respecto a la importancia del sector, y cuál es su visión hoy de nuestra principal industria que tenemos casi, casi en nuestro país, que es el turismo.


Me gustaría si es posible, evidentemente comparto el análisis que usted ha efectuado, que pudiera precisar una serie de puntos. Cuando habla de la importancia de la transversalidad, a ver si lo podría desarrollar un poco. Después ha dicho que lo más importante ahora son los activos intangibles. Cómo es posible, qué se debe hacer, por parte de quién, e intentar que cada vez sea más importante, o que cada vez deba ser más importante el activo intangible. Cómo se puede profundizar en saber exactamente qué es lo que quiere el cliente para intentar darle satisfacción y, como decía usted, poderlo fidelizar. Si un cliente se queda satisfecho es mucho más fácil que pueda repetir en su destino.
Después comentaba usted respecto al sector público la importancia de un liderazgo político potente por parte del Gobierno de la nación, es decir, si España es turismo, si queremos seguir siendo turismo, si queremos mejorar la competitividad del sector turístico en nuestro país, que en los últimos diez años estamos viendo cómo año tras año vamos bajando la competitividad de nuestro sector, cuando habla de liderazgo, ¿a qué se refiere?, ¿a una implicación más potente por parte del presidente del Gobierno, a que debería haber un ministerio o únicamente bastaría que fuera secretaría de Estado pero con un peso político importante dentro de todo el Gobierno?, ¿podría especificar un poquito cuando dice mayor liderazgo, cómo se traduce eso?

Hay un tema que no ha comentado pero que me gustaría que comentara respecto a las tasas aeroportuarias, ¿son elevadas o no, se podría modular eso? ¿En determinadas épocas del año, para mejorar la desestacionalización, se podrían rebajar de forma importante? ¿Cómo se debería hacer? En España básicamente se habla del turismo de sol y playa, pero también hay un turismo de interior, un turismo cultural, un turismo de ciudad, que en estos momentos lo está pasando con ciertos problemas, ¿qué debería hacer este sector para mejorar la competitividad, qué deberíamos hacer a nivel de España? Lo ha dicho antes el señor Barceló, pero quería saber cuál es su punto de vista. Tenemos unas infraestructuras hechas de aeropuertos, de carreteras, de depuradoras, de hoteles, de oferta complementaria que se utilizan básicamente durante cuatro o cinco meses al año. Tenemos

Página 12


que intentar rentabilizar al máximo una inversión que ya tenemos hecha para ver si podemos vivir del turismo en vez de pocos meses más meses al año, porque eso significaría tener muchos más puestos de trabajo mucho más estables, y en definitiva eso sería bueno para el conjunto de la economía española. Finalmente, me gustaría que usted nos comentara cuál es su punto de vista o cómo ve la posibilidad de que en España se aplique un IVA superreducido del 4 por ciento, ¿cuál es su valoración de ese tema?

Quiero agradecerle enormemente su presencia, sus comentarios, sus aportaciones. Es bueno para esta Comisión escuchar a responsables de la industria turística que nos puedan ilustrar con sus conocimientos.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra a continuación por el Grupo Socialista el señor Tomás.


El señor TOMÁS GARCÍA: Suscribo también las palabras de la portavoz que me precede, la señora Salom, en cuánto a la oportunidad y a que es bueno para esta Comisión y para el funcionamiento de esta tarea que nos trae entre todos de la actividad turística, que usted esté aquí esta tarde con nosotros, por reunir dos condiciones. Una, su dilatada experiencia en esta materia, habiendo desempeñado cargos de responsabilidad en el sector y algunos tan significativos como el Instituto Tecnológico Hotelero. Lo cuál dice un poco de su perfil, un poco bastante. Y la segunda, al frente del área de innovación del Plan de turismo horizonte 2020, lo cuál también dice de su capacidad de colaboración y de integración con los que son grandes proyectos de país. La otra condición por la cuál también nos alegra que usted esté aquí esta tarde con nosotros es no solamente por un factor de pasado, sino también por lo que usted representa en presente y en futuro. En futuro porque nos gusta en el Grupo Socialista su discurso, y su discurso que traslada a su planteamiento empresarial. Discurso que va directamente dirigido al factor humano, a esos intangibles que usted también ha señalado en su exposición y, como dice en su web de presentación, a proporcionar bienestar a los huéspedes mediante el cuidado de cuerpo y mente.


Creemos que es una buena música, que tiene una buena letra y que además encaja perfectamente en las sendas de recuperación de la actividad turística en la que parece que nos hemos ya metido de lleno con los datos que hoy nos alumbra Exceltur y que usted no ha querido comentar porque ya son públicos, los conocemos todos y por lo tanto no es necesario abundar en ellos. Pero igual que se abunda en las malas noticias, muchas veces deberíamos ser justos a la hora de valorar estas noticias precisamente cuando son positivas, alumbran una vía correcta de recuperación y unas buenas expectativas no solamente para el turismo en sí mismo sino para toda la economía del país, ya que, como usted bien ha señalado, representa el 11 por ciento del PIB y esto significa que si el turismo va bien o va bastante bien o puede ir bastante mejor, como dicen los datos de Exceltur, la economía de este país puede ir bastante mejor en el año 2011.


Decía que estamos en el camino correcto y que, afortunadamente, no se ha producido lo que usted, en un interesante artículo, publicó en El Economista. Señalaba, utilizando una imagen de un libro, La Quinta Disciplina de Peter Senge, sobre la rana, que no percibe el cambio de temperatura del agua donde nada. Yo creo que en el caso de España esto no va a ocurrir, porque la rana ha reaccionado y ha reaccionado a tiempo, no solamente porque lo han hecho los empresarios, como usted señalaba en ese artículo, sino también porque este Gobierno ha hecho los trabajos, las tareas, los deberes que tenía que hacer en el momento apropiado; y lo hizo, como usted bien conoce, fraguando un pacto, un amplio pacto, casi un pacto de Estado con las comunidades autónomas, con el sector empresarial, con todos los agentes del turismo, que es el Plan Horizonte 2020. A partir de ahí están puestos los pilares y los ejes sobre los que se va a desarrollar el futuro del turismo en los próximos años. Estos ejes, como usted bien conoce, pivotan sobre el conocimiento, el marketing y la sostenibilidad ambiental. Mi primera pregunta va en este sentido. De estos tres ejes, independientemente de su afinidad, a partir de su perfil profesional, ¿cuál cree usted que es el más importante, sobre el que debíamos poner el acento de forma más clara? En segundo lugar, decía que estamos en el camino acertado porque se han hecho bien las cosas y porque además se han puesto en marcha instrumentos muy eficaces. De estos instrumentos yo quiero destacar -y esta tarde lo ha hecho mi compañero Herick Campos anteriormente- las políticas de concertación con las comunidades autónomas, el Plan Renove Turismo, el Plan FuturE, los planes de cualificación de destinos maduros y su continuación en el reciente Plan turismo litoral siglo xxi.


Acabamos de oír al compareciente que le ha precedido, al señor Barceló, decir algo que a ningún compañero del Grupo Socialista le ha pasado desapercibido. Decía el señor Barceló que, para ganar más competitividad, no es necesario ampliar la oferta en estos momentos. La pregunta que nosotros nos hacemos -nos queda esa duda porque hemos podido repreguntarle al compareciente anterior- es si usted está de acuerdo o no en incorporar a la oferta la planta hotelera que está fuera del mercado porque está obsoleta. Nos gustaría que nos lo aclarase. No está aquí el compareciente anterior, pero está usted y nos interesa mucho su opinión, su punto de vista sobre esta cuestión que ha abierto el anterior compareciente.


Por último, yo quisiera también que hablase a nuestro grupo y a esta Comisión de Industria sobre dos aspectos: uno, la innovación en materia de turismo, del que usted es un gran conocedor, y otro, la formación.
Respecto a la innovación, me gustaría que nos diese su opinión acerca de esta estrategia de Estado que usted conoce, que es el pentágono de la innovación, la E2I, la estrategia estatal de innovación, que por el hecho de que se ha

Página 13


fraguado en un ministerio que se llama de Ciencia e Innovación y que parece que es de un sector, pareciera que es una estrategia que no es transversal sino que pertenece a esa área concreta de Gobierno. La estrategia estatal de innovación está pensada para impregnar todos los campos de la actividad económica, de la actividad de la creación y de la actividad productiva. Quisiera saber de qué manera enganchamos con la actividad económica del turismo, qué importancia y qué valoración da usted a esta estrategia. Por último, conocerá también los avances de este Gobierno, las medidas que este Gobierno ha llevado a cabo en materia de reforma de la formación profesional, continuando con lo que ya se había puesto en marcha en la etapa anterior del Gobierno del Partido Popular entre los años 2000 y 2004. Se ha hecho un enorme trabajo de profundización en la formación profesional y nos gustaría también saber en qué aspectos concretos cree que esta reforma de la formación profesional va a contribuir a un mejor desarrollo de este factor humano que usted antes señaló, para ganar competitividad en la actividad turística.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra el señor Díaz Montañés para contestar a las cuestiones planteadas.


El señor CONSEJERO DELEGADO DE ARTIEM FRESH PEOPLE HOTELS (Díaz Montañés): Empezaré por la señora Salom. Cuando hablo de transversalidad, el problema que tenemos en el sector turístico es que cualquier legislación que se realiza nos afecta de una manera o de otra. Muchas veces se legisla y no se tiene en cuenta al sector turístico, a pesar de lo importante que es. Hablemos de sanidad, de educación, de algunos aspectos industriales o de medio ambiente, cualquier legislación que se hace de alguna manera toca al sector turístico. En mi etapa como presidente de la Confederación Española de Hoteles les puedo decir que casi había que cazar al vuelo las iniciativas legislativas para poder decir que aquí estamos nosotros y que se acuerden ustedes del sector turístico. Es decir, que es un sector muy importante pero no somos relevantes en la vida política. Quizás es culpa nuestra, del sector, que a lo mejor no hemos trabajado para serlo, pero me refería a eso, a que en muchas acciones legislativas que son importantes para el Estado realmente no se tiene en cuenta al sector turístico o se le tiene en cuenta cuando ya se ha producido la legislación y por lo tanto es muy complicado volver atrás.


En tema de intangibles, lo que les he comentado es un hecho y creo que caminamos hacia allá. Yo me remitiría un poco a lo que hemos estado hablando hoy aquí, es decir, ustedes hablan siempre de infraestructuras, de activos tangibles, pero muy pocas veces hablamos de lo que es el motor, que son las personas. Yo creo que ahí está el reto. El sector turístico español ha tenido ventajas competitivas importantes como la amabilidad tradicional española, el espíritu de servicio, es decir, eso era un intangible que teníamos. Quizás era una ventaja comparativa porque hace treinta o cuarenta años, cuando venía un ciudadano alemán o británico a España nuestra falta de formación la suplíamos con esa gracia, ese buen hacer o esa amabilidad que teníamos. Hoy eso ya no basta. Ese intangible que teníamos en su día, hoy ya no lo tenemos, se exige mucho más. Ahí está la clave del desarrollo, conseguir que la persona con su conocimiento, con su capacidad de innovación, sea capaz de producir esos intangibles.


El tema de conocer al cliente es fundamental, esto lo hace cualquier empresa que realmente quiere tener éxito. Hablaba antes de Zara, Ikea, o Apple, empresas que han dicho no a muchas cosas y han seleccionado a su público objetivo, lo conocen muy bien y lo satisfacen de una forma excelente. Pues eso es lo que tiene que hacer el turismo español. Como Estado español deberíamos tocar todas las teclas, pero quizás hay zonas en las que hay que especializarse, en las que hay que ser muy bueno.
Comentaba el señor Barceló antes el tema del ciclismo en Mallorca; se han especializado en eso y son realmente buenos, quizás son una referencia en Europa y en el mundo. Eso es un poco lo que tiene que buscar el turismo español, ser referencia, es decir, no ser una referencia genérica, que puede haber sido buena hasta ahora, sino que a partir de ahora hay que ser especialistas, hay que ser realmente diferentes.


En cuanto a liderazgo, vuelvo a lo primero, es decir, al tema de transversalidad. Si el turismo es un sector tan importante, lógicamente debe tener un peso muy importante en el Gobierno. Estoy pensando en un ministro de Turismo y, si me apuran, con rango de vicepresidente; alguien que tenga capacidad, peso y fuerza política para poder impulsar y coordinar diferentes ámbitos de la política y de la legislación.


En el tema de las tasas, yo creo que un aeropuerto al fin y al cabo es una empresa que tiene una repercusión en un territorio. Entonces de alguna manera sus objetivos deberían ser generar valor para la comunidad porque en este caso tiene una responsabilidad social, igual que la tiene un hotel la tiene un aeropuerto. La flexibilización yo creo que ahí es muy importante. Hay momentos que a lo mejor se puede cobrar un poco más, pero hay momentos en los que realmente hay que generar negocio, hay que generar valor, con lo cual hay que invertir y esa inversión supone ser flexible en las tarifas, en los horarios, es decir, adecuarse a la demanda para generar valor.


En el tema de la mejora de competitividad y en el tema de infraestructuras evidentemente se ha hecho un esfuerzo muy importante. Todo esto que hablamos de que somos muy buenos, me parece muy bien, y la impresión es muy importante, pero estamos en un mundo global. Es decir, quizás si nos comparamos con cómo estábamos hace diez añosvemos que hemos avanzado muchísimo, pero nuestros competidores no son solamente Egipto, Túnez o el Caribe, abarcan algo mucho más amplio que todo esto, con lo cual hay que ver qué

Página 14


han hecho los demás. La competitividad es un tema relativo, no es absoluto. Está muy bien la inversión que se ha hecho en infraestructura, pero quizás el trabajo que tenemos que hacer ahora, como decía el anterior compareciente, es que como tenemos una infraestructura muy importante, vamos a generar negocio para llenarla. Eso es lo importante.
Por lo tanto, tenemos que diversificar, diversificar mercados y diversificar productos.


En cuanto al tema del IVA reducido, suscribo las palabras que ha dicho Simón Pedro Barceló. No tengo nada que añadir, lo que ha dicho él para mí es perfectamente válido.


Señor Tomás, agradezco sus palabras, evidentemente son muy gentiles de su parte. El Plan 2020 para mí es la nueva economía que estamos viviendo, para mí es el eje, es decir, si tenemos conocimiento, talento e innovación, todo lo demás va a funcionar. El Plan 2020 es la base del modelo, con lo cual para mí es lo más importante.


En cuánto a la obsolescencía, yo creo que, empezando por los hoteleros -yo soy hotelero- que somos industria, tenemos que deconstruir. Para mí el ejemplo son los americanos. Usted va a las Vegas y ve que se tiran hoteles y se hacen hoteles nuevos, se va adaptando la oferta a la demanda. Aquí, en España, posiblemente hay que hacer eso. No hay que crecer en oferta, en eso estoy de acuerdo con el señor Barceló, pero quizá como hay oferta absolutamente obsoleta y sitios privilegiados, habría que dar facilidades a los propietarios, a los inversores para que de una forma ágil, eficiente y relativamente económica pudieran transformar la oferta. A veces estamos reformando hoteles y, como decía el señor Barceló, cuesta mucho más eso, porque tenemos que adecuarlos a la legislación que existe, pero realmente el producto que tenemos al final no es el producto que a lo mejor haría falta dentro de veinte años; quizás ahora sí, pero no dentro de veinte años. Yo pediría que de alguna manera se dieran facilidades para que esos productos que están obsoletos, que van a morir sí o sí, porque no son viables económicamente y por lo tanto producen un impacto muy negativo en el medio ambiente y en la sociedad, los podamos derribar y hacerlos nuevos, porque creo que generan negocio.


Respecto a la estrategia estatal de innovación, no le puedo contestar; le puedo contar mi experiencia personal. Yo, como empresa pequeña, hace dos años presenté cuatro proyectos y se me denegaron, posiblemente porque no se adecuaban a las bases. Yo le dije al secretario general actual, antes secretario de Estado, que si comparamos una pyme turística o una empresa turística con lo que pueda hacer una empresa farmacéutica o lo que pueda hacer una empresa tecnológica o una empresa que tiene mucha experiencia y mucho capital humano para desarrollar estos proyectos, evidentemente siempre estamos en desventaja. Yo le ponía un símil, le decía que podíamos hacer como en el golf, es decir, si nosotros queremos impulsar el negocio del sector turístico y al Estado le interesa que las pymes inviertan, consigan patentes y desarrollen esa cultura de innovación, quizás podemos partir con un handicap superior. No podemos comparar con una farmacéutica el proyecto de un hotel, porque seguro que vamos a estar peor puntuados. Dénos usted un handicap superior y poco a poco vaya cada año bajándonos el handicap, pero partamos de posiciones relativas diferentes porque, al fin y al cabo, somos diferentes. Estamos una generación por detrás del sector industrial y del sector tecnológico.


Cuando hablamos de personas y hablamos de formación, creo que los tiempos se miden a largo plazo. Lo importante es que las bases estén sólidas, sobre todo que no cambien, que si ustedes están en el Gobierno ahora y hacen una cosa, si mañana, por lo que sea, cambia el Gobierno, no deshagamos lo andado. Eso ha pasado con frecuencia. Con lo cual, no se puede mantener una estrategia o una visión a largo plazo y construir. Y vuelvo al principio de mi intervención, el Plan 2020 es un plan consensuado por el sector, por las administraciones públicas que estaban presentes en su día. Posiblemente es mejorable, no digo que no, pero es un plan. Yo lo que reclamo en mi intervención es que acojamos ese plan, trabajemos construyendo ese plan y vayamos adaptándolo. A mí me da la sensación desde fuera, quizás me he salido un poco del ámbito de la asociación, y no tengo el contacto tan directo con el sector como ustedes, de que este plan se ha guardado en una estantería, porque había un plan de medidas del 2008 al 2012 muy detallado de acciones. A mí me gustaría hacer un inventario ¿De lo que se dijo que se iba a hacer, qué se ha hecho? Pues posiblemente nada -y ese es el gran error- o muy poquito, a lo mejor un veinte por ciento. Pero es que ahí había un esfuerzo muy importante, había un consenso muy importante, creo que fue un hecho histórico conseguir ese consenso por parte de la Administración y el sector privado. Y sin embargo, no se ha avanzado. ¿Ahora qué vamos a hacer, otro plan? ¿Para qué, para dedicarle mucho tiempo, esfuerzo e ilusión -porque hay mucha ilusión ahí- y se quede luego en otro armario? Por eso digo, si hay alguna cosa hecha, trabajemos con ella y vayamos construyendo. Esto es a largo plazo.


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias por su intervención y por su presencia aquí.


Suspendemos unos minutos para dar paso a la próxima comparecencia.


- DEL SEÑOR PRESIDENTE DE LA CÁMARA OFICIAL DE COMERCIO DE MALLORCA (GUAL DE TORRELLA). (Número de expediente 219/000760.)

El señor PRESIDENTE: Vamos a continuar la sesión de la Comisión, dando la bienvenida a don Juan Gual de Torrella, presidente de la Cámara Oficial de Comercio de Mallorca. Como ha estado presente en la intervención anterior, ya sabe que tiene un primer turno de exposición, luego habrá un turno de preguntas y aclaraciones, y luego

Página 15


terminamos con otro turno. Así que sin más, tiene la palabra.


El señor PRESIDENTE DE LA CÁMARA OFICIAL DE COMERCIO DE MALLORCA (Gual de Torrella): Quiero agradecer la invitación y no solo en el aspecto personal sino en lo que respecta al sector, porque es verdad lo que decía el compareciente anterior, que el turismo, a pesar de tener el peso que tiene en la economía española en general y en muchas regiones en concreto, siempre ha sido un sector con poca relevancia, es decir, yo creo que tiene poca capacidad de hacerse notar, poca capacidad de lobby.
Cuando uno contempla la estructura económica española ve que los sectores relevantes son el industrial y el financiero y poco tiene que ver el turismo. Por ello es importante que en el Congreso se quiera escuchar sobre turismo y sobre sus distintas vertientes. El turismo es muy complejo, muy transversal, y yo creo que en España, un país que está consolidado como la segunda potencia turística, hay que empezar a hablar de productos turísticos. Quiero también señalar que, además de presidente de la Cámara de Comercio, en estos momentos soy presidente del Comité de Turismo del Consejo Superior de Cámara y, por lo tanto, quiero aportar no una visión estrictamente balear, sino una visión de conjunto. Entonces desde esta visión de una España ya madura como destino turístico, hay que reconocer que el futuro está en la diversificación, en la desestacionalización y en la desconcentración. Y esto lo pueden producir -se puede ver en un estudio que hemos hecho y que pongo a su disposición- hasta cincuenta modalidades diferentes, cincuenta productos turísticos diferentes. Cuando hablamos de diversificar, de desestacionalizar y de desconcentrar, hay un producto muy concreto que cumple todos estos requisitos y del que me gustaría hablar. Precisamente el tema que yo he elegido, y por el que creo que se me ha invitado, es hablar expresamente de uno de estos productos. España tiene casi 8.000 kilómetros de costa y sería ilógico que con las infraestructuras que tenemos en las costas, con la climatología, con una costa atractiva en un estilo de vida y ocio, no explotáramos esto turísticamente. Por lo tanto, la náutica de recreo es uno de estos productos a tener en cuenta y a diversificar.


Para dar a conocer este producto hay que tener en cuenta que la estancia media está entre siete días en la Península y once en las islas, frente a los tres o cuatro de otro tipo de turismo. Según las cifras de 2006, hubo 600.000 turistas extranjeros en este segmento, que facturaron 1000 millones de euros. Por lo tanto, yo creo que conviene tener en cuenta el turismo náutico en todas sus diversidades, en el chárter, en el submarinismo, en todas aquellas diversidades que el mar pueda proporcionar.


Pero a mí me gustaría seguir enfocando este tema y acercarme a aquello de lo que quiero hablar, que es el chárter náutico. La flota mundial está creciendo en todo el mundo, no solo en el Mediterráneo, el chárter está teniendo unas tasas de crecimiento elevado incluso en tiempos de crisis, y en España hay una circunstancia que le hace particular, y yo creo que es bueno hablarlo aquí. En primer lugar, la clasificación de las embarcaciones que hacen este chárter náutico es la siguiente: por una parte, las que no llegan a 8 metros, que están exentas de todo impuesto que no sea el IVA; después hay otras cuya eslora está entre 8 y 15 metros que están sometidas a un impuesto de matriculación, lo que se le llama el impuesto especial de medios de transporte, que es un 12 por ciento, salvo que en esta franja de eslora la embarcación se dedique exclusivamente a chárter; y cuando se excede de esta medida de 15 metros, ya está sometida a una imposición del 12 por ciento. Por lo tanto, aquí habría que ver qué tipo de embarcaciones están en el mercado.Yo distinguiría dos para reconocer al usuario, al turista, al cliente, según estos dos segmentos: Embarcaciones hasta 15 metros, que se podía decir que es un público cautivo, que es el público local, el que navega en su territorio, y entonces está poco sometido a la competencia, y a partir de esta medida hasta los tremendos megayates que se ven en los puertos, ya están sometidos a la competencia, es decir, estos barcos se desplazan con rapidez de un destino a otro y van allí donde más les convenga. Por lo tanto estamos hablando de que si bien en el segmento local evidentemente hay menos riesgo de afrontar competencia, en las esloras grandes ya sí.


Pero en todo esto que parece que transcurre sin ningún tipo de inconveniente, en España y solo en España nos imponemos una autolimitación. En España existe el impuesto de matriculación que no existe absolutamente en ningún otro país. Y si ahora nos limitamos a nuestros competidores, que es el Mediterráneo, el 75 por ciento del chárter náutico se está haciendo en el Mediterráneo. Y ¿qué pasa? Pues que estas esloras pequeñas son cautivas, por lo tanto son españolas, pero cuando una embarcación ya tiene una eslora que le permite desplazarse de un país a otro, desde Grecia hasta el Mediterráneo Occidental, se encuentra con que para hacer chárter en España tendría que abanderar su embarcación en España. Esto es como los taxis de Barcelona, que no pueden hacer sus carreras en Madrid. Pues en esto sucede exactamente igual, es decir, que un barco que quisiera hacer chárter, durante el tiempo que está navegando en España tendría que matricularlo y pagar el 12 por ciento de este impuesto, con lo cual se pueden imaginar que esto no ocurre. Entonces ¿qué está pasando? Que este tipo de embarcación de alto nivel y con usuarios de alto nivel adquisitivo en este momento no está navegando en España y si lo hace es de una manera fraudulenta, y se le puede acusar de delito fiscal. Yo les voy a contar que en las Islas Baleares, que es uno de los destinos líderes en España en turismo náutico, se ven frecuentemente patrullas de la Guardia Civil y de aduanas abordando estas embarcaciones, intentando inspeccionar si quien realmente está de propietario y figura como armador tiene la nacionalidad de la bandera. En caso contrario, se precinta el barco, con el consiguiente sobresalto de

Página 16


todas las personas que están pasando sus vacaciones. La consecuencia posterior es, por supuesto, huir de España como destino de chárter. Como se lleva varios años con una política de inspección fiscal intensa, en estos momentos ha dejado a España vacía de este tipo de embarcación.


Excuso decir que la propiedad de estas grandes embarcaciones nunca está a nombre de una persona física, siempre pertenece a corporaciones y está en el sitio donde fiscalmente conviene más a aquella empresa que es propietaria del barco, que después lo va alquilando a quien se lo quiera alquilar. Pero resulta que esto que está pasando aquí, no está pasando en Italia, no está pasando en Francia, porque cualquier embarcación puede navegar con sus invitados, por cualquier punto del resto del Mediterráneo con el simple trámite de declarar lo ingresado en cada una de las aguas y liquidar el correspondiente IVA. En este momento, de los 1.000 millones de euros que se calcula que está produciendo este chárter náutico de megayates, España no tiene absolutamente ninguna cuota y si la tiene, evidentemente es desconocida porque no es declarada. Si este impuesto no existiera, si hubiera esta armonización con respecto a los países que compiten con nosotros, España cogería obviamente, según los cálculos que se está haciendo ahora, un 30 por ciento de esta facturación internacional que en este momento no se tiene. Les hemos adelantado una documentación donde hay cifras. Para no aburrir a nadie con cifras, allí están todas reflejadas. Renunciar al 30 por ciento de la cuota de mercado es renunciar a mucha cuota de mercado. Si valoramos las cifras, en España, en el año 2009, se facturaron 20 millones por el impuesto de matriculación, es decir, no está habiendo casi ingresos por esta parte y a la vez se están perdiendo ingresos por sociedades, por renta, por IVA y por empleo que genera este sector que ya es suficientemente conocido. Por lo tanto, yo quiero decirlo aquí, en el Parlamento, en un intento de aportar una visión respecto a la rigidez en la legislación fiscal y a la consecuencia que tiene la rigidez en la aplicación de este impuesto, que evidentemente está mermando ingresos muy superiores.


De todas maneras ha habido un pequeño adelanto, que no suficiente, que es el régimen Rebeca en Canarias, pero que no resuelve absolutamente este problema. Se refiere a un tonelaje determinado que no resuelve el problema, y por otra parte, no podrían navegar estos barcos internacionales si se mantuviera este requisito. Me gustaría aportar que en Italia hay una legislación, una ley que le llaman Ucina. Es decir, esto no existe en estos otros países, como Francia, Italia o Grecia, incluso estas embarcaciones no pagan el IVA por políticas de promoción industrial que estos países han decidido tener. Como decía, en Italia existe una ley llamada Ucina, que es una ley turística y que posiblemente conozcan. Esta ley turística contempla de una manera transversal todo lo que afecta al turismo y por supuesto contempla esta actividad, que al ser beneficiosa para el turismo, evidentemente recomienda y exime el pago de este impuesto de matriculación. En España yo creo que ocurre al revés, la legislación que regula la navegación de recreo es una legislación hecha desde la visión de la Administración industrial. Por lo tanto, como pedía Díaz Montañés, yo creo que sería muy normal plantearse una legislación turística en su transversalidad.


Voy a poner dos ejemplos, quizás ridículos pero que pueden servir para entenderlo. Si un padre deja en herencia 300.000 euros a cada uno de sus dos hijos y los dos se lo intentan gastar en sus vacaciones, si uno se compra un apartamento en Benidorm, en Salou, en Mallorca o donde le parezca, entonces pagará su correspondiente IVA, y el otro, que le gusta el mar, quiere pasar sus vacaciones en el mar, a este le va a costar mucho más. Estamos hablando de unas imposiciones fiscales que no solo la consecuencias sobre el turismo, sino también sobre la industria, dado que la náutica de recreo es un sector que lleva absolutamente implícita una actividad industrial. No existe actividad náutica turística sin una trama, sin una red asistencial de mantenimiento, de reparación. En España esto sí que se ha mantenido durante estos años porque la flota que hay requiere que le asista, este tipo de industria, pero creo recordar que hace treinta años, que es el período en el que esta imposición fiscal está en España y no está ya en los otros países europeos, el número de astilleros más importante que había en los finales de los setenta, principios de los ochenta estaba en España. En España la industria era autosuficiente. Este impuesto ha sido disuasorio, han ido cerrando todas las empresas. En cambio, Francia e Italia, decidieron pues incentivar esta industria, y a partir de ahí, ellos empezaron a crecer y son países que están facturando del orden de 1.700 millones de euros -1.300 Francia y 1.700 Italia, uno se ha dedicado a la gama alta, otro a la gama media-baja-, y España se ha quedado con 200 millones al año. Es decir, estamos hablando de un impuesto que limita, nos autolimitamos la capacidad de crecimiento, el recorrido que tiene un producto turístico.
En un momento en que creemos que la suma de productos turísticos son los que van a dar la fortaleza a España, la especialización, nos encontramos con un obstáculo, que es la fiscalidad, que no tienen otros países.


Por lo tanto, yo creo que no es mucho pedir que se reflexione sobre esta falta de armonización fiscal que sitúa a España ante la dificultad de darle el recorrido que puede tener por su potencial natural y empresarial en el turismo náutico y también que seamos reflexivos sobre la consecuencia que ha tenido en la industria. Esto sería como si en el sector textil no se quisiera gravar una camiseta y se quisiera gravar fiscalmente ropa de Armani. Yo creo que estamos ante un prejuicio que viene del tiempo de la fiscalidad inexistente, donde los signos externos condicionaban mucho la parte fiscal, pero creo que en este momento, si queremos ser un país moderno, tenemos que dejarnos llevar por otros criterios y no por este. He leído con alegría un "Diario de Sesiones" de esta casa de la Comisión de Fomento, y por la intervención

Página 17


de los dos portavoces, el del Partido Socialista y el del PP -a los dos los conocimos en su momento, cuando se hacía la Ley de Puertos- veo que existe una absoluta coincidencia de criterios entre las dos fuerzas.
Parte o gran parte de lo que yo he dicho está en el "Diario de Sesiones" del 9 de marzo de 2011, es muy reciente, donde el portavoz del PSOE, precisamente el señor Simancas, está viendo que se está haciendo daño al crecimiento de un sector turístico, que se está haciendo daño a la posibilidad de consolidar una industria y recomienda y hace la propuesta al Parlamento de que se entre en un sistema que unifique toda la legislación que tiene que ver con la náutica de recreo, que se simplifique y que se armonice con el conjunto de Europa. En definitiva el mensaje que quería dar era este. España necesita productos, necesita especializarse, hay un producto en el que podemos ser líderes y tiene unas limitaciones fiscales, que además son excepcionales en el conjunto de nuestros competidores. Por lo tanto, veríamos muy racional que este impuesto se armonizara con el conjunto y ya entramos a competir simplemente por el producto, por nuestra calidad, por saberlo hacer, pero no porque la fiscalidad impuesta nos limitara el crecimiento.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra por el Grupo Popular, la señora Salom.


La señora SALOM COLL: En primer lugar, quisiera agradecer al compareciente su presencia en esta Comisión para explicarnos cuál es su punto de vista respecto al conjunto del sector turístico español sobre todo en el tema de la náutica. Nuestro grupo comparte muchas de las afirmaciones que ha hecho usted a la hora de hablar de distintos productos turísticos, de la diversificación, de la desconcentración que pueda haber en el conjunto de nuestro país, hay cerca de cincuenta productos turísticos distintos y, evidentemente, uno de ellos que tiene gran transcendencia y gran importancia es el turismo de la náutica.


Usted dice que España no es competitiva porque tenemos un impuesto en el tema de la náutica que no existe en otros países del arco Mediterráneo que son competencia nuestra. Hay un mercado que genera un volumen de negocios, del que nosotros nos llevamos poquísimo. Si se retoca este impuesto y se armoniza, ¿usted está convencido de que el 30 por ciento de este negocio podría revertir en el conjunto del Estado español? La siguiente pregunta es: ¿está convencido usted de que los menores ingresos que tendría el Gobierno de España por este impuesto de matriculación, este que es del 12 por ciento, estos menores ingresos que tendría el Estado, se verían compensados por ese 30 por ciento en la cuota de mercado, que eso significa evidentemente mayores impuestos, mayor gasto y mayor volumen de negocio en nuestro país? Asimismo, ¿nos podía especificar un poquito más si está convencido usted de que existe una relación de causa-efecto teniendo en cuenta que en España había una industria potente de astilleros y que todo eso se ha desplazado a otros países que no tiene, ese impuesto de matriculación? Hay una relación de causa-efecto entre una cosa y la otra? Si se quita y se limita en España ese impuesto, ¿usted cree que la industria de nuestros astilleros, la industria tan importante que hay en muchísimos sitios de reparaciones de embarcaciones y todo lo relacionado con la industria náutica podría tener ciertas expectativas de mejorar el negocio en este sentido? Por otro lado, respecto al volumen de embarcaciones, le pregunto si considera que tenemos puertos suficientes o no, las limitaciones que hay, y si considera que es suficiente o no.


Para finalizar, dos cosas más: Primero, quería saber si nos podía comentar algo de lo que se debería hacer hoy por hoy en el conjunto del sector turístico español para mejorar la competitividad, dos o tres líneas importantes de lo que usted considera. En España en los últimos diez años ha ido disminuyendo año tras año la competitividad de nuestro sector turístico, le pregunto qué deberíamos hacer, tres o cuatro pinceladas de lo que deberíamos hacer, según usted, para mejorar la competitividad y también para mejorar la desestacionalización tanto del turismo de sol y playa, como también para fomentar el turismo de interior como el turismo de las grandes ciudades, en un momento en el que el turismo español ha bajado mucho, cómo podríamos hacer para reactivar este sector.
Finalmente, le pregunto cuál es su visión acerca de que el IVA que afecte al sector turístico español sea el superreducido del 4 por ciento.


El señor PRESIDENTE: Por el Grupo Socialista tiene la palabra la señora Muñoz.


La señora MUÑOZ RESTA: En primer lugar, quiero darle la bienvenida al señor Gual a esta Comisión y darle también las gracias por el documento que nos hizo llegar ayer, con lo que tuvimos relativamente cierto tiempo para poder analizar. Lo estuvimos repasando ayer por la tarde, nos pareció muy interesante y creo que vamos a tener que tomar nota de muchas cosas que aquí ponen y sí que es verdad que tendremos que darle una vuelta al tema con todo lo que usted nos propone. Así que tendremos los deberes no para esta Comisión, que era demasiado pronto, pero sí espero más adelante poder ir a Mallorca, a mi tierra, con mi grupo, y si se apunta la señora Salom y el Partido Popular, a seguir debatiendo, a seguir viendo qué ha hecho este Gobierno con este tema.


Yo también seré breve porque ya se han comentado muchas cosas, es verdad que la señora Salom también ha expuesto muchas preguntas o temas que a nosotros también nos parecen interesantes que se deberían comentar. Yo quiero hacerle cuatro preguntas. Una de ellas sería cómo podemos compatibilizar la sostenibilidad de nuestro litoral con un desarrollo de los puertos deportivos, y qué valoración hacen ustedes con respecto a este tema. También quería que nos hiciese una pequeña valoración de una herramienta que ha creado este Gobierno, que es el concepto de estación náutica, qué le

Página 18


parece, qué puede diferenciarnos, qué sería lo más importante.


También hablando del turismo náutico, ya que usted es de Baleares, como la portavoz del Partido Popular y yo misma, quería que me comentase qué es lo que nos diferencia a todo el Mediterráneo, la costa levantina o las islas Baleares de destinos como el Caribe, en el sentido del turismo náutico o, por ejemplo, el turismo de cruceros, que es un turismo que también nos interesa, y yo puedo hablar con conocimiento de causa en el tema de Baleares o concretamente en Palma.


Finalmente, no podía pasar la oportunidad de que me valorase el Plan litoral. Creo que es uno de los apuntes que se han quedado en el tintero de la señora Salom, pero yo se lo preguntaré. Como saben, es un plan que se ha aprobado hace escaso tiempo y hemos ido preguntando a todos los comparecientes cuál era la visión. Querría que me diese su visión también de este tema. Nuevamente quiero agradecerle su asistencia y decirle que volveremos con los deberes hechos.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra para contestar.


El señor PRESIDENTE DE LA CÁMARA OFICIAL DE COMERCIO DE MALLORCA (Gual de Torrella): Muchas gracias por las preguntas, porque realmente es el momento de poder ampliar la tesis inicial. Es verdad que en la documentación está todo, porque llevamos mucho tiempo pensando en la náutica y la Comisión de Turismo del Consejo de Cámaras también, precisamente porque estamos convencidos de que es un sector de futuro, y el turismo con el tiempo será la suma de muchos productos, no será uno solo. Esto lo estamos viendo en todos los destinos más maduros, empezamos con el de sol y playa y en este momento estamos ya presentando mucha más oferta.


Contestando a la pregunta de la señora Salom, es evidente la respuesta que le voy a dar los 20 millones del impuesto de matriculación está claro que en los momentos de esplendor de 2007 eran el doble, pero también en los momentos de esplendor las recaudaciones por IVA, lo que generaban las empresas y pagaban por sociedades, lo que generaban las personas y pagaban por renta, el empleo era mayor. Yo creo que la suma de todo esto, aunque solo sea el IVA de 300 millones, que evidentemente el destino España lo tendría, el 30 por ciento de mercado, porque además es un tipo de turismo muy móvil. Alguien que se va a pasar un tiempo de vacaciones en una embarcación de este estilo cruza de Cerdeña a las Baleares en horas, es decir, no es problema, se mueven, van de un país a otro. Por supuesto que el IVA, la renta, las sociedades, el empleo, todo lo que genera directa o indirectamente, es superior aunque sea en 40 millones de impuesto de matriculación, y yo creo que este cálculo lo tiene hecho Hacienda, lo que pasa es que debe ser difícil quitar un impuesto.


Respecto la industria, en los años ochenta eran autosuficientes, había constructores, fabricantes de embarcaciones de recreo del tamaño que en aquel momento España podía comprar -España era otra- ahora las esloras han crecido, pero había una industria en Galicia, en Asturias, en Cantabria, en Cataluña sobre todo, y en las islas también. Todo esto ha desaparecido, algunas de ellas se han convertido en subsidiarias de empresas italianas que han comprado porque no compraban la fábrica, compraban la red, pero esto ha desaparecido. ¿Por qué? Porque en España era mucho más caro comprar y cuando desmantelas la posibilidad de compra, evidentemente el poder y los volúmenes de esta industria francesa e italiana hace que los precios sean muy inferiores. Ninguna fábrica en España sometida a este impuesto puede tener en estos momentos los volúmenes de las otras, por lo tanto, menos economías de escala y el resultado es el que es. Ahora, que pueda remontar, por qué no, pero una vez desmantelada una trama industrial difícilmente se reconstruye. Ahora, sí que podemos ser muy fuertes y de hecho lo somos, sobre todo en el litoral mediterráneo y en Galicia, en lo que respecta al mantenimiento.
En esto sí, y que de aquí vuelva a derivar algún intento empresarial de construir, por qué no, pero evidentemente el gran problema igual que en el turismo es el impuesto.


En cuanto a los puertos, si hay suficientes o no, yo creo que España es el país de todo el Mediterráneo que más puertos tiene. El aficionado a navegar navega porque le gusta el entorno, pero yo creo que aquí hay un sistema que tiene que estar compensado. Es decir, si construimos demasiado, si no queda costa y convertimos la costa en aparcamiento de embarcaciones, esto no puede ser. Lo que pasa es que todavía estamos con el paradigma -una palabra cursi que no me gusta usar, pero no me sale otra ahora- antiguo. Es decir, en todos los puertos de España el 70 por ciento de las embarcaciones no navega. Muchas podrían estar fuera del agua, con lo cual se ganaría espacio, por lo tanto, hay soluciones imaginativas antes que hacer más puertos. Supongo que hay sitios de la costa que admiten y otros que no, pero, evidentemente, un exceso de construcción haría perder el atractivo al producto.


Respecto a la falta de competitividad que se ha perdido, yo creo que en el momento que se pueda cobrar se gana competitividad. La crisis está forzando a un producto de precio excesivamente barato. Me preguntan si nosotros podemos competir con otros destinos. Si hablamos del náutico, yo creo que somos muy competitivos en la prestación del servicio.
Evidentemente, nos autolimitamos con el impuesto, por lo tanto, perdemos clientes. Pero, una vez que se está en España y para el usuario español, yo creo que la náutica recreo es de las mejores del Mediterráneo, porque es la que está más enfocada al cliente. En otros sitios, en otras islas, en la costa francesa, en la Costa Azul está más desarrollado, pero en general yo creo que el turismo en este sector, en este producto sí que es competitivo.


Página 19


En cuanto a fórmulas para desestacionalizar, la náutica sirve para hacerlo, porque a quien le gusta navegar le da igual que haga frío o no y estoy hablando ahora de países escandinavos donde cuando todo está congelado podrían bajar a España, cuando nosotros tenemos frío ni se nos ocurre ir al mar, pero ellos sí que lo harían. Yo creo que hay soluciones, esto está condicionado a la conectividad, a la posibilidad de que haya vuelos, pero este producto ayuda a desestacionalizar, y por supuesto no es solo de cuatro meses, sí que es verdad que el fuerte son dos meses, pero es un producto que se estira y puede ser mucho más largo.


Finalmente, por supuesto que estaríamos a favor de un IVA superreducido.
Yo creo que ha funcionado en Francia. Yo me adhiero a esta doctrina de que muchas veces un impuesto más bajo induce a mayor recaudación por la vía de mayor consumo. Entonces yo creo que sería así. No sé si le he contestado a todo.


Señora Muñoz, voy a entrar en las cinco preguntas. Hemos trabajado mucho en estudios sobre náutica y además nos gusta ver, y esto es un poco de vanidad, cómo se reproducen, porque están hechos, yo creo que con mucho rigor y teniendo en cuenta todos los sectores. Nosotros tenemos esta facilidad para hacerlos en nuestra tierra, que es la capital del turismo náutico del Mediterráneo Occidental y de todo el Mediterráneo en definitiva. Las grandes casas comerciales tienen su sede allí, es decir, los grandes capitanes están allí, de ahí que sepamos perfectamente lo que nos estamos perdiendo. Por lo tanto, hay elementos objetivos para tener unos estudios fiables y sobre los que yo creo que se puede basar un trabajo parlamentario y, sobre todo, nos ponemos a su disposición.


En cuanto a la sostenibilidad, el producto requiere que esté cuidado el entorno marítimo; las aguas tienen que estar limpias, no se tienen que verter residuos de ningún tipo y no puede haber más puertos que los que sean estrictamente necesarios.


Las estaciones náuticas yo creo que ha sido un grandísimo invento. Las estaciones náuticas son una agrupación, una definición de un producto, un acotamiento en un territorio más o menos cercano de todas aquellas empresas o entidades que están en torno al producto náutico. Yo creo que les da valor al estar agrupadas, al poder incluso hacer promoción juntas.
Esta cohesión y este producto conjunto ha dado muy buenos resultados. Es verdad que estamos en la fase inicial de las estaciones náuticas, pero yo apuesto por ellas para que se intensifiquen. Yo creo que definir, acotar y cohesionar es bueno porque refuerza el producto.


Respecto a los cruceros, estamos hablando de grandes cruceros, se están masificando, porque se han conseguido unos costes muy baratos. Los barcos de cruceros tienen 300 metros, parecen edificios que se están desplazando por encima del agua, cuando ves a uno en un puerto parece que ha caído algo y mueven miles de personas, con lo cual se han conseguido unos precios muy baratos y estamos en una especie de low cost pero de crucero.
La posibilidad del abanderamiento que hace que los impuestos sean otros hace que el producto sea muy barato o que se haya abaratado y que ya no sea un producto de élite, por lo tanto, cada año, incluso en los momentos de crisis, estos tres años de crisis, el turismo de cruceros no ha parado de incrementarse, y estamos viendo cómo todos los puertos españoles, sobre todo del Mediterráneo, están queriendo tener su cuota de crucero.
Esto está creciendo. Hay más cruceros en el Mediterráneo que en el Caribe. Yo creo que hay tres focos de crucero: Caribe, Báltico y Mediterráneo. Además, el crucerista es un tipo de turista repetitivo, adicto, y entonces una vez navegará por un mar y otras veces por otro, pero para los puertos es una gran alegría cuando llega a un puerto, desembarcan personas, gastan, dejan dinero y se van, esto sí que es un tipo de producto que no consume territorio.


En cuanto al Plan litoral, no tengo mucha referencia sobre él. Sería una fantasmada si diera una respuesta, porque no tengo demasiado conocimiento. No sé si con esto he contestado a todo.


El señor PRESIDENTE: Suspendemos durante unos minutos para continuar la próxima comparecencia. (Pausa.)

- DEL SEÑOR SECRETARIO GENERAL DE LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE HOSTELERÍA, FEHR (GALLEGO ZUAZO). (Número de expediente 219/000761.)

El señor PRESIDENTE: Señorías, tenemos con nosotros a don Emilio Gallego, secretario general de la Federación Española de Hostelería, a quien damos la bienvenida a esta Comisión. Ha estado aquí presente, ya sabe cuál es el procedimiento. Tiene una primera intervención, después habrá un turno de preguntas de los señores diputados y luego contesta. Tiene la palabra.


El señor SECRETARIO GENERAL DE LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE HOSTELERÍA, FEHR (Gallego Zuazo): Quiero agradecer el interés y la invitación a esta federación para participar en este proceso. La Federación Española de Hostelería es la organización patronal que representa básicamente la restauración y el ocio nocturno en España. El sector hostelero son los CNAE 55, 56: hoteles, restaurantes, cafeterías, bares y colectividades.


Querría destacar aquí el importante número de empresas que componen el sector en España, en torno a las 370.000, de ellas 240.000 bares. (Todos los datos se los dejo en el estudio de los sectores, y podemos hacer llegar más ejemplares.) La característica principal que tiene nuestro sector en España y que es muy diferencial a cómo se estructura en otros países turísticos directamente competidores o bien cómo se estructura la hostelería en otros países europeos de nuestro entorno, aunque no sean puramente turísticos, es la bipolarización. Nosotros

Página 20


tenemos una bipolarización entre los modelos de empresa: por un lado, tenemos unas muy grandes empresas del sector hostelero, básicamente tipificadas por las cadenas hoteleras que son de éxito, que se han convertido en multinacionales, son nuestras auténticas y verdaderas multinacionales turísticas, que muchas nacen de tener apellidos de familia y que están triunfando hoy y que son líderes en países que nosotros consideramos competidores y directamente luchadores por los mismos mercados -casos como los de Túnez, República Dominicana, Cuba o México, en los que nuestras cadenas hoteleras son líderes en ofrecimiento y han supuesto el crecimiento del sector turístico de estos países- y por otro lado, tenemos un foco de empresas donde básicamente están esos 240.005 bares que teníamos en el año 2009, esos más de 71.000 restaurantes, que son básicamente una estructura empresarial familiar, pyme, micropyme y empresarios autónomos.


El sector tiene un volumen de empleo actualmente en torno al 1.400.000 empleos, de estos, 317.000 son empresarios autónomos al frente de sus negocios que cada día suben el cierre, y aquí es donde tenemos seguramente ciertas debilidades, pero, por otro lado, una gran ventaja competitiva en cómo se articula nuestra oferta turística. Es un empresario muy pegado a su cliente, que está al borde de la barra, que le sigue en sus expectativas, en sus demandas, en las necesidades de productos o servicios que tiene. Es un departamento de marquetin escuchando cada día a su cliente. El empresario toma decisiones sobre esas necesidades en directo. Por otro lado, tiene grandes carencias, grandes dificultades porque son estructuras empresariales que no tienen departamentos de I+D+i, que no tienen departamentos de formación, de marquetin, de gestión de recursos humanos, de promoción, de publicidad, y faltan elementos cooperativos, elementos de red que a toda esa estructura empresarial, que es al final la infantería de todo nuestro sector turístico, le soporten y le aporten ese tipo de soluciones.


Somos un sector clave. Muchas veces decimos sector estratégico, por no entrar en discusiones de puridad. Desde luego sí que somos clave por los siguientes aspectos, por la capacidad de generación de empleo que tenemos, por esta estructura de pyme, micropyme y autónomos somos un sector que democratiza la posibilidad de convertirse en emprendedor.
Somos un sector puerta de entrada de jóvenes al mercado de trabajo. Somos un sector que puede permitir opciones de empleo a la carta para trabajadores que tienen necesidad de cubrir algunos ingresos, pero que no quieren ocupar toda su jornada laboral porque han de cumplimentarla con obligaciones familiares, con el desempeño de algún estudio, de algún nivel de formación, etcétera. Por lo tanto, cuando frívolamente se desprecia la calidad de algunos empleos en el sector, se están despreciando oportunidades de operatividad, de acceso al mercado laboral de colectivos con dificultades. No hay empleo de mala calidad, solo hay que preguntar el nivel de satisfacción o el nivel de frustración de esos trabajadores que lo están desempeñando. De hecho, somos un sector elegido para la incorporación de personas con discapacidad, para la incorporación de colectivos como mujeres maltratadas, como jóvenes con fracaso escolar.
Hay muchos sectores que no pueden permitir esa permeabilidad de acceso, no tipifiquemos y no estigmaticemos ese tipo de empleo automáticamente como de mala calidad, porque si lo cumplimentamos con las posibilidades de empleo, de formación, de motivación necesarias, serán empleos de mucha calidad porque en algunas ocasiones, en muchas ocasiones, son personas que su empleabilidad no es competitiva para muchos otros puestos de trabajo de nuestro tejido productivo.


Somos clave también porque somos motor de la economía. Es bien sabido que por nuestra estructura económica el consumo es un elemento generador y de movimiento de economía y nosotros estamos en el corazón de la generación de consumo y somos además un atractivo para el consumo del resto de nuestro mercado interior, es decir, del resto de los ciudadanos europeos.
Si lo hacemos bien, podemos ser captadores del consumo de más de casi 400 millones de europeos. Por lo tanto, en ese sentido debemos desarrollar actuaciones para seguir siendo atractivos. Por último, somos sector clave porque, a diferencia de otros sectores, nuestro sector está absolutamente disperso e implantado en todo el territorio nacional. Si hablamos del sector del automóvil, la energía, el refino de petróleo, habrá zonas que se sientan involucradas o interesadas en ese sector, pero habrá amplísimas zonas del país que no tengan ningún interés o no se sientan implicadas en la evolución de esos sectores económicos. Nosotros decimos muchas veces que en los valles en los que no queda ni una iglesia en pie hay casas rurales, hay un campin al borde de un río, hay un pequeño bar, hay un merendero, hay una cala con un quiosco, incluso en zonas donde sería muy difícil poder localizar y que surjan posibilidades de empleo.
Por lo tanto, el sector dispersa la estructuración territorial, es decir, permite que el territorio siga fijando población, incluso en zonas donde ya ni la agricultora o la ganadería es competitiva puede ser capaz de generar un empleo atractivo para que ahí se siga ubicando población. Por lo tanto, la vinculación del sector turístico con el desarrollo integral de grandes áreas del país, como cooperador para que no se despueblen y no envejezcan grandes áreas del país, creo que es uno de los elementos en los que en pura planificación económica deberíamos estar trabajando de una manera mucho más clave de lo que se está haciendo hasta el momento.
Pero me parece que como sociedad, como gobiernos, no nos lo creemos todavía suficientemente. Sí, lo decimos con la boca pequeña, pero luego no articulamos las medidas necesarias para tener en cuenta al turismo en esa importancia, en esa cantidad de valores que nos permite.


Hay dificultades en el mercado. Las competencias autonómicas son quizá las primeras que se asientan sobre las comunidades autónomas. Llevamos ya más de treinta

Página 21


años de competencias autonómicas en materia de turismo. Además, muchísimas competencias dependen de los ámbitos locales, municipales, mancomunidades, temas de inspección u horarios, seguridad alimentaria o materia de consumo, están dispersos en más de 8.000 municipios; diecisiete comunidades autónomas legislando y más de 8.000 municipios con capacidad también legislativa sobre el sector nos suponen dificultades en una fragmentación del mercado. Es una legislación compleja que en muchos aspectos está obsoleta, está fragmentada autonómicamente, y aunque muchas legislaciones de comunidades autónomas se parezcan, los criterios de aplicación son divergentes, y esto para empresas que tienen que aplicarse, que tienen establecimientos por todo el territorio nacional es una complejidad y por supuesto una resta de competitividad muy, muy importante y que no tienen, no asumen otros países de nuestro entorno.
Desde luego no los del norte de África ni los del resto de la Unión Europea. Digo legislación obsoleta porque hay todavía complejos respecto al tratamiento, por ejemplo, de los horarios y su vinculación con los efectos de ruido. Somos conscientes de que como sector tenemos un impacto en aquellos lugares donde estamos ubicados, donde están ubicados los establecimientos, pero se siguen contemplando las normativas de ruido, por ejemplo, como cuando no había las posibilidades de insonorización o soluciones técnicas que hoy existen, o se siguen afrontando los elementos de horario de forma que yo muchas veces casi en broma digo que todavía no se ha producido la transición en el esquema de horarios para los establecimientos de hostelería. ¿Por qué tenemos que inmiscuirnos en a qué horas o hasta qué horas pueden bailar los españoles si están en un establecimiento donde las condiciones de insonorización, de seguridad, de control lo permiten? No hay que irse muy lejos, en ciudades como Londres el horario, por ejemplo, de las discotecas es absolutamente distinto del de España y a las tres o las cuatro de la tarde la gente está empezando ya a terminar de trabajar y les apetece tomarse una copa en un ambiente distendido, es decir, en una discoteca, por ejemplo, entre otras alternativas de ocio. Aquí todo esto está mucho más reglamentado y se parecen los horarios a los de los años sesenta. Se dice que cuando lleguen las fiestas patronales se ampliará media hora más, por ejemplo, y esto tiene todavía tufillo del pasado. Es necesario que nos pongamos a revisar este tipo de cuestiones con nuevos ojos, porque el tiempo ha cambiado mucho y, de verdad, los hábitos de consumo también.


Es necesaria esa visión transversal, por ejemplo, vinculada a algo tan importante como la educación. Estos días se está hablando de ello y en las sucesivas evaluaciones de formación del sistema educativo español está la laguna de los idiomas. Llevamos siendo ya un país turístico desde los años sesenta, hemos realizado varias reformas educativas y no se ha contemplado la variable idiomas vinculada, por ejemplo, a nuestros mercados emisores y unida a aquellos territorios donde se concentra la mayor parte del empleo turístico vinculado a turismo extranjero. Me parece que cuando se ha hecho todo el esfuerzo que se ha hecho en muchas comunidades autónomas, por ejemplo, con la implantación de nuevas lenguas, de lenguas autonómicas en el sistema educativo, en muchas de las comunidades turísticas como la de Baleares, que estos aspectos no se hayan tenido en cuenta entre estas reformas es una muestra de que no tenemos interiorizada la importancia que tiene el sector turístico para nuestro país. En cuanto a elementos como la fiscalidad, estamos perdiendo competitividad porque nuestra fiscalidad va al contrario de la de la mayoría de los países europeos. Los últimos cambios de fiscalidad en el sector turístico en otros países europeos han ido en muchos de los casos en la dirección de reducir los tipos de IVA, y en cambio aquí hemos ido al contrario, hemos supuesto un incremento. Creemos que la compensación que supone, porque fácilmente atraemos mucho consumo exógeno de turistas extranjeros, reducir los tipos de IVA con los aumentos de consumo tendría un efecto positivo para la tributación de las arcas del Estado. Esto lo tenemos claro.


Sufrimos también prejuicios respecto a las directrices de inversión de I+D+i, pues nos ha costado muchísimo y todavía no es sencillo acceder a las subvenciones del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio por I+D+i. Incorporar televisores de 3D, por ejemplo, en establecimientos de hostelería para que se pueda ver el fútbol, porque nuestros clientes europeos son futboleros y cuando vienen de vacaciones pueden ver a su selección, pueden ver el Mundial y pueden ver sus torneos en 3D, es una innovación, y en cambio difícilmente Industria va a subvencionar ese tipo de inversiones porque como eso está en el Corte Inglés se plantea qué innovación, qué transformación supone esto. En muchas ocasiones tardamos dos, tres, cuatro, cinco años en incorporar innovaciones, y son cuatro años que hemos perdido capacidad de anticipación y por tanto hemos perdido posibilidades de negocio. Es necesario dar apoyos a la reconversión, es necesario ayudar a la financiación. Las pymes, los autónomos lo están pasando muy mal. Se han cerrado las líneas de financiación de los bancos, de las cajas de ahorro, no sé lo que hay que hacer, pero muchas de las empresas se van a ahogar porque no existen balones de oxígeno, no existen flotadores. En hostelería llevamos treinta y cinco meses consecutivos de bajada interanual de facturación, treinta y cinco meses. En el último año, datos de febrero, el interanual, restaurantes, bares, cafeterías han descendido un 4,1 por ciento. En un sector como el de los bares, donde la facturación ronda los 50.000 millones de pesetas al año, son del orden de 2.000 millones de euros menos. Y así llevamos tres años. Por lo tanto, llega un momento en que esas dificultades van a ahogar a muchas empresas que luego va a ser mucho más difícil reflotar cuando empiece a despuntar la situación económica.


Necesitamos más promoción pero más inteligente. Tenemos que unir fuerzas.
Seguro que somos el país o

Página 22


de los países que más dinero invierten en promoción, pero la tenemos fragmentada en diecisiete comunidades autónomas, no sé cuántos patronatos municipales de turismo y Turespaña. No es posible que sigamos teniendo esa desconexión, y no nos ocurre solo en el turismo, nos ocurre en otros sectores de actividad económica que también dedican mucho dinero a promoción, como por ejemplo la industria agroalimentaria, y cuando se sale fuera a veces da vergüenza la falta de inteligencia con la que se han desarrollado acciones de promoción. Para promocionar el turismo en China solo podemos y solo debemos hablar de España, y debajo del paraguas de España habrá subproductos, pero no podemos ir cada uno con nuestra propia maletita, porque ya es difícil entenderse, pero eso será inconcebible. Pasa igual en lo agroalimentario. Hay que salir a China con vinos de España, y luego habrá veintisiete denominaciones de origen. Si logramos engancharlos al vino de España, después podremos seguirles vendiendo partes de ese producto. Pero, sobre todo ahora que las oportunidades de promoción son cada vez más lejanas y que los mercados que tenemos que ir a captar son cada vez más lejanos, debemos hacer una promoción inteligente. Mercados como el indio o el chino no están interesados para nada en el sol y playa, les gusta venir a divertirse, a jugar, fuman mucho, por ejemplo, los chinos. Acabamos de tener una normativa antitabaco que para determinado sector va a ser un corte, ¿por qué no podemos hacer establecimientos especializados para determinados mercados? Porque la especialización está en eso. Hay múltiples segmentos de demanda que tenemos que atacar trabajando el producto de base, la generación de producto, y aquí tenemos dificultades estructurales para generar producto.


Las agencias de receptivo, que son las que habitualmente elaboran los productos en cada uno de los destinos, están prácticamente desaparecidas.
Hacen falta elementos innovadores que tienen que generarse con la complicidad y la colaboración del sector privado, de los empresarios, con las administraciones públicas, para que empecemos a reconvertir y a regenerar nuestros productos turísticos y empecemos a pensar en que los turistas europeos no se dividen solo por el color de las banderitas que los traen, no son solo alemanes, ingleses, no, hay que empezar a pensar en el turista con discapacidad, en el turista que viaja con mascotas, en el turista que viaja con sus padres, con personas de tercera edad, con personas mayores, en los mayores o tercera edad que viajan solos, en los gays que viajan solos, en las lesbianas que viajan solas, en los que viajan para observar fondos marinos, en los que viajan para observar naturaleza. La nacionalidad solo nos va a condicionar el idioma en el que nos tenemos que dirigir, porque el resto de los elementos que les unen es mucho más importante, y en ese sentido debemos tender a la especialización de los destinos. Me hace mucha gracia cuando por ejemplo en la costa se dice: no, nosotros es que estamos especializados en turismo inglés, y estar especializado en turismo inglés es simplemente la lengua en la que te comunicas con ellos, porque nada tiene que ver un teenager de Liverpool de 16 años que viene a ponerse morado de cerveza y a tirarse en la playa a dormir la mona, con unos señores ancianitos de Kensintong que vienen a visitar la catedral de Burgos porque han leído que es gótica. ¿Qué es estar especializado en el turismo inglés? Esto ocurre, en las comunidades autónomas dicen, por ejemplo que se van a enfocar en el turismo ruso, y hay que preguntar qué turismo ruso, ¿el de los que vienen de cachondeo con 20 años a visitar Ibiza porque vienen de un país soviético aburrido y quieren ver el Mediterráneo, bailar hasta las ocho de la mañana y al aire libre porque ellos tienen cuarenta grados bajo cero? En este sentido tenemos que hacer una fragmentación de producto y una promoción inteligente.


Evidentemente que estamos perdiendo, siempre que nos fijamos en precio normalmente somos menos competitivos, pero si el precio es solo una parte de lo que comparamos, pasamos a tener, en la mayoría de las ocasiones, productos ganadores. Tenemos menos densidad demográfica, espacios naturales, somos el tercer país con patrimonio histórico, cultural y artístico del mundo, no de la Unión Europea, el resto es Francia e Italia, pero entre los tres somos los más importantes del mundo. El patrimonio no es todo visitable, no es todo explotable desde el punto de vista y desde términos turísticos, y ser visitable y ser explotable no quiere decir que se destruya sino todo lo contrario, en la mayoría de las ocasiones darlo a conocer y que permita tener su autogestión de ingresos puede ser la diferencia entre ser destruido y ser protegido, valorado, promocionado y preservado para futuras generaciones. Esto lo saben en otros lugares. Gran Bretaña, con su turismo de heritage, está vendiendo patrimonio, está vendiendo tradición, está vendiendo algo que en España nos sobra, porque tenemos muchos más títulos nobiliarios, muchos más castillos, etcétera y no nos hemos sentado a diseñar productos turísticos de patrimonio, de abolengo, de acervo cultural, yo qué sé. Para eso están los marquetinianos, para que nos ayuden a preparar esos productos, pero hay que planificar porque no podemos seguir viviendo de las rentas o de la mera improvisación cada temporada o de ponerle una vela a no sé quién para que surja una crisis en no sé qué país y entonces todo el mundo se fije en que somos la parte segura de Europa y en que venir a España es como no salir de casa prácticamente. Porque hoy ya para el resto de los europeos la principal fortaleza que tenemos es que venir a España es venir al rinconcito de casa donde el clima es mejor y los elementos de seguridad, sanidad, conectividad, transportes, etcétera, están absolutamente garantizados. Frente a algunos países europeos, hoy ya tenemos servicios e infraestructuras mucho mejores, mucho más modernas, mucho más competitivas y mucho más económicas. Por eso vienen a operarse, por eso vienen a residir durante largos meses, por eso invierten en patrimonio inmobiliario en nuestro país. Ese es otro de los elementos que tenemos que

Página 23


empezar a valorar. Estigmatizamos al turismo como gran depredador de recursos, y depende, hay que empezar a valorar cuántos empleos, qué tipo de empleos y qué tipo de generación de actividad económica supone la misma hectárea de regadío de maíz, de naranjo o de campo de golf. ¿Por qué regar una hectárea de césped para un campo de golf tiene que ser peor que regar una hectárea de maíz? Mis padres viven en Mazarrón, están ya retirados, y yo voy mucho a Murcia y veo al pasar por la carretera que lo que se riega en un campo de golf al lado del Mar Menor es horrible, termina la región de Murcia, nos desean buen viaje y nos dicen que esperan que volvamos, pasamos a Castilla-La Mancha y empiezan los maizales que se riegan a las tres de la tarde en pleno agosto. ¿Cuántos empleos por hectárea han generado ese césped y ese maíz?, ¿qué tipo y qué calidad de empleo? Esto tenemos que empezar a debatirlo una vez que tengamos elementos científicos, le quitemos la pasionalidad y la politización que se ha establecido sobre ellos, porque resulta que un campo de golf en Murcia es horrible y lo mismo un campo de golf en la Costa del Sol en Málaga. Todo es España, llueve más o menos lo mismo en un sitio que en otro. Esto hay que racionalizarlo, no podemos tirarnos los ceniceros a la cabeza con las cosas de comer, porque somos ya cuarenta y siete millones de habitantes, en el sector turístico trabajamos tres, hay cuatro millones y pico de parados, y esto no puede ser objeto de tratamiento tan frívolo.


Creo que tenemos necesidad de evolucionar en nuestros modelos. En el caso de Estados Unidos es verdad que hay elementos de integración mucho mayores porque es una única nación frente al caso de Europa, pero en términos económicos sería comparable. ¿Cómo empezó Miami hace cuarenta años, cómo empezó California? Hoy California es un centro productivo de arte, de industria cinematográfica, de software, de inteligencia, de redes sociales, de elementos de economía de esto que se llama ahora sostenible, que todo el mundo queremos, que no contamina. ¿Qué hizo atractivo a California frente a Chicago, frente a Filadelfia, frente a Nueva York, si no es su clima? Es decir, lo mismo que tenemos nosotros, porque quienes trabajan en esas multinacionales, que son muchos de ellos equipos interculturales multinacionales, los tienen que atraer y hacerles atractivo su nuevo lugar de residencia porque son multinacionales, terminan a las seis de la tarde de trabajar y en pleno verano sigue habiendo un sol magnífico y se van a jugar al golf o al tenis o al paddle, al aire libre, o a tomar una cerveza. Eso es lo que creemos que debemos aplicar y que no se ha desarrollado todavía. Por eso no tenemos un turismo, tenemos múltiples turismos y creo que en nuestro caso, en el de la hostelería, se desaprovecha una de las principales riquezas que tenemos, que es la gastronomía. Somos una potencia gastronómica, y si antes decía que somos un sector clave, lo es también el agroalimentario.
No podemos abandonar el sector agroalimentario y no podemos separarlo de la trayectoria del sector hostelero y turístico, porque a nosotros nos hace muy competitivos tener productos diferenciados de gran calidad, que sigan sabiendo, porque la estandarización de los alimentos a nivel mundial nos puede restar un elemento de atracción muy importante. Ya tenemos seis millones de turistas que dicen que vienen a España en primer lugar por la comida, pero para los que dicen que vienen por las playas o porque se divierten mucho por la noche en el segundo o tercer lugar está también la comida. Por lo tanto, aquí creo que tenemos que establecer una alianza estratégica con todo nuestro sector agroalimentario de calidad.
Creo que a ellos, a los agricultores de calidad, a las denominaciones de origen, a esos productos diferenciados les va a venir muy bien y a nosotros también evidentemente. Además, ellos tienen una gran ventaja que no tenemos nosotros, y es que las políticas europeas, los presupuestos europeos, casi la mitad todavía de todos los fondos europeos siguen yendo a la agricultura, entre ellos a la promoción, y en cambio Europa tampoco asume que es una potencia turística a nivel mundial y las políticas turísticas a nivel europeo, los fondos, las iniciativas no existen. Un país como España, que básicamente es turístico, debería hacer algo más por activar un lobby a nivel europeo, con italianos, con portugueses, con franceses, con griegos, para impulsar políticas europeas, inversiones europeas, inversiones en infraestructuras, inversiones en promoción.
Seremos más atractivos a los japoneses, a los chinos, a los indios, si les damos combinados, que es igual que nos pasa a nosotros cuando vamos al Asia Pacífico, que de un salto ya visitamos dos o tres países. No podemos vender España sola, hay que establecer alianzas estratégicas.
Tienen que venir a visitar Mallorca y Londres, y este tiene que ser un producto para los chinos y tienen que venir a visitar Barcelona y Sicilia, no lo sé, pero o nos ponemos a establecer productos que sean competitivos a nivel de nuevos mercados o si no estaremos tirando el dinero porque estaremos haciendo una promoción con la que no conseguiremos resultados.


Quedo a su disposición para sus preguntas.


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias por su exposición. La señora Salom, por el Grupo Popular, tiene la palabra.


La señora SALOM COLL: En primer lugar quería agradecerle, señor Gallego, sus palabras, como es natural, y decirle que comparto muchos de los criterios que ha expuesto, y me gustaría hacerle algún comentario y pedirle que desarrolle, si es posible, alguna de sus afirmaciones o de los temas que ha puntualizado.


Respecto a la legislación laboral, ¿considera usted que cambiar algo o no? Respecto a la financiación dice usted que las pequeñas y medianas empresas no están accediendo a los créditos, que ahora nos vamos a encontrar que se está iniciando una temporada turística, que muchísimos establecimientos de la oferta complementaria, muchos bares y muchos restaurantes de temporada, necesitan 12.000-18.000 euros de préstamo de las entidades

Página 24


financieras para poder abrir la barrera, y los bancos no les van a dar ese crédito. Yo creo que en el momento de intentar abrir el negocio habrá voluntad por parte de los autónomos o de los empresarios, pero se van a encontrar con unas restricciones crediticias que impedirán a ese establecimiento abrir su puerta porque evidentemente todos los proveedores quieren cobrar al contado, y ese pequeño autónomo y ese pequeño empresario no tienen disponibilidad en efectivo para poder abrir su establecimiento. Me gustaría saber qué considera usted que se podría hacer.


Ha hablado usted de legislación fragmentada y obsoleta, y para mejorar eso ¿qué considera usted que deberíamos hacer? Comparto totalmente su criterio sobre la fiscalidad. Es decir, determinados países que a nivel turístico son potentes, como Francia y Alemania, en tema de IVA por ejemplo han decidido reducir el IVA, y en cambio nosotros en España hemos hecho justo lo contrario, subir el IVA que afecta a todo el conjunto español y también evidentemente al sector turístico. Me gustaría saber cómo ve usted el hecho de que se pueda solicitar y se pueda aprobar en España un IVA súperreducido del 4 por ciento. También ha hablado en un momento determinado de su intervención sobre la reconversión y ha dicho que una parte importante de restaurantes y de cafeterías y bares tienen que afrontar una modernización de los establecimientos y no se ven apoyados, estimulados y ayudados por las actuales administraciones. ¿Qué considera usted que se debería hacer?

Esas son básicamente las preguntas que le formularía, y le agradezco, como es normal, que haya querido venir a la Comisión de Industria a hablar de la problemática de un sector tan importante como el suyo.


El señor PRESIDENTE: Por el Grupo Socialista tienen la palabra la señora Cabezón.


La señora CABEZÓN ARBAT: Reitero la bienvenida a esta Comisión al señor Gallego y le agradezco su exposición clara, didáctica y sobre todo el tono de la intervención, que ha sido, bajo mi punto de vista, muy agradable y muy didáctica para todos.


Yo tenía previsto preguntarle sobre turismo gastronómico, pero no lo voy a hacer puesto que usted ya nos ha comentado su opinión al respecto. En el Grupo Socialista y en el Gobierno entendemos que el turismo gastronómico es un factor que podría ayudar a la desestacionalización del turismo en España. Además de lo que usted ha propuesto esta tarde, ¿qué otras medidas podríamos tomar en el turismo gastronómico y también desde fuera para que esto fuera posible? Usted es el representante de la Federación Española de Hostelería y Restauración y ha comentado que gran parte de su número de federados se basa en pequeñas cafeterías, discotecas, ocio nocturno, pubs. Ha hablado también de la reconversión del sector, que creemos también desde el Grupo Socialista que sería un aspecto a valorar puesto que estamos partiendo de un modelo a veces obsoleto que tiene ya unos treinta o veinte años. ¿Qué medidas podríamos tomar en caso de que fuera necesario? Me ha llamado la atención que ha hecho hincapié en la financiación, en las líneas ICO, porque, como usted ha comentado, también el sector está formado por pymes, micropymes y autónomos. El Gobierno ha dotado líneas ICO por valor de 60.000 millones de euros. Esto es muchísimo dinero. El 80 por ciento ha ido a parar a pymes y autónomos.
¿Qué ha fallado? ¿Ha sido la intermediación? ¿Qué ha sido? Porque si se dotan unas líneas ICO, se da un 80 por ciento a pymes y autónomos y aun así se dice que no llega, hay que ver qué está pasando, porque sería bueno verlo. Dentro de su federación ha comentado al principio de su intervención que está formado por empresas hoteleras líderes en países competidores. ¿Qué tienen ellos que no tengamos nosotros? ¿Cuáles son las estrategias que siguen en esos países que nosotros no sigamos?

Para acabar, porque no quiero ocupar más tiempo para dejarle contestar a todas las preguntas que le he hecho, simplemente quería hacer una pequeña reflexión sobre la fiscalidad en España. Usted ha comentado que está en contra de la subida del IVA del 7 al 8 por ciento y que vamos al revés de Europa. Se ha bajado el IVA en dos países, quizá es que tenemos números distintos y por eso es bueno también contraponer las opiniones, porque los números que tenemos nosotros es que se ha bajado el IVA en dos países, uno es Reino Unido y el otro es Francia. En Reino Unido duró seis meses porque no funcionó, y en Francia, según los números que tenemos nosotros y el informe del Tribunal de Cuentas francés, ha remitido un informe al Gobierno para que esta subida del IVA sea eliminada y se vuelva al tipo anterior, porque no ha significado un aumento de la fiscalizad, sino un aumento del margen de beneficio de las empresas. O sea, lo que es una subvención a empresas y como la vía fiscal no es la vía de la subvención a las empresas, no es la vía. Y el Tribunal de Cuentas francés está reclamando que se quite porque está ocasionando un disturbio al Estado. También tengo aquí los tipos de IVA de la Unión Europea y sólo quiere comentar a título informativo que en la restauración España es el tercer tipo por la cola. Sólo tienen el tipo más bajo Países Bajos, Francia y Luxemburgo, y estamos hablando de que Luxemburgo tiene un 3, Países Bajos tiene un 6, Francia tiene un 5,5, que ahora le recomiendan que lo suba, y nosotros tenemos un 8. Reino Unido tiene un 20, que es el ejemplo que siempre se pone. Entonces, si estos números no cuadran con los que tienen ustedes, sería bueno tener una conversación y ver dónde está el error.


El señor PRESIDENTE: Señor Gallego, tiene la palabra.


El señor SECRETARIO GENERAL DE LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE HOSTELERÍA, FEHR (Gallego Zuazo): Por agrupar, en cuanto a fiscalidad, seguramente lo más inoportuno de la subida del IVA ha

Página 25


sido el momento. El IVA había que haberlo subido cuando el consumo estaba recalentado en España para haber tenido un efecto compensador de formaciones que estaba teniendo nuestro modelo productivo y habernos guardado esa baza, esa reservita para que cuando llegaran las vacas flacas hubiéramos podido aflojar justamente para ganar a contrapié, que es lo que ha hecho Francia, que es lo que hizo Gran Bretaña, porque la fiscalidad debemos utilizarla, quedan muy poquitas políticas económicas, pero los impuestos es la principal que tiene el Estado y las administraciones. Entonces, lo que consideramos es el mal momento y la falta de discriminación seguramente. Habrá que analizar qué venta de productos descompensan por ejemplo nuestra balanza comercial, porque tenemos un problema gravísimo de nuestra balanza comercial, y habrá que gravar con mayores tipos aquellos que nos están descompensando nuestro modelo de crecimiento, que suponen importación, generación de empleo fuera. Y en cambio, habrá que compensar justamente con aquellos otros que donde generan empleo es aquí, y es que hay capacidad para discriminar por tipos de productos qué tiene más IVA y qué tiene menos. Entonces, todo un uno por ciento, todo lo que está en este grupo un uno por ciento, todo lo que está en este dos puntos más. Es que a lo mejor hay que no poner dos, sino diez puntos más en algunos productos y cinco puntos menos en otros.
Eso es lo que nosotros planteamos, pero el café para todos, a nosotros, al sector turístico, por cómo se ha hecho y en el momento que se ha hecho, nos ha hecho mucho daño, y es que los márgenes de este sector son ínfimos. Porque si en algún sitio hay, en algún sector económico hay competencia perfecta, de esta que los economistas clásicos definían como la oferta y la demanda, esto es en el turismo, no en el mercado del petróleo, no en el mercado de la química, no en el mercado de la banca.
No, donde de verdad hay competencia perfecta y absoluta es en este mercado, no sólo en nuestro mercado interior sino en la globalización a la que nos vemos expuestos el sector turístico español. Ccualquier elemento que movemos aquí, un uno por ciento es mucho, un dos por ciento es mucho para nuestros procesos.


Respecto de la legislación laboral, evidentemente es rígida y necesita un mayor nivel de autonomía en el ámbito estatal la negociación colectiva.
Aquí nos encontramos que llevamos treinta años con un sistema de negociación colectiva cristalizado que está impidiendo algunos elementos de movilidad, sobre todo funcional e interna en las empresas, que no ayudan a que se acompañen los cambios, las transformaciones que están asumiendo las empresas turísticas. Los restaurantes de hace treinta años y los actuales han evolucionado muchísimo, los hoteles ni digamos, las categorías profesionales que hemos tenido que ir recortando con mucho esfuerzo, ahí hacen falta elementos de flexibilidad. No hemos sido capaces, por ejemplo, y en la Comisión Laboral Tripartita de Inmigración nosotros lo hemos pedido en repetidas ocasiones, de incorporar dos elementos que nuestro sector turístico necesitaría: los visados para estudiantes en verano. Esto, por ejemplo, Estados Unidos lo tiene muy claramente establecido. Es decir, tenemos el mercado europeo y tenemos el español, entonces es otra gran industria de generación de riqueza para el futuro si la sabemos explotar. Visados de trabajadores para temporada de verano, centrados en estudiantes vinculados por ejemplo a parques temáticos, no lo tenemos que extender a todo el sector, pero sería un elemento que aportaría flexibilidad, que otros países ya lo están utilizando y aquí no lo hemos sabido hacer. En segundo lugar los eventuales transfronterizos. Tenemos un problema de estacionalidad que es muy difícil corregir al cien por ciento, porque el verano es cuando es, las vacaciones se concentran cuando son y viajamos todos en esas fechas y es cuando apetece bañarse en la playa, porque en enero o en diciembre, pues uno no se mete en el mar. En cambio, tenemos una presión para contratar trabajadores que podrían ser perfectamente marroquíes pero transfronterizos, No es sostenible que con tres o cuatro meses de empleo en la Costa del Sol, en los chiringuitos en Marbella o en Málaga haciendo espetos de sardinas -que es que es eso lo que se contrata en verano, espeteros para los chiringuitos en la Costa del Sol, por ejemplo-, se venga el señor de Marruecos y toda su familia y luego tenga que estar lampando con no sé qué de desempleo, con servicios sociales. No, esto es miseria, esto es un modelo que no es sostenible, no es de país desarrollado, no es un modelo aceptable para España. En cambio, un contrato donde estos señores y señoras vengan cuatro meses a trabajar en condiciones dignas, con los salarios españoles, a Málaga, a las islas, a Almería, que es donde se concentran esos empleos, trabaje y el 30 de septiembre se vuelva en su autocar de cinco estrellas con aire acondicionado a Tánger, a Tetuán, a Nador, donde vive, esos sueldos, esos cuatro meses de sueldo en su país es un elemento de desarrollo. Eso es codesarrollo y eso ayudará a que se mejore la formación en Marruecos, a que mejoren las condiciones de vida de sus hijos, pero si es al contrario, si es todo ese equipo humano el que se traslada, esa familia la que se traslada aquí, cuatro meses de trabajo, ni en el turismo, ni en la industria turronera, ni en la juguetera, en ningún sector esos cuatro meses van a dar para que viva dignamente esa familia. No hemos sido capaces de establecer los visados para estudiantes en verano, por ejemplo, que ayudarían incluso en una mayor habilidad en idiomas en las empresas, porque serían holandeses, suecos, daneses, que estarían solamente para esos tres meses, en sitios donde no se cubrieran por trabajadores españoles, que hemos tenido muchos años así. Y en el caso del empleo de temporada para las costas, obligatoriamente, el fijo discontinuo transfronterizo, es que tenemos el modelo, es el fijo discontinuo, funciona bien. En España ha funcionado bien, por qué no lo podemos hacer así, vienen, hacen la temporada y se vuelven. Se vinculan permanentemente temporada tras temporada con la misma empresa, se pueden hacer acciones de formación, de recualificación

Página 26


de ese personal en el invierno cuando están en Marruecos, y en esto hay líneas de cooperación para el desarrollo, tenemos actuaciones que nos podrían complementar una mejora de competitividad para la temporada siguiente. Sin embargo, todo esto pues por cerrazón, porque se piensa que es muy complejo..., el que no se pone a trabajar hoy no tendrá mañana o dentro de tres meses un producto concreto. Entonces, creemos que ahí ha faltado algo de planificación, de iniciativa, de I+D, también en legislación laboral.


En cuanto a la financiación, evidentemente el ICO ha funcionado razonablemente bien, respecto del volumen de dinero que se ha crecido, pero claro, es que la financiación privada se ha recortado tanto que aunque el ICO haya crecido un poco, sigue habiendo un déficit espectacular, porque es que los bancos hoy están interesados para mejorar sus balances en incentivar el ahorro, porque es la forma más barata de capitalizarse, de coger liquidez. O sea, si a alguien le interesa casi, casi que no se acelere el consumo es a los bancos, porque sólo hay que ver nuestras tasas de ahorro, tres puntos por encima de los alemanes, cuándo se ha visto esto, quién es el principal interesado. Pues las cuentas corrientes, porque claro, irse al interbancario, a qué precio está el interbancario; coges los depósitos de los clientes, a cómo nos remuneran, mucho más barato que el interbancario, interesa meter y no sacar nada, nada. Y ese es el problema que tenemos. Entonces, no sé cómo hay que hacerlo. Esta misma semana han tenido una iniciativa parlamentaria en donde parece que se le mete un poquito el dedo en el ojo a los bancos, y es que no se les mete ni una, para nadie, ni para las hipotecas, ni para la financiación de las empresas (Risas.), permitidme la broma (La señora Cabezón Arbat: Permitido.), pero es así. El público en la calle lo estamos viendo y decimos, parece que para unos es lo ancho y para otros lo estrecho, y ahí habría que tomar alguna medida, alguna iniciativa realmente valiente, porque desde luego las familias lo están pidiendo, las empresas lo estamos pidiendo y es que es la supervivencia de miles de empresas. En lo que va de año se han dado de baja 800 autónomos ya, esto son 800 bares automáticamente en nuestro sector. Esto es así.


Respecto de la legislación fragmentada y obsoleta, pues es así, fragmentada por las distintas administraciones, estatal, autonómica, local, que tiene esa capacidad legislativa y la descoordinación entre ellas. Tienes pueblos que están uno al lado del otro, en donde sus horarios o sus normativas de insonorización son absolutamente distintas y están generándose efectos frontera muy extraños. Esto es así, ¿por qué? Pues porque no se ponen de acuerdo, no hay criterios entre ellos. Es obsoleta, sólo hay que ver la evolución del ocio nocturno en las grandes capitales europeas en los últimos veinte años. Todos estamos de acuerdo que el segmento de turismo urbano de alto poder adquisitivo vinculado también a la diversión nocturna, se ha disparado en las capitales europeas en los últimos años. Ciudades como Berlín o Londres se han convertido en verdaderos centros. Ibiza es en verano, lo que hoy es Berlín y Londres en invierno. Madrid y Barcelona no pintan nada en ese turismo, en el turismo clubber por ejemplo, ¿por qué? Pues porque hemos tenido unas administraciones locales, en Madrid un ayuntamiento absolutamente cerril a la concesión de licencias de grandes equipamientos de ocio nocturno. En Madrid necesitamos grandes y buenas discotecas, y eso no quiere decir ni descontrol, ni desmadre. Si las cosas se hacen bien, eso quiere decir la atracción de muy buen turismo, porque hoy hay multitud de turistas que se mueve siguiendo a DJ que vuelan en aviones privados. Madrid no puede recibirlos, porque no tenemos ningún local de ocupación suficientemente rentable por volumen de venta de entradas para que vengan esos grandes DJ. Pueden ir a Ibiza, pero no pueden venir a Madrid, aquí no son rentables, salvo que el propio ayuntamiento les alquile el Palacio de los Deportes, y no vamos a tener el Palacio de los Deportes todos los viernes y todos los sábados convertido en una discoteca, estamos todos de acuerdo, porque no se concibió para eso. Hay grandes cadenas de pizzerías internacionales con modelos evolutivos, porque hoy los establecimientos de hostelería tienen un enfoque, una iluminación, una ambientación musical a las ocho de la mañana, otra a las cinco de la tarde y otra a las cinco de la mañana, y están abiertos prácticamente las veinticuatro horas del día, porque hay clientes transitando por las calles de esa ciudad. Decimos: es que Madrid tiene atascos a las dos de la mañana. Claro que sí, la Gran Vía está atascada a las dos de la mañana. Bien, pues el horario de cierre de los pubs de Madrid es a las dos de la mañana. Dices, bueno, si hay gente en la calle, por qué no va a poder haber establecimientos. Se da la contradicción de que muchas veces, cuando acaban las sesiones de teatros, de teatro musical por ejemplo -la Gran Vía es un gran eje de oferta de teatro musical-, salen a la calle y están cerrando los restaurantes y las cafeterías porque el horario marca que hay que cerrar, y en qué entorno estamos, ¿estamos en el entorno de un colegio en horario escolar?, ¿estamos en un entorno residencial? Pues no, no, son oficinas, son hoteles. Esto hay que empezar a replanteárselo, porque las ciudades se rediseñan, los tipos de comercio que hay son distintos, igual que los horarios comerciales. Por tanto, a lo mejor todo esto tiene que revisarse, tiene que liberalizarse.


Por lo que se refiere a la fiscalidad y vinculado a la gastronomía, planteamos -y aquí está el protagonista del planteamiento de la iniciativa de exención fiscal en la Ley de Presupuestos Generales del Estado del año pasado- un incentivo fiscal para promoción de Saborea España, que es una asociación hoy de más de veinte municipios españoles, San Sebastián, Valladolid, Lleida, Cambrils, Mallorca, Lanzarote, para promocionar el turismo gastronómico. Bueno, todo eran pegas, que si tal, que si son iniciativas de carácter privado... ¿Interesa menos esto que promocionar una regata internacional, que además lo organiza una empresa privada? ¿Por qué esto tiene que tener exención fiscal y esto otro no, si además tiraría de producciones agroalimentarias de

Página 27


tantos elementos positivos? Pues creo que son elementos que hay que retomar. En cuanto al tipo superreducido del IVA, creo que sí, además sería en estos momentos un buen mensaje para el sector. Nosotros tenemos mucho turista que paga servicios turísticos, pero mucho turista que paga otros servicios, porque el turismo residente también es un valor importante, genera, con la compra de esos apartamentos y con la estancia durante meses en nuestro país, empleo en multitud de servicios, en administradores de fincas, contrata su seguro, abre su cuenta en un banco, en la sucursal en el pueblo en el que está, porque le tienen que transferir la pensión desde su país de origen, va a los supermercados, claro, si vive cuatro meses aquí, pues le pasa como a nosotros, no vas a estar todos los días comiendo en restaurantes y durmiendo en hoteles, pues claro, que va a supermercados y realiza otro tipo de consumos y alquila un coche y compra gasolina, hace un tipo de gastos y de consumos donde no tendría esa exención de IVA, pero sí sería bueno lanzar ese mensaje de que es bienvenido el turismo porque entre otras cosas reducimos el IVA.


En cuanto a la necesidad de reconversión, desde luego, aquí sí que nos gustaría ser tratados como otros sectores que en su momento han tenido necesidad de reconversión y se han planificado esas reconversiones, se han preparado ayudas, se han preparado procesos de formación para la transformación de las habilidades de esos trabajadores que van a tener que cambiar. Estamos viviendo procesos que son espectaculares y, como tantas otras cosas en nuestro sector, pasan por arte de improvisación.
Por ejemplo, en las grandes ciudades, en Madrid y en Barcelona, más de la mitad de los hoy poco traspasos que se producen, desde hace tres años los coge personal extranjero, más de la mitad son empresarios de nacionalidad ecuatoriana o peruana o chinos en muchas ocasiones, y tenemos que trabajar con ellos porque han llegado muchas veces con regularizaciones excepcionales y no han tenido formación de cómo es ni nuestro sistema fiscal, ni nuestro sistema de salud laboral, ni de seguridad alimentaria, ni de legislación laboral. Hay muchísimas personas que aterrizaron aquí hace cuatro o cinco años y hoy son empresarios, son generadores de economía en nuestro país, y todo esto está pasando de una manera espontánea, seguramente pasará bien, pero sería bueno poder contar con ayudas como en su momento el carbón, o los astilleros u otros sectores que han tenido que afrontar reconversión y han tenido focos, ayudas, estudios, inducción de hacia dónde tenían que ir las cosas. Esto sí sería interesante.


- DEL RESPONSABLE DE TURISMO DEL INSTITUTO DE EMPRESA (LÓPEZ DE ÁVILA).
(Número de expediente 219/000762.)

El señor PRESIDENTE: Continuamos con el siguiente punto y último del orden del día. Damos la bienvenida a don Antonio López de Ávila, responsable de Turismo del Instituto de Empresa, y le agradecemos su presencia aquí y sin más le damos la palabra para que haga su primera exposición.


El RESPONSABLE DE TURISMO DEL INSTITUTO DE EMPRESA (López de Ávila): Ante todo, señorías, agradezco enormemente la invitación a estar aquí hoy ante la Comisión de Turismo del Congreso en mi nombre y en nombre del Instituto de Empresa, que es la institución que represento. He sido invitado para analizar de alguna manera el sector de formación turística en España; hablaré del grado de Turismo, o sea, de la parte del grado de Turismo, educación universitaria, y luego intentaré hacer un pequeño análisis sobre lo que es la formación continua, que también es algo increíblemente importante.


Como deben saber sus señorías, el sector turístico, al contrario que otros sectores productivos de este país, no contó con enseñanza reglada y homologada por el Ministerio de Educación hasta 1980, algo bastante increíble para aquellos que nos incorporamos al sector turístico con posterioridad. Si hacemos un poco de historia vemos que ante la pujanza del sector en España y la falta de estudios especializados que el Ministerio de Educación en su momento no consideró oportuno reglar, en el Decreto 2427 del año 1963, de 7 de septiembre, el Ministerio de Información y Turismo reguló la formación en el ámbito turístico. Este año comenzaron los estudios de turismo en España con la aparición del Técnico de Empresas Turísticas, TET. En 1965 y por una resolución del Consejo Rector del Instituto de Estudios Turísticos se publica el primer plan de estudios de la Escuela Oficial de Turismo como anexo a su reglamento. Es decir, hasta el año 1965 realmente no hubo un principio de formación reglada. Si bien no se regló realmente hasta los años ochenta, con el Real Decreto 865/1980, de 14 de abril, que regula la ordenación de las enseñanzas turísticas especializadas y de los centros que las imparten. Se creó el Plan de estudios de técnico en empresas y actividades turísticas, DEAT, otorgándole equivalencia del título de diplomado universitario, nunca universitario superior, un título de diplomado, posteriormente sustituido por el título de diplomado en empresas y actividades turísticas, DEAT, que hasta hace muy poco funcionaba, ha sido lo único que ha habido en este país. Cada nuevo proyecto universitario respondía a las exigencias de calidad y excelencia que desde el sector turístico nacional e internacional se venía demandando, un sector de importancia vital para la economía de España exigía un título adaptado a estas exigencias. En la actualidad, y gracias a la revisión de planes de estudio que ha generado el Tratado de Bolonia, nos encontramos en un momento histórico para la formación turística en nuestro país. Por fin, se han equiparado estos estudios al nivel de grado universitario superior como otras carreras universitarias más tradicionales, como derecho, medicina o ingeniería, casi cuarenta o cincuenta años más tarde de la primera reglamentación. Las nuevas titulaciones deben cumplir los requisitos de formación básica de tipo

Página 28


generalista, esenciales para el desarrollo profesional, acordes a este nivel educativo, e incorporar también un conjunto de conocimientos sobre los principios que rigen el mundo de las organizaciones empresariales y el sector turístico en su totalidad con una visión global e innovadora, o así debería ser.


No hace falta señalar ante esta Comisión que el turismo se ha convertido en un factor esencial de primera necesidad, un verdadero motor para la dinamización de las economías de muchos países, y el sector de más rápido crecimiento en términos de ingresos de divisas y creación de empleo. El turismo internacional es el mayor generador de exportaciones del mundo y un factor importante en la balanza de pagos de muchos países. La mayor parte de los empleos y negocios relacionados con el turismo se crean en países en desarrollo, lo que ayuda a equiparar las oportunidades económicas y evita que la población de las zonas rurales emigre a unas ciudades súperpobladas. El turismo estimula, por otra parte, enormes inversiones en infraestructuras, la mayor parte de las cuáles contribuye a mejorar las condiciones de vida de la población autóctona, además de los turistas. Los datos confirman la resistencia de la demanda turística frente a factores externos, desde las turbulencias de los mercados financieros hasta los problemas de seguridad y salud, pasando por el alza de precios del petróleo, el incremento de los impuestos que gravan el transporte aéreo, los riesgos inflaccionistas y la subida de tipos de interés. Así pues, nos encontramos ante un sector tremendamente fuerte frente a cualquier crisis económica o incluso situaciones de crisis en la naturaleza, como hemos visto hasta hace muy poco.


Según el programa Tuorisn 2020 Vision, de la Organización Mundial del Turismo, de la OMT, aunque la evolución del turismo en los últimos años ha sido irregular, se prevé que el número de llegadas internacionales alcance 1.600 millones para el año 2020. De esas llegadas en 2020, 1.200 millones tendrán carácter intrarregional y 378 serán de largo recorrido.
El número de turistas, siempre según la OMT, confirma que las tres áreas receptoras líderes continuarán siendo Europa, con 717 millones de turistas aproximados; Sudeste Asiático y Pacífico 397 millones, y América con 282 millones; seguido por África, Oriente Medio y el resto de Asia.
Como apuntó el ponente anterior, Europa efectivamente, que hasta hace poco no contaba con una regulación en turismo, ya tiene un comisario italiano, Antonio Tajani, responsable de este sector, y se está empezando ahora a elaborar reglamentación turística a nivel europeo. Pensamos que también, al igual que el Tratado de Bolonia ha sido un hito histórico en España para el cambio y la renovación de la formación turística, este reconocimiento europeo al sector turístico puede suponer un paso importantísimo en la reglamentación y la unificación de la reglamentación turística en toda Europa, siendo Europa la primera región del mundo emisora de turistas y la primera región del mundo como receptora de turismo.


Centrándonos en España, es innegable el papel dinamizador y generador de riqueza del turismo desde los años sesenta. El turismo ha supuesto y supone una significativa fuente de ingresos y un potente estímulo para la actividad económica del país. Esta contribución a la creación de riqueza nacional se mantiene en la actualidad, independientemente de la diversificación económica producida en las últimas décadas, así como de los cambios estructurales en la economía y sociedad española, y es el único sector que ya apunta una recuperación sostenible tras la grave crisis económica que ha sufrido y aún sigue sufriendo nuestro país.


En España el turismo es el primer sector productivo nacional con una participación de en torno al 10 por ciento del PIB y en torno al 12 por ciento del empleo. En comparación con otros sectores tradicionales de la economía, presenta una aportación al PIB casi tres veces superior a, por ejemplo, el sector de la agricultura, ganadería y pesca y muy superior a los sectores de la industria y la construcción. A nivel internacional ocupamos la cuarta posición mundial del ranquin en cuanto al número de llegada de turistas internacionales y el segundo en cuanto a ingresos por turismo. En 2010, como sabrán, han llegado a España 52,7 millones de turistas extranjeros, lo que representa un crecimiento del uno por ciento respecto al año anterior -en una época de crisis es un incluso un dato muy positivo-, según se desprende de la encuesta de movimientos turísticos en frontera (Frontur). Sin embargo, la aparición de diversos factores como la desregulación de los mercados, los cambios en la demanda -descenso en el gasto medio por turista y duración media de la estancia, que se ha reducido-, las nuevas tecnologías y la irrupción de Internet, los nuevos modelos de negocio en el transporte aéreo -como la aparición de las compañías low cost, las fusiones, la redefinición de rutas y centros de distribución internacional, los hubs, etcétera-, los nuevos modelos de distribución -como la aparición de las agencias on line o la revisión de la turoperación tradicional-, todo ello unido al desarrollo de nuevos destinos turísticos competidores, hace necesario que España revise sus estrategias competitivas ante el nuevo entorno del turismo a escala internacional y la maduración del producto sol y playa, en el que somos líderes internacionales indiscutibles.


Debido a la diversidad de factores influyentes en el desarrollo de la actividad turística, replantear la estrategia competitiva requiere de un paso previo esencial, que es el análisis de la situación actual de la actividad en España y, por ende, de la formación en el sector turístico.
Este ejercicio debe servir pues como reflexión previa a la definición y desarrollo de una nueva estrategia en turismo. Actualmente nuestra industria turística cuenta con una ventaja y es la existencia de una parte del empresariado que es muestra del espíritu emprendedor, de inagotable capacidad de trabajo y que en los últimos años ha reconocido en su mayor parte la necesidad de incorporar la innovación a sus compañías. Estoy seguro que los ponentes que me han precedido durante estos

Página 29


dos días de comparecencias en la Comisión habrán sido testigos de ello.


Las empresas de nuestra industria turística son un referente a nivel internacional y han sabido implantarse con solidez y eficacia en otros países en un marco de creciente competitividad, contribuyendo al incremento del prestigio de nuestro país y sirviendo de punta de lanza para otras empresas nacionales que se planteen iniciar una andadura fuera de nuestras fronteras. Todos los niveles de actividad, públicos y privados, tejen entre sí importantes lazos de cooperación, mirando en una misma dirección y aunando sinergias que nos llevan a ser una potencia turística mundial. Esto obliga a volcar todas las energías en saber dar respuesta a estos cambios, en renovar e innovar, en situar al cliente en el centro de los análisis y estrategias que se adopten por las entidades públicas y por las empresas, para que seamos capaces de identificar sus expectativas cuando nos elige como su destino, y para que, una vez nos haya visitado, su estancia entre nosotros dé cumplida satisfacción a estas expectativas iniciales y se fidelice en nuestros destinos, pues en España tenemos mucho y muy bueno que ofrecer.


El nuevo carácter crítico, activo, emprendedor y cívico del individuo debe ser respaldado por la universidad y por los centros de formación en general. En este caso, en concreto se trata de dar respuesta y justificación a esta necesidad social, económica, empresarial e incluso política, de enseñar y formar a futuros profesionales en el sector turístico. En España el número de estudiantes de turismo se ha venido incrementando de manera significativa. En el cuadro que tenemos aquí vemos que el alumnado matriculado en la diplomatura de Turismo desde el año 1993 hasta el curso 2006-2007 -que ha sido el último dato que he sido capaz de encontrar en el INE, es curioso pero es así- casi se ha triplicado. En cuanto al perfil de los estudiantes de turismo, según nos informa el Libro Blanco de turismo publicado por Aneca en 2004 y que es totalmente actual, el 80 por ciento son mujeres y tan solo el 20 por ciento son hombres -nos encontramos con un sector en el que la presencia de la mujer es muy importante-. Por edad, el mayor porcentaje lo ocupan estudiantes entre 21 y 25 años. En lo relativo al acceso, vemos que la mayor parte de los estudiantes que cursan turismo tienen el bachillerato.
La demanda de los estudios de turismo denota una fortaleza que queda ratificada si tenemos en cuenta la evolución del número de alumnos que en España acceden a la universidad, que ha decrecido un poco. Con respecto a la situación laboral de los titulados en Turismo, y siempre según el estudio realizado por Aneca, se puede comprobar que un 39 por ciento se incorpora al sector hotelero y un 24 por ciento al de restauración, así que una enorme mayoría, el 63 por ciento, eligió el la hostelería como sector de desarrollo profesional, frente a otras salidas como agencias de viajes o turoperación, gestión de destinos o compañías aéreas.


Los estudios de turismo deben por un lado apoyar el crecimiento y el fortalecimiento del sector y por otro cubrir las necesidades formativas que surjan. Entendemos que los estudios de turismo se encuentran consolidados en el panorama universitario español, pero en el proceso actual de reforma universitaria y convergencia europea, la adaptación de los títulos oficiales representa una oportunidad. A partir de aquí se detecta la necesidad de actualizar contenidos hacia una concepción holística, dinámica e integradora de todos los subsectores del turismo; de renovar métodos de aprendizaje, incluyendo estudio de casos, simulaciones o juegos de rol y talleres de ejercitación teórico-práctica; y de mejorar modelos de evaluación, más completos en lo individual y lo colectivo.


En cuanto a las claves del rendimiento de este nuevo grado en Turismo, también nos encontramos con su propia naturaleza metodológica de impartición. Hay que tratar de ayudar primero al alumno a crear en él un pensamiento analítico dentro de los márgenes de la comprensibilidad por medio de lecturas propuestas, simulaciones o juegos de rol, debates, casos de estudio, y no tanto de lecciones magistrales. Tras ello, debería ser conducido a la toma de acción, de decisiones con restricciones de tiempo -de lo que participa el método del caso que utilizamos en el Instituto de Empresa- para mejorar su sana competitividad responsable como futuro director, gestor o asesor. Se debería generar por parte del profesor, supervisor o mentor -y no tanto como maestro- un alto nivel del círculo virtuoso de aprendizaje entre él y el alumno, solo y en grupo. No debería haber complejo en premiar la excelencia, y la evaluación debería depender siempre del nivel de complementariedad proactiva y no reactiva.
Aprobar es aprender y sin unos mínimos se rescinde por sí solo el contrato social de aprendizaje.


En conclusión, el grado de Turismo debe responder a una demanda social general y creciente. Este título debe capacitar global y localmente a profesionales del sector turístico con formación universitaria extensa y precisa. Es imprescindible que estos profesionales del mañana puedan ayudar a optimizar el progreso y la solidaridad entre las grandes regiones del mundo y su habitantes y a potenciar las relaciones sociales, culturales y económicas entre ellos. Hoy en día, por desgracia, vemos que muchos centros han hecho dejación de esa obligación histórica de desarrollar, en estos momentos de revisión general de los programas de formación turística, unos estudios de turismo que den respuesta a otra de las carencias de nuestro panorama académico, como es la existencia de grados y másteres de prestigio y vocación internacional. El conocimiento de carácter global, tanto teórico como aplicado, con el que deberían contar los egresados les permitiría acceder a una oferta profesional amplia, tanto en el entorno nacional como fuera de nuestras fronteras.


El perfil de los egresados debería ser el de profesionales con sensibilidad y capacidad de análisis de los problemas del turismo en un contexto global, con especial atención a la integración del principio de sostenibilidad

Página 30


en el desarrollo de su actividad profesional. Este perfil se caracterizaría por las siguientes condiciones y el egresado debería ser un ejemplo del ejercicio en los valores impulsados por la universidad, esto es, la realización académica plena, la educación en y para la libertad, la no discriminación y la solidaridad. Tendrían que demostrar la posesión en grado de excelencia de las competencias y conocimientos que exige la ley para obtener el correspondiente título. Tendrían que ser capaces de abordar de forma global el fenómeno del turismo; mostrar las competencias técnicas adecuadas para responsabilizarse de la dirección de la explotación y gestión de las distintas áreas funcionales de la empresa turística: administrativa, financiera, comercial, gestión de recursos humanos y técnica-operativa. Deberán dominar las bases teóricas y metodológicas para orientar los procesos de dirección y gestión bajo los principios de calidad y la sostenibilidad. Deben ser capaces de desarrollar nuevos productos turísticos temáticos. En España, donde siempre nos quejamos de que estamos muy dominados por el sol y playa, deberíamos formar a nuestros futuros profesionales para que fueran capaces de desarrollar, de inventar, de innovar y de crear nuevos productos turísticos, dando respuesta a las demandas de la sociedad con esa orientación al cliente que comenté antes. Deberán destacar por integrar dichos conocimientos y competencias en los procesos de planificación, desarrollo y evaluación de los proyectos turísticos. En definitiva, deberán ser capaces también de trabajar en equipos interdisciplinares y multiculturales.


¿Cuáles son los referentes en la formación turística? En nuestro país hay pocos. Podríamos decir que como centros universitarios de reconocido prestigio internacional, tan solo Esade y el Instituto de Empresa -uno en Barcelona y otro en Madrid- estamos desarrollando programas en formación turística. Esade desde hace mucho tiempo desarrolla la diplomatura en Turismo y un máster. El Instituto de Empresa lleva ocho años desarrollando un máster Executive internacional en turismo que el año que viene, por la propia demanda internacional, pasará de impartirse en español a impartirse en inglés. Es un programa internacional porque el mundo lo reclama así, no solo por parte de los profesionales extranjeros sino de los profesionales españoles. Fuera de nuestras fronteras tenemos excelentes ejemplos de formación turística, principalmente especializados en hostelería: l'Ecole Hôtelière de Laussane, Glion Institute of Higher Education, Les Roches School, el Institute Hôtelière Cesar Ritz, todos en Suiza. En Estados Unidos tenemos, dentro de la Cornell University, la School of Hotel Administration. Tenemos el Hotel School en La Haya (Holanda); en Inglaterra tenemos la Oxford Brookes University y en Francia, Essec, con su Hospitality Business School.


En todos estos centros de formación coinciden elementos concretos: el equilibrio entre la teoría y la aplicación práctica de los conceptos desde el primer momento en que forman parte de la universidad, en cuanto se incorporan al centro de estudios; una obligatoriedad de las prácticas en empresas desde el primer año -en alguna de las escuelas hoteleras es desde el primer momento en que el alumno se incorpora a la clase-; estudios bilingües en inglés o solamente en inglés -de ahí que nosotros hayamos desarrollado el grado de Turismo en la universidad exclusivamente en inglés, porque entendemos que es lo que el alumno debe manejar y es una capacidad que debe tener muy clara y muy desarrollada una vez terminada su formación- y con una clarísima visión internacional. Estos elementos hacen que sus egresados sean profesionales requeridos por las principales empresas turísticas del mundo -en ello consiste todo-, antes incluso de acabar sus estudios, y que eleven el nivel de competitividad y servicio de los destinos y empresas donde desarrollan su actividad profesional. Como comenté, España, lamentablemente y aunque resulte paradójico por nuestra tradición y la importancia del sector en nuestra economía, no cuenta con ningún centro de estas características hasta el momento, salvo los citados Esade e Instituto de Empresa.


¿Por qué es así? ¿Por qué estos centros no están dando el tipo de estudios que creo que reclama la sociedad y que reclama el empresario turístico tanto nacional como internacional? Porque realmente no están dando salida a la incorporación de un componente clarísimo de gestión en el diseño general de la adquisición de las competencias y los contenidos y del desarrollo de la actividad formativa. El salto cualitativo que representa el paso de la anterior diplomatura al nuevo grado debe suponer no solo un reforzamiento de la formación académica, sino también de su cualificación profesional, de manera que consideramos necesario potenciar el perfil profesional resultante con una mayor capacitación formativa en la visión empresarial y de negocios.


Es necesario un acercamiento a la industria y desarrollar un proceso de consulta continua a los agentes externos para la preparación de los estudios y luego hay que mantenerla en el tiempo para lograr adecuarla en consonancia con la posible evolución en el sector. Por ejemplo, la gran mayoría de los agentes profesionales del sector turístico consultados por el IE Business School cuando desarrolló tanto el máster como el grado de Turismo nos indicaron la necesidad de dotar a la formación de los futuros profesionales del turismo de una perspectiva empresarial que reforzara su capacitación y facilitara su incorporación posterior a la empresa. De ahí que la diversidad de la actividad turística y su carácter multidisciplinar lleve aparejada una amplia variedad de perfiles profesionales. El plan de estudios de turismo debe cubrir las necesidades formativas de los principales ámbitos de trabajo en el mundo del turismo: gestión hotelera, gestión del transporte y la movilidad, turoperación y agencias de viajes o gestión de destinos, por citar cuatro de los principales elementos vertebradores del sector no solo en España sino a nivel internacional. La elección de las mismas es el resultado de un proceso

Página 31


de segmentación horizontal del sector turístico y su consiguiente delimitación en subsectores que presentan un elevado grado de homogeneidad. Esta segmentación no es solo resultado de análisis academicistas, sino que también surge de las numerosas consultas mantenidas en el proceso de preparación del grado de Turismo de la IE Universidad con especialistas académicos y profesionales nacionales e internacionales que han guiado la designación y configuración de los itinerarios propuestos.


Por otra parte, las asignaturas teórico-prácticas deben combinarse con visitas a distintos destinos turísticos nacionales e internacionales, con ponentes locales y visitas a sitios de interés bajo la dirección del profesor responsable de la docencia de las mismas. Esto hoy en día en la universidad española no es que sea inusual, es casi inexistente. Entre los posibles temas de estos seminarios que están en consideración, siguiendo las últimas tendencias del sector turístico, se podrían incluir el turismo de montaña, el ecoturismo en espacios naturales, el turismo cultural de centros históricos y museísticos, el turismo enológico. Se trata de una actividad formativa innovadora en línea con los objetivos del EEES, del espacio europeo de Educación Superior, basada en la idea de superar los espacios físicos del campus universitario y llevar el aula al centro de interés del conocimiento, de manera que los estudiantes conozcan directamente el objeto de las enseñanzas de los profesores y obtengan una experiencia personal de su aprendizaje al poder experimentar in situ la realidad del conocimiento adquirido. De este modo, presupone una garantía de asimilación del análisis de los modelos turísticos predominantes en la actualidad. Esta actividad se está desarrollando de manera muy limitada por los estudiantes y cuando se realiza, normalmente se quedan en el ámbito de la región y siempre dentro del espacio nacional. Sería necesario potenciar más estas actividades de visitas a destinos turísticos y para ello muchos centros necesitarían acogerse a programas de financiación o a subvenciones de instituciones regionales o nacionales que hoy en día no existen.


También son importantes las actividades de movilidad, que son voluntarias e implican el desplazamiento del alumno a un centro universitario para el aprendizaje de las asignaturas correspondientes en un periodo cerrado del plan de estudios -un cuatrimestre o un curso académico completo- en el marco de un convenio suscrito por la universidad con otras instituciones universitarias. También es necesario plantear, antes de la finalización de los estudios, la preparación de un puente de entrada al mercado laboral a través de las prácticas profesionales en empresas y una optatividad muy orientada a la aplicación práctica de los conocimientos.
De este modo, el plan de estudios debe ofrecer la posibilidad a los alumnos de realizar cuatro itinerarios de especialización, como he comentado antes, mínimos a través de una amplia oferta de asignaturas optativas, todas regladas y oficiales -en muchos casos todavía no es así-, y mejorar de este modo las posibilidades de empleabilidad. El objetivo de las prácticas es dar a los alumnos la oportunidad de desarrollar competencias y habilidades de trabajo aplicando la teoría estudiada a lo largo de su carrera a un contexto real. Durante su experiencia práctica los alumnos deberían cumplir con unas normas de dedicación y horas de trabajo, alcanzar objetivos, desarrollar relaciones profesionales con sus compañeros de trabajo y responder a un jefe dentro de la organización. Mediante estas experiencias los alumnos podrían reflexionar sobre la complejidad de las relaciones profesionales y la expectativas de los beneficios en las empresas. Cierro con esto el análisis de la formación turística.


El señor PRESIDENTE: Si me permite un segundo, tenemos un problema de tiempo.


El RESPONSABLE DE TURISMO DEL INSTITUTO DE EMPRESA (López de Ávila): Por eso he ido acortando.


El señor PRESIDENTE: Le voy a hacer una sugerencia y es que trate de resumir un poco y que nos deje el texto completo.


El RESPONSABLE DE TURISMO DEL INSTITUTO DE EMPRESA (López de Ávila): Perfecto.


En lo relativo al posgrado de los alumnos sin experiencia o con muy poca experiencia, el resultado de las entrevistas que hemos realizado en el último año señala que en España la generalidad de los posgrados de Turismo se limitan a repetir asignaturas de la propia diplomatura de Turismo, salvo aquellos que tienen como objetivo una especialización clara. En general, el estudiante, a pesar de cursar un máster, no tiene posibilidad de obtener conocimientos prácticos de empresa, la visión global, el impulso innovador necesario o las herramientas y habilidades que le permitan mejorar como profesional, adquirir un perfil interesante para las empresas y mejorar su proyección futura. Tampoco cultivan el espíritu emprendedor necesario para que los jóvenes puedan convertirse en los empresarios turísticos del mañana o desarrollar nuevos productos y servicios.


En cuanto a la formación continua en el sector, los problemas son mucho más complejos y la casuística mucho más amplia, ya que habría que diferenciar a los profesionales de base de aquellos con estudios y los que ocupan puestos directivos. En este sentido, es una opinión unánime entre las compañías turísticas que el sector tiene un problema con los profesionales de base, gente que trabaja con enorme voluntad, pero que no tiene creado el itinerario profesional con formación continua de cursos reglados que vaya haciendo y con los que al final alcance una cualificación. Estas personas que empiezan muy jóvenes tienen limitado el crecimiento dentro de la compañía. El mito del que empieza de botones o camarero y acaba como consejero delegado es casi imposible de alcanzar.
Por ello la propuesta de

Página 32


mejora que demanda el sector es la de flexibilizar la formación reglada, de modo que un trabajador pueda ir sumando cursos y créditos a lo largo de su trayectoria profesional que le permitan mejorar su formación a la vez que obtener una titulación válida que le posibilite crecer profesionalmente en las empresas. Una gran parte de la fuerza laboral del sector en España necesita esa formación. Unos lo entienden así y lo harían motu proprio y otros esperarían a que la empresa apostara por ello. Todo esto se ve mermado especialmente en España en este momento de crisis, en que las becas de turismo han dejado de convocarse sine die y los presupuestos del Forcem para 2011 -según me informan del ITH- para el sector hotelero han disminuido un 20 por ciento con respecto a 2010. Por otro lado, durante los años 2008 y 2009, dentro de las ayudas del Plan Avanza-formación, se contó con un presupuesto específico de unos 2 millones de euros por año para el sector turístico, gestionado por Segittur, y en 2010 ese presupuesto específico de formación para el sector desapareció y no se espera su regreso.


En definitiva, me gustaría cerrar con una propuesta clara tanto respecto al grado de Turismo como a la formación continua. La propuesta clara está desarrollada en mi ponencia, que les pasaré en la versión del power point. Vemos que es un visión mucho más orientada al negocio, global e innovadora. Debe haber un equilibrio más evidente entre la teoría y la aplicación práctica de los conceptos. Se debe insistir e impulsar los programas de movilidad y las prácticas en empresas desde el primer año, que actualmente es legal solo a partir del segundo año. Es de vital importancia que los graduados tengan un óptimo nivel de comunicación en otros idiomas, por lo que es importante no solo que se den cursos de idiomas en la carrera, sino que parte de esta se haga en otro idioma o bien exclusivamente en inglés, lo que abrirá muchas puertas.


De cara a la formación continua es necesario un mayor acercamiento a la realidad empresarial mediante prácticas obligatorias con una visión global y generar el impulso innovador y el espíritu emprendedor para aquellos que están haciendo formación de posgrado. Sería necesario flexibilizar la formación reglada para profesionales sin cualificación con cursos básicos con reconocimiento oficial que les puedan dar acceso a una titulación de mayor nivel. También habría que articular reducciones fiscales hasta un 50 por ciento para las empresas que apuesten por formar a sus empleados y hasta un cien por cien para los profesionales que decidan invertir en su formación. Esto sería necesario debido, como comentaba, a la ausencia actual de becas de turismo y de presupuesto para la formación en el sector turístico.


El señor PRESIDENTE: Con mucha brevedad porque tenemos que terminar antes de las ocho y son las ocho menos diez, tiene la palabra la señora Salom.


La señora SALOM COLL: Agradezco a don Antonio López su comparecencia en esta Comisión para darnos su visión sobre la importancia que tiene la formación dentro del sector turístico español, así como sus aportaciones o comentarios de los que todos los grupos tomamos buena nota. Quería hacerle tres preguntas. ¿Cree que en España la formación académica en materia de turismo está a la altura de lo que significa para este país el sector turístico, que contribuye en torno al 10 por ciento del PIB? ¿Cómo valora la adaptación de las diplomaturas de Turismo al grado? ¿Cree que ha sido correcta y que está dando respuesta al sector? Comparto con usted y con otros comparecientes de esta tarde que sería importante y tal vez uno de los objetivos de cara al futuro, en el mundo educativo y formativo, que si el turismo es básicamente la principal industria de nuestro país, deberíamos ser un referente en lo relacionado con la formación, de forma que cuando un joven está buscando un país en el que adquirir una buena formación en turismo, España fuera un referente a nivel internacional. Sin embargo, nuestras escuelas y nuestras universidades no están dando el nivel de exigencia, el nivel internacional de calidad para conseguir ser referentes. Comparto sus afirmaciones y que hay que hacer algo para cambiar.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra la señora Riera por Convergència i Unió.


La señora RIERA I REÑÉ: Agradezco la comparecencia de don Antonio López de Ávila y comparto su preocupación por la importancia de la formación, porque es un instrumento claro de competitividad para el sector turístico y un elemento de calidad; por tanto hemos de apostar de manera decidida por la formación. Si lideramos un sector turístico desde el punto de vista industrial, también deberíamos ser líderes en la formación en este sector con un reconocimiento a nivel internacional. Creo que hay avances al respecto, porque hay más de una escuela de negocios que está impulsando esta especialización en toda España, cosa que es positiva, y porque las universidades están sacando nuevas especializaciones, lo que representa un cambio cultural muy importante que aprovecha la posición estratégica de España y la posición en términos de crecimiento y ocupación del sector turístico en nuestra economía. Hemos de avanzar más y mejorar la formación. Es deseable que los ejemplos que tenemos en escuelas de negocios y universidades, muy válidos en formación de prestigio, vayan a más.


El señor PRESIDENTE: Por el Grupo Socialista tiene la palabra el señor González.


El señor GONZÁLEZ RODRÍGUEZ (don Miguel): Quiero dar las gracias en nombre del Grupo Socialista a don Antonio López Ávila por su comparecencia y por su interesantísima exposición inicial, que nos ha servido de mucho. Voy a ser telegráfico debido a la hora en que nos encontramos. He escuchado su intervención con mucho

Página 33


interés y quisiera saber si en su opinión los estudiantes que mañana serán profesionales del turismo podrían pensar que el trabajo en este sector no está tan bien remunerado como el de otros sectores económicos en nuestro país y que dedicarse profesionalmente al turismo tal vez no esté lo suficientemente incentivado económicamente en comparación con otros sectores.


Quisiera saber cuál es el grado de implicación de las universidades públicas españolas en introducir y potenciar estudios de turismo, no ya desde la Administración sino desde la propia universidad, es decir, si existen en las universidades intenciones serias y concretas por apostar por los estudios turísticos.


Por último, a modo de resumen, me gustaría que nos diera su opinión sobre cuál es el nivel académico o profesional de los jóvenes españoles que deciden estudiar y dedicarse profesionalmente al turismo y si considera que están al mismo nivel que nuestros competidores europeos, a un nivel más bajo o a un nivel incluso superior. Sería interesante conocer esta cuestión, sobre todo porque ya sabemos que en lo relativo al idioma no lo están -ya ha comentado usted que es uno de nuestros principales hándicaps-, pero es posible que en otros aspectos sí.


Muchas gracias por su intervención y por su respuesta.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra don Antonio López.


El RESPONSABLE DE TURISMO DEL INSTITUTO DE EMPRESA (López de Ávila): Voy a ser también telegráfico. Todas las preguntas son muy interesantes. ¿La formación académica en turismo en España está a la altura de país líder de destino turístico internacional? Hasta ahora no lo ha estado y los propios profesionales del turismo cuando terminan la carrera dicen: Dios, qué he hecho en estos tres años y de qué me han servido estos tres años.
Esto sucedía hasta hace muy poco; de ahí la importancia de que ahora el Tratado de Bolonia pueda permitir un cambio serio, profundo y real en los contenidos y la aproximación a la carrera de turismo. Hasta ahora no ha estado a la altura en absoluto. Esto se ha evitado con la profesionalización y con las ganas que tienen los profesionales del turismo, porque suele ser una materia que la gente estudia por vocación, es muy vocacional. Entonces la gente suple la falta de contenido y de preparación con las ganas: le echa muchas ganas.


Ya he comentado que hay casos en que se ha hecho una buena adaptación del grado de Turismo según los requisitos de Bolonia y se ha aprovechado esa oportunidad histórica de cambiar, pero en general no ha sido así, sino que lo que se ha hecho ha sido una especie de maquillaje de la diplomatura antigua y una adaptación en créditos y en filosofía, más sobre el papel que en la realidad. Los planes de turismo que han llegado a mis manos ya de grado, si los comparamos con la diplomatura anterior, prácticamente son iguales. No sé qué aportan de nuevo ni hasta qué punto los académicos han tomado en serio la oportunidad de que se valore este nuevo grado en la sociedad y se valore por las compañías del sector turístico. No está siendo lo que tendría que haber sido.


En cuanto a ser referente internacional en formación, efectivamente deberíamos serlo desde hace muchos años. El Instituto de Empresa decidió entrar en el sector turístico después de que el vicepresidente del Gobierno, en aquel momento del PP, señor Rato, tras visitar una feria de turismo en Londres, la World Travel Market, dijera que cómo era posible que España no tuviera nada en ese sector y que todas las referencias fueran internacionales. Se reunió con las principales escuelas de negocios, nos lo comentó y el Instituto de Empresa en aquel momento decidió dar el paso y apostar. Llevamos ya ocho años con el máster; el año que viene la internacionalización será total al pasar a impartirse en inglés, porque entendemos que tiene que ser así. Ha dado buen resultado puesto que hemos desarrollado un grado en Turismo, vamos a desarrollar un máster de posgrado en Turismo, estamos haciendo muchas cosas, con lo cual vemos que es un sector por el que vale la pena apostar.


Seguiremos avanzando todos, toda la comunidad académica tiene que seguir avanzando, porque si no el sector turístico español se va a quedar atrás.
La buena voluntad llega un momento en que ya no sirve. La competencia extranjera es tan importante y tan fuerte que debemos tener profesionales de primer nivel y que sepan hacer las cosas muy bien, ser muy innovadores y tirar para adelante del sector.


La remuneración efectivamente hasta ahora ha sido bastante baja, quizá también motivado por la falta de desarrollo o de titulación que tenía la mayor parte de los profesionales del sector, por el hecho de que no fuera un grado superior sino una diplomatura. Hay muchos factores que inciden en esto. Ciertamente, cuando muchos alumnos estudian derecho o cuando estudian turismo y se incorporan al mercado de trabajo dicen: y para qué he estudiado, porque realmente los sueldos son bajos. Estoy convencido de que a medida que se vaya profesionalizando el sector, que los profesionales sean mejores y estén más cualificados, la capacidad de requerir un sueldo mayor y más digno estará al alcance de la mano, no solo en empresas españolas sino en el sector turístico internacional.


Es clara la implicación de casi todas las universidades públicas españolas en el turismo. Casi todas las universidades españolas tienen desarrollado un grado en Turismo o una diplomatura que están convirtiendo en grado, con lo cual está ahí. Todo el mundo entiende que el sector turístico es importantísimo, todo el mundo quiere que su región se desarrolle turísticamente, con lo cual la universidad tiene que apoyarlo. Ahora viene la adecuación de los estudios a la realidad empresarial y la realidad del destino. Es lo que por ahora vemos, por lo que estamos analizando, que no se ha llegado a desarrollar como se tenía que haber hecho.


Página 34


El nivel académico de los profesionales del turismo españoles hasta ahora es medio, medio-bajo en su generalidad. No podemos decir que son todos iguales. Hay universidades que están desarrollando planes de turismo muy interesantes, cuyos alumnos están saliendo fuera, haciendo prácticas, que están haciendo las cosas bien hechas, pero hay muchos centros formativos y muchas escuelas que se han acomodado a los planes de estudio casi de los años ochenta, y veinte años más tarde se sigue dando lo mismo. Eso se nota al final cuando el profesional sale al mercado e intenta incorporarse. Las empresas no encuentran gente que realmente cubra los objetivos o los intereses que persiguen.


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias por su intervención y cerramos aquí la sesión de la Comisión. Muchas gracias a todos.


Eran las ocho y cinco minutos de la noche.

Congreso de los Diputados · C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID · Aviso Legal